Page 1

Mi vida en 100 palabras Recopilaci贸n de los relatos participantes en el I Concurso de microrrelatos organizado por la Asociaci贸n Cultural Guenaxa de Hu茅neja (Granada)

http://acguenaxa.blogspot.com


Mi vida en cien palabras Recopilaci贸n de los relatos participantes en el I Concurso de microrrelatos organizado por la Asociaci贸n Cultural Guenaxa de Hu茅neja (Granada)


Mi vida en 100 palabras


Mi vida en 100 palabras

Índice Prólogo................................................................................4 Vidas en cien palabras.............................................................8 Teresa (microrrelato ganador).............................................9 Vida de escritor...................................................................10 Rapidez en el tiempo........................................................11 Este no es mi nieto.............................................................12 La universidad de la vida..................................................13 Paisaje de sombras rotas...................................................14 Árbol - libro - hijo.................................................................15 Fallos de la memoria.........................................................16 Muchos momentos para una sola vida...............................17 A mi nieta..........................................................................18 El juego de mi vida...........................................................19 Aquel entonces.................................................................20 Los años no pasan en balde...............................................21 Cien palabras....................................................................22 Ya......................................................................................23 Pinceladas de mi vida.......................................................24 La edad de la calma.........................................................25 Don Juan...........................................................................26 El ámbulo de mi vida........................................................27 Mi vida es una cuestión de tiempo.....................................28 Tres estados en el tiempo..................................................29

4


Mi vida en 100 palabras

Sin nociones.......................................................................30 El fruto de un triste deber conyugal....................................31 La vida en un día...............................................................32 A una buena amiga............................................................33 La mente aventurera.........................................................34 Vísceras......................................................................35 Línea de vida......................................................................36 Un sueño en construcción.................................................37 Vida media........................................................................38 Algo quedó........................................................................39 Juago a vivir contigo, a tu lado, ¡haciendo camino!............40 Su obra magna..................................................................41 Mi vida..............................................................................42 Aportaciones especiales..........................................................44 Asociación Adis Meridianos..................................................46 Lo que es la vida.................................................................48 Adolescencia..................................................................49 Así ha sido mi vida..............................................................50 Mi futura vida...................................................................51 Mi dura vida.....................................................................52 Mi presente y mi futuro....................................................53 Centro Residencial Básico El Contador...............................56 La vida de Azzedine............................................................57 La vida de Houcine...........................................................58 La vida de Mohamed........................................................59 La vida de Hassan...............................................................60 La vida de Abdelhay...........................................................61 La vida de Allal.................................................................62 La vida de Foudad.............................................................63

5


Mi vida en 100 palabras

Prólogo

U

na vida. Sólo una vida. ¿Cómo debemos vivirla? No lo sabemos. ¿Todo llega de la mano del destino o manejamos a nuestro antojo el timón de nuestra historia? No lo sabemos. Sólo una vida. Una vida es poco tiempo. Cien palabras son pocas para contar tan solo una vida...o tal vez no. Si nos sentamos delante de un papel en blanco para contar nuestra vida no resulta sencillo encontrar un punto de vista único, soltamos el boligrafo de la mano para dejarlo en la mesa y parar a pensar otro más adecuado, y lo volvemos a coger. Lo haremos varias veces y después nos daremos cuenta de que una única vida es un periodo de tiempo compuesto por miles de vidas en las que algunas agarraremos fuertemente el timón y en otras dejaremos que el viento nos arrastre hacia donde él quiera. La vida de cualquiera puede cambiar radicalmente en cualquier momento, con un golpe de suerte podemos convertirnos en multimillonarios, o podemos conocer por casualidad a la persona por la que lo dejaríamos todo. Pero también podemos encaminar nuestra vida hacia el éxito o el fracaso, siempre sometidos a los caprichos del azar.

6


Mi vida en 100 palabras

Pero podemos tener la vida en contra desde el momento en el que nacemos. Desde ese momento estamos obligados a sobrevivir de cualquier manera, pase lo que pase. Nos veremos obligados a huir lejos, sufriendo peligros; vivir de manera arriesgada; imponer nuestra fuerza para no ser aplastados y salir adelante. Aún así, siendo felices o infelices, como seres sociales, jamás viviremos dignamente sin la ayuda de los demás, de familiares, de una pareja, de amigos o quizá de gente que se gana la vida ayudando a otros. Pero tampoco ellos vivirían dignamente sin nosotros. Tristezas, aulas, viajes, encuentros, lugares, canciones, empleos, amores, libros, deportes, familia…son pequeños y valiosos detalles que moldean nuestra manera de ser, nos motivan a salir adelante y forjan nuestros sueños. En nombre de la Asociación Cultural Guenaxa agradecemos la participación de todos aquellos que han colaborado aportando sus relatos, aportando algunas de sus miles de vidas. Especialmente agradecemos a los chicos de la Asociación Adis Meridianos y del Centro Residencial Básico El Contador por su aportación a este libro. Agradecemos a todos los que nos animan a seguir adelante en este proyecto y nos ayudan aportando ideas y trabajo.

Carlos Izquierdo Pérez

7


Mi vida en 100 palabras

Vidas en cien palabras

8


Mi vida en 100 palabras

Teresa microrrelato ganador

N

ací solo. Es duro admitirlo pero fue así. Mis primeros años en el orfelinato marcaron mi vida. No adquirí sentimientos, no sabía lo que era llorar ni tampoco reir. La soledad no era una sensación ya que vivía inmerso en ella. En mi quinto cumpleaños me llevaron al parque. Ese día sentí tristeza. No sabía por qué ni de qué, pero toparme con la felicidad de otros me hizo llorar por primera vez. Hoy he vuelto a hacerlo. También he vuelto a nacer, pero ya no solo. Hoy nací con Teresa, mi hija.

Antonio Jesús Hidalgo

9


Mi vida en 100 palabras

Vida de escritor

L

a autobiografía me fue revelando que había dedicado cada minuto de mi existencia a escribir sobre mi propia vida. La crisis existencial que por entonces venía experimentando, se fue acrecentando al intuir que aquellas eran las últimas líneas…

Gotzon

10


Mi vida en 100 palabras

Rapidez en el tiempo

D

e niña por la mañana despierto y me estiro en la cama. De pronto miro el reloj y me encuentro en la playa, no tan niña y jugando a ser humana. El sol se esconde tras la montaña ¡miro el reloj! y de nuevo en la cama, de cojines y libros rodeada y en una edad dorada.

Anna Viedma

11


Mi vida en 100 palabras

Este no es mi nieto

N

unca me importó tener las orejas diferentes. Mi madre dice que una de ellas se deformó por tardar mucho tiempo en nacer. - ¡Este no es mi nieto! - Gritó mi abuela a la enfermera cuando trajo a mis padres un precioso bebé con las orejas idénticas mientras su madre me alimentaba por primera vez. ¿Como sería mi vida si no se hubieran dado cuenta? ¿y si mis orejas hubieran sido iguales? Bueno, tan solo es curiosidad, porque a mi orejas diferentes y a mi vida nunca las he querido cambiar por otras.

Carlos Izquierdo Pérez

12


Mi vida en 100 palabras

La universidad de la vida

M

e encontraba en mi habitación confundido y llorando sin comprender el motivo de mi castigo…

Mi vida empezó bajo la enseñanza de un padre egoísta que logró sembrar muchas palabrotas en mi habla –aunque mi madre decía que él no las pronunciaba. De una madre luchadora, que sufrió los malos tratos de mi padre y mis desobediencias. Que gracias a la universidad de la vida aprendí que el tesoro más preciado es la mujer que nos trae al mundo –Que cuando no la tenemos, la echamos de menos. Ahora soy padre y gracias a Dios esta historia no se repite.

Francisco Moreno Colmenares

13


Mi vida en 100 palabras

Paisaje de sombras rotas

D

esde ese rincón guardián de la memoria paseo buscando pinceladas de mi vida: risas, llantos, amores, odios... Una infancia feliz con olor a dictadura. Adolescente cuando era de color gris la policía, como dice una canción que en estos días he oído a mis hijos. La juventud de transición política, mezcla de incertidumbre y esperanza. El error de mi vida, el “paisaje de sombras rotas”, la vida en la que el miedo y la cobardía me retuvo prisionera y el odio me dañó el alma. La lucha por la vida, que diría Baroja, hasta conseguir que al menos me pertenezca.

Anónimo

14


Mi vida en 100 palabras

Árbol - libro - hijo

P

lanté dos árboles. Se secaron en la helada del noventa y jamás pude comer uno de sus frutos.

Escribí un libro. Apenas se vendieron cincuenta ejemplares. Los otros acumulan polvo y telarañas en un rincón de la buhardilla. Tuve cinco hijos. A veces, cuando duermen, voy hasta el borde de sus camas y trazo señales sobre sus frentes. Los beso. Me pregunto cómo serán sus sueños. Y tengo miedo.

Isabel Alí

15


Mi vida en 100 palabras

Fallos de la memoria

U

na vez llegó el final, no recordaba nada; es lo que tiene ser un pez. Así que decidí volver a nacer.

Víctor Izquierdo Pérez

16


Mi vida en 100 palabras

Muchos momentos para una sola vida

A

bro la mente al pasado, ante mi vuelan imágenes de pueblo y ciudad. Olores que suscitan deseos de volver atrás, de recuperar aquel trozo de vida que quedó entre una plaza y unos caños, entre mis primeras fiestas en cocheras de amigos donde jugaba a ser mayor y los mayor que me sentía cuando ya no me conformaba con jugar a serlo. Siempre vuelvo a ese lugar, para saber de donde vengo y sabiendo hacia donde quiero ir. Más que a la muerte, temo morir lejos de mis raíces, lejos de lo que fui, lejos de lo que soy.

Luis Izquierdo Osorio

17


Mi vida en 100 palabras

A mi nieta

M

i mente estaba ausente, la luna no tenía luz, el sol no volvió a brillar hasta que naciste tú, volviste a llenar de ternura mi mente dolodira con tus ojos picaruelos y ese cuerpecitol leno de vida lo más hermoso del mundo así eres tú para mi mi vida entera te daría para que siempre fueras muy feliz.

Manuela Soto

18


Mi vida en 100 palabras

El juego de mi vida

N

ací en mayo, ya morenito, creo que al sol me dejaron olvidado. De niño no estudiaba y sí jugaba… después descubrí que estudiar era un juego y jugando a todo aprendí. De adolescente tuve amores, otro bonito juego viví… De mayorcito con una muñeca me casé, blanquita como la leche y yo negrito como el café. El trabajo tarde llegó, pero nunca me faltó. En el juego de la vida mis padres me apuntaron y como un juego, perdí, empaté y gané; reí, lloré y disfruté… seguiré en esta partida jugando, siempre variada, imprevista, pero sobre todo… bella de vivir.

Gabriel Mª Espinar

19


Mi vida en 100 palabras

Aquel entonces

E

ntonces, comíamos las gachas en el mismo perol, y cuando tocaba conejo me tocaba asistir al “despellejo” le agarraba las patas y mi madre me un tiron lo arrancaba ¡que pena me daba! entonces, iba a la fuente con el cántaro a por agua. Nos sentábamos en la placeta al final de la jornada, a escuchar historias de misterio y de brujas malas… Entonces las vacaciones estaban llenas de emociones al escondite en el pajar, bailar en la disco del bar, jugar con algún chaval y ahora es lo mismo pero no es “igual”.

Anna Viedma

20


Mi vida en 100 palabras

Los años no pasan en balde

N

ací un viernes 13 de un mes 12, no quedaban más, desde mi alumbramiento fui desafortunado, ocurrió en el 68, lo cual ocasionó en mi una incipiente revolución hormonal, pero a pesar de nacer predispuesto, no en vano lo hice con la cabeza del revés, con tan corta edad no tuve oportunidad de disfrutar plenamente el 69. Percibí en el 96 como las mujeres acostumbraban a darme la espalda, tal rechazo provocó que el 98 diera demasiadas vueltas a mi cabeza, hasta decidir adoptar, en el 99, una postura definitiva, bastante pasiva por cierto, que logró colmar todas mis expectativas.

Gotzon

21


Mi vida en 100 palabras

Cien palabras

C

uando el pordiosero me pidió una limosna, le propuse un trato: le daría todo el dinero que llevaba en el bolsillo, si me resumía su vida; eso sí, en menos de cien palabras. “Mi vida en menos de cien palabras”, balbuceó. Pude ver cómo una lágrima se deslizaba por su mejilla antes de que inclinara el rostro. No dije nada, sólo le entregué el dinero y me alejé pensando que ni siquiera un millón de palabras serían suficientes para describir la tristeza, el dolor, las ausencias y las pérdidas que bullían en el limitado ámbito de aquella lágrima.

Kalton Bruhl

22


Mi vida en 100 palabras

Ya

N

o sabía cómo empezar. Cualquier cosa suscitaba su atención. En su maleta de madera guardaba un ejército de colores plastidecor. Pero no sabía cómo empezar. Admiraba esa palabra por la que sucede la mayoría de cosas que suceden. Tenía claro al menos un sueño. Sin embargo, no sabía cómo empezar. Caminaba entre la cima y la orilla. Creía en su magia. Sólo que no sabía cómo empezar. Y sin saber cómo, un día supo que ya había empezado.

Fabio Castro

23


Mi vida en 100 palabras

Pinceladas de mi vida

E

l camino de mi vida encontrará un día el fin. Es un camino con asfalto y socavones, también con paisajes paradisíacos en su trayectoria, días de sol y nubes con tormentas embravecidas, y eso lo hace especial para mi riqueza personal, que ha sabido dar el equilibrio a mi bienestar. Lo andado, andado está; lo que queda, llegará.

Anónimo

24


Mi vida en 100 palabras

La edad de la calma

A

l atardecer de nuestros días y cuando la calma se aloja en nuestro ser rode´çandose de personas bellas de manos cuidadosas que cuidan nuestro bien. Entre el cariño que recibimos y los cuidados a su vez nos queda recordar lo más hermoso de nuestras vidas y tendremos y viviremos un hermoso atardecer.

Manuela Soto

25


Mi vida en 100 palabras

Don Juan

D

espués de que me detectaran una enfermedad mortal –mi existencia terminaría en unos días- me comunicaron desde la funeraria que tenía hasta mañana para resumir en cien palabras mi vida sobre un epitafio y yo, sin pensar demasiado, imaginé una sucesión de nombres de mujer ordenados cronológicamente. Ya era un secreto a voces mi fama de ilustre seductor y nadie se escandalizaría por ello, pero llegados a tal punto, opté por dejarlo en blanco. No era justo dejar fuera a la mitad de mis conquistas y menos aún, cerrar las puertas de mi corazón horas antes de morir definitivamente.

Daniel Sánchez

26


Mi vida en 100 palabras

El ámbulo de mi vida

E

l ámbulo de mi vida no es sólo de las falandias. Batuleé entre las anfideas hasta que fui adiminiendo. Pocos años después trasfilé sin dificultades las tomilias. En realidad nunca flinseé las maleninas; siempre supe que mi paumético estaba marcado por los rimbentos de la suerte. Me di cuenta. Ese, y sólo ese era el ámbulo de mi vida. Porque quizás, y lo más importante, sea que no hay palabras para describirla. Por eso, lo mejor sea inventárselas.

Víctor Izquierdo Pérez

27


Mi vida en 100 palabras

Mi vida es una cuestión de tiempo

S

iempre he sido muy independiente. Por eso nací antes de lo previsto y pasé un mes alejada de mis padres, en una incubadora. Al final me llevaron a casa, donde reiné en solitario hasta la llegada de mi hermano. Con él estuve siempre en guerra hasta que fui a la Universidad. Le brillaban los ojos cuando me dejaron en el aeropuerto. Obtuve la licenciatura en los años previstos, pero tardé algunos más en encontrar trabajo fijo. Ahora pierdo tiempo explicando qué es ser archivera. Sí, digo a quien pregunta, hay que estudiar para saber guardar papeles en cajas.

Belén Lorenzo

28


Mi vida en 100 palabras

Tres estados en el tiempo

La niñez, en Huéneja la pasaba. El Cole, la plaza, el huerto, O en el corral de casa, con gallinas, abuelos y cabras. La juventud, también por allí andaba, por el río de agua fresca, montañas nevadas, por los bailes con orquestas, por ferias y veladas. Pero silencio al volver a casa… que la abuela con el “garrote” esperaba. La madurez, y después de muchas andanzas, vuelvo al río, y a la plaza, no hay gallinas, sí, un gato en casa. Y entre mar y montañas transcurren atardeceres y madrugadas…

Anna Viedma

29


Mi vida en 100 palabras

Sin nociones

P

oco podĂ­a relatar de su vida. Estaba tan llena como vacĂ­a.

Fabio Castro

30


Mi vida en 100 palabras

El fruto de un triste deber conyugal

Y

o, al contrario que Erasmo de Rotterdam, soy el fruto de un triste deber conyugal. Crecí sin otro amor que el mío, sin más dicha que la de ver como se alternaba la noche con el día. No conocí ansia mayor que esperar, harto del frío, la llegada del calor y cuando estaba saturado de éste anhelar el primero. Cuando abandoné la casa donde crecí no sentí nada. No volver a ver jamás a los autores de mi existencia fue la única idea que recogí de entre mis cosas. Nunca me han querido, no quiero y jamás querré.

José Luis Álvarez Gago

31


Mi vida en 100 palabras

La vida en un día

M

e escapé del nicho a media noche. Encontré rápido la residencia. Recogí mis cosas y busqué la estación de autobuses. Uno me llevó hasta Lugo. Allí supe que mis hijos estaban al tanto de una tienda de ultramarinos. Se llevaron un susto de muerte pero me atendieron. Pasamos una tarde fantástica, con fotos, recuerdos. Sin reproches. Miré el reloj. Era muy tarde. Les di un beso y salí corriendo. Como siempre. Marta me esperaba en la habitación 18. Sentí su cuerpo tan virgen. Más tarde, me dormí y al poco desperté horrorizado. Todo a mi alrededor era agua.

Pablo de la Rúa

32


Mi vida en 100 palabras

A una buena amiga

D

e dulzura y ternura lleno está su corazón que paz y sosiego cuando oigo su voz y cuantas cosas vividas que de alegría y tristezas nos unió más nuestro corazón y cuantos consejos me dió que de tanto cariño, está lleno mi corazón.

Manuela Soto

33


Mi vida en 100 palabras

La mente aventurera

M

i vida es rutinaria , me levanto y hago las mismas cosas, un día tras otro, exceptuando claramente lo que pasa por mi mente ,en la que disfruto de grandes aventuras. Desde ser la Julie de “UVE” científica que luchaba por salvar a la humanidad de una invasión extraterrestre ;a la romántica Jo de Mujercitas que marcaba su vida como escritora ; también ser alguna de las protagonistas de las muchas películas compartiendo destino y últimamente la Bella de la Saga Crepúsculo con su enamorado vampiro Edward como si fuera otra más de las muchas adolescentes de hoy en día.

María José Agea

34


Mi vida en 100 palabras

Vísceras

A

ntes, no regalaba nada; una vez, (aunque os sorprenda), le negué un beso a un niño chico. Una sonrisa no es un pago, pensaba convencido. Y claro, si no regalas no tienes amigos. Un día lloré una lágrima sin motivo aparente. Por culpa de un reflejo. En un charco, después de la lluvia. Un corazón, reflejado, latía cada vez más trabajosamente. Me limité a arroparme con las solapas del abrigo (hacía frío). Media vuelta, y a casa. Nada más. Una mañana, la cafetera se negó a hacerme el café. Entonces lo entendí todo. Un corazón, en un charco, latía apresuradamente.

Juan Serrano

35


Mi vida en 100 palabras

Línea de vida

F

ue un inicio en cuatro patas y a duras penas. Fue un trayecto de laberintos e interminables escaleras: la mayoría de las veces cuesta arriba y a ciegas. Quiero un final sereno, certero y sin esfuerzo. Quiero un final de guillotina.

Isabel Alí

36


Mi vida en 100 palabras

Un sueño en construcción

O

s podría contar en cien palabras que mi vida es, por ejemplo, un viaje, sin lugar de nacimiento, sin residencia fija, sin un destino claro. También os podría contar que mi vida es una seleción de personas que deshecho o que procuro mantener a mi lado. O que mi vida es el recuerdo permanente de las personas que me enseñaron a vivirla. O, también, que mi vida es un catálogo de ideas fascinantes que jamás consigo llevar a cabo. Pero lo que realmente quiero contaros es que mi vida es un sueño en construcción, que si soy capaz de soñar.

Carlos Izquierdo Pérez

37


Mi vida en 100 palabras

Vida media

P

agó su primera cuota al nacer, por haber nacido. Le cobraron por adelantado el consumo de aire de lo que acordaron que viviría, unos 46 años y pico. Era callado, puesto que el ILE, Impuesto de Libre Expresión, estaba cada vez más alto. Antes de acostarse, un notario se sentaba a su lado y registraba el grado de fantasía de sus sueños. El bostezo costaba 20 céntimos/segundo. Y reírse era multa de gravedad. Estuvo trabajando dos veranos para pagar el derecho a pensar más de la cuenta. El resto de su tiempo lo dejaba pasar, que eso era gratis.

Fabio Castro

38


Mi vida en 100 palabras

Algo quedó

D

e mi abuela me quedo el perfume del café, el murmullo de su voz… De mi tita el muslo de pollo fregar en el lebrillo y un vasito de vino con choricillo. De mi madre me quedó 90 m2 de rincón, en un lugar donde poderme encontrar...

Anna Viedma

39


Mi vida en 100 palabras

Juego a vivir contigo, a tu lado, ¡haciendo camino!

E

mpeñado no ver más allá de aquel cristal semidesnudo… todo se entendía más complejo de lo que parece. Volví a creer que se tiene lo que se merece, y que, como cantaban los Héroes, “Para siempre, no hay nada para siempre”. Deslucían las horas, salpicando los días que iba vaciando, sollozando, desayunando del mundo y existiendo de susurros olvidados… hasta ayer. Y así hasta mañana también, hasta cuantas mañanas me queden por descubrir y cuantas noches por soñar. Mí, y mi vida, quedan pendientes de ti, de él y de ellos para lograrme encontrar, ¿Vienes? Si me necesitas, me quedo.

Patricio Gámez Larrosa

40


Mi vida en 100 palabras

Su obra magna

C

ogió los pinceles, las pinturas y se puso el delantal. Todo estaba listo para su gran obra. El mundo entero la contemplaría cuando estuviera acabada. Le fue la vida en ello. A ratos paraba para descansar, y también lo distrajo algún turista. Pero estaba muy concentrado. Le creció la barba y no tardó mucho en recogerse el pelo con una coleta. Cada vez disfrutaba más, y su trazo alcanzó la libertad que deseaba. Sin duda, las musas lo acompañaban. Al fin terminó. Extasiado y orgulloso, tomó distancia para observarlo mejor. Quedó atónito. Se le había olvidado colocar el lienzo.

Fabio Castro

41


Mi vida en 100 palabras

Mi vida

L

lené un cubo de agua y me apresuré a apagar el fuego. Llené un cubo de fuego y me apresuré a incendiar el agua. Fuego y agua se rieron de mi vano esfuerzo y danzaron juntos en el horizonte de aire sobre la tierra. Y me mostraron que eran una misma cosa: aire, agua, tierra, fuego. Inseparables, como eslabones imprescindibles de una única e indestructible cadena que conforma mi vida.

Isabel Alí

42


Mi vida en 100 palabras

43


Mi vida en 100 palabras

Aportaciones especiales

44


45


Mi vida en 100 palabras

Asociación Adis Meridianos

La vida en Cien palabras, en cien minutos, o mejor aún, en 1000 días todavía por vivir... Por qué no se qué hay de real en mi vida, si fielmente es mía, o es la que me ha tocado vivir. Aprendiendo dónde empieza mi derecho a decidir o donde acaba lo que deciden por mí, porque cuán difícil es elegir, mas fácil es dejarse llevar. Ahora me toca ser dueño de mí. Ahora me toca a mí decidir. Con rabia, con sufrimiento, con fuerza, con mi pasado, contigo (o quizás no), pero conmigo, me toca decidir. Y ya no quiero más contar y quiero vivir. ¿Mi Vida en 100 palabras? Mejor en 1000 días todavía por vivir. Así, desde La Asociación Adís Meridianos, desarrollan actuaciones mediante programas y servicios de formación educativa, para que colectivos en riesgo de exclusión o jóvenes en conflicto social trabajen su propia autonomía, dejen de contar sus días y pasen a vivirlos intensamente.

46


Mi vida en 100 palabras

Por lo pronto seis de estos j贸venes han querido expresar, en 100 palabras sus vidas, para que efectivamente, y en un futuro, dejen de contar para vivir.

Patricio G谩mez Larrosa

47


Mi vida en 100 palabras

Adolescencia

E

s la historia de un chaval que vive en la costa Granadina, en Almuñécar. Su madre ha tenido que alejarse de su familia que vive cerca de Guadix ya que es acosada por el padre, ella siempre intenta dar lo mejor a sus hijos, sacándolos todos los días por el paseo a que puedan hacer carreras con las bicicletas, los lleva a conciertos, años mas tarde, ese niño no aprecia todo el esfuerzo de su madre por intentar darle lo mejor y comienza a haber peleas en casa, los niños hacen lo que le da la gana y hacen que su madre y yo sufra.

A.C.O. (16 años)

48


Mi vida en 100 palabras

Mi dura vida

M

i vida no es santo de mi devoción, he tenido una vida bastante dura, empezó todo cuando mis padres discutían por cualquier cosa, siempre estaban peleándose. Tenían un negocio propio y no les iba muy bien porque no vendían mucho y había muchos gastos. Un día mí padre le puso los cuernos a mi madre y lo normal se separaron. Mi hermana con tan solo 14 años se fue de la casa a un centro de acogida porque no se encontraba agusto en mi casa y lloré mucho cuando se fue.

A.C.L. (15 años)

49


Mi vida en 100 palabras

Mi futura vida

Y

o soy un chico de Huelva que me llamo Jose Manuel y tengo 17 años. A mí me gustan mucho los caballos, futbol y salir con mis amigos a dar una vuelta. Éste año estudio 2º de bachiller y quiero sacarlo para hacer la carrera de veterinario. Mi padre me ha dicho que si saco bien el bachiller me va ha comprar un buen caballo y me podré ir a la feria montado. Quiero sacarme el carnet para el año que viene poder ir al instituto en coche ya que me lo dejará mi padre. Intentaré hacerlo bien.

J. M. T. G. (17 años)

50


Mi vida en 100 palabras

Así ha sido mi vida

P

ues cuando yo naci, mis padres me abandonaron y por circunstancias de la vida me he tenido que criar en una casa de acogida y a los quince cometí el error más grande de mi vida, robar, al tiempo me pillaron y al cabo de dos meses me metieron en un centro de menores y me echaron un año y yo, allí conseguí trabajo y cuando salí me fui a vivir con dos chavales a un piso de alquiler al tiempo me echaron del trabajo por falta de dinero y al final acabe en la calle y ahora vivo de las chapuzas.

F. Q. F. (17 años)

51


Mi vida en 100 palabras

Mi presente y mi futuro

M

i vida ha sido una locura. Estoy empezando a conocerme a mi mismo, necesito buscar un trabajo para tener a mi familia, cambiar mi forma de ser, echarme una novia y en el futuro casarme, tener hijos y poder comprar una casa y tener mi propio coche. Ahorrar para lo que venga por delante, seguir trabajando duro para que no les falte de nada a mi familia, para que no les pasen por lo que yo he pasado, para poder comprarme lo que desee. Porque yo creo que para mi vida no vale nada, solo para los que me quieren.

J. A. L. (20 a単os)

52


Mi vida en 100 palabras

Lo que es la vida

H

ola, te voy a contar mi vida. Tengo quince años y tres hermanos, cada uno de ellos en una parte de España. Mi madre me abandono y a mi padre lo conocí con catorce años, pero él también me abandono y me fui con mi abuela. Ella me denuncio, fui a juicio y me ingresaron en un Centro. Y aquí estoy, escribiendo un texto, tirando como puedo. Me han dado para un año y medio y cuando salga no se donde iré sin mi padre y sin mi madre. Ustedes comprenderán que la vida no es fácil pero hay que luchar.

J.C. M. S. (15 años)

53


Mi vida en 100 palabras

54


55


Mi vida en 100 palabras

Centro Residencial Básico El Contador A través de estas historias, 8 chicos del Centro Residencial básico El Contador, nos muestran sus vidas y una realidad a veces tan cercana que apenas queremos ver. Se trata de historias llenas de realismo, de proyectos de vida cargados en una simple maleta y con vistas al final del estrecho. Vidas llenas de sueños, futuros difíciles de conseguir, familias separadas y sobre todo infancias truncadas. El CRB El Contador desarrolla un programa de atención residencial básico, que atiende a menores tutelados por la Junta de Andalucía. Cuyo objetivo principal es dar respuesta a las necesidades integrales de estos menores en su desarrollo educativo y social. Los distintos profesionales trabajan día a día con estos menores para ayudarles en la consecución de sus distintos objetivos y conseguir su total integración en la sociedad. A través de nuestra participación en esta actividad propuesta por la Asociación Güenaxa hemos querido acercaros la situación de estos menores y que no creamos que somos simples espectadores de una realidad lejana, sino que esos chicos que a menudo son noticia en el telediario, que cruzan en pateras o en los bajos de un camión el estrecho, no están tan lejos sino que forman parte de nuestra sociedad. Raquel Berbel Gallardo 56


Mi vida en 100 palabras

La vida de Azzedine

A

zzeddine y Allal son dos primos pasteleros que viven en un Centro de Menores. Un día salieron a dar una vuelta. Estaban hablando tranquilamente pero uno ofendió al otro y se enfadaron por un momento pero finalmente dijeron que losprimos deben ser iguales que nosotros, somos inseparables. Cuando un gran primo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo, por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

A.B.

57


Mi vida en 100 palabras

La vida de Houcine

H

ola me llamo Houssine, tengo 16 años, vivía en Marruecos y emigré hasta España. Mi familia está contenta pero fue duro llegar hasta aquí porque me perseguía la policía pero me escondí en un camión y me subí en el. Tardó dos horas hasta Gibraltar. Otro día el camión salió para Málaga y de repente me golpeé la cabeza con un hierro, llegue allí y encontré un marroquí que me trajo hasta Almería. Aquí estoy contento y espero encontrar trabajo pronto para ayudar a mi familia y espero también formarme y aprender muchas cosas nuevas y encontrar muchos amigos.

H.K.

58


Mi vida en 100 palabras

La vida de Mohamed

Hola, me llamo Mohamed, he venido con mi familia de Marruecos a España. Estuve con ellos dos años en Pulpí y en Almería, he vivido momentos felices junto a ellos y en los colegios que he estado. Hay una época del año en que disfruto mucho, es la Navidad porque me gusta jugar con los amigos, reír y disfrutar de los regalos también. Me gustan los Reyes Magos y Papá Noel. Disfruto mucho paseando por la calle y viendo sus adornos pero también echo de menos a mi familia de Marruecos y sus Fiestas del Cordero pero vivo muy feliz aquí.

M.A.

59


Mi vida en 100 palabras

La vida de Hassan

M

e llamo Hassan, tengo 17 años, soy de Marruecos y vine a España hace tres años en patera. Cuando me subí a ella tuve miedo y me puse muy triste porque echaba de menos a mi familia mucho. Cuando ya casi llegamos nos quedamos sin gasolina, sin agua y sin comida pero por fin llegamos. Me cogió la policía y me llevaron a un centro de emergencia donde me quedé una semana y después me llevaron a otro donde estuve un año. Después me fui a una casa en Almería por menos tiempo, soy muy feliz en este país.

H.C.

60


Mi vida en 100 palabras

La vida de Abdelhay

Para emigrar a España, tuve un desacuerdo con mi madre y el viaje lo pagó mi tío sin su autorización. Semanas después realicé el viaje en patera. Estuve obsesionado por venir, salimos desde Al Housima de noche. Llegamos dos días después sufriendo hambre, frio, miedo y trastornos sociales. La Policía nos pilló en Motril (Granada), nos llevaron a la comisaría, dormí allí y a la mañana siguiente me entregaron a un centro (C.A.I), desde allí pasé por centros diferentes. Ahora resido en C.R.B. “El Contador”. Así fue el proyecto de mi arriesgada aventura.

A.E.B

61


Mi vida en 100 palabras

La vida de Allal

S

oy Allal tengo 16 años, vivía en Marruecos. Un día pensé emigrar a España para mejorar me vida. Fue pensarlo y al día siguiente me despedí de me familia y comencé mi aventura. Subí a una patera con otros sesenta y dos compañeros, sentí mucho miedo y tristeza por dejar a mi familia y sobre todo por mis padres porque siempre me cuidaban y enseñaban cosas muy buenas y me aconsejaban mucho, pero esa tristeza desapareció al encontrarme en este nuevo país, aquí disfruto de muchas cosas, como monumentos históricos y fiestas de los pueblos andaluces.

A.B.T

62


Mi vida en 100 palabras

La vida de Fouad

Yo Fouad tengo quince año soy marroquí viví en (Beni melal) hasta los doce años, entonces mi madre decidió mandarme a España para buscar un buen futuro. Me mando con una mujer que conocía, cuando llegué a España la mujer me trajo a un centro en (Huercal- overa) un C.A.I. Allí me ofrecieron muchas cosas me matricularon en colegio y me quede un año y ocho meses. Desde menores me mandaron a otro centro que se llama Centro Residencia El Contador donde estoy ahora estudiando, aprendiendo mucho y esperando hasta que salga del centro.

F.D.

63


Mi vida en 100 palabras

64


Mi vida en 100 palabras

65


Mi vida en 100 palabras

Maquetación y diseño: Víctor Izquierdo Pérez Prólogo: Carlos Izquierdo Pérez

66


U

na vida. Sólo una vida. ¿Cómo debemos vivirla? No lo sabemos. ¿Todo llega de la mano del destino o manejamos a nuestro antojo el timón de nuestra historia? No lo sabemos. Sólo una vida. Una vida es poco tiempo. Cien palabras son pocas para contar tan solo una vida...o tal vez no. Este libro recoge los relatos participantes en el I Concurso de Microrrelatos organizado por la Asociación Cultural Guenaxa de Huéneja (Granada).

http://acguenaxa.blogspot.com


Mi vida en 100 palabras  

Recopilación de los relatos participantes en el I Concurso de microrrelatos organizado por la Asociación Cultural Guenaxa de Huéneja (Granad...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you