Issuu on Google+

GENTE 52 aniversario

Por: Rudy Chávez Rosas

L

Una madre con su pequeño esperando atención médica.

20

a recuerdo como una ciudad pintoresca, sosegada, características típicas éstas de una población provinciana. Hace dos años, durante mi viaje de promoción, pude apreciar la calidez que irradiaba su gente, a pesar de su clima gélido. A mí se me congelaba el alma; a ellos, ¿el alma?, ¡no!, a ellos se les congelaba el cuerpo. Y el cuerpo siente lo que el alma no. Y duele más. Como Puno, es una ciudad del altiplano pero no posee el resguardo esperanzador del lago Titicaca. Juliaca se ve desprotegida, a merced de lo que el inclemente ande le pueda deparar. Y casi siempre le depara lo peor. Ubicada a 3 824 msnm, en la Meseta del Collao, al noroeste del lago Titicaca, Juliaca se ve flagelada por las implacables olas de intenso friaje durante gran parte del año. A diferencia de la ciudad de Puno, que cuenta con los efectos térmicos otorgados por el Titicaca, el cual absorbe el calor en el día y lo libera por las noches, manteniendo caliente la capital puneña, Juliaca ostenta un clima frío y seco, además de precipitaciones entre diciembre y abril. Juliaca es el centro económico de Puno, sede las principales entidades financieras del mentado departamento (BBVA Banco Continental, Banco de Crédito,

Interbank, Banco Azteca Perú), además de otras entidades que apoyan al sector microempresario. En la época colonial, esta urbe era un paso obligado para las caravanas de comerciantes que tenían como destino el alto Perú- actualmente Bolivia-, además de servir como una de las efímeras bases de la rebelión contra la Corona Española, que protagonizó José Gabriel Condorcanqui. En Puno se han registrado dos grandes heladas el año pasado, una que se extendió entre enero y febrero, y que causó severos daños a la agricultura del altiplano; y la otra que abarcó junio y agosto, afectó a la ganadería y la salud pública, con decenas de niños menores de 5 años de edad muertos por enfermedades respiratorias (neumonías, bronquitis aguda, etc.). Durante este fenómeno natural la población infantil (menores de 5 años de edad), fue brutalmente castigada y la que más estragos sufrió debido a la intensa ola de friaje que envolvió a Juliaca como un manto de cristales rotos y que lamentablemente, no se supo cómo combatir. Ello llevó a que se registre una tasa de mortandad muy alta, sobre todo en Juliaca, debido a que más del 87 por ciento de los infantes afectados con neumonía eran menores de un año, y de ese

diarreicas agudas están a la orden del día. En una edición pasada del diario El Comercio (8/06/09), se recogen las declaraciones del alcalde Sabino Gonzáles de La Rinconada (Juliaca, Puno). Este manifestó sentirse impotente ante la situación planteada: “Aquí no tenemos ni un Comité de Defensa Civil para que pueda auxiliar la

emergencia ante la temporada de frío”. ¿Es esta frase lo suficientemente clara, o son acaso insuficientes las palabras de un burócrata para alarmar a las autoridades pertinentes? Las cosas no andan bien… algo está sucediendo… Hay golpes en la vida tan fuertes… ¡Ellos sí lo saben!, y no es precisamente la furia de Dios.

La comunidad ganadera se ha visto seriamente afectada con el intenso frío, provocando graves pérdidas económicas.

total el 32 por ciento eran menores de 2 meses. Otros grupos vulnerables fueron los adultos mayores, mujeres gestantes y aquellas que se encargaban de las labores de pastoreo de ganado. Disfrazado por el escándalo en Bagua, las autoridades gubernamentales se “olvidaron” (o quisieron olvidarse) de los problemas que acarreaba el friaje a los habitantes de Juliaca. Luego de una insuficiente ayuda estatal para nuestros hermanos del altiplano, y que se verificó mediante la campaña “Demos calor a Puno”, el gobierno enfocó su atención en catástrofes como el terremoto de Haití y de Chile, que si bien demandaban de una mano solidaria del

Perú, ignoraban la responsabilidad que nuestro Estado tiene para con la salud de los infantes puneños.

Contaminación: problema

Otro

Debido a la presencia de grandes empresas mineras, los ríos puneños se ven contaminados de mercurio (Hg), expulsado por las mencionadas compañías. Al no tener servicio de agua potable y desagüe, la población se ve obligada muchas veces a ingerir el agua con presencia de este elemento dañino para la salud humana. ¿Cuál es el resultado de tamaña irresponsabilidad? Aparte de los problemas respiratorios causados por el frío, las enfermedades

Un grupo de niños aguardando la entrega de donaciones.

53


GENTE 52 aniversario Clave uno, hospitales en alerta

Cerca de 14 millones y medio de soles fueron destinados el 2009 para afrontar el friaje en Puno. Increíblemente las autoridades regionales y las entidades de salud del mentado departamento no llegaron a utilizar este dinero que el Gobierno depositó en las cuentas bancarias de la región. Es por ello que la situación en los nosocomios puneños es extremadamente precaria: paredes destartaladas, calefacción atrofiada, falta de espacio para los hacinados, carencia de atención médica. Igualmente se llegaron a enviar 23.230 vacunas hacia las zonas más afectadas, y aunque parezca insólito sólo llegaron a utilizar 234 vacunas. Un verdadero crimen. El ministro de salud, Oscar Ugarte informó el pasado mes de enero que este año enviarán a Puno otros 14 millones y medio de soles para combatir la fría temporada de nevadas que se avecina en Juliaca y Puno. ¿Volverá a ocurrir lo mismo? Hay que tomar medidas drásticas al respecto.

¿Soluciones?... ¡Sí hay! Entre las posibles soluciones que tiene este caso, se pueden destacar: - Gerenciamiento de las instituciones encargadas de distribuir la ayuda material y humana, administradas por profesionales competentes que implementen de estructura más sólida y óptimo material médico a los hospitales, con el fin de auxiliar a los más afectados. - Revisión constante de parte del Ministerio de Salud para hacer cumplir satisfactoriamente la prevención, o, recuperación de la población afectada.

ás afectados por el

m Los infantes son los

inclemente clima.

- Concientizar al país para colaborar, si es necesario, con la ayuda hacia las zonas de extrema pobreza. ¡Responsabilidad social es tarea de todos!


Friaje