Issuu on Google+

LaLa Memoria del Aire Memoria del Aire DENEGRI: EL PLACER DE LEER Cada libro de Marco Aurelio Denegri es una fiesta para los que -somos escasos, lo sé- aún mantenemos el buen gusto por la lectura. Con gran acierto, el Fondo Editorial de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, acaba de publicarle Miscelánea Humanística, una serie de deliciosos ensayos en los que, una vez más, el conocido polígrafo, despliega su riquísima y donosa erudición y no solo nos ilustra sino que nos conduce plácidamente por los meandros de una cultura que, conforme andan los años, se va haciendo más escasa. Rara avis, en el momento presente el autor conduce un singular programa cultural televisivo, a cuya condición no deja de criticar... Leámoslo: “La Era Digital es la del homo videns y no la del homo legens, ni muchos menos la del homo sapiens. La Era Digital general al homo ínsipiens, al hombre que no sabe, al ignorante.” Y, en la estupenda entrevista que le hace, al final del volumen, el doctor Lucas Lavado, director del Fondo Editorial, reafirma: “Hoy no somos más humanos, sino menos, porque la videocracia no humaniza, sino animaliza. Esto lo ha

Escribe: Winston Orrillo Escritor, catedrático y periodista orrillowinston@gmail.com

demostrado cumplidamente Sartori y sería inútil insistir en ello”. El volumen es uno de aquellos que puede leerse por donde uno quiera: siempre hallará usted verdaderas preseas, deliciosamente talladas por el autor, un orfebre reputado que honraría a la cultura de cualesquiera de los países del llamado “Primer Mundo”,y más aun. Hay, aquí, textos sobre teratología, ludología, psicología, filosofía, religión, pena de muerte y sus infaltables disquisiciones sobre temas sexuales, en los que Marco Aurelio discurre como pez en el agua: de ellos son remarcables “Viaje macrofalosomial”, “La elección de la pareja”, “Los celos”, “Los escritores y los burdeles” y esos deliciosos “Recuerdos huatiqueros”, todos tratados con una altura y calidad en la que el uso de un lenguaje riquísimo es una de sus características más notables, así como el empleo de un humor que deviene como una suerte de anticlímax en medio de temas de suyo tan controversiales como, verbi gratia, los celos. Aquí nos trae una cita, “informal y cáustica”, del gran satírico norteamericano, Henry Louis Mencken, que al respecto dice lo siguiente: “Celos: creencia que consiste en suponer que hay gente que tiene tan mal gusto como uno”. Para muestra bastan estos botones. Recomendamos, en especial, leer la carta a Martha Hildebrandt y “¿Cuántas horas diarias es soportable un ser humano?”


WINSTON ORRILLO