Issuu on Google+

BOLETÍN INFORMATIVO Nª 5. Febrero 2006

adafa, asociación de acogimientos familiares de aragón

o

frecemos el primer boletín de este nuevo año, que comenzamos y seguimos caminando con ilusión después de un trimestre final del 2005 lleno de encuentros, jornadas y experiencias en la dinámica del acogimiento familiar. En estas primeras semanas del año, estamos trabajando en la memoria 2005de la Asociación que estará a vuestra disposición en el local de la sede. Como puntos fuertes a destacar en la misma, está la evolución del programa de urgencia de los Hogares Familiares de ADAFA que ha contado con la participación de las 6 familias de urgencia de ADAFA y un total de 13 familias más. Todo ello ha permitido el acogimiento de un total de 62 niños de no más de 8 años. El 53% de los casos son niños y niñas menores de 1 año, principalmente recién nacidos. Estos acogimientos tienen una temporalidad de cuatro meses en un 76% de los casos. Prorrogables en situaciones especiales hasta seis meses, en un 13%. Pero también es cierto que un 11% de los acogimientos se ha prolongado hasta los 8 y ó 9 meses.

SUMARIO !

Tuvimos la exposición Itinerante.

!

Experiencias de acogimiento.

!

Cómo afrontar la adolescencia.

Estas excepciones nos hacen constatar que entre el cuarto y el sexto mes el menor empieza a demandar una situación estable y a partir del sexto mes se acentúa la necesidad de responder a su futuro. Este es un tema que invita a reflexionar a todos los que participamos y nos vemos implicados en el acogimiento familiar: técnicos, familias, administración. Además de los acogimientos de urgencia, en el año 2005 se han iniciado y seguido 6 nuevos acogimientos familiares no preadoptivos simples. Otro grupo importante es el de los acogimientos a preadolescentes y adolescentes, en permanente crisis que afecta a la vivencia familiar y genera tensiones. Todas ellas superables con la ayuda del entorno, de los adultos de referencia, que a su vez precisan de un soporte para sobrellevar esta nueva etapa en su doble papel de educadores y familias. Estos son algunos de los retos de futuro de la Asociación que necesitan del apoyo y la implicación de la Administración y la creatividad de todos en conjunto.


Tuvimos la exposición Itinerante con nosotros.

N

os acompañan en este boletín las fotografías de los actos que rodearon la Exposición Itinerante sobre el Acogimiento Familiar que recibimos en Zaragoza del 25 de Noviembre al 17 de Diciembre de 2005, en el Paraninfo Universitario.

La inauguración de dicha exposición tuvo lugar el día 24 de Noviembre y contó con la presencia del gerente del IASS, Miguel Ariño; la presidenta y el director de ASEAF, Cristina Moreno y Jose Luis Alonso respectivamente; el responsable de la exposición en Fundación La Caixa, diversos técnicos del IASS y un buen número de familias de ADAFA.

Imágenes de los talleres dirigidos a los niños y niñas de 5 y 6 de primaria en la Exposición Itinerante.

En diversos medios de comunicación, prensa, radio y TV se ha informado de esta exposición y de las experiencias transmitidas por algunas familias acogedoras.

Es dif icil explicar qué es una familia de acogida, es más fácil ser parte de ella.

A lo largo de los días en los que la exposición ha estado abierta a los centros educativos de primaria de Zaragoza, se han acercado con sus alumnos de 5 y 6 de primaria, los colegios Cantín y Gamboa y P. Enrique de Ossó.

Tuve que aprender a conocerme porque había situaciones que me sacaban los peores sentimientos. Aprendí a dar un paso adelante y cambiar... y aprendí a que puedo cambiar mi actitud (Familia acogedora)

Así mismo, diversas personas han podido visitar la exposición y descubrir desde la mirada de los niños el acogimiento familiar. Por tres días consecutivos se ofrecieron charlas sobre este tema del acogimiento familiar desde el punto de vista de la Administración, el de la investigación, y el de las familias. Todo ello con el objetivo de dar a conocer la experiencia en este tema y favorecer una cultura del acogimiento.

Si ayudas a una sola persona a tener esperanza, no habrás vivido en vano. (Martin Luther King)

Admiro la capacidad de los niños de querer agradar y aceptarte.

Contamos para ello, en esos días con la presencia de Jose Angel Gimenez, coordinador de formación del IASS y muy cercano a las familias de ADAFA, Javier Múgica, psicólogo y terapeuta de familia en Agintzari. Pedro José Fatás, presidente de ADAFA, y familia acogedora y Jose Luis Alonso, director de ASEAF.

(Familia acogedora)

(Boris Cyrulnik) Una infancia infeliz no determina la vida.

Se clausuró la exposición con un encuentro de ADAFA que reunió alrededor de 30 familias. Se constata la necesidad de seguir promoviendo iniciativas de sensibilización social dado el gran desconocimiento que existe acerca de esta realidad.

8


Experiencias de acogimiento

E

sta es la incógnita, por qué entramos a formar parte del programa de acogida. Imagino que cada uno tenemos nuestros motivos, los conozcamos o no. Seguramente son excusas para justificarnos a nosotros mismos la decisión que tomamos y que afecta a toda nuestra familia. En nuestro caso se nos ocurrió a los dos por separado y en el mismo momento, habían fallecido en accidente unos amigos dejando huérfanas a sus tres hijas pequeñas. Por “suerte” en aquellas fechas se estaba haciendo una campaña para promocionar el programa de acogida y casualmente, lo escuche conduciendo en el coche mientras daba vueltas al desastre de las hijas de mis amigos, rápidamente aun sin tener mucho que ver relacione un tema con otro y pensé que seria algo positivo entrar en el programa. Al llegar a casa se lo comente a mi mujer, y me di cuenta de que la providencia ya había decidido, ella había escuchado la misma información y había llegado a la misma conclusión que yo, por lo tanto no había discusión, la decisión estaba tomada, solo quedaba hablarlo con nuestros hijos, ya que desde el primer momento pensamos que era decisión de toda la familia. Ellos con sus siete años, accedieron encantados y sin más llamamos para interesarnos en el tema y entramos a formar parte del grupo de familias de acogida.

De esto hace ocho años, y continuamos encantados, el motivo con el que comenzamos ha quedado difuminado por el paso de los años, pero la gente que nos rodea sigue preguntándonos con su mirada, “¿Por qué?”. Fotos de la comida de clausura de la exposición.

Por supuesto y primordial, porque queremos, personalmente nos sentimos bien, no creo que seamos mejores ni peores que los demás, esta es una decisión personal que afecta a tu vida. Personalmente he llegado a pensar que lo hago por egoísmo, por sentirme bien, ya que en los días que vivimos es cada vez más difícil hacer cosas que nos llenen. ¿Que llena más que la sonrisa de un niño?. El “¿Por qué?” de los que nos rodean no debe afectarnos demasiado, ya que va, desde los enfermizos “lo harán por dinero” hasta los benévolos, que dicen “yo no podría, lo pasaría fatal”. En conclusión, es mejor que no sigamos buscando el “por qué” y sigamos disfrutando de las alegrías y las penas que nos dan los pequeños que van pasando por nuestra vida y que nos dejan su sello para siempre. Padre acogedor.


Cómo afrontar la adolescencia A unque la adolescencia pu ed e se r pe rc ib id a como una época difícil, el proceso de maduración que implica puede dar lugar a cambios positivos en la persona que faciliten la superación de los problemas del pasado.

La preocupación de los padres se suele asociar con l o s p e r í o d o s d e incertidumbre, confusión e infelicidad experimentados por los adolescentes.(...) Los padres pueden llegar a sentir que han fallado. Sin embargo, aunque pueda decirse cualquier cosa en el calor del momento, los padres todavía juegan un papel crucial en la vida de sus hijos. Una de sus tareas es la de suministrar una base segura para que sus hijos vuelvan. Para que esto ocurra, los padres tienen que estar de acuerdo entre sí sobre como están manejando las cosas y apoyarse el uno al otro. Generalmente es muy perjudicial cuando un padre se alía con su hijo contra el otro padre.

rá pi da me nt e, lo s p ad re s to d a v ía s o n s u s mantenedores y es razonable qu e se an el lo s qu ie ne s decidan cuales son las reglas del juego, aunque algunas de éstas puedan ser negociadas.

Escucharlos es lo fundamental

Otra tarea para los adultos es el ser una fuente de consejo, simpatía y confort. Los chicos sólo acudirán a sus padres si saben que éstos no los avasallarán, sermonearán o criticarán. Escucharlos fundamental.

es

lo

A pesar de que los adolescentes puedan protestar, unas reglas sensibles pueden ser la base para la seguridad y pueden realmente reducir las discusiones. Las normas deben ser claras de forma que todo el mundo pueda saber en qué situación se encuentra, y deben ser aplicadas con justicia y de forma consistente. Las reglas también deben ser razonables y menos restrictivas según el adolescente madura y se hace más responsable. Los padres necesitan diferenciar qué es importante y qué no lo es, ya que no pueden existir reglas para todo. Mientras que algunas cosas no serán negociables, debería existir un margen para la discusión en otras.

El siguiente requerimiento son reglas. Aunque los adolescentes crezcan

establecidas con anterioridad a la infracción, y no deberá nunca amenazarse con las mismas si no se van a llevar a cabo.

Las sanciones o castigos del tipo de no poder salir o quedarse sin paga funcionarán mejor si son

Finalmente, los padres no deberían esperar que sus hijos se lo agradecieran hasta que ellos no tengan hijos probablemente no se darán cuenta de lo agotadora que resulta la tarea de educarlos.

“Sobrevivir a la Adolescencia”, Publicación del Servicio Canario de Salud

sede social:

C/ María Guerrero 19-21, bajo, 50009 Zaragoza Tfno/Fax: 976-07.66.03 Email: adafa@auna.com web: www.adafa.net


febrero 2006