Issuu on Google+

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfgh jklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop [Escribir el título del documento] asdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwert "VIENDO A SCHOPENHAUER" yuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfgh jklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop asdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwert yuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm rtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbn mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklz [Seleccionar fecha]


Mi trabajo fotográfico sobre el libro se enmarca dentro del concepto de "Tiempo detenido", y en este caso, he realizado una serie de cinco fotografías que pretenden reflejar un punto de vista diferente sobre el momento de la lectura, plasmando en las imágenes lo que para una persona ciega supone dicho momento. Sobre todo, lo que intento transmitir, es el hecho de que un libro nos hace "ver", a través de los pensamientos que origina y la imaginación que estimula, de igual manera en todo el mundo, independientemente de sus condiciones físicas. Ni siquiera hay diferencia en el proceso de búsqueda del rincón ideal para disfrutar de un libro, y dejarse absorver por él, acomodando todos los demás sentidos, al principal con el que leamos. Durante la sesión de fotos pude comprobar cómo nuestro protagonista, que carecía absolutamente del sentido de la visión, mientras nos leía "El amor, la muerte y las mujeres" de Arthur Schopenhauer, debatía sobre el significado de las palabras y hacía referencias bastante visuales a muchos de los párrafos del libro. Sus manos, y más concretamente sus dedos, rozando todos los relieves de un precioso libro de Braille, hacían el papel de nuestros ojos, y se convertían en el medio para pensar e imaginar. Imaginar , aprender, enriquecerse , a través del tacto.......... "ver" a través de sus dedos, eran todas ideas que quiero reflejar en estas fotografías. Por eso no es casual el hecho de haber cuidado mucho los encuadres, creando más un "entrever" que una obviedad de retratos frontales, y yendo de lo general a lo particular, a través de los planos; así como estéticamente le he dado mucha importancia al color, los enfoques y desenfoques, y el uso de la luz natural (ayudada de un reflector dorado en algunas tomas), para destacar detalles y luces y sombras. El libro de Braille de Schopenhauer en sí mismo, creo que destaca por la belleza de su color y su textura, y dejo la opción abierta de poder ser incluido en el área de "Fetiche". Por ello he realizado una serie de fotografías en las que me acerco más al libro, y dramatizando bastante los enfoques y desenfoques, trato de dar bastante relevancia a la textura y al relieve de los caracteres y de las hojas , que para nuestro protagonista son realmente, palabras.........



Viendo a Schopenhauer