Page 81

más allá de estrategias comunicacionales y de difusión que se han hecho sobre la titularidad de los NNA de sus derechos, no se ha promovido un efectivo empoderamiento de los titulares, lo cual se agrava dados los alarmantes datos de prevalencia de la pobreza en los NNA, que son aún más severos si se trata de una niña y si es a su vez indígena o afrodescendiente. Tal como señala CEPAL (2013) si persiste una disminución de sólo diez puntos porcentuales de la pobreza por década, se requieren 50 años para reducir –y no eliminar- la pobreza de NNA en el continente, lo cual da cuenta del incumplimiento de obligaciones de los Estados para con la infancia. Resulta necesario desafiar la relación pasiva que existe entre sujeto titular de derechos y discrecionalidad de la administración pública para garantizar los derechos, o en términos de la injusta organización social del cuidado, es urgente romper la lógica binaria de actividad/pasividad entre el proveedor o dador de cuidado y el destinatario, que no solo incluye la practica interpersonal de cuidar al otro, sino que demanda un conjunto integrado de acciones transversales al respecto. En la medida que no se diferencie para las políticas si los NNA viven con ambos padres, o solo con la madre, o con otros parientes, o si los adolescentes ya son padres y que tipo de hogar conforman, poco se avanzará en mejorar las condiciones de vida de la población en general. Nuevamente, delegar en las transferencias de ingresos –vitales en términos de ingresos de los hogares más vulnerables- la resolución de un conjunto de situaciones que hacen a la compleja interacción de condiciones para alcanzar una vida conforme a 81

Nº6 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Nº6 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement