Page 1


Elintruso  

Aquella mañana, al levantarme, lo vi. A los pies de mi cama había un balón que no era mío. No sé de dónde vino. Apareció.

Elintruso  

Aquella mañana, al levantarme, lo vi. A los pies de mi cama había un balón que no era mío. No sé de dónde vino. Apareció.

Advertisement