Issuu on Google+

Vol 1. abril de 2009

CUADERNOS DE MEMORIA

4€

Asociación Cultural Révolté


Vol 1. abril de 2009

CUADERNOS DE MEMORIA Diseño y maquetación: Mar Lerín Pardo Iván Heredia Urzáiz

Consejo de Redacción: Javier Royo Rueda Alejandro Ibañez Clemente Iván Heredia Urzáiz Mar Lerín Pardo

Edita: Asociación Cultural Révolté C/ Agustina de Aragón, 6 50550-Mallén http://revolte.villademallen.com a.c.revolte@gmail.com

Fotografías: Iván Heredia Urzáiz http://www.sbhac.net http://todoslosrostros. blogspot.com/

Imprime: Sombras Papel

Sumario

Presentación p. 3 Dimensión de la Ley de Memoria Histórica p. 5 Construcción de la legalidad Republicana La Constitución española de 1876 p. 13 La Constitución española de 1931. La Constitución de la II República p. 16 La República en Mallén 14 de abril de 1931. Llega la República p. 27 Octubre de 1934 p. 30 La guerra y el exilio vistos por un republicano de Mallén p. 35

1


Cuadernos de Memoria Vol 1

Presentación Desde hace varios años el debate en torno a la República, la Guerra Civil y el franquismo ha saltado con fuerza a la esfera pública. Las publicaciones sobre esta temática tuvieron una mayor repercusión editorial que en otros periodos. Los medios de prensa llevan años haciéndose eco de ese creciente interés por nuestro pasado más reciente. Y desde el ámbito académico, los historiadores han seguido trabajando para acercar a los ciudadanos el desarrollo y el análisis de los hechos históricos. En los últimos años, además los estudios sobre este periodo han ido diversificando su temática, aunque sigue siendo todavía predominante el tratamiento de la represión durante y tras la guerra. Es curioso observar cómo la comarca de Borja ha quedado prácticamente aislada de todo este fenómeno social e intelectual. En la actualidad, no existen estudios sobre la República, la Guerra Civil o el franquismo en esta comarca, a excepción de las alusiones que se han realizado al respecto en algunas obras de investigación más generales. No ha habido foros de debate donde poder transmitir y dialogar con los ciudadanos sobre estos temas. Y, a fecha de hoy, la AFAAEM (Asociación de Familiares y Amigos Asesinados en Magallón) es la única asociación que ha reivindicado el derecho a recuperar los cuerpos de los familiares que fueron asesinados en los inicios de la guerra y enterrados indignamente en una fosa común. Han pasado 70 años desde el final de la Guerra Civil y la comarca de Borja, sigue sin conocer tan apenas su pasado más reciente. ¿Qué pasó durante la República? ¿Cómo se vivieron los primeras semanas de guerra?, ¿quiénes fueron las víctimas de la guerra?, ¿qué ocurrió después de la victoria del ejercito de Franco?. Estas son sólo algunas de las grandes preguntas que hoy en día todavía siguen sin respuesta. El 12 de abril de 2008, se organizaron las I Jornadas de Memoria e Historia de Mallén. A las sesiones acudieron numerosos vecinos de la localidad y de otras poblaciones cercanas que deseaban conocer mejor su pasado. El éxito de las jornadas y el deseo de la Asociación Cultural Rèvoltè por difundir la cultura y nuestra historia más reciente, han hecho posible la elaboración de este primer “cuaderno de memoria”. En este número Javier Royo Rueda aborda el tema de la memoria histórica y analiza los puntos a favor y en contra de la reciente Ley de Memoria Histórica. Alejandro Ibáñez nos acerca, a través de un análisis comparativo, las singularidades de las constituciones españolas. A través de las páginas que dedica a este fin, el lector podrá conocer los avances y retrocesos que se produjeron en la legislación en diferentes periodos de nuestra más reciente historia. Y, para acabar, Iván Heredia aporta una visión general del periodo a través de tres artículos. En el primero, analiza la llegada de la II República a Mallén. En el segundo artículo, analiza la conflictividad social y, en especial, el desarrollo y las consecuencias que tuvo la huelga revolucionaria de octubre de 1934 en Mallén. Y, el tercero de los artículos, nos acerca a la memoria de un republicano mallenero y a sus experiencias durante la II República, la guerra y su exilio.

ASOCIACIÓN CULTURAL RÉVOLTÉ

3


Cuadernos de Memoria Vol 1

DIMENSIÓN DE LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA

Memoria Histórica es un término complejo lleno de imprecisiones (en teoría, como bien señala Juan José Carreras, son dos términos contrarios), aún así, se utiliza como un convencionalismo para hacer referencia, como bien dice Javier Rodrigo en su magnífico artículo “La Guerra Civil: Memoria, Olvido, Recuperación e Instrumentación”, a una rememoración colectiva que nos lleva directamente a una construcción del pasado, la cual se elabora con las “memorias” de distintas identidades dentro de una misma sociedad. Por lo tanto se han de tener en cuenta varias cosas:

por Javier Royo Rueda Antes de tratar la ley, creo que sería conveniente que antes nos parásemos a reflexionar acerca de las palabras “memoria” e “historia”, palabras que se han escogido para dar nombre a estas jornadas y que tienen hoy en día una gran presencia en el debate político y social. Sin ir más lejos, el nombre completo de esta ley es “Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura”, nombre en el que en ningún momento aparecen las palabras “memoria” o “historia” y, sin embargo, se conoce como Ley de Memoria Histórica. ¿Qué importancia y significado tienen estas dos palabras y por qué están tan presentes?

1. La Historia no nace en el momento exacto en el que se desarrolla un acontecimiento, sino que es una construcción posterior desde el presente. 2. Dentro de una sociedad que construye su historia habrá

Campo de Concentración de Miranda de Ebro. Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

5


6

Cuadernos de Memoria Vol 1

distintos puntos de vista so- en España, las ideas y la memoria bre un hecho o acontecimien- de los vencidos de la Guerra Civil to. Habrá varias “memorias” fue excluida completamente de la 3. La memoria está sujeta a las representación social del pasado, necesidades e instrumenta- quedando marginada a un plano ciones del presente, pues es familiar e íntimo. La Guerra Civil un gran legitimador del poder. Española y la posterior represión Por esto mismo, otra vez Ja- del ejército fue algo que estigmavier Rodrigo nos vuelve a se- tizó a la sociedad (hay que tener ñalar que el concepto menos en cuenta que, de entre todos problemático y que mejor se los regímenes autoritarios de esa adapta a una época, éste fue el El régimen franquista definición del más sanguinario en pretendió, como discurso del tiempo de paz). No dice Javier Rodrigo sólo por la violencia pasado sobre el presente citando a Primo Levi, ejercida, sino tames el de “uso bién por estar funun “memoricidio” público de la damentada en una al utilizar todo lo historia”. anterior para hacer su regla de exclusión social, pues, como política de memoria señala Elster, las Y precicuyo objetivo samente Europa victimas del totaliprincipal era el olvido. tarismo no son sólo está viviendo, con diferencias entre aquellas que han sulos países, una “era de la memo- frido una represión agresiva, sino ria” en la que este “uso público” también aquellas a las que se le del pasado más reciente de Euro- han negado todo tipo de oportupa, pasado lleno de guerras dra- nidades. máticas y trágica violencia como Por lo tanto, nos enconya se sabe, persigue crear una tramos con que, después de la conciencia histórica que abarque guerra, sólo ha habido una interla cultura y la política del pre- pretación oficial del pasado que sente. Cabe citar las incontables excluía radicalmente a cualquier obras científicas, conmemoracio- otra. Durante cuarenta años sólo nes y condenas que se han he- ha habido reconocimiento de los cho y se hacen sobre el régimen muertos de un bando (los “Caídos nazi, el holocausto, etc. En resu- por Dios y por España”) y sólo men, se trabajó para que el pasa- violencia republicana roja. El rédo nos sirva de enseñanza para gimen franquista pretendió, como el presente a través de políticas dice Javier Rodrigo citando a Prisociales de memoria, educación mo Levi, un “memoricidio” al utilisecundaria e historiografía. zar todo lo anterior para hacer su Pero ha habido una dife- política de memoria cuyo objetivo rencia importante entre Europa y principal era el olvido. Hemos de España: En la Europa de segunda tener en cuenta que el régimen mitad de siglo XX ha tenido mu- de Franco no podía mostrarse al cha importancia política la “me- exterior como un Estado totalitamoria” de las guerras, estando en rio en el que había una constante primer lugar los testimonios de violación de los derechos humalos participantes directos de los nos, por lo que buscó propaganconflictos bélicos. Sin embargo, das de autolegitimación y dedicó


Cuadernos de Memoria Vol 1

grandes esfuerzos para ocultar las maneras mediante las cuales impuso su victoria. Sin embargo, aunque fue un intento muy tenaz, fracasó, pues antes y después de la democratización del país había focos en la sociedad española para los cuales la Guerra Civil todavía era un tema que quedaba pendiente siendo sobretodo la Transición a la democracia la que despertará definitivamente una sed de memoria. Pero, ¿qué pasaba en este punto? Resulta que esta reivindicación de la memoria asimilada en la oposición del régimen de Franco tenía un carácter eminentemente político, y en 1975 estos políticos de izquierdas vieron que la única manera de llegar rápida y firmemente a una democracia en España era, como dice Santos Juliá, hacer un pacto entre los herederos del bando de los vencedores y los sectores procedentes de los vencidos. La Transición a la de-

mocracia fue algo muy difícil, y, aunque en el plano cultural había mucha demanda de memoria, los políticos de izquierda eran conscientes de que habría que hacer un consenso por la no instrumentalización política del pasado para conseguir este necesario pacto entre la derecha y la izquierda. Como dijo Alfonso Guerra, pedir en ese momento responsabilidades por el pasado habría supuesto retrasar la democracia otros muchos años. Por lo que se pospuso rendir cuentas con el pasado. El resultado de todo ello fue que: al contrario que otras democracias europeas que se consolidaron teniendo como pilares la condena del fascismo y la represión, la de España lo hizo sobre la idea de superación del pasado, sobre un debate aún irresuelto. La democratización exigió la renuncia al antifascismo como base doctrinal del Estado que se estaba construyendo.

Niños de la postguerra Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

7


- Decreto 670/1976 de 5 de marzo. Se regulan pensiones a favor de los españoles que, habiendo sufrido mutilación a causa de la pasada contienda, no puedan integrarse en el Cuerpo de Caballeros Mutilados de guerra por la patria. - Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía. - Ley 5/1979, de 18 de septiembre. Sobre reconocimiento de pensiones, asistencia médico-farmacéutica y asistencia social a favor de las viudas, hijos y demás familiares de los españoles fallecidos como consecuencia o con ocasión de la pasada guerra civil. - Ley 35/1980, de 26 de junio. Sobre pensiones a los mutilados excombatientes de la zona republicana. - Ley 6/1982, de 29 de marzo. De pensiones a los mutilados civiles de guerra que establece una “retribución básica” para los casos establecidos en la misma, aparte de la pensión de mutilación reconocida en el Decreto 670/1976 de 5 de marzo. - Ley 37/1984, de 22 de octubre. De reconocimiento de derechos y servicios prestados a quienes durante la Guerra Civil formaron parte de las fuerzas armadas, fuerzas de orden público y cuerpo de carabineros de la República. (Todas estas leyes y decretos serán posteriormente mejoradas y ampliadas por algunas Comunidades Autónomas). Primero, vemos que queda pendiente la indemnización a las victimas de la represión (aunque se intentará resolver más adelante); y segundo, la Ley de Amnistía, que se concebirá como un pacto de reconciliación entre los bandos enfrentados, recogerá todo tipo de vejaciones pasadas a los derechos de las personas. Esto significó, entre otras cosas, un impedimento para enjuiciar las acciones violentas del Estado de Franco y, según el profesor Rodrigo, “una privación a las víctimas de la violencia política estatal de la restitución simbólica de

su dignidad legal”. Todo ello nos da como resultado la inexistencia de una política de homenaje a las victimas republicanas que defendieron la democracia o a los represaliados en la dictadura. O lo que es lo mismo, se creó una política de la memoria destinada no a rendir cuentas con el pasado, sino una de olvido voluntario fuera del debate político para que no interfiriera en el difícil proceso democratizador. Actualmente, esta carencia de políticas de memoria, esta ausencia de una cultura oficial de homenaje hacia las víctimas

8

Cuadernos de Memoria Vol 1

Se fueron promulgando una serie de decretos y leyes entre 1976 y 1984 que tocaron el tema, pero no lo cubrirán por completo:


Cuadernos de Memoria Vol 1

en una democracia que lleva ya algunos años de experiencia, ha desembocado en que la generación de nietos de los vencidos reivindique una “recuperación de la memoria” situándola en el centro del debate público y político. Esta generación de nietos, que ha nacido ya en la democracia, tiene otra percepción de la Guerra Civil y tiene menos reparo para hacer un cuestionamiento del pasado más reciente. Es una generación joven que busca referentes identitarios políticos y que quiere que la memoria de aquellos que murieron en el bando republicano esté presente en la construcción del pasado reciente de España. Aunque no hemos de olvidar las muchas iniciativas de asociaciones destinadas a tratar el tema de las fosas comunes o procurar distintos homenajes a los represaliados o a los brigadistas, pues

ción de nietos que ve claramente insuficiente las políticas de memoria y homenaje, irrumpe en el debate público con una fuerza nunca vista antes. Y además, acontecerá en esta época un hecho que marcará una diferencia: ahora no nos encontraremos reivindicaciones sólo desde el plano nacional, sino que los represaliados de la dictadura franquista serán objeto de tratamiento internacional. Me estoy refiriendo con ello a los informes de 20052006 de Amnistía Internacional y a la Declaración de condena del régimen franquista por parte del Consejo de Europa en marzo de 2006, lo que supone una llamada de atención internacional por la escasez de políticas de la memoria en España. Todo esto llevará a que el Congreso de los Diputados, con oposición del Partido Popular, declare el 2006 como año de la Memoria Histórica.

“no nos encontraremos reivindicaciones sólo desde el plano nacional, sino que los represaliados de la dictadura franquista serán objeto de tratamiento internacional”

Explicada la situación política y social al respecto de la reivindicación de la memoria, pasamos ahora a la exposición y análisis de la Ley en sí. - Nos encontramos en septiembre de 2004 con la aprobación de un Real Decreto con el que se crea la “Comisión Interministerial para el Estudio de la Situación de las Víctimas de la Guerra Civil” (presidida por la vicesepresidenta del gobierno) para ocuparse de la rehabilitación moral y jurídica de las víctimas de la guerra y la posterior represión.

la inmensa mayoría de éstas son el resultado no de una intención partidista, sino humanitaria. (Ej. En el año 2000 se crea una asociación cívica para la exhumación de cadáveres de republicanos que fueron “paseados”, Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y el Foro por la Memoria). Todo ello nos lleva a una situación, ya en el s. XXI, en la que la memoria sobre la Guerra Civil, reclamada por esta genera-

- En noviembre de 2005, ERC e IU, presentan, cada una por separado, dos proposiciones de ley distintas para una recuperación de la memoria histórica.

9


- A finales de octubre de 2007 acaban las negociaciones y el Proyecto de Ley es aprobado por el Congreso de los Diputados. (Falta de apoyo de los grupos parlamentarios del PP y ERC). - La Ley se publicará y entrará en vigor a finales de diciembre de 2007. Disposiciones de la Ley: - Objeto de la Ley y reconocimiento (Arts. 1 y 2): - Juicios franquistas (Arts. 3 y 4): - Mejora de pensiones y reparaciones económicas (Arts. 5, 6, 7, 8, 9 y 10): - Localización e identificación de víctimas (Arts. 11, 12, 13 y 14): - Símbolos y monumentos públicos (Art. 15): - Valle de los Caídos y trabajos forzosos (Arts. 16 y 17): - Brigadistas internacionales (Art. 18): - Reconocimiento a las asociaciones de víctimas (Art. 19): - Creación del Centro Documental

10

de la Memoria Histórica y Archivo General de la Guerra Civil (Arts. 20, 21 y 22): Como es natural, una ley de este tipo en la coyuntura anteriormente descrita provocó un estruendo enorme en la vida pública. Todos los partidos políticos, asociaciones y medios de comunicación se cuidaron mucho de no guardar sus pareceres y se posicionaron respecto a la nueva ley, una vez ya publicada, de una manera muy rotunda y sin dilación. Ha sido un tema que ha provocado una auténtica avalancha de espacios televisivos, publicaciones científicas y artículos periodísticos. Por lo tanto, ya que se ha empezado esta ponencia describiendo la sociedad antes de esta ley, es interesante terminar mostrando, muy simplificadamente, las distintas posturas que han adoptado al respecto tendencias políticas o personajes públicos una vez ya entrada en vigor. • Postura conservadora: - Esta ley es una venganza hacia la Guerra Civil que abrirá viejas heridas. - Es una visión maniquea que pretende ocultar que hubo una guerra civil para convertir en mártires a los pertenecientes al los del bando republicano. - Intención de identificar a la oposición como heredera ideológica del franquismo. “... ganar la Guerra Civil que se enterró y superó con la Transición” (Luis María Ansón, 4-10-2005) “...se ha pretendido, entre otras cosas, la falacia de

Cuadernos de Memoria Vol 1

- En julio de 2006 el gobierno presenta un proyecto de ley: “Proyecto de ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”. (Criticada sobretodo por el PP, ERC e IU)


Cuadernos de Memoria Vol 1

identificar como heredera ideológica del franquismo a la actual oposición política” (Alejandro Diz, 29-012008). • Postura crítica hacia la forma: - Las demandas se podían haber resuelto sin necesidad de promulgar una ley. - De esta manera se vulneran principios jurídicos en vigor. - La Constitución de 1978 ya supuso un reconocimiento político hacia los valores democráticos de la II República. “...quienes asistimos a la aprobación de la Constitución de 1978 no tenemos duda alguna respecto a lo que pasó aquel día: triunfaron los valores que inspiraron la II República y se honró a quienes los defendieron” (Soledad GallegoDíaz, 27-04-2007)

de unos órganos judiciales que tanto daño causaron. Y aunque pueda doler la no anulación de las sentencias, el camino queda abierto para su revisión” (Antonio Elorza, 20-10-2007) “...sobre el olvido no se puede construir una auténtica democracia, una vida en convivencia democrática sobre el olvido es imposible” (testimonio de Alfonso Guerra antes de aprobarse la Ley). • Postura disconforme: - Muestra de cobardía por no anular los juicios. - Es injusta con la verdad y los derechos humanos. - Declara la impunidad del franquismo. CONCLUSIÓN

• Postura satisfecha: - Ley que favorece la concordia y la convivencia entre los ciudadanos. - No es una venganza, sino una manera de poder aprender del pasado. - Aunque se es consciente de que todavía quedan cosas por mejorar, es un gran paso que responde a la demanda social de políticas de memoria. “...necesidad de esa declaración de ilegitimidad

11

Esta ley no trata en modo alguno de reinventar el pasado o hacer presentismo histórico, sino que favorece la recuperación de una parte de la memoria de España que es esencial para poder construir el pasado más reciente. Pero no para utilizarlo como arma política o social, sino para aprender de él. Precisamente, la demanda de políticas de la memoria que ha surgido con tanta fuerza en nuestro país no responde a una intención partidista, ya que ésta se caracteriza por su intención humanitaria y científica. Es una apuesta por la concordia y la convivencia entre los españoles. Es darse cuenta de que éstas no están presentes cuando olvidamos Guernica o


seguros de que este Estado y las generaciones venideras no olvidarán las injusticias y violaciones que se cometieron, ya que “... un Estado tiene la obligación de demostrar su compromiso con los derechos humanos y adoptar todas las medidas necesarias para evitar que esos hechos vuelvan a ocurrir en el futuro. Las políticas de perdón y olvido de crímenes tan graves como la tortura, no son el camino para evitar que se cometan nuevos abusos, sino la vía más rápida para que éstos se repitan” (Informe de Amnistía Internacional, pág. 6)

Madrid ha caído. Casa bombardeada Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

12

Cuadernos de Memoria Vol 1

Paracuellos, sino que vienen precisamente cuando reconocemos que hubo Guernica y que hubo Paracuellos. Y aunque aún hay algunos aspectos que quedan pendientes, como la anulación de los juicios, hemos de alegrarnos porque se haya dado un paso tan importante y porque nuestra sociedad haya alcanzado la madurez democrática suficiente para poder abordar con decisión esta cuestión. En definitiva, es la respuesta a una demanda que gran parte de la población española estaba pidiendo para poder estar


Cuadernos de Memoria Vol 1

CONSTITUCIÓN Y REPÚBLICA por Alejandro Ibáñez Clemente

La Constitución española de 1876 4. Reconocimiento de una serie de derechos fundamentales.

Génesis de la Constitución de 1876.

Conviene examinar deteLa Constitución de 1876 nidamente si tales premisas eran estuvo vigente desde 1876 hasenunciadas por la Constitución ta 1923, año en el cual quedó en de 1876. suspenso por mandato de Miguel Primo de Rivera tras 1. Imperio de la protagonizar un gol- La constitución caley: pe de estado. Poste- novista no recoge el Es la preriormente, habiendo principio de sepa- misa para la caído Primo de Riración de poderes, constitución del vera, durante el goes más, adquieren llamado “estado bierno de Berenguer rango constitucional liberal”. se intentó proceder El imperio a la restauración de ciertas intromisiones de la ley supone la Constitución de del monarca en la laque todos los ciu1876. bor legislativa. dadanos quedarán La Constitusubordinados al ción de 1876 se artimandato emitido por los poderes cula sobre la base dogmática de la legislativo, ejecutivo y judicial. Constitución de 1845. Asimismo, En este sentido la Conses indudable que el texto constitución de 1876 hace titulares a titucional de 1876 se nutre del todos los españoles de derechos pensamiento político de Cánovas y obligaciones: prestación militar del Castillo, personaje clave de la obligatoria, obligaciones tributa“restauración borbónica”. rias, reconocimiento de ciertos derechos civiles… La constitución de 1876 y el “estado democrático de dere2. Separación de poderes. cho”. Concepto que alude a la No es posible entender fragmentación de los poderes del el texto constitucional de 1876 estado constituyéndose un poder como un documento democrático. legislativo, un poder ejecutivo y Para la concurrencia de un estado un poder judicial. Estos poderes democrático, en términos propios serán independientes entre sí dede la ciencia política “un estado biendo controlarse recíprocamendemocrático de derecho”, han de te. concurrir ciertos requisitos: Por lo tanto, la separación de poderes se configura como 1. Imperio de la ley. una garantía de los ciudadanos 2. Separación de poderes. ante actuaciones arbitrarias, des3. Principio de legalidad en la proporcionadas o despóticas de actuación administrativa.

13


3. Principio de legalidad en la actuación administrativa. Este principio no encuentra asiento en la Constitución de 1876, los ciudadanos de la España de la restauración quedaban expuestos a la arbitrariedad administrativa. No obstante, la testimonial presencia de la administración pública en las diversas dimensiones sociales hasta los años 30 conduce a poder afirmar que la ausencia de este requisito es el menos lacerante para la construcción de un estado democrático y de derecho. 4. Reconocimiento de una serie de derechos fundamentales. El texto canovista reconoce ciertos derechos “de primera generación”: el derecho a la libertad de expresión, de reunión, de asociación y de petición. Asimismo, reconoce la libertad de culto siempre y cuando los ceremoniales ajenos al catolicismo no adquiriesen relevancia pública. Examinando el reconoci-

14

miento de derechos políticos, la única referencia a la participación política se encuentra en el artículo 27 prescribiendo que “se elegirá un diputado por cada 50.000 almas”.

Publicación de la Constitución de 1876 Archivo y Biblioteca Diputación de Cáceres

Fuera del texto constitucional quedó el sufragio universal, el derecho a votar de hombres y mujeres con independencia de su patrimonio. Digno de mención es el artículo 14 de la Constitución de 1876, el cual establecía que los derechos reconocidos en la constitución “no podrán menoscabar los derechos de la nación, ni los atribuidos al poder público”. Este artículo concedía la coartada perfecta al legislador para no desarrollar los derechos constitucionalmente reconocidos hasta niveles dignos de un estado democrático. En conclusión, la Constitución de 1876 no puede concebirse como el instrumento legal que articuló el estado democrático debido a: 1. La no recepción del sufragio universal en el texto constitucional.

Cuadernos de Memoria Vol 1

los poderes del estado. La constitución canovista no recoge el principio de separación de poderes, es más, adquieren rango constitucional ciertas intromisiones del monarca en la labor legislativa. Claro ejemplo de esta afirmación es el artículo 44 que capacita al monarca a vetar proyectos y proposiciones de ley. Por otra parte, la separación de poderes exige que el poder judicial esté dotado de autonomía orgánica respecto del poder ejecutivo y la enunciación de un mínimo en tanto al estatus de jueces y magistrados. Obviamente, la Constitución de 1876 no hacía referencia a tales extremos.


Cuadernos de Memoria Vol 1

2. La ausencia de mecanismos reguladores y protectores del ejercicio de los diferentes derechos reconocidos. La declaración de derechos de la Constitución de 1876 es más una enunciación programática que una declaración de derechos tendente a ser aplicada. La realidad social acabó por desbordar las previsiones de Cánovas del Castillo. No obstante, la Constitución de 1876 ha sido el texto constitucional más longevo de la historia de España. Una constitución debe regular someramente los diferentes espacios en los que se desenvuelven los particulares, en consecuencia, a principios del S.XX se precisaba de un texto constitucional que albergase disposiciones

relativas a la nueva coyuntura política y social: Los avances técnicos de la época fueron determinantes para el desarrollo industrial español en general y los sectores textil, siderúrgico y minero en particular. En este momento aparecerán las grandes concentraciones de trabajadores en torno a la industria. Progresivamente, los trabajadores se integrarán en la vida pública a través de los sindicatos de clase de la época (UGT y CNT) reconociéndose el sufragio universal masculino en 1907. Siendo el movimiento obrero un actor político a tener en cuenta, la constitución quedó obsoleta al no hacer alusión alguna ni a los partidos políticos, ni a los sindicatos, ni a un sistema de protección social.

Alegoría I República

15


Introducción y análisis técnico de la Constitución de 1931. Uno de los hitos del constitucionalismo español se alcanza con la aprobación de la Constitución española de 1931, primer texto constitucional que introdujo plenamente a España en la senda de la democracia. No obstante, desde un punto de vista estrictamente técnico, la Constitución republicana presenta claroscuros: la redacción, la precesión conceptual y la correcta extensión de su articulado (125 artículos) son los aspectos más positivos. Por otra parte la Constitución remitía al legislador la tarea de concretar demasiados preceptos constitucionales, con el consiguiente riesgo de quedar desdibujados los mandatos originarios del constituyente. El aspecto sociológico de la Constitución de 1931. La sociedad española de los años 30 se había integrado en la dinámica de la revolución industrial, se generalizan los fenómenos inherentes a los procesos industrializadores: concentración de los trabajadores en torno a las ciudades, conflictividad social, sindicatos de clase, partidos obreros y la constante reivindicación de un sistema de protección social. A diferencia de la Constitución de 1876, la Constitución republicana no era ajena a las transformaciones de la sociedad española reconociendo: la libertad sindical, extendiendo los derechos de participación política a

16

toda la sociedad y sentando las bases para la creación de un sistema de protección social. No cabe duda del vanguardismo de la Constitución de 1931 en comparación a las anteriores textos constitucionales. Influencias de la Constitución de 1931. La Constitución de 1931, como la inmensa mayoría de los textos constitucionales, se configuró recibiendo influencias de sus predecesoras. En materia de derechos fundamentales bebe de la Constitución de 1869, el texto constitucional del “sexenio revolucionario”. En el marco del derecho constitucional comparado recibió influencias de los textos constitucionales aprobados tras la Primera Guerra Mundial: • Ley Fundamental de la Alemania de Weimar. • Constitución mejicana. • Constitución checoslovaca. • Constitución uruguaya. • Constitución austriaca. Estas constituciones conforman una categoría en el constitucionalismo comparado: el llamado “constitucionalismo de posguerra” caracterizado por definir al detalle el funcionamiento de las instituciones y por garantizar la pervivencia de los aspectos más importantes de la Constitución. La Constitución republicana presenta ambas características: minuciosidad para la descripción de la composición, funcionamiento y naturaleza de las instituciones, así como, configu-

Cuadernos de Memoria Vol 1

La Constitución española de 1931. La Constitución de la Segunda República


Cuadernos de Memoria Vol 1

ración de un órgano jurisdiccional encargado de velar por el cumplimiento de la Constitución. Los derechos constitucionalizados durante la Segunda República. La declaración de los derechos fundamentales sigue la estela de las constituciones más avanzadas de la época (la Constitución mejicana y la Ley Fundamental de la Alemania de Weimar). En las declaraciones de derechos podemos distinguir varias generaciones de derechos:

o Derechos de primera generación: los referentes a la libertad individual que los poderes públicos han de respetar con su inhibición sobre los asuntos en cuestión. o Derechos de segunda generación: los derechos que los poderes públicos reconocen a los ciudadanos para la participación política. o Derechos de tercera generación: reconocimiento de derechos económicos, sociales y culturales que implican la asunción de roles prestacionales por parte de los poderes públicos.

Alegoría II República

17


CONSTITUCIÓN DE 1931: DERECHOS CON RECEPCIÓN CONSTITUCIONAL. DERECHOS DE PRIMERA GENERACIÓN Libertad de conciencia.

Libertad deambulatoria y de residencia. Prohibición de la detención arbitraria. Libertad de expresión.

DERECHOS DE SEGUNDA GENERACIÓN Reconocimiento del derecho al sufragio activo y pasivo a todos los mayores de 23 años. Iniciativa legislativa popular (ILP).

Referéndum.

DERECHOS DE TERCERA GENERACIÓN Económicos: Prestaciones económicas derivadas de contingencias comunes. Sociales: Creación de un sistema de protección social (seguro de enfermedad, jornada de trabajo, salario mínimo...) Culturales: Enseñanza básica obligatoria, pública y laica. Protección del patrimonio artístico e histórico. Protección de los emplazamientos de notable belleza natural.

Inviolabilidad de la correspondencia. Derecho de asociación. Libertades económicas: industria y comercio.

18

Cuadernos de Memoria Vol 1

La Constitución de 1931 consagra un amplio elenco de derechos de diferentes generaciones.


Cuadernos de Memoria Vol 1

A diferencia de la Constitución de 1876 en la cual los derechos reconocidos que no contaban con mecanismos constitucionales para hacer valer su eficacia, la Constitución de 1931 enumera unos principios básicos para dotar de un mayor carácter vinculante a los derechos reconocidos en ésta: o Principio de igualdad jurídica: se proclama la supresión de los privilegios existentes hasta 1931, siendo todos los ciudadanos iguales ante la ley. o Principio de irretroactividad normativa: no serán aplicables las disposiciones normativas desfavorables para los ciudadanos si éstas son vinculantes con posterioridad a la producción del resultado que se pretende sancionar. Los derechos de tercera generación. Los derechos económicos, sociales y culturales se incardinan en la llamada “tercera generación de derechos”. El reconocimiento de estos derechos requiere de una actuación positiva de los poderes públicos dirigida a satisfacer ciertas necesidades sociales consideradas prioritarias. La cobertura de necesidades sociales dignas de ser satisfechas no es el único cometido de los derechos de tercera generación: la doctrina económica keynesiana ya apuntó la necesidad de reconocer la actividad prestacional del estado al incentivarse en última instancia el consumo interno. Sólo dos constituciones anteriores a la republicana proclaman derechos de esta naturaleza: la Constitución mejicana de 1917 y la Constitución rusa de 1918.

19

El primer estado de Europa occidental que constitucionalizó estos derechos fue el español a través de la Constitución de 1931. Tras la Segunda Guerra Mundial los derechos de tercera generación encontraron asiento en la mayoría de las constituciones europeas extendiéndose, en consecuencia, la fórmula del “Estado social”. La mujer en la Constitución de 1931. Por primera vez en la historia del constitucionalismo español la mujer deja de ser ignorada por el derecho. Las mujeres, según lo dispuesto en la Constitución de 1931, tienen los mismos derechos y obligaciones que los hombres. El matrimonio se entiende como una unión de personas libres basado en la igualdad para ambos sexos, pudiendo disolverse a petición de cualquiera de los cónyuges. Abordando el aspecto político, la Constitución de 1931 reconoce el derecho al sufragio activo y pasivo a las mujeres mayores de 23 años. Asimismo, el texto constitucional de la Segunda República introduce de manera explícita el principio de discriminación positiva en aras a la integración sociolaboral de las mujeres. Se contempla la posibilidad de dar a las mujeres (que no a los hombres) la condición de beneficiarias de actuaciones públicas tendentes a remover las bases de la discriminación por razón del sexo. Resulta muy significativo aportar como curiosidad la constante reiteración de la igualdad hombre – mujer del texto constitucional: artículos 25, 40, 43, 46... Parece que el constituyente


Los poderes del estado: ejecutivo, legislativo y judicial. La Constitución de 1931 sienta la naturaleza, composición, funcionamiento y competencias de los poderes del estado: ejecutivo, legislativo y judicial de forma independiente y pormenorizada. 1. El poder legislativo. A diferencia de la opción bicameral de la Constitución de 1978 y de la tradición constitucional española, las Cortes Constituyentes de 1931 apostaron por unas cortes unicamerales prescindiendo del senado. El poder constituyente, la Comisión parlamentaria redactora de la Constitución, desechó la posibilidad de constituir unas cortes bicamerales aduciendo que España no era un estado federal. Así pues, el único órgano legislativo de la España republicana a nivel nacional fue el Congreso de los Diputados. En el marco del derecho constitucional comparado, la regulación de las cortes española de 1931 no se separa sustancialmente de los dispuesto en las constituciones democráticas de posguerra las cuales presentaban unas características básicas comunes: se trata de un poder legislativo fuerte capaz de legislar, de exigir responsabilidades al gobierno así como capaz de deponerlo. Funcionamiento de las Cortes de la Segunda República: Los miembros del Congreso de los Diputados eran elegidos

20

en elecciones mediante sufragio universal por un mandato de cuatro años, ostentado los diputados la iniciativa legislativa que compartían con el Gobierno. Por otra parte los diputados, al igual que hoy, ejercen funciones fiscalizadores en tanto a la actuación gubernativa además de aprobar o rechazar los proyectos de ley emitidos por el Gobierno. Aparte de las funciones propias de cualquier asamblea legislativa democrática, las Cortes detentaban unos cometidos actualmente irrealizables en el marco de la Constitución de 1978 y otros innovadores en relación a textos constitucionales coetáneos a la Constitución de 1931: o Nombramiento del Presidente de la República y revocación del mismo siempre que la misma fuese suscrita por tres quintas partes del total de los diputados. o Reconocimiento de instituciones de democracia directa y participativa: o Referéndum: podrán plebiscitarse las leyes votadas en cortes siempre que así lo solicitase el 15% del censo electoral. o Iniciativa legislativa popular: los ciudadanos podrán presentar a las Cortes proposiciones de ley siempre que esta iniciativa cuente con el apoyo de 15% del cuerpo electoral. 2. El poder ejecutivo: el Presidente de la República y el Gobierno. El Presidente de la República. Durante la elaboración de la Constitución de 1931, los miembros de la Comisión parla-

Cuadernos de Memoria Vol 1

de la Constitución de 1931 hace mayor acopio de energías en pro de la igualdad que los “padres” de la Constitución de 1978.


Cuadernos de Memoria Vol 1

mentaria redactora de la Constitución debatieron en profundidad sobre la naturaleza de la Presidencia de la República existiendo dos referentes al respecto. • Modelo norteamericano: el Jefe del Estado es titular de competencias fundamentales, por otra parte está capacitado para vetar las iniciativas del Congreso y del Senado. Dirige, preside, representa el Consejo de Gobierno. La Jefatura del Estado se configura como un órgano administrativo politizado. • Modelo francés: es la antítesis del modelo norteamericano. El Jefe del Estado es titular de competencias “testimoniales”. La Jefatura del Estado es un órgano administrativo no politizado.

Constitución de 1931

Finalmente, el constituyente optó por sintetizar elementos de ambos modelos: - Para la elección presidencial el modelo francés optaba por la vía parlamentaria, mientras el modelo norteamericano preveía la celebración de elecciones presidenciales a tal efecto. En España se conjugaron ambas modalidades, se configura un modelo sui generis: el Presidente de la República será elegido por las

21

cortes y por un número de compromisarios (delegados elegidos por los ciudadanos) igual al de diputados. - El Presidente de la República es libre para la designación del Gobierno. No obstante siempre estará sometido a la responsabilidad política ante las cortes, en consecuencia, la designación del Gobierno debía realizarse analizando rigurosamente la composición de las Cortes. Al Presidente de la República se le reservaban el ejercicio de diversas funciones de gran relevancia: • Declarar la guerra. • Negociación, firma y ratificación de los tratados internacionales. • Autorización de los decretos del Gobierno. • Promulgar las leyes sancionadas por las Cortes. • Ostenta la condición de Jefe del Estado y de representante de la nación. A su vez la asunción de estas competencias por parte del Presidente de la República no le exoneraba de supeditarse a ciertos límites: • Juramento ante de las Cortes de lealtad a la República y la Constitución. La infracción del juramento será constitutiva de responsabilidad penal. • En caso de declaración de guerra, la validez de la declaración dependía de su conformidad con lo dispuesto en la letra y en el espíritu de las resoluciones de la Sociedad de Naciones. • Todos los actos y mandatos del Presidente de la República no refrendados por un Ministro serán nulos y carecerán de cualquier efecto.


El Gobierno. La regulación constitucional de 1931 es breve en comparación con la del vigente texto constitucional. Por otra parte, en lo sustancial, es decir, en materia de composición, funciones y responsabilidades de los miembros del Gobierno la Constitución de 1978 recoge el testigo de lo dispuesto por la Constitución de 1931. Ayer al igual que hoy, el Presidente del Gobierno dirige la política general del Gobierno correspondiendo a éste la elaboración de los proyectos de ley, dictar decretos, asumir la potestad reglamentaria y deliberar sobre los asuntos de interés público. La Justicia y el Tribunal de Garantías Constitucionales. −

La Justicia:

La Segunda República no hubiera sido un estado democrático y derecho en el caso de no garantizar la separación de poderes. El constituyente fue consciente de lo necesario de este principio y así quedo reflejado en la Constitución de 1931. En el plano de la Justicia, se sientan las bases para la separación de poderes al quedar garantizada la independencia de jueces y magistrados en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales, para ello la Constitución de 1931 dispone que los titulares de las funciones jurisdiccionales sólo

22

serán apartados, suspendidos o separados de sus funciones en virtud de establecido por las leyes. Se sienta, pues, la interdicción al poder ejecutivo de apartar, suspender o separar a los miembros de la carrera judicial por motivos de oportunidad. Asimismo, se proclama el principio de unidad jurisdiccional requisito indispensable para la Justicia en una democracia. La unidad jurisdiccional supone que los jueces y magistrados integrados en la carrera judicial serán unos los únicos legitimados para juzgar y ejecutar la juzgado. En ese sentido el franquismo supuso una involución inaudita: no sólo por la prohibición penal de toda actividad política divergente con el régimen sino también porque los opositores al Franquismo eran enjuiciados en tribunales de excepción: o Las pocas garantías procesales que ofreció el régimen franquismo a los imputados en el ámbito penal no eran aplicables a los “delincuentes políticos”. El conocimiento de asuntos políticos correspondía a los tribunales de excepción: Consejos de Guerra, el Tribunal de Represión contra la masonería y el comunismo y el Tribunal de Orden Público. o La sumariedad y la arbitrariedad fueron las notas inherentes a la actuación de estos tribunales. o La Constitución de 1931 prohibió expresamente en los Tribunales de Honor. Prohibición que el Franquismo hizo enervar. Así pues, durante la dictadura franquista los miembros de los colegios profesionales al infringir su respectivo código deontológico no eran llevados

Cuadernos de Memoria Vol 1

El constituyente, mediante la síntesis y la imaginación, fue capaz de constituir un poder legislativo fuerte y a su vez una Presidencia de la República con peso político.


Cuadernos de Memoria Vol 1

ante los tribunales ordinarios, sino que sus propios colegas eran los responsables de enjuiciar tales conductas. Quedaban así los profesionales encausados desprovistos de las armas procesales que podrán cimentar su defensa. −

El Tribunal de Garantías Constitucionales.

Existen varios métodos para la protección del articulado constitucional frente a hipotéticas conductas inconstitucionales de los poderes del estado: o Sistema de control difuso: el control de constitucionalidad de las actividades de los poderes del estado se hace vía incidental con ocasión de un litigio, en caso de concurrir causa de inconstitucionalidad el tribunal ordinario dejará sin efecto la conducta objeto del litigio. o Sistema de control concentrado: el control de constitucionalidad de la actividad de los poderes del estado se lleva a cabo en abstracto a través de un tribunal especializado en el conocimiento de estos asuntos. La Constitución de 1931 rompe con el carácter programático de las anteriores constituciones al adoptar un sistema de control de la constitucionalidad de las normas y actos de los poderes públicos. Por primera vez en la historia del constitucionalismo español se sienta la condición sine qua non de la efectividad de una constitución. La Comisión parlamentaria redactora de la Constitución configuró un sistema de control concentrado, se constituirá por man-

23

dato constitucional el Tribunal de Garantías Constitucionales. La Constitución de 1931 reconoce al Tribunal de Garantías Constitucionales aquellas tareas relacionadas con la defensa de la Constitución. Entre tales cometidos destacar dos: el Tribunal de Garantías Constitucionales es el órgano jurisdiccional competente para conocer sobre la adecuación al texto constitucional de las leyes aprobadas por las Cortes y para entrar a resolver sobre el recurso de amparo, por el cual podrá revocar toda actuación de los poderes públicos contraria a la Constitución de 1931. La organización territorial. - El estado regional. Al calor de la crisis política de 1898 y de la aparición de nuevos estados con la descomposición de imperio Austro-Húngaro, se consolidaron las posiciones de los nacionalistas vascos, catalanes, gallegos y valencianos. El constituyente, la Comisión parlamentaria redactora de la Constitución, tuvo enfrente una compleja coyuntura política en la que las expectativas políticas de los movimientos nacionalistas periféricos encontraron el apoyo de catalanes, vascos y gallegos en particular. El constituyente mostró reservas en configurar un estado federal y en consumar la descentralización de la administración central, simplemente se trató de dar solución al problema catalán. No obstante, el texto constitucional republicano estableció unas disposiciones comunes en lo referente a la organización regional:


Fruto del nuevo modelo regional, durante la Segunda República se aprobaron los Estatutos de Autonomía de Cataluña, Galicia y País Vasco. - La autonomía local. No hay que dejar en el tintero la nueva realidad de las entidades locales. La Constitución de 1931 reconoce la autonomía municipal profundizando en el modelo localista implementado a través del “Estatuto Municipal” y del “Estatuto Provincial” de 1924 y 1925 respectivamente. En virtud de los resultados de las elecciones municipales quedarían constituidos los plenos de los ayuntamientos. Por otra parte, la autonomía municipal significó que los municipios pudieran ser titulares de las competencias sobre materias que afectaban directamente a sus intereses en virtud de las materias en cuestión y de la capacidad de gestión de la entidad local. El Derecho internacional público y el derecho nacional. El derecho internacional público, como rama del derecho, tiene un origen temporalmente muy remoto, hasta el siglo XIX no queda perfilado este ámbito del ordenamiento jurídico pero no

24

será hasta el siglo XX en el que se configuró el grueso del derecho internacional público. El constituyente fue consciente del cambio de tendencia en la rama del derecho internacional público. La Constitución de 1931 dispone en su articulado que España acatará el derecho internacional y lo incorporará al ordenamiento jurídico nacional. Mención especial merece el artículo sexto de la Constitución de 1931: “España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional”. Una apuesta, sin lugar a dudas, por el derecho internacional y por la solución pacífica a los conflictos internacionales.

“España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional.” Se echan de menos prescripciones constitucionales de análoga naturaleza en la Constitución de 1978. Más en un contexto en el que la OTAN, con la adopción del “Nuevo Concepto Estratégico”, ha desvirtuado las funciones de Naciones Unidas al elevar a la categoría de verdad relevada el concepto de guerra preventiva. La Constitución de 1931 en la Constitución de 1978. El constituyente de 1978 procedió a elaborar el vigente texto constitucional tomando como punto de partida la Constitución de 1931. La opción de “los padres de la constitución” se debe al espíritu democrático y a lo acertado

Cuadernos de Memoria Vol 1

o Reconoció los derechos lingüísticos de los pueblos de España. o Albergó la posibilidad de que las provincias limítrofes con caracteres históricos, sociales y culturales comunes se constituyesen en región autónoma.


Cuadernos de Memoria Vol 1

del modelo de organización territorial republicano. En materia de derechos y libertades, la Constitución de 1931 es decisiva para la Constitución de 1978: ambas constituciones albergan un amplio abanico de derechos y libertades necesarios para la construcción de un sistema democrático además de prever mecanismos para la protección de tales preceptos constitucionales. Javier Corcuera, catedrático de derecho constitucional, teoriza sobre la forma que revisten las declaraciones de derechos en ambas constituciones: los largos períodos dictatoriales que precedieron la elaboración de estos textos constitucionales inducen al constituyente a redactar como si de un manual didáctico las declaraciones derechos. En cuanto a los poderes del estado, la Constitución de 1978 por una parte hace suyo el legado republicano optimizando los mecanismos tendentes a la cristalización del “estado democrático de derecho” y por otra rompe el organigrama institucional de la Segunda República. Así pues, es preciso subrayar en este sentido las principales divergencias: o Jefatura de Estado: la Monarquía parlamentaria sustituirá a la Presidencia de la República. o Poder legislativo: el constituyente de 1978 resolvió la cuestión con el establecimiento de un modelo bicameral (Congreso de los Diputados y Senado). La cuestión territorial fue una de las materias más problemáticas a abordar por el constituyente de 1978. El “Estado regional” de la Segunda República

25

dará paso al “Estado de las autonomías” presentando ambos modelos similitudes en cuestiones fundamentales: o Proceso abierto para el acceso a la autonomía. o Negativa a la posibilidad de constituir federaciones entre las regiones o comunidad autónomas. o El Estado, en exclusiva, ostenta las competencias legislativas sobre las materias que afecten directamente a los derechos con rango constitucional. o El procedimiento de aprobación de los estatutos (regionales o autonómicos) implica decisivamente a las entidades locales y a los poderes del Estado. 3. Reflexiones. La aprobación de la Constitución de 1931 y su desarrollo por parte del gobierno repubicano-socialista fue un intento democratizador digno de admiración y recuerdo. En esta Constitución se depositaron las aspiraciones de un pueblo necesitado de libertad, de igualdad y de progreso. La experiencia constitucional fue breve: Pronto se topó con la Iglesia, con los terratenientes y con la derecha más recalcitrante. Cierta izquierda no dudó en hacer caso omiso a la Constitución, para posteriormente recibir el tiro de gracia a manos de los militares golpistas del 18 de Julio de 1936. Sentir orgullo por la obra de 1931 no es menester reservado a nostálgicos: en España creamos, desgraciadamente sólo en lo jurídico, uno de los sistemas políticos más justos y avanzados de la época.


de 1931. Estos redentores del Franquismo (y también el propio régimen durante su existencia) obsesionados por legitimar la imposición de una dictadura se han dedicado a falsear lo acontecido durante la Segunda República. Y es que el Franquismo no sólo consiguió vencer a la República en el campo de batalla, también en la “guerra ideológica”. La propaganda franquista ha logrado que, en el imaginario colectivo, el concepto de lo republicano quede asociado a la violencia, al desorden, al caos, al pillaje, a la quema de iglesias... En definitiva, a la Guerra Civil. La herencia del Franquismo en este sentido sigue viva, ya es hora de derrotar al Franquismo en lo ideológico y concebir el hecho republicano como lo que realmente es: el camino para un estado radicalmente democrático.

SÁNCHEZ PORTELA, Alfonso. Proclamación de la Segunda República en la Puerta del Sol de Madrid. Madrid: Ministerio de Cultura, 1931

26

Cuadernos de Memoria Vol 1

El trágico final de la experiencia republicana ha resultado ser la patente de corso para la proliferación de cierta literatura que pretende ubicar en instancias similares al Franquismo y a la Segunda República. Los pseudohistoriadores artífices de estos “bestseller”, vacuos en rigor y objetividad, con el fin de legitimar el golpe del 18 de Julio se olvidan deliberadamente de las conquistas sociales que la Constitución de 1931 reconoció y protegió: el sufragio universal, las mujeres fueron dignificadas por primera vez al ostentar la titularidad de los mismos derechos que los hombres, el derecho a una educación pública y obligatoria, la unidad de jurisdicción, el principio de irretroactividad normativa, la libertad de culto... El argumentario de los apóstoles de Ricardo de la Cierva queda inservible, simplemente, con la lectura de la Constitución


Cuadernos de Memoria Vol 1

LA REPÚBLICA EN MALLÉN por Iván Heredia Urzáiz

14 de abril de 1931. LLEGA LA REPÚBLICA. A lo largo de los meses de haber sufrido la represión de las febrero y marzo de 1931, se inició autoridades gubernativas y miliuna intensa campaña electoral en tares de manera directa, los vela que los partidos políticos y sin- cinos de Mallén mostraron su sodicatos de Zaragoza, realizaron lidaridad con los presos políticos diversos actos propagandísticos que todavía permanecían tanto en toda la provincia buscando el en la Prisión Provincial de Zaragovoto del cambio, el voto que diera za, como en otras muchas otras cárceles españolas. la victoria a la conSegún recoge la junción republica“En Mallén hubo un prensa de la época, no-socialista. Junto a los multitudi- foco importante que el 19 de marzo los narios mítines que reclamaba un cam- malleneros se conse celebraron en la bio de régimen, una gregaron en una capital aragonesa apertura democráti- multitudinaria manifestación en pro para pedir el voto, ca y la instauración de la amnistía de se organizaron diversas manifesta- de un régimen Repu- los presos políticos. blicano.” La manifestación ciones para pedir popular, de carácla amnistía de los ter pacífico, transpresos políticos encerrados a lo largo de la dictadura de Miguel currió en perfecto orden. Una vez Primo de Rivera, y especialmente llegada al Ayuntamiento, una cotras las diversas huelgas que se misión se entrevistó con el Alcalproclamaron tras los sucesos de de de la localidad a quien entreJaca de diciembre de 1930. Ma- garon las conclusiones acordadas llén no estuvo ajeno a este movi- en Junta General. Posteriormente, desde la alcaldía se enviaron miento político. Ya desde la rebelión mi- varios telegramas al Consejo de litar de Jaca, en Mallén hubo un Ministros y al Ministro de Justicia, foco importante que reclamaba uniéndose de esta forma al claun cambio de régimen, una aper- mor popular. No cabe duda, que en tura democrática y la instauración de un régimen Republicano. Así lo aquellas fechas de marzo de 1930 demuestra el hecho de que Ma- el ambiente electoral estaba en llén fue uno de los pueblos donde su momento más álgido. Manifesse formó un comité de huelga en taciones y mítines se sucedieron protesta por la violenta represión por toda la geografía aragonesa. del movimiento militar de Jaca. Ciudades y localidades de diversa Varios componentes de dicho entidad se vieron inundados por comité fueron encarcelados des- el fervor electoral. En Mallén, junpués de que las autoridades con- to a la manifestación en pro de la sideraran estos actos como delito amnistía hay que destacar otros de rebelión contra el régimen vi- actos políticos que se celebraron gente. Quizá por ese motivo, por en los últimos días de marzo de

27


1931. Resalta, sin lugar a dudas, el mítin que se celebró el sábado 25 de marzo en el salón cinematográfico, el cual estuvo presidido por Luis Palacios. En primer lugar habló “el camarada Puyó y Bona”, militante de Ejea de los Caballeros, que habló sobre la “lucha electoral”. Al acto también acudió Bernardo Aladren, quien en su discurso “criticó el panorama político español”. Estos mítines estuvieron integrados en un intenso programa electoral que llevó B. Aladren y Puyó y Bona a diversos pueblos de la zona, como Tauste o Pradilla donde se celebraron mítines el domingo 26. Y entre manifestaciones y mítines, llegó el 12 de abril, día de la votación. Las esperanzas e ilusiones de miles de personas estaban puestas en esas papeletas y urnas que decidirían el futuro de España. Una gran parte de las clases bajas, conformadas básicamente por obreros industriales y de la construcción junto con jornaleros, braceros y pequeños propietarios campesinos esperaban que de esas elecciones saliera un nuevo gobierno progresista y democrático, un nuevo gobierno que instaurase las reformas económicas y sociales que liberasen a un alto porcentaje de la población española de las garras de la pobreza. Y en esas reformas se basó el programa de la coalición republicano socialista. La reforma agraria junto con la amnistía a los presos políticos eran los temas fundamentales de la campaña electoral de las izquierdas, una campaña de sensibilización y concienciación colectiva, una campaña que, a pesar de su modesto presupuesto, les llevó a la victoria. No fue hasta el 14 de abril cuando se conocieron los resul-

28

tados de las elecciones, unos resultados que daban como vencedores a la coalición republicanosocialista. La noticia corrió como la pólvora, en todas las grandes ciudades y pueblos de España se celebraron manifestaciones espontáneas para celebrar la llegada de la II República.

Algunos vecinos entraron en el Ayuntamiento “en forma correcta y pacífica” Fue esa misma tarde del 14 de abril, cuando en las calles del pueblo de Mallén se concentró una multitud, entre la cual estaban los principales dirigentes de UGT y PSOE, para mostrar su alegría ante el advenimiento del nuevo régimen republicano. Una vez recorrieron diferentes calles de la población, llegaron a la plaza del ayuntamiento. Algunos vecinos entraron en el Ayuntamiento, “en forma correcta y pacífica” y notificaron al secretario del Ayuntamiento, Manuel Alejandre Roy, que eran los once concejales proclamados por el famoso artículo 29 de la Ley electoral y que se personaron ante él para posesionarse de los cargos, “tomando por su cuenta la responsabilidad del gobierno de la localidad”. De esta forma, se conformó el primer Ayuntamiento republicano Por Manuel Ibañez Ezpeleta, y junto a él fueron elegidos personajes tan importantes dentro del movimiento sindical local como Luis Palacios Ibañez (1er. Teniente) o Santos Chagoyen López, entre otros. Nada más tomar posesión


Cuadernos de Memoria Vol 1

de sus cargos, el nuevo ejecutivo local “acordó retirar de las dependencias municipales todos los retratos y atributos de la Monarquía caída, y que se dirija la palabra con la referida proclamación, ordenando se disolviese la manifestación en completo orden, guardándolo en lo sucesivo para las personas y las cosas, con el debido respeto en todos los actos que se promuevan”. DOCUMENTOS HISTORIA Día 14 de abril

PARA

LA

En la villa de Mallén a catorce de abril de mil novecientos treinta y uno, a la hora de las siete de la tarde, estando en su despacho el secretario del Ayuntamiento Don Manuel C. Alejandre Roy, se presentaron espontáneamente, en forma correcta y pacífica, los vecinos de la localidad expresados al margen y después de manifestar que eran los once concejales proclamados por el artículo 29 de la Ley Electoral con motivo de las elecciones que estaban anunciadas para el día 12 de los corrientes dijeron: Que venían del término de una manifestación popular iniciada por el Pueblo por la proclamación de la República en España y terminando el mandato del Ayuntamiento que hasta hoy ha venido actuando, por el nuevo Régimen, iban a posesionarse de los cargos de la referida corporación, tomando por su cuenta la responsabilidad del gobierno de la localidad. Dicho lo expresado acordaron quedar a la asignación de cargos y unificación entre todos la votación correspondiente dio el siguiente resultado: Don Manuel Ibañez Ezpeleta, Alcalde.

29

Don Luis Palacios Ibáñez, 1er. Teniente. Don Ignacio Vela Cembrano, 2º Teniente. Don Félix Cabrejas, Regidor primero. Don José Roncal Ruiz, Segundo Regidor. Don Pascual Asín Cembrano, Tercer Regidor. Don Santos Chagoyen López, Cuarto Regidor. Don Domingo Ezpeleta García, Quinto Regidor. Don Tomás Navarro Asín, Sexto Regidor. Don Julián Gómez Cabrejas, Séptimo Regidor. Don Vicente Lapuerta Navarro, Octavo Regidor. Hecha la anterior asignación quedó constituido el Ayuntamiento Provisional de la República, en la forma indicada y seguidamente el Sr. Alcalde-Presidente, dijo: Quedar proclamada en esta villa la República Española. Se acordó retirar de las dependencias municipales todos los retratos y atributos de la Monarquía caída, y que se dirija la palabra al pueblo con la referida proclamación, ordenando se disolviese la manifestación en completo orden, guardándolo en lo sucesivo para las personas y las cosas, con el debido respeto en todos los actos que se promuevan. Se acuerda la publicación de un bando manifiesto con motivo de los acontecimientos en el sentido expresado en el párrafo anterior. Sin más incidentes ni asuntos de que tratar se levantó la sesión, declarándose suscrita por todos los señores concejales que suscriben la presente acta de la que yo, el Secretario de la Corporación, doy fe y certifico.


Hace setenta  y cinco El 1 de octubre de 1934, años, durante el mes de octubre el presidente del gobierno Ricarde 1934, España se vio sacudida do Samper presentó su dimisión. por un movimiento revolucionario El presidente de la República, de carácter socialista sin prece- Alejandro Alcalá Zamora, en ludente alguno. Tradicionalmente gar de convocar elecciones para los violentos sucesos revolucio- solucionar la crisis política decidió narios de Asturias y Cataluña han que Alejandro Lerroux formase acaparado todas las miradas de un nuevo gobierno. La decisión los estudiosos de la época, res- de éste de incluir a tres ministros tando importancia a los aconteci- de la CEDA (Confederación Esmientos ocurridos en otros pun- pañola de Derechas Autónomas) tos de la geografía en el nuevo española donde se ejecutivo aca“Los principales produjeron violenbó alarmando a focos de la huelga se tos enfrentamienlos máximos dilocalizaron en Asturias tos entre las fuerrigentes sociay Calaluña. En Aragón listas quienes zas del orden y los la huelga tuvo un revolucionarios. decidieron que Por este motivo, carácter eminentemente había llegado la y aprovechando rural, localizándose los hora de encenel setenta aniverfocos más conflictivos der la mecha de sario de estos sula revolución. en Mallén y las Cinco cesos, creo que El moVillas”. es preciso revisar vimiento revoqué ocurrió dulucionario sorante aquellos días de octubre de cialista fue presentado como la 1934 en Mallén. última carta que le quedaba a la izquierda española para hacer La huelga frente al fascismo. Los líderes socialistas afirmaban que si la reEn este sucinto estudio y volución triunfaba, el fantasma ante el carácter local de la publi- del fascismo se desvanecería, el cación, nos vamos a centrar en socialismo se impondría y los tralos sucesos que se produjeron bajadores vivirían en su ansiado en Mallén, eso si, quiero remar- Estado socialista. Si por el concar que a la hora de comprender trario el levantamiento popular la huelga revolucionaria que se fracasaba, la implantación del produjo en esta localidad hay que fascismo en España sería imparatener en cuenta que no fue un su- ble. Así y alentados por la retóceso aislado, sino que se produ- rica insurreccionalita de los altos jo en otras localidades cercanas dirigentes socialistas, el día 5 los entre las que destacan Uncasti- mineros asturianos se rebelaron llo, Ejea de los Caballeros, Tauste contra el Estado y las elites que y Sos. Así, aquí sólo se traza la lo gobernaban. En Cataluña Luis visión parcial de un suceso que Companys declaró la República tiene unas connotaciones mucho catalana dentro de la Republica más amplias geográfica, política, Federal española, en Aragón una sociológica y temporalmente. serie de pueblos vivieron breves

30

Cuadernos de Memoria Vol 1

OCTUBRE DE 1934


Cuadernos de Memoria Vol 1

momentos del sueño revolucio- municando a sus ocupantes que nario y en Madrid Lerroux, tras se había declarado la revolución declararse el estado de guerra, social en España. La negativa de dio carta blanca a las fuerzas del los guardias civiles a deponer las orden para reprimir la huelga re- armas hizo que los rebeldes sitiavolucionaria. ran el cuartel y tras un breve pero En la provincia de Zara- intenso tiroteo se apoderaron de goza, la revolución de octubre de él. Por la tarde, mientras algunos 1934 tuvo una especial relevan- insurgentes se hallaban reunidos cia. En primer lugar porque, al a las afueras del pueblo, llegó una contrario del movimiento anarco- compañía con la que mantuvieron sindicalista de diciembre de 1933, un nuevo tiroteo que se saldó con fue una revolución eminentemen- la muerte del cabo de la Guarte rural que brotó en aquellas lo- dia Civil, Vicente Revilla Rodrícalidades donde guez. Igualmente, existía un alto un guardia y un “ Una vez sofocado el índice de sindipaisano, Pascual cación uguetis- movimiento, se clausuró Ibáñez, fueron heta. Y, por otro la Casa del Pueblo y la ridos. Tras estos Guardia Civil practicó lado, el fracaso sucesos muchos del movimien- numerosas detenciones de aquellos que to supuso el preventivas y diversos habían participaaplazamiento do en los sucesos registros del sueño revohuyeron del pueen algunos domicilios lucionario y la blo, pero al volver de la localidad” adopción, por las fuerzas del orparte de las diden les esperaban ferentes fuerzas para arrestarlos. políticas de izquierda, de una esUna vez sofocado el motrategia eminentemente política y vimiento, se clausuró la Casa del unitaria para lograr un fin: con- Pueblo y la Guardia Civil practicó quistar el poder y evitar el pro- numerosas detenciones preventigreso del fascismo en España. vas y diversos registros en alguEl día 5 de octubre a las 6 nos domicilios de la localidad. Alde la mañana, elementos afectos gunos miembros socialistas de la a UGT de Mallén proclamaron por concejalía fueron arrestados y en las calles del pueblo el Comunis- su lugar se impusieron a miemmo Libertario, saliendo armados bros de partidos tradicionalistascon algunas escopetas y escasas conservadores. pistolas. Tras cortar las líneas telePero el conflicto en este gráficas, telefónicas y los accesos pueblo no acabó ahí, pues como por carretera al pueblo, los «revo- refleja el diario Heraldo de Aralucionarios» se dirigieron al ayun- gón, el lunes día 8, mientras en tamiento del cual se apoderaron Zaragoza se respiraba con alivio tras desarmar a los tres alguaci- ante la noticia del fin de la huelles. Tras esto, subieron al balcón ga revolucionaria en Cataluña, en de la casa consistorial y colocaron la localidad de Mallén se registró la bandera del Partido Socialista. una nueva agresión a la Guardia Posteriormente, según relata la civil. Al parecer tres «revoltoprensa de la época, se dirigieron sos», como los califica Heraldo de al cuartel de la Guardia Civil co- Aragón, hicieron «varios disparos

31


De la revolución a la amnistía   Una vez restablecido el orden por las fuerzas de la Guardia Civil y el Ejército, tras los sucesos de octubre, todas aquellas personas a quienes las autoridades consideraron como sospechosas de haber participado en la Huelga revolucionaria que se produjo en algunos pueblos de la provincia de Zaragoza, fueron detenidas y encerradas en un principio en los depósitos municipales o prisiones de partido para posteriormente ser  trasladados a la Prisión Provincial de Zaragoza, también conocida como prisión de Torrero.  En toda la provincia, centenares de personas, entre ellas los cargos más importantes dentro de las organizaciones locales de UGT, fueron detenidos. Estas detenciones en muchos de los casos respondieron a una tarea se-

lectiva, y es que después de dos intentos revolucionarios las elites económico-políticas, tanto de la provincia como del resto del país, se sentían amenazadas, temerosas del advenimiento de otra revolución. Por ese motivo, era preciso desarticular el movimiento obrero, y la huelga revolucionaria de octubre de 1934 les brindó una oportunidad única.  Si partimos de la base de que las principales localidades que secundaron la huelga -Uncastillo, Ejea, Sos, Tauste  y Mallén- eran, antes de la revolución, los centros de sindicación ugetista más importantes de la provincia; si a ese factor añadimos el hecho de que todos los altos cargos de UGT de esos pueblos fueron apresados junto con decenas y decenas de afiliados e, igualmente, si tenemos en cuenta que a lo largo de los dos meses siguientes por las galerías de Torrero pasaron destacadas personalidades de la UGT provincial, como Bernardo Aladrén o Vicente Sist -quienes apenas estuvieron recluidos unas semanas-  entre otros, podemos llegar a la consideración de que tras la represión del movimiento cenetista de diciembre de 1933,

La Guardia Civil en Mallén, octubre de 1934. Fuente: http://www.enciclopedia-aragonesa.com

32

Cuadernos de Memoria Vol 1

contra la pareja de la Benemérita, y al repeler ésta agresión, haciendo uso de los fusiles, se entabló un violento tiroteo» en el que murió un vecino. Como consecuencia de estos actos, la guardia civil hizo efectivas nuevas detenciones.


Cuadernos de Memoria Vol 1

y de la huelga revolucionaria de carácter socialista de  Octubre, con una CNT ilegalizada, con los locales de UGT  cerrados, con los organismos de expresión -como por ejemplo Vida Nueva- clausurados, y tras la reclusión tanto de los altos cargos de UGT y centenares de simpatizantes y afiliados de ambos sindicatos, podemos afirmar que tanto las autoridades como las fuerzas vivas de la provincia consiguieron lo que habían esperado desde hacia tanto tiempo, desmembrar de un plumazo la fuerza movilizadora y de protesta que tenía el movimiento obrero de la provincia.  Así, desde el día 5 numerosos malleneros fueron detenidos por la Guardia Civil. Algunos permanecieron encerrados durante un día en el depósito municipal y puestos en libertad, otros, sin embargo, fueron trasladados en los días sucesivos a la cárcel de Torrero. Entre los primeros detenidos, resaltan personas muy vinculadas a la organización local de la UGT -que estaba adscrita a la FNTT-, como Pascual Asín Cembrano, presidente local, Pascual Ibánez, vocal de la junta  directiva, Alejandro Pérez, quien desempeñaba el cargo de secretario,  o el ex-presidente de la organización local Luis Palacios Ibáñez. La mayoría de los más de 50 detenidos en esta localidad permanecieron en Torrero a la espera del consejo de guerra que decidiría sus futuros. Otros vecinos, sin embargo, fueron trasladados a la Prisión de San Cristóbal, en Pamplona, tras haber sido juzgados y condenados por juicio sumarísimo pocos días después de los sucesos de octubre de 1934. Fue en el mes de marzo de 1935, cuando los 56 vecinos acusados de un supuesto delito de

33

rebelión militar, acudieron hasta los salones del cuartel de la calle Hernán Cortes de Zaragoza para defenderse de las graves acusaciones que el fiscal les imputaba. Como abogados defensores actuaron un capitán, Alejandro Mediavilla, y dos abogados civiles, Jesús Salas Gómez y José Martín Laguardia. Al juicio, que fue público, asistieron numerosos vecinos de la villa para apoyar a los acusados. Y no era para menos, ante las graves acusaciones que lanzó el fiscal, quien pidió una pena de muerte, penas de reclusión perpetua para los ejecutores de la rebelión, y de 20 años de cárcel para los auxiliares de la rebelión -ver lista de presos y las acusaciones-, mientras que sólo 4 vecinos fueron absueltos, tras haber pasado más de 6 meses en prisión. No tenemos datos fidedignos de las penas a las que al final fueron condenados los vecinos de Mallén, aunque sí sabemos que dos malleneros fueron condenados a muerte. A pesar de haber sido derogada dos años atrás, la pena capital volvió a la escena de la justicia española el 11 de octubre de 1934, fecha en que las cortes aprobaron su puesta en vigor. Y lo cierto es que, la puesta en práctica de la Ley que restablecía la pena capital no se hizo esperar. En febrero de 1935, dos hombre fueron fusilados en Oviedo y en Zaragoza, después de los diversos consejos militares que se desarrollaron a lo largo del mes de marzo de 1935, varios procesados por los sucesos revolucionarios de Aragón fueron condenados a muerte.  Antonio Plano (Tauste), Babil Tudela (Uncastillo), Alejandro Armengol y Joaquín Gómez Bea (ambos de Mallén) fueron las cabezas de


ron en libertad a los reclusos de Ejea de los Caballeros, mientras que los presos de Uncastillo, Tauste, Sos y Mallén que se encontraban presos en Torrero no fueron liberados hasta el día 22. Los amnistiados de Mallén viajaron junto con los de Tauste en autobús, según informa Heraldo de Aragón. En su camino de vuelta a casa hicieron una parada en Alagón, donde fueron agasajados con dulces y licores ofrecidos por bellas señoritas, festejos, que sin lugar a dudas continuaron cuando los amnistiados, tras casi dos años de ausencia, regresaron a sus respectivas localidades.

Afiliación a U.G.T., Provincia de Zaragoza, febrero de 1932

34

Cuadernos de Memoria Vol 1

turco escogidas por los jueces militares para demostrar a la población zaragozana la firmeza, la dureza y el poder que detentaba el gobierno radical-cedista. Penas capitales que al final no llegaron a ejecutarse pues, tras las elecciones de febrero de 1936, el nuevo gobierno del Frente Popular aprobó una amplia amnistía. Tras la victoria del Frente Popular en las elecciones del 12 de febrero de 1936, el gobierno decidió aprobar una amnistía para todos los presos que se encontraran en prisión por motivos políticos. Esta amnistía se aplicó en dos fases: el día 18 se deja-


Cuadernos de Memoria Vol 1

La guerra y el exilio vistos por un republicano de Mallén

fue el inicio de un largo periplo I que les conduciría a diversos cenDurante los primeros me- tros de encierro, como campos de ses de 1939, especialmente con la concentración o prisiones, donde caída de Barcelona producida en conocieron la miseria, fueron víclos primeros días de febrero, mi- timas de vejaciones y esperaron les de españoles huyeron a Fran- con temor un futuro incierto.  cia para escapar de la violencia y Como miles de personas, represión del ejército sublevado. algunos vecinos de Mallén fueDe aquellos teneron víctimas de brosos días, una la represión y la “Como miles de de las imágenes violencia del Esmás impactanpersonas, algunos tado franquista tes que nos han vecinos de Mallén fueron durante y tras la transmitido los guerra civil, pero víctimas supervivientes también es prede la represión y la de aquella trageciso conocer que violencia del dia nos describen en el transcurso Estado franquista las interminables de la guerra y durante y tras la columnas humatras la victoria de nas que lograguerra civil” Franco algunos ban fundirse con malleneros, ante las kilométricas el temor a ser carreteras catalanas que condu- severamente represaliados, se cían al exilio. El recorrido hasta vieron obligados a abandonar sus la frontera francesa no estuvo casas, sus tierras,…, todo aquello exento de escenas de pánico y que conocían y marchar al exilio. horror que experimentaron cienPasado ya el llamado año tos de mujeres, niños, ancianos y de la memoria y siendo un tema hombres ante los incesantes ata- que no ha sido tratado hasta el ques que los aviones del ejército momento en el marco local, creo de Franco perpetraban sobres las necesario iniciar éste artículo con masas indefensas.  una sucinta reflexión acerca del Otra escena que nos mues- significado que el exilio tuvo para tra la desesperación que trajo el miles de españoles y sus confin de la guerra y la victoria de los secuencias para, en un próximo insurgentes la encontramos en número, abordar el caso de un el puerto de Alicante, donde mi- mallenero que ante la derrota del les de hombres, mujeres y niños Ejército republicano se vio forzaesperaban un barco para poder do a marchar al exilio.   huir de la represión del “Ejército Durante los últimos días de la victoria”. Muchas fueron las de enero de 1939, ante el rápipersonas que ante la inminente do avance del Ejército de Franco llegada de las tropas franquistas en Cataluña, miles de ciudadanos se tiraron al agua, otros se suici- españoles se agolpaban en los daron y para otros muchos, aquel puestos fronterizos de los piri-

35


Refugiados españoles elaboran una comida de urgencia en la frontera francesa. 1939. http://todoslosrostros.blogspot.com

Durante aquellos días, al grito de Allez, Allez! los soldados de la Garde Mobile Républicaine y las tropas coloniales francesas situados en los diferentes pasos fronterizos intentaban dirigir la multitud que, desde los últimos días de Enero de 1939, llegaban hasta el territorio francés. Cargados con las pocas posesiones que pudieron recoger ante su precipitada huida, miles de ciudadanos españoles comenzaron su largo periplo en el exilio. Como afirma la historiadora Mercedes Yusta, en apenas dos semanas se estima que pasaron al país galo alrededor de medio millón de personas, cifra que se fue engrosando a lo largo de los meses siguientes. 

36

El gobierno francés, alarmado por tan intensa ola migratoria planteaba preocupado qué hacer con los miles de exiliados españoles. Desde un principio, muchos fueron confinados en centros temporales como los situados en las localidades de Tour de Carol o Le Boulou. Desde éstos centros, las autoridades realizaron una meticulosa distribución de los exiliados quienes fueron repartidos por los diferentes departamentos franceses y alojados en viejas casas y otros centros de acogida.  Por el contrario, la inmensa mayoría de los exiliados españoles fueron conducidos hasta improvisados campos de concentración. Durante el trayecto desde la frontera hasta los nuevos centros de confinamiento los españoles tuvieron que soportar todo tipo de insultos, descalificativos y ofensas por parte de algunos ciudadanos que, haciéndose eco de los comentarios que prodigaban ciertos medios de prensa conservadores franceses, llegaron a afirmar que las mujeres españolas iban a atentar contra la moral de la población francesa, o que la “invasión de Francia por parte de las hordas del <<Frente Crapular>> (nombre que dan al Frente Popular español)” podía provocar que Francia pasase a convertirse “en el vertedero de Europa”. Asimismo, como ha estudiado la historiadora Geneviève Dreyfus-Armand, la prensa derechista como Grindgoire o Candide llegaron a calificar a los exiliados españoles de comunistas peligrosos, una población que aseguraban procedía de la “hez de los bajos fondos y de las cárceles”. Incluso en algunas publicaciones aparecieron viñetas en las cuales los refugiados españoles fueron

Cuadernos de Memoria Vol 1

neos orientales con el fin de pasar al país galo. Pero a su llegada se encontraron con la frontera cerrada. La presión ejercida por la enorme multitud que se agolpaba en los pasos fronterizos, provocó que el gobierno francés abriera sus fronteras para acoger a los ciudadanos españoles, siendo excluidos de este beneficio los soldados y milicianos en edad militar. Apenas transcurrieron unos días, durante la primera semana de febrero, y ante la llegada de miles de militares que huían de las tropas franquistas, el gobierno francés decidió dejarles pasar y acogerlos en calidad de refugiados.


Cuadernos de Memoria Vol 1

caracterizados como seres monstruosos y con rabo, como si de demonios se tratasen.  De este modo, en lugar de ser recibidos como defensores de la legalidad republicana y de la democracia, los exiliados fueron tratados por las fuerzas de seguridad como delincuentes comunes, mientras que los ciudadanos franceses contemplaron con indiferencia y desprecio el paso de las largas columnas de españoles que marchaban en silencio hasta los campos de concentración. Desde febrero de 1939 varios fueron los centros de encierro y campos de concentración que se establecieron a lo largo del mediodía francés para acoger a los miles de exiliados españoles. Geneviève Dreyfus-Armand afirma que a mediados de marzo de 1939 la cifra de españoles internados en los campos franceses llegaba hasta las 226.000 personas -muchos de los cuales eran militares del ejército republicano- y que se hallaban repartidos en los campos de Barcarès (13.000), Arles-sur-Tech y Pratsde-Molló (46.000), en Argelèssur-Mer (77.000) y los confinados en de Saint- Cyprien (90.000) . Fue precisamente en éste último campo donde, tras pasar la frontera francesa, un mallenero fue encerrado. II Después de varias jornadas de camino, el 9 de febrero de 1939 Rafael Cabrejas logró pasar la frontera francesa dejando toda una vida atrás y desconociendo qué sería de él y de los miles de españoles, civiles y militares, que se habían visto obligados al exilio ante el temor a sufrir represalias en el caso de quedarse en Espa-

37

ña. Después de tres años de lucha, los demócratas habían sido vencidos por las fuerzas militares de Franco,  dirigente que desde un principio desarrolló una intensa actividad con el fin de aplastar y eliminar físicamente al enemigo, reprimir a los disidentes para asegurar la retaguardia e instaurar un régimen basado en terror. Lejos quedaban aquellos días de fiesta y júbilo que Rafael Cabrejas compartió con los vecinos de Mallén cuando se proclamó la II República. La República Rafael recuerda que tenía 13 años cuando se instauró el régimen republicano y que en Mallén hubo una gran manifestación donde sus vecinos pudieron expresar su alegría ante la llegada de la democracia. Durante esos años, se fundó la UGT en la localidad, sindicato en el que “había una afiliación enorme, igual estábamos 400 o 500”. Incluso él, a pesar de no cumplir con la mayoría de edad, fue afiliado al sindicato bajo la tolerancia de algunos de los dirigentes locales. La UGT, se convirtió en apenas unas semanas en un organismo muy poderoso en la localidad, toda la gente que buscaba trabajo se afiliaba ya que “se suponía que la UGT debía ayudarles a encontrarlo”.  Asiduamente, los miembros del sindicato mantenían diversas reuniones para debatir sobre los problemas de la falta de trabajo y la postura a adoptar. Rafael rememora una de aquellas asambleas que se celebró en el cine Goya, “y allí estábamos 300 o 400” personas, la mayoría buscaba trabajo […] había un gran malestar por las diferencias entre


pidiendo ver qué hacia. Su padre se presentó inmediatamente a la altura del jornalero descubriendo que éste no tenía nada para comer. Seguidamente, le invitó a compartir los alimentos. Fue esta imagen, explica Rafael, “lo que me hizo ser revolucionario, contrario a una sociedad injusta donde unos podían comer más bien que mal y otras muchas personas pasaban meses y meses en la miseria, sin un jornal”.

Rafael Cabrejas. Fuente: Cedida por la familia

 El elevado número jornaleros existentes en la localidad de Mallén y la falta de trabajo provocó un constante aumento de la población en paro. Ante esta situación, tras la llegada de la República, la UGT local abanderó una enérgica lucha para que todo el mundo encontrara ocupación laboral: “esa era la lucha principal de todos, que el trabajador tuviera trabajo”. Sin embargo, a medida que los años avanzaban, la situación se volvía más y mas complicada. Las tensiones entre los patronos y obreros se agudizaron y dentro del marco político, las diferencias entre la “izquierda”

38

Cuadernos de Memoria Vol 1

unos y otros” y por la gran cantidad de personas que carecían de trabajo en la localidad. En aquellas numerosas reuniones lo que más impresionó al joven Rafael fue que “allí hablaban todos, no todos sabían hablar [en público], pero todos opinaban y eso era lo más bonito que recuerdo”. Al cabo de varios meses, y después de numerosas discusiones, la agrupación ugetista local logró sacar una “Ley de Bases”, a través de la cual se disponían unas disposiciones legales básicas de contratación que debían de respetar tanto obreros como empresarios o patronos. Pero la nueva disposición reguladora no pudo combatir la crisis económica y laboral en la que se fue sumiendo la villa. La consecuencia de la maltrecha situación tuvo su origen en el crack de la bolsa de Nueva York, crisis que con el paso de los meses fue afectando a las empresas y finanzas españolas y, poco a poco, introduciéndose hasta alcanzar las economías locales. Esta situación se trasladó al microcosmos familiar donde una falta de trabajo y de recursos materiales prolongada podía provocar la miseria económica de una casa.  Rafael se acuerda muy bien cuando una primavera su padre contrató a un vecino, un jornalero que llevaba semanas sin trabajar, para limpiar las “escorrederas”.  Cuando llegó la hora del almuerzo, Rafael y su progenitor sacaron diversos alimentos, excusándose el jornalero que le perdonasen pero que como hacía viento donde estaban prefería irse un poco más lejos, cerca de un árbol para comer y cobijarse del aire. Al empezar a comer, Rafael observó como su vecino se había tapado con una manta, im-


Cuadernos de Memoria Vol 1

y la “derecha o conservadores” vimos que echar del pueblo”.  se fueron agudizando creando un Así es, por la tarde llegó clima de nerviosismo que acabó hasta Mallén una compañía de la por estallar durante los primeros Benemérita al mando del Teniendías de octubre de 1934. te Laguna Álvarez, quien asaltó la En la mañana de aquel 5 localidad por tres puntos. Inmede octubre de 1934, Rafael re- diatamente, por todo el pueblo cuerda cómo varios jóvenes cor- comenzaron a oírse diversas rátaron los cables de teléfono y te- fagas de disparos. El comandante légrafos y “a las diez u once de de la Guardia Civil del puesto de la mañana llegó la Guardia Civil”. Mallén, junto con varios de sus Para entonces, algunos vecinos ya hombres, salió del cuartel para habían tomado posiciones en va- reunirse con las fuerzas del Terias partes del pueblo para lograr niente Laguna. Mientras tanto, ocupar los centros varios vecinos de poder (Ayunta(entre ellos el miento y cuartel “al volver nos metieron alcalde y teniende la benemérita) te alcalde) se en la cárcel, pero la y controlar las vías acercaron hasta cárcel para mi, duró de acceso a la loca- uno o dos días. Muchos el cuartel y “arlidad. La casa conmados de pistofueron a Zaragoza. Yo las se aprestasistorial fue ocupaera un crío” do por los “revoluron a la defensa cionarios” después del edificio y de de desarmar a los las familias que tres alguaciles, procediendo mo- allí habían quedado abandonamentos después a la colocación das y temerosas, dando pruebas de la bandera del Partido Socia- de amor a la institución”. Pasadas lista.  unas horas, el pueblo se hallaba Más complicado fue la en orden. Muchos de los “revotoma de la casa cuartel de la lucionarios” se marcharon de la Guardia Civil. Hasta allí se des- localidad, pero al “volver nos meplazaron varios vecinos del pue- tieron en la cárcel, pero la cárcel blo, informando a los agentes que para mi [afirma Rafael], duró uno en el pueblo se había declarado o dos días. Muchos fueron a Zarala revolución social en España. goza. Yo era un crió”.  Pero las fuerzas de la BeneméMientras Rafael era puesto rita, atrincheradas en el cuartel, en libertad, más de una cincuense negaron a deponer las armas. tena de hombres que habían parMientras que en el asedio al local ticipado o simpatizado con el mode la Guardia Civil iba creciendo vimiento revolucionario, fueron el nerviosismo, un vecino que vi- detenidos, las casas de muchos gilaba el acceso por la carretera sospechosos fueron cacheadas de Tudela vislumbró la llegada de con minuciosidad y el orden fue varios tricornios y “viendo que ve- impuesto gracias a la permanennían, dispararon, pero tenían una cia durante varios días de más de pistola de 6,35, imagínate, no les una veintena de guardias civiles llegaba. A lo primero vino un apa- en el pueblo. A partir de entonces reja y se fueron al ver jaleo, y por y hasta 1936, los conflictos sociala tarde vino una compañía y al les permanecieron latentes hasta vernos con armas escasas nos tu- que una nueva chispa los hiciera

39


La guerra y el exilio A lo largo de la mañana del 18 de julio de 1936 los rumores sobre un posible estallido de un movimiento militar desde las posesiones del norte de África fue adueñándose de las conversaciones entre los vecinos de Mallén. Las noticias llegaban a cuentagotas a través de los escasos aparatos de radio que existían en algunos centros de la localidad, creando un clima de expectación. “Los primeros momentos eran, de expectación, no sabía de que iba, ni a donde íbamos […]”. Confirmadas las noticias de la sublevación militar, Rafael, como muchos otros vecinos de la localidad, se tuvo que marchar de Mallén.  “[…] me fui muy pronto de Mallén porque sabía que corría peligro mi vida, y de Mallén me fui a Zaragoza y allí me entregué a Falange”. Después de tomarle la filiación, Rafael fue destinado al cuartel de Castillejos donde permaneció por lo menos 20 días recibiendo instrucción militar y tras los cuales fue destinado al frente de Almudevar “y a los dos días me pasé” al bando republicano. Una vez hubo pasado las líneas enemigas Rafael se fue a Barcelona, a casa de unos familiares. Allí permaneció durante unos días, hasta que tomó la decisión de alistarse como voluntario en el Ejército republicano. Días más tarde fue destinado a Madrid, ciudad donde participó en los duros combates 12contra las tropas de Franco. Pasados unos 2 o 3 meses, Rafael regresó de nuevo a Barce-

40

lona. Allí ingresó en la Columna Durruti siendo destinado posteriormente al frente de Aragón. “Y allí estuve casi todo el tiempo, casi todo”. Las largas jornadas de inactividad, el estatismo de las líneas que reinaban algunos meses se tejían con otras temporadas de intensos y encarnizados combates,… un ritmo que llegó a hartar a nuestro personaje: “a lo último de la guerra yo también estaba harto, porque salías de un combate y te metían en otro”. Cansado del ambiente del frente, Rafael tomó la decisión de alistarse en guerrilleros:  “Era más peligroso, pero me alisté en guerrilleros. Allí te mandaban a hacer actos de sabotaje. Por ejemplo a meter un cordón para que cuando pasase un camión y hacerlo saltar y después de cada acción estabas a lo mejor un mes tranquilo. Eso de estar en el frente todo el tiempo, todo el tiempo, aunque [quizá] había menos peligro, pero prefería eso. Y allí en guerrilleros estuve hasta lo último de la guerra”.  Poco a poco, Rafael vio cómo las tropas que tres años atrás se habían sublevado contra la legalidad republicana ahora avanzaban imparables hacia Cataluña. Roto el frente del Ebro tras las cruentas batallas de los primeros meses de 1938, y conquistado gran parte del norte peninsular, Cataluña parecía convertirse en el último bastión de la II República. Pero llegó 1939 y el ejército de Franco logró avanzar, casi sin problemas, por territorio catalán, recuperando una por una todas las localidades que permanecían en manos republicanas. A

Cuadernos de Memoria Vol 1

reavivar.


Cuadernos de Memoria Vol 1

finales de enero de 1939, Rafael estaba en Barcelona cuando las tropas de Franco entraron en la ciudad condal: “Yo estaba en Barcelona en un lado y los fascistas entrando por el otro”. 

Rafael Cabrejas y su esposa. Fuente: Cedida por la familia

De allí, junto con miles de militares y civiles, marchó hacia el exilio. Antes de abandonar el territorio español, Rafael y varios compañeros recorrieron con un camión los diferentes polvorines haciéndolos estallar para evitar que cayeran en manos de sus enemigos y unos días más tarde, el 9 de febrero de 1939, “pasamos a Francia”. Después de ser desarmados, Rafael y sus compañeros fueron conducidos por las fuer-

41

zas militares francesas hasta el campo de concentración de Saint Cypriens, donde estuvo varias semanas para posteriormente ser trasladado al campo de concentración de Barcarès. La estancia de nuestro personaje en el campo de concentración francés estuvo marcada en un principio por el hambre y las deficientes condiciones materiales del mismo. Al llegar a Saint Cypriens, les dieron “un pan para 25” personas, circunstancia, recuerda Rafael, que al cabo de unas semanas fue corregida, las cocinas comenzaron a organizarse “y la cosa ya pasó a regular”.  A las pocas semanas, algunos de los confinados comenzaron a beneficiarse de los permisos de trabajo que se constituyó en una salida habitual de los exiliados españoles de aquellos centros de encierro. Rafael, deseoso de recuperar su libertad, intentó, junto con un amigo, salir del Saint-Cypriens a través de la playa, pero “cuando estábamos a medio camino hasta llegar a la playa nos echaron los focos y nos dijeron <<¡Eh, vosotros, atrás!>>”.  Con el paso de las semanas fue trasladado a Barcarés, y poco tiempo después fue localizado por unos amigos de su familia que años atrás habían emigrado a Francia por razones económicas, le ofrecieron un trabajo y lo sacaron del campo. A partir de entonces su situación mejoró ostensiblemente. No tardó en encontrar un trabajo en una granja agrícola, pronto encontró el amor y acabó casado con la hija del dueño de la granja donde trabajaba. 


Edita:

ASOCIACIÓN CULTURAL RÉVOLTÉ

Colabora Ayuntamiento de Mallén


Cuadernos de Memoria vol. 1