Page 297

que, a pesar de requerir supervisión para todas las actividades de la vida cotidiana por su retraso mental moderado, puede hacerse entender, prestar su consentimiento informado para tratamientos o estudios si le es explicado y comprende situaciones de la vida cotidiana. Al solicitar la revisión de su capacidad jurídica, se requirió expresamente que se le permitiera votar ya que su incapacidad para ejercer ese derecho no había sido demostrada en ninguna evaluación médica y H. O. F. desea emitir su voto y dice conocer los distintos partidos políticos y sus representantes. En primera instancia se rechazó el pedido de rehabilitación del señor H. O. F. y se declaró la interdicción civil de acuerdo a los artículos 54, inciso tercero y 141 del Código Civil entonces vigente, inclusive para ejercer el derecho al voto. Motivada por informes sociales e interdisciplinarios en los que constan mejoras en su salud y el deseo de la persona de votar la curadora recurrió esa decisión. La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil (CNAC) confirmó la resolución de primera instancia, mantuvo la declaración de incapacidad absoluta por demencia en los términos del artículo 141 del Código Civil y convalidó la negativa para ejercer el derecho al voto. El tribunal expresó que H. O. F. se en encontraba imposibilitado de votar de acuerdo al artículo 3, inciso a, del Código Electoral antes citado. Consideró que esta norma no se encontraba derogada y que, en todo caso, era complementada por la Convención Americana de Derechos Humanos, 297

Nº9 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement
Advertisement
Advertisement