Page 132

vincias, corresponden a la justicia provincial por aplicación del art. 75, inc. 12”28. Esta cita refuerza la analogía del párrafo precedente, como también la afirmación que la negativa de traspasar la justicia nacional a la esfera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no es más que un injustificado límite a su autonomía. Lo que necesariamente significa una afectación al principio federal conforme el cual la nación no puede tener injerencia en asuntos locales y todos los estados que conforman la república lo hacen en pie de igualdad. Al respecto, ha dicho la doctrina que “la devolución de las facultades jurisdiccionales en materia de derecho común, actualmente ejercidas por jueces de la Nación sería lo más adecuado a la observancia irrestricta del principio de soberanía del pueblo tal cual está instrumentado en la Constitución Nacional”29. No podemos soslayar que la validez y autoridad de las normas y el gobierno surgen justamente del principio de autonomía popular, de modo que cualquier circunstancia que viole ese paradigma lleva dentro de sí el motivo de su propia invalidación. En otro orden de ideas, debe subrayarse que así como otorgarle autonomía a la Ciudad de Buenos Aires aportaba a los intereses tanto de sus habitantes como de todos los argentinos, de la 28 Ob cit Gattinoni 29 Alterini, Juan Martin. Presti, Daniel Agustin. La Justicia Nacional Ordinaria con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Cuestiones institucionales, jurídicas y constitucionales. LL cita online AR/DOC/1181/2010.

132

Nº9 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement
Advertisement
Advertisement