Issuu on Google+

GENTE Columnista

Escribe: Antero Flores-Aráoz E. Abogado estudio@flores-araoz.com

Desayuno de Oración

El primer jueves del mes de febrero y desde 1953, se realiza en la ciudad de Washington, el “Desayuno Nacional de Oración”. El evento es organizado por “The Fellowship Foundation” más conocida como “La Familia” y su fundador fue Abraham Vereide. Al evento concurren más de tres mil personas, al que usualmente asiste el Presidente de los Estados Unidos de América, miembros de su gabinete ministerial también llamados secretarios de las diversas áreas de la administración del país del norte, así como senadores, representantes al Parlamento, altos funcionarios públicos, líderes religiosos y representantes de muchas iglesias de significativa relevancia, al igual que invitados de muchísimos países, embajadores ante la Casa Blanca, las Naciones Unidas y la OEA. También concurren altos directivos del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo, del Fondo Monetario Internacional y de otras importantes organizaciones de prestigio internacional, como también directivos de las más grandes empresas del país anfitrión. En la práctica, el desayuno de oración se convierte en un foro universal en que se dan

cita o se reencuentran personalidades de todo el globo y en donde hacen una oración en conjunto por la paz en el mundo, escuchando las reflexiones de alguna figura de connotación internacional, además del discurso del Presidente de los Estados Unidos. Como quiera que concurren al evento influyentes representantes de diversidad de iglesias y oran en común con el resto de participantes, además de la meditación colectiva y ejercicio ecuménico, la cita sirve para que puedan estrechar sus relaciones, buscando coincidencias y acercándolos en la tarea de consecución de paz duradera en este complicado mundo en que nos ha tocado vivir. El Desayuno Nacional de Oración o Desayuno Presidencial de Oración, como se le conoció en sus orígenes, es una excelente herramienta de aproximación entre los pueblos del universo, para conocerse y comprenderse mejor, y para juntos orar por

la paz mundial. Al citado Desayuno han asistido como conferencistas personas tan diferentes como José Luis Rodríguez Zapatero, Tony Blair, Bono, Sor Teresa de Calcuta y muchísimos otros. Me tocó en el Desayuno del 2007 escuchar la ilustrativa alocución de Francis S. Collins, director del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano. Antes, en el 2005, al escuchar el discurso de Tony P. Hall, representante de los Estados Unidos en las agencias de la ONU sobre alimentos y agricultura, aumentamos la toma de conciencia en los peligros de la escasez de alimentos y la severidad en carencia alimentaría en muchos países, requiriéndose apresurar el avance tecnológico para que la producción de alimentos sea pareja en algún momento con el crecimiento poblacional, y evitemos en países de menor desarrollo relativo y países en desarrollo, el dispendio de recursos nutricionales.

En el famoso Desayuno Nacional de Oración advertimos impecable organización, así como envidiable orden, sino también la forma igualitaria y democrática como los asistentes llegaban al hotel en que se realiza el acto. Todos hacían sus colas, no habían preferencias, y los altos dirigentes gubernamentales y congresales del país más poderoso del orbe, codeándose con los demás participantes, dialogando con ellos y cogidos de las manos gobernantes y gobernados, líderes religiosos, estatales, empresariales y sindicales, meditando unidos e implorando al Altísimo por un mundo mejor. En diversos países se han venido reeditando similares desayunos de oración, que seguramente contribuirán en la toma de conciencia para lograr que todos unamos esfuerzos por dejar de lado la violencia -en todas sus formas y matices- y nos comprometamos con la deseada paz.

¡CELEBRAMOS A LO GRANDE NUESTRO Con un número extraordinario que saldrá a fines del mes de Marzo nuevamente con un alto tiraje, superior entre todas las revistas que se imprimen a nivel nacional.

¡¡No te lo vayas a perder!!

53

ANIVERSARIO!


Antero Flores Araoz