Page 1

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA UNIVERSIDAD YACAMBÚ FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS LA MORA – EDO. LARA

INTEGRANTES: MARIA ABARCA CJP-122-00413 WILDEXIS ESPINOZA CJP-153-00369 DANIELA MEDINA CJP-153-01496 EDGAR GONZALES. CJP-143-00279 MARTIA VELASQUEZ PROFESOR: KARLA PAULINA GONCALVES ABRIL, 2018


SALA DE CASACIÓN CIVIL Exp. 2008-000379

Ponencia de la Magistrada: YRIS ARMENIA PEÑA ESPINOZA NARRATIVA En el juicio por acción pauliana y acción de simulación, intentado ante el Juzgado Octavo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, por el ciudadano ERNESTO OTTO GERLACH , representado judicialmente por los abogados Enrique Sabal A., Ricardo Sayegh Allup, Andrés Sabal A. y

María

Catherine

CONSTRUCTORA

De

Freitas

MENTRE,

contra

C.A.,

las

sociedades

CONSTRUCTORA

mercantiles

GAFAR,

C.A.,

CONSTRUCCIONES LOPRIFE, C.A., representadas judicialmente por el profesional del derecho Leocadio Fermín Marcano y las asociaciones civiles OMEGA 96 y BELVEDERE , la primera representada judicialmente por los abogados Guillermo Alberto Balza Carvajal, Carmen Sánchez, Guillermo Rafael Balza García, Ciro Medina Mariani y Luís Ángel Núñez Urdaneta, la segunda representada judicialmente por los profesionales del derecho Jorge


Paparoni Minuta, Jorge Luís Paparoni Valero, Alberto Fioretti Vecchio y Juan Carlos Paparoni Valero; el Juzgado Superior Sexto en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la misma Circunscripción Judicial, dicto sentencia en fecha 28 de abril de 2008, sentencia en la cual se declaró: Sin lugar el recurso de apelación interpuesto por el demandante ,

La

nulidad del fallo dictado por el juzgado de la cognición en fecha 11 de julio de 2007; 3) Inadmisible la demanda incoada por el accionante por acción pauliana y acción de simulación, interpuestas en forma conjunta contra las demandadas dentro de lo establecido en el código de procedimiento civil art 78 Contra ese fallo el demandante anunció recurso de casación, el cual fue admitido y oportunamente formalizado. No hubo impugnación. DE LOS MOTIVOS PARA DECIDIR La Sala de Casación se justifica para decidir en las siguientes acotaciones, a saber, haciendo mención como fondo del recurso: el artículo 1.279 del código civil, el cual argumenta el recurrente normativa infringida por el Juez ad quem, que estipula lo siguiente: “…Los acreedores pueden atacar en su propio nombre los actos que el deudor haya ejecutado en fraude de sus derechos…”. Fijando la misma, que dicho artículo establece la acción que se puede ejercer por parte del acreedor para deshacer o revocar actos fraudulentos celebrados por el deudor con terceros, en prejuicio de aquél. A su vez la Sala siguiendo el orden de ideas, desglosa lo establecido por el autor Eloy Maduro Luyando, en su obra “Curso de Obligaciones Derecho Civil III” respecto a la acción pauliana, su naturaleza y características, para resaltar la acción pauliana a) liquidación total o reemplazo de bienes fácilmente ocultables a fin de dejar a acreedor en la imposibilidad de cobrar su crédito, b) No tiene como fin inmediato ejecutar patrimonio del deudor sino conservar patrimonio del deudor frente al acreedor. C) requiere del fraude, la intención del deudor de hacerse insolvente o disminuir su patrimonio. D) el acto que se impugna mediante acción pauliana debe ser real, sincero y efectivamente realizado.


De igual modo, siendo inferido por el recurrente en su denuncia que juez ad quem sentenció mediante falsa aplicación de normativa 1.281 ejusdem, la norma establece: “…Los acreedores pueden también pedir la declaratoria de simulación de los actos ejecutados por el deudor…”. Colige la Sala sobre la acción por simulación: “…la doctrina y la jurisprudencia son contestes en afirmar, que un acto simulado es una declaración de voluntad no real, emitida conscientemente y por acuerdo de partes, para producir con fines de engaño la apariencia de un negocio jurídico que en verdad no existe o que es distinto del que realmente se ha llevado a cabo”. (Sentencia N° 155 de fecha 27 de marzo de 2007). El Alto Tribunal demarcó las diferencias entre ambas acciones mencionadas citando lo atribuido por el referido autor en dicha obra, estableciendo lo siguiente: 1) La acción pauliana tiene por objeto impugnar un acto real o verdadero del deudor, un acto sinceramente efectuado por el deudor. La acción por simulación tiene por objeto impugnar un acto ficticio o aparente del deudor, un acto que realmente no ha sido deseado por él sino sólo simulado. 2) La acción pauliana se intenta contra los actos efectuados por un deudor insolvente, requiere como condición sine quea non la insolvencia del deudor. La acción por simulación no requiere que el deudor se encuentre en estado de insolvencia. 3) La acción pauliana requiere la prueba del fraude, el cual se presume de modo absoluto en los actos a título gratuito del deudor insolvente, o de modo relativo en los actos a título oneroso. La acción por simulación no requiere la demostración del fraude, porque éste no es un elemento esencial a la simulación. De esta manera, alegado por el recurrente en su denuncia la falta de aplicación del artículo 77 del Código de Procedimiento Civil, establece lo siguiente: “…El demandante podrá acumular en el libelo cuantas pretensiones le competan contra el demandado, aunque deriven de diferentes títulos…”. En ese sentido, el Alto Tribunal, considera que el juez ad quem no incurrió en las infracciones alegadas por el recurrente al declarar por inadmisible la demanda por existir inepta acumulación de acciones en el escrito libelar del accionante, puesto que de lo demarcado previamente infiere que tales acciones se excluyen mutuamente y son contrarias entre sí.


Igualmente, la Sala de Casación conforme a lo establecido en la normativa 1.279 del código civil, establece que la acción pauliana y la acción de simulación son contrarias entre sí y al haber sido instruidas en conjunto deriva en una inepta acumulación de acciones, en tal sentido esgrime la Sala que la errónea interpretación que se le atribuye a la Alzada no puede ser declarada procedente conforme a lo establecido por el juzgador de alzada con respecto a la acción pauliana, en modo alguno se evidenció que se le haya otorgado a dicha normativa denunciada como infringida una interpretación contraria a lo dispuesto en ella.

DE LA DECISIÓN Se declara: SIN LUGAR el recurso de casación anunciado y formalizado por el demandante en contra de la sentencia dictada por el Juzgado Superior Sexto en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, en fecha 28 de abril de 2008. Se condena al recurrente al pago de las costas procesales del recurso, de conformidad con lo establecido en el artículo 320 del Código de Procedimiento Civil. Publíquese, regístrese y remítase el expediente al tribunal de la cognición, Juzgado Octavo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas. Particípese de esta remisión al Juzgado Superior de origen ya mencionado, de conformidad con el artículo 326 del Código de Procedimiento Civil.

N° SENTENCIA: RC.00143

N° EXPEDIENTE: 08-379

http://www.tsj.gob.ve/es/web/tsj/decisiones# http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/marzo/RC.00143-19309-2009-08-379.HTML

Sala de casación civil  

SENTENCIA DE ACCION PAULIANA

Sala de casación civil  

SENTENCIA DE ACCION PAULIANA

Advertisement