Page 1

enero 2013

AdaBruja Publicación para soñadores en tiempos de no soñar.

Número 1

adabruja 01

"AQUÍ SEGUIMOS, ...


contenido

Editorial 3

Foto: de la web

Historias de Concreto 4 El ritual de los unicornios Por: Adrián Lucifer Foto: La web La Hoja de Parra 6 Llamado agónico Por: Alfredo A. Parra Foto: La web Atelier Mágico 8 De shopping Por y fotos: Paloma Bolet La Entrevista... 10 La felicidad Por: Mary Pérez Fotos: Cortesía Hechizos 13 Botella con mensaje al mar Por: Diana Goycolea Fotos: La web

Visión-es 14 Fotos: Francisco Gálvez El rincón del cuervo 16 ¿Sobreviví? Por: Alfredo Salazar Foto: La web Con Ciencia 18 El legado Por: Rodolfo Salazar Foto: La web Voy leer 20 El juego de Ender Por: Alfredo Salazar Ilustración: S. Fiumara Contraportada 22 El fin del mundo Por: Adrián Lucifer Foto: La web

comunidad AdaBruja

director

VIP Publicidad

Alfredo Alejandro Parra

María Pérez Sarmiento

Poseedor de un título dudoso de poeta, autodidacta de la vida y del eterno femenino. Asegura que no puede ser feliz porque su oficio no se lo permite.

Periodista, obrera de la vida y del amor. Defensora de lo femenino pero nunca feminista. Le gustan los gatos, la luna y las sonrisas.

@revistaadabruja 2

|

VIP Marketing en línea

Nayeli Acevedo Viajera y exploradora incansable, estudió mercadotecnia pero le va mejor la audacia. Tiene maestría en sociabilidad y un doctorado en hacer amigos. A veces llora en los parques al crepúsculo.

adabruja@hotmail.com

|

Diseño

Erika Aguilar Alvarado Diseñadora editorial de profesión, una apasionada de la vida, soñadora. Futbol, Cruz Azul y Punto, porque no hay más.

adabruja.blogspot.mx


editorial

“Aún en este mundo antiguo” Óscar Oliva

El mundo no se acabó. O ya se acabó desde hace mucho y no nos hemos dado cuenta. Como sea habrá de hacer de enero un reinicio y también un nuevo intento, por vivir, por lograr, por soñar. El sexto sol nos ilumina ahora, según los mayas. Con sus rayos ultravioletas más reveladores que nunca y nosotros sin tan siquiera un méndigo frasquito de bloqueador. Es la era de Peña Nieto, del desamor, de la infamia, de la desesperanza. El futuro como siempre es un misterio. El año trece se inicia. El mundo no se acabo. Cada día parece estar peor, pero eso es otro asunto. Sin embargo, por necedad todavía quedan locos que defienden y creen en causas perdidas. Es nuestro caso. Llega

AdaBruja en su número de enero.

Nuevas locuras, nuevos intentos. Arriesgues. Si hemos de seguir en este mundo antiguo, tratemos de ser dignos de él. Y el único camino posible que queda ahora, es la búsqueda de esa esencia que perdimos no sabemos cuándo. Bienvenidos a este nuevo conjuro de

AdaBruja. Comenzamos!!!... 3


historias de concreto

l E

l a u rit ornios unic de los

Por: Adrián Lucifer

La encontré una tarde en la calle de Tacuba. A pesar de su blanco vestido, no pudo ocultarme las líneas etéreas de su cuerpo. Parecía buscar algo; una búsqueda que venía desde hacía mucho tiempo. Me acerqué despacio, cuando me descubrió quizá intuyó algo pero habían sido demasiados avisos en falso para que este no lo fuera. Su mirada me olvidó un momento. Los anuncios electrónicos, la música distorsionada, la ansiedad en la gente, eran símbolos de que este mundo no era el nuestro. Me coloqué a su lado, murmuré algo. Sus ojos parecieron recuperarme.Yo los descubrí de nuevo ¿cómo olvidar esos ojos de luna triste? Tantas noches los evoqué en mi peregrinar, sabía que en algún lugar me estaban esperando. Ella sonrío, complaciente, dijo que estaba bien, que podíamos ir. Caminamos, quizá debí tomarle la mano, quizá debí abrazarla, quizá ella pensó lo mismo. La vieja oráculo me ofreció una rosa roja con su sonrisa desdentada cuando pasamos a su lado -sin ella el ritual no se completaría-, me susurró cuando le di las monedas. -Porque eres igual de hermosa que ella- Le dije cuando se la entregué. Llegamos al hotel Hades, misterioso y comprensivo. Pedí una habitación. Ella miraba los óleos de unicornios desangrados que adornaban el vestíbulo. La llamé discretamente. Se acomodó su bolso y me siguió, dócil y cautiva. Entramos. Prendí la luz. El cuarto era azul y blanco, lleno de espejos y alucinaciones. La cama era circular y enorme, y en la pared del fondo un cuadro de madera finamente tallado, donde se representaba un unicornio agonizante, circundado por una leyenda en un idioma que sólo yo conocía. Ella se quitó primero las zapatillas, luego el vestido, titubeó un poco con la ropa interior. La blancura de su piel sólo me confirmó lo que siempre supe. -He conocido todos los secretos, sólo me falta este.- Murmuró roncamente cuando vino hacía mí. La seduje lento, saboreando cada recodo de su cuerpo, abriéndole sus sentidos interiores, diciéndole que miles de años yo la había buscado, que yo era su encuentro definitivo; por un momento los espejos me devolvieron la imagen de la mujer unicornio que pasional, se movía debajo de mí. Había llegado la hora del sacrificio. Ese preciso ins4


historias de concreto

“Cuando caiga el último secreto sabrás que el unicornio eres tú" Crescencio Flores

tante en que el unicornio no podría escapar. Deslicé mi mano y encontré el puñal de obsidiana; ella alcanzaba el éxtasis en ese momento. Cerró los ojos. El impacto fue seco, brutal, definitivo. Su sangre caliente me salpicó el pecho, un leve estertor y quedó inmóvil. Me incorporé, tomé la rosa roja y la hundí en la profunda herida; por un momento brilló intensamente, después estalló, fragmentándose infinita. Tome mi ropa y me encaminé al baño para asearme. Abajo, un nuevo cuadro adornaría el recibidor. Antes de cerrar la puerta para reanudar mi oficio de cazador, la miré por última vez. Aún muerta era hermosa, como todos los raros unicornios hembra. Reparé en la leyenda del cuadro y a manera de epitafio la traduje en voz baja: “Cuando caiga el último secreto, sabrás que el unicornio eres tú”. 5


la hoja de parra

Necesito una boca, unos labios, donde depositar mi soledad. Camino la noche, indolente, apático; una sombra difusa entre aparadores.

Muchachas alunadas refrescan tu imagen, humedecen mi corazón. ¿Dónde quedaste tú? ¿En el vestido corto de la muchacha desconfiada, en sus piernas desnudas y rotundas, o en sus pequeños pechos? Quizá entre su sexo solitario y aguamarino. Percibo demasiada soledad a mi alrededor.

Necesito una boca, unos labios, que me recuerden el olor a mujer, que nunca ha sido bueno aguantar la noche sin compañia, con los sentidos sobrecalentados y con riesgo de fundirse. Que soy un hombre, un lobo, enardecidos ambos, sin hembra a quien dejarle entre la piel, mil lágrimas, mil fracasos, mil llamados agónicos; y necesito una boca, unos labios, que me alteren la sangre, que expriman mi lujuria desenfrenada, para que después, y aún desnudos, mientras nos olisqueamos minuciosos y satisfechos; la tiendan a secar en la palabra amor.

6


la hoja de parra

Llamado ag贸nico Por: Alfredo Alejandro Parra

7


atelier mágico

DE SHOPPING Por: Paloma Bolet Caminando por las calles de Coyoacán, en un día dedicado a relajarme y deambular, me detengo un momento en la banca del parque, muy cerca del kiosco; decido descansar un poco antes de seguir andando, saco de mi bolsa una revista y la hojeo, buscando ese artículo que vi en la portada y que llamó poderosamente mi atención: “Tips para comprar como editora de moda”. Y en eso estoy, cuando de repente se sienta a mi lado una mujer; sin prestar mucha atención sigo leyendo mi revista, pero poco a poco, me voy sintiendo observada; de reojo volteo y me siento confundida, no sé si la mujer que se sentó a mi lado, me observa a mí u observa la revista, parece que se quiere asomar a ver qué leo. Sin pensarlo, bajo la revista a mi regazo y lanzo la pregunta –¿Te gusta la moda? Mi sorpresa es inaudita, a mi lado está sentada Frida Khalo, si, Frida, tal cual la he visto en fotos, videos y demás medios gráficos. Entre mi asombro, lluvia de pensamientos e inquietud, ella responde: --¿Sabes guardar un secreto?-- muevo la cabeza afirmativamente. --Amooo la moda!!!, me vuelve loca. Pongo un gesto contrariado. --¿Pero como es qué…? --¿Que mis atuendos son tan…mexicanos? --Me refiero a que. Sé que quizá dentro de los atuendos mexicanos también hay moda, de hecho muchas de mis prendas favoritas las he comprado en mercados de artesanías, ¿Tú te refieres a ese tipo de moda cuando dices que te vuelve loca, verdad? --Mmm... no precisamente, bueno, sí amo los atuendos mexicanos, pero cuando decía que amo la moda, me refiero a ropa, zapatos y accesorios como los que seguramente vienen en tu revista, esa moda que se ve en las pasarelas, en los aparadores, esa moda que usan las fashionistas y que desde que visité París para mi exhibición, me E N A M O R Ó. --Ahora si que me dejas muy sorprendida. Sabes, siempre te he admirado, eres mi celebridad mexicana favorita, y te llamo celebridad, porque no eres sólo una pintora, has traspasado a muchos ámbitos. Me gusta mucho tu arte, ideología, esa forma de vivir con tanta pasión e intensidad, de nunca dejar de ser tu misma, e incluso tu look, admiro mucho el que defiendas esa identidad mexicana; porque incluso tú has sido un ícono en la moda. Qué tal cuando dejaste a 8


atelier mágico

todos boquiabiertos en Estados Unidos con tus atuendos, ¡wow, ya me imagino! --Has dado en el punto, justo por eso al inicio de la conversación te pregunté si sabias guardar un secreto, porque ya todos me identifican con ese look mexicano y de verdad me gusta mucho, pero, ¿A quién no le gustan también unos jeans, unos pumps o una blusa bonita?. --Tienes mucha razón, pero ¿Por qué ver incompatibles ambas cosas?...eureka, se me acaba de ocurrir algo; porqué no, a esas prendas, llamémosles “casuales”, les das un toque muy tuyo para que no pierdan tu estilo característico, te imaginas una t-shirt que pudieras utilizar como lienzo. --Me acabo de imaginar también unos jeans con detalles de arte huichol. --¿Vamos de compras? Pregunté entusiasmada. --¡Me encantaría! Respondió con una sonrisa. --Pero debes dejarme guiarte al mejor lugar para hacer compras. --Ok, acepto. Caminamos algunas cuadras entre risas y platica, nos detenemos frente a una casa azul, y entonces Frida me dice: --Voy a abrir la puerta, cierra los ojos y mantenlos así mientras cruzas, das dos pasos y los abres. --Muy bien-- respondo. Escucho el abrir de una cerradura, extiendo mis manos para tocar el marco de la puerta y guiarme, cruzo el umbral, cuento dos pasos; y ante mis ojos aparece la súper estrella roja y en enormes letras negras el letrero de Macy’s, dando paso a una enorme y hermosa tienda, y digo sonriendo, haciendo un guiño de complicidad –Eres toda un conocedora ehhh!!!. Entramos en la tienda y nos reciben de una manera increíble, nos saludan y nos dicen que nos estaban esperando, que están a nuestras órdenes para cualquier cosa que necesitemos. Compramos de todo, bolsas, zapatos, jeans, blusas, sacos. Frida es una excelente compañera de compras, encuentro esa química de cómplices de shopping, porque no paramos de hablar, reír, imaginar, crear, visualizar, a cada prenda que, de por sí, sola es increíble, le vemos una combinación o personalización kamikaze, que nos encanta y entusiasma a las dos. Después de un rato de casi vaciar la tienda, noto un sonido extraño y repetitivo, comienzo a buscar de donde proviene, pues cada vez se escucha más cerca y más fuerte, me doy cuenta que el sonido proviene de mi mano; me despierto adormilada entre el sueño y la pesadilla ¿A todo esto? ¿Quién puso el despertador a las siete en domingo!!!??? 9


la entrevista...

La vagabunda

Convenci贸n nacional de payasos de calle en Toluca, enero de 1995.

La

felicida "Ver a Sion es ver una pintura en movimiento"

Arlequin

1er lugar (bicampeona) Congreso nacional e nternacional de payasos, mayo 1994.

10


la entrevista...

Por: Mary Pérez La felicidad es una composición de sentimientos positivos, en su mayoría que nos llenan de alegría, momentos agradables aunque también a veces se da en medio del dolor. Todos los individuos vivimos un proceso diferente basado en las formas de pensar y de ver la vida, las neurociencias han demostrado que las neuronas se activan, incluso se activa la producción de anticuerpos , activación de los linfocitos T, disminuye la liberación de cortisol, se incrementa la liberación de endorfinas, disminuye la secreción de ácido clorhídrico en el estómago, cambia la activación de las glándulas sudoríparas en la piel, se incrementa la calidad hídrica de las lágrimas y se favorece un proceso de relajación muscular corporal. A nivel cardiovascular es posible identificar una disminución de la presión arterial sistólica, asociada a una relajación de la contractilidad cardiaca, entre otros más, cuando una persona es feliz. Viéndolo de esa manera, la felicidad como otras emociones es contagiosa, y es parte primordial del trabajo que realiza este gran personaje “SION”, payasita por vocación, empresaria, feliz madre y creadora de muchos personajes a lo largo de más de 20 años de trayectoria artística. ¿Qué es felicidad para Sion? Todos deberíamos buscar la felicidad y no salir nunca de ese estado de ánimo, cuando trabajo me apego a cuatro estados de ánimo, con la participación de ellos hago la recreación y trato de dejar un aprendizaje. Así, nos divertimos y los conocemos: tristeza, enojo, miedo y alegría. ¿No te cuesta trabajo llevarlos a cabo, ya que el público espera ver piruetas, chistes, juegos?

ad…

Precisamente lo hacemos por medio de la actuación como si fueran escenas en un teatro, van participando mientras hago hincapié de que tres de éstos son nocivos para la salud, y el último nos da sanidad, por lo tanto, hacer el intento de estar siempre en estado de alegría, entender que el mundo no te la va a dar, nosotros tenemos que salir a buscarla, no es fácil, pero cuando la hallemos tratar de preservarla al máximo, para que siempre esté con nosotros Les voy a platicar una anécdota que me sucedió: un día estaban sentados muchos señores muy formales con saco y corbata, comencé mi rutina, una actuación, dos actuaciones y no lograba sacarles una sola sonrisa por más esfuerzos que hacía, desesperada me les quedo viendo y dije “por qué aquí nadie se ríe, hasta parecen dueños de una funeraria, y todos se empiezan a reír, uno contesto, ¡eso es lo que somos! ¿Cómo una mujer que tiene que cuidar a sus hijos puede pensar de esa manera? Esa es nuestra responsabilidad, primero cuidar nuestro ser, ya que nuestros hijos tienen que comer, no de ¿a ver si se puede? Ellos tienen que comer, vestir, calzar, estudiar y ver que sean felices. Por lo tanto si yo soy responsable de mí, puedo ser responsable de ellos y de darles felicidad. La felicidad es un tesoro que cuando lo encuentres te lo debes quedar y es también tu responsabilidad hacer feliz al que está a tu lado. 11


la entrevista... ¿Debe ser difícil manejar esos estados de ánimo para estar siempre sonriente no? Es difícil pero aprendes, en una ocasión estaba muy enojada porque cuando ya iba a trabajar recibí una noticia muy molesta para mí, no estaba en mis manos resolverla, corro a mi buró saco un arma y Paquito mi nieto se me queda viendo muy asustado, voltéo y le digo “ pero no tiene balas”, nos reímos mucho, como payasa tienes que buscar la manera de cambiar la situación y provocar risas aunque tu tengas problemas, causar alegría en cada momento de tu vida. ¿Es por eso que te dedicas a ser Payasita y no otra cosa, cómo iniciaste? Hace más de 20 años era empresaria, tenía una situación económica favorable, pero por gusto estudiaba actuación, fue entonces cuando recibí la invitación para participar en una compañía de teatro, acepté para experimentar como mimo y escuché por primera vez un comercial en el radio que me llamo mucho la atención y nunca lo olvidé. “Si no te gusta lo que haces, cambia, pero no te drogues”. Yo no me drogaba, pero en mi trabajo me sentía como prisionera, mucha gente dependía de mí y eso no me gustaba, incluso en la actualidad no permito que nadie dependa de mí. Desde muy joven aprendí a ser independiente, autónoma y me gusta ser así. A partir de ese momento en que terminé mi contrato de actuación, en sueños escuchaba que me decía “tienes que ser payasa”, me resistía porque no quería serlo, pero esa voz la escuchaba a cada momento, y yo me preguntaba, ¿por qué debo ser payasa? no me gusta, esa voz interna me decía lo contrario por lo que me enfrenté a ella, por qué me pides que sea payasa si en mi familia el término de payasa no era muy agradable, incluso era despectivo. Supe que quién me lo pedía era DIOS, si me pides que sea payasa, tengo que ser una buena payasa. Quería un nombre corto, que significara algo, que se escuchara bien, para hombre como para mujer, pegajoso, así que en medio de alabanzas me sentía a veces apenada, hasta que un día me quedé dormida y al siguiente día escucho SION, me quedé con ese nombre porque él lo eligió para mí, además de su significado: “Lugar donde mora DIOS”, desde entonces tengo una comunicación íntima con él, que es quien me guía y ha creado cada uno de mis personajes con características especiales que seguirán conmigo hasta el día que muera.

Arlequín 2 (blanco)

Concurso nacional de payasos Plaza galerías agosto 1994.

12


hechizos

Botella con

mensaje al mar

Por: Diana Goycolea

Mi dulce ánimus, mi muso, se perdió en los pliegues del aguerrido planeta, y desde que partió de nuestro común origen con sus ojos luminosos, mi voz interior ha dejado de habitar hondos y bellos sucesos. Acudo a mis amigos poetas, consulto corazones mágicos...

mis caricias se transformaban en húmedos peces luminosos. Por eso, obsesiva, consulto calles, oráculos, libros, fotografías, piedras... ¿Ha visto cruzar un hombre que sabe lo que vendrá y silenciosamente construye con otros la nueva espiral? ¿Le han hablado de un marinero ancestral y terso que huele a sauces y álamos?

¿Navega rumbo a nuestro puerto? ¿Sabrá reconocerme? ¿Es fiel al sueño de nuestro encuentro?

Ofrezco a quien me informe sobre el destino de sus huellas, mi colección de sombreros.

-Estás obsesionada --me dicen Sí, mi hombre escuchaba sus sueños, conocía el lenguaje de las estrellas, su beso era sabio y saciante. ¿Cómo no voy a buscarle? Hacía respirar mis fantasías, y en su pecho,

Abarrotes Salazar experiencia, tradición y confianza

Oriente 30 #3708, Col. Merced Balbuena, Del. Venustiano Carranza


visi贸n-es

Atardecer en Isla Mujeres.

Libertad.

La pareja. 14

Familia.


visi贸n-es

Fotos: Francisco G谩lvez

15


el rincón del cuervo

r b o ¿s Por: Alfredo Salazar

Yo, Raúl Corcuera de la Garza, quiero dejar constancia de cómo ocurrieron los hechos después del tan anunciado fin del mundo, sin otro objetivo que dejar bien claro que no toda la culpa recayó en mi persona para precipitar los sucesos tan terribles y espantosos, que se suscitaron después del incidente en que estuve involucrado en el aeropuerto de la ciudad de México. En primer lugar, debo aclarar que yo era uno de los hombres más ricos del país, gracias a mis múltiples negocios de importación y exportación de productos legales e ilegales, que podría realizar en complicidad con algunas autoridades corruptas que abundan en todas partes del planeta, las cuales se hacían de la vista gorda para que yo pudiera distribuir, sin ningún problema, ciertas drogas sintéticas que eran muy bien aceptadas por la mayoría de la gente joven. La situación empezó a complicarse cuando acepté distribuir una nueva droga que prometía al que la consumiera, que no sentiría cansancio alguno y cuyo único efecto secundario consistía en generar un gran apetito. La cosa se puso fea cuando a unos idiotas se les ocurrió combinar la droga con bebidas energizantes, lo que propició la hospitalización de muchos jóvenes en todo el planeta, ya que yo tenía inundados la mayoría de los mercados de esta sustancia, a la par que me inundaba los bolsillos de dólares. A las dos semanas de estar hospitalizados en estado crítico los primeros consumidores y en medio de rumores alarmistas y tenebrosos, todas las policías comenzaron hacer pesquisas para dar con los responsables de esta emergencia. Haciendo arrestos por todos lados para obtener confesiones, ciertos indicios empezaron a señalarme como el principal responsable de aquella operación, por lo que decidí preparar mis maletas para desaparecer de escena. Así fue como al intentar abordar un avión en el aeropuerto, en un enorme operativo, armado con la intención de capturarme, y del cual no me di cuenta hasta que casi me detienen, mis guaruras se enfrentaron en una situación peliculesca con las fuerzas del orden. Cuando de los doce elementos que me resguardaban sólo uno quedaba en pie, ocurrió aquello que hasta hoy forma parte de mis pesadillas cotidianas. Horrorizado, me percaté que los once caídos se levantaban sangrantes y desmembrados por los impactos recibidos de las balas de la policía, y que esto no les afectaba en lo más mínimo, al contrario, enajenados por un apetito insaciable se lanzaron a morder y a comerse vivos a los policías que inútilmente trataban de hacerles frente. Yo estaba al tanto que muchos de los empleados que trabajaban para mí, consumían algunos de los productos que comercializábamos y me 16


? í v i v re el rincón del cuervo

parecía de lo más normal, lo que no sabía era que estaba produciendo esas aberraciones en la gente, que al morir realmente no morían, porque estaban atiborrados de esa porquería que de alguna manera yo les había facilitado sin imaginar que desataría un infierno de proporciones cataclísmicas, y ahora ante mis ojos se estaba iniciando una pesadilla dantesca que no había manera de parar. De milagro logré huír de la zona en medio de esta locura que ahora se propaga por todo el mundo y que inevitablemente acabará con los siete mil millones de humanos que han sobrepoblado el planeta. Buscando expiar un poco mi sentido de culpa, me di tiempo para investigar con mis contactos de dónde provenía la droga maldita y uno de mis conocidos me confesó que la misma había tenido su origen en ciertas instalaciones militares estadounidenses, tan secretas, que ni el mismo presidente las conocía ni tenía autoridad alguna sobre ellas, y su única pista era un emblema que pocos reconocían y se trataba de una serpiente. Por mi parte y basándome en aquello de que existía una fecha para el fin del mundo, el 21 de diciembre, y previendo cualquier contingencia, gracias a mi enorme disponibilidad de recursos, mandé a construir este refugio inexpugnable desde donde escribo esto y al cual mandé a equipar con lo mejor en alimentos, medicinas, así como tecnología y entretenimiento, para vivir unos cinco años con mi familia tranquilamente mientras aminoraba la crisis y era controlada. Sin embargo, ya que nos recluimos de inmediato al desatarse el terror en el planeta, nunca se me ocurrió pensar que los idiotas de mis hijos también fueran consumidores de la droga maldita y que en unos cuantos días aquí dentro también se desatará el horror. Ahora, quizá sea el último ser vivo en la tierra, el último sobreviviente, a la espera de ser devorado por los mismos entes que indirectamente ayudé a crear ¿Realmente se acabó el mundo, yo acabé con él, esos muertos están vivos o los vivos ya estamos muertos? 17


con ciencia

El

legado Por: Biol. Rodolfo Salazar A mis queridos nietos: Cuando salgan de su periodo de incubación, dentro del paquete de huevecillos llamado ooteca, el cual es un triunfo de nuestra especie para poder sobrevivir en estas ciudades, quiero que tengan presente lo que les voy a decir. Deben saber que nuestros orígenes se remontan desde hace aproximadamente 400 millones de años, adaptándonos al principio con los dinosaurios, hasta que con la llegada del hombre comenzaron las modificaciones al ambiente, y gracias a sus diferencias, al iniciar guerras inútiles, nos brindaron la oportunidad de adaptarnos a diversos ambientes. 18

Su cuerpo tendrá protección con su armadura externa hecha de quitina y recubierta por una grasa llamada cutícula, que les ayudará a desplazarse por cualquier lugar; como también una cubierta de pelos que les ayudarán a percibir todo lo que les rodea, desde movimientos hasta olores y cambios de temperatura. En su desarrollo, que de acuerdo a las condiciones ambientales, tendrá aproximadamente un año de vida, los primeros 32 días serán de desarrollo en la ooteca y después de la eclosión tendrán 13 mudas, que es el proceso de crecimiento, el cual consiste en cambiar la cutícula del exoesque-


con ciencia

leto que tienen. Su última etapa será cuando presenten alas como tal para ser adultos potencialmente y empezar a dejar descendencia. Otra ventaja es que se podrán alimentar de casi cualquier cosa, gracias a que tenemos como compañeros a parásitos, como son los protozoarios que nos ayudan a desdoblar la celulosa en azucares y otros acompañantes, el cual el hombre los denomina como vectores mecánicos, Gracias a todas las adaptaciones que hemos adquirido en muchas generaciones tendrán un futuro prometedor, sin embargo no olviden que por desgracia se han buscado formas para tratar de eliminarnos, cuando en los 70 surgió el DDT pensaron que nos exterminarían, pero nos adaptamos

rápidamente y lo superamos, pero en la actualidad tendrán que buscar nuevas formas para sobrevivir, las alas que solamente utilizamos para desplazarnos tendremos que utilizarlas para volar, como su prima la langosta o chapulín; o reducir el tamaño, como su prima la Blattelia germanica, aunque la prioridad será cuidarse de los biólogos egresados de la FES Iztacala, ya que tienen proyectos nuevos para controlar la población nuestra, utilizando métodos naturales. Así, con este mundo los dejo. Hemos sobrevivido a bombas atómicas en la segunda guerra mundial, como también a la profecía maya sobreviviremos, siéntanse orgullosas de su especie pero nunca cambien su mote de CUCARACHAS. 19


voy leer

EL JUEGO D

20


voy leer

DE ENDER Orson Scott Card Premio Nebula 1985, Premio Hugo 1986

Por: Alfredo Salazar

En un futuro lejano, la humanidad ve en riesgo su existencia ya que ha sido atacada por una raza alíenigena a la que han denominado INSECTORES, los cuales poseen una mente colmena que considera a los terrícolas inferiores y por lo tanto quieren acabar con ellos. En este marco se plantea la vida de Andrew Wiggin, Ender, como él mismo se nombra, quien tiene insertado en su cuello un monitor desde los tres años y a través del cual es monitoreado por gente del ejército, para conocer sus reacciones ante situaciones hostiles que ellos mismos fomentan, valiéndose de los grandulones de su salón que lo hostigan sistemáticamente y lo hacen víctima de bulling cada que pueden. Esto va aunado a que Ender tiene 6 años de edad y su hermano mayor, Peter, con 10 años, es un sicópata que le tiene una enorme envidia y se ha prometido que en el momento menos esperado lo matará a él y a su hermana Valentine, que por el contrario estima y protege a Ender. Todo esto sucede en un mundo donde los natalicios están controlados por un gobierno mundial donde sólo se permiten dos hijos por pareja. A los padres de Ender se les ha permitido un tercer nacimiento por sus genes extraordinarios y proclives a crear líderes estrategas, indispensables y valiosos para afrontar la guerra contra los INSECTORES.

Al tomar la decisión de quitarle el monitor a Ender, éste queda sin ninguna protección contra sus verdugos que lo hostilizan y en un enfrentamiento contra un grupo de ellos, patea al líder tan violentamente que lo manda al hospital y al no poder regresar a la escuela, se le da la opción de ingresar a la escuela de batalla de la flota internacional, donde estudiará historia militar, estrategia y tácticas de guerra, en una sala de batalla virtual y donde tendrá que enfrentar los rigores de la vida militar: Las presiones de las exigencias de decisiones tácticas en situaciones adversas en el campo de batalla a nivel estelar, al comandar un equipo de jóvenes compañeros que enfrentarán todo tipo de adversidades para lograr derrotar a los INSECTORES. Una vez que llegamos a un final inesperado, Ender entrará en contacto con la reina de la colmena, recibirá y aceptará la misión de encontrar un nuevo mundo para los INSECTORES, lo que dará inicio a una saga que nos volverá adictos a este grandioso escritor de ciencia ficción.

El juego de ender, La voz de los muertos, Ender el xenocida, Hijos de la mente. Todos los títulos los publica Ediciones Byblos.

21


contraportada

El fin del mundo

Por: Adrián Lucifer

Lugar: El Armagedón.

Todo deberá acabar.

De un lado, los ejércitos de Yahvé-Jehova comandados por la soberbia de Miguel, la incruenta lamia Arivle y todos y cada uno de los Ángeles al mando de sus incondicionales.

El mundo pagará su ingenuidad gritan unos, los hombres deberán lavar sus pecados, claman los otros.

Del otro, las legiones de Satán, la estrella caída, con Marduk e Ixis, la hechicera, al frente de todas ellas. Es el fin del mundo. El crepúsculo es cobrizo y marrón, hay nubes bajas, como almas grises sin rumbo y confundidas. Esta es la lucha final, anunciada desde siempre por los profetas y los enfermos de furor sagrado de la isla de Patmos. Es la hora de proclamar un vencedor, de empalar a la bestia o acabar con el farsante y malgeniudo que se cree dueño de todos.

Es la hora. De un lado, los ejércitos de YahvéJehova al mando de la soberbia de Miguel, que quizá lo lleve a la derrota. Del otro, las legiones de la estrella del amanecer, con Marduk e Ixis, cual Catulo y Lesbia, aborrecidos y rebeldes. Sólo Azrael parece sonreír con sarcasmo desde la colina de las tentaciones. Quizá porque intuye que los contendientes desde hace centurias están ahí y ahí se quedarán, esperando, sólo esperando... 22

AdaBruja No. 1  

La nueva edición de AdaBruja.

Advertisement