Page 385

La Organización de Naciones Unidas ha invitado y/o comprometido a los países que la integran a “unirse” a esta “Nueva Agenda 2030” la que representa en esencia un avance cualitativo y cuantitativo en relación a sus antecesores, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)2. Recordemos que estos últimos tenían como objetivo principal acabar con la pobreza, y estaban orientados especialmente a los países más pobres, por lo que si bien generaron avances importantes en la lucha contra la pobreza tuvieron fallas que la ONU intenta enmendar a través de la Agenda 2030. Dentro de las fallas puede citarse, el hecho que los ODM no tenían identificación concreta con los diferentes tratados en derechos humanos como si lo tienen en forma explícita los ODS, cuestión que a los efectos prácticos implicaba dejar fuera del programa grandes comunidades de afectados y elaborar indicadores que quizá no resultaron lo suficientemente representativos. La falta de planificación suficiente de las políticas implementadas, la falta de colaboración del sector privado (sobre todo de la sociedad civil movilizada), la falta de seguimiento y la carencia de base normativa, fue un problema en materia de ODM. Ello generó que en muchos casos no se atacare la causa del problema, por lo que tendió a repetirse una vez finalizada la intervención.

2 Cabe recordar que los ODM establecían ocho objetivos cuantificables, como la reducción de la pobreza extrema y el hambre a la mitad, la promoción de la igualdad de género o la reducción de la mortalidad infantil, véase http://www.sdgfund.org/es/de-los-odm-los-ods.

385

Nº9 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement
Advertisement
Advertisement