Page 1

BOLETÍN INFORMATIVO Nª 7. Octubre 2006

adafa, asociación de acogimientos familiares de aragón

D

espués de un tiempo prolongado sin noticias de la Asociación, os hacemos llegar un nuevo Boletín Informativo que recoge aportaciones que pueden ser de interés para todos: retazos de una ponencia del Congreso que organizó Save the children en el mes de Septiembre, la primera experiencia de acogimiento de una familia, una pequeña valoración del Programa de urgencias,...

SUMARIO 4 Dimensiones del vínculo afectivo. 4 Experiencias de acogimiento. 4 Dos años de acogimientos de urgencias. 4 Cuentan...

Dimensiones del vínculo afectivo

Así mismo, con este Boletín os informamos de un nuevo encuentro de familias acogedoras organizado por el IASS en Orihuela del Tremedal en los próximos 3, 4 y 5 de Noviembre.

Tomado de la ponencia de la Sra. Dra. Pepa Horno Goicoechea, en el Congreso Internacional “La educación afectiva de los niños y niñas en las familias” organizado por Save of children en zaragoza los días 21 y 22 de septiembre de 2006.

Como en anteriores ocasiones haremos de este espacio un momento para la convivencia, la formación, la comunicación de experiencias y el trabajo asociativo.

El objetivo de esta ponencia es describir el proceso de creación del vínculo afectivo, describiendo los elementos identificados en el mismo y las estrategias para promoverlos que de ellos pueden derivarse. El primer elemento identificado en el trabajo son las demostraciones de afecto explícitas. El afecto es un componente esencial del vínculo, pero lo importante de este componente es darse cuenta de que los participantes no hablaban de un afecto genérico sino de un afecto explícito y expresado a través de gestos, acciones, detalles o palabras. Los participantes incorporaron en esta categoría desde las demostraciones físicas de afecto como los besos, los abrazos o las caricias, hasta los detalles, los regalos, los mimos, o las acciones que se hacen para complacer al otro. Desde ahí, la primera estrategia para generar un vínculo afectivo es hacer ese afecto expreso y explícito, no darlo nunca por hecho. En la construcción de un vínculo, hasta que éste no está consolidado, parece no existir lo que no se demuestra externamente. La segunda estrategia es que cuando se castiga o se cuestiona a alguien, hemos de cuestionar su conducta, nunca su persona ni la relación que nos une a esa persona. Es la diferencia entre decir “has hecho esto mal” o “eres malo” o “si haces esto, ya no te voy a querer”. El vínculo nunca debe ser cuestionado, ni utilizado para lograr objetivo alguno.


El segundo elemento identificado es el sentimiento de autoridad del poder, puesto que erradicar el pertenencia, el generar un sentimiento de relación única, castigo físico y psicológico de la educación significativa que haga sentir a los miembros de la relación que de los niños y niñas no significa ni mucho pertenecen a algo, que no están solos. Este componente tiene dos menos querer erradicar la autoridad de los vertientes fundamentales: la unicidad y la incondicionalidad. Las padres y madres, sino desvincularla de la relaciones para ser vinculares tienen que ser únicas e insustituibles, violencia. Las normas y los límites no son un los miembros de la relación tienen que sentirse necesarios y derecho de los padres, son un derecho de sus hijos e hijas para garantizar su óptimo necesitados, de ese modo sienten que pertenecen a algo que va más allá de ellos mismos pero que sólo ellos pueden construir. El desarrollo. Los límites son necesarios para no herirse y las normas son las segundo es la incondicionalidad, el percibir el co ns tr uc ci on es so ci al es qu e afecto del otro y su presencia como No es posible ga ra nt iz an es os lí mi te s y la incondicional, esa sensación de pertenezco integración social. Ambas son a algo por lo que soy, sin condiciones. Esta vincularse a otra imprescindibles para la dimensión parece ser una percepción persona si no se construcción de la autonomía del imprescindible para crear un vínculo, indiv iduo. La autor idad es la aunque luego el desarrollo de la relación emplea tiempo en capacidad que ganan los padres lleve a descubrir que no es tal. construir esa relación y madres para imponer esas y si ese tiempo no no rm as y lí mi te s, la ga na n El tercer componente de la creación de un soci a lm ente al ser reconocid o su vínculo afectivo es una condición posibilita una papel en el desarrollo de los niños y imprescindible también, el tiempo comunicación compartido y el conocimiento del otro que niñas, como debería pasar este tiempo y nuestra propia actitud en el igualmente con los profesores y profunda, un mismo nos posibilitan. No es posible compartir actividades, educadores, y la ganan en la vincularse a otra persona si no se emplea relación cuando a través del dimensiones de tiempo en construir esa relación y si ese vínculo que establecen con ellos tiempo no posibilita una comunicación nuestra propia vida y los niños y niñas se la otorgan. profunda, un compartir actividades, nuestra intimidad dimensiones de nuestra propia vida y nuestra Respecto a la coherencia tiene intimidad. Para vincularse no sólo hay que que ver con el elemento de afecto conocer, hay que darse a conocer. Incluso las peleas y expreso identificado por los participantes. La reconciliaciones eran consideradas por los participantes como coherencia entre las palabras y los actos, a lo largo del tiempo identifica un afecto necesarias para la creación de un vínculo como oportunidades de como verdadero. Lo mismo pasa con los conocimiento. mensajes educativos. No educamos en lo que decimos sino sobre todo en lo que De este modo, como estrategia de creación del vínculo afectivo, el hacemos. Los valores y mensajes tiempo es una condición imprescindible para la creación del educativos los trasmitimos siempre a través vínculo, en cantidad y calidad, ese tiempo debe venir de nuestra propia vida. La coherencia entre acompañado de una presencia afectiva y al principio también los padres en los mensajes educativos, la física y es un tiempo al que hay que dar continuidad, permanencia coherencia con sus propios valores de vida y en un proyecto futuro. la coherencia en el tiempo son imprescindibles para que un mensaje sea Y el último elemento mencionado fue el compromiso y cuidado educativo y dentro de una relación vincular del otro, en dos vertientes, el compromiso como elemento a la que se pretende dar un componente constitutivo del vínculo cara a la protección de las personas y por educativo. otro lado, cara a la estabilidad y cuidado de la relación. (Familia acogedora)

8

Los participantes definieron el compromiso como un elemento que permite generar un proyecto de vida compartido que va a ser necesario para garantizar la permanencia del vínculo, por otro lado un elemento que permite generar una sensación de seguridad en la relación y que se combina con el otro elemento, el cuidado del otro, especialmente en las dificultades. Ese “estar ahí” en los malos momentos. No parece que los participantes contemplen un vínculo que no construya un proyecto en el que las dos personas tengan cabida y se sientan protegidos y fortalecidos en las dificultades. A estos elementos identificados por los participantes de los talleres, habría que añadir dos más en el caso de que un vínculo quisiera tener un valor educativo, que son la autoridad y la coherencia. En el taller se realizaba un trabajo específico para diferenciar la


Experiencias de de Experiencias acogimiento acogimiento Eso es lo que me pregunto cada vez que llora y no sé qué le pasa. Hace 2 meses que está con nosotros y todavía es un misterio. Ha sido genial ir descubriendo cómo es este bombón: lo que le gusta, lo que sabe hacer, lo que “dice” y lo que necesita en cada momento ; pero aún tiene muchas reacciones que no entiendo. Tiene casi 2 años y la primera vez que lo vi me pareció una preciosidad. Tenía un hoyete en la barbilla a lo Kirk Douglas y unos ojos enormes y tristes que miraban todo sin pestañear. Parecía un pajarillo asustado. No lloraba pero estaba rígido y hasta temblaba. Nosotros también estábamos nerviosos. Yo casi no dormí la noche anterior pensando cómo hacérselo más fácil. Tenemos 2 hijos y ellos prepararon en una mochila los juguetes que pensaron que le podían gustar y sus galletas favoritas. Él lo miró todo y cogió una galleta, pero no la probó ni se atrevió a jugar, sólo miraba. El resto del día fue muy emotivo. No había nada en el mundo más que él. Cada rato era un descubrimiento. Era como ver crecer a tus hijos en unas horas y sorprenderte de lo bien que anda, lo que le gustan los macarrones, lo que le gusta hacer torres con todo, y sobre todo, su primera sonrisa, ¡qué cosa tan bonita! Fue todo un reto aprender a tratar con él , todo lo celebrábamos. Mis hijos estaban emocionados y se desvivían por hacerle reír. Mi gran miedo en esta aventura era cómo se lo tomarían ellos. Ahora sé que se quieren un montón. Los veo jugar juntos, correr y reírse a carcajadas, darse besos, y su expresión cuando se reencuentran, con esos ojos que tienen los niños que lo dicen todo con la mirada, y se me cae la baba.. En estos 2 meses ha habido días muy, muy felices y también momentos duros. Los primeros días era el niño perfecto, y cuando fue cogiendo confianza, empezó a sacar el

“¿Qué está pasando por esa cabecita?” genio y a probar podía llegar.

hasta

dónde

A v e c e s l l o r a desconsoladamente sin que sepamos por qué, y otras tiene las pataletas típicas de su edad. Hemos tenido que poner límites y nos ha resultado difícil ser duros con él, pero le estamos poniendo todo el amor del mundo. También nos preguntamos si nos estamos implicando demasiado, pero yo no sé hacerlo de otra manera. No puedo tratarlo diferente de mis hijos, no puedo dejar de comérmelo a besos cada vez que me mira con esos ojos y me sonríe y me hace sentir la reina del mundo. Da mucho gusto verlo feliz y notarle cada día más confiado. Al principio tenía mucho miedo a la gente nueva, y se ponía muy tenso al entrar en casas desconocidas, y ahora es un “pepesonrisas” que se camela a todo el mundo y se emociona al ver a los conocidos. No sé cuánto tiempo estará con nosotros. En teoría, cuanto menos, mejor. Desde ADAFA nos están ayudando mucho . Me ha encantado comprobar cómo se desviven todos por hacerle la experiencia lo menos dura posible. Sé que lloraremos con ganas cuando se vaya y le desearemos lo mejor del mundo. Mucha gente nos dice: “yo no podría hacerlo, lo pasaría fatal cuando se fuera” ¿Se creen que les daría más pena de la que me va a dar a mí? Todos oímos en las noticias niños que lo pasan mal, pero cuando ese niño tiene nombre y te ha sonreído , no puedes quedarte sin hacer nada. Yo me quedo con la frase que dijo algún famoso: “Prefiero mil veces llorar por haberlo perdido, que nunca haberlo conocido”. Cristina


Dos años de acogimientos de urgencia C

uando se cumplen algo más de 2 años del inicio del Programa de Urgencias del IASS, conveniado con ADAFA, son cerca de 110 los niños y niñas que han pasado por el mismo. Un total de 20 familias junto con los 6 Hogares Familiares de urgencia, han hecho posible el acogimiento familiar de todos estos menores. Estos niños y niñas, de edades comprendidas entre los 0 y los 8 años, permanecen en dichas familias por un tiempo previsto de no más de 4 meses. Esta previsión se mantiene en la mayoría de los casos. Sin embargo, 15 niños han estado en acogimiento familiar más de esos 4 meses y en el caso de 9 de ellos se han alcanzado más de 6 meses de acogimiento. Valoramos positivamente haber podido ofrecer a estos niños un ambiente familiar reparador en el que generar vinculaciones afectivas positivas que g a r a n t i z a n u n d e s a r ro l l o n o r m a l manteniendo su identidad y la relación con la familia biológica que se considera

adecuada. Estas familias son un buen soporte emocional y afectivo de estos niños y niñas mientras las suyas atraviesan situaciones de crisis que pueden tener repercusiones negativas transitorias para el menor. Destacamos la inmediatez de la respuesta de las familias acogedoras ante la propuesta de una necesidad urgente y concreta de un menor en situación de desamparo. Reconocemos y valoramos también el esfuerzo y la dedicación que esta labor supone tanto a los acogedores como a sus propios hijos: en los planes cambiados, las noches sin dormir, los biberones, las rabietas, los “pulsos”, los viajes, el trocito de corazón roto,... La evolución de estos dos años de programa nos hace valorar la necesidad del mismo y el buen hacer de las familias. Sin cada una de ellas esta labor no sería posible.

Cuentan... Un hombre se acercó en cierta ocasión al lama para pedirle ayuda: - Maestro -le dijo- he oído hablar de tu sabiduría y me presento ante tí para pedirte algo. - Dime, pues, en qué puedo ayudarte, contestó el lama. - Maestro quiero ser el mejor marido y el mejor padre. Quiero ser sabio y honrado. Me gustaría que mis negocios prosperasen y que al final de mis días pueda morir tranquilo y feliz, sin tener que preocuparme por el futuro de los míos.

El lama se quedó mirando en silencio a aquel hombre; luego bajó la cabeza, tomó un papel y una pluma y escribió unas letras. Después, sin mediar palabra, se levantó y se fue dejando sobre la mesa el escrito. El hombre lo cogió y lo leyó. Sólo había una frase escrita:

“Aquí no vendemos frutos, sólo vendemos semillas”

sede social:

C/ María Guerrero 19-21, bajo, 50009 Zaragoza Tfno/Fax: 976-07.66.03 Email: adafa@auna.com web: www.adafa.net


octubre 2006  

dimensiones del vinculo afectivo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you