Page 73

como también es urgente establecer vías expeditas para que se puedan regularizar los vínculos familiares o tutelares para ingresar a los programas sociales. En síntesis, he buscado poner de relieve que no solo es determinante la transición demográfica que atraviesa América Latina, sino que la mirada debe estar puesta en el análisis de la composición de los hogares, especialmente dada la mayor presencia de “madres/padres adolescentes”, y las nuevas asimetrías –y violencias que en muchos casos promueven- que las familias ocultas desarrollan en desmedro de las oportunidades y calidad de vida de cada persona. Por otra parte, hay suficiente evidencia empírica que demuestra la incidencia de estos procesos de cambio en la composición de las familias y el empobrecimiento. En otros términos, la relación entre jefatura femenina y pobreza es ineludible, especialmente cuando hay NNA en el hogar, ya que hay más integrantes que requieren ser atendidos y menos personas disponibles para incorporarse al mercado de trabajo y cuando lo intentan hacer encuentran mayores dificultades para insertarse laboralmente, ya que quienes asumen el cuidado son las mujeres (Giacometti y Pautassi 2014). Finalmente, y tal como señalan Cunill-Grau, Repetto y Bronzo 2015, 410; una de las condiciones básicas para la implementación de sistemas integrales de protección social es que existan procesos robustos de coordinación y gestión de distintas áreas de gobierno, ya que si no trabaja coordinadamente resulta muy difícil poder resolver la complejidad no solo de la pobreza o la 73

Nº6 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Nº6 | Igualdad, autonomía personal y derechos sociales  

Advertisement