Issuu on Google+

poemario A. Bautista


EL AMOR TIENE PASO FUNERARIO

El amor tiene paso funerario camino de las iglesias. Sus esquelas han quedado sin trabajo, por la tos de corazones mal flechados. Por eso ยกviva el amor! de tanta larga experiencia que con paso funerario camino va de su iglesia.


YO SOY UN VIEJO CON BARBA

Yo soy un viejo con barba que vivo en un banco; sólo. Alquilo mi apartamento a jovencitos bailones que quieren anamorarse, y entre las tablas del banco los miro cómo se miran; pero a mí, nadie me ve. Yo soy un viejo con barba que vivo en un banco; sólo. Soy el eslabón perdido que va dando limonada en forma de corazón. Soy el mendigo olvidado, fundador de la razón, que alquilo mi apartamento y voy regalando amor.


FUI AL MÉDICO

Fui al médico y me tomó la presión. Mis arterias, obstruidas, lo hicieron desconcertar. Mi enamoramiento, dijo, es algo que ha de matar a mi débil corazón. Era un médico que me tomó la presión. Me puso un anillo al dedo y lloró por mí; y rezó.


UN AMOR CUBRIÓ MI ALMA

Un amor cubrió mi alma y sigo así: enterrado, moribundo y desarmado en un mundo sin centro, lejos de querer tu compañía. Recogí piedras de amor por el camino; las que todos me arrojaban. No fue credencial mi alma cubierta; fue sólo otra herida. No te arrastres por mí sobre este mundo que pasa sobre los ricos. No te arrastres por mí; de todas formas, te enterré donde mi alma sigue cubriendo tu amor.


UNIFORMADO FUE

Uniformado fue a matar no luchadores. Uniformado fue y se acostó con todos, uniformados ante su uniforme. Y cuando murieron, un manto de odio cubrió las tierras. Los que creyeron en dioses o rezaron a demonios, sucumbieron ante él apostados tras sus guerras; en lo alto de sus hachas, cautivos de su maldad. Prisionero en tierra santa. Dejaron de ser amantes y dejó el sol de ser sol y el cielo, se oscureció y sólo reinó un amor que uniformado fue a matar no luchadores.


CANALES ABULTADOS

Canales abultados son las venas del suicida; los cruza el detergente y el incendio. Poco a poco. Vida a vida. La tierra fue promesa y se volvió pantano. El árbol de los enamoramientos hundió en él sus corazones, olvidados. Las putas no ejercieron; se les tapó en amor en las entrañas. Y el hombre sobrevivió matando niños por placer, en una orgullosa revolución.


ADÁN NO CUMPLIÓ LOS REQUISITOS

Adán no cumplió los requisitos: no tuvo suegro a quien no pedir la mano; no tuvo cura que lo quisiera casar; no tuvo banco en el que ingresar la dote; no tuvo esposa que lo quisiera engañar. Sus hijos no fueron suyos; eran propiedad de un dios que los inventó quebrados para sentirse supremo ante humanos humillados. Adán fue solo un mal de quita y pon. No cumplió los requisitos y lo suyo no fue, si quiera, un amor de imposición.


PASEA MI AMOR POR EL PARQUE

Pasea mi amor por el parque. Yo soy la criada y soy el soldado y soy el banquito donde se sientan. Soy el cursi enamorado que enamora a la condesa; soy pĂĄjaro que no canta llorando por hojas muertas. Soy un cupido sin cielo y un Eros en la montaĂąa; soy el amor que pasea por el parque.


YO, TAMBIÉN ABORTÉ EN LONDRES

Yo, también aborté en Londres la tarde en que me aburrí. No tenía nada que hacer, me senté allí y aborté. En el Albert Memorial reconocí mi derecho. Me abrí de piernas, sin más, y desahogué mis prejuicios, mis panderetas, mis lunas, mis zambombas y tus armas. Y prohibidos carnavales que abortan en Londres. Decidí que no sois quién para echarme tierra encima malgastando mi dinero en inversión contra mí. Por fin jugué a vuestra guerra, y gané. Me quité los pantalones y os inundé los jardines con el fruto de mi entraña. Os di la mierda que sois, para que sigáis teniendo dónde nadar.


SE CUENTA DE TI

Se cuenta de ti que eres el ogro apaciguado que no admite querellas sobre el amor. Y yo me fui. Y me perdí en las montañas construyendo con mis manos un templo donde adorarte. Y te encendí cirios rojos y cojeé, para entregarte mis piernas. Perdí mi rostro por ti y te ofrecí mi futuro. Aposté sólo por ti y dije que eras el rey. Me recluyeron, equivocados, porque era a ti, ogro calmado, a quien había que encerrar.


PREDICASTE EL AMOR

Predicaste el amor ante nadie a quien enamorar. Perdiste el tiempo sobre las rodillas de los sabios resabiados... Y los ángeles te negaron porque eran bisexuales y traficaban en carne por dinero. Como tú. Y colgaste tu amor en el matadero de la ciudad; extinguiste las libertades de amar. Y ahora, todos, pasamos fumando ante tu cuerpo colgado comentando: “fue predicador de amor y lo violaron, unos ángeles prostituidos.” Y ya no prestas servicio.


HUNDIDO Y ATADO

Hundido y atado en bisagras de placer, despierto. A tu lado, cada mañana. Te secas los labios y me cobras lo prestado; y te sonríes. Y yo, mendigando un corazón, me escondo tras el deseo que nunca pude tener. Y mis amantes, ofrecieron juramento a los hombres coronados con espinas. Pero aún así, sigo siendo prisionero, hundido y atado, en bisagras de placer.


CONDENADO A ENAMORARSE

Condenado a enamorarse fue muriendo poco a poco; la condena, la cumplió mientras vivió. Su mujer quedó esperando con los ojos, empapados por las lágrimas del luto. Comenzó poco equipaje cuando decidió marchar. El tiempo, aún no ha llenado su maleta y sigue allí; los dedos amputados de todos sus amantes rodaron por el suelo al volver los bolsillos. Escuchó el dolor y nunca supo que fue el amor su condena. Un amor que lo engañó, piernas abiertas, colmando su desazón. Conoció la soledad y ocupó una habitación, donde calienta su cuerpo ante un hornillo de gas.


ESTA MAÑANA, AÚN OSCURO

Esta mañana, aún oscuro, me entrevisté con las flores; me presentaron sus quejas y les prometí mi ayuda. Después recibí a los montes que se quejaban del sol, y el sol se quejó del viento y el viento de las estrellas. Las estrellas de la luna y la luna, del color del arco iris; y este me dijo, llorando, que los pájaros borraban el violeta y el azul. Y los pájaros dijeron que los árboles, quemados, no les podían dar calor. Y yo, dios naturaleza, recurrí a mis superiores. Nadie me prestó atención porque andaban ocupados manteniendo a sus queridas.


ES UN RECUERDO LEJANO

Es un recuerdo lejano el que me queda del aire cuando aún podía respirar. Ahora respiro butano; el aire es espeso, denso, y no se puede mirar a través de él. Los pájaros de papel, piden prestadas muletas y machetes, para andar. Les pesa el aire en las alas, están medio emborrachados y se quieren suicidar. Por mi bien, según me dicen, me están robando los pájaros, el aire y el respirar. Por mi bien, tratan de resucitar mi propio mal. Por mi bien me están matando y aún les tengo que pagar todo mi sueldo.


ME AFECTAN TUS MENSAJES

Me afectan tus mensajes y confío, que no olvides que me tienes, y me sentiste. Mi voto de ti es mi voto libre. (la libertad no se pide ni hay que luchar por tenerla; está al alcance de todos. Sólo hay que saber cogerla) Pero te cortan las manos y te taponan los ojos y anulan tus pies. Lo único que puedo hacer es seguir dentro de ti. De ti, que ni tienes nombre.


Y ES POR TI

Y es por ti por quien grita mi silencio y a solas lloro. Es por ti por lo que ya apenas siento dolor de todo. Es por ti por lo que el aire no embiste mi cobardía. Es por ti por lo que el pájaro muere todos los días. Es por ti por lo que el sol no se pone y nace la noche. Es por ti por lo que el mundo no gira rozando el fin. Es por ti por lo que ya nadie vive muriendo el alma. Es por ti por lo que ni la tormenta descansa en paz. Es por ti, mal sentimiento de amor, que muere el cosmos, y por lo que sigue viva la fantasía.


ES EL RUEGO QUE DISCULPA LOS SONIDOS

Es el ruego, que disculpa los sonidos; y es el fallo, que no admite interrupci贸n. Es el alba que acompa帽a otra canci贸n; y es el viento, que levanta los vestidos. Son las risas que resuenan en la noche, y el quejido, que susurra dulcemente, a la mano que h谩bilmente desabrocha los botones del placer que hay en tu mente.


SE ENTERARON LOS MARIDOS DE LAS VIUDAS

Se enteraron los maridos de las viudas de que andaban tras un novio sus mujeres y dijeron, voz en grito: “quién habrá de usurpar mi venus virgen” “quién habrá de mancillar mi pura fuente” “quién habrá de hacer llorar a quien no llora” “quién habrá de mantener a mi simiente” se enteraron los maridos y lloraron y ablandaron la tierra de sus tumbas con un llanto ensangrentado en brillantina. Y las viudas, todas ricas, se casaron con un novio embalado en celofán. Lo metieron en la caja y lo enterraron, y ahora no sabe nadie a dónde van.


SONETO I

Acércate y regálame las manos que están acariciando mis oídos; contrólame y controla los latidos de un corazón, que late entre villanos. Son este y todos, tantos los veranos que por la lluvia, se sienten mal temidos. Y los amores, andan como dormidos buscando otros amores más cercanos. Canta el gorrión entre pesares llamando primavera a un mal engaño; y la reunión de los dioses de los mares decide que hay que estar haciendo daño. Pero el amor, entre tantos avatares vuelve a encerrarse en su concha, y se hace huraño.


SONETO II

Revoloteado el viento, y calentado, está gritando a nadie, que lo matan. Llorosos ya los ojos que desatan la furia de un amor almacenado. Y el sol, famoso, está casi olvidado porque no hay quien lo saque de paseo; y de nuevo el amor, en su deseo, tiende certera trampa al desahuciado. Es ya la noche y el aire, en su capricho, pretende de la luna que lo alumbre; pero la luna, displicente, sólo ha dicho que ella es reina y por eso está en la cumbre. Y el aire, mustio, se reintegrará a su nicho sumido en la más amplia incertidumbre.


Y LOS DESAMORES NO SABEN NADAR

El viento de levante trae aromas de algún lugar de un mundo que conozco. Y yo me agarro al viento y las palomas. El viento de levante trae esencias de una paz que nace ya enterrada; y un rincón escondido, tierra arada, anochece cohibido y decadente. Y todo está roto y es sucio y está muerto. Y los desamados, en su desconcierto, se arrojan al mar. Y los desamores, no saben nadar.


¿DÓNDE ESTABA YO, QUE NO LO VI?

Entraste con tus tanques, disparando flores de mil colores. Sangraban serpentinas tus pistolas. Y tus granadas grandes no explotaban metralla, sólo confetti. Tus potentes aviones lanzaban a la gente sacos de paz, y tu machete, estéril, era de caramelo para niños. Pero, ¿y dónde estaba yo, que no lo vi?


LO ELEGÍ YO

Digo: estudié en cualquier lugar, cualquier cosa y como pude. Luego intenté caminar sin agarrarme a los lados. Como me dejaron. Lo que vino después, lo elegí yo.


SE DESENCONTRARON

Se encontraron los albores religiosos y tuvieron vacía conversación. Se tomaron unas copas y después, cada uno por su lado, se fueron a reponer sus brasas y su leña, en el arder de sus intereses.


Y EL HOMBRE, UN NACIDO DE LA NADA

Y el hombre, un nacido de la nada tuvo necesidad de un ser en quien creer. Y así construyo un dios, de barro, a su imagen y semejanza. Y lo ensalzó y alabó su grandeza. Después, aquel dios se sintió hombre y superó a su creador y el hombre fue aniquilado; y por los siglos de los siglos (amén) se mostró sumiso el hombre ante su obra. Desde entonces nos sentimos manejados por un trozo de barro con delirios de todopoderoso.


HABLÓ EL POETA EN TELEVISIÓN

Habló el poeta en televisión y dijo que la poesía era maltratada. Que quedaba relegada a deleitar al barón, al rey, al intelectual, al señor, al religioso, la condesa y el alfil, al potentado y al presidente, al sensiblero instaurado. Habló el poeta en televisión y lloró. Después se compró un zurrón y se encaminó a la loma para decir sus poemas a los cerdos y a las cabras, al labrador y al pastor, a las piedras y al silencio. Y así fue feliz el poeta, pero siguió llorando, mientras dormía a las ovejas.


ME ACORRALÓ LA FELICIDAD

Me acorraló la felicidad en un rincón del desván. La amenacé con mi espada, pero siguió acercándose. La atravesé por el pecho y de él salieron estrellas que más me acorralaron. Y me asusté. Alzó la felicidad sus dos manos hacia mí y acarició mis cabellos. Y temblé. Pude engañarla y huí. Supe que sería feliz mientras andase tras ella. Nunca delante.


poemario (del jardín que no existió) ángel bautista

ángel bautista 2002 abr1999@gmail.com

dep. legal- B.2648-2002 I.S.B.N. pendiente


POEMARIO