Page 1

Llegó el cambio: ahora vamos de mal a peor En las últimas semanas hemos sido testigos de la debacle moral, política y económica del sistema capitalista en Puerto Rico y de su estructura colonialburguesa personificada en el Estado Libre Asociado. Este desmoronamiento es el resultado de un proceso progresivo iniciado durante la década de 1970 y que actualmente, con la crisis sistémica del capitalismo a nivel mundial, amenaza con socavar aun más la deteriorada estructura de explotación del país. Si observamos fríamente, sin personalismos, enfocándonos en la situación de las diferentes estructuras que sustentan el sistema, se revelará que el caos es generalizado. Sin embargo, es importante insistir en señalar a los verdaderos responsables de la crisis total que sufre el país, que son las clases explotadoras, personificadas en los banqueros, empresarios y desarrolladores organizados en su Cámara de Comercio. Además, sus esbirros y acólitos, personificados en los economistas burgueses, que constantemente nos cacarean sobre las bondades del capitalismo y la necesidad de subirnos los impuestos y aumentar el costo de los servicios que provee el Estado. Estos sórdidos personajes que viven de nuestra explotación no son solamente responsables de la debacle económica, sino también de la crisis social y política que sufre el país, ya que el capitalismo fomenta una actitud individualista y egoísta que reniega de la solidaridad y el bienestar común.

La bancarrota moral de los “dirigentes políticos” Tras décadas de explotación, engaño a las masas y a los trabajadores(as), asumiendo un aparente rol de “dignidad, decoro y vocación por el servicio público”, finalmente se desenmascara obscenamente la llamada “clase política” del país. Y es que aunque los escándalos a los que nos tienen acostumbrados estos vulgares instrumentos del capital no son nada nuevos, una vez ha comenzado a materializarse la crisis, estos depravados no han tenido reparos en aumentarse los sueldos, estipendios, dietas y otros privilegios sin cuidarse ni la forma. ¡Han establecido el saqueo como estrategia antes de que se hunda el barco! La conducta delictiva está generalizada en todas las instancias del aparato del Estado, en las agencias públicas, en la legislatura y en los servicios a la población. Este no es un fenómeno nuevo, pero con la llegada del Sr. Fortuño y su pandilla de fascistas ha quedado demostrada una vez más que la burguesía no tiene nada nuevo que ofrecernos a los trabajadores(as) y marginados(as) del país. Su estrategia para asestarnos repetidos golpes, de una fuerza que todavía no podemos calibrar, se centra en entretener a las masas con controversias irrelevantes como qué nombre debe tener la colonia, si manda Rivera Schatz o Fortuño, sobre las botellas de vino del corrupto presidente de la UPR, o los zapazos de piel que usa “Chuchin”. Mientras la opinión pública se diluye en esos temas, la burguesía trabaja

afanosamente en distintas medidas “de ley” para pasarnos la factura de la crisis sin tocar sus fortunas, conseguidas a través de nuestra propia explotación. Y es que además se revela un detalle interesante dentro de todo el caos, que el gobernador no tiene intención de gobernar, sino que le entregará la dirección del país a las distintas comisiones creadas por sus asesores y que sean ellos que implementen las políticas públicas que él respalda, pero que su cobardía no le permite responsabilizarse por ellas. Este dictadorzuelo no pretende gobernar, porque como sus subalternos, está muy ocupado velando por sus inversiones para que le produzcan las ganancias necesarias para mantener su exclusivo estilo de vida una vez salga del “servicio público”. Es importante responsabilizar por la frivolidad del debate político a los medios de desinformación masiva, quienes con sus comunicadores y “analistas”, algunos de ellos agentes del imperialismo en nuestro país, se han encargado de presentarnos el comportamiento depravado de los políticos como un chiste. Esto es una actitud muy peligrosa y fríamente calculada por la burguesía para que aceptemos dócilmente la expropiación a la que estamos siendo sometidos.


La fallida coartada de los banqueros Estos parásitos sociales por excelencia comenzaron el cuatrienio del Sr. Fortuño diciéndonos que todos teníamos que aportar para sacar al país de la crisis, pero a lo que se referían era a los trabajadores(as), los marginados(as) y los explotados(as). De ninguna manera podíamos tocar al gran capital porque eso afectaría el “desarrollo económico”. En cambio nos propusieron despidos masivos, encarecimiento de todos los órdenes de la vida, privatizaciones por doquier, en fin, continuar erosionando las ya maltrechas condiciones de vida de grandes sectores de nuestra población.

Ahora salen a relucir varias noticias escandalosas que los medios nos presentan de forma despreocupada, como induciendo a las masas de que no tienen ninguna importancia. La primera, relacionada con las pérdidas millonarias que ha tenido en el último año el Banco Popular, provocando como consecuencia la caída del precio de sus acciones. Su precio cotizó el 6 de febrero de 2009 la ridícula suma de $2.29 por acción. La segunda, reveló los jugosos salarios que devengan algunos de los ejecutivos de instituciones financieras del país, como Luis Beauchamp de First Bank con $2.9 millones en

el 2007 y Richard Carrión del Banco Popular con $2.4 millones durante el mismo año. Entonces esta gente, que han fracasado en sus negocios, que han jugado con el dinero de sus clientes como tahúres en un casino, vienen a decirnos a los trabajadores(as) cómo debemos llevar adelante la economía del país. Y encima de eso, el sistema capitalista, haciendo gala de su acostumbrado cinismo, les recompensa con salarios y bonos extraordinarios. El pueblo y los(as) trabajadores(as) debemos aprovechar la fragilidad del Banco Popular y asestarle un duro golpe retirando nuestro dinero masivamente y depositarlo en las numerosas cooperativas que tenemos en el país. Ya que si la tendencia continúa como se perfila, es posible que ese banco no pueda responder por los depósitos a sus clientes. Además, otro de los grandes logros de estos despreciables personajes ha sido implementar la estrategia de endeudamiento a través de las distintas emisiones de bonos respaldados por el gobierno de Puerto Rico, deuda que al final recae sobre las clases desposeídas. El tamaño espectacular de la deuda pública asciende a más de 50 mil millones de dólares, asegurando así el endeudamiento de nuestros tataranietos. Esta inescrupulosa estrategia traerá como consecuencia la segura degradación de los bonos de Puerto Rico a chatarra en el mercado internacional. Esto significará que el gobierno seguirá cogiendo préstamos a más del 25% de interés, siguiendo las pautas dictadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, lo que asegurará el desastre económico y social para el país.

Respuesta social y obrera A pesar de que algunos sectores sindicales, comunitarios, políticos y sociales se han planteado de manera tímida la coordinación para resistir la embestida del capital, otros aun creen que tienen margen para negociar con la burguesía. Estos empresarios sindicales, aunque manejan un discurso obrero “light” para no enfadar a sus patronos, aspiran a fusionarse con la burguesía y servir como punta de lanza dentro del movimiento obrero. Esto los imposibilita en la práctica de lograr cualquier acción coordinada de lucha en contra de los explotadores. Sin embargo, las matrículas que mantienen cautivas tienen la capacidad, y ciertamente la fuerza, para empujarlos a tomar posiciones reivindicativas más decididas. Pero la clase obrera, los marginados(as), los oprimidos(as) y explotados(as) de este país debemos ver el panorama de una forma más integral, ya que a pesar de que la burguesía es la clase que nos explota, el problema de fondo es el capitalismo como sistema. Es por esto que debemos aspirar a la organización coordinada de todos los sectores sociales para plantearnos como objetivo estratégico la destrucción de este sistema y construir uno basado en la justicia y la solidaridad, que reniegue de la explotación. Para lograr este cometido uno de los instrumentos vitales en la lucha contra el capital y su burguesía parasitaria será la refundación y el reforzamiento del partido de la clase obrera, el Partido Comunista. ¡Que la crisis la paguen los ricos! ¡Trabajador(a) ocupa tu puesto de lucha, a refundar el Partido Comunista de Puerto Rico!

Ponte en contacto con nosotros refundacionpcp@yahoo.es Apartado 71325 www.refundacioncomunista.com Buzón 69 abayarderojopr@yahoo.com San Juan, Puerto Rico 00936

Febrero 2009  
Febrero 2009  
Advertisement