Page 1

TACTICAL

online

aasias.com

DICIEMBRE 2013

Chalecos 5.11 para los GRS’s de! la Guardia Civil! Tactical Online!

!

Mitos y leyendas sobre la ! “visión de túnel”! Jorge Tierno Rey!

!

WOD - Murph! José M. Gutierrez!

!

Los “Lagunari” italianos! Octavio Díez Cámara!

!


SPAIN SHOPS Armería Izquierdo!

Armería Astron!

SHOKE!

C/ Parlament, 19! Barcelona! Tel. 93.441 0858! www.armeriaizquierdo.com

Pª de la Chopera, 29! Madrid! Tel. 91.684 8586! www.astroninternacional.es

C/ Juan de Urbieta, 22! Madrid! Tel. 91.433 2442! www.tiendashoke.es

PERES  SPORTS   C/  BALMES  308   BARCELONA   Tf.  93.2097324  

GALICOM  COMUNICACIONES   AVDA.  SARDIÑEIRA,  37   LA  CORUÑA   Tf.  981.131138  

!

!

DOTACIÓN  Y  EQUIPAMIENTOS   C/  PERU,  8   MAJADAHONDA,  MADRID   Tf.  91.6396585  

ARMERIA  RIEU   C/  CASTILLO,  11   S/C  TENERIFE   Tf.  922.242010  

!

!

AVENTURA  I  RISC   C/  REIS  CATOLICS,  38   PALMA  DE  MALLORCA   Tf.  971.276074  

ARMERIA  GABILONDO   PLAZA  RODRIGO  BOTET,  3   VALENCIA   Tf.  963.511653  

!

!

ARMERIA  RAUL   PLAZA  SAN  PASCUAL,  7   VILLAREAL,  CASTELLON   Tf.  964.522126  

INSIGNIA  UNIFORMES   C/  CALAMOCHA,  3   VALENCIA   Tf.  902.433833  

!

!

UNITED  SHIELD  INTERNATIONAL   AVDA.  CERRO  DEL  AGUILA  9  1º.   SAN  SEBASTIAN  DE  LOS  REYES,  MADRID   Tf.  91.2773321  

MATERIAL  POLICIAL   C/  JUAN  ALONSO,  11   MADRID   Tf.  91.4613323  

!

!

PUBLIFIESTAS  CONDE   C/  PADRE  MENDEZ,  70   ALMERIA   Tf.  950.271109  

CANARIAS  TACTICAL   TIENDA  ONLINE   LAS  PALMAS  DE  GRAN  CANARIA   659.398503  

!

!

INTEGRAL  DE  EQUIPAMIENTOS   C/  GARCILASO,  10   GETAFE,  MADRID   Tf.  91.6961351  

ARMERIA  MECO   C/  MEDIO  CELEMIN,  30   MECO,  MADRID   Tf.  91.8876577

[2]


Llega a sus manos el número de diciembre de 2013 de Tactical Online en el que les vamos a mostrar interesantes novedades y primicias, tanto nacionales como internacionales. !

EDITORIAL

!

Les comentamos también que hemos estado en “Milipol” 2013 y que pronto les informaremos de las novedades que allí vimos; estamos preparando también nuestro viaje al “Shot Show” estadounidense para el próximo enero y del mismo incluiremos nuestro informe en estas páginas.!

!

En cuanto a productos del más alto nivel, nos hacemos eco de la adquisición, por parte de los Grupos de Reserva y! Seguridad (GRS’s) de la Guardia Civil de los excelentes chalecos porta material VTAC de 5.11, firma estadounidense que produce una gama de productos del más alto nivel.!

!

El capitán de Infantería de Marina, Jorge Tierno Rey, nos presenta un interesante artículo acerca de los mitos y leyendas que rodean a la “visión de túnel”, análisis del que los lectores podrán extraer sus propias conclusiones.!

!

José M. Gutierrez inicia una nueva sección denominada WOD -Work of the Day- donde nos propondrá, de la mano de 5.11 Tactical y Crossfit Rivas Arena, una serie de entrenamientos de Crossfit®.!

!

Octavio Díez Cámara ha preparado, como fruto de uno de sus viajes a Italia, un reportaje sobre la realidad actual de una de sus unidades militares de élite. Se trata de los “Lagunari”, tropas adaptadas al entorno marítimo propio de las cercanías de la ciudad de Venecia; por su capacidad combativa y adaptabilidad son todo un referente en su país.!

! !

IMPORTANTE: La revista se presenta en un formato interactivo (con vídeos) en su formato PDF. Desde cualquier ordenador puede disfrutar de todo su contenido, tan sólo tienes que bajarte la última actualización de ADOBE READER (gratuito) puedes hacerlo pinchando aquí.!

!

También puedes ver todo el contenido de la revista (incluidos los vídeos) en tu ANDROID o IOS. existe una aplicación denominada ezPDF Reader, que te permite ver los vídeos insertados en el PDF. !

!

En la revista encontrarás códigos QR. Puedes acceder a información extra desde tu smartphone bajándote una aplicación gratuita para interpretarlos.

Puedes enviarnos tus comentarios, dudas y sugerencias a tacticalonline@aasias.com así como contactar con los autores de los artículos.!

!

Tactical OnLine no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.! Tactical Online Primer Aniversario

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [3] 2013


Aimpoint®

Visores de punto rojo para Profesionales

Efectivos, Micro T-1

Fiables

y extremadamente

Rápidos!

CompM4S

Características de los visores Aimpoint® • • • • • • • • •

Campo de visión ilimitado Sin error de paralaje Insensible a las condiciones meteorológicas más adversas Extremadamente resistente y fiable Interruptores mecánicos resistentes y rápidos Compatible con los dispositivos NVD de visión nocturna Autonomía de la pila superior a 5 años Más de 1 millón de Aimpoint en el ejército de USA Instalable en H&K G36 y ametralladoras ligeras y medias

Hay situaciones en las que es preciso actuar rápido para controlarlas. Esos son los momentos en que hay que confiar en tu equipo. Aimpoint® funciona siempre: en el frío del Ártico, en el calor del desierto y en la humedad del trópico. Apunta con ambos ojos abiertos colocando el punto rojo sobre el objetivo, con la certeza que no se apagará en el momento crítico.

www.aasias.com ©  DoD  Photo

TACTICAL ONLINE [8] JUNIO 2012

M01063ES


Chaleco táctico porta equipo de

5.11 TACTICAL para los GRS’s de la

Guardia Civil La   renovación   del   equipamiento   de   las  unidades  policiales  españolas  es,   pese   a   la   situación   actual   de   crisis,   constante   y   se   inscribe   en   una   ne-­‐ cesidad   racional   de   ir   adoptando   materiales   que   se   adaptan   mejor   a   los  nuevos  ^empos  y  necesidades.     Ese   sería   el   caso   que   nos   ocupa   en   estas  páginas.  Desde  hace  unos  me-­‐ ses   la   Agrupación   de   Reserva   y   Se-­‐ guridad  (ARS)  de  la  Guardia  Civil  ha   sido   provista   de   unas   novedosas   prendas  porta  equipo  originarias  de   la   firma   estadounidense   5.11   TAC-­‐ TICAL,  ves^menta  que  se  sitúa  en  el   torso  de  los  agentes  para  favorecer   que   transporten   diverso   equipo   a   mano   sin   que   interfiera   con   las   ac^-­‐ vidades   especialmente   dinámicas   que  les  caracterizan.   En   este   reportaje   les   vamos   a   dar   “cobertura   informa^va”   de   la   no^-­‐ cia   porque   la   incorporación   de   ese  

material   supone   un   avance   sustan-­‐ cial   sobre   conceptos   más   an^guos   que   se   venían   usando   hasta   la   fe-­‐ cha.  

!

Opción  dinámica   Los   des^natarios   de   los   nuevos   chalecos   porta   material,   que   ya   han   comenzado   a   distribuirse   en   pequeños   lotes   entre   los   agentes   y   son   usados   con   apreciación   posi-­‐ ^va   por   su   parte   en   todo   ^po   de   disposi^vos,   no   son   otros   que   aquellos   que   for-­‐ man   parte   de   las   plan^llas   de   los  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [5] 2013

Grupos   de   Reserva   y   Seguridad   (GRS’s).   Estos   úl^mos,   que   no   son   todos   idén^cos   en   cuanto   a   su   ta-­‐ maño  y  número  de  efec^vos,  están  


Disponible para:

H&K USPc WALTHER P99 GLOCK 17 GLOCK 19 S&W MP9

Disponible para:

H&K USPc WALTHER P99 GLOCK 17 GLOCK 19 S&W MP9


localizados   en   ocho   ciudades   penin-­‐ sulares   -­‐Barcelona,   León,   Madrid,   Pontevedra,   Sevilla,   Valencia,   Zara-­‐ goza-­‐   y   en   Santa   Cruz   de   Tenerife   para  poder  responder  con  rapidez  a   diversos   incidentes   que   recaben   de   su   presencia,   actuando   también   en   lugares   alejados   de   donde   están   situadas  sus  sedes.   Los   GRS   se   han   ido   adaptando   a   lo   que  son  las  necesidades  actuales  en   el  entorno  de  la  Seguridad.  Han  sido   concebidos,   preparados   y   organiza-­‐ dos  para  cumplir  la  misión  específi-­‐ ca  de  prevención,  mantenimiento  y,   en   su   caso,   restablecimiento   de   la   seguridad   pública.   Como   unidades   de  Reserva,  pueden,  de  forma  tem-­‐ poral,   usarse   en   beneficio   de   otras  

unidades,   resultando   idóneos   para   prestar   co-­‐ laboración   en   casos   de   grave   riesgo,   catástrofe   o   calamidad   pública,   cola-­‐ borando   también   en   aquellas   misiones   inter-­‐ nacionales  a  las  que  pue-­‐ dan  ser  asignados.   A   su   especialización   prin-­‐ cipal,   que   se   inscribe   en   temas   de   control   de   ma-­‐ sas   que   harían   que   fuesen   usados   como   núcleo   an^disturbios   para   frenar  algaradas  o  situaciones  com-­‐ plejas  que  exigiesen  de  su  pericia  y   capacidad,   se   les   fueron   incorpo-­‐ rando  otras  para  darles  mayor  con-­‐ tenido   y   hacer   que   estos   grupos  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [7] 2013

sean   especialmente   rentables   y   efi-­‐ caces.     Ahora   es   normal   verlos   ejecutando   disposi^vos  opera^vos  en  la  vía  pú-­‐ blica   (DOVP),   desplegando   dando   seguridad  a  instalaciones  portuarias   o   aeropuertos,   conformando   equi-­‐ pos  de  asalto  a  los  que  se  les  enco-­‐ mienden   operaciones   de   detención   de   determinados   sujetos,   par^ci-­‐ pando  en  disposi^vos  está^cos  que   vigilan   determinados   actos   y   reca-­‐ ban   el   despliegue   de   sus   binomios   de  ^radores  y  observadores,  estan-­‐ do   presentes   en   diferentes   situa-­‐ ciones   de   conflic^vidad   social   o   en   zonas   que   merezcan   una   presencia   “especial”   o,   entre   otras   ac^vida-­‐ des,  cooperando  para  dar  seguridad   a  determinadas  personalidades.   Para   poder   realizar   todas   esas   mi-­‐ siones  se  exige  de  los  guardias  civi-­‐ les   una   preparación   exigente,   me-­‐ tódica   y   técnica.   Su   selección   y   adiestramiento   es   intenso   y   no   to-­‐ dos   lo   superan.   El   día   a   día,   además   de  los  numerosos


servicios   para   los   que   se   recaba   su   presencia,  lo  dedican  a  realizar  todo   ^po  de  prác^cas  y  adiestramientos,   logrando   así   una   mayor   capacidad   de  eficiencia  de  cara  a  las  actuacio-­‐ nes  que  tengan  que  asumir.   Es  por  su  come^do  que  también  se   les  ha  venido  dotando  de  una  serie   de   materiales   y   equipamiento   per-­‐ sonal   que   es   diferente   del   de   otras   unidades   de   la   Benemérita.   Ahí   se   inscribe   el   producto   que   les   acaba   de   llegar.   El   chaleco   en   cues^ón   lo   produce   la   firma   estadounidense   5.11   TACTICAL   y   es   distribuido   en   España  por  Andreu  Soler  i  Associats   -­‐www.aasias.com-­‐,   compañía   esta   úl^ma   especializada   en   material   policial  y  militar  del  más  alto  nivel.  

!

Buenas  cualidades   La  prenda  de  5.11  que  se  les  ha  su-­‐ ministrado   lo   fue   tras   un   exhaus^vo   proceso   de   licitación   en   la   que   se   evaluaron   otras,   demostrando   la   seleccionada   que   tenía   el   estándar   de   calidad   y   potencial   opera^vo   requerido   y   que   se   adaptaba   a   los  

c o n d i c i o n a n t e s   económicos   exigi-­‐ dos.     Se   trata   de   un   cha-­‐ leco  porta  material  -­‐ LBE   (Load   Bearing   Equipment)   si   to-­‐ mamos   en   cuenta   las  siglas  que  iden^-­‐ fican  a  este  concep-­‐ to   usando   la   termi-­‐ nología   inglesa-­‐   de   ^po   tác^co   y   con   capacidad   mul^-­‐ propósito.   Su   desig-­‐ nación   comercial   es   VTAC   LBE   MOLLE   Vest.   Del  mismo  destacan   aspectos   como   la   confección,   las   ca-­‐ pacidades   opera^-­‐ vas   o   el   elevado   nivel   de   integración   con   quien   lo   viste.   Respecto  del  prime-­‐ ro,     señalar   que   el   nivel   de   fabricación   es   óp^mo,   con   ma-­‐ teriales   de   la   más   alta   calidad   y   con   un   proceso   de   m a n u fa c t u ra   q u e   hará   que   su   uso   se   dilate   en   el   ^empo   sin   verse   afectado   por   el   trato   normal.   Se   ha   optado   por   te-­‐ jido  de  Nylon  de  unas   elevadas   especifica-­‐ ciones,   con   una   tra-­‐ ma   de   rejilla   que   lo   hace   más   ligero   y   favorece   la   transpira-­‐ ción,   y   con   una   es-­‐ tructura   que   ofrece   una   notable   resisten-­‐ cia  general.     El   chaleco   incorpora   elementos   en   hom-­‐ bros   y   laterales   que   permiten   ajustarlo   a   las   diferentes   morfo-­‐ logías  de  los  usuarios   y   así   brindarles   un   mayor   confort,   sus   velcros   de   pecho   y   espalda   están   conce-­‐ TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [9] 2013

bidos   para   poder   fijar   rótulos   y   mantenerlos   en   su   posición   pese   a   que   se   realicen   movimientos   diná-­‐ micos,  cuenta  con  an^deslizante  en   los  hombros,  las  hebillas  delanteras   son  de  plás^co  de  alto  impacto  para   que   cuando   se   abrochen   queden   bloqueadas  en  el  cierre  y  la  crema-­‐ llera  frontal  destaca  por  una  robus-­‐ tez   mucho   mejor   que   las   que   em-­‐ plean   otras   gamas   de   producto   de   inferior   calidad.   Asimismo,   dispone   de  un  asa  en  la  zona  del  cuello  que   facilita   la   extracción   de   quien   lo   porta  en  caso  


clusivo El Pantalón Stryke, ex el de 5.11 TACTICAL, es jamás mejor pantalón táctico ionado desarrollado. Confec tentado con el nuevo tejido pa

todavía Flex-Tac que lo hace sistente. más confortable y re . Cintura No encoge ni destiñe e. Bolsillos elástica autoajustabl jo perfil. de rápido acceso y ba emalleras Portaplaca frontal. Cr de alta YKK y broches Prim rtar calidad. Bolso para po reno las Rodilleras de Neop (opcional).

www.aasias.com


de   resultar   herido   o   de   problemas;   los   anclajes   inferiores   facilitan   el   que  se  le  adapte  un.   En   cuanto   a   las   capacidades   opera-­‐ ^vas   apuntar   que   en   su   diseño   se   contó   con   la   cooperación   de   Kyle   Lamb   de   la   firma   Viking   Tac^cs,   un   profesional   con   una   dilatada   expe-­‐ riencia  en  unidades  de  intervención   que  operan  en  el  ambiente  militar  y   aquellas  que  lo  hacen  en  el  policial.   Su   aportación   fue   básica   a   la   hora   de   concebir   el   producto   y   de   con-­‐ cretar  en  él  lo  que  le  da  su  especial   carácter.     Está   pensado   para   operaciones   es-­‐ pecialmente  dinámicas  que  pueden   recabar   el   máximo   nivel   de   exigen-­‐ cia   opera^va,   aunque   también   res-­‐ ponde   de   maravilla   a   lo   que   es   el   día   a   día.   Les   será   especialmente   ú^l   a   los   que   queden   encuadrados   en  los  Módulos  Especiales  de  Inter-­‐ vención   (MEI)   encargados   de   dete-­‐ ner   a   delincuentes,   sujetos   y   otras   personas   potencialmente   peligro-­‐ sas;   también,   es   óp^mo   para   pro-­‐ yecciones   ver^cales   mediante   rap-­‐ pel   o   fast   roppe   o   para   asaltos   a   aquellas   embarcaciones   que   sean   su  obje^vo.   Sobre   el   nivel   de   integración   pode-­‐ mos   concretar   que   5.11   TACTICAL   es   una   empresa   que   ofrece   siempre   productos  del  mejor  nivel  en  cuanto   a   diseño   y   cualidades.   En   este   cha-­‐

leco   se   ha   optado   por   incorporar   anclajes   ^po   MOLLE   (Modular   Lightweight   Load-­‐carrying   Equip-­‐ ment)   que   han   sido   concebidos   para   poder   fijar   en   ellos,   de   forma   rápida   y   especialmente   efec^va,   una  amplia  gama  de  complementos   para   situar   pistolas,   cargadores,   radios,   granadas   aturdidoras,   grille-­‐ tes,  can^mplora  y  un  largo  etcétera   de  materiales  que  puedan  ser  nece-­‐ sarios   en   el   cumplimiento   de   los   servicios   normales   de   este   colec^vo   de   guardias   civiles.   Incorpora   bolsi-­‐

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [11] 2013

llos   interiores   porta   documentos   y   uno  a  la  espalda  en  el  que  fijar  una   can^mplora  ^po  “Camelback”.   Cada   agente   podrá,   según   gustos   y   al   come^do   que   tenga   concretado,   adaptarse  el  chaleco  y  modularlo  de   la  forma  más  conveniente.  En  pocos   minutos  podrá  variar  esa  configura-­‐ ción  y  adoptar  otra  dis^nta.     Además,   le   quedará   todo   espe-­‐ cialmente   a   mano   y   sin   restringirle   su   capacidad   de   movimiento,   evi-­‐ tándose   con   esta   configuración   po-­‐ sibles   ruidos   que   puedan   alertar   a   terceros   de   su   presencia   en   un   de-­‐ terminado  opera^vo.   Remarcar   que   las   prendas   adquiri-­‐ das  por  la  Guardia  Civil  son  origina-­‐ les   5.11   TACTICAL   y   que   las   copias   y   falsificaciones  se  parecen  rsicamen-­‐ te   pero   ni   por   asomo   ^enen   la   misma  calidad,  ni  prestaciones  ni  la   misma  garansa.  

!

Por   todo   lo   expuesto   podemos   si-­‐ tuar  al  chaleco  porta  material  VTAC   LBE  MOLLE  de  5.11  TACTICAL  como   la   mejor   prenda   entre   las   de   su   ^po   de   las   que   ahora   se   ofrecen   en   el   mercado   internacional,   lo   que   es   todo   un   indica^vo   del   nivel   de   exi-­‐ gencia   que   se   ha   demandado   desde   la   Guardia   Civil   para   esta   prenda.   Ya   la   ^enen   a   su   disposición   y   seguro   que   sabrán   explotar   sus   cualidades   en  los  servicios  que  realizan  en  be-­‐ neficio  de  todos  los  españoles.  


SURKYN PHOTOGRAPHE

SUBFUSIL APC calibres 9mm Pb, .45 ACP y 5,56x45

El subfusil APC de B&T es una evolución con soluciones innovadoras, como el sistema de regulación de gases, el amortiguador de retroceso o los raíles integrados. El APC es un arma sólida, ligera, compacta, versátil y muy bien construida. Su versatilidad permite que la puedan utilizar soldados y policías. Dispone de multitud de accesorios: supresor, sistemas compactos de iluminación visible/infrarojo, cazavainas, fundas discretas, sistemas de entrenamiento Simunition, sistemas de manipulación segura Red. Está disponible en 9mm Pb, .45 ACP y 5,56x45; otros calibres en desarrollo. www.aasias.com


Supongo  que  no  es  del  todo  extraño  que  cuando  tengo  constancia  por  primera  vez  de  algún  concepto  nuevo  parece   como   si   se   hubiera   descubierto   la   pólvora   ante   mí,   cuando   en   realidad   se   trata   de   algo   de   sobra   conocido   por   los   pro-­‐ fesionales   del   sector.   Pero   lo   peor   de   todo   es   que   en   algunas   ocasiones   la   información   sobre   dicho   concepto   me   llega   tergiversada  por  algún  Dunning-­‐Kruger  y  no  me  resulta  fácil  alcanzar  la  información  correcta  porque  material  didácPco   en  español  hay  poco  y  no  todo  bueno.  Afortunadamente,  Internet  abre  el  acceso  a  todo  Ppo  de  información  y  se  pue-­‐ den  encontrar  ar\culos  tan  relevantes  como  el  que  sigue,  que  me  he  tomado  la  libertad  de  traducirlo  -­‐con  autoriza-­‐ ción  de  su  autor  original-­‐  por  considerarlo  interesante  e  incluso  puede  que  úPl  para  alguno.  Se  trata,  de  un  ar\culo   que  pone  claramente  de  manifiesto  los  mitos  y  leyendas  que  rodean  a  la  “visión  de  túnel”,  concepto  que  tanto  parece   haber  adquirido  popularidad  úlPmamente  a  pesar  de  tratarse  de  un  fenómeno  tan  natural  y  coPdiano  como  anPguo,   aportando  algunos  datos  que  parecen  coherentes  y  bien  fundados,  citándose  incluso  a  algunos  expertos  del  campo  de   la  neurociencia  con  abultados  currículum.

MITOS Y LEYENDAS SOBRE... LA “VISIÓN DE TÚNEL” Texto: W. Hock Hochheim, traducido por Jorge Tierno Rey, " capitán de Infantería de Marina"

!

Imágenes:

ODC, Crimson Trace y SureFire "

(Arsculo  original  en  inglés)  

!

“…algunos   cuerpos   policiales   adiestran   a   sus   policías   para   que   rápidamente  den  un  paso  a  un  lado   cuando  se  enfrenten  a  un  asaltante   armado,   en   base   a   la   teoría   por   la   que  los  policías  prácPcamente  des-­‐ aparecen   del   campo   visual   de   la   visión  de  túnel  del  criminal  durante   un  momento  precioso.”   ¿En  serio?  ¿Un  paso  a  un  lado  para   la   invisibilidad?   Todos   hemos   escu-­‐ chado   alguna   vez   que   moverse   mientras   se   desenfunda   un   arma   supone   una   buena   estrategia   por  

varias   razones,   como   puede   ser   conver^rse   en   un   blanco   móvil,   ¿pero   hacerse…   invisible?   Incluso   un   reputado   especialista,   el   tenien-­‐ te   coronel   Dave   Grossman,   ensalza   esta  idea  en  la  página  69  de  su  po-­‐ pular   libro   On   Combat   (En   Comba-­‐ te).   Con^núa   diciendo   que   este   mé-­‐ todo  se  enseña  habitualmente  a  los   policías.   Quizás   él   lo   enseñe   habi-­‐ tualmente,  pero  no  se  trata  de  una   doctrina   que   se   aplique   de   costa   a   costa,   porque   en   alguna   parte   se   puede   encontrar   cierto   grado   de   sen^do   común.   La   invisibilidad   es   poco  más  o  menos  que  la  confabu-­‐

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [13] 2013

lación   más   exagerada   sobre   la   “vi-­‐ sión   de   túnel”   que   he   escuchado   nunca   de   la   boca   de   un   instructor.   Y   a  algunos  instructores  de  artes  mar-­‐ ciales   les   gusta   citar   a   esos   instruc-­‐ tores   policías   y   militares   para   apa-­‐ rentar   “que   están   al   tanto”,   “que   están   a   la   úl^ma”,   “que   molan”   y   “que   conocen   el   mundillo”   delante   de   sus   alumnos   civiles.   Muy   pocos   cues^onan   tales   fuentes   y   se   limi-­‐ tan  a  regurgitar  lo  que  leen  o  escu-­‐ chan.   ¿Es   realmente   cues^ón   de   la   “visión  de  túnel”  el  que  con  un  paso   a   un   lado   se   gane   cierta   invisibili-­‐ dad?  ¿O  es  más  bien  cues^ón  de  


“¿Es  realmente  cues/ón  de  la  “visión  de  túnel”  el  que  con  un   paso  a  un  lado  se  gane  cierta  invisibilidad?  ¿o  es  más  bien   cues/ón  de  que  te  has  conver/do  en  un  blanco  móvil  en  una   situación  muy  compleja  con  numerosas  variables?”  

que  te  has  conver^do  en  un  blanco   móvil  en  una  situación  muy  comple-­‐ ja   con   numerosas   variables?   ¿La   adrenalina   siempre   os   va   a   cegar   a   ^  y  a  tu  enemigo?.   Cuando   la   gente   “normal”   escucha   el   término   “visión   de   túnel”   piensa   en   una   especie   de   entrega   y   con-­‐ centración  en  un  obje^vo  claro.  Po-­‐ drían   pensar   en   una   persona   tan   entregada   y   tan   concentrada   que   se   centra   en   un   obje^vo,   ignora   cual-­‐ quier  distracción  y  supera  cualquier   obstáculo.   La   definición   se   une   a   la   idea   de   que   este   éxito   podría   costar   el  tener  una  vida  social  u  otras  dis-­‐ tracciones  habituales,  lo  que  le   atribuyen   a   este   término   una   serie  de  connotaciones  nega^-­‐ vas.   Las   personas   del   ámbito   sani-­‐ tario,   especialmente   aquellos   relacionados   con   la   optome-­‐ tría,   piensan   primero   en   “la   pérdida   de   visión   periférica   con  retención  de  la  visión  cen-­‐ tral   que   resulta   en   un   campo   visual     restringido   circular   como   un   túnel.   El   campo   vi-­‐ sual   normal   de   un   ser   humano   comprende   aproximadamente   60  grados  hacia  la  nariz,  o  ha-­‐ cia  dentro,  y  100  grados  hacia  

fuera   de   la   nariz,   o   hacia   el   exterior,   desde   el   meridiano   ver^cal   de   cada   ojo   y   aproximadamente   60   grados   por   enci-­‐ ma   y   75   grados   por   debajo   del   meri-­‐ diano   horizontal   de   cada  ojo”.     Algunas   afecciones   m é d i ca s   p u e d e n   provocar  una  reduc-­‐ ción  de  estos  rangos.   Pero  hay  algunos  en  el  ámbito  poli-­‐ cial   y   militar   que   también   conside-­‐ ran   la   visión   de   túnel   como   un   sín-­‐ toma   temporal   obligatorio   de   un   problema  que  les  gustaría  atribuir  a   la  “adrenalina”.  Casi  todo  el  mundo   sabe   que   la   adrenalina   -­‐o   epinefri-­‐ na-­‐  se  produce  de  forma  natural  en   situaciones   de   mucho   estrés   o   en   situaciones   rsicamente   exigentes,   lo   que   se   conoce   como   “descarga   de   adrenalina”.   Realmente,   descar-­‐ ga   dos   veces,   al   principio   descarga   dentro  de  ^  y  al  final  más  o  menos   se   descarga   fuera   de   ^.   Y   muchos  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [15] 2013

instructores  dirán  que  la  adrenalina   siempre   provoca   una   “visión   de   tú-­‐ nel”  que  se  describe  como  si  tuvie-­‐ ras   que   “mirar   a   través   de   un   tubo   de  papel  higiénico”.   “Bajo   estrés   el   ciudadano   armada   experimentará   dos   dificultades   rsi-­‐ cas:  visión  de  túnel  y  exclusión  audi-­‐ ^va.   Se   trata   de   respuestas   rsicas   normales  ante  la  inyección  de  adre-­‐ nalina.   La   visión   de   túnel   consiste   en  una  disminución  de  la  visión  pe-­‐ riférica  de  forma  que  el  ^rador  solo   puede  ver  lo  que  ^ene  directamen-­‐ te  frente  a  él.  Hasta  cierto  punto  se   podría   decir   que   es   como   si   llevara   “anteojeras”.   La   exclusión   audi^va   consiste   en   una   pérdida   de   audi-­‐ ción.  Para  romper  la  visión  de  túnel   el  ciudadano  armado  debe  ejecutar   una  “comprobación  rápida”  por  en-­‐ cima  de  cada  hombro  y  a  con^nua-­‐ ción   de   vuelta   hacia   el   blanco.   Iz-­‐ quierda,   derecha,   blanco”.   Son   pa-­‐ labras  de  un  instructor  de  ^ro  y  es-­‐ critor   civil   que   describe   las   observa-­‐ ciones   populares   más   habituales   sobre   adrenalina   y   ^ro.   Este   punto   de  vista  resulta  totalmente  acepta-­‐


do   por   las   masas.   Realmente   me   sorprende   que   sólo   haya   enumera-­‐ do  dos  de  los  problemas  spicos.   Durante   los   úl^mos   sesenta   años   más   o   menos   la   adrenalina   ha   sido   tanto   venerada   como   denostada.   Hace  muchas  décadas  la  adrenalina   era   respetaba   generalmente   como   una   fuente   de   energía   que   te   ayu-­‐ daba  a  sobrevivir  frente  a  la  guerra,   al   crimen   y   a   los   accidentes.   “Un   regalo   de   Dios”   como   quien   dice.   Pero   desde   finales   de   los   años   1980   la  adrenalina  ha  adquirido  el  carác-­‐ ter   de   un   ogro   en   las   doctrinas   de   más   de   unos   pocos   instructores   marciales.   Aunque   hay   quien   dice   que  la  adrenalina  permi^rá  que  una   anciana   bajita   pueda   levantar   un   coche   para   sacar   a   sus   nietos   de   debajo   en   un   accidente,   algunos   dicen   que   te   arrebatará   tu   pensa-­‐ miento  crí^co,  tu  audición  y  tus  ha-­‐ bilidades   motoras   finas,   hará   que   te   mees  y  te  cagues  en  los  pantalones   y,   sí…   sí   muchos   juran   que   siempre   te   provocará   un   caso   de   tubo   de   papel   higiénico   o   “visión   de   túnel”   en   el   peor   momento   posible   cuan-­‐ do  más  necesites  tu  vista.  Adrenali-­‐ na,  ¿Un  ogro  o  una  bendición?.  ¿Un   salvavidas   o   un   obstáculo   para   sal-­‐ var  vidas?.  ¿Qué  es?.  

Tratando  de  encontrar  una  respues-­‐ ta   a   esa   pregunta,   una   búsqueda   en   Internet  sobre  la  cues^ón  del  estrés   de  combate  y  la  “visión  de  túnel”  te   reportará   una   vasta   información   al   respecto.   Desafortunadamente   la   mayor  parte  de  esta  información  no   hace  más  que  repe^r  lo  mismo  una   y  otra  vez  sin  cues^onarlo  demasia-­‐ do.   Una   de   las   fuentes   que   te   encontra-­‐ rás  una  y  otra  vez  es  un  estudio  lle-­‐ vado   a   cabo   por   la   psicóloga   Dra.   Alexis  Artwohl,  una  an^gua  amiga  y   asesora   de   la   Policía.   Hace   años   some^ó   a   141   policías   a   una   en-­‐ cuesta   escrita,   llamada   Perceptual   Distor@ons   in   Combat   (Distorsiones   Percep^vas  en  Combate),  sobre  sus   experiencias   en   cuanto   al   uso   del   arma  de  fuego  a  lo  largo  de  un  pe-­‐ riodo   de   cinco   años.   La   encuesta   cubría  numerosos  aspectos,  uno  de   los  cuales  era  la  “visión  de  túnel”.  A   algunas   fuentes   les   gusta   citar   el   estudio  de  Artwohl  y  afirman  que  el   79   %,   el   80   %   o   hasta   el   82   %   de   los   policías   encuestados   declaraban   haber  sufrido  un  caso  de  “visión  de   túnel”   al   hacer   uso   de   su   arma   de   fuego.   Este   estudio   corrió   como   la   pólvora  entre  la  comunidad  policial   y   generó   un   cúmulo   de   malenten-­‐ TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [16] 2013

didos   sobre   la   adrenalina   y   la   “visión  de  túnel”.  Información   que,   una   vez   alcanzó   las   ma-­‐ nos  equivocadas,  supuso  esas   extrañas   ideas   tales   como   el   antes  mencionado  “paso  a  un   lado   para   la   invisibilidad”   -­‐no   creo   que   la   Dra.   Artwohl   sea   responsable   de   ninguno   de   los   posteriores   malentendidos   e  interpretaciones  de  su  estu-­‐ dio;   ella   se   limitó   a   realizar   un   importante   estudio-­‐.   Lawren-­‐ ce   Gonzales   escribió   un   muy   buen   libro   ^tulado   Deep   Sur-­‐ vival:   Who   Lives,   Who   Dies,   and   Why   (Supervivencia   Pro-­‐ funda:   Quién   Vive,   Quién   Muere   y   Por   Qué)   salvo   porque   en   un  rápido  comentario  de  pasada  en   la  página  38  de  su  libro   afirma   que   “los  policías  que  han  recibido  algún   disparo   declaran   haber   sufrido   vi-­‐ sión   de   túnel”.   ¿Y   eso   quién   lo   dice?.  Porque  no  será  en  el  estudio   de   la   Dra.   Artwohl.   La   pólvora   co-­‐ rre…   El  proceso  de  “ver”  lo  que  sucede  a   tu   alrededor   implica   algo   más   que   las   cues^ones   médicas   antes   men-­‐ cionadas.   Los   ojos   y   la   mente   -­‐y   posteriormente   la   memoria-­‐   tam-­‐ bién   ^enen   que   cooperar.   Aunque   un  tercio  de  la  ac^vidad  del  cerebro   se   dedica   al   proceso   global   de   ver,   no   puedes   digerir   una   vista   pano-­‐ rámica   completa   al   detalle   toda   de   una  vez.  Tienes  que  escanearla.  “La   resolución   de   tu   visión   periférica   resulta   aproximadamente   equiva-­‐ lente  a  ver  a  través  de  la  puerta  de   cristal   esmerilado   de   una   ducha   pero  aún  así  ^enes  la  ilusión  de  ver   con   claridad   en   la   periferia”,   indica   el   neurociensfico   Dr.   David   M.   Ea-­‐ gleman  de  la  Baylor  College  of  Me-­‐ dicine   (Universidad   de   Medicina   Baylor).   “Ten   en   cuenta   que   no   so-­‐ mos   conscientes   de   los   límites   de   nuestro   campo   visual”.   Esta   ilusión,   como  el  Dr.  Eagleman  la  llama  en  su  


REHÉN

REHÉN

REHÉN

REHÉN REHÉN

OTROS

SUREFIRE

X400

®

TERRORISTA

SOLAMENTE EL X400 AGUANTA UN “ZERO” COMO ESTE. El SureFire X400 tiene el láser

X400 X X4 400 00

más brillante y potente, alcanzando el blanco del modo más rápido y preciso, incluso con luz de día. El potente haz de luz LED proporciona un foco perfectamente blanco y uniforme, que iluminará una estancia grande y cegará temporalmente al asaltante. El SureFire X400 está fabricado en aluminio aeroespacial anodizado de una sola pieza y se instala en rail Universal y Picatinny. POTENCIA, RAPIDEZ, PRECISIÓN y FIABILIDAD. www.aasias.com

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [17] 2013


libro   Incognito:   The   Secret   Lives   of   the   Brain   (Incógnito:   Las   Vidas   Se-­‐ cretas   del   Cerebro),   contribuye   cons^tuye   un   punto   de   referencia   para   tu   definición   y   tu   recuerdo   de   la  “visión  de  túnel”.   Un   estudio   de   la   Johns   Hopkins   Uni-­‐ versity   (Universidad   Johns   Hopkins)   dirigido   por   el   Dr.   Steven   Yan^s,   profesor   en   el   Dept.   of   Psychologi-­‐ cal   and   Brain   Sciences   (Departa-­‐ mento  de  Ciencias  Psicológicas  y  del   Cerebro),   monitorizaba   cómo   ges-­‐ ^ona  el  cerebro  humano  exigencias   de   atención   encontradas.   El   Dr.   Yan-­‐ ^s   concluye   que   el   cerebro   ^ene   una   capacidad   limitada   para   prestar   atención   y   grabar   lo   que   percibe.   Cambia   entre   essmulos   encontra-­‐ dos   para   ajustarse   a   lo   que   parece   más  importante  y  bloquea  el  resto.   Se   trata   de   lo   que   a   diario   consiste   en   centrar   la   atención   y   cons^tuye   una  forma  de  visión  de  túnel.   Los  ojos  y  la  mente  trabajan  juntos.   El  Dr.  Bill  Lewinski,  del  Force  Science   Research   Center   (Centro   de   Inves^-­‐ gación   de   la   Ciencia   de   la   Fuerza),   radicado   en   la   Minnesota   State   Uni-­‐ versity-­‐Mankato   (Universidad   Esta-­‐ tal  de  Minnesota  en  Mankato),  per-­‐ sona  que  lleva  a  cabo    todo  un  tra-­‐ bajo   innovador   y   significa^vo   en   el  

campo   de   los   enfrentamientos   con   armas   de   fuego   en   los   que   se   ve   implicado   un   policía,   dice   sobre   la   vista  que  “este  proceso  de  seleccio-­‐ nar   cierta   información   y   rechazar   o   ser   ciego   ante   otra   información   su-­‐ pone   una   caracterís^ca   normal   y   constante   del   comportamiento   hu-­‐ mano   en   todos   los   niveles.   Prác^-­‐ camente   cualquier   grado   de   con-­‐ centración   en   una   cosa   provocará   esa   “ceguera   por   inatención”   (inat-­‐ ten@on   blindness)   que   se   produce   en  los  sen^dos  que  no  se  están  u^-­‐ lizando.   Aquí   la   clave   consiste   en   una  atención  concentrada.  ¿Alguna   vez  ha  puesto  el  lector  a  reproducir   un   CD   y   entonces   ha   estado   tan   preocupado   por   otra   cosa   que   no   escuchó  ni  una  sola  canción?”.   El   Dr.   Lewinski   con^núa   diciendo,   “en  el  béisbol  una  pelota  rápida  que   viaja   a   90   mph   (145   km/h)   invierte   54  centésimas  de  segundo  en  reco-­‐ rrer   la   distancia   desde   el   pitcher   hasta   el   bateador.   Habitualmente   un   jugador   de   béisbol   que   se   con-­‐ centra   en   darle   a   la   pelota,   tanto   some^do   al   estrés   de   la   compe^-­‐ ción  como  durante  una  simple  prác-­‐ ^ca,   está   tan   limitado   de   atención   por   su   concentración   en   el   agarre   de  la  pelota  en  la  mano  del  pitcher,   TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [18] 2013

el   movimiento   del   braco   del   pit-­‐ cher   y   la   trayectoria   inicial   de   la   pelota   que   durante   ese   medio   segundo  -­‐si  es  que  está   realmen-­‐ te   concentrado-­‐   no   podría   decir-­‐ nos   nada   más   de   lo   que   suceda   en   el   terreno   de   juego,   incluida   la   sensación  del  bate  en  sus  propias   manos.   Normalmente   para   ellos   eso  no  resulta  importante  y  a  na-­‐ die   le   preocupa;   pero   cuando   el   mismo   fenómeno   le   sucede   a   un   policía   durante   un   combate   con   armas  de  fuego  eso  adquiere  una   gran  importancia”.   En   el   mundo   del   ^ro   la   mayoría   de  instructores  demandan  que  el   ^rador  mire  con  atención  su  pun-­‐ to   de   mira,   ordenándole   y   exi-­‐ giéndole   que   realmente   aplique   una   visión   de   túnel   sobre   la   punta   del   cañón   y   la   delgada   línea   del   punto   de   mira.   Se   podría   decir   con   certeza   que   gran   parte   de   la   ins-­‐ trucción   en   ^ro   del   planeta   enseña   este   “método   del   punto   de   mira”,   en   constante   discusión   con   los   de-­‐ fensores   del   ^ro   apuntado   (point   shoo@ng).   Al   mismo   ^empo,   en   su   siguiente   párrafo   doctrinal,   como   quien  dice,  reprenden  y  acusan  a  la   adrenalina  por  los  efectos  adversos   de   la   visión   de   túnel.   ¿En   qué   se   creen   que   consiste   apuntar?.   Casi   todo   ^rador   sugiere   que   se   dispare   siempre   con   los   dos   ojos   abiertos,   lo   que   resulta   dircil   y   an^natural   para   muchos   pero   proporciona   un   campo   visual   más   amplio.   A   pesar   de   ese   campo   visual   más   amplio   cualquier   ^rador   experimentará   varios   segundos   o   medio   segundos   de   pequeña   atención   concentrada.   También   sugieren   -­‐como   en   la   cita   anterior-­‐  que  el  ^rador  permanezca   mirando   con^nuamente   a   su   alre-­‐ dedor   para   romper   la   endiablada   “visión   de   túnel”,   especialmente   a   ambos   lados   y   detrás   suya.   El   ubi-­‐ cuo  “comprueba  tus  360  grados”.  


Pero   en   el   preciso   momento   del   disparo  sencillamente  no   puedes  empezar  a  mirar  a  tu   alrededor.   Y   lo   que   muchos   no   acaban   de   comprender   es   que   también   experimentas   la   “visión   de   túnel”   mientras   miras   a   tu   alrededor.   En   am-­‐ bos   casos   se   produce   igual-­‐ mente   atención   concentrada   y/o   “visión   de   túnel”   de   for-­‐ ma   natural.   A   pesar   de   todo   se   las   declara   desconsideradamente   como   un   obstáculo   porque   alguien   así  lo  dijo,  lo  cual  parece  una  trivial  

hipocresía,   un   vacío   en   el   pensa-­‐ miento,  una  falta  de  entendimiento   de  la  idea  general.  

Una   mente   más   fresca   y   sosegada   podría   preguntarse   por   qué   el   100%   de   los   en-­‐ cuestados   en   el   estu-­‐ dio  de  la  Dra.  Artwohl   no   afirmaban   haber   ex p e r i m e n t a d o   l a   “visión   de   túnel”   en   sus   enfrentamientos   con   armas   de   fuego.   Cada   vez   que   alguien   dispara   una   pistola   sobre   cualquier   blanco,   vivo   o   de   papel,   supone   un   ejercicio   de   “visión   de   túnel”,   un  


ejercicio   de   concentración   y   aten-­‐ ción.   De   hecho,   tanto   si   te   ves   en-­‐ vuelto  en  un  combate  con  armas  de   fuego   como   si   estás   disparando   en   el  campo/galería  de  ^ro,  viendo  a  tu   equipo  de  fútbol  favorito  en  la  tele-­‐ visión,   conduciendo   tu   coche   calle   abajo,   tomándote   la   cena   o   miran-­‐ do   tu   reloj,   tus   ojos   y   tu   cerebro   siempre  están  procesando  informa-­‐ ción   a   través   de   una   cierta   “visión   de   túnel”   o   atención   concentra-­‐ da  y  todo  ello  con  una   visión   periférica   limi-­‐ tada.   La  Dra.  Lisa  Sanders  es   una   pres^giosa   espe-­‐ cialista  en  diagnós^cos   médicos   y   asesora   en   la   famosa   serie   de   te-­‐ levisión  “House”.  En  su   reciente   libro   Every   Pa@ent   Tells   a   Story:   Medical   Mysteries   and   the   Art   of   Diagnosis   (Cada   Paciente   Cuenta   una   Historia:   Misterios   Médicos   y   el   Arte   del   Diagnós^co)  se  suma  a   este   debate   sobre   la   “visión   de   túnel”.   A   estas   alturas   todos   conocemos  ya  el  popu-­‐ lar   “test   de   atención”   en   el   que   los   expertos   proponen   a   la   persona   a   evaluar  que  visualice  un  vídeo  en  el   que   se   puede   observar   cómo   una   serie  de  individuos  juegan  al  balon-­‐ cesto   y   cuente   cuántas   veces   pasa   el   balón   el   equipo   que   viste   panta-­‐ lones   cortos   de   color   blanco.   Tu   atención   se   centra   completamente   en  el  Equipo  Blanco  y  en  el  balón.   h^p://youtu.be/vJG698U2Mvo   La   Dra.   Sanders   explica:   Mi   tarea,   una   vez   empezado   el   vídeo,   consis-­‐ Ra   en   observar   al   equipo   blanco   y   contar   cuántas   veces   se   pasaban   el   balón   sus   jugadores,   manteniendo  

una   cuenta   separada   de   cuándo   se   pasaban   el   balón   por   el   aire   y   cuán-­‐ do   botaba   en   el   suelo   entre   un   ju-­‐ gador   y   otro.   El   vídeo   empezó   a   avanzar  y  yo  mantuve  mis  ojos  fijos   sobre   el   balón   de   baloncesto   en   manos   del   equipo   blanco   a   medida   que   éste   pasaba   silenciosamente   entre   la   masa   en   movimiento   de   jugadores   del   equipo   blanco   y   del  

equipo  negro.  Sólo  conté  seis  pases   por   el   aire   y   uno   con   bote   en   el   sue-­‐ lo   hasta   que   perdí   la   cuenta.   Decidi-­‐ da   a   no   dejarlo   con@nué   contando   hasta  que  terminó  el  vídeo  de  trein-­‐ ta  segundos.   ¿Once  pases  por  el  aire  y  dos  pases   con   bote?,   me   aventuré   a   decir.   Le   dije   a   Chun   que   me   confundí   un   poco  hacia  la  mitad  del  vídeo  pero  a   pesar   de   ello   me   dijo   que   lo   había   hecho   bien.   Sólo   se   me   había   esca-­‐ pado   un   pase   por   el   aire.   Entonces   me   preguntó   si   había   visto   algo   inusual   en   el   vídeo,   a   lo   que   le   res-­‐ TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [20] 2013

pondí   que   no,   que   no   había   visto   nada   en   absoluto   fuera   de   lo   nor-­‐ mal.   ¿Viste  un  gorila  en  el  vídeo?   ¿Un   gorila?   No,   defini@vamente   no   había  visto  un  gorila.   Me   dijo   que   me   iba   a   poner   el   vídeo   otra   vez   y   que   esta   vez   no   contara   sino  que  sólo  observara  cómo  juga-­‐ ban  al  baloncesto.  Volvió  a  poner  el   vídeo   y   los   jugadores   del   equipo   blanco   y   del   equipo   negro   entraron   en   acción.   Dieciocho   segundos   después   de   empezar   el   vídeo   -­‐más   o   menos  cuando  había  perdido   la   concentración   anterior-­‐ mente-­‐   ví   a   alguien   -­‐poste-­‐ riormente  supe  que   se   trata-­‐ ba   de   una   mujer-­‐   disfrazado   de   gorila   que   entraba   en   el   terreno   de   juego   por   el   mar-­‐ gen   derecho   de   la   pantalla.   El   gorila   se   paseaba   como   quien  no  quiere  la  cosa  hasta   la   mitad   de   la   imagen,   se   paraba  para  darse  golpes  en   el   pecho   como   hacen   en   los   dibujos   animados   y   acto   se-­‐ guido  abandonaba  la  escena   por   el   margen   izquierdo.   Su   intervención   televisiva   dura-­‐ ba   ocho   segundos   y   yo   no   había   visto   absolutamente   nada.   Si   alguien   me   hubiera   pre-­‐ guntado   si   creía   que   se   me   podría   pasar   por   alto   un   gorila   -­‐o   incluso  una  mujer  disfrazada  de  go-­‐ rila-­‐  dándose  un  paseo  por  la  panta-­‐ lla  por  supuesto  que  habría  afirma-­‐ do  que  era  imposible  no  percatarse   de   un   hecho   tan   extraordinario,   pero  aún  así  se  me  pasó  al  igual  que   a   más   de   la   mitad   de   aquellos   que   fueron   some@dos   a   la   misma   prue-­‐ ba  por  el  Dr.  Daniel  J.  Simons  en  su   laboratorio   de   la   University   of   Illi-­‐ nois   en   Urbana-­‐Champaign.   ¿Cómo   es  posible?.  


“Muchos  veteranos  afirman   haber  experimentado  unos   senPdos  mejorados  durante   enfrentamiento   violentos”.

Tenemos   una   fe   enorme   en   nuestra   capacidad  para  ver  lo  que  está  fren-­‐ te   a   nuestros   propios   ojos.   Y   eso   aunque   el   mundo   nos   presente   mi-­‐ les   de   ejemplos   en   los   que   no   es   ese   el   caso.   ¿Cuántas   veces   no   has   po-­‐ dido   encontrar   una   cosa   y   al   reca-­‐ bar   la   ayuda   de   alguien   éste   la   en-­‐ cuentra   inmediatamente   justo   de-­‐ lante  de  tus  narices?.  ¿Alguna  vez  te   ha   recriminado   un   compañero   de   trabajo   por   haberle   “ignorado”   la   noche   pasada   en   un   restaurante   abarrotado  cuando  te  saludó  con  el   brazo   en   alto   desde   la   mesa   en   la   que   estaba   sentado   cenando   mien-­‐ tras   buscabas   una   mesa   libre   en   la   que   poder   sentarte?.   Según   la   Fede-­‐ ral   Highway   Administra@on   -­‐lo   que   aquí   sería   la   Dirección   General   de   Tráfico-­‐   se   producen   cerca   de   seis   millones   de   accidentes   de   coche   al   año.   En   muchos   de   esos   accidentes   los   conductores   reivindican   haber   mirado   hacia   dónde   iban   y   simple-­‐ mente  no  haber  visto  el  objeto  con-­‐ tra   el   que   chocaron,   lo   que   eviden-­‐ cia   que   a   menudo   las   personas   son   capaces  de  no  ver  lo  que  @enen  de-­‐ lante   de   sus   propios   ojos,   lo   que  

Sherlock   Holmes   podría   haber   lla-­‐ mado  ver  sin  percibir.   Los   inves@gadores   llaman   a   este   f e n ó m e n o   “ c e g u e r a   p o r   inatención”   (inaden@on   blindness)   porque   frecuentemente   no   nos   per-­‐ catamos   de   la   presencia   de   un   obje-­‐ to  o  de  un  acontecimiento  debido  a   que,   sencillamente,   estamos   absor-­‐ tos   en   una   tarea   que   exige   toda   nuestra   atención.   Nuestra   sorpresa   al   experimentar   este   fenómeno   tan   habitual  se  deriva  de  una  confusión   fundamental   sobre   cómo   funciona   el   cerebro.   Creemos   que   nuestros   ojos   son   como   cámaras   de   vídeo   que   capturan   todo   lo   que   tenemos   delante  mientras  seleccionamos  qué   enfocar   en   cada   momento.   Puede   que  no  le  prestemos  atención  a  todo   pero   asumimos,   en   primer   lugar,   que   somos   capaces   de   reconocer   cualquier   acontecimiento   importan-­‐ te   que   se   produzca   y,   en   segundo   lugar,   que   si   fuera   necesario   siem-­‐ pre   podemos   rebobinar   el   vídeo   y   volver   a   reproducirlo   en   la   pantalla   de   nuestra   mente.   Lo   que   se   nos   pasó  en  la  primera  vuelta  se  detec-­‐ taría  cuando  recordáramos  el  acon-­‐ tecimiento.  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [21] 2013

La   Dra.   Sanders   no   se   encon-­‐ traba   en   un   estado   adrenalíni-­‐ co   sino   que   sólo   intentaba   con-­‐ tar   los   pases   de   balón   mientras   veía   el   vídeo.   Probablemente   tampoco   vio   la   proverbial   ma-­‐ ceta  junto  a  la  pantalla,  ni  más   ni  menos  que  ese  policía  fuera   de   servicio   que   observa   en   su   gran   pantalla   de   televisión   cómo   su   jugador   de   fútbol   fa-­‐ vorito  marca  un  gol.  El  cerebro   ^ene   que   ver   y   preocuparse   por  algo  para  recordarlo.   ¡En  realidad  la  inyección  de  adrena-­‐ lina   mejora   la   visión!.   Los   expertos   médicos   afirman   que   la   inyección   de   adrenalina   derivada   del   estrés   dilata   los   ojos   mejorando   la   visión.   “En  situaciones  de  vida  o  muerte  la   “visión   de   túnel”   puede   cons^tuir   un   salvavidas   porque   traslada   la   concentración  hacia  lo  que  se  ^ene   entre   manos”.   “La   subida   de   adre-­‐ nalina  también  puede  sobresaltarte   y  hacerte  súper  consciente  de  cual-­‐ quier   resplandor   de   luz   o   pequeña   sombra”,  explica  el  terapeuta  clínico   Paul   Dooley.   “Las   pupilas   se   dilatan   para   permi^r   que   entre   más   luz   en   los  ojos  de  forma  que  se  incremen-­‐ te  la  agudeza  visual”,  afirma  la  Dra.   Veronique   Mead.   Existen   abundan-­‐ tes   evidencias   clínicas   que   también   demuestran   que   la   adrenalina   in-­‐ crementa  la  visión  y  que  todos  esos   estudios   informales   sobre   la   visión   de   túnel   en   general   realmente   sólo   son  segundos  intensos  de  una  clara   atención   concentrada.   Muchos   ve-­‐ teranos   afirman   haber   experimen-­‐ tado   unos   sen^dos   mejorados   du-­‐ rante  enfrentamientos  violentos.  


Otro  conocido  instructor  y  veterano   policía   estadounidense,   Dave   Spaulding,   reseña   “los   sujetos   en-­‐ trevistados   -­‐unas   200   personas-­‐   recordaban   todas   las   múl^ples   fa-­‐ ses   de   la   reacción   de   alarma   del   cuerpo  humano  que  se  han  discu^-­‐ do   a   lo   largo   de   los   años,   tales   como   la   “visión   de   túnel”,   el   movi-­‐ miento   a   cámara   lenta,   la   pérdida   de  la  destreza  digital  y  demás.  Nin-­‐ guna   de   las   personas   con   las   que   hablé  recuerda  haber  sufrido  todas   esas  fases  pero  todos  y  cada  uno  de   ellos   recuerdan   haber   sufrido   al   menos  una  de  las  sensaciones  des-­‐ critas   bajo   la   categoría   de   reacción   de   alarma   del   cuerpo   humano.   Aquellos   que   sabían   lo   que   les   es-­‐ taba   pasando   lidiaron   con   dichas   sensaciones   durante   el   enfrenta-­‐ miento  mejor  que  los  que  no  lo  sa-­‐ bían.   Sin   lugar   a   dudas,   estar   pre-­‐ venido  implica  estar  preparado”.   ¿Lidian  todos  los  comba^entes  con   armas   de   fuego   con   alguna   forma   de  atención  concentrada/”visión  de   túnel”?.   En   el   sen^do   más   amplio   anteriormente   explicado   proba-­‐ blemente   sí.   ¿Es   toda   “visión   de   túnel”   detectada   en   un   combate   con   armas   de   fuego     producto   de   la   malvada   adrenalina?.   Sí   y   muy   po-­‐ siblemente   no.   Resulta   sencilla-­‐ mente   imposible   afirmarlo   a   juzgar   por  todos  los  factores  que  intervie-­‐ nen.   Son   demasiadas   las   variables   que   entran   a   jugar.   ¿Cómo   podría   alguien   leer   todas   estas   evidencias   ciensficas   y   decir   lo   contrario?.   ¿Cómo   hacen   nuestros   miles   de   soldados  e  infantes  de  marina  para   comba^r  en  enfrentamientos  caó^-­‐ cos   frente   a   numerosos   enemigos   en   múl^ples   entornos   viéndolo   todo  a  través  de  ese  “tubo  de  papel   higiénico”  provocado  por  el  ogro  de   la  adrenalina?.   Mis   experiencias   personales   en   cuanto   a   esto   podrían   resultar  

a n e c d ó ^ c a s   pero   nunca   he   sufrido   una   de-­‐ bilitante   “visión   de   túnel”.   Nor-­‐ malmente,   nun-­‐ ca   me   he   sen^-­‐ do   más   despier-­‐ to,   más   alerta   y   más  vivo  que  en   situaciones   peli-­‐ g r o s a s .   ¿ M e   concentraba   y   desconcentraba   en   las   cosas?.   Sí,   desde   luego   que   sí.   Sin   ninguna   d u d a   m e   h e   concentrado   en   cosas  pequeñas.     Te n d r í a   q u e   responder   “si”   en   el   cues^ona-­‐ rio   de   la   Dra.   Artwohl   y,   por   tanto,   formar   parte   finalmente   de   toda   esa   desinforma-­‐ ción   tergiversada   sobre   la   “visión   de   túnel”   y   la   adrenalina.   ¿Ves   cómo  sucede?.   Y   para   mí   en   eso   radica   el   autén^co   meollo  de  la  cues^ón:  la  tendencia,   la   aceptación   o   la   novedad   ciegas   para  denigrar  un  sistema  de  defen-­‐ sa   natural,   como   es   la   adrenalina,   tachándolo   de   represor   pesimista   para  vencer.     Esa  idea  se  ha  u^lizado  para  vender   programas   de   entrenamiento   que   simplifican   demasiado   y   atontan   el   currículo.   La   historia   de   los   depor-­‐ tes,   el   derecho   penal   y   la   guerra   han   demostrado   incues^onable-­‐ mente  que  la  adrenalina  cons^tuye   una   fuente   posi^va   del   éxito   y   la   supervivencia  de  la  humanidad.   Por   otra   parte,   me   resulta   espe-­‐ cialmente   molesto   que   tantas   per-­‐ sonas,  muchas  autodenominándose   instructores   profesionales   en   el   ámbito   policial   y   militar,   estén   tan  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [22] 2013

dispuestas  a  regurgitar,   sin   cues^o-­‐ nar,   las   conclusiones   tendenciosas   o   ignorantes   de   esas   fuentes   mal   informadas   y   esos   programas   de   entrenamiento   de   intenciones   ocul-­‐ tas.   Esa   ciega   aceptación   cons^tuye   un  síndrome  en  toda  regla  que  oja-­‐ lá   se   dejara   a   un   lado   y   desapare-­‐ ciera  totalmente.   Adiós  amigos.  

! !

Hock  ha  instruido  a  civiles,  policías  y  mili-­‐ tares   por   todo   el   mundo   en   lugares   como   Sudáfrica,   Australia,   Alemania,   Reino   Uni-­‐ do,  el  sudeste  asiáPco  y,  por  supuesto,  a  lo   largo  y  ancho  de  Estados  Unidos.  Realmen-­‐ te  Hock  ha  hecho  mucho  en  la  vida  real  y   ahora  se  dedica  a  enseñar  y  viajar  más  que   la   mayoría   de   esas   personas   que   se   cono-­‐ cen   como   “famosas   y   expertas”.   En   la   ac-­‐ tualidad   enseña   combate   con   armas   de   fuego,   con   cuchillo,   con   defensa   y   con   las   manos  vacías  a  través  de  unos  40  semina-­‐ rios  al  año  en  11  o  12  países  aliados.   (Biograma  completa  de  Hock  Hochheimi)


LA HISTORIA DETRÁS DE ... “MURPH”

Quiero   comenzar   la   nueva   sección   mensual   con   este   WOD   –lo   que   sería   la   ac^vidad   del   día-­‐,   en   honor   de   “uno  de  los  nuestros”.  Dentro  los  “Work  Of  Day”,  encon-­‐ tramos  los  denominados  “HEROS”  en  Crossfit.  Son  aque-­‐ llos   dedicados   a   militares,   policías,   personal   de   emergen-­‐ cias   e   incluso   ciudadanos   anónimos   que   dieron   su   vida   por  los  demás,  por  la  libertad  y  por  su  patria.   Por  ello  el  primero  de  esta  serie  de  WOD’s  será  el  cono-­‐ cido  como  “Murph".  Es  el  nombre  del  Teniente  de  la  Ma-­‐ rina  de  los  Estados  Unidos,  miembro  de  un  Equipo  SEAL   (SEa,   Air   and   Land),     Michael   Murphy     natural   de   Patcho-­‐ gue   (NY),     quien   resultó   muerto   en   Afganistán   el   28   de   junio  2005,  cuando  tenía  29  años,  en  el  desarrollo  de  la   Operación   “Red   Wings”.   Dio   su   vida   por   el   resto   de   miembros   de   su   Equipo;   por   esa   acción   fue   galardonado,   en   2007   y   a   stulo   póstumo,   con   la   “Medalla   de   Honor”   del  Congreso  de  los  EEUU.  

WOD

Su   entrenamiento   favorito   en   Crossfit   lo   llamó   “Body   Armor”.  

!

!

WOD  por  Pempo:   1  milla  Run,  correr.   100  Pull-­‐ups,  flexiones  de  brazo  en  barra.   200  Push-­‐ups,  flexiones  de  suelo.   300  Squats,  sentadillas.   1  milla  Run  

Al  inicio  y  al  final  has  de  completar  la  carrera  de  una  mi-­‐ lla   de   distancia.   Puedes   repar^r   las   pull-­‐ups,   push-­‐ups   y   squats    según  te  sea  necesario.  Todo  el  “Murph”  lo  debe-­‐ ría  hacer  u^lizando  un  chaleco  lastrado  de  9  kilogramos  o   un  chaleco  an^balas  de  peso  similar.  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [24] 2013


s e g u i d a-­‐ m e n t e   a   d e j a r l o s   l i b r e s   l o   m á s   p r o-­‐ bable   sería   que   se   diri-­‐ g i e s e n   a   alertar  a  las   f u e r z a s     hos^les    de  

OPERACIÓN “RED WINGS” El  28  de  junio  de  2005,  el  día  en  que   cayó   en   combate,   Murphy   estaba   liderando  un  Equipo  SEAL  en  el  no-­‐ reste   de   Afganistán   en   busca   del   líder   de   un   grupo   de   rebeldes   tali-­‐ banes   conocidos   como   los   “   Tigres   de   Montaña”.   Su   Equipo   tenia   en-­‐ comendada   una   misión   de   recono-­‐ cimiento,   bau^zada   como     Opera-­‐ ción   “Red   Wins”.   Tras   descender   durante  la  noche  desde  un  helicóp-­‐ tero   mediante   rapel,   consiguieron   llegar  a  través  de  la  lluvia  a  una  cota   elevada  con  vistas  al    pueblo  donde   supuestamente   se   encontraba   el   obje^vo.   Allí,   establecieron   un   puesto   de   observación.   Pero   la   mi-­‐ sión   se   vio   comprome^da   la   maña-­‐ na   siguiente   ,   cuando   tres   pastores   de   cabras   locales   descubrieron   al   equipo  en  su  escondite.   Tras   ser   localizados,   el   Equipo   cap-­‐ turó  a  los  pastores.  En  ese  lugar  de   las   montañas   del   Hindu   Kush,   Murphy   y   sus   suboficiales,   -­‐Marcus   Lu•rell   de   Huntsville   (Texas)   ,   Ma-­‐ teo   Axelson   de   Cuper^no   (Califor-­‐ nia)   y   Danny   Dietz   de   Li•leton   (Co-­‐ lorado)-­‐,  se  enzarzaron  en  un  tenso   debate   sobre   la   aplicación   de   las   reglas   de   enfrentamiento   –ROE’s-­‐   en  relación  al    “des^no”  de  los  tres   pastores   de   cabras   los   cuales   esta-­‐ ban  detenidos  a  punta  de  pistola  .   La   cues^ón   era:   “Si   los   pastores   eran   simpa^zantes   de   los   talibanes  

la   zona,   por   el   contrario   si   se   les   eliminaba   se   podría   garan^zar   la   seguridad   del   equipo  y  de  la  misión”.     Murphy    era  par^dario  de    dejarlos   marchar.   Uno   era   un   niño   de   la   misma   edad   que   su   hermano   pe-­‐ queño.   Tras   una   ardua   discusión   entre   los   miembros   del   Equipo   ba-­‐ sada   en   mo^vos   polí^cos,   opera^-­‐ vos   de   seguridad   y   morales,   llega-­‐ ron   a   la   misma   conclusión   que   su   teniente.   Una   de   las   posibilidades   valoradas   se   convir^ó   en   realidad.   Una   hora   después  de  ser  puestos  en  libertar  a   los   pastores,   más   de   100   talibanes   armados   con   rifles   de   asalto   ^po   AK-­‐47  y  lanzagranadas  RPG-­‐7  abrie-­‐ ron   fuego   contra   la   posición   del   Equipo   SEAL,   atacándoles   desde   una  localización  más  elevada.   Tras   un   ^roteo   frené^co,   y   supera-­‐ dos  en  número  por  los  talibanes,  el   Equipo   del   teniente   Michael   Murphy   tomó   la   decisión   desespe-­‐ rada,   ante   la   realidad   de   la   situa-­‐ ción,  de  comba^r.  Lucharon  por  sus   vidas   en   una   ladera   rocosa   en   la   provin-­‐ cia   afgana   de   Kunar.   En   un   ú l ^ m o   e s-­‐ fuerzo   para  

salvar  a  su  Equipo,  debido  a  que  en   los   primeros   minutos   del   combate   la   radio   quedó   inu^lizada,   Murphy,   quien  ya  había  recibido  un  impacto   en   el   estomago   y   aun   así   con^nuo   luchando,     sacó   su   teléfono   satélite,   se   dirigió   a   un   claro     en   el   terrero   donde   poder     conseguir   mejor   re-­‐ cepción   de   comunicaciones   y   tras   avisar   de   su   situación   y   posición   pidió   refuerzos   a   la   base   de   a   “Ba-­‐ gram   Airfield”.   Entretanto   lo   hacía,  una  descarga  de  proyec-­‐ ^les   cayó   en   torno   a   él   al   mos-­‐ trarse  ahora  como  un  obje^vo   claro   en   las   miras   de   las   armas   de  los  talibanes.  Uno  le  alcan-­‐ zó   haciéndole   caer,   pero,   se-­‐ gún   cuenta   el   único   supervi-­‐ viente,   Lu•rel,     Murphy   terminó   la   llamada   volviendo   a   tomar   el   telé-­‐ fono  diciendo:  ”Enterado.  Gracias."   Tras  dos  horas  de  incesante  comba-­‐ te,  Murphy,  Dietz  y  Axelson  estaban   muertos,   pero   la     tragedia   no   aca-­‐ baría   ahí,   esta   se   agravó   cuando   dieciséis   componentes   de   los   Equi-­‐ pos   de   Rescate   -­‐ocho   SEAL’s   adicio-­‐ nales   y   ocho   pilotos   de   helicóptero   y   tripulantes   adscritos   a   la   Unidad   de  Elite  del  Ejército  "Night  Stalkers"-­‐ ,  también  dejaron  sus  vidas  en  esas   montañas   al   ser   derribado   uno   de   los   helicópteros   MH-­‐47   “Chinook”   tras   ser   alcanzado   por   una   granada   propulsada  disparada  por  un  RPG-­‐7.   En  2007  el  teniente  Michael  Murph   fue   condecorado   a   stulo   póstumo   con  la  “Medalla  de  Honor”  del  Con-­‐ greso   de   los   Estados   Unidos   de   América.   Se   construyó,   en   su   honor,   un  buque  destructor  de  guerra  que   lleva   su   nombre.   Murph   conocido   como  “El  Protector”  por  su  actos  en   defensa   de   los   más   desprotegidos   desde   su   adolescencia,   es   uno   de   los   referentes   en   la   historia   de   los   U.S.  Navy  SEAL’.  

!

Patrocinado  por  5.11  TACTICAL  y   Crossfit  Rivas  Arena


CHALECO ANTIBALAS Y ANTICUCHILLO certificado El chaleco SIOEN SK1-6 está certificado con: Protección balística SK1 de German Standard, y Protección anticuchillo KR1 de HOSDB (opcional). Fabricado por SIOEN, empresa belga líder en material de protección industrial, y diseñado por los ingenieros de ABA, este chaleco supone una revolución por su flexibilidad, nivel y superficie de protección, versatilidad, confortabilidad, Foto: Octavio Diez

seguridad y fiabilidad. El chaleco SIOEN modelo SK1-6 es la evolución de su predecesor ABA-SK1-5, pero más flexible, más ligero y con la opción de añadir un panel anticuchillo certificado con nivel KR1, siendo por ello el mejor chaleco del mercado de mayor nivel y superficie de protección y multipanel. • Garantía: 10 años. • Garantía Antiagresión: 10 años. • Seguro RCS: 12,5 millones de euros.

Apdo. 10.042 08080 Barcelona Tel. 93.4294900 Fax 93.4293731 dcom@aasias.com www.aasias.com


“LAGUNARI”, ÉLITE MILITAR ITALIANA Texto: Octavio Díez Cámara" Imágenes: Autor

Está  bastante  difundido  el  hecho  de  que  los  ejércitos,   dentro   de   la   estructura   de   la   Armada   o   en   organiza-­‐ ciones   paralelas,   tengan   organizadas   unidades   de   ca-­‐ rácter   anfibio   especializadas   en   actuaciones   militares   que  se  desarrollen  en  la  zona  marí^mo-­‐costera  y  que   impliquen  desplazamientos  por  el  agua  y  proyecciones   sobre  ^erra.     Esos   come^dos,   entre   otros   más,   son   algunos   de   los   que  caracterizan  a  la  Unidad  que  les  presentaremos  en   estas  páginas,  aunque  contra  lo  que  es  tradicional  es-­‐ tán   encuadrados   en   el   Ejército   de   su   país.   También,   operan  en  un  entorno  propio,  el  de  las  zonas  inunda-­‐ das  que  están  próximas  a  la  ciudad  de  Venecia  y  con-­‐ forman   una   laguna   de   grandes   dimensiones,   aunque,   desde  el  punto  de  vista  opera^vo,  conforman  una  élite   que   está   adaptada   para   operar   en   zonas   desér^cas   o   para  trabajar  en  ámbitos  fríos  y  montañosos.  

Es   la   especificidad   que   define   a   los   militares   italianos   que   reciben   el   apela^vo   de   “lagunaris”.   Son   tropas,   de   un  marcado  carácter  y  con  un  elevado  nivel  de  adies-­‐ tramiento,   que   se   encuadran   en   el   Reggimento   Lagu-­‐ nari   “Serenísima”   que   forma   parte   de   la   Brigada   de   Caballería  “Pozzuolo  del  Friuli”.  

!

Tropas  anfibias   Los  que  en  la  actualidad  forman  parte  de  sus  plan^llas   son   unos   seiscientos   militares,   hombres   y   mujeres   y   todos   voluntarios.   Conforman   una   Unidad   única   den-­‐ tro   de   las   Fuerzas   Armadas   italianas,   por   aunar   a   la   especialidad  de  Infantería  que  les  caracteriza  la  capa-­‐ cidad  anfibia,  la  úl^ma  reconocida  en  el  seno  del   Eser-­‐ cito  italiano  pese  a  su  notoria  an^güedad.   Su   especial   carácter   también   lo   encontramos   en   su   localización  y  en  su  orgánica.  La  primera  les  lleva  a  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [28] 2013


B&T GL06NL

Lanzador Policial NO LETAL FIABLE, EFECTIVO, SEGURO Y PRECISO TOTALMENTE AMBIDIESTRO Y EMPUÑADURA COMPLETA CULATA EN “V” AJUSTABLE VIDA ÚTIL DEL CAÑÓN 10.000 DISPAROS CARTUCHOS DE IMPACTO RECICLABLES DECENAS DE VECES MAS DE 11.500 LANZADORES EN 12 PAISES

WWW.AASIAS.COM TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [29] 2013


estar   localizados   cerca   de   Venecia,   una   amplia   zona   de   unos   cien   kiló-­‐ metros   en   la   que   las   aguas   son   tranquilas  y  de  poca  profundidad,  lo   que   hacía  de  él  un  escenario  previ-­‐ sible   por   donde   podría   llegar   una   invasión   sovié^ca   durante   la   época   de   la   “Guerra   Fría”.   En   cuanto   a   la   segunda,   apuntar   que   man^enen   repar^dos  sus  efec^vos  en  diversos   emplazamientos.   En  la  Caserma  Ma)er,  localizada  en   la   Vía   Terragli   dentro   espacio   ur-­‐ bano   de   la   ciudad   de   Mestre,   se   cuenta   con   una   amplia   zona   de   vida   y   de   trabajo   en   la   que   destacan   edi-­‐ ficaciones  renovadas  en  los  úl^mos   años   y   otras   más   an^guas,   talleres   para   el   mantenimiento   de   dis^ntos   ^pos   de   vehículos,   almacenes   para   material  y  un  espacio  de  suficientes   dimensiones   para   acometer   alguna   de  las  prác^cas  diarias  de  formación   básica  y  de  entretenimiento  del  ma-­‐ terial.  Allí,  ^ene  su  sede  lo  que  es  el   Mando   del   Regimiento,   su   coronel   Jefe,   la   Compañía   de   Mando   y   de   Apoyo   Logís^co,   la   Compañía   Con-­‐ tracarro   y   la   Compañía   de   Morte-­‐ ros.     La  úl^ma,  con  el  numeral  4,  cuenta   con   varias   escuadras   de   ^ro   y   una   escuadra   de   observadores   para  

coordinar   el   fuego   de   los   pelotones   de   morteros   pe-­‐ s a d o s   q u e   operan   seis   e j e m p l a r e s   del  Thompson   Brand   de   120   m i l í m e t r o s   que   gozan   de   gran   movili-­‐ dad   y   pueden   proporcionar   apoyos   indi-­‐ rectos   simila-­‐ res   a   las   pie-­‐ zas  clásicas  de   105mm;   sus   sirvientes   re-­‐ quieren   sólo   dos   minutos   para   ponerlos   en   posición   y   pueden   obte-­‐ ner   alcances   de   unos   8   kilómetros   con   las   municiones   clásicas   y   más   con  las  más  avanzadas.   Dentro  de  la  Compañía  Contracarro,   se   encuentran   los   afustes   de   lanza-­‐ miento   de   misiles   filoguiados   con   los  que  pueden  ba^r  tanto  obje^vos   fijos   como   móviles.   Tienen   cinco   pelotones   que   operan   unos   veinte  

TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [30] 2013

sistemas.   A   su   servicio   ^enen   los   TOW   1   (Tube-­‐launched,   Op6cally-­‐ tracked,   Wire-­‐guided   missile)   y   los   Milán  que  están  en  proceso  de  sus-­‐ ^tución   por   los   más   capaces   “Spike”.  Por  cierto,  para  los  anterio-­‐ res   modelos   disponen   de   puestos   de   ^ro   equipados   con   cámaras   tér-­‐ micas   para   poder   dispararlos   de   noche  con  las  mismas  posibilidades   de  noche  que  de  día.   En  un  lugar  dis^nto,  que   se   conoce   como   Caserma   Bafile   -­‐está   situado   en     Malcontenta   di   Mira   y   con   un   canal   próximo   que   permite   el   trán-­‐ sito   de   medios   acuá^cos   hasta   la   laguna   veneciana-­‐,   se   dispone   de   otras   instalaciones   que   les   son   es-­‐ pecialmente   ú^les.   Allí,   destacan   sus   amplios   espacios   circundantes   que   permiten   realizar   temas   de   ni-­‐ vel   compañía   y   apoyar,   con   la   má-­‐ xima   rentabilidad,   diversas   fases   del   adiestramiento  diario  que  les  carac-­‐ teriza;   incluso,   ^enen   a   su   disposi-­‐ ción   algunas   casas   en   las   que   for-­‐ marse   en   lo   que   es   el   combate   ur-­‐ bano  (CQB,  Close  Quarter  Ba•le).   Allí,   está   localizado   el   principal   ele-­‐ mento   del   Regimiento:   un   Batallón   de   “Lagunari”   dirigido   por   un   te-­‐ niente  coronel.  Su  orgánica  son  tres   compañías.  A  la  número  1  se  la  co-­‐ noce  con  el  nombre  de  “Marguera”,  


READY FOR REAL TRAINING? SIMUNITION es un Sistema de Entrenamiento cuyo objetivo es el entrenamiento totalmente seguro con armas de fuego. Se compone de: Kits de Conversi贸n No-Letal Cartucher铆a No-Letal Vestuario de Protecci贸n Formaci贸n

www.aasias.com


la   nº   2   es   la   “Piave”   y   la   nº   3   es   la   “Isonzo”.   Todas   con   un   capitán   como  Jefe,  reúnen  en  su  orgánica  a   una  Escuadra  de  Mando  y  tres  pelo-­‐ tones  de  fusiles.   Hay   un   tercer   asentamiento   usado   por   este   Regimiento.   Está   situado   en  la  Caserma  Miraglia.  Se  trata  de   buena   parte   de   la   pequeña   isla   de   Santa   Andrea.   Allí,   destaca   el   am-­‐ plio   canal   de   acceso   a   las   dis^ntas   edificaciones,   de   suficiente   ampli-­‐ tud   para   que   las   embarcaciones   de   que   disponen   puedan   ejercitarse   en   los   más   variados   movimientos   o   para  programar  acciones  en  las  que   intervienen   helicópteros   moviendo   a   buceadores   que   saltan   al   agua.   En   los   espacios   circundantes   se   dispo-­‐ ne   de   una   zona   donde   pueden   to-­‐ mar  varias  aeronaves  de  transporte   y   despegue   ver^cal,   y   de   un   lugar,   con   una   zona   de   bosques   frondo-­‐

sos,   donde   se   suelen   programar   algunas   prác^cas   relacionadas   con   el  movimiento  y  combate  en  entor-­‐ nos  donde  el  barro,  el  agua,  la  ma-­‐ leza   o   los   molestos   mosquitos   con-­‐ viven   y   dificultan   la   presencia   de   los   hu-­‐ manos.  

!

Su  equipo   Trabajan   con   una   vis-­‐ tosa   uniformidad   que   emplean  tanto  para  su   ac^vidad   diaria   como   para   misiones   inter-­‐ nacionales   y   otros   despliegues.   Es   un   camuflaje   semi   digital   polivalente   de   tonos   claros   que   se   adapta   especialmente   bien   a   diversos   ambientes,   incluido   el   árido.   Las   botas  que  calzan  tam-­‐ bién   son   propias   y   caracterís^cas,   con   dos  modelos  en  servi-­‐ cio.   Los   complemen-­‐ tan   con   un   chaleco   porta   equipo,   donde   llevar   todo   a   mano   y   con   anclajes   ^po   MO-­‐ LLE   (MOdular   Light-­‐ weight   Load-­‐carrying   Equipment)   para   fijar,   con   mayor   facilidad,   dis^ntos   accesorios.   Disponen   de   chalecos   an^bala   con   placas   TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [32] 2013

cerámicas,   de   casco   de   Kevlar   de   un   reciente  modelo  -­‐en  el  día  a  día  lle-­‐ van   una   boina   azul   con   su   emble-­‐ ma-­‐,  trabajan  con  medios  de  comu-­‐ nicaciones   y   nocturnos   de   úl^ma   generación   y   para   determinados   despliegues   disponen   de   material   adaptado   para   soportar   los   rigores   del   medio   acuá^co   y   de   la   hume-­‐ dad.  Tienen  fusiles  de  asalto  Bere•a   del  calibre  5,56x45mm  que  incluyen   ejemplares   provistos   con   visores   ACOG  para  mejorar  la  puntería.  Sus   ametralladoras   ligeras   son   las   bel-­‐ gas  “Minimi”  del  mismo  calibre  que   los   anteriores.   Otras   armas   com-­‐ prenden  los  rifles  de  precisión  Sako   TRG-­‐42  del  .338  Lapua  Magnum,  las   escopetas   Franchi   SPAS   15   del   cali-­‐ bre   12,   las   ametralladoras   pesadas   Browning  M2  del  12,70x99mm  o  los   lanzacohetes   desechables   “Panzer-­‐ faust”   3,   por   citar   algunos   de   sus   sistemas   más   caracterís^cos.   Su   parque   de   vehículos   es   amplio   y   variado,   habiéndoseles   provisto   en   fecha  reciente  con  los  blindados  de   ^po   oruga   VCC-­‐2   -­‐diseño   italiano   basado   en   los   M113   estadouniden-­‐ ses-­‐   con   los   que   trabajar   como   In-­‐ fantería  Motorizada/Mecanizada.   Los   complementan   con   los   anfibios   AAV7   estadounidenses   que   pueden   llevar   en   su   interior   a   una   veintena   de  efec^vos  y  que  han  sido  actuali-­‐ zados  a  la  versión  RAM/RS  (Reliabi-­‐ lity,   Availability,   Maintainability/ Rebuilt  to  Standard).  Asimismo,  han  


sido   equipados   con   módulos   de   blindaje   adicional   fijados   al   casco   para  mejorar  su  potencial  de  uso  en   misiones   con   mayor   nivel   de   ame-­‐ naza.     Disponen   de   dos   decenas   de   bar-­‐ chini   d’assalto.   Estas   úl^mas,   son   pequeñas   embarcaciones   de   fibra   que   ^enen   una   quilla   plana   para   conseguir   mayor   velocidad   –casi   cuarenta   nudos-­‐   y   mejorar   su   esta-­‐ bilidad,   están   impulsadas   por   un   potente   motor   fueraborda,   dispo-­‐ nen   de   un   puesto   para   el   patrón,   incluyen   varias   petacas   de   combus-­‐ ^ble   para   lograr   una   autonomía   de   unas   ochenta   millas   y   ^enen   capacidad  para  llevar  ocho  efec-­‐ ^vos  completamente  equipados.     Esas   embarcaciones   ligeras   son   usadas  sobre  todo  para  sus  ope-­‐ raciones   de   adiestramiento   y   para   los   movimientos   del   día   a   día   del   Regimiento.   En   algunas   operaciones  internacionales  han   trabajado   con   los   blindados   4x4   MTLV  “Lince”  de  la  firma  Iveco  y   con   los   6x6   “Puma”   de   similar   capacidad  y  el  mismo  fabricante.  

de   su   tropa   profesional   ^enen   que   firmar   un   contrato   por   un   periodo   próximo  a  los  cinco  años,  plazo  que   pueden   renovar   hasta   cumplir   el   doble  en  total,  o  más  si  se  les  capa-­‐ cita   como   Exploratore,   un   pequeño   grupo  de  élite  dentro  de  la  élite.   Para   seleccionar   los   “lagunari”   más   idóneos   se   produce   una   primera   criba  entre  los  candidatos  que  hace   que  sólo  sea  seleccionado  sobre  un   50%   de   los   aspirantes.   Sólo   una   porción   de   ellos   acabará   una   prepa-­‐ ración  específica  que  es  la  úl^ma  de   las  reconocidas  en  el  seno  del  Eser-­‐ cito,   pese   a   la   an^güedad   de   los  

!

Su  especialización   Los  “Lagunari”  son  voluntarios  y   algunos   ya   han   prestado   servicio   en  otras  unidades  italianas  antes   de   decantarse   por   lo   que   se   les   ofrece   en   este   Regimiento.   Aquellos   que   buscan   ser   parte   TACTICAL ONLINE DICIEMBRE [33] 2013

orígenes   del   Regimiento   que   se  remonta,  en  lo  que  a  histo-­‐ ria  se  refiere,  al  siglo  XII.   La   preparación   que   les   carac-­‐ teriza   se   divide   en   tres   niveles.   Los   soldados   que   llegan   a   la   Unidad   vienen   de   los   centros   del   Ejército   donde   reciben   la   formación   militar   básica   y   ge-­‐ neral.  Los  suboficiales  y  oficia-­‐ les   han   pasado   ya   por   las   res-­‐ pec^vas   academias   e   incluso   por   otros   des^nos   previos.   Tras   concentrarlos,   se   les   so-­‐ mete   a   un   examen   médico,   para  validar  su  estado  rsico,  y   a   una   serie   de   pruebas   que   pueden   considerarse   como   una  selección  previa.   Llega   lo   que   es   la   formación   propia.   En   el   primer   nivel   se   les  integra  en  pelotones  para  seguir   un   periodo   de   tres   semanas   espe-­‐ cialmente   intensas   que   buscan   me-­‐ jorar  su  preparación  rsica  individual   y   que   se   integren   en   el   ámbito   de   las  unidades  de  trabajo  de  más  pe-­‐ queña   en^dad.   Deberán   ser   capa-­‐ ces  de  correr  diez  kilómetros  en  una   hora  o  de  realizar  marchas  de  vein-­‐ te   km   cargados   con   cerca   de   cua-­‐ renta   kilogramos   a   sus   espaldas.   Sobre  todo,  se  les  prepara  para  que   su   resistencia,   potencia,   flexibilidad   o   dureza   sean   superiores   a   la   de   otros  militares.  


Hay   un   segundo   módulo   de   adiestramiento.   Es   el   que   comprende  lo  que  se  conoce   como   Curso   de   Capacitación   Anfibia,  cinco  intensas  sema-­‐ nas   que   inician   unos   sesenta   efec^vos   -­‐tanto   mandos   como   tropa-­‐   y   finalizan   no   más   de   treinta   y   cinco.   Del   mismo,   se   realizan   media   docena   de   ediciones   cada   año   y   sólo   unas   pocas   muje-­‐ res   lo   han   superado   hasta   la   fecha.   En  su  progresión,  superan  un   aprendizaje   que   es   más   téc-­‐ nico.   El   grupo,   par^cipa   en   acciones   del   ^po   Riverine   Opera6ons   en   las   que   se   plantea   trabajar   en   escenarios   acuá^cos   interiores;   progresan   ha-­‐ cia  lo  que  son  las  operaciones  en  el   mar,   más   complejas   y   con   un   nivel   de   exigencia   superior   porque   las   condiciones   rsicas   son   más   duras   y   cambiantes.  Se  trabaja  en  condicio-­‐ nes   diurnas   y   nocturnas,   para   aco-­‐ modar   la   percepción   de   los   solda-­‐ dos  a  ambos  ámbitos  de  trabajo.  Es   usual   que   se   muevan   por   zonas   de   fango   y   que   se   les   haga   superar   una   pista   de   obstáculos   propia   por   gru-­‐ pos,  cargando  ellos  una  de  sus  em-­‐ barcaciones   neumá^cas;   es   un   re-­‐ corrido   de   4,5   Km   que   incluye   mu-­‐ ros,  alambradas,  zonas  que  hay  que   vadear,  etc.  

Se  da  especial  relevancia  a  las  prác-­‐ ^cas   de   boga   que,   además,   ayudan   a   fortalecer   la   capacidad   rsica.   In-­‐ tentan,   en   la   medida   de   lo   posible,   que  los  ejercicios  contemplen  prue-­‐ bas   con   un   nivel   de   estrés   elevado,   para   validar   las   respuestas   indivi-­‐ duales  en  situaciones  límite.     Se  confiere  una  gran  importancia  al   conocimiento   de   su   arma   personal   que   deben   montar   y   desmontar,   con   precisión   y   soltura,   después   de   haber  superado  una  prueba  que  les   ha   dejado   casi   exhaustos;   incluso,   algunas   veces   es   entonces   cuando   se   les   pone   un   examen   escrito   so-­‐ bre  alguna  materia  en  concreto.   Las   úl^mas   semanas   de   este   perio-­‐ do  propio  las  dedican  a  preparar  el  

grupo   para   llevar   a   cabo   un   “raid”   anfibio   que   ^ene   una   duración   de   cuarenta   y   ocho   horas,   sin   descan-­‐ so.     En  el  mismo,  ^enen  que  demostrar   lo   aprendido   durante   su   prepara-­‐ ción  específica  en  materias  como  la   navegación,   los   reconocimientos,   el   asalto   a   un   supuesto   obje^vo,   la   natación   con   uniforme,   los   movi-­‐ mientos   con   embarcaciones,   las   señas   con   sus   manos   para   darse   información,   las   prác^cas   sanitarias   y   un   largo   etcétera   de   temas   com-­‐ plementarios  que  pueden  incluir  las   operaciones   en   la   zona   de   desem-­‐ barco   o   la   proyección   mediante   el   fast  roppe.  

!

!

Octavio Díez Cámara.

Periodista especializado en temas policiales y de Defensa, lleva realizando artículos y reportajes por más de tres décadas, tarea que comparte con otras relacionadas con la Administración Pública. Lleva escritos cerca de dos mil artículos de su especialización, es autor de más de treinta libros, realiza asesoramientos en ámbitos públicos y privados, y tiene una dilatada experiencia en la docencia sobre el uso de armas de fuego. Es director de las revistas TACTICAL y SOLDIERSRaids. En la actualidad, colabora con medios editoriales españoles, alemanes, estadounidenses e italianos. Su correo: tacticaldirector@aasias.com


COMUNICACIONES CLARAS Y PROTECCIÓN ACÚSTICA! PARA EL PROFESIONAL

!

PARA  SU  USO  EN  COMBATE  

! Máxima   protección   inteligente   en   el   mínimo   espacio.  Los  tapones  SUREFIRE  EP3  y  EP4  han   sido   tecnológicamente   diseñados   para   ofre-­‐ cer   la   protección   de   24   dB   NRR   (Noise   Reduc-­‐ ^on  Rate)  sin  interferir  en  las  conversaciones   o  sonidos  comunes  gracias  al  canal  abierto.   El  nuevo  modelo  EP5,  sin  canal,  ofrece  una  protección  de  26  dB  NRR   dispone  de  cordón  para  usarlo  con  comodidad.    

!

Con  diseño  de  bajo  perfil  permite  portarlos  bajo  el  casco  o  con  más-­‐ cara  an^gás  y  fabricado  siguiendo  los  más  altos  estándares  de  cali-­‐ dad,  permite  su  u^lización  durante  largos  periodos  de  ^empo  .   EP5

!

EP3,  EP4  y  EP5  pertenecen  a  la  familia  EARPRO  de  SUREFIRE,  dise-­‐ ñado   por   especialistas   y   fabricado   en   polímero   médico   hipoalergé-­‐ nico   para   op^mizar   su   rendimiento   y   fijación   al   operador,   sin   causar   moles^as  ni  movimiento  dentro  del  canal  audi^vo.  

! !

En  exclusiva  en    www.aasias.com


RAÍLES PICATINNY DISPONIBLES PARA TODO TIPO DE FUSIL DE ASALTO FABRICADOS EN ALUMINIO ANODIZADO ULTRA RESISTENTE SIN NECESIDAD DE MODIFICAR EL ARMA

HK-G36

SUPERIORES, INFERIORES Y LATERALES

GUARDAMANOS DISPONIBLES PARA TODO TIPO DE FUSILES DE ASALTO FABRICADOS EN ALUMINIO ANODIZADO ULTRA RESISTENTE SIN NECESIDAD DE MODIFICAR EL ARMA

HK-G36

SE SUSTITUYE FÁCILMENTE POR EL ORIGINAL

MONTURAS DISPONIBLES PARA ARMAS COLECTIVAS Y FUSILES DE ASALTO FABRICADOS EN ALUMINIO ANODIZADO ULTRA RESISTENTE SIN NECESIDAD DE MODIFICAR EL ARMA GRAN RESISTENCIA Y DURABILIDAD EN TODAS LAS CONDICIONES

Browning M2

LANZADOR 40 MM NO LETAL 4 RAÍLES PICATINNY PARA VISOR, EMPUÑADURA, LINTERNA, ETC. VISOR AIMPOINT MICRO T-1, PERMITE VER LAS MIRAS ABIERTAS CULATA EN “V” AJUSTABLE, ABATIBLE E INTERCAMBIABLE CAÑÓN DE 12 ESTRÍAS, PRECISIÓN ABSOLUTA EXTREMADAMENTE PRECISO, FIABLE Y LIGERO, CERO FALLOS. CARTUCHOS REUTILIZABLES, BAJO COSTE EN EL ENTRENAMIENTO VIDA ÚTIL DEL CAÑÓN DE 10.000 DISPAROS CON TOTAL PRECISIÓN

ARMAS Y ACCESORIOS B&T

www.aasias.com


Apdo. 10042 08080 Barcelona, Espa単a Tel. 902.294900 Fax 93.4293731 tacticalonline@aasias.com www.aasias.com


Tactical Online Diciembre 2013  

Publicación táctica militar y policial en español

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you