Issuu on Google+

Catástrofe de Japón Yodo en el agua de Tokio El temor a una contaminación radiactiva se extendió hoy en Japón después de que las autoridades admitiesen un incremento del nivel de yodo en el agua de Tokio y recomendasen no comer verduras cultivadas cerca de la planta nuclear de Fukushima. El Gobierno japonés insistió en que no hay un riesgo inmediato para la salud pero al tiempo aconsejó dejar de consumir espinacas, col o brécol de la provincia de Fukushima, donde se encuentra la inestable central que, doce días después del devastador tsunami, sigue sin lograr refrigerar sus seis reactores.

Tercera explosión nuclear en Fukushima La alarma aumenta en torno a la central nuclear de Fukushima, afectada en tres de sus reactores por el terremoto que devastó el país el viernes. Una explosión se ha producido en el reactor 2 en torno a las seis de la mañana locales y el Gobierno japonés admite que “puede haberse producido una fuga de material radiactivo”.

Un portavoz del Gobierno ha reconocido por primera vez que la vasija de contención del reactor 2 puede haberse agrietado, pero asegura que el edificio de contención -el último muro ante una fuga, y de cuya resistencia depende que Fukushima no sea Chernóbil- no ha quedado dañado, descartando la posibilidad de una fuga de radiactividad Más alarmante fue la admisión, por parte de grandes del gobierno metropolitano de Tokio, de dimensiones. que los niveles de yodo radiactivo en el No obstante, el agua de la capital japonesa habían aumento de la superado los límites permitidos para niños contaminación menores de un año, por lo que recomendó en la zona y el a los padres que no la administren en descenso de la presión dentro del reactor biberones y otras fórmulas. sí demuestran que se han llegado a liberar vapores y elementos radiactivos. La Una vez más, las autoridades volvieron a pedir calma y aseguraron que el consumo emisión no es de momento peligrosa, según los portavoces que se han ido sucediendo de agua del grifo de la capital nipona no todo el día en la televisión japonesa. supone ningún riesgo inmediato para la salud, ni en el caso de los bebés, y que los adultos pueden beberla sin problemas.



Catástrofe Japón