Issuu on Google+

460 :

el boletín nº103

www.acercatealavida.com.ar en el centro de su voluntad

Domingo 20 de Mayo de 2012

ungidos para PAGINA CENTRAL

la misión por SERGIO PENIZZOTTO

NUEVO HORARIO

10 HS. / Talleres 11 HS. / Culto


Viernes 25 de Mayo Organizado por los Alumnos de Nivel Medio del Colegio Pablo Besson

Se retira en Nivel medio Chile 755 / Cipolletti


para ungidos la por SERGIO PENIZZOTTO

Efesios 6:10-20 (RVC) 10 Por lo demás, hermanos míos, manténganse firmes en el Señor y en el poder de su fuerza. 11 Revístanse de toda la armadura de Dios, para que puedan hacer frente a las asechanzas del diablo. 12 La batalla que libramos no es contra gente de carne y hueso, sino contra principados y potestades, contra los que gobiernan las tinieblas de este mundo, ¡contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes! 13 Por lo tanto, echen mano de toda la armadura de Dios para que, cuando llegue el día malo, puedan resistir hasta el fin y permanecer firmes. 14 Por tanto, manténganse firmes y fajados con el cinturón de la verdad, revestidos con la coraza de justicia, 15 y con los pies calzados con la disposición de predicar el evangelio de la paz. 16 Además de todo esto, protéjanse con el escudo de la fe, para que puedan apagar todas las flechas incendiarias del maligno. 17 Cúbranse con el casco de la salvación, y esgriman la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. 18 Oren en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y manténganse atentos, siempre orando por todos los santos. He insistido una y otra vez, al escribir esta serie sobre Efesios, en un concepto que hasta altura sonará reiterativo: Pablo escribió a los efesios instrucciones muy precisas, entrelazadas unas con otras con mucha claridad. Al comenzar esta última parte de la carta, antes de las salutaciones finales, conecta a lo anterior con la expresión “Por lo demás”. En mi opinión, esas tres palabras expresan mucho de la importancia y centralidad que el apóstol le da a lo expresado hasta aquí. Lo que le está diciendo a los hermanos de Éfeso es que todo lo escrito hasta aquí reúne las características fundamentales que debe manifestar una Iglesia sana que se sustenta en la Verdad, la Unidad, el Espíritu y el Amor. Cuando esto se ha alcanzado, entonces se está en condiciones de afrontar todo lo demás, y Pablo dará su exhortación final, orientando cómo enfrentar la misión que se tiene por delante. · Firmes en el Señor y en el poder de su fuerza: bajo Su Cobertura (v. 10-11). Así como la única forma de no volver a estar bajo el dominio de la necedad, la insensatez y el pecado, es entregándole el control al Espíritu Santo (ver Ef. 5:15-18), la única forma de caer en la batalla es manteniéndonos firmes en la roca que es el Señor, sostenidos por la acción de su fuerza poderosa que, como vimos, es la misma que operó en Cristo (ver Ef. 1:15-23). Es ponerse bajo la cobertura de Dios, a la manera que en forma magistral describe el salmista en el Salmo 91. · Tenemos un solo enemigo: Satanás y sus huestes (v. 12-13). Este es uno de esos

misión

pasajes aprendidos de memoria, “nuestra lucha no es contra carne y sangre”, repetimos tantas veces. Pero me gusta como lo dice la RVC: “no es contra gente de carne y hueso”. Algo fundamental que debemos entender es que, además de no estar enfrentados entre nosotros, tampoco debemos ver como enemigos a quienes no comparten con nosotros la fe. Nuestra lucha no es contra gente, nuestra lucha es contra el diablo y sus seguidores. Cuando entendemos esto, dejamos de rivalizar con las personas, y nos enfocamos en la verdadera y única resistencia. Y es eso, una resistencia. A veces, en vez de cumplir nuestra misión, andamos buscando demonios donde no los hay. Dios a nosotros nos dio una misión, en el camino vamos a encontrarnos con el enemigo, y ahí debemos estar firmes para resistir hasta el final, y no ser derrotados antes de llegar a la meta.

· La verdad contra las lesiones negligentes (v. 14a). Un obrero que trabaja haciendo fuerza, llevando peso, además de usar ropa apropiada y bien ceñida, sabe que debe fajarse adecuadamente para estar firme y no sufrir lesiones. Cuando no lo hace termina sufriendo serias lesiones, porque, conociendo el principio, fue negligente. Lo mismo pasa con nosotros cuando, conociendo la verdad, no nos ceñimos a ella, y terminamos con heridas que no nos permiten avanzar con libertad. · Vestidos de obediencia (v. 14b). La palabra “justicia” aquí no refiere a la justificación que obtenemos por la obra de Cristo, sino más bien a vivir en la Ley, es decir, en la obediencia a los mandamientos del Señor. La coraza es la armadura que cubre el cuerpo del soldado. No hay dudas que cuando desobedecemos a Dios, nos quedamos desprotegidos.

detienen por nuestro conocimiento, ni se apagan por nuestra razón. Es la fe puesta en Dios que nos protege de todo ataque del maligno.

· Con la mente sometida a Cristo (v. 17a). Cualquier ataque que llegue a la cabeza de un soldado, no solo lo saca de la batalla, sino que casi con seguridad lo deja al borde de una muerte segura. El diablo sabe que si quiere derribarnos, deberá impactar en nuestra mente. Pablo también habló de esto, cuando habla de derribar todo argumento que se levanta en contra de Dios, llevando todo pensamiento a la obediencia a Cristo (ver 2 Co. 10). Nuestra mente debe ser redimida por la sangre de Cristo, y estar sujeta en obediencia a Él. · Investido con el poder de la Palabra (v. 17b). La principal arma con la que el Espíritu nos capacita para la misión es la palabra de Dios. Dice Hebreos 4:12 “ La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que las espadas de dos filos, pues penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” Es la palabra de Dios la herramienta más poderosa en nuestras manos para establecer el Reino de la paz por sobre el reino de las tinieblas. · Conectados en el Espíritu (v. 18). Ningún ejército puede enfrentar la batalla sin una clara y fluida comunicación. Como miembros del ejército de Dios, nuestro medio de comunicación es la oración, y es el Espíritu nuestro guía, y quien nos mantiene unidos en el mismo propósito. Y la oración debe ser intercesora, de cuerpo, cubriéndonos las espaldas, orando por todos los santos.

· Calzados adecuadamente para la misión (v. 15). Nuestros pies son los que nos llevan a destino, sea cual fuere el que elijamos. Pero nosotros sabemos hacia dónde debemos caminar en Cristo. La misión que Él nos encomendó es llevar las buenas nuevas: El Reino de Dios se ha acercado. Y notemos que habla del evangelio de la “paz”. Somos embajadores de la Paz del Reino. Cualquier otro camino que escojan nuestros pies, nos aleja del diseño divino.

Cuando hemos entregado nuestra vida a Cristo, dejando que Él tome el control, nos haga nuevas personas, transforme nuestro interior, nuestro carácter y nuestra forma de ser, y nos dejamos guiar por su Palabra en obediencia, estamos listo para que el Espíritu descienda con su unción poderosa y nos capacite para la misión. La armadura de Dios, como se titula habitualmente a esta palabra, no es ni más ni menos que el equipo que el Espíritu nos da para salir al campo de batalla. Estamos a las puertas de que ocurra.

· Protegidos por la fe (v. 16). La fe nos desafía, nos sostiene, pero también nos da protección. Cuando activamos la fe, caminamos con la convicción de que Dios va con nosotros, y Él es nuestro protector contra toda artimaña de Satanás para derribarnos. Esta era la fe de David que le inspiró para escribir el salmo 3. Los dardos del enemigo no los frenamos con nuestro argumentos, no se

En esta víspera de Pentecostés te invito a que, como Iglesia, podamos unirnos en oración y súplica, en un mismo sentir, para experimentar juntos el bautismo del Espíritu en nuestra congregación. Te propongo que, con tu Grupo Pequeño, acuerden un día entre el Lunes y el Jueves para ayunar y orar juntos en el Espíritu por toda la iglesia.


contratapa

Lunes 19 a 22 (M.Muñoz 529)

El Ministerio de Intercesión invita a toda la iglesia a sumarse para AYUNAR, ORAR y ESTUDIAR LA PALABRA

desde este Lunes 21/5 en horario habitual

Lunes 19 a 22 (M.Muñoz 529) GRUPO DE

Sábados de 17 a 18:30 Hs. Jardín (M. Muñoz 529) Habla con Cristian (154619056) y SUMATE!!


20-5-12