Manual del Paciente Acción Psoriasis

Page 23

23

LA SALUD EN TUS MANOS

El deporte, tu aliado Acude a tu especialista para que te aconseje cuál es la actividad física que puedes practicar dependiendo del momento en el que te encuentres. Si no tienes inflamación y no estás pasando por ningún brote, los especialistas recomiendan la práctica periódica del ejercicio aeróbico que más te guste, como caminar, correr, bicicleta o nadar porque: Reduce el riesgo de padecer algunas dolencias asociadas a la psoriasis, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares o la hipertensión. Mejora la flexibilidad y movilidad articular, así como la fuerza muscular. Produce endorfinas, que ponen a raya el estrés. Favorece la sociabilización, lo que evita el aislamiento. Controla tu peso. El sobrepeso y la obesidad empeoran la psoriasis y disminuyen la eficacia de los tratamientos.

Gestiona el estrés El estrés es común en nuestro acelerado ritmo de vida contemporáneo. Es vital aprender a gestionarlo, ya que tiene un impacto negativo sobre nuestro sistema inmunitario y repercute en la salud de nuestra piel y de todo nuestro organismo: Intenta dedicarte unos minutos al día para ti. Practica algunas disciplinas que favorecen la relajación como el yoga, el taichí, pilates o la meditación.