Page 184

Ni corta ni perezosa Mary, que había aterrizado a mi lado, mientras me detenía en un semáforo en rojo, se subió al coche pidiéndome que la llevara a  mi casa. Al principio – tengo que decirlo- iba un poco cohibida porque la presencia de Mary Poppins en tu coche, la verdad, es que impone un poquito. Ya mas decidida me animé a  preguntarle : Oye Mary, ya que estas aqui conmigo y..ejem…por aquello de ahorrar gasolina…¿no podríamos ir volando?…es que me hace ilu… Y según terminaba de decirlo el coche comenzó a volar sobre el Parque del Oeste y tomamos rumbo a la Nacional VI hasta llegar a casa . Teníais que haber visto la cara del vigilante de seguridad cuando pasamos junto a la garita a diez palmos del suelo. Llegamos a casa y preparé un té – en casa somos mas de relaxing cup of cofee, pero quería darle un toque más british a la ocasión-. Nos sentamos a charlar y después de un ratito de animada conversación exclamé emocionada : ¡Que alegría tenerte aquí Mary! ¡quiero volar!… Tranquila -me comentó-Luego volaremos si quieres, pero he venido con un cometido concreto. Verás sé que quieres obsequiar a Mon con una receta especial para ti , de esas que “te dan alas” y que no encontrabas una buena idea… Si Mary, estoy dudando entre varias recetas y no acabo de decidirme… Bien, pues para eso estoy yo aquí…déjame que te enseñe una cosa. Se levantó y puso su bolso de viaje sobre la mesa… ¡No me digas- exclamé -que vas a empezar a sacar cosas de la bolsa!. Por favor, por favor, por favor…Mary !dejame sacar a mi el perchero!. No- respondió- hoy no traigo el perchero. Te traigo algo mejor..ya verás… Os lo dejo aquí en imágenes…mirad lo que sacaba del bolso.

Presentación 3er aniversario  

Participación y premios del concurso #cocinadecine de April's Kitch

Advertisement