Page 90

creó un conjunto de normas que instituyen una “democracia participativa” y fue puntillosa en introducir la referencia a la participación ciudadana en todos y cada uno de los derechos/ políticas públicas, poderes del Estado e instituciones que regula. Además, más allá del sistema de múltiples custodios de los DDHH, con mandatos de responsabilidades diferenciadas pero comunes o compartidas, hay un entramado de instancias, oportunidades y relaciones participativas para la promoción de iniciativas para su cumplimiento y /o para el control ciudadano de las instituciones responsables. En ambos tópicos, el de la democracia participativa y en el de las herramientas para la defensa de los derechos humanos y especialmente de los intereses colectivos, la Constitución local es maximizadora de las prescripciones federales. -La Constitución de CABA prevé normas que implican resortes a favor de la participación ciudadana y máximas exigencias en la disputa por la “sala de máquinas”147. Sin embargo, los Poderes Constituidos de representación popular de la Ciudad los dejaron de lado o lisa y llanamente lo perforan sin disimulo. En estos últimos años en forma lenta, pero creciente y acelerada, la Legislatura y el Ejecutivo eluden la aplicación de estas normas en muchos casos148. En este sentido, las acciones de protección de derechos y de control de constitucionalidad en CABA son, por una parte, 147 148

90

Ver nota 46. Comprobamos estas hipótesis en nuestra tesis doctoral, antes citada.

Nº9 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement
Advertisement
Advertisement