Page 374

seguir los avances de la enfermedad. Otro de los factores positivos que se destacó en sus comienzos ha sido que el paciente lograba retornar antes al domicilio, disminuyendo los riesgos de internaciones prolongadas o infecciones intrahospitalarias, en un escenario más controlado y con menos incertidumbre”. En este orden de ideas podemos inferir el SID realiza aportes directos al sistema de salud tales como el aumento en la disponibilidad de camas en los servicios de salud; la reducción de los costos hospitalarios; alivia los riesgos de internaciones prolongadas; evita el riesgo de contraer alguna infección intrahospitalaria, y reduce la tasa de reinternaciones.[7] En Latinoamérica, específicamente en Brasil en el año 2001 se estableció el Programa de Asistencia Domiciliaria a partir de una norma operacional de la Asistencia en salud.[6]. Asimismo existe una ley federal que reconoce la internación domiciliaria en la salud pública, aunque no introduce reglas o patrones de calidad. En la República Oriental del Uruguay aun no cuentan con un marco regulatorio especifico, por lo cual la internación domiciliaria depende de las normas internas y de las necesidades de cada jurisdicción. Dicha situación resultaría ser similar a la que vive la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En nuestros país, existen múltiples jurisdicciones que han receptado el SID y lo han puesto en ejecución, tal es el caso de la ciudad de Rosario, la misma cuenta con SID en la red de Salud Pública desde el Municipio desde el año 1992. De la mis374

Nº9 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement
Advertisement
Advertisement