Page 125

La cita que antecede resulta conteste con la última interpretación que sobre la materia ha efectuado la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Así, en el caso “Corrales” (Competencia CCC 76l4/20l5/CNC1-CAl Corrales, Guillermo Gustavo y otro s/ hábeas corpus 9/12/15) estableció que “...en atención a que la Constitución federal le reconoce a la Ciudad de Buenos Aires su autonomía no puede sino concluirse que el carácter nacional de los tribunales ordinarios de la Capital Federal es meramente transitorio y su continuidad se encuentra supeditada a que tengan lugar los convenios de transferencia de competencias antes aludidos”. Para finalizar exaltando la necesidad que se cumpla con el traspaso de la llamada Justicia Nacional Ordinaria al ámbito de control de la Justicia Porteña, toda vez que a partir de la reforma constitucional de 1994, la existencia de la primera carece de sentido y sus competencias deben ser resueltas por tribunales locales, como ocurre en el resto de las provincias. Cabe destacar que esta postura fue posteriormente reiterada en el fallo “Nisman” (eee 3559/20l5/l6/5/l/RHB “N.N. y otros s/ averiguación de delito - Damnificado: Nisman, Alberto y otros, resuelto el 20/09/16). Sin embargo, esta no es la realidad que hoy presenta la ciudad, sino que nos encontramos ante un sistema incompatible con el mandato federal tal y como fue descripto en los primeros acápites de este. Existe en el ámbito judicial local una particularidad que no se ha dado en ninguno de los espacios de los otros poderes estatales, pese a que tanto los federales como los porteños se ejercen 125

Nº9 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement
Advertisement
Advertisement