Page 1

Desenmascarando el “Plan de Reconstrucción Fiscal y Económica” Estimado/a lector/a, en este número del Manifiesto nos centraremos en examinar la propuesta económica y fiscal de la administración protofascista de Luis Fortuño y su séquito de parásitos sociales. Como las/los trabajadores y el pueblo en general hemos podido ir observando, la clase burguesa nativa, parásitos adheridos al cuerpo social, vienen por todo lo que no se pudieron robar en las pasadas administraciones. Y las/los trabajadores podrán preguntarse, ¿y que fue lo que quedó? Para nosotros como clase obrera y los oprimidos de este país “sobraron” (¿o se salvaron?) algunas instituciones que, bien o mal, continúan dándole servicios a las/los trabajadores y sus familias como, el Fondo del Seguro del Estado, las diferentes Juntas de Retiro, las escuelas públicas y las corporaciones públicas como la AEE y AAA. Estas son algunas de las próximas presas de los parásitos sociales llamados banqueros, empresarios y los 100 millonarios amigos del gobernador. Pero, ¿En qué consiste este Plan que con tanta fanfarria ha promocionado esta administración? Veamos. El “Plan” está compuesto por cuatro leyes: Ley Número 7, Ley Número 8, Ley Número 9 y la Ley de Alianzas Público Privadas. Sin embargo, por falta de espacio discutiremos la Ley 7 por ser la más peligrosa y que tendrá un impacto devastador sobre

las/los trabajadores familias.

y

sus

Ley Número 7- Esta ley está enmarcada dentro del componente de “reconstrucción fiscal”, donde las medidas adoptadas se dividen entre las permanentes, temporales y de reducción de gastos. Sobre las medidas permanentes es importante señalar que las mismas están destinadas a la imposición de impuestos sobre artículos de consumo como los cigarrillos, el alcohol. Además impone el pago de IVU a revendedores, a quienes se les dará un crédito por ese impuesto pagado. A primera vista estas medidas no parecen tan antipáticas, pero el efecto que tendrán en la economía de los trabajadores y del pueblo será duro. Esto implica que se le impondrá más arbitrios al alcohol de producción nacional, empresas que no sólo no han compartido sus beneficios con los trabajadores, sino que se han dado a la tarea de realizar despidos por causa de “la crisis”. Pero no cabe duda que con las nuevas imposiciones aumentarán los despidos en ese sector. Sobre el IVU a los revendedores, todos sabemos que los aumentos que se imponen se le pasan directamente a los consumidores, y este no será la excepción, lo que aumentará aun más el ya exorbitante costo de vida en el país. Las medidas temporales están destinadas a la imposición de contribuciones a individuos, corporaciones e instituciones bancarias, como las

cooperativas y la banca internacional. Pero estas medidas son otra charada más porque en el caso de las corporaciones (que se llevan de este país más de 30 mil millones de dólares) sólo les elimina exención sobre gastos incurridos fuera del país. A los individuos que ganan más de 100 mil les aumentará la contribución un 5%, algo totalmente cínico si recordamos que son precisamente los ricos quienes no pagan contribuciones en este país. A los bancos internacionales les impone una “contribución especial” del 5% por dos años, mientras los trabajadores tenemos que pagar el 33% de nuestro mísero salario. También impone un impuesto de 5% a las cooperativas, pero la medida sospechosamente deja fuera a la banca “local”. Además reformula la asignación de fondos que recibe la Universidad de Puerto Rico, allanando el camino para su desmantelamiento y posterior privatización. Las medidas de reducción de gastos es un eufemismo para la metodología que seguirá el gobierno para implementar los despidos. Está dividida en fases, donde la primera se “invitará” a los empleados con 20 años o más de servicio a renunciar. Además, los que no renuncien se le reducirá en un 10% su jornada (por consecuencia, su paga), la cual será permanente. Los que se acojan a este plan recibirán una fracción de lo que han acumulado por enfermedad, vacaciones y horas extras.


¡Que no renuncie ni un solo empleado público! En la segunda fase se implementarán los despidos directamente, donde se suspenderán por dos años las leyes, reglamentos, convenios y arreglos referentes a todos los aspectos relacionados a las condiciones laborales. Sin embargo se excluirán policías y bomberos, oficiales de corrección e instituciones juveniles. Todos los resortes del componente represivo del Estado en espera de afrontar la protesta social. También incluye maestros, personal médico y otros, pero ya conocemos cuáles son los planes de Educación para despedir y hostigar a los maestros. La situación de los hospitales no es muy halagüeña, donde como consecuencia de la privatización del sistema de salud ha empeorado la situación para estos trabajadores/as. En su tercera fase se suspenderá la vigencia de la Ley 184 (Recursos Humanos de Empleados del ELA) y de todos los convenios colectivos vigentes. Esta movida rastrera no nos debe sorprender porque este es el sueño de todo burgués, de todo explotador, dejar desprovistos a los trabajadores/as a sus arbitrariedades. Además se suspenderá toda licencia, programa de becas, retribuciones, aumentos, liquidaciones monetarias, y más importante aun, los procedimientos de resolución de controversias y, el aumento en la contribución de los patronos a servicios de salud y de bienestar. Por otro lado, abre la puerta a la privatización al eliminar las disposiciones que impiden la subcontratación de empleados,

trabajadores/as que también carecen de las más elementales medidas de protección laboral y social. Entre las alternativas que provee la ley luego de la implementación de las fases, la tercera consiste en que el gobierno (financiado por las/los trabajadores) le daremos un subsidio del 50% a los empresarios privados que acojan los despedidos. Esta medida aplicará por un año hasta un tope de 30 mil dólares anuales. Así que una vez pase el año y nuestros capitalistas reciban de nuestras manos ese dinero despedirán esos empleados y reclutarán otros por un salario menor. ¡Toda una ganga! Esta medida es la más ilustrativa de que será el pueblo quien continuará subsidiando a la empresa privada y sus parásitos. Consideraciones finales Aunque no pudimos discutir en profundidad el resto de las medidas por falta de espacio, para muestra, un botón basta. No cabe duda de que las/los trabajadores nos enfrentamos a un ataque de consecuencias insospechadas para nuestra calidad de vida en todos los frentes. Por esto es importante que las/los trabajadores aglutinemos a nuestro alrededor todos los sectores sociales de lucha para poder dar esta importante batalla. Recordemos que este gobierno pretende implementar medidas fascistas amparándose en el “mandato” que recibieron en las urnas a través de la represión, la eliminación de toda oposición y del estado policial. La importancia de esta batalla no sólo radica en defender las conquistas históricas de las/los

trabajadores, sino también en propiciar una mayor democratización de nuestra sociedad a través de la participación activa de todos los sectores dispuestos a luchar, aunque en las colonias este reto tenga implicaciones aun mayores. No podemos olvidar las lecciones de Guadalupe y Martinica. Es deber, no sólo de todo socialista y comunista, sino de todas/os los trabajadores, activistas, luchadores sociales e individuos que desean mejorar las condiciones de vida colectivas, a trabajar por la unidad organizativa y en la acción, para poder romperle el espinazo, no solo a las clases parasitarias, sino también al imperialismo. No nos engañemos, realizar esta tarea no será sencillo. Ya se han dado pasos concretos para lograr esa unidad, a través del Frente Amplio de Solidaridad y Lucha, además de otros marcos organizativos que comienzan a germinar. Esa unidad necesaria será vital para abrir muchos frentes de lucha, desde nuestras respectivas trincheras para así ir acumulando pequeñas victorias que desmoralizarán al enemigo. Tampoco debemos engañarnos en que la burguesía y su Estado permanecerán pasivos ante las estrategias y acciones que tomemos. Intentarán por todos los medios posibles de sabotear, obstaculizar, confundir, reprimir e intimidar toda protesta social, venga de donde venga. Sin embargo, no debemos olvidar las lecciones de nuestra historia proletaria que nos ha enseñado que la mejor forma de crecer políticamente es en la lucha y en el trabajo unitario.

Ponte en contacto con nosotros www.refundacioncomunista.com / refundacionpcp@yahoo.es Apartado 71325 Buzón 69 San Juan, Puerto Rico 00936

Abril 2009  
Abril 2009  
Advertisement