Page 1

GENTE 52 aniversario

Escribe: Fredy Otárola Gonzales Abogado fred_ota@hotmail.com

Escribe: Antero Flores-Araoz E. Abogado estudio@flores-araoz.com

Campanas políticas Obligación de educar sucias y negativas Este año y el próximo son totalmente electorales, este octubre se votará para definir a las nuevas autoridades locales y regionales y en mayo de 2011 estaremos eligiendo Presidente de la República y nuevo Congreso Nacional, es decir, que inexorablemente viviremos turbulentas jornadas políticas. En teoría, existen obligaciones de los partidos políticos para conducir sus actividades dentro de los causes legales, tanto como, ajustar la conducta de sus candidatos y militantes a los principios del estado democrático. Lo anterior lo expresamos como abstenerse de diatribas, calumnias, infamias, que denigren a otros partidos y sus candidatos, al igual que no recurrir a la violencia para lograr sus fines, todo ello como práctica corriente, pero de manera particular durante las campañas electorales como consecuencia de procesos electorales. Pese a la existencia de las obligaciones mencionadas, muchas de ellas normadas y castigadas dentro de nuestro ordenamiento jurídico, algunos candidatos terminan dando golpes bajos, y utilizando muchas veces el principio de que “Miente, miente que algo queda”, tratando de sembrar dudas sobre algún otro candidato competidor.

16

Para poder entender este fenómeno hay que hacer una clara distinción entre campaña sucia y campaña negativa, en el primer caso se trata de descalificar a los oponentes diciendo mentiras, y en el segundo se ataca al adversario con hechos comprobables, siendo términos parecidos no pueden confundirse porque se trata de contrastar la mentira contra la realidad. Si bien es cierto que ambas prácticas perjudican la transparencia de una campaña política y somete el debate programático, a la respuesta emocional, sí hay algo turbio que pueda demostrarse de manera fehaciente. Todo lo anterior, nos lleva a plantearnos una gran interrogante, ¿A quien realmente le interesa una campaña política sucia y violenta?, la respuesta es clara, solo puede interesarles esta alteración a quienes no encabezando las preferencias ciudadanas, carecen además de programas, autoridad moral o ambas. La ciudadanía luego de todos los escándalos producidos por este gobierno esta cansada de espectar manobras por debajo de la mesa, esperamos cambios, exigimos cambios y estos deben producirse desde ahora, desde las propias campañas electorales.

Los principales actores en la educación de niños y jóvenes, indiscutiblemente son los padres de familia, lo que es complementado en escuelas y colegios que además de la educación instruyen a los educandos para que sean ciudadanos de bien en el futuro y puedan irse preparando para cuando sean mayores y asuman a su vez responsabilidades para con su familia y con el país. Recientemente hemos visto las imágenes televisadas, de la grotesca protesta de los padres de familia de alumnos de una escuela en el populoso Distrito de Ventanilla. La protesta era porque se consideraban engañados por el Estado, que no había cumplido con sus ofrecimientos de reparar, acondicionar y poner en valor las instalaciones del centro educativo. Nadie duda que es un derecho constitucional el manifestarse, pero ello tiene que hacerse pacíficamente, lo que no fue lo acontecido en Ventanilla, en que padres de los alumnos y vecinos, actuaron con inusitada violencia, obstruyeron calles, destruyeron el ya deteriorado local escolar, la emprendieron contra las fuerzas del orden, rompieron y quemaron el vetusto mobiliario escolar. Lo acaecido nos tiene que llevar a por lo menos tres reflexio-

nes. La primera es el comportamiento de los padres de los escolares que les han dado un pésimo ejemplo a sus hijos al escoger la violencia para su protesta, dejando de lado el reclamo pacífico. Sabemos que el ejemplo de los padres es básico en la educación de los hijos y si ellos actúan en la forma dantesca en que lo hicieron ¿cómo podrán lamentarse luego de actos antisociales y pandillescos de los menores? La segunda reflexión es que lejos de haber conseguido los actores vandálicos lo destruyeron y quedó inservible. Ello agravará la situación de los educandos, que probablemente tendrán que ser reubicados en otros centros escolares y a mayor distancia de sus hogares. La última reflexión es que el Estado tiene que cumplir con sus compromisos, que la demora en dar solución a los problemas exacerba a la población, pierde la paciencia y se torna intolerante, con las lamentables consecuencias denunciadas. La indolencia de la administración burocrática que no comprende que está al servicio del país y de los administrados tiene que corregirse, pues en otra forma los conflictos sociales se repetirán una y otra vez y la patria será un caos. Es hora de poner el orden que reclama la ciudadanía.


Antero flores araoz y Freddy Otarola  

Escribe: Fredy Otárola Gonzales Abogado fred_ota@hotmail.com 16 Escribe: Antero Flores-Araoz E. Abogado estudio@flores-araoz.com

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you