Page 1

Republica Bolivariana de Venezuela Universidad Ferm铆n Toro Escuela de Administraci贸n

Yorledys Celis C.I. 15.997.929 Julio, 2013


El paro forzoso es un apoyo limitado y temporal que se da a un trabajador que ha sido despedido de la empresa, con el fin de atenuar el impacto negativo de esa situación de desempleo. Consiste básicamente es una indemnización en dinero equivalente al 60% del salario promedio cotizado al Seguro Social, durante las últimas cincuenta (50) semanas. Dicho monto se pagará por mensualidades vencidas, durante un período de dieciocho (18) semanas y veintiséis (26) semanas en caso de recibir curso de capacitación y adiestramiento a través del INCE.


Requisitos para tener derecho a las prestaciones dinerarias:  Que el trabajador cesante haya generado cotizaciones exigibles al Régimen Prestacional previsto en la Ley que regula el sistema de paro forzoso y capacitación laboral (1999), por un mínimo de doce (12) meses, dentro de los veinticuatro (24) meses inmediatos anteriores a la cesantía.  Que la relación de trabajo haya terminado por: o Despido, retiro justificado o reducción de personal por motivos económicos o tecnológicos. o Reestructuración o reorganización administrativa. o Terminación del contrato de trabajo a tiempo determinado o por una obra determinada. o Sustitución de empleadores o empleadoras no aceptada por el trabajador o trabajadora. o Quiebra o cierre de las actividades económicas del empleador o empleadora. 

En cada caso, una vez verificada la cesación por parte del Instituto Nacional de Empleo, debe iniciarse el procedimiento que permite al trabajador o trabajadora acceder a las prestaciones que el Régimen Prestacional previsto en esta Ley garantiza. El llamado a activar este beneficio es de manos del mismo trabajador en situación desvalida, dentro de los primeros 5 días luego de recibir su liquidación, carta de despido, y copia de las formas 14-02 (inscripción del trabajador ante el SSO), 14-03 (retiro del trabajador) .


EL COBRO El monto asignado se pagará por mensualidades vencidas, durante un período de dieciocho (18) semanas y veintiséis (26) semanas en caso de recibir curso de capacitación y adiestramiento a través del INCE. El seguro involucra además capacitación y adiestramiento, planes de orientación al trabajador cesante para su posterior reincorporación al mercado laboral. Además, se incorpora un bono de transporte de 200 bolívares. Para beneficiarse del paro forzoso, el trabajador al quedar cesante debe acudir a la agencia de empleo más cercana a su domicilio, a fin de tramitar un nuevo puesto de trabajo. TRAMITES El trabajador debe tramitar en los treinta (30) días posteriores a su despido el beneficio del seguro de Paro Forzoso, en la Oficina del Seguro de Paro Forzoso de su localidad, presentando original y dos (2) copias de la participación de retiro del trabajador (forma 14-03), la liquidación de Prestaciones Sociales, cédula de identidad. También debe presentar, en la agencia de empleo más cercana a su domicilio, el original y una copia de la carta de despido, de la declaración de familiares (forma 14-02) y de la constancia de inscripción en el Servicio Nacional de Empleo. EXENTOS Están exentos del seguro los trabajadores que renuncien a sus puestos de trabajo, los beneficiarios por vejez, invalidez o jubilados, los asegurados bajo el Régimen de Continuación Facultativa, los trabajadores domésticos, temporeros, ocasionales o eventuales. El trabajador pierde el derecho al paro forzoso cuando culmina el período de prestaciones, dieciocho (18) semanas, para la indemnización en dinero y al obtener empleo, ante la negativa a incorporarse al trabajo, si se comprueba falsedad en los datos aportados, por fallecimiento del beneficiario y por prestación del servicio militar.


El sistema prestacional de vivienda está normado en la Ley Prestacional de Vivienda y Hábitat, la cual contempla un conjunto de normas en materia de política habitacional así como el aporte obligatorio habitacional para constituir los fondos necesarios para destinarlos al financiamiento para la compra de vivienda principal. La Ley de Política Habitacional está contenida en la Ley Prestacional de Vivienda y Hábitat contemplada en el Decreto Nº 6072, publicada en la Gaceta Oficial Nº 5889 Extraordinario el 31 de julio de 2008. La política habitacional dispone la constitución de un fondo de ahorro obligatorio para la vivienda, constituido por el ahorro obligatorio proveniente de los aportes monetarios efectuados por los empleados que estén bajo relación de dependencia, así como el aporte por parte de los patronos. El aporte a la política habitacional está constituido por el aporte mensual en la cuenta de cada empleado equivalente al tres por ciento de su salario integrar, de los cuales el uno por ciento lo aporta el trabajador y el otro dos por ciento corresponde al aporte efectuado por el empresario. En cuanto a la base contributiva, la ley de política habitacional no establece un tope máximo para no excluir del sistema de política habitacional a ningún trabajador. Por otra parte, establece la normativa legal que las personas pueden hacer sus aportes voluntarios a la política habitacional de manera que todo persona que trabaje de forma independiente o sea dueño de empresa, pueda acceder a la política habitacional para la adquisición, ampliación, remodelación y autoconstrucción de vivienda principal. El empleador deberá retener el ahorro obligatorio de cada trabajador y efectuar el correspondiente aporte en la cuenta de cada uno de ellos en el Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda (faov) dentro de los primeros cinco días hábiles de cada mes.


El cálculo de los aportes para la LPH es simple, en el artículo 19 de la Ley se establece que el aporte de los empleados y obreros será del uno por ciento (1%) del sueldo mensual básico y el aporte de los patronos, del dos por ciento (2%) del mismo monto. De esta manera, así quedan las fórmulas: Los empleadores o patronos deberán retener las cantidades a los trabajadores, agregar los aportes que les corresponden y depositarlos en cuentas a nombre de cada empleado y obrero dentro de los primeros siete 7 días hábiles de cada mes. Los bancos usualmente requieren los datos del empleado, su número de cédula, el monto por cada empleado y el monto aportado por la empresa. La excepción aplica en aquellos hombres que hayan alcanzado la edad de sesenta años y las mujeres sobre los cincuenta y cinco años, salvo que manifiesten su voluntad de continuar aportando al Ahorro Habitacional, o que ya sean beneficiarios de un préstamo hipotecario. La Ley Política Habitacional cubre hasta el 75% del avalúo, o precio de venta del inmueble.


Paso a paso:  Obtener una constancia jurada de no poseer vivienda personal.  Acudir a la entidad bancaria conde cotizas LPH y consultar el estatus de tu crédito y el monto al que puedes acceder.  Completar todas las planillas bancarias que te pidan consignar dependiendo del banco.  Presentar el inmueble en el que se pretende invertir el crédito a fin de que sea avalado por los peritos de la banca.  Esperar los 15 días para recibir la respuesta de la aprobación del crédito.  Completar la inicial del préstamo que es equivalente al 20 % o 36% del ingreso total de la familia.  Iniciar con la cancelación de las cuotas fijas que son determinadas por el banco de acuerdo a los ingresos del grupo familiar.  Para quienes son trabajadores independientes hay dos pasos adicionales previos a los anteriores que se deben tomar en cuenta: Actualizar la documentación legal que refleje que trabaja por cuenta propia.  Dirigirse a la entidad bancaria pública más cercana y presente esta documentación para que sea inscrito en el proceso de cotización de la LPH

Revista yorledys paro forzoso politica habitacional