Page 1

GENTE opinión

Ecología Humana Recién hoy en día — después de siglos de depredación irresponsable — se le está dando a la Ecología (la Ciencia que estudia las relaciones entre los seres vivientes y el medio ambiente en el que viven) la importancia que merece. Pero el rol de la Ecología va mucho más allá de un simple “no contaminar”, ya que el equilibrio requerido para la supervivencia exige la compleja interacción de todas y cada una de las partes en un solo sistema integrado (el “Ecosistema” o medio ambiente, donde la vida pueda existir... y subsistir); por lo tanto, cada aspecto es importante de por sí, no pudiendo descartarse ninguno sin dañar absolutamente todo el conjunto y provocar consecuencias desastrosas. Por esto, queremos plantear la necesidad de enfocar y valorar un aspecto hasta aquí descuidado de la Ecología: El aspecto Humano. Definiremos aquí como “Ecología Humana” la acción (e interacción) natural del ser humano con los demás seres humanos y con su medio social sobre la base de los auténticos Modelos Naturales y sujetándose permanentemente a los mismos en forma total y decisiva. Al decir “Modelos Naturales” nos referimos a Hombres que sean Machos (viriles, decididos, firmes) y Mujeres que sean Hembras (femeninas, delicadas, tiernas), los

cuales se completan entre sí y, al unirse, forman la Familia Humana (que amenaza con desaparecer). Mucho se nos ha insistido en que teníamos que dejar de lado los “Roles Inculcados” de Hombre y Mujer... y no se ha comprendido que los antiguos Roles — que tanto se critican, ridiculizan y atacan hoy en día — eran Roles Naturales, mientras que hoy en día se instilan roles que van contra la Naturaleza, quebrando las bases del Ecosistema Social Humano. Nos guste o no, todo Rol Social es inculcado (aprendido) de una manera u otra, ya que el aprendizaje de los roles es parte esencial de la formación (o deformación) del niño. La única diferencia radica en si inculcamos los Roles Naturales (con Hombres viriles y Mujeres femeninas) que fortalecerían la estructura misma de nuestra Sociedad, o si vamos a seguir envenenando las mentes y corazones de los niños al inculcarles los modernos Roles Antinaturales (Mujeres agresivas y Hombres débiles), con lo que nuestra Sociedad continuará deteriorándose cada vez más. Por esto, nos oponemos decididamente a todo intento de invertir los Modelos Naturales, tal como, por desgracia, se está ahora haciendo — y logrando, en demasiados casos — en aras de una supuesta “Igualdad de los

Sexos” (que no es más que una inversión de los Roles de Hombre y Mujer). Es increíble que, mientras se habla por un lado de “ser naturales”, por el otro se nos estafe con una farsa tan burda como el querer una igualación de los sexos, cuando es de por sí evidente que, en la Naturaleza, los sexos son dos y claramente diferenciados y complementarios. El querer una “Cultura Unisexual” —igualando los sexos contra viento y marea— es pervertir lo más básico de la Naturaleza misma al querer producir “nuevos” hombres y mujeres que, al dejar de ser realmente tales, no saben ni siquiera cómo actuar ante la vida, asumiendo posiciones en desmedro de sí mismos por alcanzar

Escribe: Ricardo Badani Sexólogo redaccion@revista-gente.com

unos modelos artificiales que más son mecanizados (al ser “igualados”, como productos de fábrica) que humanos. Luchemos, pues, por ofrecer a nuestros hijos un Futuro digno a través de un Ecosistema Social Humano que sea realmente Natural… y realmente Humano. Somos complementarios… no iguales. ¡Volvamos a los Modelos Naturales! Recuperemos la complementaridad de los sexos en base a Roles diferenciados, que fue la que nos dió la ventaja evolutiva, haciendo del ser humano la especie gobernante en el planeta.

37

col_badani  

Escribe: Ricardo Badani Sexólogo redaccion@revista-gente.com 37