Issuu on Google+

GENTE ACTUALIDAD Detalles del caso A Donayre se le acusa de estar coludido con los dueños del Grifo Italia EIRL, en el presunto comercio de combustible. Cabe señalar que ese servicio particular se venía usando desde hace cinco años, debido a las condiciones inapropiadas de almacenamiento que tenía el Ejército. El 9 de enero 2006, el propio general, a través de la Hoja de Recomendación Nro. 001 Btn Int 113/11.05, informó al Comando del Ejército sobre el mal estados de los grifos y solicitó una constatación de estos establecimientos, obteniendo como respuesta el silencio. Lo que es más, a los pocos días de asumir la Comandancia General del Ejército, mediante Resolución Ministerial, Nro. 023-2008 DE/SG del 09 Ene 08, Donayre Gotzch dispuso iniciar todas las acciones legales y judiciales a que hubiere lugar en contra del Grifo Italia EIRL. Otro cabo suelto en esta investigación, es que la Contraloría General de la República en su informe de “acción rápida de auditoría”, deja entrever que habría contratación irregular y dudosa del servicio de transporte de combustible, por el hecho de que la empresa contratada consigan en su factura– guía el domicilio fiscal del Ejercito en Lima, como que si se llevaba y comercializaba el combustible en la capital, lo cual no es cierto.

AQUI Y AHORA

La luctuografía

N

adie parece dudar que la atosigante difusión cotidiana de los pormenores del horrendo crimen de la folclorista Alicia Delgado tiene que ver con el rating, ese objetivo de la mayoría de los medios de comunicación de masas, que no vacila saltarse a la garrocha valores éticos elementales, derechos fundamentales de la persona humana. El rating todo lo justifica. Si bien este caso será recordado como el mayor despliegue luctuográfico de los últimos tiempos, no hay que perder de vista que ya la televisión y los diarios han hecho costumbre el destacar el crimen y la violencia más crudos en su afán de satisfacer lo que creen es una cada vez mayor demanda de morbo por parte de los lectores. Antes de este sórdido caso, que pone al descubierto un submundo truculento y banal, que sin embargo mueve millones de dólares y grandes públicos, ya existía una tradición de luctuografía al por mayor y menor. Eso puede constatarse todas las mañanas en las esquinas de las calles donde están apostados los kioscos de periódicos. No hay día en que no aparezcan un titular de violaciones, incestos, secuestros, ajustes de cuentas, desbarrancamientos de buses, atropellos a policías, puñaladas por

El general Donayre visita a militares discapacitados durante una jornada de trabajo cuando era Comandante General del Ejército.

Escribe: Ana Cecilia Díaz Abogada acedeme@hotmail.com

doquier. La sangre de las páginas se administra como el ketchup en las cadenas de fase food, con una naturalidad escalofriante. Y la televisión no es menos, para nada. No hay noticiero que se respete, con su locutora calabacita y enemiga jurada de la gramática española, que no nos traiga un asalto en una combi, una pelea en los barracones, o una violación contada con lujo de detalles. Todo esto es luctuografía, algo equivalente a la pornografía. El término “luctuografía” lo acuñó el malogrado escritor y periodista sanmarquino Willy Pinto Gamboa. Mientras la pornografía trata, o se refiere a lo obsceno, indecente, contrario al pudor, lo luctuográfico de todo aquello que produce tristeza, lástima y dolor. El pornógrafo busca la excitación sexual, la movilización de a libido, el luctuógrafo que escoge las fotos más horrendas de asesinatos o accidentes, las imágenes más chocantes de videos, lo que busca es que comportamos con él algún placer extraño provocado por lo doloroso, lo sangriento, lo bestial. Hay que pensar por qué ha prosperado este tipo de periodismo sin valores, al que el rating puede obligar a este abandono total de una perspectiva ética. En qué medida lo peor del concepto de empresa se agazapa detrás de la sublime libertad de prensa.

9


COLUMNISTA ANA CECILIA DIAZ