Page 52

hasta superar a la de gestión pública, sobre todo en las comunas del norte de la CABA. También resultan alarmantes las respuestas diferenciadas del gobierno porteño según el sector socioeconómico, a través del uso de Centros de Primera Infancia (CPI) -instituciones asistenciales no computadas como unidades educativas, gestionadas por organizaciones sociales- , que se iniciaron como un complemento a la ampliación de oferta de educación de nivel inicial, pero se consolidaron como su sustituto, violando el mandato constitucional maximizador de la Ciudad de universalización de educación desde los 45 días. Es interesante ver el gasto en infraestructura escolar y como desciende por ejemplo del 4,02% al 1,51% del gasto total entre 2011 y 2014. En materia de salud desciende el gasto de infraestructura en salud del 2,28% en el 2011 al 1,51% en el 2014 del gasto total de la Ciudad. Según datos del Consejo Económico y Social de la Ciudad (2013) entre el 2000 – 2006, se produjo un incremento en el porcentaje de participación del presupuesto orientado a vivienda sobre el gasto total de la Ciudad, que llegó a ser del 5,3% en 2005. El financiamiento de los programas pasó de $56 millones de pesos en 1997 a $333 millones de pesos en el año 2007. También mejoró la ejecución presupuestaria, que a partir del año 2006 comenzó a superar el 80% del total asignado. Esta tendencia comenzó a revertirse en el año 2007, cuando el presupuesto sufre una reducción de casi 70 millones de pesos. Este proceso de recorte continuó durante la gestión 52

Nº9 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement
Advertisement
Advertisement