Page 121

LA SENTENCIA DE LA CIUDADANÍA PUERTORRIQUEÑA Lcdo. Ángel G. Hermida ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO TRIBUNAL DE JUSTICIA SALA SUPERIOR DE SAN JUAN

MIRIAM J. RAMÍREZ DE FERRER Recurrente

Civil Núm. KAC-96-0856 Sobre

Vs. JUAN MARI BRAS

REVISIÓN JUDICIAL DE DECISIÓN ADMINISTRATIVA DE LA COMISIÓN ESTATAL DE ELECCIONES

RELACIÓN DEL CASO, DETERMINACIONES DE HECHO, CONCLUISONES DE DERECHO, Y SENTENCIA

El presente recurso, importante como ciertamente lo es para las partes directamente concernidas, trasciende los intereses de éstas ya que en su esencia plantea algo de inmenso interés público: qué es lo que significa, en términos jurídicos, el que alguien diga de sí mismo “soy puertorriqueño”. Los hechos que enmarcan esta controversia no están en disputa. La aquí recurrente Dra. Miriam J. Ramírez de Ferrer, ejercitando el derecho que le concede el artículo 2,022 de la Ley Electoral, presentó ante la Junta de Inscripción Permanente (JIP) del Precinto 038 de Mayagüez una solicitud de recusación contra el aquí recurrido, Lcdo. Juan Mari Bras, 1 pidiendo su exclusión del registro de electores por motivo de que éste no era ciudadano de Estados Unidos. El asunto fue atendido por la Comisión Local del Precinto 038, la cual rechazó la recusación por el fundamento de que no se había adquirido jurisdicción sobre la persona del recusado por supuestos defectos en el emplazamiento. Dicha decisión se emitió a pesar de que el recusado había comparecido ante dicha Comisión, y luego de someterse voluntariamente a su jurisdicción, había admitido que no era ciudadano de los Estados Unidos, por motivo de que había formalmente renunciado a dicha ciudadanía.2

Caso decidido en el Tribunal General de Justicia, Sala Superior de San Juan el 21 de octubre de 1996, ante el Hon. Ángel G. Hermida. [El texto de esta sentencia, así como el del Apéndice, fueron digitalizados del original con el propósito de mantener el texto de la misma en forma íntegra. Existen algunos cambios mínimos, tales como el número correspondiente a las notas al calce en la sección del Apéndice, pues el sistema lleva el orden de las notas al calce en forma correlativa. Igualmente, en la referencia sobre casos o libros así como palabras en un idioma diferente, se ha utilizado el sistema de itálica]. Por seguridad, hemos obviado la firma del Juez Hermida. 1 Aunque la Ley Electoral dispone que dichas recusaciones se presentan ante la Comisión Local de Elecciones, como cuestión de realidad práctica, los empleados de las JIP sirven las funciones de Secretaría de las Comisiones Locales. 2 No estando en disputa que el allí recusado (y aquí recurrido) compareció y se sometió voluntariamente a la jurisdicción de la Comisión Local, ésta no debió desestimar la reacusación aun cuando tuviera dudas de si el emplazamiento del recusado estuvo bien hecho. Franco v. Corte, 71 DPR 680, 689 (1950); Claudio v. Casillas, 100 DPR 761, 772 (1972).

Revista volumen vi  

http://academiajurisprudenciapr.org/wp-content/uploads/2009/10/Revista_Volumen_VI.pdf

Revista volumen vi  

http://academiajurisprudenciapr.org/wp-content/uploads/2009/10/Revista_Volumen_VI.pdf

Advertisement