Page 1

DISQUERIA VIRTUAL 1


2


: Y O H

fica po

ográ a Disc

Reseñ

(Clickeá)

ntela

Qui r Sofía

The hes (

Heat

oA Lad der Punc n s” 1. “ U n) inles a P O d n Goes sseyed a ve” o r 2.“Cr Great Cu e 3.“Th time” oB Lad e in a Life on” ti nc 4.“O ses in Mo een” S u 5.“Ho n and Not ” d e 6.“Se ening Win ” t s d 7.“Li Overloa e 8.“Th

3


Remain in light

E

s un disco de los Talking Heads flipando con la combinación de percu africana con power riffs distorsionados a lo grande, fusionado con un claro-oscuro pop new wave de la mano de David Byrne que recuerda que había llegado el año 1980 pero se aprovecha de momentos funks psicodélicos. Encuadra una mezcla rara, persistente por momentos y rica para el

4

oído de los curiosos de la experimentación.

Un disco llevadero si estás bien fumeta, un disco más pesado si no estás con ganas de altibajos. No es un disco de miércoles a la tarde, pero sirve para escucharlo y pedalearse una ciudad entera. Byrne sabe de eso, incluso publico un libro llamado Diario de bicicleta, donde relata sus vivencias y caminos por diversas ciudades del mundo como New York, Buenos Aires y San Francisco. Otra de sus publicaciones es


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

VINILOS

//////////////////////

David Byrne sabe cómo funciona la música. ¿Alguien sabe cómo funciona él? El líder de Talking Heads habla del libro ‘Cómo funciona la música’, en el que explica cómo la tecnología y los negocios han alterado nuestro modo de crear y escuchar canciones. Julio Villanueva Chang / 3 May. 2014 / El País - Cultura.

Cómo funciona la música. David Byrne. Traducción de Marc Viaplana. Literatura Random House. Barcelona, 2014. 384 páginas.

E How music works, que habla de la trascendencia y evolución de la tecnología en la música. Ambos libros del psycho killer que en su historia tuvo un regalo de David Bowie; una cita en un cuarto de hotel con Bob Dylan, en donde le recomendó al cantautor folk varias ideas para su videoclip, son altamente recomendables.

Reseña Discográfica por Sofía Quintela 01 Mayo 2014

n su libro Cómo funciona la música, David Byrne no cuenta que David Bowie le regaló un libro con los discursos de Fidel Castro ni que él los leería todos. No cuenta que Lou Reed le aconsejó no usar mangas cortas en sus conciertos porque consideraba que tenía demasiado pelo en los brazos. Menos aún cuenta que Bob Dylan lo citó en un cuarto de hotel donde le tocó una canción y le pidió ideas para su videoclip, pero que al final no le haría caso. David Byrne, el señor escocés de pelo plateado que fue líder de Talking Heads, una de las bandas históricas de la escena pospunk de Nueva York, no cuenta ninguna de estas historias en su último libro, pero se ríe cuando las recuerda en voz alta. En Cómo funciona la música, un título que suena a manual de instrucciones, Byrne va más allá: no solo escribe sobre cómo la arquitectura, la tecnología y los negocios han alterado nuestro modo de crear y escuchar la música, sino también del mito del genio, la autenticidad simulada, la libertad y el pragmatismo y su propia autobiografía de alienígena en escena. Una tarde invernal en las oficinas de Todo Mundo, el sello de sus discos, el cantante de Psycho Killer viste un enterizo, uno de esos monos que les ponemos a los bebés pero en tamaño adulto, que él luce como un pijama de trabajo cuya cremallera va desde los genitales hasta el cuello. David Byrne sabe cómo funciona la música, ¿pero alguien sabe cómo funciona David Byrne? Hace unos treinta años, la crítica de The New Yorker Pauline Kael intentó explicarlo: “Byrne tiene una cualidad ausente y desmembrada de ciencia ficción, y, aunque hay algo incomprensible y autista en él, hace que el autismo sea divertido”. Hoy David Byrne es un hombre tímido e irónico que dice con frecuencia no sé, tal vez, a veces, no sé, más o menos, wow y yeah. Byrne es un músico callado que se 5


ríe a carcajadas. Por ejemplo, de sí mismo. —Dicen que una buena canción —pienso en Psycho Killer— es la que uno puede tararear. —Sí, más o menos — se lo piensa Byrne— . Tal vez no del todo, pero sí una parte de ella. Uno de sus fetiches acústicos, cuando se levanta de la cama por las mañanas, es poner la tetera a hervir agua para su café y esperar con expectativa su silbido. Luego nunca lo escucha y se ríe al contar que su hija tiene que preguntarle si ya apagó la tetera. En Cómo funciona la música, Byrne cuenta que hace años le diagnosticaron una muy leve forma del síndrome de Asperger, una forma de autismo que en los Yo no pienso últimos años ha gozado de un malque mi escritura entendido prestigio. Los diagnósticos póstumos en genios carismáticos sea siempre buena. como Einstein o el pianista Glenn Incluso aunque fuese Gould sumados a las noticias de que famosos como Bill Gates o el cineasta terrible, hay que Tim Burton también sufren el síndroseguir trabajando me de Asperger han producido una tendencia: el autodiagnóstico alegre. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría lo acaba de retirar de su clasificación de trastornos mentales, pero hay quienes insisten en ver estos casos de autismo como una caricatura: un cóctel chévere de inteligencia superior más talento de hiperconcentración más incapacidad de tener amigos. Pero David Byrne, una de las estrellas más tímidas del rock and pop, ha hecho de la colaboración con otros artistas un estilo de vida —Brian Eno, Jonathan Demme, Celia Cruz, 10,000 Maniacs, Selena, Dave Eggers, Fat Boy Slim, Caetano Veloso, Arcade Fire, Saint Vincent, etcétera—, hasta el punto de que una revista de música lo acusó de ser capaz de colaborar con cualquiera a cambio de una bolsa de Doritos. Byrne, que no es adicto a los Doritos, sabe sonreír ante el sarcasmo.

También se ríe con las críticas de su hija. Cuando ella nació, hace más o menos veinticinco años, Byrne se retiró de la escena por un buen tiempo. Hoy ella trabaja joyas de cristal en una escuela de arte. Esta mañana Byrne hizo un cover de una conocida canción de rap. Y esta mañana se la cantó a ella. —Papá, no suena como el rap: suena como una predicación —le advirtió—. Suena como a Iglesia. Papá se ríe a carcajadas. 6

Esta tarde en Nueva York, David Byrne habla más con las manos que con las palabras. En su oficina de Broadway hay estantes con sus discos, películas y libros. Hay también bicicletas, maquetas para enseñar biología y un globo terráqueo. Hace unos años, Byrne se dio vueltas por ese globo y se volvió un astronauta de la World Music, una etiqueta que él detesta, para fundar el sello Luaka Bop. Desde su radar nos hizo canturrear al sudafricano Jim White, a los venezolanos Los Amigos Invisibles, a las congolesas de Zap Mama, al brasileño Tom Zé o a la peruana Susana Baca. Esta tarde, sobre su cabeza blanca, hay un cuadro con una fotografía que parece un cerebro, pero que, si se observa con atención, es un cuadro con tres fotografías mutantes: un coral, una coliflor y una empanada de papa. “En lo que respecta a nuestro cerebro”, advierte Byrne en su libro, “lo verdadero es a menudo falso”. Un capítulo de él se titula La tecnología da forma a la música. En Byrne, la última tecnología sigue siendo su curiosidad. Aunque es más recordado como el exlíder de Talking Heads, el ya sexagenario Byrne ha actuado en los últimos años con la energía de un chico listo y bueno para todo: después de ganar un Oscar junto al japonés Ryuichi Sakamoto por la banda sonora de El último emperador, filma un documental sobre la influencia del candomblé en la cultura brasileña, compone con el dj inglés Fat Boy Slim una ópera sobre la ex primera dama filipina Imelda Marcos, diseña esculturales paraderos de bicicletas en forma de un signo de dólar para Wall Street o de guitarra para el hipster Williamsburg, dibuja un libro con sus ideas en forma de árboles de palabras que van desde las raíces de la filosofía hasta lo efímero de los besos; escribe un diario donde discute de planificación urbana en más de siete ciudades del mundo por donde paseó en bicicleta; convierte un edificio La tecnología ha de Nueva York en una gigantesca caja inundado de música musical de vigas, columnas y cañerías; o firma el prólogo del libro The best ameel mundo. Ahora el rican infographics. En tiempos en que silencio es la rareza la tecnología permite que la curiosidad sea lo más fácil del mundo, David Byrne por la que pagamos ha convertido la vulgar expresión qué interesante en un lujo. El lujo de elegir qué quiere seguir aprendiendo. “Siempre me sorprende conocer a músicos que no son curiosos”, dice delante de una ventana. Que dicen “yo hago esto y no me interesa otra cosa”.

—¿Hay buenos músicos que no son curiosos? —Sí, asiente. Eso es posible. Cuando está callado —su estado natural— el rostro de Byrne luce como una piedra concentrada y el pelo color plata le brilla en forma


de planes para el futuro. En Cómo funciona la música, el tímido actúa de preguntón. ¿Cómo sonaba la música prehistórica? ¿Estamos dejando de cantar y silbar porque ya los profesionales cantan y tocan directamente en nuestros oídos? ¿Debería una grabación tratar de representar la realidad lo más fielmente posible sin adiciones, coloración o interferencias? ¿O son las inherentes distorsiones sónicas un arte en sí mismo? Y si en un país imaginario un hipotético rey prefiriese la música house a Mozart, ¿le daría esto alto estatus a las raves? ¿No promovía Hitler la música clásica? ¿Ha acabado Internet con la música grabada? ¿Haría yo música si nadie me escuchara? En su libro, el talking heads a quien recordamos metido en un enorme traje blanco se prueba disímiles trajes de historiador o ingeniero acústico o coach de negocios para contarnos cómo la música llega a hacernos vibrar. Byrne, que alguna vez se quedó dormido en un concierto de Led Zeppelin, explica cómo la tecnología de grabación cambió para siempre nuestra forma de escuchar canciones. “La tecnología también ha inundado de música el mundo”, escribe. “Antes teníamos que pagar por la música o debíamos hacerla nosotros mismos: tocarla, escucharla y experimentarla era una experiencia rara y especial. Ahora el silencio es la rareza por la que pagamos y saboreamos”. Por las tardes, luego de revisar sus correos electrónicos, Byrne se aparta del ordenador y del teléfono para buscar silencio. En su libro hay una fotografía que exhibe el desorden de su estudio casero.

Siempre me sorprende conocer a músicos que no son curiosos

—Es un desastre, sentencia. Uno de los lugares comunes sobre el genio es un escritorio desordenado. —¿Cómo explica el desorden de su estudio? —El escenario donde tocas tiene que ser perfecto, pero resulta que el lugar donde creas la música es un lío. A veces he intentado organizarlo, se excusa Byrne. Pero todo vuelve a lo mismo. El zurdo que toca la guitarra con la diestra deslinda sobre la teoría del caos. —Existe el temor de que, si haces todo demasiado limpio, no tienes inspiración. ¡Y no es cierto! Hace muchos años, recuerda Byrne, en una época que tenía algunos problemas con su vida, fue a ver a un psiquiatra. Luego tuvo miedo: creyó que recuperarse le haría perder su capacidad de crear. —Porque qué tal si todo se tratara de mis problemas, dice. Y que toda mi expresión fuese una necesidad psicológica de lidiar con mis problemas personales. Los problemas personales de David Byrne. Podría ser el título para una película de David Lynch.

—Y no era así, concluye. Es el miedo natural a creer que la dificultad y los problemas son la fuente de la creatividad. Y no es verdad. Hace un tiempo, en busca de disciplina mental, Byrne les preguntó a unos amigos cómo lograban concentrarse en su trabajo. El escritor Dave Eggers, editor de Cómo funciona la música, le dijo que había tomado la medida radical de desconectar Internet en su casa. “Cuando él quiere ver sus correos”, cuenta Byrne, “tiene que manejar hasta el parqueadero de un supermercado y allí los lee. Solo así consigue escribir”. Hoy el músico admite tener el mismo problema que Eggers. El hombre a quien Lou Reed le advirtió que tenía demasiados pelos en los brazos lleva un viejo reloj Casio en su muñeca. Es de color blanco y, aunque él lleva más de una hora sin mirarlo, uno tiene la impresión de que ya lo ha inspeccionado por dentro. El último libro de Byrne fue un acto de concentración de años. No da 7


lecciones: divulga. Escribe sobre toda clase de músicos: desde Bach hasta Beyoncé, desde el Sistema de Orquestas de Venezuela hasta Radiohead, desde John Cage hasta pájaros cantando. Cómo funciona la música incluye una multitud de invitados de otros gremios. Astrónomos: Kepler y Copérnico. Filósofos: Platón y Kant. Matemáticos: Pitágoras. Inventores: Edison. Artistas: Picasso, Duchamp, Warhol. Críticos de música: Theodor Adorno y Alex Ross. Escritores: Borges, Calvino, J. G. Ballard. Economistas: Keynes. Lingüistas: Chomsky. Paleontólogos: Stephen Jay Gould. Psicólogos cognitivos: Steven Pinker. Neurólogos: Oliver Sacks. Y una legión de etcéteras. Byrne, el hijo de un ingeniero eléctrico, no puede desenchufarse de la escritura. Ahora dedica todas sus tardes a escribir canciones para una obra teatral. Nunca sufre de bloqueo de escritor.

Beck, dice Byrne. Quería saber qué clase de sonidos está usando. Hace años, cuando era un joven estudiante de Arte y aún no existían los Talking Heads ni los audífonos de hoy, vio el mejor concierto de su vida hasta entonces: Brown. James Brown. El cantante de I feel good no paró de bailar toda la noche en una coreografía que el futuro músico creyó de nivel estratosférico. Años después el escocés más afrolatino del mundo haría con Celia Cruz el dueto Loco de amor, y coleccionaría viejos discos de salsa. Bailaba con ellos en apartamentos alquilados y habitaciones de hotel. “No me sabía los pasos”, dice Byrne, “pero nadie miraba”. En Musicofilia, el neurólogo Oliver Sacks recuerda que el Che Guevara podía bailarse un mambo mientras la orquesta tocaba un tango: era un sordo del ritmo. Más o menos como Freud.

—Yo no pienso que mi escritura sea siempre buena, explica. Incluso aunque fuese terrible, hay que seguir trabajando.

—¿Freud también?, pregunta, incrédulo, Byrne. —No le interesaba la música, asentí. —Tal vez eso explique el modo en que se enfocaban en lo suyo. La obsesión de Freud para enfocarse en lo sexual, o del Che en continuar la revolución. La música seduce o distrae. —Bailar —le recuerdo— nunca se llevó tan bien con la revolución. —¡Pero debería! —reclama Byrne—. ¡Debería! No sé quién dijo: “Si no puedo bailar, no quiero ser parte de tu revolución”.

Byrne no aprecia la música desde el mito romántico del genio solitario. Prefiere la incesante búsqueda de los amateurs. —A veces fracasan, admite. Pero siempre están evolucionando. Cada mañana David Byrne evoluciona pedaleando una bicicleta desde su departamento hasta su oficina en Manhattan. Es una ruta que empieza en la Calle Veintitrés, por un carril exclusivo para ciclistas al lado del río Hudson, y que acaba en la avenida de Broadway. Durante media hora, se desconecta del mundo con unos audífonos en sus orejas. “Me da curiosidad saber si los músicos están empezando a adaptar y a escribir una música que suene realmente bien en los diminutos auriculares que usamos todo el tiempo”, dice en su oficina. “Es una nueva forma de escuchar, una muy privada”. En cada viaje, el músico escucha cinco o seis canciones. 8

—Esta mañana me vine escuchando una canción del nuevo álbum de

La frase es de Emma Goldman, una gran anarquista nacida en Lituania y que era arrestada después de sus conferencias. Fue deportada de Estados Unidos a Rusia. A David Byrne, en cambio, solo le pidieron abandonar el coro del colegio cuando era un niño. La versión más difundida es que fue por su extrema timidez, pero él no descarta que haya sido por cantar desafinado. La estrella más canosa de rock, un músico que se siente tan cerca de James Brown como lejos de Beethoven, no cree tanto en la ópera ni en los museos como en la libertad de la calle. No cree que la música del presente sea mejor que la del pasado. No cree que haya músicos mejores que otros. David Byrne solo cree en los revolucionarios que saben bailar. -


Revista La Verde - ////////////////////////////////////////////////

POESIAS

do

lica isco rteap c n A ra an F CUFA u J por raci贸n t Ilus

9

///////////


10


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

Canción Andaluza

por Sofía Quintela

BIOGRAFIAS

///////////

Largos mares y una guitarra bastaron para inspirar la pasión de Paco De Lucía por el flamenco. “El paisaje de mi nacimiento, está entre dos aguas” dijo el músico nacido en 1947 en Algeciras, España. Y esa rumba llamada “Entre dos aguas” que surgió de relleno para completar el álbum grabado en 1973, “Fuente y caudal” de solo siete temas, fue el puntapié inicial del disco que marcó un antes y un después en su carrera, por su perfección técnica y por la llegada del flamenco a personas sin ningún interés.

11


S

u nombre era Francisco Sánchez Gómez pero desde niño lo reconocían como Paco, el hijo de Lucía, para poder diferenciarlo de los otros niños. Así nació el alias con el que recorrió el mundo. A partir de los seis años comenzó a recibir clases de guitarra dictadas por su padre Antonio Sánchez Pecino y su hermano Ramón De Algeciras. Tras haber tenido que abandonar los estudios a los once años, comenzó a dedicarle aun más tiempo al aprendizaje de la guitarra. Tocó por primera vez en el Cine Terraza de Algeciras a finales del año 1959 junto a su hermano Pepe quien más tarde estuvo presente junto a Ramón en varios de los discos con el sexteto de cuerdas.

12

Luego de realizar una gira por Sudamérica con una compañía de Ballet Clásico Español y grabar algunos discos como “Los chiquitos de Algeciras”, Paco graba su primer álbum solista llamado “La Fabulosa guitarra de Paco De Lucía” en 1967, en el que comienza a trabajar junto a Camarón de La Isla. Su admiración por el ‘cantaor’ con quien grabó nueve discos entre 1969 y 1977 era profunda. “Pienso que Camarón es un revolucionario, es el símbolo del flamenco”. Al éxito de “Fuente y caudal” en 1973 lo siguieron las publicaciones como “Paco De Lucía en vivo desde el Teatro Real” en 1975 y “Almoraima” en 1976. En

1977 comparte el escenario con Carlos Santana, que dejó a un lado su guitarra eléctrica y disfrutó de improvisaciones flamencas. Por la relación que quedó entre ellos, el mexicano habló sobre su muerte y dijo: “Siempre que tocaba era así, un destello enorme, una fuerza de la naturaleza. Al principio fue triste enterarme de su muerte, pero después acepté que él está ahora con Dios, que está rascando olas de luz en el cielo, volviendo locos a los ángeles”. En 1980 Paco graba un trío de guitarras junto a John Mclaughlin y Al Di Meola llamado “Friday Night in San Francisco” grabado en el teatro Warfield, en el cual se expusieron duelos de guitarras increíbles, interpretando en primer lugar una fusión de Mediterranean Sundance del estadounidense Di Meola y Río Ancho del gran Paco. Sobre este álbum el andaluz reflexionó: “A pesar de haber sido muy importante en mi desarrollo como músico, es un paréntesis en mi trabajo dedicado al flamenco”. En 1990 sale “Zyryab” con colaboraciones de Chick Corea, Pepe De Lucía, Ramón de Algeciras y Jorge Pardo. En 1991 realiza el Concierto de Aranjuez en Japón, para el que se preparó solo un mes antes de interpretarlo en su casa de México. “Me llevé mi bata japonesa un par de bañadores, la partitura del

“El hombre que nace junto al mar, es más soñador. Tiene un sentido de la libertad el hombre que está al lado del mar. Yo no puedo estar sin ir al mar mucho tiempo, yo necesito esa expansión que te da el mar. Ese poder respirar a gusto, a fondo”.

“En Andalucía los niños nos identificamos, porque hay muchos pacos y muchos pepes en la calle, por el nombre de la madre. A mi me llamaban paquito el de la portuguesa, Paquito de Lucía”


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

concierto, un pentagrama con los nombres de las notas para poder descifrar aquello y varias versiones grabadas”. En 1998 publica “Luzia” y en 2004 “Cositas Buenas”. Su última publicación fue “Paco de Lucía en vivo. Conciertos España 2010” A través de los años, Paco de Lucía se consagró como un distinto de la guitarra. De bajo perfil, porte serio y misterioso, fue el primer artista español nombrado “Doctor Honoris Causa” por el Berklee College Of Music de Boston gracias a la influencia que su música y visión artística dejó en varias generaciones contribuyendo a difundir el flamenco entre un público internacional y que no sea sólo “la música de los andaluces”.

BIOGRAFIAS

///////////

“El flamenco no tiene nada que ver con los mil doscientos ensayos que hayan escrito los flamencólogos. Es mucho mas fácil que eso, es como respirar”

En 2008 su obra fue elegida por Woody Allen para ser parte del soundtrack de “Vicky Cristina Barcelona”, rodada Nueva York, Cataluña y Asturias. Fue un aporte fundamental para dar vida a la película protagonizada –entre otros- por los españoles Javier Bardem y Penélope Cruz. En Agosto de 2013 Paco de Lucía y Chick Corea cerraron la 37 Edición del Festival de Jazz de Vitoria, con un momento emotivo. Interpretaron “Entre dos aguas” y la gente deliró entre el piano y la guitarra de la dupla tras doce años sin actuar juntos. El hijo predilecto de la provincia de Cádiz y de Algeciras, sumó un disco a su memoria y a la de todos nosotros. El 26 de abril de 2014 salió a la venta el álbum póstumo de Paco de Lucía llamado “Canción andaluza”, grabado en diversas partes de España. Poco hace desde su muerte. El 25 de Febrero del corriente año falleció a los 66 años de edad a causa de un infarto en su casa de Playa del Cármen, México. Innumerables músicos y artistas de todo el mundo lo recordaron con tristeza y melancolía. La misma con la que nos despedimos sus seguidores, la misma con la que se despidió el flamenco que él mismo revolucionó, ese flamenco al que le dijo que no importaban en absoluto los ensayos que se hayan escrito, al que le dijo: “Es mucho mas fácil que eso, es como respirar”. 13


14


15


Thes Siniestros

16


Revista La Verde - ////////////////////////////////////////

DISQUERIA VIRTUAL

///////////

17


Pasonivel Pasas por un pasillo oscuro que te resulta conocido. Los días del futuro Se borronean en el calendario. Y en el contorno las miradas promiscuas no se reconocen.

Te hablaron de proyectos colectivos pero por el ruido te cuesta pensar. (En el volumen de la música se opacan los elementos). A nadie le gusta la incertidumbre; así es la nueva cuestión social y no queda más que ponerse los pantalones largos, avanzar por el pasonivel. Ya al final, está la luz de un faro; en la épica de sus reflectores miles de mosquitos mueren a diario.

18

por Juan Francisco Ilustración CUFA Arteaplicado


DESANDAR UNA OBRA DE JONATAN MORAGA Por Florencia Fossati

“Desandar” significa volverse atrás sobre el camino ya andado, retroceder sobre los propios pasos. Este es el nombre que eligió el artista plástico Jonatan Moraga para exponer sus acuarelas el 4 de abril en el Espacio Verofa Arte y Corazón (EVAC). Allí estuvo La Verde con una copa de vino en mano, para acompañar al artista sureño en la inauguración de su muestra. 19


H

ace años que el viento trajo a La Plata a este joven chubutense oriundo de la ciudad de Trelew para estudiar en la Universidad Nacional de La Plata y ser el primer graduado de la carrera Muralismo. Hoy es licenciado y profesor de Artes Plásticas. Para tener en cuenta y andar con el ojo atento por las calles, Joni intervino algunas paredes de la cuidad de las diagonales como el techo del auditorio del Centro Social y Cultural Olga Vazquez, y el techo y la pared en el patio del colegio Federico Rasore. Actualmente se

20

encuentra brindando talleres de dibujo y pintura en el Espacio La Plata y en el EVAC. Sutileza y arte. Estas dos palabras son las adecuadas para definir el espacio que propuso el artista rodeándonos de 19 obras en su exposición. Con esta intención de delicadeza, las acuarelas intentaron componer una pintura suelta por medio de cuerpos humanos. Desde la mancha emergían figuras relajadas, sumadas a la relación con la sensanción de la sala blanca luminosa que rodeaba las acuarelas. La experiencia indescriptible que transmitía el lugar solo se asemejaba a una caricia


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

ARTISTÁS PLÁSTICOS

////

en la mirada. En esa experiencia de mirar, que entrecruza vida y arte, la mancha original termina haciendo síntesis, como una herramienta expresiva pero a la vez constructiva. El arte “Desandar” toma varios matices e interpretaciones, entre ellos pensarse como un término que avance sobre un recorrido, que no sea un retroceso, sino una vuelta a la fuente primaria Sabemos de sobra que todo camino puede andar. De la sutileza y el arte Jonatan Moraga saltó a las antípodas con la muestra “Desandar” y el trabajo en las obras que están en camino para deleitarnos con una nueva exposición, que encendiendo la mecha de la intriga, quedaremos a la expectativa de cuáles serán los adjetivos que la definirán. -

21


“Un viaje, en mil” Por Caracol Mágico

Lollapalooza

22


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

EXCLUSIVO

///////////

1º y 2 de abril, San Isidro Buenos Aires.

E

mpezó el día a las seis de la mañana, puntual, porque no nos queríamos perder nada. Llegamos a capital tipo nueve. No sabía con que me iba a encontrar. El comedor del dueño de casa era resaca, post fiesta, cadáveres de botellas, tucas por toda la mesa y colillas de pucho naturalmente. Tipo diez salieron unas birras. La ansiedad nos manejaba el cuerpo. Once de la mañana, estábamos chequeando las bandas que iban el primer día, escucha-

mos un par que no conocíamos y terminamos con los Red Hot a pleno. Ni las secas voladoras nos bajaban de esa alegría. Afortunados los pibes, compramos la entrada en noviembre y parecía que faltaban años para que llegue el día y entonces estábamos ahí, era el día. A la una salimos, re locos y un poco borrachos. Nos tomamos el colectivo más eterno de la vida, y llegamos a Retiro para tomarnos el tren a San Isidro. 23


El tiempo pasaba lento entre la fila la caminata hasta los escenarios y la impaciencia de llegar. Prendimos uno. Si nos separamos nos encontramos en los baños. Una ‘L’ enorme de baños químicos se convertía en el punto de encuentro. ¡Pa! Vemos los escenarios. Enormes estructuras con carteles de colores colgando. Gente, millones. Había algunos tirados en el pasto, acostados, sentados, corriendo y la energía hermosa que bailaba en el aire te dejaba llevar. Llegamos como a las cuatro. Yo quería ver Capital Cities, me habían llamado la atención, así que nos

acercamos al Mainstage 1, así se llamaba uno de los escenarios. El flaco de la trompeta se zarpó. Una locura. No terminamos de escucharlos y fuimos a ver Cage The Elephant en el Mainstage 2. Eran las cuatro y el sol estaba terrible, pegaba como si fuera verano y el tumulto de gente hacía que este se propagara por la tribuna manija de música. Ahí nos separamos. A las cinco corrimos al Mainstage 1 a ver a Julian Casablancas. Los 24

escenarios de nombres rarísimos se separaban por quince metros, capaz más, o capaz menos. El gordo la rompió, agitó y se paseo por la gente. Éramos vampiros queriendo que la luz del sol se apague para poder agitar como se debía. Empezó con Ego, un tema del primer disco solista y enseguida siguió con 2231 que es pesadito. Entre medio toco 11th Dimension que sonó espectacular. Le pidieron Reptillia y al son de los Strokes cantamos todos. Terminó y nos encontramos en el medio de todo el lugar, rodeado de colchones de pasto y llenos de barro. Cansados y con sed fuimos a comprar agua, sin saber que en el

futuro nos íbamos a enterar de que había un lugar para llenar las botellas GRATIS. Sí o sí teníamos que pasar por el Perry’s Stage, que era el de electrónica, el que menos nos interesaba y más se escuchaba desde donde nos sentamos para tomar agua. Nos queríamos morir. Teníamos que esperar a las siete que tocaba Phoenix. Sentados en la enorme plancha de pasto, ya con frío, llegaron las flores. ¡Ahora sí! Estábamos bien. Muer-


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

tos, las piernas dolían, los pies latían, la espalda era una de las partes más cansadas y el frío de la ropa húmeda y el poco abrigo que llevamos, pero estábamos de flores. De todas maneras, algo nos seguía dando energía, y era ese espíritu que flotaba por ahí. El día se estaba oscureciendo y arrancamos para Phoenix, Thomas Mars se tiró arriba de la gente y nadó sobre las primeras filas. Nosotros bastante atrás lo veíamos de una pantalla, en este estábamos lejos y de pronto se cruzó a la cabina de sonido y saludó a los del fondo. Era un espectáculo estar ahí, bailando y escuchando en vivo esas melodías, que un rato antes

EXCLUSIVO

///////////

mirábamos en internet. Ocho y media, New Order, , algunos se cruzaron a ver Nine Inch Nails pero yo quería escuchar a los ex Joy Division, no me lo podía perder. Para este momento hacía mucho frío. Me metí entre la gente para agarrar un poco de calor, pero en cuanto me puse a bailar ya no sentía nada. Humo gracioso por todos lados, la música nos ponía a bailar. Empezaron con Elegia, después Crystal. Hasta que… Insolation de Joy Division, nostalgia en el aire. Siguieron con la lista New Order. Entonces una melodía oscura empezó a sonar, era Atmosphere. El corazón me

melodía oscura empezó a sonar, era Atmosphere, el corazón me latía rápido y después, Love Will Tear Us Apart me hizo subir a Saturno de felicidad. Arcade Fire , no me acuerdo la hora, pero sonó zarpado, hacía frío, el cuerpo no nos daba más. Nos encontramos en los baños y arrancamos.

25


Día 2>> - No repetir el cansancio del Día 1 -

H

icimos el mismo recorrido para llegar, esta vez curtidos sabíamos que entre las bandas que no nos gustaban o no conocíamos teníamos que descansar para llegar plenos a los Red Hot. Llegamos y estaba tocando El Mató, ni nos acercamos y nos quedamos tirados en el pasto humeando. Cuatro menos cuarto, tocaba el gran Johnny Marr. Eran las dos y estábamos en el pasto volando. A la misma hora los chicos fueron todos a ver a Pez y una hora antes me fui al escenario donde iba a tocar Johnny para manijear. Esperé

26

una hora sentada al lado de la valla. Hasta que se acercó la hora, puntual empezó con The Right Thing Right y el segundo tema fue uno de los Smiths: Stop me if you think you’ve heard this one before. Estaba al lado del escenario viendo a Johnny, simplemente no lo podía creer, me deje llevar. El sol no me ganaba esta vez porque lleve los anteojos de sol. Siguió su setlist. Después una guitarra hermosa dejaba sonar Bigmouth Strikes Again. Estaba felíz. Hizo un cover punk de I Fought The Law y los dos últimos temas, llenos de melancolía y felicidad fueron How soon is now? Y There’s a light that never goes out, que a más de uno nos llevó la voz.


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

Eran las cinco, , a las siete pintaba Pixies. Seguíamos descansando. Sacamos la conclusión de que el primer día es para curtirte y rescatarte unas energías. Así que nos volvimos a acomodar en el pasto, cada vez más ideal. Arreglamos para comer y estar a pleno para los Peppers, eso no se nos iba de la mente. Empezó Pixies, la primer parte la escuchamos haciéndonos lugar adelante, los queríamos ver. Llegamos bastante adentro, pero la gente era difícil de pasar. Tocaron veinticuatro temas, se veían grandes. ¡Pero estábamos escuchando Pixies loco! La bajista la destrozo e hizo unos coros excelentes. Cerraron con Where is my mind? Perfectos. Ocho y cuarto, corazones divididos, al mismo tiempo los Illya ‘fucking’ Kuriaky y Soundgarden. ¿A dónde vamo’? Y algunos dieron unas vueltas entre los dos, y los manija nos fuimos al lado del escenario de los Red Hot a guardarnos un lugar en las primeras filas. Los

EXCLUSIVO

queríamos ver bien de cerca. Las diez menos cuarto no llegaban más y empezaba la lucha de todos los que querían ver la secuencia bien de cerca. Después de los empujones y de tratar de estar firme adelante aparece Chad, Josh y Flea. Flea baila, agarra el bajo y se va todo al carajo. Una zapada impresionante, Intro Jam. Después de la intro que nos dejó de la cabeza, Anthony entra con The power of Equality, de Blood Sugar Sex Machine, discazo. Empezaron los saltos y los empujones. Todos queríamos estar adelante. -Dani California, Can’t stop, why don’t you love me, un cover, otherside, get off your ass and jam, look around, snow, the adventures of rain dance Maggie, Magic Johnson, me and my friends, wet sand, under the bridge, Ethiopia, Californication, by the way, un jam de Josh, chad y Mauro Refosco (percusión), if you have to ask muy funk y terminó con give it away. Emoción, felicidad, realización. Excelente setlist rompedor de cara. Me rescato, barro hasta las rodillas, transpiración, la mochila rota y los brazos golpeados, energía en las piernas: 2%, hambre: 99%. Felicidad: 101%. Llegue a los baños a encontrarme con la gente. Éramos felices completamente, nos brillaban los ojos y salimos cada uno en su mambo con una melodía distinta de los Red Hot en la cabeza. -

///////////


28


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

TEATRO

///////////

¿QUERÉS DIFUNDIR TU OBRA?

Lucila o la fiebre Grupo de Teatro > De Los Corpúsculos de Krause Lucila, mujer rica a punto de casarse, enferma bruscamente de meningitis y en el delirio de la fiebre pronuncia ardientes palabras de amor hacia un don nadie que supo trabajar como peón en la estancia familiar. Su hermano y su novio reciben una urgente indicación médica: localicen a ese sujeto. El hombre en cuestión será obligado a permanecer junto al lecho de la enferma con fines terapéuticos. Sin embargo ella parece necesitar de él algo más que paliativos médicos. “Lucila o la fiebre” es la historia de un amor loco. En ella el amor brota exagerado y tempestuoso como una fuerza natural para hundirse irremisiblemente en el abismo de la sociedad de los hombres. Una caja musical evoca en la pareja a Orfeo, el músico que venció a la muerte, y a Eurídice, su malogrado amor. En delicado sobrevuelo los amantes del mito soplarán sus vientos báquicos sobre los protagonistas para arrasar el escenario donde el cálculo y las conveniencias urdían su trama. Porque en un mundo donde la Razón se ha vuelto loca, la sed de verdad de los amantes sólo se puede saciar con el delirio.29


El ahogado más hermoso del mundo Gabriel García Márquez

L

os primeros niños que vieron el promontorio oscuro y sigiloso que se acercaba por el mar, se hicieron la ilusión de que era un barco enemigo. Después vieron que no llevaba banderas ni arboladura, y pensaron que fuera una ballena. Pero cuando quedó varado en la playa le quitaron los matorrales de sargazos, los filamentos de medusas y los restos de cardúmenes y naufragios que llevaba encima, y sólo entonces descubrieron que era un ahogado. Habían jugado con él toda la tarde, enterrándolo y desenterrándolo en la arena, cuando alguien los vio por casualidad y dio la voz de alarma en el pueblo. Los hombres que lo cargaron hasta la casa más próxima notaron que pesaba más que todos los muertos conocidos, casi tanto como un caballo, y se dijeron que tal vez había estado demasiado tiempo a la deriva y el agua se le había metido dentro de los huesos. Cuando lo tendieron en el suelo vieron que había sido mucho más grande que todos los hombres, pues apenas si cabía en la casa, pero pensaron que tal vez

la facultad de seguir creciendo después de la muerte estaba en la naturaleza de ciertos ahogados. Tenía el olor del mar, y sólo la forma permitía suponer que era 30


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

el cadáver de un ser humano, porque su piel estaba revestida de una coraza de rémora y de lodo. No tuvieron que limpiarle la cara para saber que era un muerto ajeno. El pueblo tenía apenas unas veinte casas de tablas, con patios de piedras sin flores, desperdigadas en el extremo de un cabo desértico. La tierra era tan escasa, que las madres andaban siempre con el temor de que el viento se llevara a los niños, y a los pocos muertos que les iban causando los años tenían que tirarlos en los acantilados. Pero el mar era manso y pródigo, y todos los hombres cabían en siete botes. Así que cuando se encontraron el ahogado les bastó con mirarse los unos a los otros para darse cuenta de que estaban completos. Aquella noche no salieron a trabajar en el mar. Mientras los hombres averiguaban si no faltaba alguien en los pueblos vecinos, las mujeres se quedaron cuidando al ahogado. Le quitaron el lodo con tapones de esparto, le desenredaron del cabello los abrojos submarinos y le rasparon la rémora con fierros de desescamar pescados. A medida que lo hacían, notaron que su vegetación era de océanos remotos y de aguas profundas, y que sus ropas estaban en piltrafas, como si hubiera navegado por entre laberintos de corales. Notaron también que sobrellevaba la muerte con altivez, pues no tenía el semblante solitario de los otros ahogados del mar, ni tampoco la catadura sórdida y menesterosa de los ahogados fluviales. Pero solamente cuando acabaron de limpiarlo tuvieron conciencia de la clase de hombre que era, y entonces se quedaron sin aliento. No sólo era el más alto, el más fuerte, el más viril y el mejor armado que habían visto jamás, sino que todavía cuando lo estaban viendo no les cabía en la imaginación. No encontraron en el pueblo una cama bastante grande para tenderlo ni una mesa bastante sólida para velarlo. No le vinieron los pantalones de fiesta de los hombres más altos, ni las camisas dominicales de los más corpulentos, ni los zapatos del mejor plantado. Fascinadas por su desproporción y su hermosura, las mujeres decidieron entonces hacerle unos pantalones con un pedazo de vela cangreja, y una camisa de bramante de novia, para que pudiera continuar su muerte con dignidad. Mientras cosían sentadas en círculo, contemplando el cadáver entre puntada y puntada, les parecía que el viento no había sido nunca tan tenaz ni el Caribe había estado nunca tan ansioso como aquella noche, y suponían que esos cambios tenían algo que ver con el muerto. Pensaban que si aquel hombre magnífico hubiera vivido en el pueblo, su casa habría tenido las puertas más anchas, el techo más alto y el piso más firme, y el bastidor de su cama habría sido de cuadernas maestras con pernos de hierro, y su mujer habría sido la más feliz. Pensaban que habría

CUENTOS CORTOS

///////////

tenido tanta autoridad que hubiera sacado los peces del mar con sólo llamarlos por sus nombres, y habría puesto tanto empeño en el trabajo que hubiera hecho brotar manantiales de entre las piedras más áridas y hubiera podido sembrar flores en los acantilados. Lo compararon en secreto con sus propios hombres, pensando que no serían capaces de hacer en toda una vida lo que aquél era capaz de hacer en una noche, y terminaron por repudiarlos en el fondo de sus corazones como los seres más escuálidos y mezquinos de la tierra. Andaban extraviadas por esos dédalos de fantasía, cuando la más vieja de las mujeres, que por ser la más vieja había contemplado al ahogado con menos pasión que compasión, suspiró: —Tiene cara de llamarse Esteban. Era verdad. A la mayoría le bastó con mirarlo otra vez para comprender que no podía tener otro nombre. Las más porfiadas, que eran las más jóvenes, se mantuvieron con la ilusión de que al ponerle la ropa, tendido entre flores y con unos zapatos de charol, pudiera llamarse Lautaro. Pero fue una ilusión vana. El lienzo resultó escaso, los pantalones mal cortados y peor cosidos le quedaron estrechos, y las fuerzas ocultas de su corazón hacían saltar los botones de la camisa. Después de la media noche se adelgazaron los silbidos del viento y el mar cayó en el sopor del miércoles. El silencio acabó con las últimas dudas: era Esteban. Las mujeres que lo habían vestido, las que lo habían peinado, las que le habían cortado las uñas y raspado la barba no pudieron reprimir un estremecimiento de compasión cuando tuvieron que resignarse a dejarlo tirado por los suelos. Fue entonces cuando comprendieron cuánto debió haber sido de infeliz con aquel cuerpo descomunal, si hasta después de muerto le estorbaba. Lo vieron condenado en vida a pasar de medio lado por las puertas, a descalabrarse con los travesaños, a permanecer de pie en las visitas sin saber qué hacer con sus tiernas y rosadas manos de buey de mar, mientras la dueña de casa buscaba la silla más resistente y le suplicaba muerta de miedo siéntese aquí Esteban, hágame el favor, y él recostado contra las paredes, sonriendo, no se preocupe señora, así estoy bien, con los talones en carne viva y las espaldas escaldadas de tanto repetir lo mismo en todas las visitas, no se preocupe señora, así estoy bien, sólo para no pasar vergüenza de desbaratar la silla, y acaso sin haber sabido nunca que quienes le decían no te vayas Esteban, espérate siquiera hasta que hierva el café, eran los mismos que después

susurraban ya se fue el bobo grande, qué bueno, ya se fue el tonto hermoso. Esto pensaban las mujeres frente al cadáver un poco antes del amanecer. Más tarde, cuando le taparon la cara con un pañuelo para que no le molestara la luz, lo vieron tan muerto para siempre, tan indefenso, tan parecido a sus hombres,

31


que se les abrieron las primeras grietas de lágrimas en el corazón. Fue una de las más jóvenes la que empezó a sollozar. Las otras, asentándose entre sí, pasaron de los suspiros a los lamentos, y mientras más sollozaban más deseos sentían de llorar, porque el ahogado se les iba volviendo cada vez más Esteban, hasta que lo lloraron tanto que fue el hombre más desvalido de la tierra, el más manso y el más servicial, el pobre Esteban. Así que cuando los hombres volvieron con la noticia de que el ahogado no era tampoco de los pueblos vecinos, ellas sintieron un vacío de júbilo entre las lágrimas. — ¡Bendito sea Dios —suspiraron—: es nuestro! Los hombres creyeron que aquellos aspavientos no eran más que frivolidades de mujer. Cansados de las tortuosas averiguaciones de la noche, lo único que querían era quitarse de una vez el estorbo del intruso antes de que prendiera el sol bravo de aquel día árido y sin viento. Improvisaron unas angarillas con restos de trinquetes y botavaras, y las amarraron con carlingas de altura, para que resistieran el peso del cuerpo hasta los acantilados. Quisieron encadenarle a los tobillos un ancla de buque mercante para que fondeara sin tropiezos en los mares más profundos donde los peces son ciegos y los buzos se mueren de nostalgia, de manera que las malas corrientes no fueran a devolverlo a la orilla, como había sucedido con otros cuerpos. Pero mientras más se apresuraban, más cosas se les ocurrían a las mujeres para perder el tiempo. Andaban como gallinas asustadas picoteando amuletos de mar en los arcones, unas estorbando aquí porque querían ponerle al ahogado los escapularios del buen viento, 32

otras estorbando allá para abrocharse una pulsera de orientación, y al cabo de tanto quítate de ahí mujer, ponte donde no estorbes, mira que casi me haces caer sobre el difunto, a los hombres se les subieron al hígado las suspicacias y empezaron a rezongar que con qué objeto tanta ferretería de altar mayor para un forastero, si por muchos estoperoles y calderetas que llevara encima se lo iban a masticar los tiburones, pero ellas seguían tripotando sus reliquias de pacotilla, llevando y trayendo, tropezando, mientras se les iba en suspiros lo que no se les iba en lágrimas, así que los hombres terminaron por despotricar que de cuándo acá semejante alboroto por un muerto al garete, un ahogado de nadie, un fiambre de mierda. Una de las mujeres, mortificada por tanta insolencia, le quitó entonces al cadáver el pañuelo de la cara, y también los hombres se quedaron sin aliento. Era Esteban. No hubo que repetirlo para que lo reconocieran. Si les hubieran dicho Sir Walter Raleigh, quizás, hasta ellos se habrían impresionado con su acento de gringo, con su guacamayo en el hombro, con su arcabuz de matar caníbales, pero Esteban solamente podía ser uno en el mundo, y allí estaba tirado como un sábalo, sin botines, con unos pantalones de sietemesino y esas uñas rocallosas que sólo podían cortarse a cuchillo. Bastó con que le quitaran el pañuelo de la cara para darse cuenta de que estaba avergonzado, de que no tenía la culpa de ser tan grande, ni tan pesado ni tan hermoso, y si hubiera sabido que aquello iba a suceder habría buscado un lugar más discreto para ahogarse, en serio, me hubiera amarrado yo mismo un áncora de galón en el cuello y hubiera trastabillado como quien no quiere


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

CUENTOS CORTOS

///////////

Gabriel García Márquez (Aracataca, Colombia 1928 - México DF, 2014) Ilustracion por Jonatan Moraga

la cosa en los acantilados, para no andar ahora estorbando con este muerto de miércoles, como ustedes dicen, para no molestar a nadie con esta porquería de fiambre que no tiene nada que ver conmigo. Había tanta verdad en su modo de estar, que hasta los

hombres más suspicaces, los que sentían amargas las minuciosas noches del mar temiendo que sus mujeres se cansaran de soñar con ellos para soñar con los ahogados, hasta ésos, y otros más duros, se estremecieron en los tuétanos con la sinceridad de Esteban. Fue así como le hicieron los funerales más espléndidos que podían concebirse para un ahogado expósito. Algunas mujeres que habían ido a buscar flores en los pueblos vecinos regresaron con otras que no creían lo que les contaban, y éstas se fueron por más flores cuando vieron al muerto, y llevaron más y más, hasta que hubo tantas flores y tanta gente que apenas si se podía caminar. A última hora les dolió devolverlo huérfano a las aguas, y le eligieron un padre y una madre entre los mejores, y otros se le hicieron hermanos, tíos y primos, así que a través de él todos los habitantes del pueblo terminaron por ser parientes entre sí. Algunos marineros que oyeron el llanto a distancia perdieron la certeza del rumbo, y se supo de uno que se hizo amarrar al palo mayor, recordando antiguas fábulas de sirenas. Mientras se disputaban el privilegio de llevarlo en hombros por la pendiente escarpada de los acantilados, hombres y mujeres tuvieron conciencia por primera vez de la desolación de sus calles, la aridez

de sus patios, la estrechez de sus sueños, frente al esplendor y la hermosura de su ahogado. Lo soltaron sin ancla, para que volviera si quería, y cuando lo quisiera, y todos retuvieron el aliento durante la fracción de siglos que demoró la caída del cuerpo hasta el abismo. No tuvieron necesidad de mirarse los unos a los otros para darse cuenta de que ya no estaban completos, ni volverían a estarlo jamás. Pero también sabían que todo sería diferente desde entonces, que sus casas iban a tener las puertas más anchas, los techos más altos, los pisos más firmes, para que el recuerdo de Esteban pudiera andar por todas partes sin tropezar con los travesaños, y que nadie se atreviera a susurrar en el futuro ya murió el bobo grande, qué lástima, ya murió el tonto hermoso, porque ellos iban a pintar las fachadas de colores alegres para eternizar la memoria de Esteban, y se iban a romper el espinazo excavando manantiales en las piedras y sembrando flores en los acantilados, para que en los amaneceres de los años venturos los pasajeros de los grandes barcos despertaran sofocados por un olor de jardines en alta mar y el capitán tuviera que bajar de su alcázar con su uniforme de gala, con su estrolabio, su estrella polar y su ristra de medallas de guerra, y señalando el promontorio de rosas e horizonte del Caribe dijera en catorce idiomas, miren allá, donde el viento es ahora tan manso que se queda a dormir abajo de las camas, allá, donde el sol brilla tanto que no saben hacia dónde girar los girasole,sí, allá, es el pueblo de Esteban. -

García Márquez, G (2003). “El ahogado más hermoso del mundo” en La incrieíble historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada. Ed Debolsillo, Buenos Aires.

33


CONVO

CATOR IA A U T O R E S Y ED I T O R E S

revista

laverde .wordp re

vistala r verde@ ess.com gmail. com

34

Contac ta con el S te taff de la Revi sta


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

RESEÑAS

Debatir Bolivia

///////////

Reseña por Juan Francisco Di Meglio

Svampa, Maristella; Fornillo, Bruno y Stefanoni, Pablo (2010) “Debatir Bolivia. Perspectivas de un proyecto de descolonización”. Buenos Aires, Taurus, 298 pp.

Ilustraciones por CUFA > Arte Aplicado 35


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

RESEÑAS

///////////

Debatir Bolivia es un libro que proviene de tres cientistas sociales argentinos de diversa formación: la filósofa y socióloga Maristella Svampa, el economista y periodista Pablo Stefanoni y el historiador Bruno Fornillo.

C

omo explicita su introducción, el libro se propone abrir el debate, de cara al futuro, sobre los logros y las perspectivas de las transformaciones iniciadas por el primer gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) y su líder Evo Morales. Los tres artículos que conforman la primera parte de Debatir Bolivia buscan precisar tanto las continuidades como las rupturas respecto del anterior modelo de Estado, así como las tensiones y ambivalencias. Los conceptos en los que los compiladores se apoyan para presentar al proceso político boliviano en el doble juego de base histórica y cruce de temporalidades son los de memoria larga (que refiere al proceso de colonización del país), memoria mediana (el Estado nacional-popular post-revolución de 1952) y memoria corta (las batallas contra el orden neoliberal a partir del 2000). En el primero de los artículos, “El ‘laboratorio boliviano’: cambios, tensiones y ambivalencias del gobierno de Evo Morales”, Svampa analiza, a modo de balance, el primer mandato del MAS, para lo que registra tanto los avances como las tensiones al interior del proyecto de descolonización. Explora la propuesta del Pacto de Unidad presentada por las organizaciones campesino-indígenas en su aporte a la creación de un Estado Plurinacional; se pregunta por la relación entre los movimientos sociales y el gobierno del MAS; avanza sobre la influencia de la tradición política nacional-popular y, finalmente, formula una serie de interrogantes sobre el modelo económico de desarrollo. En “Intelectuales y política en la ‘era katarista’”, Fornillo se ocupa del campo político-intelectual boliviano. El artículo remarca la importancia de la constante intervención de los pensadores en el espacio político de ese país y se detiene en los recorridos que rompen con el estereotipo clásico del intelectual. A su vez, estudia cómo los dispositivos de acción de esos intelectuales –dispositivos que incluyen las acciones callejeras- sirven muchas veces para romper la barrera entre el saber

36

y la política, así como para adoptar formas de disputa más institucionales y lograr que la batalla cultural se difunda en los grandes medios. El último artículo de esta primera parte pertenece a Stefanoni. “¿Pueblo enfermo o raza de bronce? Etnicidad e imaginación nacional en Bolivia (1900-2010)” ofrece una rigurosa revisión de las diferentes elaboraciones y reelaboraciones de las ideas e imaginarios bolivianos sobre lo indio y la etnicidad. Con ello se busca reponer el marco histórico de la problemática étnica, muy ligada a la pregunta -casi existencial- por cómo “construir” o “imaginar” una nación. Asimismo, otro objetivo es dar cuenta de la variedad de actores, fuentes e influencias que, a lo largo de las décadas, han confluido en un discurso sobre la descolonización. La segunda parte del libro se compone de un conjunto de entrevistas realizadas entre julio y octubre de 2009 a intelectuales que entonces se hallaban en el gobierno. Con estas entrevistas se busca ilustrar, “desde las entrañas” mismas de la organización gobernante, parte de la dinámica del proceso político boliviano. Allí el vicepresidente Álvaro García Linera desarrolla la idea de empate catastrófico y se detiene en el análisis de la conformación y el trayecto del nuevo bloque de poder. Por su parte, el ex constituyente Raúl Prada reflexiona sobre el pasaje del texto constitucional a la ley en lo que se refiere a la nueva Ley de Gestión Pública, base del emergente Estado Plurinacional. Alejandro Almaraz, viceministro de Tierras, ofrece un diagnóstico del rol de las ONGs en el actual proceso político, y también expone su visión sobre las medidas de redistribución de tierras. Finalmente, desde una mirada marcada por lo emocional, Helena Argirakis, funcionaria a cargo del Departamento de Autonomía de Santa Cruz, aborda las diferentes dimensiones del habitus camba, así como la significación y el fuerte desafío de ser cruceño en el gobierno de Evo. -

L

uego de esas entrevistas, se reproducen dos discursos del actual presidente de Bolivia: las palabras pronunciadas en la Cumbre por el Cambio Climático en Copenhague (20) y el discurso de Cochabamba de abril de 2010 en ocasión de la Contracumbre. A continuación –y como cierre del libro-, los autores publican un fragmento de la entrevista que le realizaron al canciller David Choquehuanca. Allí se reconstruye la visión aymara delsuma qamaña, una noción que forma parte


de la cosmovisión de los pueblos andinos y que hoy aparece como un significante amplio en el que se inscriben diferentes significados emancipatorios. Como conclusión, es interesante destacar que, a pesar de que los investigadores no coinciden plenamente en sus análisis, los tres resaltan el grado de empatía que les suscita el proceso político que en nuestros días vive Bolivia y llaman a una necesaria reflexión que, desde una diversidad de voces y perspecti-

vas, se proponga contribuir a generar un debate abierto sobre las posibilidades del gobierno de Evo. gestión de la producción. Con una lógica de centralismo democrático ⁷ , con tendencia hacia la izquierda o el progresismo, centra el foco en los/as trabajadores/as y los derechos de los/as mismos/as, que les permite mantener la unidad de las diferentes tendencias y posicionamientos que conviven hacia adentro del mismo. 37


///////////PUNTA

EN TINTA

////////////////////////////////////

Ilustracion de Agustina Erpen

“No hay nada más sin apuro que un pueblo haciendo la historia” (A. Zitarrosa) facebook: Agus LaRubia 38


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

-“Patitas de alambre”-

Informe periodístico sobre Prostitución Infantil. Editorial Argenta- 192 pág. 2014Autores: Escritor-Period. Edgardo Palacios y Prof. Ana Unhold

En muchos países del mundo y, de manera lamentable, también en nuestro país, existe una triste y execrable realidad: la explotación infantil, que se traduce en prostitución. No hemos podido ser indiferentes, nos interesamos por el difícil problema, sus innumerables aspectos relacionados y las posibles soluciones, tomando el modelo de países que han implementado medidas con diverso resultado. Este informe periodístico “Patitas de alambre”, intenta despertar conciencias y movilizar a autoridades nacionales, provinciales, municipales, religiosas, legisladores, profesionales, docentes, padres de familia y lectores en general, frente a una cuestión tan extendida y aberrante. Es un deber contribuir a la defensa de los Derechos del Niño y la disminución de todas aquellas condiciones de extrema pobreza, falta de acceso a la educación, leyes inadecuadas o pobremente implementadas y decenas de factores que multiplican el doloroso presente y peor futuro para millones de niños. -

Cronica Chiloé

RELATOS

///////////

por Ana Unhold

Entre el 17 y 23 de febrero 2014, se desarrolló en el Archipiélago de Chiloé- sur de Chile- el Primer Congreso Literario por la Identidad de los Pueblos y la Paz. Fue organizado por la Corporación Internacional de la Identidad de los Pueblos y la Paz, presidida por Gérak Millalonco Velázquez. Participaron escritores y poetas de cuatro continentes y diez representantes de pueblos originarios. Independientemente de la calidad de escritos, poemas y libros presentados, quiero destacar dos aspectos fundamentales. Por un lado, el Archipiélago es un bellísimo lugar, con un mar que todo lo rodea y se pierde en la distancia. Desde las islas, entre la bruma, se distinguen los volcanes de la Cordillera. Una maravillosa pintura de la naturaleza. Por otro lado, fue una experiencia enriquecedora de integración entre habitantes de tantos países y diez pueblos originarios. En ese intercambio cultural, apreciamos lenguas, escuchamos rezadoras del Archipiélago, veneramos banderas, comimos curanto y participamos de una ceremonia en la playa, bajo los rayos del sol y encandilados por los multicolores pliegues de las banderas, con ofrendas a la Pachamama que fue presidida por una diaguita de Calama, acompañada por una mujer mapuche y otra del pueblo andino del Perú. Nos trasladamos en el tiempo, ellas con sus trajes típicos, al son del tambor, sin apuro, hicimos ofrendas, pedimos bendiciones y mostramos finalmente que el Creador, es uno. Esta Corporación organizadora, tiene como objetivos: -Colaborar en todo aquello que fortalezca la identidad de cada grupo y que se expresa como una cultura particular. -Vincular escritores, poetas, investigadores e integrantes de diversos países y etnias, para luchar contra toda forma de discriminación. -Eliminar la violencia en todas sus formas. -Crear, recrear y transferir valores, tradiciones, costumbres, información y manifestaciones del arte para apuntar a una CULTURA DE LA PAZ, en lugar de la CULTURA DE LA VIOLENCIA. 39


40


El Bolsón

-Un Imperdible de la Patagonia-

Por Rosario Insfran y Sara Monte Uchoa No es una novedad mencionar a El Bolsón cuando se habla de destinos en la Patagonia Argentina, lugar visitado por cientos de personas durante todo el año. Vale la pena aprovechar la naturaleza que aparece por todos lados, manifestada en bellos paisajes con montañas nevadas, cascadas, ríos, lagos, bosques, frutas y diferentes tipos de fauna. El encanto natural del lugar atrae turismo nacional e internacional, transformando al pueblo en una pequeña ciudad durante el verano, convirtiéndose así, no sólo en un centro de atracción natural sino también cultural, donde la “cultura hippie” marca su presencia desde la década de los 60.

1-

2-

3-

41

4-


56-

7-

Ll

42

egar es muy fácil, desde Buenos Aires es necesario pasar por la ciudad de Bariloche. Es posible llegar a ésta en diferentes medios de transporte, en avión, auto, colectivo, tren e incluso a dedo, adaptándose a todo tipo de viajero. Una hora y media separa Bariloche de El Bolsón, en el camino uno ya puede darse cuenta de la belleza de la región aprovechando las vistas de diferentes lagos y montañas que pueden apreciarse desde la ruta. Una vez en el pueblo, es imposible perderse: es pequeño y bastante organizado, la plaza central donde se desarrollan diferentes tipos de actividades es el punto de referencia. La oferta hotelera es muy variada y se adapta a la economía de todos. Se pueden alquilar por día cabañas

totalmente equipadas, hay varios Hostels con precios muy accesibles y campings que varían de $20 a $70 la noche.

1-Atardecer en el Río Quemquemtreu. 2- Presentación de tambores africanos en la Plaza Central de El Bolsón.

3- Espectáculo de música y circo en la Plaza Central de El Bolsón 4- Vista del Cerro Piltrikitrón desde el centro del pueblo.

Muchas de las personas que llegan a El Bolsón se ven atraídas por el turismo ecológico del lugar. Existen diferentes tipos de caminatas donde varía el tiempo y la dificultad del camino. El cerro Piltriquitrón impone su visión desde el pueblo. El Bosque Tallado, que se encuentra en la subida al pico es un punto de atracción importante. Una vez en la cima la vista de la ciudad es increíble. Para los más extremos, el Piltri cuenta con una base de despegue de parapente que te permite ¨volar¨ prácticamente sobre la cordillera. Otro de las caminatas imperdibles son el Cajón del Azul y el Hielo Azul. La subida a la trilla parte desde Warton, a 15 minutos del pueblo.


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////////

DE MOCHILA

///////////

8-

Datas para artistas y mochileros: > Si querés ahorrar un poco en pasajes, hacer dedo es muy fácil en

verano, ya que las rutas son muy concurridas. Otra opción es, tren desde Bs. As. a Bahía Blanca, cruzás a Carmen de Patagones y de ahí un bondi a San Antonio. Dos veces por semana sale un tren a Bariloche, es largo y te llenas de tierra, pero muy barato y los asientos zafan.

> Si sos artesano podés hablar con la comisión de la Feria para exponer tus trabajos, hay mucho turismo y se vende bien.

> Si sos músico o artista de circo podés presentar en la Plaza central, es sólo llegar y organizarse con los demás artistas, la municipalidad provee luz para equipos de sonido y luminarias. -------------------------Ganga libre-------------------------

Si bien todos sabemos que la marihuana en Argentina no es legal, es sabido también que El Bolsón es territorio hippie. En el pueblo los días de feria la ganga está “liberada”, motivo que atrae muchos turistas. Se puede fumar tranquilo sin perseguirte con los policías que vigilan la plaza, de hecho la comisaría está a dos pasos. Eso sí, no faltan los avivados que se aprovechan de la demanda y los precios se duplican.

9-

Con caminatas de 3 y 5 horas respectivamente se llega a los destinos, cansadoras al principio pero muy gratificantes al final. Es imposible hablar de El Bolsón sin mencionar la movida cultural que se desarrolla principalmente en la plaza central. Martes, jueves, sábado y domingo el lugar se convierte en escenario de diferentes tipos de artistas. La feria de artesanos marca su presencia desde hace más de 30 años, donde aproximadamente 500 artesanos exponen sus trabajos, siendo una de las atracciones principales durante todo el año. Vale destacar que los productos son pura y exclusivamente artesanales, uno puede encontrar desde un par de aros o un dulce de frambuesa hasta un boomerang o un tambor. En el resto de la plaza conviven músicos y artistas de teatro y circo, que en el transcurso del día van haciendo sus presentaciones alterna5- Día de feria en la Plaza Central de El Bolsón. 6- Pasarela del Encuentro del Río Azul. 7- Río Quemquemtreu.

damente. Grupos de percusión, bandas de rock, ska y reggae se llevan la atención de los más jóvenes, y el infaltable folklore hace bailar a extranjeros y argentinos al ritmo de la guitarra y el tradicional bombo. Los trabajadores circenses se encargan de dar el toque cómico a la tarde bolsonera. Entre risas, chistes, malabares, trapecios y telas, muchísimas personas se juntan a ver las presentaciones de artistas que vienen a mostrar sus obras desde diferentes partes de Argentina. Vale destacar que todas las presentaciones se hacen a la gorra. Con todas estas atracciones el mágico pueblo se convierte en un punto imperdible dentro del itinerario patagónico, sumándole a todo esto la producción regional de cerveza, helado y chocolate, nadie queda exento de disfrutar una buena tarde en la comarca de El Bolsón. 8-Vista del Cerro Piltrikitrón 9-Día de feria en la Plaza Central de El Bolsón.

43


CONTACTATE CON -GRANDES FRASES ILUSTRADASY CONSEGUI SUS REMERAS

44


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////

PUNTA EN TINTA

///////////

SI SOS ILUSTRADOR CONTACTATE CON EL STAFF DE LA VERDE Y PARTICIPA EN EL PRÓXIMO NÚMERO DE LA REVISTA

SUMATE! revistalaverde@gmail.com 45


46


Revista La Verde - /////////////////////////////////////////////

PUNTA EN TINTA

Ilustracion de Agustina Erpen

Esos raros peinados nuevos

///////////

facebook: Agus LaRubia 47


48

LA VERDE N # 5 - ¿ Que tal te fue? -  

- Revista Digital Cultural Colectiva - Copy Left