Issuu on Google+

La Mujer de la Nueva Era De Ama de Casa a Profesional Mujer objeto de violencia??? Edici贸n #01 Abril 2014


Mujer proviene del latín mulier, -eris) o fémina, es la persona del sexo femenino. Mujer también remite a distinciones de género de carácter cultural y social que se

le

atribuyen

así

como

diferencias sexuales y biológicas de la especie

humana frente

la

a

las

hembra

al hombre.

Mujer

en hace

referencia a lo femenino y en el aspecto reivindicativo a la igualdad de derechos defendida por el feminismo. La mujer ha realizado y realiza el esfuerzo o trabajo reproductivo que

permite

la

supervivencia

de

individuos y sociedades. A lo largo de la historia y hasta fechas recientes, con el objeto de garantizar la supervivencia

social

y

altísima mortalidad (tanto

en

un

contexto

de

bruta

de

en tasa

mortalidad como en mortalidad infantil), ha sido necesario mantener una muy alta natalidad (tanto en la tasa

bruta

de

natalidad como

en

la tasa

de

fecundidad) para garantizar un reemplazo suficiente de las poblaciones.


La mejora en la alimentación, la generalización de la higiene,

la sanidad y

la

difusión

de medicamentos han sido decisivos para el fuerte crecimiento de la población mundial que ha pasado de los casi 1.000 millones en el año 1800 a más de 6.000 millones en el año 2000 y a 7.000 millones a finales de 2011. La necesidad de una alta reproducción ha dejado de ser uno de los tradicionales problemas de las sociedades -y por supuesto del mundo en su conjuntopara incluso convertirse, para algunos autores de corte neomalthusiano, como Paul R. Ehrlich, en un nuevo problema, la superpoblación. La reducción de la tasa bruta de mortalidad es característica

de

la

denominada transición

demográfica así como una fuerte reducción de las tasa de natalidad es característica de la segunda transición demográfica junto con cambios sociológicos que afectan básicamente al papel tradicional de la mujer.


Aunque existe gran diversidad, dependiendo del tipo de sociedad

-matriarcado,

patriarcado, cazadores

recolectores, agrícola, y de la filiación, puede decirse que desde la prehistoria, las mujeres, como los varones, han asumido un papel cultural particular normalmente diferenciado. En sociedades de caza y recolección, las mujeres casi siempre eran las que recogían los productos

vegetales,

mientras

que

los

varones

suministraban la carne mediante la caza. A causa de su conocimiento profundo de la flora, la mayor parte de los antropólogos creen que fueron las mujeres quienes condujeron las sociedades antiguas hacia el Neolítico y se convirtieron en las primeras agricultoras.


En 1942,

durante

la Segunda

Guerra

Mundial,

en

untorno

una trabajadora labra

piezas

rev贸lver para aviones en

la f谩brica de

Aircraft

Corporation en Fort

Consolidated

Worth, Texas, Estados

Unidos. La incorporaci贸n de la mujer a trabajos tradicionalmente

masculinos

durante

la

Primera y Segunda Guerra Mundial ante la ausencia de varones que estaban en el frente fue un paso decisivo para la incorporaci贸n plena de la mujer al mercado de trabajo. En

la Edad

Media,

los

autores

masculinos,

pertenecientes a una estirpe, religiosos, tratadistas laicos y sobre todo, predicadores, hablaron de las


condiciones y conductas que les exigen a las niñas, a las jóvenes y a las mayores. La conducta femenina fue pautada para cada momento y situación de la vida. Casi siempre la edad corresponde a un estado civil y a una función de acuerdo a ella. Tal es así que la mujer se representaba en la imagen de la novia, la prometida, la casada,

la viuda,

inexorablemente

a

es

decir,

un

siempre

varón

que

ligada debía

responsabilizarse de ella y su conducta. El papel más importante

atribuido

a

la

mujer

era

el

de esposa y madre. En la historia reciente, las funciones de las mujeres han cambiado enormemente. La burguesía trajo consigo una nueva concepción de la familia donde la mujer desempeñaba un papel restringido al hogar. Hasta entonces la mujer había participado, aunque de modo distinto al hombre, en tareas de aprovisionamiento y trabajo para la supervivencia familiar fuera del domicilio u hogar. Las funciones sociales tradicionales de las mujeres de la clase media consistían en las tareas


domésticas, acentuando el cuidado de niños, y no solían acceder a un puesto de trabajo remunerado. Para las mujeres más pobres, sobre todo entre las clases obreras, esta situación era a veces un objetivo, ya que la necesidad económica las ha obligado durante mucho tiempo a buscar un empleo fuera de casa, aunque las ocupaciones en que se empleaban tradicionalmente las mujeres de clase obrera eran inferiores en prestigio y salario que aquellas que llevaban a cabo los varones. Eventualmente, el liberar a las mujeres de la necesidad de un trabajo remunerado se convirtió en una señal de riqueza y prestigio familiar, mientras que la presencia de mujeres trabajadoras en una casa denotaba a una familia de clase inferior. El movimiento

feminista ha

perseguido

el

reconocimiento de la igualdad de oportunidades y la igualdad

de

derechos para

las

mujeres.

Las

dificultades para obtener este reconocimiento se han debido a factores históricos, en combinación con las


costumbres y las tradiciones sociales. Actualmente, debido a los cambios económicos, el apoyo del poder económico y las reivindicaciones del movimiento feminista y otros movimientos de derechos humanos, las mujeres tienen acceso a carreras profesionales y trabajos similares a los de los hombres en la mayor parte de las sociedades. En muchas sociedades modernas las mujeres tienen plena igualdad jurídica tanto en el ámbito laboral como en el familiar, pudiendo ser cabezas de familia, detentar cargos altos tanto en política como en grandes empresas. Así que se podría decir que las condiciones de las mujeres han mejorado. Algunas

corrientes

feministas

cambian

constantemente

el

significado de la palabra mujer,

entendiéndose

que mujer

la

categoría está

estrechamente vinculada a la expresión de genitalidad,


por lo que frecuentemente se presupone que mujer es aquella cuya expresión gonádica es igual a XX. Esta articulación discursiva se soporta sobre fundamentos biológicos

y

esencialistas.

La

naturalización

del

concepto impide su cuestionamiento, dogmatizándolo. Sin embargo, desde diferentes corrientes feministas, esto ha sido criticado. El rol sexual y el ejercicio de la sexualidad

son

socioculturales

en

mismo,

motivadas

por

construcciones un

mecanismo

de control social, y de una reproducción de las estructuras de poder. Además, la categoría mujer se conceptualiza en tanto que opuesta a la categoría hombre, formando así un binomio, mutuamente excluyente, a partir del cual se articula la distinción de sexo (femenino - masculino, respectivamente). En esta situación existe opresión social cuando las personas no reproducen los esquemas preestablecidos de acuerdo a lo esperado, limitando la diversidad sexual, omitiendo y

dejando

al

margen

fenómenos

la transexualidad y la intersexualidad.

como


Durante miles de años, los hombres

han

sido

considerados generalmente como los principales sustentadores en las familias: su trabajo se basaba principalmente en la caza de animales para la alimentación, el cultivo de alimentos o ganar dinero, mientras que las mujeres se han encargado del cuidado de los niños, preparar la comida, limpiar la casa, y de tejer y arreglar la ropa. En las sociedades de cazadores y recolectores, por ejemplo en la sociedad tradicional de los aborígenes australianos, los hombres cazan animales para la carne y las mujeres recolectan otros alimentos como granos, frutas y verduras. Una de las razones es que es mucho más fácil recoger fruta mientras se está al cuidado de un bebé que cazar un animal. Incluso cuando las viviendas eran muy simples y había pocas posesiones, los hombres y las mujeres hacían diferentes trabajos. En las sociedades rurales, dónde la agricultura es el


principal trabajo, las mujeres también se han ocupado del cuidado de campos y animales alrededor de la casa, y han ayudado a los hombres con el trabajo pesado cuando se necesitaba hacer un trabajo de forma rápida, por lo general debido a la temporada. En los estudios rurales, la palabra " ama de casa " se utiliza en ocasiones para referirse a la persona que hace la mayoría de las tareas en el recinto de una

granja,

en

oposición al trabajo en el campo y con el ganado [citación requerida]. Cosechar y el apilar de granos, encargarse de la plantación de arroz, recoger fruta cuando estaba maduro para el mercado, ejemplos del trabajo pesado que un ama de casa tradicional haría. En una sociedad urbana, la mayoría de la gente vive en pueblos y ciudades. En las sociedades urbanas, desde la


antigüedad, la mayoría de los hombres han hecho trabajos con los que ganaban dinero. Estos trabajaban en talleres, bancos, tiendas y otras empresas, así como en las iglesias, las escuelas y el ayuntamiento. Ser un "ama de casa" era considerado como el trabajo de una mujer. Pero la realidad era a menudo diferente [cita requerida]: a menudo, si una familia tenía un negocio, no sólo el marido, sino también la esposa trabajaba para ganar dinero en el negocio. Esto ha estado sucediendo desde la antigüedad. En toda sociedad hay algunas mujeres que nunca se casan. Estas podrían quedarse en casa y hacer las tareas domésticas para otros miembros de la familia, o podrían trabajar fuera de la casa. En muchas sociedades urbanas, había pocos puestos de trabajo que una mujer tuviera permitido hacer. En la sociedad actual hay aún fuertes tradiciones sobre los puestos de trabajo que las mujeres deben realizar. Comúnmente teníamos que la mujer es ama de casa. Un ama de casa o una dueña de casa es, en la cultura


occidental tradicional,

la

ocupación

el

principal

mujer que trabajo

en

tiene

como

el hogar con

quehaceres domésticos tales como: el cuidado de los hijos, la limpieza de la casa, la compra de víveres y otros artículos, la preparación de los alimentos, la administración parcial o total del presupuesto familiar, y un largo etcétera. Considerándose uno de los trabajos más demandantes hoy día.

En la mayor parte de los casos este lugar lo ocupa la mujer (la esposa, en un matrimonio convencional compuesto por el hombre, la mujer y los hijos e hijas). Del ama de casa se esperan tradicionalmente muchas cosas, pero sobre todo abnegación, cuyo


significado es literalmente "negarse a sí mismas" en aras de la familia tradicional, especialmente para proteger a los hijos. Así pues, no es sorprendente que el feminismo cuestione

fuertemente

dicho

rol

tradicional del ama de casa, y busque cambiarlo. Aun así, en los tiempos más recientes es cada vez más común que el hombre acepte tomar el rol que le corresponde de alguna manera a la mujer, y que muchas mujeres desempeñen el rol tradicionalmente asignado al

varón.

Otros arreglos

resultan

ser

intermedios a los dos posibles extremos, en los cuales la pareja se reparte de la manera más equitativa posible las labores cotidianas del hogar. Además, la legislación de los matrimonios de personas del mismo sexo, los roles de género han ido cambiando aún más. En el siglo XIX, en los países industrializados, más y más mujeres dejaron de ser amas de casa y comenzaron a hacer trabajos que los hombres hacían normalmente. En este momento fue cuando muchas grandes fábricas se establecieron, primero en Inglaterra y luego en otros


países europeos y en los Estados Unidos. Muchos miles de mujeres jóvenes se pusieron a trabajar en las fábricas. Otras mujeres, como Florence Nightingale, decidieron ir en contra de la norma social y realizar trabajos remunerados duros, incluso si eran ricas y, por tanto, no necesitaban trabajar. En la mayoría de las familias donde había un esposo y una esposa, la norma social dictaba que el trabajo del marido era ganar dinero y el trabajo de la mujer ser la " ama de casa”. Las mujeres eran a menudo estaban muy orgullosas de ser una buena ama de casa y tener su casa y los niños correctamente atendidos. . En el siglo XX las dos guerras mundiales ( la Primera Guerra Mundial , 19141918 , y la Segunda Guerra Mundial, 1939-1945 ) fueron libradas por hombres de muchos países. Mientras los hombres estaban en la guerra, sus esposas se pusieron a trabajar para mantener a los países en pie. Las mujeres, que también eran amas de casa, trabajaban en fábricas, empresas y granjas. Al final de las dos guerras, muchos

hombres

habían

muerto,

otros

habían

regresado lisiados y algunos hombres fueron capaces


de volver a sus posiciones anteriores. Sin embargo, las guerras habían enseñado a ellos cosas diferentes, resultando en más empleabilidad. Como consecuencia, las mujeres siguieron haciendo muchos de los trabajos que habían empezado a hacer durante las guerras. Por la década de 1960 en los países occidentales, era cada vez más aceptado el hecho de que una mujer podía trabajar y ser una "chica de carrera " hasta que la mujer se casase, cuando debería dejar de trabajar y ser un " ama de casa” . Algunos trabajos como la enseñanza sólo se llevaron a cabo por las mujeres solteras. Muchas mujeres occidentales en la década de 1970 pensaban que esto no estaba tratando a hombres y mujeres por igual y que las mujeres deberían hacer cualquier trabajo que fuesen capaces de hacer, tanto si estaban casadas o no. En este momento, las mujeres estaban cada vez más instruidas. Como resultado de este crecimiento en su formación, algunas mujeres eran


capaces de ganar más que sus maridos, por lo que el marido se quedaba en casa para criar a los hijos pequeños. Esto no era algo común. A finales del siglo XX, se hizo más difícil para una familia vivir con un solo salario. Consecuentemente, se exigió a muchas mujeres volver al trabajo tras el nacimiento de sus hijos, sin embargo a menudo siguen el papel de " ama de casa " dentro de la familia. Cada vez es más habitual que el marido y la mujer estén empleados en trabajos remunerados y ambos comparten las tareas domésticas y el cuidado de los niños. En otras familias, todavía existe la idea tradicional de que el trabajo doméstico es sólo trabajo de la mujer, por lo que cuando una pareja llega a casa del trabajo, es sólo la mujer quien trabaja en la casa, mientras que el hombre descansa después de su jornada de trabajo.


La mujer venezolana, dentro de ellas tenemos, Mujeres de todo tipo, emprendedoras, madre, divorciadas, casadas, estudiantes, amas de casa, cuaimas, pero todas femeninas, venezolanas, llenas de sueños y ganas de vivir. Si quisiéramos describir a grandes rasgos cómo es la mujer moderna venezolana, a partir de la vivencia y el comportamiento actual de la mayoría de las féminas de nuestro país, se podría decir que:

Es un ser que tiene estudios académicos superiores o es autodidacta especialista en un área u oficio.


Goza y busca la independencia económica; trabaja en una empresa, sea como empleada o dueña de la misma.

Siente y procura el disfrute pleno y abiertamente de los placeres en su vida: comer, bailar, viajar, salir, el sexo, etc.

Por sobre todas las cosas es una mujer muy segura de sí misma y que toma decisiones.

La mujer venezolana moderna, es definida como:


Una mujer que cuida mucho cuerpo,

su

imagen,

su

su

presentación femenina."Esto va más allá inclusive de algunos parámetros de tipo socio cultural, es decir, se encuentra en todas las clases sociales ese deseo de la mujer por ser bella, y a pesar de nuestra crisis desde todo punto de vista, ella lo ha tratado de mantener", apunta De Vries. •

La mujer venezolana asume muy bien las siguientes

tendencias

psicológicas:

la

adaptabilidad (capacidad para lograr un buen equilibrio en situaciones nuevas) •

El atractivo (tratando de fomentar un atractivo físico, cuidando su imagen, le gusta sentirse atractiva)

El placer (es una mujer que le gusta gozar del placer, ha tenido un desarrollo interesante de su sexualidad y que en muchos casos no se corresponde al que ha tenido el hombre)


El tacto social (la educación para no herir al otro de forma innecesaria)

Por último está ese sentido psicológico de ser perspicaz.

Generalmente la venezolana en todos estos aspectos tiene altos niveles, pero se ha comprobado que la mujer venezolana le añadió factores psicológicos entendidos como masculinos, tales como: agresividad (capacidad para realizar cambios), la autonomía (esa capacidad para no depender de los ingresos o de las actividades y autoridad de un hombre), estabilidad (capacidad para mostrarse equilibrada en momentos de gran angustia o tensión). "Inclusive ha mostrado en los últimos dos o tres años, en determinados sectores, más estabilidad que el hombre", dice De Vries. También la mujer ha aumentado los niveles de liderazgo, que era tomado como típicamente masculino y finalmente se descubrió como valiente, con la capacidad de enfrentar las cosas que generen miedo.


Es decir, la mujer venezolana no se ha vuelto hombruna, sino que, a sus hermosas características psicológicas femeninas, unidas al atractivo físico, le unió las características psicológicas masculinas. En consecuencia, los estudios reflejan que ahora la mujer venezolana, desde el punto de vista psicológico, es superior al hombre venezolano.

La lucha por la reivindicación de los derechos de las mujeres es una tarea diaria, por ello la mujer está presente en cada una de nuestras actividades con registros, con imágenes, con palabras, con sus


pensamientos que forman parte de lo que hoy somos como pueblos del sur que emergen recuperando sus voces y sus identidades propias La mujer no sólo cuida su belleza, también se preocupa por su familia, sus hijos, esposo, por el futuro de éstos y por ello es que ha salido trabajar, en cualquier ámbito, se desenvuelve tan bien en la sociedad, ha dejado atrás el tabú de que la mujer es de la casa, ya ese tema no es un

tabú

del

cual

preocuparse,

quizás

sea

de

preocupación para los hombres, ya que en la actualidad la mayor parte de los entes públicos están dirigidos por mujeres, también en el ámbito de la empresa privada así como tenemos mujeres deportistas que nos han representado muy bien en el exterior, lo que representa un adelanto sin precedentes en la historia política de Venezuela.


El Día Internacional de la Mujer conmemora la lucha

de

la mujer por

su

participación,

en

pie

de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. Se celebra el día 8 de marzo. Es fiesta nacional en algunos países. La primera celebración del Día Internacional de la Mujer tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza extendiéndose su conmemoración, desde entonces, a numerosos países. En 1977 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.


El desarrollo conceptual de la violencia contra la mujer y las investigaciones realizadas utilizan diferente terminología y, a veces, diferente definición del mismo término, como ocurre con el vocablo género y la expresión violencia de género. Un sector propone que la expresión violencia contra la mujer se considere término aglutinante de todos los tipos

de

violencia ejercida

contra

este

grupo de

personas, y aunque se confunde con la violencia de género hacia ellas —que se ejerce contra cualquier mujer por el mero hecho de serlo— toda la violencia contra la mujer no puede identificarse solamente por su condición de mujer, por lo que es habitual que exista cierta confusión al respecto.


Algunos autores utilizan los términos «violencia familiar»,

«violencia

intrafamiliar»

o

«violencia

doméstica» para referirse a la violencia que se ejerce contra las mujeres, aunque estos términos en sí comprenden aquellos actos de violencia ejercidos por alguien de la familia sobre cualquier otro miembro de ella en el ámbito doméstico; luego, dada la amplitud de este término, la Organización Panamericana de la Salud utiliza el concepto «violencia intrafamiliar contra las mujeres», probablemente debido a los niveles de prevalencia existentes, ya que según cifras de Naciones Unidas «se estima que alrededor de la mitad de las


mujeres en América Latina enfrentan por lo menos un episodio de violencia familiar durante su vida»; Para algunos investigadores tal reduccionismo ocultaría la causa y carácter de esta violencia.

La violencia contra la mujer comienza en la infancia y es en la familia donde principalmente se ejerce esa violencia. La infancia es especialmente vulnerable a la violencia y la niña sufre un plus añadido por su condición femenina. A la población, generalizada en determinadas comunidades e ineludiblemente ligada al sexo femenino, el comercio sexual que puede arrancar ya en el seno de la familia con la venta de la niña, o


el infanticidio y

los

abusos

sexuales,

más

frecuentemente ligados al sexo femenino, se une una más estricta autoridad paterna, ejercida también por hermanos, y una educación discriminatoria que limita sus expectativas vitales.

A raíz de tanta violencia en contra de la mujer en todos los ámbitos, se publicó en Gaceta Oficial N° 38668 de fecha 23 de Abril de 2007, la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la cual tiene por objeto garantizar y promover el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, creando condiciones para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones y ámbitos, impulsando

cambios

en

los

patrones

socioculturales que sostienen la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre las


mujeres, para favorecer la construcción de una sociedad

justa

democrática,

participativa,

paritaria y protagónica.

A continuación, se les presenta una serie de conceptos fundamentales para saber si estamos en presencia de violencia contra la mujer, a saber tenemos: Según el Artículo 14 de la Ley Orgánica sobre el derecho de las Mujeres a una vida libre de violencia; la violencia contra las mujeres a que se refiere la presente Ley, comprende todo acto sexista que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, emocional, laboral, económico o patrimonial; la


coacción o la privación arbitraria de la libertad, así como la amenaza de ejecutar tales actos, tanto si se producen en el ámbito público como en el privado. Formas de violencia Se consideran formas de violencia de género en contra de las mujeres, las siguientes: 1. Violencia psicológica: Es toda conducta activa u omisiva ejercida en deshonra, descrédito o menosprecio al valor o dignidad personal, tratos humillantes y vejatorios, vigilancia constante, aislamiento,

marginalización,

negligencia,

abandono, celotipia, comparaciones destructivas, amenazas y actos que conllevan a las mujeres víctimas de violencia a disminuir su autoestima, a perjudicar o perturbar su sano desarrollo, a la depresión e incluso al suicidio. 2. Acoso u hostigamiento: Es toda conducta abusiva y especialmente los comportamientos, palabras, actos, gestos, escritos o mensajes electrónicos dirigidos a perseguir, intimidar, chantajear,


apremiar, importunar y vigilar a una mujer que pueda atentar contra su estabilidad emocional, dignidad, prestigio, integridad física o psíquica, o que puedan poner en peligro su empleo, promoción, reconocimiento en el lugar de trabajo o fuera de él.

3. Amenaza:

Es el anuncio verbal o con actos de la ejecución de un daño físico,

psicológico,

sexual,

laboral o patrimonial con el fin de intimidar a la mujer, tanto en el contexto doméstico como fuera de él. 4. Violencia física: Es toda acción u omisión que directa o indirectamente está dirigida a ocasionar un daño o sufrimiento físico a la mujer, tales como: Lesiones

internas

o

externas,

heridas,


hematomas, quemaduras, empujones o cualquier otro maltrato que afecte su integridad física. 5. Violencia doméstica: Es toda conducta activa u omisiva, constante o no, de empleo de fuerza física

o

violencia

psicológica,

intimidación,

persecución o amenaza contra la mujer por parte del cónyuge, el concubino, ex cónyuge, ex concubino, persona con quien mantiene o mantuvo relación de afectividad, ascendientes, descendientes,

parientes

colaterales,

consanguíneos y afines. 6. Violencia sexual: Es toda conducta que amenace o vulnere el derecho de la mujer a decidir voluntaria

y

libremente

su

sexualidad,

comprendiendo ésta no sólo el acto sexual, sino toda forma de contacto o acceso sexual, genital o no genital, tales como actos lascivos, actos lascivos violentos, acceso carnal violento o la violación propiamente dicha.


7. Acceso carnal violento: Es una forma de violencia sexual, en la cual el hombre mediante violencias o amenazas, constriñe a la cónyuge, concubina, persona con quien hace vida marital o mantenga unión estable de hecho o no, a un acto carnal por vía vaginal, anal u oral, o introduzca objetos sea cual fuere su clase, por alguna de estas vías. 8. Prostitución forzada: Se entiende por prostitución forzada la acción de obligar a una mujer a realizar uno o más actos de naturaleza sexual por la fuerza o mediante la amenaza de la fuerza, o mediante coacción como la causada por el temor a la


violencia, la intimidación, la opresión psicológica o el abuso del poder, esperando obtener o haber obtenido ventajas o beneficios pecuniarios o de otro tipo, a cambio de los actos de naturaleza sexual de la mujer. 9. Esclavitud sexual: Se entiende por esclavitud sexual la

privación ilegítima de libertad de la mujer,

para

su

venta,

compra,

préstamo o trueque con la obligación de realizar uno o más actos de naturaleza sexual. 10. Acoso sexual: Es la solicitud de

cualquier

acto

o

comportamiento de contenido sexual, para sí o para un tercero, o el procurar cualquier tipo de acercamiento sexual no deseado que realice un hombre prevaliéndose de una situación de superioridad laboral, docente o análoga, o con ocasión de relaciones derivadas del ejercicio profesional, y con la amenaza expresa o tácita de causarle a la mujer un daño relacionado con las


legítimas expectativas que ésta pueda tener en el ámbito de dicha relación. 11. Violencia laboral: Es la discriminación hacia la mujer en los centros de trabajo: públicos o privados que obstaculicen su acceso al empleo, ascenso o

estabilidad

en

el

mismo, tales como exigir requisitos

sobre

el

estado civil, la edad, la apariencia

física

o

buena presencia, o la solicitud de resultados de exámenes de laboratorios clínicos, que supeditan la contratación, ascenso o la permanencia de la mujer

en

el

Constituye

empleo. también

discriminación de género en

el

ámbito

laboral

quebrantar el derecho de igual salario por igual trabajo.


12.

Violencia

patrimonial

económica:

Se

y

considera

violencia patrimonial y

económica

conducta

toda

activa

u

omisiva que directa o indirectamente, en los ámbitos público y privado, esté dirigida a ocasionar un daño a los bienes muebles

o

inmuebles

en

menoscabo

del

patrimonio de las mujeres víctimas de violencia o a los bienes comunes, así como la perturbación a la posesión o a la propiedad de sus bienes, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores,

derechos

económicos

patrimoniales

destinados

necesidades;

a

o

recursos

satisfacer

limitaciones

sus

económicas

encaminadas a controlar sus ingresos; o la privación

de

los

indispensables para vivir.

medios

económicos


13. Violencia obstétrica: Se entiende por violencia obstétrica la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por personal de salud,

que

se

expresa

en

un

trato

deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir

libremente

sobre

sus

cuerpos

y

sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres.

14.

Esterilización esterilización

forzada: forzada,

Se

entiende

realizar

o

por causar

intencionalmente a la mujer, sin brindarle la debida

información,

sin

su

consentimiento


voluntario e informado y sin que la misma haya tenido justificación, un tratamiento médico o quirúrgico u otro acto que tenga como resultado su esterilización o la privación de su capacidad biológica y reproductiva. 15. Violencia mediática: Se entiende por violencia mediática la exposición, a través de cualquier medio

de

difusión,

de

la

mujer,

niña

o

adolescente, que de manera directa o indirecta explote, discrimine, deshonre, humille o que atente contra su dignidad con fines económicos, sociales o de dominación. 16.

Violencia

institucional:

omisiones funcionarios

que y

Son

realizan

las las

funcionarias,

acciones

u

autoridades, profesionales,

personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública, que tengan como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en esta Ley para asegurarles una vida libre de violencia.


17. Violencia simbólica: Son mensajes, valores, iconos, signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad. 18. Tráfico de mujeres, niñas y adolescentes:

Son

todos

los actos que implican su reclutamiento o transporte dentro

o

entre

fronteras,

empleando engaños, coerción o fuerza, con el propósito de obtener un beneficio de tipo financiero u otro de orden material de carácter ilícito. 19. Trata de mujeres, niñas y adolescentes: es la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de mujeres, niñas y adolescentes, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza o de otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de


vulnerabilidad o la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre mujeres, niñas o adolescentes, con fines de explotación, como

tales

prostitución,

explotación

sexual,

trabajos o servicios forzados,

la

esclavitud o prácticas análogas

a

la

esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos. Todas estas violaciones de derecho pueden ser denunciadas en las siguientes instituciones y así darle un alto a esos hombres que no tienen valores

o que por una u otra razón generan

violencia a la mujer y a la familia; estos organismos son: 1. Ministerio Público. 2. Juzgados de Paz.


3. Prefecturas y jefaturas civiles. 4. División de Protección en materia de niño, niña, adolescente, mujer y familia del cuerpo de investigación con competencia en la materia. 5. Órganos de policía. 6. Unidades de comando fronterizas. 7. Tribunales de municipios en localidades donde no existan los órganos anteriormente nombrados. 8. Cualquier otro que se le atribuya esta competencia. Por ello MUJER, dale un ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER y se Feliz, libérate.

Abg. Maribel Párraga


CosmoMujer