Page 1

Opinión

Junio - 2013 I GENTE I 21

Por:

Lucero Yrigoyen Miró Quesada lymq@yahoo.com Twitter: @lymq

Cambia, todo cambia

La tecnología en el periodismo

L

a tecnología acapara cada vez más nuestro tiempo. Con ella va cambiando, a pasos agigantados, nuestra manera de comunicarnos. Recordemos solo hace 15 años. Los celulares eran para profesionales que podían costear el alto precio por segundo de las llamadas que se hacían y recibían; las computadoras eran herramientas en algunas oficinas de medianas o grandes empresas, pues lo que se usaban eran las máquinas de escribir; no había correo electrónico, las comunicaciones internas entre áreas de una empresa eran con notas que eran entregadas por mensajeros. Teníamos la costumbre de ir al correo y de pegar estampillas. Recordemos a los cada vez menos usados faxes. Si bien todavía existen en el mercado, ya no solo deben enviar por tono telefónico documentos para mantenerse, ahora tienen también que ser fotocopiadoras, escaners e impresoras para no ser guardadas en el deposito. Cuando estudiaba ciencia de la comunicación, hace poco más de 16 años, tuve que visitar bibliotecas para buscar información y enamorar al vigilante de turno para que me deje sacar por un rato el libro para fotocopiarlo. Los apuntes en libretas se pasaban en limpio y luego la tipeaba en una pesada máquina de escribir de metal. Claro, siempre con una rema de papel al costado, pues para que mi trabajo quedara perfecto tenía que volver a escribir toda la página si por error me equivocaba en una letra o si no calculaba el momento en que debía jalar del carrete para seguir en la siguiente línea. Además, era necesario conocer las reglas de ortografía. No existía el fascinante Word

que corrige con las subrayadas rojas o verdes. De solo recordarlo, no cambiaría mi computadora por nada. Periodismo Con el avance de la tecnología, también el periodismo ha cambiado. El profesional de la noticia no puede divorciarse de los avances de las comunicaciones. En medios digitales, como los portales noticiosos, lo que prima es quién “cuelga” primero la noticia, quién se adelanta a publicarla en redes sociales, luego será de importancia el desarrollo de la información. Un periodista de ediciones online es un cazador de noticias cuya mira ya no tiene fronteras. Solo en segundos puede contactarse con cualquier medio de comunicación del mundo, comparar información y sacar sus propias conclusiones. Incluso en aquellos idiomas que no domina, pues aunque no son muy precisos, los traductores ayudan a entender por lo menos el sentido de la información. El problema es que las nuevas generaciones de periodistas se están olvidando del trabajo de campo, buscan información rápida y muchas veces se cae en la “piratería periodística”. Un nuevo lector Un periodista, sin importar su edad, no puede estar ajeno a estos cambios. Si desea que su información sea leída también tiene que adaptarla al gusto del cambiante lector. Hoy quién busca informarse recurre a navegadores o a redes como Twitter o Facebook desde su computadora, tableta o celular; chatea con personas de otras partes del mundo, ve y comparte fotografías y todo incluso desde un dispositivo que guarda en el bolsillo.

Un seguidor de información busca rápidamente estar enterado de lo que ocurre y con pocas palabras, sin rodeos. Para el lector cibernauta son tediosas las extensas notas, prefieren pocas pero precisas líneas y si la información va acompañada de video, mejor. Al lector digital le gusta opinar en el momento y que el resto lo lea. Quedaron atrás las cartas escritas a las redacciones esperando que el medio las publique. Ahora un “click” en “compartir”, “comentar”, “retuitear” o un “me gusta” tiene peso y sabe que puede crear polémica entre sus seguidores. Todo esto hace que los medios escritos tengan que batallar contra los digitales para no perder su lectoría y marcar sus diferencias para mantenerse vivos. Si analizamos los diarios y revistas, más que informar buscan desarrollar las noticias, ofrecer más datos, rescatar opiniones e investigar sobre temas novedosos para poder sobrevivir en el mercado. En diciembre del año pasado, la revista estadounidense Newsweek dejó, después de 80 años, la edición impresa para mantenerse solo en formato digital. Algunos consideran que como Newsweek con el tiempo las publicaciones en papel desaparecerán. No creo que en nuestro país suceda, por lo menos en varias décadas más, aún nos gusta disfrutar del olor a tinta de un diario o el palpar de las suaves hojas de una revista. La cuadriculada presentación de los portales todavía tiene mucho que aprender de la creatividad de las ediciones impresas. Todavía disfrutamos con un rico café el ruido de las páginas. De nosotros los periodistas dependerá no hacer que el lector pierda este placer.

Lucero yrigoyen  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you