Revista Aapresid N° 200

Page 1


Empresas Socias

S.R.L.

2

REVISTA AAPRESID


SUMARIO 200 EDITORIAL 04 200 espacios de aprendizajes co-creados entre todos CIENCIA Y AGRO

12

06 Una de cinéfilos: la Matrix de la agricultura INSTITUCIONAL 12 ¡Cumplimos 200 ediciones y queremos celebrarlo con vos!

INSTITUCIONAL

16 Se viene el 30° Congreso Aapresid y ¡ya tenemos fecha!

¡Cumplimos 200 ediciones y queremos celebrarlo con vos!

18 Cuando la unión hace la fuerza SISTEMAS DE PRODUCCIÓN 22 Sumando quintales de la mano de la intensificación sustentable 26 Dos empresas se pusieron la misma camiseta para ganar un partido en campo de juego complicado 32 Y se va la segunda NUTRICIÓN DE CULTIVOS 38 Abran paso: el maíz fertilizado toma protagonismo en el este santiagueño PLAGAS Y ENFERMEDADES 44 Malezas: ¿cómo está la situación en las diferentes zonas? 50 Fitotoxicidad de herbicidas pre-emergentes sobre cultivos de servicios

22

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

Sumando quintales de la mano de la intensificación sustentable

56 Fungicidas en maíz: ¿aplicar o no aplicar? CERTIFICACIONES 58 Tejiendo lazos entre el campo y la ciudad GANADERÍA 64 Ganadería y metano: mitos y verdades 68 Alfalfa: la reina de las forrajeras se prepara para jugar su partida 2022 72 Pastoreo de cultivos de servicio, en busca del equilibrio ecosistémico 76 Resistencia antimicrobiana, una amenaza global a la salud y la seguridad alimentaria AGENDA 82 Eventos del mes

64

GANADERÍA

Ganadería y metano: mitos y verdades


Agenda Aapresid Información para la toma de decisiones que el productor necesita, cuando la necesita.

4

Entrevistas en un formato ágil

Experiencias en primera persona

Acceso libre y gratuito

Debate en vivo

Contenido técnico

Distintas zonas agroecológicas

¿Todavía no te sumaste? ¡Te vamos a estar esperando! REVISTA AAPRESID

www.aapresid.org.ar/eventos

Algunas de las temáticas que pasaron y que se vienen: Cultivos de servicio • Pasturas y verdeos • Cosecha gruesa • Manejo de plagas • Cultivos de invierno • y de verano Siembra y fertilización • Ganadería • Agtech • Y mucho más…


EDITORIAL 200 espacios de aprendizajes co-creados entre todos Hace poco más de treinta años que Aapresid comenzó a recorrer el desafiante camino de ser referentes en una técnica disruptiva de producción de alimentos, fibras y energías, basados en la ciencia, la innovación permanente y el trabajo en red para gestionar el conocimiento.

Elegimos una edición en formato digital, adaptada a los tiempos que corren, con una estética renovada y una posibilidad de acceso libre y gratuito, con información seleccionada por especialistas y presentada de una manera que invita a introducirse en ella, con más de 15 mil lecturas en la web.

Para lograr expresarse en toda su plenitud, esta nueva forma de hacer agricultura que denominamos Sistema de Siembra Directa, nos exige agudizar el ingenio y el intercambio entre los distintos actores involucrados.

Temáticas productivas, económicas, ambientales, de empresas y relacionadas al quehacer institucional dan vida a los artículos abordados.

La comunicación y la difusión de los avances logrados toman un rol central para que los mismos sean rápidamente adoptados. Nuestra publicación emblema cumple las primeras 200 ediciones, 200 momentos de especial importancia, 200 espacios de aprendizajes co-creados entre todos.

200 ediciones de aprendizajes, crecimiento y profesionalización en la tarea encomendada. Nuevos desafíos nos llaman, ¡allá vamos! ¡Felicito a todos los que conformamos esta red de innovadores que hacen posible esta Revista de Aapresid!

David “Bachi” Roggero, Presidente de Aapresid

EDITOR RESPONSABLE David Roggero

S TA F F REDACCIÓN Y EDICIÓN Ing. Rodrigo Rosso COLABORACIÓN Ing. Martín Rainaudo Ing. María Francovigh Ing. Matías D’Ortona Ing. Virginia Cerantola Ing. Segundo Fernández Páez Ing. Carla Biasutti Lic. María Cecilia Ginés Ing. Franco Bardeggia Ing. Eugenia Niccia Ing. Juan Cruz Tibaldi Rocío Belda Ing. Tomás Coyos Ing. Andrés Madias Ing. Florencia Accame Ing. Suyai Andrea Almirón Ing. Magalí Gutiérrez

GENERACIÓN DE RECURSOS Ing. Alejandro Clot Lic. Cristina Bowden Ing. Alejandro Fresneda Elizabeth Pereyra Guillermina Acuña COMUNICACIÓN Lic. Victoria Cappiello Dg. Matilde Gobbo Ing. Florencia Cappiello Lic. Lucía Ceccarelli Ing. Carolina Coronel GESTIÓN DE CONTENIDO Ing. María Eugenia Magnelli COORDINACIÓN DISEÑO REd de innovadores Dg. Matilde Gobbo MAQUETACIÓN Dg. Daiana Fiorenza

Dorrego 1639 Piso 2 Of. A Tel. 0341 426 0745/46 aapresid@aapresid.org.ar www.aapresid.org.ar La publicación de opiniones personales vertidas por colaboradores y entrevistados no implica que sean necesariamente compartidas por la dirección de Aapresid. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin autorización expresa del editor.


CIENCIA Y AGRO

Una de cinéfilos: la Matrix de la agricultura Como en la película, Matrix es un ambiente de relación entre cosas y sucesos creado y controlado artificialmente. ¿Cómo se relaciona esto con el agro? ¿Cómo puede ayudar el machine learning a producir más y mejor?

Cuando hablamos de Machine Learning (ML, o aprendizaje automático) nos referimos al estudio científico de algoritmos y modelos estadísticos utilizados por máquinas para realizar diferentes tareas con precisión. De hecho se lo considera como un área dentro de la inteligencia artificial. Pero, ¿qué hacen los algoritmos de aprendizaje automático? Construyen modelos estadísticos basados en datos disponibles, definidos como "datos de entrenamiento", para tomar decisiones y hacer predicciones. Por otra parte, cuando hablamos de aprendizaje profundo (DL o Deep Learning) nos estamos refiriendo a una rama de los algoritmos de aprendizaje automático que utilizan varias estructuras para obtener progresivamente información de alto nivel a partir de datos sin procesar. La mayoría de los modelos de aprendizaje profundo se basan en redes neuronales artificiales (ANN), específicamente redes neuronales convolucionales (Lomma y col., 2020). Por: Permingeat, H.

6

REVISTA AAPRESID

¿Cómo se vincula el ML con la agronomía? La agricultura moderna tiene que hacer frente a varios desafíos, entre los que se in-

cluyen la creciente demanda de alimentos, el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales, la alteración de las opciones dietéticas y las preocupaciones por la seguridad y la salud. Como medio para abordar estos problemas existe una necesidad urgente de optimizar la eficacia de las prácticas agrícolas y en simultáneo aliviar la carga ambiental. Fueron estos dos elementos esenciales los que impulsaron la transformación de la agricultura en una agricultura de precisión. Esta modernización de la agricultura tiene un gran potencial para asegurar la sostenibilidad, la máxima productividad y un medioambiente seguro. En general, la agricultura inteligente se basa en cuatro pilares clave para hacer frente a estas crecientes necesidades: una gestión óptima de los recursos naturales, la conservación del ecosistema, el desarrollo de servicios adecuados y la utilización de tecnologías modernas. La adopción de las tecnologías de la información y comunicaciones (conocidas como TICs), es condición sine qua non de la agricultura moderna. Las TICs pueden incluir


sistemas de información de gestión agrícola, redes y sensores inalámbricos para varios objetivos, cámaras asociadas a software de imágenes de alta definición, drones, satélites de bajo costo, servicios en línea y vehículos guiados automatizados. El gran volumen de datos que se produce mediante tecnologías digitales, generalmente conocido como "big data", necesita grandes capacidades de almacenamiento, además de la necesidad de editar, analizar e interpretar. Las técnicas de procesamiento de datos convencionales son incapaces de satisfacer las demandas en constante crecimiento de la agricultura inteligente, lo que se transforma en un obstáculo para extraer información valiosa del campo. Con el objetivo de dar respuesta y brindar una solución a este problema, surge el machine learning (ML, aprendizaje automático), que aprovecha el crecimiento exponencial de la capacidad de potencia computacional (Benos y col., 2021). Las aplicaciones del ML en la agricultura pueden agruparse inicialmente en cuatro

categorías, en las que se centran la investigación científica y el desarrollo tecnológico en diversos porcentajes: 1

Manejo de cultivos en un 60% (incluye la predicción de rendimiento, la detección de enfermedades, la detección de malezas, el reconocimiento de cultivos y la calidad).

2 Manejo del agua en un 10% (con foco en la calidad, la contaminación, los riesgos de salud y la irrigación).

3

Manejo del suelo en otro 10% (con foco en la degradación, la erosión, las propiedades físicas, químicas y biológicas, el sensado y el mapeo).

4 Manejo del ganado en el 20% restante (con abordaje de la producción ganadera en todas sus dimensiones y el bienestar animal) (Liakos y col., 2018). Es de destacar que dichas contribuciones científicas provienen mayoritariamente de Asia (China e India), Estados Unidos, Australia, Alemania, España y Francia, en ese orden (Benos y col., 2021).

REVISTA AAPRESID

7


66 5

8

5

REVISTA AAPRESID


REVISTA AAPRESID

9


Sharma y col. (2020) discuten la implementación del ML en la agricultura desde una visión más amplia, al incorporar las cadenas agroalimentarias más allá de la producción en sí. Los autores incluyen las cadenas de suministro agrícola desde la preproducción y la producción (considerando los cuatro aspectos descriptos en el párrafo anterior), el almacenamiento, el procesamiento, la venta minorista y la distribución antes de que el producto final llegue a los consumidores. Son muchos los beneficios del ML en la toma de decisiones para la cadena de suministros agrícolas, según revela este estudio. Si se considera el alto costo de la inversión en tecnologías digitales y desarrollo de capacidades de aprendizaje automático, es deseable que los formuladores de políticas consideren subsidios para las inversiones en tecnologías digitales y las hagan más accesibles para lograr un uso extendido.

Otros autores destacan ciertas herramientas que complementan las existentes en el campo de la Inteligencia Artificial (IA) y el ML, como el caso de la Internet de la Cosas (conocida como IoT), que busca llegar con la agricultura de precisión e inteligente a la tercera revolución agrícola (Sharma y col., 2021). Estas herramientas, algunas aún en etapa de desarrollo, prometen contribuir en la agricultura del futuro, impulsando una producción de alto rendimiento en el marco de sustentabilidad que hoy se reclama. A partir de las experiencias y las evidencias existentes, sería importante que se destinen más recursos en el desarrollo de estas tecnologías a nivel local, enfocadas en nuestra geografía, para seguir estando en la frontera de la aplicación del conocimiento en el mundo de la agronomía.

Estas herramientas, algunas aún en etapa de desarrollo, prometen contribuir en la agricultura del futuro, impulsando una producción de alto rendimiento en el marco de sustentabilidad que hoy se reclama.

REFERENCIAS • Benos L, Tagarakis AC, Dolias G, Berruto R, Kateris D and Bochtis D. (2021). Machine Learning in Agriculture: A Comprehensive Updated Review. Sensors, 21, 3758. • Liakos KG, Busato P, Moshou D, Pearson S, and Bochtis D. (2018). Machine Learning in Agriculture: A Review. Sensors, 18: 2674. • Lomma LN, Shu j, Amshi AT. (2020). Application of Machine Learning in Agriculture: Future Scope. International Research Journal of Engineering and Technology (IRJET), 7: 1557- 1563 • Sharma A, Jain A, Gupta P, and Chowdary V. (2021). Machine Learning Applications for Precision Agriculture: A Comprehensive Review. IEEE Access, 9: 4843-4873. • Sharma R, Kamble SS, Gunasekaran A, Kumar V, Kumar A. (2020). A systematic literature review on machine learning applications for sustainable agriculture supply chain performance. Computers and Operations Research 119: 104926.

10

REVISTA AAPRESID


REVISTA AAPRESID

11


INSTITUCIONAL

¡Cumplimos 200 ediciones y queremos celebrarlo con vos! Comunicarnos con nuestros socios siempre fue nuestro compromiso. Compartir lo que hacemos, los desafíos de los sistemas productivos en distintas regiones agroecológicas del país, todo lo que pasa dentro y fuera del lote, las innovaciones tecnológicas desarrolladas de un lado y del otro del mundo, colmaron cada una de las páginas de nuestras 200 revistas. En la era digital en la que nos encontramos, el acceso a la información es mucho más ágil e inmediato, pero en 32 años las cosas fueron un poco diferentes.

Por: Ing. Agr. María Eugenia Magnelli para Aapresid

12

REVISTA AAPRESID


CONOCÉ LA NUEVA

FERTILIZADORA F7040 www.metalfor.com.ar

TRANSMISIÓN AUTOMÁTICA

CAJA ALLISON 2500

AGRICULTURA DE PRECISIÓN

BALANZA Y SISTEMA DE DOSIFICACIÓN VARIABLE

EL MAYOR DESPEJE

REDREVISTA DE INNOVADORES AAPRESID

Metalfor

metalforsa

MetalforSA

FERTILIZADORA OFICIAL

13


Así comenzamos… En los inicios, un pequeño grupo de pioneros apostaron a una nueva forma de hacer agricultura, lograron superar la resistencia al cambio y dieron impulso a nuevas tecnologías, la siembra directa. El 1° de agosto de 1989 se fundó Aapresid para difundir una agricultura sustentable, basada en el uso racional e inteligente de los recursos naturales a través del acceso al conocimiento y la innovación tecnológica. Para transformar esas ideas en avances técnicos concretos, resultaba clave compartir esas experiencias con otros productores. Con ese espíritu, nacieron las primeras Gacetillas. En notas cortas se mostraban los desafíos que implicaba la implementación de la siembra directa en Argentina, los aciertos y muchas cosas por aprender. Esta comunicación en papel fue sumando páginas, color y diseño, llegando a los socios con las vivencias de las jornadas a campo, los resultados de ensayos, las recomendaciones de los diferentes especialistas, las innovaciones organizativas e institucionales, las tecnologías de insumos y procesos, las acciones de nuestros Programas (Regionales, Agricultura Certificada, Sistema Chacras, Prospectiva Tecnológica, Red de Manejo de Plagas e Internacional), los Congresos de Aapresid, más noticias y novedades del ecosistema agropecuario.

Ello fue posible gracias a la generosidad de los productores y técnicos en compartir sus conocimientos y experiencias, a nuestros socios, al invalorable aporte de prestigiosos académicos y pensadores, y al apoyo de instituciones y empresas. Así como la siembra directa evolucionó y creció en Argentina, las Revistas de Aapresid también lo hicieron. Nuestro compromiso con la sustentabilidad y espíritu innovador, llevamos las publicaciones a la tecnología 4.0, con la premisa de maximizar la cantidad de conocimiento por unidad de superficie, la información sea más accesible y llegue más rápido. La era digital nos permite eso y mucho más que estará por venir. Estamos reescribiendo la agricultura, con los desafíos que demanda el mundo e imprime el cambio climático. Página a página, seguiremos fortaleciendo el sistema de siembra directa, el cuidado de los suelos, la biodiversidad y la calidad del ambiente, y al mismo tiempo potenciar la producción, la rentabilidad de la empresa agropecuaria y el beneficio para la sociedad. Hoy, las Revistas de Aapresid cumplen 200 ediciones. Tenemos más de 200 razones para llegar a vos con el mejor contenido. Seguinos acompañando, todavía queda mucha tinta, innovaciones e historias por contar.

14

REVISTA AAPRESID

Agradecemos a cada uno de los que han colaborado en hacer cada vez más grande y mejor nuestras Revistas, a Victor Trucco y los presidentes de Aapresid que lo sucedieron, a los directivos, al a los diferentes responsables de publicaciones (Daniel Canova, Martín Ambroggio, Santiago Lorenzatti, Daniel Peruzzi, María Eugenia Magnelli, Victoria Cappiello y Rodrigo Rosso) y al staff que acompañaron durante todos estos años. Gracias a todos nuestros socios, al soporte incondicional del INTA, a todos los técnicos y especialistas que participaron generosamente y el apoyo de las empresas e instituciones. Particularmente queremos agradecer a nuestros lectores, por confiar en el carácter de la información.


REVISTA AAPRESID

15


INSTITUCIONAL

Se viene el 30° Congreso Aapresid y ¡ya tenemos fecha! ¡Sí, leíste bien! Del 10 al 12 de agosto de 2022 será la 30° edición de nuestro Congreso anual y estamos preparando algo muy especial para celebrarlo.

Del 10 al 12 de agosto del 2022 tendrá lugar la edición número 30 de nuestro Congreso anual. Tendrá un formato híbrido, que combinará la virtualidad y la presencialidad, en la medida que las medidas por Covid-19 lo permitan. Durante dos días y medios, 6 salas de conferencias con 90 espacios para charlas, albergarán a destacados especialistas y referentes nacionales e internacionales del ecosistema agropecuario y más también. De cara a los temas que se abordarán, el año que viene volveremos a las bases de Aapresid y la salud del suelo será uno de los ejes temáticos centrales, porque estamos convencidos de que los suelos sanos son la base del futuro de la humanidad. Hoy no alcanza con conservar el suelo, debemos regenerarlo y maximizar su actividad biológica.

16

REVISTA AAPRESID

No se trata únicamente de resolver los síntomas de las problemáticas que afectan a los sistemas de producción, sino de comprender mejor sus causas para poder dar mejores respuestas. Sabemos que el manejo de sistemas biológicos es muy complejo y para eso recurrimos a la ciencia y a una mirada sistémica para entender el funcionamiento de los ecosistemas. Frente a un contexto de cambio climático, donde hoy la agricultura es más víctima que causante de su efectos, mostraremos que los sistemas siempre verdes pueden ser una herramienta para su mitigación -vía secuestro de carbono- y también para su adaptación por su mayor resiliencia. En este camino, compartiremos todas las tecnologías que hacen al manejo de culti-


vos con una mirada sistémica y rotaciones diversas por región. Barreras para no rotar hay muchas, pero sin rotaciones intensas y diversas que tiendan a imitar el ambiente natural de cada región es imposible cumplir con la tarea de regenerar los suelos. Aquí también juegan los sistemas integrados con la ganadería, que aportan al ciclado de nutrientes, la biodiversidad y la diversificación de actividades productivas. También haremos foco en la bioeconomía, su potencialidad y todas las oportunidades que se abren a partir de este concepto con el objetivo de estar mejor preparados para los tiempos que se avecinan. Todos los avances en biotecnología, lo nuevo en maquinarias agrícolas y la digitalización de la agricultura también estarán presentes. Tampoco faltarán los temas relacionados con la educación y la comunicación, ejes centrales que demandan toda nuestra responsabilidad y que nos presentan grandes desafíos. Destacados referentes, hablarán sobre las políticas públicas y legislaciones necesarias para

fomentar la adopción de sistemas de producción que contribuyan a la regeneración.

Y para los interesados en interactuar con Aapresid a lo largo de todo el año, cada semana del 2022 continuaremos con Agenda Aapresid, nuestro propio canal para estar cerca de todos los productores y brindar información útil para la toma de decisiones en el mejor momento. Contenido abierto y gratuito para todo el público, accesible desde nuestra web.

Planeado desde un enfoque holístico, este Congreso se viene con todo. En las próximas revistas compartiremos más novedades y cuál será nuestra sede. Te invitamos a seguirnos también en nuestras redes para no perderte nada. Estamos armando el escenario para la innovación de triple impacto, ¡prepárate para sorprenderte!

EDICIÓN 2022

REVISTA AAPRESID 10 al 12 de agosto

17


INSTITUCIONAL

Cuando la unión hace la fuerza INTA y Aapresid renovaron su compromiso de trabajo colaborativo en el Sistema Chacras. Una unión público-privada que comparte el objetivo de la sustentabilidad agropecuaria.

Hace una década nació el Sistema Chacras de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), en ese camino, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) fue un aliado estratégico desde los inicios. El 10 de noviembre de 2021 fue uno de esos días que se marcan en el calendario. Aapresid y el INTA renovaron su compromiso de trabajar colaborativamente en pos de la sustentabilidad agropecuaria. La Estancia San Nicolás (Uranga, Santa Fe) fue el marco del evento, donde las autoridades de ambas instituciones firmaron un acuerdo de cooperación por 6 años más. Por: Ing. Agr. María Eugenia Magnelli para Aapresid

18

REVISTA AAPRESID

“Impulsar sistemas de producción sustentables de alimentos, fibras y energías a través de la innovación, la ciencia y la gestión del

conocimiento en red es la misión de Aapresid y el programa Sistema Chacras es un pilar fundamental para cumplir con estos objetivos”, señaló el presidente de Aapresid David “Bachi” Roggero. Y agregó: “Sistema Chacras genera conocimiento científico para responder a la demanda del productor permitiendo el desarrollo local a través del agregado de valor, teniendo como premisa fundamental los aspectos económico/productivos, ambientales y sociales”. Reforzando el concepto de Agricultura Siempre Verde y el desafío de potenciar una fotosíntesis que asegure la supervivencia de las empresas y el ambiente, Roggero indicó: “Nada más fácil que mirar, entender e imitar a la naturaleza, pero nada más difícil que simular la complejidad de la naturaleza. Y eso nos exige conocimiento con rigor científico”.


Antes de finalizar, el presidente de Aapresid destacó la labor del INTA y de sus técnicos que acompañaron todos estos años de crecimiento y aprendizaje del programa Chacras. Manifestando la importancia de fortalecer la vinculación público-privado para encontrar más rápido las respuestas que demanda la sociedad y los sistemas productivos bajo el paraguas de la sustentabilidad. En línea con esta visión, Susana Mirassou, presidenta del INTA, dijo: “Ante los cambios en la demanda mundial de alimentos, en los paradigmas de innovación y el cambio climático, necesitamos integrar la ciencia a la demanda a través de la articulación tecnológica, la cooperación institucional y la comunicación, que conduzcan un desarrollo innovador a la medida de las necesidades locales y acorde a las particularidades de cada territorio”.

Mirassou advirtió que la innovación exige transponer las fronteras institucionales creando espacios de articulación científico-tecnológicas, coordinando con actores público-privados, teniendo al productor como principal protagonista. La mandataria remarcó: “Para el INTA, el Sistema Chacras fue y será un camino que nos facilita y ayuda a cumplir con los objetivos del Plan Estratégico Institucional. Festejamos esta renovación del Convenio para aunar esfuerzos, felicitamos a todos sus protagonistas y auguramos por los próximos 6 años de trabajo juntos”, finalizó.

AUSPICIA

A partir de los logros alcanzados y con el compromiso de afrontar los desafíos actuales y futuros desde un enfoque holístico, Aapresid refuerza su convicción de que “aprender produciendo” y el trabajo en red es clave, porque la unión hace la fuerza, y la firma de este acuerdo lo reafirma.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL REVOLUCIONANDO LA AUTOMATIZACIÓN EN TU COSECHA

AXIAL-FLOW

SERIE 250

AXIAL-FLOW

SERIE 150

7 MODELOS PARA TODO PERFIL DE PRODUCTOR Y CONTRATISTA PROFESIONAL. 4150 • 5150 • 6150 • 7150 • 7250 • 8250 • 9250 REVISTA AAPRESID

caseih.com.ar

19


Las Chacras, las grandes protagonistas Distribuídas en distintas regiones agroecológicas de ocho provincias de país -Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Santiago del Estero, Córdoba, San Luis, Neuquén y Río Ne-

gro-, las diez Chacras activas, combinan el conocimiento empírico con la ciencia y la tecnología para alcanzar objetivos concretos. ¿Las conocemos?

Chacra

Finalidad

CHACRA JUSTINIANO POSSE

Acortar la brecha productiva de los sistemas agrícolas en ambientes con y sin napa.

CHACRA PERGAMINO

Sostener la salud del suelo a través de la intensificación, diversificación y eficiencia del uso de los recursos.

CHACRA VINPA (Valles Irrigados Norpatagónicos)

Ajustar modelos productivos sustentables bajo riego en los valles irrigados del Norte Patagónico.

CHACRA BANDERA

Generar prácticas de manejo integrado para el control de las malezas resistentes.

CHACRA SURGENTES-INRIVILLE

Dinámica de la napa y manejo integrado agro-hidrológico, a nivel de cuenca.

AGREGADO DE VALOR

Análisis de alternativas de agregado de valor en origen.

CHACRA SUR DE CÓRDOBA

Sostener la capacidad productiva del suelo e identificar indicadores de sustentabilidad.

CHACRA SACHAYOJ

Reducir la brecha productiva en un marco de sustentabilidad biológica, económica, ambiental y social.

CHACRA SUR OESTE DE CHACO

Recuperar la salud de los suelos agrícolas.

AMÉRICA

Mejorar la productividad en ambientes salinos sódicos.

Bioceres no sólo nació del seno de Aapresid sino que lo hizo con el mismo espíritu disruptivo. Así como en el 89´ un grupo de “locos” impulsaron un nuevo paradigma agrícola; a finales del 2001, en plena crisis del país, el mismo grupo de "locos" entendimos que podíamos ser protagonistas en el desarrollo de biotecnología. Con obstinada dedicación, y con una sana provocación es que estamos seguros de que ambas organizaciones podrán seguir alcanzando nuevos desafíos. ¡Adelante!

20

REVISTA AAPRESID


REVISTA AAPRESID

21


SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

Sumando quintales de la mano de la intensificación sustentable La regional Laboulaye lideró una jornada virtual dedicada a este concepto que apunta a ser más eficientes en el uso de los recursos disponibles. Experiencias reales contadas en primera persona.

22

REVISTA AAPRESID


Convencidos de la importancia de aportar carbono a los sistemas mediante la incorporación de más cultivos en el campo, los miembros de la regional Laboulaye llevaron adelante su jornada UPA -Un Productor en Acción- haciendo foco en la intensificación.

Luego de la bienvenida a cargo de Nicolás Bianchotto, presidente de la regional, tomaron la batuta Leticia Avedano, asesora técnica de la regional (ATR) y Santiago Rubíes, socio de Aapresid, para dar inicio a la jornada que convocó a diversos especialistas.

Intensificar para sumar quintales y ambientes más sustentables La intensificación aporta valor a la sostenibilidad y productividad de los sistemas, junto con las rotaciones y nutrición balanceadas y el manejo de las malezas problemas, según explicó Pía Bonamico de la Mesa Intercambio Agrícola de la zona centro CREA. Incorporar gramíneas en las rotaciones de cultivos contribuye significativamente a aumentar los rendimientos: “Cuando las rotaciones pasan a tener entre 40-50% de gramíneas, el incremento de rendimiento de la soja en los últimos años promedia los 10 quintales”, afirmó Bonamico. En este

sentido, las rotaciones agrícolas con mejor balance entre gramíneas y leguminosas mejoran la productividad de los sistemas y el stock de carbono. Los cultivos de servicios (CS) son la herramienta principal que tiene la región para intensificar. “Vemos una mejora en la elección de los ambientes para trigo y la incorporación de CS”, comentó. Según explicó la especialista, el aporte de los mismos al control de malezas es significativo y está en el orden del 40% ya que retrasan el crecimiento de las mismas.

REVISTA AAPRESID

23


Los motivos para intensificar pueden ser mejorar la infiltración de los suelos, generar cobertura, cambiar la dinámica nutricional de los suelos, entre otros: “La intensificación bien planificada se asocia con mejoras en la captura de recursos y aumentos en los niveles de materia orgánica”, señaló Bonamico. En cuanto al manejo de CS en suelos con napa lejana, recomendó realizar cuatro

momentos de mediciones con distintos indicadores para evaluar el desempeño de los cultivos: “En la mayoría de los casos, el costo hídrico desaparece al momento de la siembra del cultivo de verano”. Para el cultivo de trigo, la especialista sugirió posicionarlo en lotes con influencia de napa “ya que allí está la estrategia económica de las empresas”.

Intensificar cultivos de cosecha en primera persona Santiago Rubíes, socio de la regional, compartió sus resultados basados en una rotación trigo-soja-maíz de 14 años, que le permitieron mantener buena cobertura en los lotes, balance positivo de carbono y mejorar los porcentajes de materia orgánica. “El inconveniente que tenemos hoy es la necesidad de nitrógeno para los cultivos de trigo y maíz”, advirtió el productor respecto al manejo agronómico, requerimientos y riesgos de heladas en la zona. En este sentido, recomendó elegir trigos tolerantes a heladas. “Estamos convencidos de esta rotación, creo que es la más sustentable para el suelo, si uno sale de las praderas, el suelo permanentemente está cubierto todo el año”, cerró.

ficación de sistemas con cultivos de generación de granos: “No solo impactamos sobre los nutrientes sino que generamos nuevos paradigmas asociados a la física del suelo, al mejorar la porosidad de los mismos”. Estos cambios permiten un mejor movimiento de agua de los sistemas de producción y un mejor anclaje asociado a las raíces: “El cúmulo de agua que generamos en el tiempo, nos permite tener alrededor de un 30 o 40% de mejoras en la productividad acumulada”. En aquellos ambientes donde no se permite el doble cultivo se está pensando en estrategias de mejora en fertilidad química con cultivos de servicios para capturar nutrientes y mejorar la porosidad de los suelos.

Por su parte, el Ing. Agr (MSc, Dr.) Cristian Alvarez aportó información sobre la intensi-

¿Cómo intensificar con cultivos de servicios?

24

Rubíes planteó una intensificación de sistemas a base de cultivos de servicios. “La idea es mantener el suelo cubierto la mayor parte del año”, insistió.

de siembra a mediados de mayo y 12 kg de vicia y 2 kg de triticale: “La necesidad del nitrógeno en los suelos es muy grande y por eso estamos insistiendo en la vicia”, contó.

Su experiencia con el cultivo vicia y triticale demuestra que una rotación trigo - soja - vicia/triticale - maíz tardío - vicia/triticale - soja es un camino posible para devolver la fertilidad biológica y salud a los suelos, y aumentar la productividad. Esto fue posible con siembras neumáticas y barre rastrojo, fechas

Si bien el consumo de agua por parte de los CS preocupa en la zona, “saber cuándo cortar el ciclo es muy importante y es una decisión empresarial”, señaló.

REVISTA AAPRESID

Por su parte, el Ing. Agr. Cristian Alvarez habló sobre las estrategias de intensificación


asociadas a la química y física del suelo para la cosecha de nutrientes vinculados a cultivos de servicios como vicia: “La valoración que le damos a la vicia no es solo por su aporte al incremento del rendimiento sino también por su aporte en los registros de carbono orgánico soluble”. A su turno, el socio regional Pablo Chicco compartió su experiencia de intensificación e integración con ganadería en el sur de

Córdoba, sobre suelos con problemas de anegamientos y salinidad. “La rotación es 50% maíz y 50% soja, intercalando con cultivo de centeno”, contó. Los rastrojos reciben un pastoreo suave y criterioso, en un momento estratégico de la cría. Esto les permite no hacer reservas y aumentar en 10 puntos la preñez y en 10 kg el destete de los terneros, y estabilizar los rindes de maíces tardíos.

Nos acompañaron en este evento

Perspectivas climáticas para la campaña Al final de la jornada, la licenciada Stella Carballo adelantó que el evento Niña “tendrá su mayor efecto en noviembre y diciembre, con una salida a mediados de enero, finalizando hacia marzo”. Para esta campaña se conformó un calentamiento en el Atlántico que permite el ingreso de humedad para la generación de nuevas precipitaciones: “Para armar esas

lluvias necesitamos frentes y en la Niña ese es el problema, ya que los sistemas quedan bloqueados”, explicó. “En Diciembre será cuando más va a apretar a la lluvia”, advirtió la especialista por lo que recomendó ajustar fechas de siembra, utilizar variedades que se adapten mejor a lluvias sin continuidad y evaluar los niveles de la napa.

REVISTA AAPRESID

25


SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

Dos empresas se pusieron la misma camiseta para ganar un partido en campo de juego complicado El establecimiento ‘El Ceibo’ es un claro ejemplo de que “la unión hace la fuerza”. A partir de una alianza entre empresas, pasaron de un campo de cría empobrecido a un sistema agrícola-ganadero totalmente estabilizado.

26

REVISTA AAPRESID


El Ceibo, un establecimiento cercano a la localidad de Bolívar, abrió las tranqueras para compartir su experiencia en un campo de cría que desde hace tres años lleva adelante una alianza estratégica para potenciar aquellos lotes con mayor aptitud agrícola, favoreciendo un esquema de rotaciones con girasol, maíz en baja intensidad, cultivos de

servicios con fines agropecuarios, que permitieron maximizar los beneficios. Para conocer la historia y el trabajo que hay detrás, la regional Bolívar fue la encargada de organizar este encuentro que tuvo lugar el 12 de noviembre y que contó con la presencia de más de 150 personas y el acompañamiento de 40 empresas e instituciones.

250 vacas y un campo empobrecido A partir de una herencia familiar, en el año 2010, la contadora Adriana Cisneros, tuvo que hacerse cargo de la producción de un campo de cría muy empobrecido y con varias deficiencias estructurales y productivas, y con un rodeo de 250 vacas. Para hacer frente a este escenario desafiante, en mayo de 2014, Adriana decide contactar al Lic. Mariano Iturriaga y le propone transitar juntos el camino de mejora del establecimiento. Después de haber lidiado y atravesado inundaciones, problemas de un rodeo envejecido, lotes enmalezados que venían de pastura sobre pastura y una agricultura de subsistencia a la que acudían solo para limpieza de los lotes, decidieron pegar el volantazo juntos y encarar un cambio radical. Como primer paso, se reemplazó el rodeo y se pasó de hacienda pampa a hacienda Aberdeen Angus. Por el lado de la agricultura, les estaba costando encontrarle la vuelta para comenzar, hasta que sin querer

Mariano se reencuentra con un viejo alumno, el Ing. Agr. Emanuel Diaz quien trabajaba para una empresa grande, y a quien invitaron a sumarse al equipo. A partir de allí, pusieron manos a la obra y diseñaron un plan de rotaciones específicas para cada lote, incorporando cultivos de servicio, verdeos y todo lo que estuvo a su alcance para aumentar la frontera de la agricultura, aunque sin perder el objetivo principal que era la ganadería. ¿Cuál fue el resultado de esta simbiosis? Actualmente, el campo de 900 hectáreas, destina 500 has para cría y 300 para agricultura, y está totalmente estabilizado y en continua mejora. “La acción simbiótica que logramos entre las dos empresas fue fantástica, y estoy convencido de que los logros obtenidos tienen su sustento en el factor humano y la capacidad de entendimiento y paciencia entre las partes”, destacó Mariano.

REVISTA AAPRESID

27


¡Hora de salir al campo! Manejo de fungicidas en trigo y girasol en los márgenes “Tomarse el tiempo para repasar algunos conceptos clave, nos ayuda a entender mejor cómo funcionan los productos y así poder tomar mejores decisiones”, afirmó el Ing. Agr. Fernando Murillo (ST Syngenta), quien tuvo a su cargo la charla sobre aplicación de fungicidas en trigo, con alguna mención en cebada. El aumento en la superficie de cultivos de cosecha fina y la influencia de enfermedades vienen de la mano con el creciente uso de fungicidas, por lo tanto, se deben tener cada vez más consideraciones al momento de decidir una aplicación. Conocer la dinámica de las enfermedades en los lotes resulta clave en esta tarea, por eso el especialista repasó el ciclo de desarrollo de algunas de ellas, como la Roya amarilla, Roya de la hoja y Roya del tallo. Nunca está de más recordar que las visitas al campo y el monitoreo continuo, además

28

REVISTA AAPRESID

del conocimiento de umbrales y conceptos de incidencia y severidad, resultan fundamentales para llegar a tiempo con las aplicaciones y lograr buenos resultados sanitarios, remarcó Fernando. En el ensayo a campo se mostraron los resultados obtenidos con tres productos: Amistar Xtra, Elatus Ace y Miravis Triple, y los momentos de aplicación óptimos para cada uno. Para conocer detalles sobre el manejo de girasol en la zona, especialmente en campos marginales, el Ing. Agr. Mariano Moro (ATR Regional Guaminí-Carhué), lideró la recorrida por distintos ensayos comparativos de rendimiento y respondió preguntas vinculadas a malezas, enfermedades e insectos clave, productos recomendados y momentos óptimos de aplicación.

El aumento en la superficie de cultivos de cosecha fina y la influencia de enfermedades vienen de la mano con el creciente uso de fungicidas


Expandir la superficie cultivable de la mano de los cultivos de servicios Desde que la regional Bolívar comenzó a participar en la Red de Cultivos de Servicios de Aapresid, se vienen evaluando distintos cultivos, fechas de siembra y niveles de fertilización, entre otras cosas. El objetivo es conocer qué alternativas y posibilidades de manejo se adaptan mejor y son más beneficiosas para la zona y para cada lote en particular. Hasta el momento, se observan buenos resultados no solo en el control de malezas y en la fijación de N, sino que se evidencian balances positivos de carbono y mejora estructural en el perfil, lo que favorece a la infiltración y permanencia de agua en el perfil. “Creemos que los cultivos de servicios no son un único camino a seguir, sino que son una herramienta más que vale la pena conocer y utilizar para la estabilización y mejora de nuestros sistemas”, afirmó la Ing. Agr. Victoria Sotullo, vicepresidente de la regional Bolívar y responsable del seguimiento de los ensayos de cultivos de servicio (CS).

A pesar de los costos en los que se incurre al implantar un CS, se obtiene una ganancia que se refleja tanto en un menor impacto ambiental -por la reducción en el uso de productos durante el barbecho largo-, sino que en ciertos casos, como por ejemplo con un CS de vicia villosa inoculada y fertilizada, se obtuvo un MB positivo en el cultivo de maíz sucesor. Con la alternativa Vicia+Centeno, también se evidenciaron márgenes brutos positivos pero inferiores a los registrados con la opción de vicia sola. La segunda parte de esta sección estuvo a cargo del Ing. Agr. Emanuel Díaz, quien comentó en detalle la experiencia de utilización de CS en el sistema mixto del establecimiento “El Ceibo” y cómo los incluyeron en sus rotaciones para mejorar la capacidad productiva de los lotes agrícolas y poder expandir la superficie cultivable.

“Creemos que los cultivos de servicios no son un único camino a seguir, sino que son una herramienta más que vale la pena conocer y utilizar para la estabilización y mejora de nuestros sistemas”

REVISTA AAPRESID

29


Suelo: las calicatas tienen la posta “El suelo es algo que nos habita, todo lo que tenemos pasó por el suelo, de él nace todo lo que somos”, dijo el Ing. Agr. Alberto Quiroga del INTA Anguil, durante el inicio de su charla en la que habló sobre cómo se expresan los suelos frente a la influencia de nuestro manejo y los indicadores visuales en calicata que nos hablan de cómo está actualmente. El suelo no es algo estático, es muy sensible y cambiante, pero se toma su tiempo para sus procesos, sobre todo para aquellos vinculados a la sustentabilidad que requieren por lo menos 10 años de efectos acumulados. “Siempre que hacemos algo, el suelo acusa, responde y el gran desafío es aprender a identificar esa respuesta”, afirmó el especialista. Es muy importante empezar a mirar el suelo como un sistema complejo con múltiples variables para comprender mejor los resultados que obtenemos. Por ejemplo, el nivel de fertilidad que arrojan los análisis de suelo no siempre refleja la fertilidad real

30

REVISTA AAPRESID

del mismo. La capacidad que tienen las raíces de los cultivos para acceder a esos nutrientes está directamente condicionada por la estructura que posee el suelo y la densidad de los agregados que presenta. Este es un gran punto a considerar, ya que a veces es imposible para las raíces explorar el interior de algunos agregados muy densos pero que guardan un gran nivel de nutrientes en su interior, que de hecho se ven reflejados en los análisis (luego de un tamizado y desagregado, los nutrientes allí están). Por estas cuestiones es importante conocer nuestro suelo y aprender a interpretar lo que nos cuenta, “aprender a hablar su propio idioma”, sentenció Quiroga. El ingeniero brindó numerosos tips y recomendaciones para lograr una mejor interpretación y manejo de los suelos. “Hoy en día tenemos la tecnología suficiente para hacer lo que queramos, el problema es que muchas veces no sabemos cuándo tenemos que optar por una u otra tecnología. Lo que nos falta es conocimiento, análisis e interpretación”, concluyó.


Las empresas más humanas son más sustentables El broche final para esta jornada repleta de actividades y aprendizaje estuvo a cargo del Med. Vet. Carlos Peñafort quien habló de las relaciones humanas como factor de producción y buen desempeño de las empresas agropecuarias. El especialista puso como ejemplo la relación construida entre los miembros del equipo que llevan adelante la producción del establecimiento “El ceibo” y generó un espacio de debate e intercambio muy enriquecedor entre todos los presentes que finalizó con agradecimientos y valorización de los logros alcanzados conjuntamente

REVISTA AAPRESID

31


SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

Y se va la segunda Planificación territorial, balance ambiental y la presentación del Sistema Chacras, fueron los ejes del segundo encuentro de la tríada de diálogos organizada por Aapresid, con el apoyo de Land Innovation Fund.

Por: Ing. Agr. María Eugenia Magnelli para Aapresid

32

REVISTA AAPRESID


La tríada de diálogos virtuales “Propuestas para la acción: la innovación colaborativa para el desarrollo de sistemas de producción sustentables”, organizada por Aapresid, con el apoyo de Land Innovation Fund (LIF), concretó su segundo encuentro el pasado 19 de noviembre haciendo foco en conocer cómo la visión holística de la producción sustentable se aplica a la producción agrícola en general y a la de soja en particular. Este segundo LID -Land Innovation Dialogues- contó con la participación de académicos referentes de la cadena de soja de Sudamérica y productores agropecuarios, y fue moderado por María Augusta González, de la Regional Rosario, y Edgard Ramírez, de la Regional Monte Cristo.

Planificación territorial y balance ambiental Para entrar en contexto, el Ing. Agr. y docente Jorge Adámoli (UBA) explicó que “desde la revolución neolítica, se sustituye vegetación nativa por cultivos, lo que permitió el desarrollo de la civilización y el crecimiento de las naciones”. El especialista se detuvo en el dilema entre soja sin deforestación o conversión, para decir que “como nicho de producción es positivo, caso contrario, las barreras para-arancelarias tendrían un impacto negativo”. “Europa es líder en políticas ambientales, tienen mucho para aportar pero no pueden predicar con el ejemplo. Allí desaparecieron los bosques y se los reemplazó por

cultivos. Como ejemplo de conservación de bosques, me quedo con lo que estamos haciendo en Formosa”, destacó. Específicamente sobre el cambio climático, Adámoli dijo que en Argentina un tercio de las emisiones corresponden al sector agrícola, lo que representa un 0.26% del total mundial. Y dentro del sector agrícola, una décima parte es por cambio del uso del suelo, lo que representa un 0.026% del total mundial. Mirando del otro lado, los países del G20 se llevan el 75% de las emisiones. Con foco en el Gran Chaco Argentino, el especialista compartió datos de 2020 que

INSUMOS AGRÍCOLAS INSUMOS

Y TODO TODO LO LO QUE QUE TU CAMPO NECESITA Y

FERTILIZANTES FERTILIZANTES || SEMILLAS SEMILLAS || INOCULANTES INOCULANTES | SILOS COMPRA COMPRAONLINE ONLINE EN EN AGROFY AGROFY ¿Querés ¿Queréslolomejor mejorpara para tu tu cultivo? cultivo? Comprá online todo lo que Comprá online todo lo que necesitás necesitáspara paratutucampo campo con con financiación y beneficios financiación y beneficios exclusivos exclusivos

buscá buscá compará compará

comprá online online comprá

El mercado online del agro El mercado online del agro REVISTA AAPRESID agrofy.com.ar agrofy.com.ar

33


indican que el 28% de la superficie de esta zona fue incorporada a la producción agropecuaria, mientras que el 72% restante es superficie sin transformar. “No podemos hablar de emergencia o amenaza a la biodiversidad, sabemos que hay cosas que se están haciendo mal, pero que se pueden mejorar”, afirmó. En ese sentido destacó la importancia de trabajar en acciones que hacen a la sustentabilidad, como el ordenamiento territorial y la recuperación de tierras degradadas. Además, remarcó su preocupación por las barreras para-arancelarias en soja y el programa deforestación cero, que según considera impactan negativamente sobre el crecimiento. De lleno en la cadena de soja, Luis Zubizarreta (ACSOJA) habló de las oportunidades detrás del grano. En esa línea comentó que “la soja es la fuente más barata de proteínas, colaborando en la alimentación humana y animal, la harina, el aceite, los biocom-

34

REVISTA AAPRESID

bustibles, los subproductos y nuevos usos, hablan de su importancia”. Y agregó: “El complejo sojero es mucho más que alimentos, el agregado de valor a sus productos es fuente de trabajo y motor económico”. Argentina, destacó Zubizarreta, tiene ventajas competitivas, que se asocian, entre otras cosas, a la cercanía entre las principales zonas de producción y los puntos de industrialización y puertos, lo que denota mayor eficiencia en el transporte. “Los biocombustibles son una gran oportunidad para acceder al mercado europeo, además estamos midiendo el ahorro de GEI por el reemplazo de combustibles fósiles”, acotó. Antes de finalizar, mencionó que la industria está comprometida con el uso de soja sustentable y destacó a Aapresid por ser líder en producir bajo esa premisa.

“Los biocombustibles son una gran oportunidad para acceder al mercado europeo, además estamos midiendo el ahorro de GEI por el reemplazo de combustibles fósiles”


Yendo más al lote, Alejandro Cuadra (CUAECO) contó la experiencia de su empresa en el noroeste argentino, que comenzó prestando servicios de monitoreo de plagas y con el tiempo apostaron a reemplazar la tecnología de insumos por la de procesos. En ese camino, incorporaron cultivos de servicios para recuperar la estructura de los suelos, la fertilidad química y la actividad biológica. Sobre este punto, comentó que en el norte de Salta siembran vicia, avena y centeno, previo a la cosecha de soja, y bajo ese esquema no requieren aplicar herbicidas y fijan nitrógeno, favoreciendo la biodiversidad y resiliencia del ecosistema. También implantan rabanito forrajero, por ser un gran descompactador de suelo, lo que les permite reducir las labores mecánicas de subsolado y el consumo de energía, y favorece la infiltración. El representante de CUAECO reconoció que hacer una agricultura siempre verde en

zonas de clima mediteraneo con escasas precipitaciones no es fácil. Sin embargo, en el área de Tucuman, Salta y Santiago del Estero, se realizan siembras anticipadas. Entre las opciones que están evaluando, contó sobre la siembra de crotalaria, que en 3 meses desarrolla gran biomasa. “Con 280 mm de lluvia producimos 3000 kg/ha de soja. Esto requiere estar en el campo y seguir de cerca todos los procesos. Cambiar el sistema da más oportunidades de las que uno cree”, enfatizó y agregó: “Estamos creando biodiversidad y recuperando la periferia de los lotes, muy necesaria para los ambientes”.

“Estamos creando biodiversidad y recuperando la periferia de los lotes, muy necesaria para los ambientes”.

Los tres oradores coincidieron en la importancia de discutir estos temas y que es sano realizar una autocrítica de las cosas que no se hacen bien, las cuales se deben sancionar y encararlas con políticas claras que involucren a todos los actores. Al mismo tiempo, se debe reconocer y premiar a quienes producen de forma sustentable, certifican y cumplen la legislación vigente.

REVISTA AAPRESID

35

elabcrural.com


Visión sistémica y protagonismo horizontal de la mano de Sistema Chacras En la segunda parte del diálogo, Rodolfo Gil, director académico de Sistema Chacras, presentó el Sistema Chacras, liderado por Aapresid en colaboración con el INTA. “Hoy, para ser competentes, necesitamos producir más alimentos, fibras y energía, y necesitamos hacerlo de la mejor manera posible”, advirtió. “En la agricultura tradicional, modificábamos el ambiente de forma que la planta exprese su potencial de rendimiento, valiéndonos de las labranzas y la tecnología de insumos. Hoy buscamos algo diferente, adaptamos las plantas y la tecnología a cada ambiente buscando el potencial productivo”, dijo. La tecnología de procesos varía según el ambiente y la generación de conocimiento para cada condición es clave. Bajo esa premisa, hace 10 años se constituyó el Sistema Chacras de Aapresid, un sistema integrado de trabajo, para el desarrollo de tecnologías agropecuarias sustentables, ajustadas a las condiciones particulares de los diferentes ambientes y sistemas de producción. “Ponemos el conocimiento empírico del productor al lado de la ciencia. Aprender produciendo y ser protagonista del propio desarrollo es la mejor manera de transmitirlo”, concluyó el académico. Pasando a experiencias concretas, Pablo López Anido (Aapresid) explicó que la

Chacra Bandera se inició para dar respuesta al problema creciente de malezas resistentes, como el caso del sorgo de alepo resistente a glifosato. “Con la mentalidad puesta en la tecnología de insumos y el desconocimiento de las especies, no encontrábamos una solución”, destacó. Frente a este desafío, desde el 2012 comenzaron a evaluar los cultivos de servicios y el foco, que en un primer momento estaba puesto sobre malezas resistentes, se fue desplazando a ajustar las rotaciones, la fertilidad, los balances de carbono y los niveles de napa freática con buenas respuestas. “El ciclo de la Chacra se renovó tres veces. Fuimos desplazando el foco de malezas a la intensificación de la rotación con cultivos de servicio, mejorando la fertilidad del suelo, los balances de carbono y los niveles de la napa freática”, puntualizó.

“Ponemos el conocimiento empírico del productor al lado de la ciencia. Aprender produciendo y ser protagonista del propio desarrollo es la mejor manera de transmitirlo”

Al principio, comenzaron a evaluar los cultivos de servicios en busca de la mejor combinación, y lograron buenas respuestas. “El ciclo de la Chacra se renovó tres veces y, con la incorporación de los cultivos de servicios, el foco de estudio estuvo en ajustar las rotaciones, la fertilidad, los balances de carbono y los niveles de napa freática”, contó. Por su parte, Marcelo Arriola (Director adjunto de Sistema Chacras) se refirió a la Chacra Pergamino - Colón, la cual se cen-

Un cordial y afectuoso saludo para Aapresid, y muchas felicidades por la edición Nº 200 de su revista mensual. Les enviamos nuestros mejores deseos para que puedan continuar creciendo e impulsando una nueva agricultura. Los saludamos atentamente, Fitoquímica.

36

REVISTA AAPRESID


tró en la evolución del carbono del suelo frente a distintos esquemas de rotación. “Con la agricultura siempre verde tenemos más lombrices, mejoramos la estructura de los suelos y bajó un 34% sus niveles toxicológicos”, contó Arriola. En el camino de la intensificación sustentable de la rotación y de la mano de los cultivos de servicio, “aprendieron” a usar el rolo para detener el crecimiento de esas especies en forma mecánica y obtener una cobertura pareja, reemplazando los tradicionales herbicidas por ésta herramienta. Luego agregó que, a la hora de analizar resultados, dejaron el margen bruto para lo último, permitiendo así que el sistema se exprese y aprendieron que se puede cuidar el ambiente y ser rentables. Tras 9 años de experiencia, ya están por iniciar la Chacra 2. “Aprendemos de la mejor maestra, la naturaleza, que no rotura los suelos, no hace barbecho y es biodiversa. Tenemos que alimentar a los suelos, para que podamos alimentarnos nosotros y las próximas generaciones”, concluyó Arriola. Ubicada en una región agroecológica totalmente diferente, Jorge Mazzieri (Aapresid) comentó las principales características de la Chacra Valles Irrigados de Norpatagonia (VINPA). La misma se centra en desarrollar una producción agropecuaria en una zona con suelos pobres en materia orgánica y 250 mm de precipitaciones al año.

“Los suelos de la zona nos planteaban el primer desafío y entendimos que era indispensable instalar cultivos con una visión formadora de suelo. Por eso, durante el otoño, invierno y primavera, implantamos centeno y triticale para llegar, a los 4 años, al primer maíz”, contó. El exceso de cobertura, las dificultades en la siembra y la inmovilización del nitrógeno por el frío, los llevó a replantear la rotación. En ese camino, ajustaron las láminas de riego para el lavado de sales y la secuencia de cultivos. Cada 2-4 años, apuntaron a las pasturas consociadas (gramíneas y leguminosas) y una rotación intensificada anual (50%-50%) entre trigo, soja, vicia y maíz. Tras 10 años de trabajo, hoy cuentan con excelentes índices productivos de grano y carne: 1 vaca/15-20 has, 4 kg carne/ha/ año, trigo 8 a 10 ton/ha, soja 3.5 a 4.5 ton/ha, maíz 12 a 15 ton/ha y vicia villosa 5 a 6 ton de materia seca/ha.

Tras 10 años de trabajo, hoy cuentan con excelentes índices productivos de grano y carne: 1 vaca/15-20 has, 4 kg carne/ha/ año, trigo 8 a 10 ton/ ha, soja 3.5 a 4.5 ton/ha, maíz 12 a 15 ton/ha y vicia villosa 5 a 6 ton de materia seca/ha.

Para cerrar este espacio, Rodolfo Gil agregó “Chacras no representa un lugar sino un modo de trabajo. Nos une un problema, un objetivo o una necesidad de cambio, en escenarios reales de producción. Con una visión sistémica y protagonismo horizontal, generamos conocimiento para transferirlo y contribuir al desarrollo local de triple impacto: ambiental, empresarial y social”.

Desde Nuseed felicitamos a la Revista AAPRESID por sus primeras 200 ediciones y aplaudimos su compromiso y pasión por difundir la innovación y trabajo de todos los que hacemos el Agro argentino. ¡Felicidades!

REVISTA AAPRESID

37


NUTRICIÓN DE CULTIVOS

Abran paso: el maíz fertilizado toma protagonismo en el este santiagueño Las Chacras Sacháyoj y Bandera se aliaron para ponerle números al impacto de la fertilización nitrogenada en maíz. La magnitud de las respuestas pagó con creces los costos de la práctica.

Por: Vigliecca, E.¹; Morand, V.²; Almirón, S.³ ¹ Gerente técnico desarrollo Chacra Bandera. ² Gerente técnico desarrollo Chacra Sachayoj ³ Coordinación Programa Chacras – Aapresid.

38

REVISTA AAPRESID

El sector agropecuario está vivenciando en los últimos años una intensificación de los sistemas impulsado por la necesidad de incrementar la producción de alimentos y de ser más eficientes con el uso de los recursos naturales (Masaquiza et al., 2017). El noreste argentino no es la excepción, la intensificación de cultivos en los últimos años elevó la tasa de extracción de nutrientes, que en la mayoría de los casos no responde en igual magnitud, generando procesos de degradación y agotamiento de los suelos (Casas, 2000). Durante las últimas décadas, el cultivo de maíz presentó un incremento continuo en su uso, de la mano de las mejoras genéticas y paquetes tecnológicos (Ciampitti et al.,

2010). En este contexto, el nitrógeno (N) es uno de los nutrientes más importantes y que más demanda el cultivo, por sus funciones esenciales en el crecimiento y limitación a la producción (Uhart y Andrade, 1995). En el este santiagueño, la Chacra Sacháyoj y la Chacra Bandera están avanzando en el conocimiento de la respuesta a la fertilización nitrogenada y balanceada en el cultivo de maíz. A continuación, se exponen las experiencias de la campaña 2020/21, donde se evaluó la respuesta a la fertilización nitrogenada en combinación con distintas densidades de siembra en la Chacra Sacháyoj, y la comparación de fertilización nitrogenada y balanceada a un mismo nivel de inversión en la Chacra Bandera. Cabe


aclarar que los suelos de la región son muy ricos en fósforo, potasio y bases, por lo que en general estos elementos no se presentan como deficitarios.

200

150 Pp (mm)

Ambas Chacras se encuentran en un ambiente subhúmedo seco con precipitaciones concentradas en verano. La Chacra Sacháyoj presenta en promedio 800 mm anuales mientras que en Bandera el régimen de precipitaciones es mayor, 930 mm anuales y con gran influencia de napa freática. En la campaña bajo estudio, si bien las precipitaciones fueron menores a la media en ambas zonas, durante el período crítico del cultivo (marzo) la oferta hídrica no fue limitante (Figura 1).

Relación entre la Pp históricas (últimos 25 años) y la campaña 20/21

100

50

0

JUL

AGO

SEP

OCT

NOV

A pesar de las bajas precipitaciones (540 mm anuales), los rendimientos fueron mayores al promedio de la Chacra (7.700 kg. ha-¹) en los dos sitios con antecesor soja (8.338 y 8.925 kg. ha-¹), mientras que el rendimiento promedio del sitio con antecesor trigo fue menor (6.901 kg. ha-¹).

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

Meses

Úl�ma campaña Bandera Úl�ma campaña Sachayoj

Úl�ma campaña Sachayoj

Experiencia Chacra Sacháyoj ¿Existe respuesta a la fertilización N? ¿Qué otras variables de manejo la influencian? Estos interrogantes motivaron la experiencia de la Chacra en la que se evaluó la respuesta de cinco niveles de fertilización (0, 30, 60, 120 y 150 kg N.ha-¹) en combinación de cuatro densidades de siembras (45, 60, 75 y 90 mil semillas.ha-1) en tres sitios (sitio 1, 2 y 3). En los sitios 1 y 2 el antecesor fue soja de primera, mientras que en el sitio 3 fue trigo como cultivo de servicio secado químicamente en antesis.

DIC

Como problemática se destacó el quebrado de caña por debajo de la espiga, influenciado tanto por la condición climática de la campaña como por la susceptibilidad del híbrido empleado en dos de los sitios (1 y 2). Posiblemente esto perjudicó a los tratamientos a medida que se incrementaba la densidad de siembra y la densidad más baja (45 mil semillas.ha-¹) fue la de mejor comportamiento y rendimiento frente a esta condición. En el sitio 3 no se hallaron diferencias significativas de rendimiento entre densidades, pero sí hubo una clara respuesta al comparar testigos sin fertilizante vs. tratamientos fertilizados. Aún así, no fue tan evidente la respuesta al comparar los tratamientos fertilizados con dosis creciente de N (Figura 2).

Histórico (1976-2020) Bandera Historico (20022020) Sachayoj

Figura 1 Rendimiento en kg/ha para distintas dosis de fertilización y distintas densidades de siembra para el sitio 3.

AUSPICIA

Metalfor, la Fertilizadora oficial de Aapresid Conocé más en www.metalfor.com.ar REDREVISTA DE INNOVADORES AAPRESID

39


Figura 2 Rendimiento en kg/ha para distintas dosis de fertilización y distintas densidades de siembra para el sitio 3.

Simplificando las variables, se realizó un modelo lineal que relaciona rendimiento promedio de los tres sitios con el agregado de N, para las distintas densidades (Figura 3), y a partir de la pendiente de dicho modelo (kg de maíz ganados por cada kg de N aplicado) se interpretan tendencias sobre la eficiencia agronómica del nitrógeno (EUN). Con la densidad 45 mil semillas.ha-¹ se obtuvo la menor EUN, aunque su rendimiento fue mayor, lo que indica una menor respuesta al agregado progresivo de N. Se observó un incremento progresivo de la EUN con el aumento de la densidad (4,12; 7,47; 8,80; 6,01 kg maíz ganados/kg N aplicado para las densidades 45 mil; 60 mil; 75 mil; 90 mil semillas.ha-¹ respectivamente), siendo la de 75 mil semillas.ha-¹ la de mayor EUN Figura 3 Modelo de respuesta lineal en función de la dosis de fertilización para cada densidad de siembra.

40

REVISTA AAPRESID

9500

y = 4,1262x + 8364,1

9000 8500

y = 7,4698x + 7202

8000 y = 8,799x + 7382,5

7500

y = 6,0143x + 7314

7000 6500

6000 5500

5000

0

20

40 45 mil

60 60 mil

80

100 75 mil

120 90 mil

140

160


Por otro lado, las respuestas promedio fueron de 323, 849 y 951 kg.ha-¹ para los sitios 1, 2 y 3, respectivamente (Tabla 1). Este último lote fue el que mayor respuesta mostró en relación con el rendimiento promedio de todo el ensayo (13,8 %), probablemente debido a la posible inmovilización de N del antecesor trigo.

Sitio

Rendimiento (kg.ha-¹)

Respuesta (kg.ha-¹)

Respuesta (%)

1

8,92

323

3,6%

2

8,33

849

10,2%

3

6,90

951

13,8% Tabla 1 Rendimiento y respuesta promedio de los tratamientos fertilizados vs. testigo sin fertilizar.

Experiencia en Chacra Bandera ¿Es posible mejorar la nutrición del maíz minimizando la cantidad de insumos a trasladar? De las fuentes nutricionales más utilizadas en la región, ¿cuál permitiría maximizar el rendimiento? Estas preguntas del productor motivaron la experiencia. Los ensayos se realizaron en dos sitios cercanos a la localidad de Bandera y en un sitio cercano a Los Juríes. Los mismos contaban con 21 a 25 años de historia agrícola, con un manejo similar de la fertilización, y antecesor trigo de cosecha. En cada sitio se compararon tres fuentes nutricionales:urea (46%N), sulfan (24% N, 6% S y 11% CaO) y nitrocomplex (21% N, 17% P2O5, 3% K2O, 1% MgO, 5% S, 0,15% Zn) con un testigo

sin fertilizar. Se utilizó una única dosis por fuente (200 kg de urea, 200 kg de sulfan y 150 kg de nitrocomplex), que fue definida en base al costo del insumo y el gasto empresarial destinado a fertilización en la zona (80 u$s/ha). El común denominador de estos fertilizantes fue el N, elemento que más limita la producción a nivel nacional. En todos los sitios se observó la misma tendencia: el tratamiento de mayor respuesta fue urea, seguido de sulfan, nitrocomplex y por último el testigo sin fertilizar (Figura 4). Estas diferencias entre tratamientos fueron explicadas por las diferencias en N aportado, ya que urea aportó el doble de N que sulfán, y casi tres veces más que nitrocomplex.

Rendimientos promedios para cada tratamiento 10000 9000

Rto. en Kg/ha

8000 7000 6000 5000 4000 3000 testigo

Urea

Sulfan

Nitroc.

Don_Eu

7738

9355

9149

8222

Vale_T

4110

7310

6360

La_Pond

6572

7633 8865

8163

6928

Figura 4 Respuesta de rendimiento a tres fuentes en tres sitios (DE, VT, LP).

REVISTA AAPRESID

41


Para comprender las respuestas obtenidas a nivel de sitios se analizaron los niveles de N y S en pre siembra. El sitio DE contó con el mayor nivel de N inicial (101 kg N.ha¹) siendo 15% y 44% superior a los valores de LP (86 kgN.ha-¹) y VT (57 kgN.ha-¹) respectivamente. En DE la mayor disponibilidad de N (suelo + fertilizante) explicaría el mayor rendimiento obtenido con todos los

tratamientos, mientras que en VT, el menor nivel de N inicial explicaría la mayor respuesta de los tratamientos fertilizados (Tabla 2). Al mismo tiempo, en VT los valores de S inicial fueron menores a los demandados para un rendimiento esperado de 9000 kg.ha-¹ (Andrade F., 2002) por lo que se infiere que el sinergismo entre N y S acortó la brecha de rendimiento entre el tratamiento sulfan y urea.

Sitio

Rendimiento (kg.ha-¹)

Respuesta (kg.ha-¹)

Respuesta (%)

1

DE

8616

878

10%

2

LP

7637

1060

14%

3

VT

6353

2243

35%

Rto_hectarea 11000

y = 32,576x + 3464,4 R² = 0,7454

10000 9000 Rendimiento aj. (kg/ha)

Al analizar el aporte total de N (suelo + fertilizante) y su relación con el rendimiento, se observa una relación lineal positiva significativa (p<0.01) (Figura 5). El coeficiente de determinación (R2= 0,74) indicó que el 74% de la variabilidad del rendimiento se explicó por los diferentes valores de N total en suelo. De la ecuación, se interpreta que por cada kg/ha de N que se incrementa en suelo, el rendimiento aumentaría en promedio 32,57 kg.ha-¹.

Tabla 2 Rendimiento y respuesta promedio de los tratamientos fertilizados vs testigo.

8000 7000 6000 Rto_hectarea

5000

Lineal (Rto_hectarea) Lineal (Rto_hectarea)

4000

Figura 5 Rendimiento según N disponible para el cultivo (suelo + fertilizante)

3000

0

50

100

150

200

250

Nitrógeno total (s+f)

Conclusiones En esta primera campaña, se halló respuesta del rendimiento de maíz a la fertilización nitrogenada tanto en Sacháyoj como en Bandera. En esta última localidad, se observó que el N inicial en suelo fue clave en la construcción del rendimiento en cada sitio, y que la magnitud de las respuestas a la fertilización pagó con creces los costos de la práctica. Asimismo, la comparación de insumos a isocosto es información valiosa para la toma de decisiones a nivel empresarial y

42

REVISTA AAPRESID

evidencia la importancia de la relación costo/beneficio por unidad de N, que fue mejor para urea en todos los casos.

bientes, también se torna importante ajustar la densidad de siembra para aumentar la productividad del agua.

En Sacháyoj, en cambio, es esperable que los cultivos se vean más limitados por el recurso agua debido a la ausencia de napa y menores precipitaciones anuales. Sin embargo, las respuestas a la fertilización, aunque menores, fueron también positivas y alcanzan a cubrir los costos. En estos am-

Por último, en ambos sitios quedó en evidencia la mayor respuesta en los lotes con antecesor trigo, un aspecto no menor en un escenario de creciente intensificación de los sistemas productivos del norte dónde cada vez se incluyen más gramíneas de invierno.


BIBLIOGRAFÍA • Andrade, F. H., &; Sadras, V. O. (2002). Bases para el manejo del maíz, el girasol y la soja. Balcarce, Argentina: Ediciones INTA. • Casas R.A. 2000. La conservación de los suelos y la sustentabilidad de los sistemas agrícolas. Disertación acto entrega premio Antonio Prego www.insuelos.org.ar • Cordone, G. y Martínez, F. (2004). El monocultivo de soja y el déficit de nitrógeno. Informaciones Agronómicas del Cono Sur 24(1-4). INPOFOS Cono Sur. Acassuso, Buenos Aires, Argentina. • Ignacio A. Ciampitti, Miguel Boxler y Fernando O. García (2010). Nutrición de Maíz: Requerimientos y Absorción de Nutrientes -. Informaciones agronómicas, 48, (14-18). • Masaquiza Moposita; D. A.; Pereda Mouso, J.; Curbelo Rodríguez; L. M.; Figueredo Calvo; R.; Cervantes Mena, M. (2017) Intensificación de los sistemas agropecuarios y su relación con la productividad y eficiencia. Resultados con su aplicación. Artículo de Revisión. Revista de Producción Animal versión On-line ISSN 2224-7920. • Uhuart, S. A., & Andrade, F. H. (1995). Nitrogen deficiency in maize: I. effects on crop growths, development, dry matter partitioning and kernel set. Crop science, 35(1376-1383)

En Albor creemos en el trabajo colaborativo, por eso estamos orgullosos de ser aliados estratégicos de AAPRESID durante todos estos años, acompañando juntos a los productores de nuestro país. Nuestro reconocimiento por estas primeras 200 ediciones ininterrumpidas, el profesionalismo, dedicación y contribución de AAPRESID al sector agropecuario. ¡Por muchas ediciones más! #Albor

¡8% de descuento y mantenimiento bonificado! Dos primeros servicios para Amarok 2.0 TDI (10.000km y 20.000km) Cuarto y quinto para las Amarok V6 258CV (poseen bonificados los primeros 3)

BENEFICIO PARA SOCIOS AAPRESID REVISTA AAPRESID

43


PLAGAS Y ENFERMEDADES

Malezas: ¿cómo está la situación en las diferentes zonas? Ya salieron los resultados de la encuesta realizada por REM. Te contamos qué pasó con las malezas durante la campaña 2020/21 en los Nodos Regionales de Aapresid.

Como cada campaña, la red de manejo de plagas de Aapresid (REM) realizó la encuesta a sus socios para conocer cuáles son las principales adversidades en las distintas zonas y, en consecuencia, el por qué de muchas de las decisiones productivas. El alcance de la encuesta para la campaña 2020-2021 fue amplio. Las respuestas de los socios representan más de 1.200.000 hectáreas, con la participaron de 35 regionales, lo que muestra la importancia de la territorialidad obtenida. Los datos se analizaron por Nodos Regionales de Aapresid, lo que permitió la territorialización de los distintos aspectos evaluados. En la Figura 1 se observa la cantidad de respuestas por Nodos (Centro, Litoral, Oeste, Oeste Medanoso y Sur).

44

REVISTA AAPRESID

Centro

Litoral

Oeste

Oeste Medanoso

Sur

Figura 1 Cantidad de respuestas por Nodos Regionales de Aapresid.


Instituciones que nos acompañan

REVISTA AAPRESID

45


En lo que respecta al abordaje temático, se indagó sobre las biotecnologías de semillas elegidas y la realización de refugios. Además, se consultó por la priorización de las adversidades bióticas y los modos de acción más utilizados en los controles -según los diferentes tratamientos en los principales cultivos-. Por último, el análisis también tuvo en cuenta el rango de costos en el que incurren los socios por utilizar las herramientas químicas según cada situación.

El ránking de las principales malezas La principal maleza que definió la mayoría de las aplicaciones en barbechos de otoño fue Rama Negra (Conyza sp.), sin dudas la maleza invernal más problemática y de mayor territorialidad en la escena nacional. Ahora bien, si hacemos un abordaje regionalizado, cada Nodo tiene sus matices, y uno de ellos es el sur, donde el complejo de crucíferas (Brassica spp, Hirschfeldia incana, Rapistrum rugosum) tienen mayor preponderancia y son el foco principal de estrategias a la hora de combatir las plantas no deseadas. En los cultivos invernales y según los datos analizados, en aquellos nodos donde el raigrás y el complejo de las crucíferas no son un problema prioritario aún -debido a la no masificación de biotipos resistentes-, no se necesitaron aplicaciones de postemergentes. Los productores del Nodo Sur, en cambio, sí requieren estrategias de control diferente para controlar crucíferas, raigrás y avena fatua principalmente, dentro de sus cultivos. Respecto a los barbechos de primavera, la situación depende en gran medida de los manejos previos que se vienen realizando y las nuevas problemáticas que empiezan a surgir con malezas estivales. La dualidad se da en que Rama Negra (Conyza spp.) sigue siendo el principal foco de atención pero a la vez toma un crucial protagonismo Yuyo colorado (Amaranthus spp.) de cara a los cultivos de gruesa que se desean producir. Si bien no hay una especie que sobresale, el complejo de gramíneas estivales en su conjunto es un llamado de atención a los manejos integrados que debemos abordar.

46

REVISTA AAPRESID


¿Cómo encaran el manejo de malezas? En cuanto al manejo de malezas en cultivos estivales, las aplicaciones apuntaron principalmente al control de Yuyo Colorado, con porcentajes algo dispares según los nodos. Si ampliamos el foco de prioridades, la cuestión se regionaliza aún más. En los nodos comprendidos desde el centro al norte, las gramíneas estivales ganan posición y la ordenes de aplicación se disparan principalmente por Pata de Gallina (Eleusine indica), Capín (Echinochloa spp.) y Sorgo de Alepo (Sorghum Halepense). En el Nodo Sur, en cambio, las Crucíferas son un problema aún vigente en aplicaciones de verano debido al amplio flujo de emergencia. A modo de complemento, en la encuesta se consultó sobre la percepción de eficacia de control de Yuyo Colorado con her-

bicidas PPO (inhibidores de protoporfirinógeno oxidasa) respecto a años anteriores. El 49% de los casos respondieron que no observaron una disminución en el control con este grupo de herbicidas, el 29% dijo que no estaba seguro, mientras que el 22% dijo que sí estima que hubo menor control (16% con PPO preemergentes y 6% con PPO postemergentes). Cabe destacar que estas son estimaciones de los encuestados respecto a sus experiencias frente a años anteriores y en ningún caso son resultados de estudios dirigidos para tal fin. Sin embargo es un motivo valedero por el que debemos ser conscientes en el uso de esta herramienta sumamente necesaria y las consecuencias que puede traer en el corto plazo un uso reiterado y excesivo, con escasa a nula rotación de activos (Figura 2).

Si con PPO preemergentes 15,9%

NOS ACOMPAÑAN

Si con PPO postemergentes 6,1% No 48,7 %

No estoy seguro 29,2%

Figura 2 Eficacia de control de Yuyo Colorado (Amaranthus spp.) con PPO respecto a años anteriores.

REVISTA AAPRESID

47


Alternativas de manejo no químicas También le preguntamos a nuestros socios sobre las distintas alternativas no químicas que están utilizando para el manejo de malezas. El 30% de los encuestados respondieron que utilizan cultivos de servicios, lo que describe y refuerza la potencialidad que tiene esta herramienta integrada a una estrategia para atender la problemática. Además de reducir el uso de fitosanitarios,

brinda múltiples beneficios, y permite una agricultura más productiva y sustentable. Otras de las alternativas de manejo relevantes que se mencionaron fueron el acortamiento del espaciamiento entre surcos y la modificación de la fecha de siembra, en un 26.6% y 15.5%, respectivamente.

Para ver los resultados de la encuesta completa, podés ingresar a: https://www.aapresid.org.ar/blog/informe-rem-encuesta-socios-aapresid

AGRADECIMIENTOS Agradecemos a cada uno de los socios que brindó su valioso tiempo en responder la encuesta a conciencia y en pos del conocimiento colaborativo que tanto pregonamos desde Aapresid. Esperamos que esta información sea de utilidad y el combustible para futuras encuestas.

Desde fyo felicitamos a Aapresid por las 200 ediciones de la revista y por seguir apostando año tras año al crecimiento del campo a través de la innovación, la ciencia y la gestión del conocimiento en red. ¡Seguimos trabajando juntos, creando valor y potenciando el mundo del agro! ¡¡Muchas gracias!!

48

REVISTA AAPRESID


REVISTA AAPRESID

49


PLAGAS Y ENFERMEDADES

Fitotoxicidad de herbicidas pre-emergentes sobre cultivos de servicios La combinación de cultivos de servicios y tratamiento químico es una estrategia que colabora con el manejo de malezas. Las Chacras Los Surgentes-Inrriville y Bandera evaluaron nivel de fitotoxicidad de herbicicidas pre-emergentes y efectividad de control de malezas. Introducción

Por: Dorsch, A.¹; Zaiser, E.²; Zorzin, J.L.³; Miotti, H.³; Ruiz, A.⁴; Sciarresi, C. ¹ ATR/GTD Chacra Los Surgentes-Inriville. ² GTD Chacra Bandera ³ Miembro Chacra Los Surgentes-Inriville ⁴ Coordinador Técnico Sistema Chacras, AAPRESID

50

REVISTA AAPRESID

La simplificación en el manejo de los sistemas productivos dominados por monocultivo de soja de primera, se caracterizan por la magnificación y surgimiento de nuevas problemáticas. Además de la reducida intensificación, la escasa rotación de principios activos generó malezas resistentes a diversos principios activos. La rotación de cultivos, a diferencia de los monocultivos, genera un conjunto diverso de factores que actúan sobre las poblaciones de malezas y, en consecuencia, incrementan las oportunidades para su manejo. La implementación de prácticas integradas de manejo surge como propuesta de solución, en donde los cultivos de servicios (CS) tienen un rol fundamental dentro de estas propuestas ayudando no solo a un buen control de malezas resistentes a dis-

tintos sitios de acción de herbicidas sino también contribuyendo al aporte de carbono y nitrógeno, la micro y macro fauna del suelo, mejora en las propiedades físicas del suelo, entre otras. Los CS como supresores de malezas pueden llegar a tener una gran efectividad, pero en muchos casos tienen crecimiento inicial lento, siendo malos competidores de las malezas en etapas tempranas. En estos casos la efectividad de los CS se incrementa cuando se integran estrategias de manejo, como las aplicaciones complementarias con herbicidas. A pesar de este incremento en la efectividad en el control de malezas, los herbicidas pueden generar fitotoxicidad en los CS, lo que afecta su crecimiento y desarrollo y repercute en sus servicios eco sistémicos, incluido el control de malezas.


Las Chacras Bandera y Los Surgentes se plantearon el objetivo de evaluar la fitotoxicidad causada por diferentes herbicidas pre-emergentes en distintos cultivos de servicios. Específicamente, se buscó cuantificar el nivel de fitotoxicidad para los CS

más utilizados en la zona y la efectividad en el control de malezas de ciclo otoño invernal. Para ello se evaluaron diferentes herbicidas pre-emergentes sobre distintos CS durante la campaña 2019/2020 en dos localidades.

Metodología El experimento se realizó en dos establecimientos: “Miotti” ubicado en General Roca, Córdoba y “El Guaycuru”, en Bandera, Santiago del Estero (Figura 1). El suelo del sitio General Roca es un Argiudol típico serie Marcos Juárez, mientras que el de Bandera es un Haplustole éntico, serie Bandera. La Tabla 1 detalla las características de los sitios experimentales.

%Arena %MO

Momento de aplicación

Localidad

Provincia

Antecesor

Suelo

Bandera

Santiago del Estero

Soja

Haplustol éntico

13

2,5

Preemergencia

General Roca

Córdoba

Soja

Argiudol típico

5

2,46

Preemergencia

Tabla 1 Sitios experimentales, características de los lotes y momento de aplicación de los pre-emergentes.

Figura 1 Imágenes capturadas con un dron en los ensayos de pre-emergentes en el sitio General Roca

REVISTA AAPRESID

51


En General Roca se sembraron los cultivos Vicia villosa, Centeno, Avena y Raigrás el día 09/07/2019, con una sembradora de grano fino a 17,5 cm de distancia entre surco bajo siembra directa (densidades de siembra utilizadas en la Tabla 2). Los herbicidas pre-emergentes utilizados fueron aplicados un día después de la siembra de los CS, mediante un equipo montado sobre una camioneta. Los principios activos y dosis evaluadas se detallan en la Tabla 3. La aplicación se realizó con pastilla TP11001, utilizando una presión de 4 bares y una velocidad de trabajo de 7 km h-¹ obteniendo un caudal 74 l ha-¹.

En Bandera se sembraron Vicia villosa, Centeno, Avena, Raigras, Triticale y Rabanito el 06/07/2019 con una sembradora de grano fino a 17,5 cm de distanciamiento entre surco, también bajo siembra directa (densidades de siembra utilizadas en la Tabla 2). Los diferentes herbicidas pre-emergentes fueron aplicados 4 días después de la siembra. Las aplicaciones se realizaron en sentido perpendicular a la siembra, utilizando, al igual que en la otra localidad, un equipo montado sobre una camioneta pero con un botalón. Se usaron pastillas doble abanico plano Teejet TTJ60-11002, que erogan un caudal de 160 l ha-¹ a 2 bares de presión y 7 km h-¹ de velocidad de avance.

General Roca

Bandera

Tratamiento

Densidad de siembra (Kg ha-¹)

Tratamiento

Densidad de siembra (Kg ha-¹)

Barbecho químico

---

Barbecho químico

---

Vicia villosa

13

Vicia villosa

26

Centeno

31

Centeno

32

Avena

13 + 12

Avena

29

Raigrás

10

Raigrás

11

Triticale

8.6

Rabanito

3.1

AUSPICIA

En General Roca los herbicidas utilizados se incorporaron a la solución del suelo a partir del segundo día después de la aplicación con lluvias consecutivas ocurridas a lo largo de 6 días, que sumaron un total de 32 mm. Mientras que en Bandera la incorporación se realizó 13 días después de la siembra con una lluvia de 38 mm. Para cada establecimiento se determinó el nivel de fitotoxicidad para los distintos tratamientos herbicidas pre-emergentes sobre los CS mediante estimación visual a los 56 días después de la aplicación (DDA) en General Roca, y 63 DDA en Bandera. Para ello se utilizó la escala propuesta por la E.W.R.S en donde 0 indica una planta sin síntomas (verde y vigorosa) y 9 el peor escenario de fitotoxicidad (planta muerta).

52

REVISTA AAPRESID

Tabla 2 Especies de Cultivos de servicios evaluados en los sitios General Roca y Bandera y sus respectivas densidades de siembra (kg ha-¹).

En este estudio consideramos que hasta 4 grados inclusive fue una fitotoxicidad aceptable, ya que los tratamientos que tuvieron este nivel no influyeron en el normal crecimiento y desarrollo de las plantas o las mismas se recuperaron rápidamente. Para determinar el control de malezas de ciclo otoño invernal se evaluó el porcentaje de control en la parcela barbecho químico tratada con los diferentes principios activos, a continuación de las franjas de cultivos de servicio. Debido a la ausencia de malezas en el sitio General Roca, las evaluaciones solo se realizaron en el sitio Bandera a los 30, 60 y 90 DDA. Las especies de malezas que predominaban en la parcela fueron Parietaria debilis, Gamochaeta sufalcata y Conyza bonariensis.


Principio Activo Atrazina Clomazone Clorimuron

Cc gr

Bandera

General Roca

-

2000

1200 -

50

Diflufenican

Cc

200

250

Diflufenican + Flumetsulam

Cc

100 + 200

200 + 300

Diflufenican + S-Metolacloro

Cc

100 + 800

-

Flumetsulam

Cc

300

500

Flumioxazin

Cc

-

120

Flurocloridona

Cc

-

1000

Imazetapir

Cc

1000

1000

Metribuzin

Cc

500

800

Prometrina

Cc

1000

1000

Prometrina + Imazetapir

Cc

1000 + 500

-

Pyroxasulfone

Cc

-

100

Saflufenacil

gr

70

70

Sulfentrazone

Cc

-

400

Tabla 3 Principios activos evaluados y dosis utilizadas en las aplicaciones preemergentes de los cultivos de servicio en los sitios General Roca y Bandera.

Resultados Todas las especies de CS mostraron síntomas de fitotoxicidad frente a alguno de los herbicidas utilizados (Tabla 4). Según el pre-emergente y al momento de emergencia, algunas especies manifestaron síntomas típicos para cada herbicida (coloración rosa para Diflufenican, y purpura-rojizo en las hojas para Imazetapir), siendo algunos transitorios y de rápida recuperación a partir de la etapa de macollaje. Las gramíneas fueron las más afectadas. El cultivo de Raigrás fue uno de los que mos-

tró mayor sensibilidad a los principios activos evaluados, siendo Imazetapir, Clomazone, Atrazina, Prometrina, y Pyroxasulfone los que más lo afectaron. Estos principios activos también generaron fitotoxicidad para el caso de Avena. El centeno y el triticale manifestaron mayor resistencia, siendo Clomazone e Imazetapir los principales principios activos perjudiciales en ambos casos, y la Atrazina y la mezcla de Prometrina + Imazetapir afectaron mayormente al centeno (Figura 2).

Entre las especies latifoliadas, el rabanito manifestó síntomas de fitotoxicidad cuando se utilizaron pre-emergentes como Diflufenican, Flumetsulam, Imazetapir, Metribuzin y Prometrina + Imazetapir (Figura 2). Un dato interesante fue la baja fitotoxicidad que presentó la Vicia. Sólo Atrazina y Flumioxazin provocaron síntomas de fitotoxicidad pero tuvieron una severidad media que no afectó el continuo crecimiento de la misma con el aumento en las temperaturas ambientales (Figura 2).

Figura 2 Sintomatología en centeno, vicia y rabanito a los herbicidas pre-emergentes Diflufenican, Prometriana y Prometrina + Imazetapir en el sitio Bandera.

REVISTA AAPRESID

53


Avena

Centeno

Raigrás

Vicia

Triticale

Rabanito

Principio activo B

GR

B

GR

B

GR

B

GR

B

B

Atrazina

-

8

-

6

-

8

-

4

-

-

Clomazone

8

-

7

-

9

-

0

-

9

2

Clorimuron

-

4

-

4

-

6

-

2

-

-

Diflufenican

2

1

0

1

0

2

2

1

2

2

Diflufenican + Flumetsulam

2

2

0

1

0

1

3

1

0

7

Diflufenican + S-Metolacloro

2

-

3

-

2

-

2

-

4

1

Flumetsulam

0

2

1

3

1

1

1

2

1

7

Flumioxazin

-

3

-

3

-

4

-

4

-

-

Flurocloridona

-

2

-

1

-

4

-

2

-

-

Imazetapir

9

8

8

5

9

8

1

1

8

9

Metribuzin

5

2

5

5

3

7

5

2

0

6

Prometrina

2

3

2

4

0

2

0

1

1

1

Prometrina + Imazetapir

8

-

6

-

6

-

1

-

4

9

Pyroxasulfone

-

6

-

1

-

8

-

1

-

-

Saflufenacil

-

1

-

1

-

1

-

2

-

-

Sulfentrazone

0

2

3

3

2

6

0

1

0

0

En cuanto al control de malezas, en General Roca no hubo una presencia significativa de las mismas, ni en el barbecho químico ni en las parcelas con cultivos de servicios, por lo que no se pudo realizar la determinación del porcentaje de control. En Bandera, en cambio, hubo diferencias entre tratamientos, especialmente a partir de los 60 y 90 DDA. Las malezas presentes en el lote fueron Parietaria debilis, Gamochaeta subfalcata y Conyza bonariensis. Para esta localidad, todos los tratamientos evaluados

54

REVISTA AAPRESID

tuvieron un buen porcentaje de control de malezas a los 30 DDA con un porcentaje de control de entre 95 y 85 % de control, a excepción del Clomazone que tuvo un control del 75 % (Figura 3). A partir de los 60 y 90 DDA, el control comenzó a ser más variable dependiendo de la residualidad de los herbicidas. Los tratamientos que manifestaron mejores controles de malezas al final de las evaluaciones fueron Flumetsulam, sólo o en mezcla con Diflufenican, y Prometrina, sóla o en mezcla con Imazetapir.

Tabla 4 Estimación visual de fitotoxicidad de herbicidas pre-emergentes a los 56-61 días después de la aplicación. El rango de colores representa el nivel de fitotoxicidad, considerando al blanco/gris claro como sin efecto y al negro como muerte de la especie de CS. Bandera está representada con B y General Roca con GR.


Figura 3 Control de malezas con diferentes herbicidas preemergentes en diferentes momentos de observación.

Conclusiones

La introducción de cultivos de servicios es una alternativa de manejo para el control de malezas. En situaciones en las que la presión de malezas en el lote es baja, los CS tuvieron un buen control sin la necesidad de complementar con herbicidas. En cambio, cuando la presión de malezas fue alta, y antes de que los CS cierren el espacio entre surco, la aplicación de un pre-emergente conjuntamente con la siembra del cultivo de servicio mejoró la eficacia de control. En la mayoría de los casos, complementar el control de malezas con herbicidas pre-emergentes generó fitotoxicidad para los distintos CS. Los síntomas que se manifiestan en etapas iniciales desaparecen sin

comprometer el stand de plantas y biomasa del CS, a excepción de Atrazina y Clomazone, que generaron una elevada fitotoxicidad en gramíneas únicamente. Mientras que Imazetapir y Metribuzin generaron una elevada fitotoxicidad para todos los cultivos de servicios testeados, excepto la vicia.

Una estrategia complementaria, interesante de evaluar, es la consociación de dos especies con crecimiento diferencial que puedan permitir un cierre de entresurco rápido, que maximicen la producción de biomasa aérea y sean más eficientes en la competencia por recursos.

La vicia tuvo el mejor comportamiento para ser utilizada conjuntamente con una amplia gama de herbicidas posiblemente por su baja tasa de crecimiento al inicio de su ciclo. El porcentaje en el control de malezas fue muy bueno en todos los tratamientos químicos hasta los 60 DDA. A partir de allí, la eficiencia en el control comenzó a descender. REVISTA AAPRESID

55


PLAGAS Y ENFERMEDADES

Fungicidas en maíz: ¿aplicar o no aplicar? ¿Cómo cuantificar el daño por enfermedades? ¿Qué respuesta y retorno económico esperar? Marcelo Carmona acerca algunas respuestas

Definir la necesidad de aplicar un fungicida en maíz es una pregunta casi obligada, sobre todo con los cambios en el escenario ambiental y el avance de siembras tardías, cuando las condiciones ambientales son más favorables a la aparición de enfermedades. Aspectos del patógeno, del hospedante, del fungicida y del ambiente condicionan la toma de decisiones. Además, el análisis de los datos del monitoreo debe hacerse en conjunto con el estudio económico de daños e inversión. Marcelo Carmona (FAUBA) acercó algunas respuestas para el manejo de las patologías más comunes: roya común, tizón común, mancha gris (cercosporiosis o rectangular), complejo mancha blanca feosferia, pudriciones de raíz, tallo y espiga, cuyos daños pueden alcanzar el 40%, dependiendo de la enfermedad, genotipo y año.

56

REVISTA AAPRESID


¿Cómo identificar un lote de alto riesgo? La susceptibilidad del híbrido es un factor cada vez más protagónico en la protección fúngica y, por tanto, clave para determinar el riesgo de un lote a la aparición de enfermedades. La presencia de semilla infectada o mal curada y /o de rastrojo de maíz son otros factores a considerar, al igual que el ambiente: las lluvias y temperaturas cálidas favorecen las manchas, mientras que las lluvias y temperaturas frescas, la roya común. Integrar estos factores permite identificar un lote de riesgo, por ejemplo: en siembras tardías de híbridos susceptibles, presencia de

rastrojo de maíz, ambientes de alta temperatura y 50-100 mm de lluvia acumulados desde V7 a R1, el riesgo de tizón es inminente. Lo anterior indicaría que el combo hibrido + tratamiento de semilla + rotaciones son la estrategia más equilibrada y exitosa. Pero esta combinación puede no ser suficiente en maíz tardío, que pasa su llenado con condiciones ambientales muy predisponentes. Es aquí donde los fungicidas y bioinductores (como los fosfitos) pueden ser un complemento valioso.

¿Cómo cuantificar el daño?: monitoreo y umbrales Para decidir una aplicación para roya habrá que guiarse por el número de pústulas/ hoja, mientras que para tizón es más importante el tamaño: según FAUBA, manchas de 1 cm promedio en hoja de la espiga (HE) nos dicen que ‘es momento de aplicar’, así

sea una única mancha de 3 cm. Mancha gris: 3 a 5 lesiones rectangulares en HE. En cuanto a mancha blanca, los fungicidas clásicos son poco eficientes por lo que se recurre cada vez más al uso de multisitios, fosfitos y hasta carboxamidas.

¿La aplicación fungicida, tiene un retorno económico positivo? La ‘pata’ económica es clave para la toma de decisiones. Carmona recomienda estimar la cantidad de kg de maíz necesarios para pagar el fungicida y aplicación en base a una tabla de referencia (Tabla 1). ¿Cuándo aplicar y qué? Cada vez es más la bibliografía que señala a Vt y R1 como los momentos ideales para la aplicación. Carmona recomienda aplicar en ausencia de estrés térmico o hídrico. Por último, la combinación de estrobilurina+triazol aparece como la más efectiva, no sólo por el control sino por los efectos fisiológicos de las primeras sobre el cultivo. Los fungicidas no sólo controlan eficientemente la mayoría de las enfermedades foliares, sino que además mejoran el área

Precio Maiz USD/TN

Costo de fugicida más aplicación USD/HA 15

20

25

30

160

94

125

156

187

150

100

133

166

200

140

107

142

178

214

130

115

153

192

230

120

125

166

208

250

110

136

181

227

272

100

150

200

250

300

foliar sana y, por tanto, los rindes. Además, colaboran a mantener el equilibrio energético de la planta: mantener las hojas sanas evita la traslocación de hidratos de carbono desde raíz y tallo, tan riesgosa para la aparición de pudriciones.

Tabla 1 Relación entre el precio del maíz y el costo del fungicida más la aplicación

Mirá la charla completa: https://www.youtube.com/watch?v=TBMCpOHaFg4

REVISTA AAPRESID

57


CERTIFICACIONES

Tejiendo lazos entre el campo y la ciudad En primera persona, el Secretario de Producción y Desarrollo del Municipio de Pergamino, Javier Genoud, nos cuenta la experiencia de implementación de Municipio Verde en su comunidad

58

REVISTA AAPRESID


Por: Ing. Agr. María Eugenia Magnelli para Aapresid

Municipio Verde es una iniciativa de Aapresid para Certificar las prácticas sustentables en aplicación de fitosanitarios sobre las producciones periurbanas y en áreas sensibles, dirigido a transparentar, comunicar y generar confianza. Con ese espíritu, el Municipio Pergamino se sumó a nuestra propuesta en 2020 y van por más. Para conocer esta experiencia en primera persona, entrevistamos a uno de sus impulsores, se trata de Javier

Aa: ¿Cuáles fueron las principales razones que los motivaron a sumarse a la iniciativa de Aapresid de Municipio Verde?

Aa: ¿Cuándo comenzaron?

Aa: ¿Cuáles fueron las primeras localidades que lo implementaron, y cómo fue el proceso?

JG: El partido de Pergamino está compuesto por su ciudad cabecera y 12 pueblos. De acuerdo a nuestra ordenanza 8126/14, el Municipio a través de la Dirección de Ambiente Rural, dependiente de la Secretaría de Producción y Desarrollo, ejerce su autoridad de control sobre las aplicaciones de productos fitosanitarios en un área que comienza a partir de la finalización del límite de la zona urbana y se extiende hasta los 600 metros. Esto expresado en números, arroja como resultado una superficie de control de 6000 has en los pueblos y poco más de 6100 has en la ciudad.

Genoud, Secretario de Producción y Desarrollo del Municipio de Pergamino. Es posible producir en forma responsable, sin dañar el medio ambiente y mucho menos la salud de las personas. La implementación de Municipio Verde permite brindar tranquilidad y seguridad a quienes viven en zonas de producción agropecuaria. La localidad de Mariano Benítez ya tiene su sello de certificación y es un claro ejemplo.

genieras agrónomas que cuentan con sus vehículos y equipamiento necesario para cumplir correctamente su trabajo. Como nota distintiva, la ciudad de Pergamino aún se encuentra afectada por la medida cautelar dispuesta por el Juzgado Federal Nº 2 de San Nicolás, que impone una zona de exclusión de 1.095 metros.

A su vez, nuestra Dirección de Ambiente Rural está integrada por un equipo de 4 in-

Ejercer eficientemente el control sobre un área tan extensa significa todo un desafío e impuso sumar tecnología y un sistema que ordene los métodos que anteriormente utilizábamos. Es por eso que tomamos contacto con Aapresid, y comenzamos a trabajar en la implementación de Municipio Verde.

JG: “En marzo de 2020 nos contactamos con Aapresid y empezamos a conocer Mu-

nicipio Verde en profundidad. Luego decidimos avanzar en su implementación”.

JG: “Decidimos implementar Municipio Verde en dos etapas. La primera, en tres de nuestros pueblos: Mariano Benítez, El Socorro y La Violeta, y luego una segunda etapa que integre los restantes 9 pueblos. La razón para hacerlo de este modo fue asegurar una correcta adaptación e implementación en una zona reducida, y luego, tomando esa experiencia, incorporar a to-

dos los pueblos del partido de Pergamino. Actualmente estamos esperando el certificado que va a emitir IRAM, luego de recibir la última auditoría el pasado 8 de noviembre con resultados exitosos. Esto nos va a permitir dar cumplimiento a la segunda etapa, incorporar a todos los pueblos del partido de Pergamino bajo el sistema Municipio Verde”

REVISTA AAPRESID

59


Javier Genoud Secretario de Producción y Desarrollo del Municipio de Pergamino, uno de los impulsores de Municipio Verde en la región.

Aa: ¿Cuáles fueron los principales desafíos y logros en la implementación?

Aa: ¿Cuál fue la recepción de esta iniciativa del Municipio Pergamino en los diferentes actores y en la comunidad en general?

60

REVISTA AAPRESID

JG: Los desafíos fueron muy exigentes para ambas partes. Por un lado, para nuestra Dirección de Ambiente Rural, que desde sus inicios hacía una correcta tarea de control, pero necesitábamos ser más eficientes para afrontar los objetivos planteados, los cuales, no solamente se dirigían a controlar las aplicaciones de fitosanitarios en nuestro periurbano, sino también a tener un amplio conocimiento y registro de nuestro territorio sujeto a control y cada uno de los actores involucrados en esa escena.

JG: En Pergamino, como en otras ciudades, existía un conflicto entre los vecinos y los productores del periurbano. Este Municipio tomó la firme determinación de resolverlo y puso a disposición los recursos

Hoy, luego de un exhaustivo trabajo, contamos con un registro de cada uno de los lotes de nuestra área de control; de las máquinas que ingresan a los mismos y además, de las personas involucradas en las aplicaciones de fitosanitarios en relación con esos lotes. Por otro lado, también significó un desafío para los técnicos de Aapresid, quienes adaptaron Municipio Verde a las exigencias del Partido de Pergamino para que su implementación sea exitosa y se adecue a nuestros objetivos y necesidades.

necesarios para lograr esa tarea. Tenemos la firme convicción de que es posible producir en forma responsable, sin dañar el medio ambiente y mucho menos la salud de las personas. La implementación de Mu-


Aa: ¿Cuál es el valor agregado que le suma la Iniciativa de Aapresid en la gestión del Municipio?

Aa: ¿Cuáles son las perspectivas futuras?

nicipio Verde arrojó resultados inmediatos que nos permitieron brindar, por un lado, tranquilidad y seguridad a quienes viven en zonas de producción agropecuaria, contando con un Municipio que está presente en

cada una de las aplicaciones e implementando un método de control eficiente. Por otro lado, también aportó seguridad a los productores, protegiéndolos de conflictos que no deben existir.

JG: El sistema nos permite, además de tener registros de los lotes, conocer la actividad que se desarrolla en los mismos en cada una de las campañas y almacenar esa información. Creemos que estos datos son muy valiosos y nos van a permitir, entre otras cosas, emplazar gestiones tendientes a eficientizar la aplicación de productos fitosanitarios de modo tal que en cada lote

se aplique sólo las cantidades técnicamente necesarias y reducir los excesos en caso de existir.

JG: Los funcionarios solo formamos parte de una pequeña porción de tiempo en la historia de la gestión de una ciudad. Es por ello que, trabajamos para que este sistema tenga

la virtuosidad suficiente, que permita ser eficiente con independencia de los funcionarios o personal que lo implementen. Aspiramos a que ese sea nuestro legado al respecto.

JG: Creo que los municipios deberían alinearse con el objetivo de resolver los problemas que en algunas ciudades generan la aplicación de productos fitosanitarios y buscar juntos una solución integral. A falta de una legislación provincial clara y eficiente, y ante la ausencia de controles de la provincia, resulta muy importante que se legisle eficientemente en cada Municipio y luego se implementen sistemas de controles que estén a la altura de las circunstancias. En este contexto, el Municipio Verde puede ser una herramienta para lograrlo.

nomos Cesar Belloso y Tomas Mata, quienes trabajaron junto a nosotros para lograr que Pergamino sea “Municipio Verde”.

Además, el hecho que Municipio Verde Pergamino posea certificación de IRAM, aporta seguridad a todas las partes involucradas y obliga de algún modo al Municipio a mantener su eficiencia.

Reflexiones y aportes finales

Aa: En base a esta experiencia ¿Que le recomendaría a otro Municipio para que lo implemente?

Por último, quiero agradecer a los Ing. Agró-

Establecer confianza y espacios de diálogo entre todos los que hacemos la comunidad, cuidar a los ciudadanos y el ambiente que nos rodea son alguno de los propósitos de Municipio Verde impulsado por Aapresid. Trabajar bajo un sistema de gestión de calidad y certificar son el vehículo para la mejora continua y permite mostrar lo que hacemos con transparencia. El Municipio de Pergamino es un claro ejemplo de ello y vamos por más!!!

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos muy especialmente al Secretario de Producción y Desarrollo del Municipio de Pergamino. Javier Genoud, por su excelente predisposición para realizar esta nota.

REVISTA AAPRESID

61


Miércoles de

Agenda Aapresid

NOS ACOMPAÑAN

62

REVISTA AAPRESID


¿Qué es AGENDA? Un ciclo de charlas e intercambio que aborda los temas de la campaña, con la mirada puesta en los sistemas de producción y con información para la toma de decisiones que el productor necesita, cuando la necesita.

Formato descontracturado

Tecnología e innovación

Entrevistas mano a mano

Participación de especialistas para responder todas tus consultas

Intercambio

No precisa pre-inscripción

Debate en vivo

Es abierto a todo el público

Algunas temáticas que pasaron y que se vienen: Cultivos de servicio

Campos alquilados

Pasturas y verdeos para cada ambiente

Bioeconomía

Cosecha gruesa

Maíz tardío

Manejo de malezas

Asociativismo, integración ‘agro-porcina’

Manejo de colza

Agtech

Siembra y fertilización

Agregado de valor

Cultivos de invierno

Palpitando la campaña de maíz 21/22

Ganadería: Genética y sanidad

Manejo en maíz por región

Estrategias de financiamiento, gestión y proyección

Manejo en girasol por región

¿Todavía no te sumaste? ¡Este miércoles te vamos a estar esperando! www.aapresid.org.ar/eventos

REVISTA AAPRESID

63


GANADERÍA

Ganadería y metano: mitos y verdades Dos palabras que suenan mucho últimamente y generan controversia. Para poner luz a este tema, entrevistamos al investigador del CONICET, Ernesto Viglizzo.

Por: Ing. Agr. María Eugenia Magnelli para Aapresid

64

REVISTA AAPRESID

La ganadería argentina emite aproximadamente 0,09 kg de carbono por hectárea por año, mientras que países europeos emiten varias veces más por hectárea territorial.


Según la FAO, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la agricultura y ganadería continúan aumentando, aunque no tan rápido como las emisiones de otras actividades humanas. No obstante, éstas apreciaciones ponen a la producción agropecuaria en el centro de la escena, generando debates en los gobiernos mundiales, motorizando medidas comerciales proteccionistas y controversia en la opinión pública. Frente a ese contexto, para tener una visión global del tema y conocer la situación de la actividad agropecuaria en general y de la ganadería en particular de Argentina, entrevistamos a Ernesto Viglizzo, Investigador científico del CONICET. Con su mirada experta, Viglizzo aclaró que, en términos porcentuales, las estadísticas

se modifican año a año porque las emisiones por quema de combustibles fósiles siguen en aumento y su incidencia relativa es cada vez mayor. Pero si redondeamos algunos números y tomamos datos del 2018, podemos estimar que el agro argentino emitió unos 32 millones de toneladas de carbono ese año, lo cual equivale grosso modo a un 0,36% de las emisiones globales. O sea, una cifra muy baja que para nada modifica la ecuación global. Luego agregó que, según la tercera actualización publicada por el gobierno argentino en 2019, del total de emisiones de carbono del país, un 37% proviene del sector agropecuario, y ese porcentaje incluye datos correspondientes a ganadería, agricultura y cambios en el uso de la tierra (por ejemplo, deforestación). Frente a esos números, aclaró: “Nuestro país tiene una economía de base agraria, ese 37% puede sonar elevado si lo comparamos con la participación del sector agropecuario en países industrializados. Si afinamos aún más los números, del total de emisiones del sector agropecuario se estimó que un 41% fue emitido por la ganadería (principalmente vacuna), un 36% por la agricultura, y un 23% por la conversión de tierras. Dándole otra vuelta de tuerca a los números y a partir de datos de la FAO, Viglizzo explicó que, si se evalúan las emisiones por hectárea de la ganadería argentina en relación a países europeos, encontramos que en promedio la ganadería argentina emite aproximadamente 0,09 kg de carbono por hectárea por año, contra más de 0,20 kg/ ha que emiten Francia, Dinamarca, Reino Unido y Alemania, y contra más de 0,50 kg/ ha que emite Bélgica, y casi 0,70 kg/ha que emite Holanda. Esto se debe a que la densidad de bovinos por hectárea como promedio de Argentina, es mucho más baja que la de aquellos países. Por tanto, aunque nos resulte paradójico comprobar una alta participación (37%) del sector agropecuario en las emisiones totales de Argentina, aquellos países europeos emiten varias veces más por hectárea territorial.

El agro argentino emitió unos 32 millones de toneladas de carbono ese año, lo cual equivale grosso modo a un 0,36% de las emisiones globales.

REVISTA AAPRESID

65


“El rumiante no agrega más carbono al ambiente, sino que lo recicla”. Ernesto Viglizzo Investigador científico del CONICET

"En un contexto de cambio climático sostenido por las emisiones de GEI, emplear estrategias de manejo que capturen carbono como la siembra directa, la agricultura siempre verde que promueve Aapresid y la ganadería pastoril, entre otras, son parte de la solución"

66

REVISTA AAPRESID

El científico del CONICET destacó que los valores anteriores no toman en cuenta el potencial de secuestro de carbono de nuestras tierras de pastoreo. Según comentó, es altamente probable que si computamos el secuestro de carbono en esa superficie (que suman más del 80% de las tierras totales del país), se generaría un balance de carbono aún más favorable para el país. Respecto a ello expresó: “Se abrió un debate internacional acerca de la legitimidad de usar solo cifras de emisión y no de secuestro de carbono para evaluar los países. Hay dos razones: por un lado, muchos países, como el nuestro, no tienen cifras verificables de secuestro de carbono; y por el otro, a nivel internacional no se pusieron a punto los criterios y los métodos para evaluar este componente clave del balance de carbono”. En este sentido, el experto indicó que, si bien todavía queda camino por recorrer, Argentina podría ofrecer opciones para avanzar ya que debería ser de su interés directo. Cuando le consultamos a Viglizzo sobre la producción ganadera y su incidencia en la emisión de metano, quiso enfatizar dos conceptos: el primero es que, aunque el metano (CH4) tiene una potencia invernadero muy alta (más de 20 veces la del dióxido de carbono), el carbono que integra la molécula emitida por los rumiantes es precisamente producto del reciclado del carbono. Vale decir, la biomasa forrajera extrae carbono de la atmósfera, el animal lo consume y procesa, y lo vuelve a emitir al aire integrado a la molécula de metano.

El rumiante no agrega más carbono al ambiente, sino que lo recicla. Y esto se diferencia de otros sectores de la economía que no reciclan carbono, sino que lo extraen como carbono fósil del subsuelo en un proceso acumulativo que se intensifica en el tiempo. El segundo aspecto que quiso esclarecer, es cómo imputar en el balance de carbono la emisión de un gas como el metano que tiene un tiempo de persistencia en la atmósfera de unos 10 años. Esta permanencia es mucho menor a la del dióxido de carbono (que puede durar 1000 años), y a la del óxido nitroso (que puede permanecer un siglo). “Seguramente tendremos que ajustar los métodos y los números cuando una nueva contabilidad del metano ingrese en la estimación del balance de GEI”, afirmó. Repartiendo responsabilidades, comentó que muchas actividades y procesos naturales y gestionados por el hombre, emiten metano además de la ganadería.; por ejemplo, los humedales, los arrozales, las fugas en la industria petrolera o el derretimiento del “permafrost” o tierras históricamente heladas como ocurre en Siberia. “Lo que no está tan claro es cómo se computan esas emisiones en los inventarios nacionales. Hay una gran zona gris en ese campo de las estimaciones”, remarcó. Pasando a un punto polémico como los argumentos que indican la necesidad de reducir la producción ganadera para mitigar las emisiones de metano, Viglizzo pro-


nunció: “Es un tema opinable. No creo que Argentina deba reducir su stock ganadero para reducir sus emisiones de metano, es bastante insensato. Como dijimos, es un país con una densidad ganadera muy baja, y por tanto con emisiones territoriales que también son muy bajas”. Por otra parte, aclaró que los compromisos acordados en la COP26 de Escocia no hacen referencia explícita a las emisiones ganaderas, sino a las emisiones fugitivas evitables en la industria petrolera y otras industrias manufactureras. “En última instancia, es un problema del sector energético y no del sector ganadero de los países”, indicó. Del lado de la ciencia, el investigador del CONICET habló de los avances experimentales en tecnologías nutricionales destinadas a reducir las emisiones de metano en el rumen de los bovinos, por ejemplo, mediante el uso de algas marinas. Además, enumeró estrategias muy conocidas y probadas en la actividad agropecuaria para minimizar la fuga de carbono y, por el contrario, potencian su secuestro como la forestación, los sistemas ganaderos silvopastoriles, la siembra directa, el uso de cultivos de cobertura, la fertilización nitrogenada, la rotación de cultivos, la implantación de pasturas perennes, etc. Si bien se están haciendo bien muchas cosas, en tantas otras tenemos que mejorar. Hablar a la sociedad sobre cómo producimos alimentos, fibras y energía es una de

ellas. En este punto Viglizzo apuntó: “Creo que el sector se distrajo a la hora de comunicar sus logros en la economía del carbono. Otros sectores (vinculados al ambientalismo o al veganismo) le sacaron una considerable ventaja, llevando agua para sus molinos. Es necesario que revise esta postura y adopte una estrategia comunicacional concertada”. Sobre el cierre de la entrevista, Ernesto Viglizzo compartió una reflexión final: “El sector debe prepararse para enfrentar los dilemas que presenta un futuro incierto. Hay amenazas como las sanciones comerciales en potencia por el desmonte de tierras naturales, pero también oportunidades comerciales que surgen a partir de los mercados del carbono y las certificaciones ambientales”. Frente a los desafíos actuales y futuros, también se abren oportunidades. Debemos capitalizar las cosas que hacemos bien y, con una mirada holística, potenciar mejoras tranqueras adentro y hacia afuera de la mano de la innovación con protagonismo del productor. Regirnos por indicadores precisos basados en la ciencia, los estándares de certificación y trazabilidad de los procesos productivos es clave para comunicar y mostrarlos con transparencia. En un contexto de cambio climático sostenido por las emisiones de GEI, emplear estrategias de manejo que capturen carbono como la siembra directa, la agricultura siempre verde que promueve Aapresid y la ganadería pastoril, entre otras, son parte de la solución.

“El sector debe prepararse para enfrentar los dilemas que presenta un futuro incierto."

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos muy especialmente a Ernesto Viglizzo por su generosidad y predisposición para realizar esta nota.

REVISTA AAPRESID

67


GANADERÍA

Alfalfa: la reina de las forrajeras se prepara para jugar su partida 2022 En Agenda Aapresid, distintos especialistas compartieron las claves para arrancar la nueva temporada de pasturas con el pie derecho y lograr las mejores alfalfas.

68

REVISTA AAPRESID


Agenda Aapresid, en su edición del 17 de noviembre, estuvo dedicada a la Planificación de Pasturas para el 2022. En diálogo con Martín Rainaudo, Gerente del Progra-

ma Prospectiva de Aapresid, referentes dieron un panorama sobre pasturas y compartieron “alfatips” para lograr una implantación exitosa.

Panorama de la superficie con pasturas Como es bien sabido, desde la década del ’70 hasta la actualidad, especialmente en la región central de Argentina, se fue dando un reemplazo de superficie originalmente destinada a ganadería por agricultura, debido a una mayor rentabilidad de esta última. No obstante, en los últimos 2 años, se ha percibido un renovado interés por la ganadería sobre pasturas, volcado en un aumento del 20% de implantación de pasturas templadas, tanto gramíneas como leguminosas, señaló Diego Toniotti de Oscar Peman Semillas. El uso de muchas de estas especies, principalmente vicia y centeno,

se duplicó gracias a su inclusión como cultivos de servicios. Dentro de las principales forrajeras a nivel nacional, se destaca la alfalfa pura o consociada con otras especies, dependiendo de las necesidades del productor y del ambiente, por ejemplo, “la incorporación de cebadilla o festuca permite tener pasto de buena calidad y cantidad en otoño y primavera”, ejemplificó Toniotti. Mientras que en lotes de menor aptitud, “se puede optar por otras leguminosas como trébol blanco, trébol rojo, o gramíneas como agropiro y festuca que tienen buen comportamiento”.

Alfalfa: planificación ante todo La alfalfa es una forrajera perenne que expresa muy bien su potencial en buenos ambientes, donde se destaca por su gran productividad y excelente calidad nutricional. Sin embargo, “tiende a desmejorar con el correr de los años, por ello es importante comenzar con un lote bien logrado desde el principio para mantener una buena persistencia en el tiempo”, explicó. Lo primordial es conocer de antemano las necesidades y objetivos del productor, el destino y uso que se le dará a la pastura y las características ambientales del lote. En base a ello, la planificación comenzará con la selección del material genético. Por otra parte, el cultivo antecesor es fundamental para organizar con tiempo el lote. “En general no se recomienda hacer alfalfa sobre antecesor alfalfa, y se aconseja una buena rotación de cultivos incluyendo gramíneas para cortar ciclo de enfermedades y malezas”, indicó.

REVISTA AAPRESID

69


Pilares para una buena implantación Otro punto a considerar antes de la siembra de la “reina de las forrajeras” es la fertilización balanceada, ajustada en base a análisis y diagnóstico previo del suelo. En la alfalfa el fósforo es un nutriente crítico, “siendo necesarios niveles de 25-30 ppm como umbral para llegar a buenos potenciales de producción”, remarcó Nicolás Pasman de Biscayart Semillas. Por otro lado, es importante tener en cuenta el pH, el tipo del suelo y la posición en el relieve. Esta forrajera es muy sensible a pH ácidos, “valores inferiores a 6,5 resienten el crecimiento y perjudican la nodulación de la leguminosa”, advirtió. Al igual que condi-

ciones de anegamiento o perfiles heterogéneos, que contrarrestan un correcto arranque y desarrollo del cultivo, agregó Toniotti. El experto hizo hincapié en tener en cuenta una fecha de siembra adecuada para cada zona y una correcta densidad, apuntando a lograr al menos 250-300.000 plantas/ha el primer año. Llegado el momento, el peletizado de las semillas -es decir el recubrimiento con productos como insecticidas y fungicidas-, es una tecnología que mejora la implantación y uniformidad del cultivo de alfalfa, ya que otorga protección a las semillas y plántulas en las primeras etapas.

Control de plagas y pastoreo racional El control de insectos, enfermedades -principalmente Fusarium, Phytophthora y Antracnosis- y malezas no debe pasarse por alto en la alfalfa. Con respecto a esto último, el especialista sostiene que el uso de preemergentes ayuda a una mejor implantación. Finalmente, los expertos recomiendan un uso racional de la pastura, mediante pasto-

70

REVISTA AAPRESID

reos medios a intensos y poco frecuentes, entrando al lote cuando las plantas presentan entre 7-8 nudos y hasta inicio de floración y dejando largos períodos de descanso que permitan una buena recuperación. Durante el rebrote otoñal, aconsejan dejar florecer para que se recupere el corazón de las plantas o “corona”, lo que asegurará mayor persistencia del recurso forrajero.

El experto hizo hincapié en tener en cuenta una fecha de siembra adecuada para cada zona y una correcta densidad, apuntando a lograr al menos 250-300.000 plantas/ha el primer año.


Genética y mercado de semillas forrajeras Los expertos señalan que existe una oferta interesante de alfalfas híbridas, con distintos grados de latencia, características que favorecen la implantación, mayor velocidad en la oferta del forraje y mejor comportamiento frente a insectos y enfermedades. Con respecto a esto último, se destacan los cultivares premium tolerantes a las principales enfermedades ya que garantizan potencial de producción y persistencia de la pastura. La Red Nacional de Cultivares de Alfalfa de INTA es una herramienta muy valiosa al momento de seleccionar el material genético, indicaron. Campaña tras campaña, la red publica resultados de ensayos sobre el comportamiento productivo y sanitario de los cultivares nacionales e introducidos para las diferentes zonas de alfalfa del país.

En cuanto al mercado de semillas, según el informe que se elabora anualmente para la Cámara de Semilleristas, institución que reúne a toda la industria de las semillas forrajeras, se ve una tendencia de recuperación en el mercado y perspectivas interesantes, detalló Juan Lus (PGG Wrightson Seeds). No obstante, en materia de abastecimiento y precios de las semillas de pasturas, para la próxima campaña “se avizora una situación de mucha tensión de precios y ajustada en disponibilidad”, remarcó. En consecuencia, recomendó tomar decisiones de manera anticipada y asegurarse la compra “ni bien los productores tengan definido qué sembrarán”.

La Red Nacional de Cultivares de Alfalfa de INTA es una herramienta muy valiosa al momento de seleccionar el material genético, indicaron.

Agenda Aapresid, conocimiento y experiencia a la hora de decidir.

ACOMPAÑAN LA JORNADA DEL 17/11/21

MAIN SPONSORS

REVISTA AAPRESID

71


GANADERÍA

Pastoreo de cultivos de servicio, en busca del equilibrio ecosistémico Desde la UNR, Julio Galli propone pensar el pastoreo de cultivos de servicio como una herramienta estratégica que potencia los servicios ecosistémicos en la integración agrícola-ganadera.

La UPA Ganadera realizada por la Regional Mar del Plata-Juan Manuel Fangio el pasado 26 de noviembre, se centró en el manejo y la utilización de los cultivos de servicio (CS) en sistemas mixtos como recurso forrajero. Entre los invitados, el Ing. Agr. Dr. Julio Galli, del equipo de Producción Animal de la Facultad de Cs. Agrarias de la UNR, disertó sobre el pastoreo de CS como herramienta estratégica para potenciar los servicios agroecosistémicos. Como es bien conocido, los CS ofrecen numerosos servicios ecosistémicos a los sistemas agrícolas, como mejorar la cobertura, el control de malezas, la protección contra la erosión y el aporte de materia orgánica, entre otros. Por otra parte, los productores se enfrentan a un gran desafío al incorporar CS a los sistemas mixtos, para sostener sus ventajas ambientales y a la

72

REVISTA AAPRESID

vez aprovecharlos mediante el pastoreo y lograr ventajas productivas. Dentro del proyecto de Sistemas Integrados FCA-UNR, el especialista y su equipo de trabajo realizan, desde 2011, ensayos para evaluar y comparar el pastoreo de CS con la recría de vaquillonas Holstein con sistemas netamente agrícolas de monocultivo de soja. Además, coordinan junto a Aapresid la Red de Pastoreo de Cultivos de Servicios, de la cual compartió los resultados del relevamiento inicial. Señaló que predominan dos enfoques dentro del interés de los productores. Por un lado, el agricultor que realiza CS por sus servicios ecosistémicos y se cuestiona si podría aprovecharlos mediante el pastoreo y, por otro lado, el productor ganadero que realiza verdeos de invierno como insumo


REVISTA AAPRESID

73


forrajero y se cuestiona qué servicios ecosistémicos está obteniendo en paralelo. En este sentido, Galli apunta a un enfoque integrado donde surgen propiedades emergentes, que no están presentes en sistemas agrícolas o ganaderos puros. Y resaltó la importancia de reconocer a los servicios agroecosistémicos del pastoreo. Por otra parte, surge la necesidad de conciliar los enfoques productivistas y agroecológicos, donde resulta fundamental el trabajo de coinnovación entre las instituciones, como INTA y la universidad, en conjunto con los productores y asesores; y donde el pastoreo de CS surge como una solución de conveniencia. Al momento de decidir los criterios para pastorear un cultivo de servicio, Galli recomienda tener en cuenta varios aspectos, que son diferentes al pastoreo de pasturas. En rasgos generales, es importante mantener los servicios agroecosistémicos de dichos CS e incorporar los servicios propios del pastoreo. También se deberá considerar el tipo de sistema de producción -cría, invernada, tambo-, el objetivo productivo o nutricional -que dependerá de la categoría o dieta- y el período de pastoreo -que es corto, entre 60 y 120 días-. Por otro lado, las condiciones climáticas durante el período de pastoreo y el tipo de suelo y la pendiente, tanto a escala regional como dentro del lote, son factores que también serán decisivos. Puntualizando en las decisiones de manejo, hay tres puntos clave a definir: la intensidad, la frecuencia y duración de la defoliación y la heterogeneidad. La intensidad está relacionada a la altura de pastoreo y la frecuencia y duración de la defoliación se definen a través del método de pastoreo.

74

REVISTA AAPRESID

En cuanto a la heterogeneidad, que tiene que ver con el manchoneo, el especialista destacó que “si pensamos en un servicio ecosistémico del pastoreo, quisiéramos que ese servicio sea homogéneo a lo largo de toda la superficie” y si existe sobrepastoreo y manchones éste se pierde, por ejemplo empiezan a aparecer malezas. Además, en el manchoneo disminuye la capacidad de reciclaje de nutrientes y aumenta el riesgo de lixiviación y emisión de GEI. Hay varios métodos de pastoreo y todos presentan ventajas y desventajas, la elección dependerá de los objetivos, la disponibilidad y adecuación de mano de obra e instalaciones. La principal diferencia entre los métodos radica en la carga animal instantánea (cabezas/ha), que es menor en pastoreos continuos respecto a pastoreos rotativos. En este aspecto, Galli considera que si bien es importante, su elección no es determinante para el sistema como sí lo es el manejo de la intensidad de pastoreo. “El pastoreo en sí no es el que ofrece el servicio ecosistémico, sino que depende estrechamente de la intensidad del pastoreo”, enfatizó el especialista. Entonces, la decisión no pasa por pastorear o no sino por cómo pastorear. El pastoreo leve o moderado ofrece iguales o mayores servicios respecto a un cultivo de servicio sin pastorear. Julio detalló que -según la amplia bibliografía existente y el trabajo de la propia cátedra-, la agregación del suelo, la biomasa radicular, la disponibilidad de fósforo, la calidad del suelo y la sustentabilidad del sistema aumentan considerablemente. Mientras que la resistencia a la penetración, el stock de carbono, la biomasa microbiana y el rendimiento de los cultivos agrícolas sucesores se mantienen igual en CS pastoreados respecto a CS no pastoreados. Sin embargo, en situaciones de pastoreo intenso estos servicios se ven afectados negativamente.

“El pastoreo en sí no es el que ofrece el servicio ecosistémico, sino que depende estrechamente de la intensidad del pastoreo”


Además, en pastoreos leves o moderados se logra mayor peso de bocado, áreas más grandes, mayor profundidad y eso determina mayor tasa de consumo y mayor productividad animal, respecto a pastoreos intensos. En cuanto al proceso de pastoreo en sistemas integrados, “no hay que pensar solo en la defoliación porque los animales afectan el funcionamiento de los sistemas de producción a través de todos los procesos”, remarcó Julio. También se produce la excreción de orina y bosteo -que genera un efecto importante sobre la dinámica de nutrientes-, el pisoteo -con sus consecuentes problemas de compactación- y la emisión de gases de efecto invernadero -que influyen en el balance de carbono-. Un elemento relevante a tener en cuenta, más allá de los aspectos productivos, es el

balance ambiental. Es necesario buscar un equilibrio entre el desacople de carbono, nitrógeno y fósforo que los animales producen mediante la digestión y el acople que realiza la vegetación de estos nutrientes. Cuando el desacople excede a la capacidad de acople del sistema, aumenta la emisión de gases de efecto invernadero, el riesgo de escurrimiento de fósforo y lixiviación de nitratos. En este punto, aparece el concepto de carga animal ambiental, buscar una carga animal que maximice no solo la productividad sino también el balance ambiental. El especialista concluyó en que queda mucho por profundizar en relación a éstas temáticas y que no existen recetas repetibles. Cada sistema de producción es único y tanto asesores como productores deberán adaptar las herramientas existentes a las condiciones locales.

“No hay que pensar solo en la defoliación porque los animales afectan el funcionamiento de los sistemas de producción a través de todos los procesos”

REVISTA AAPRESID

75


GANADERÍA

Resistencia antimicrobiana, una amenaza global a la salud y la seguridad alimentaria El uso inadecuado de antimicrobianos puede derivar en resistencia, afectando a la producción animal, a la salud de personas y al ambiente. Dialogamos con Germán Cantón sobre la problemática y cómo combatirla.

76

REVISTA AAPRESID


En el mes de noviembre se llevó a cabo el 44° Congreso Argentino de Producción Animal organizado por AAPA (Asociación Argentina de Producción Animal), bajo el lema “el futuro desafía a la producción animal”. Dentro de los ejes que abordaron, se dio un lugar importante a la sanidad animal

y a la resistencia antimicrobiana en particular. Para conocer más sobre esta creciente problemática hablamos con el Méd. Vet. Germán Cantón, investigador de INTA Balcarce-IPADs y co-editor de la sección Sanidad Animal del Congreso.

REVISTA AAPRESID

77


¿Qué es la Resistencia Antimicrobiana (RAM)? El uso de antimicrobianos en la producción animal es necesario para garantizar la sanidad, el bienestar animal y la seguridad alimentaria. La RAM se produce cuando los microorganismos, ya sean bacterias, hongos, virus o parásitos, cambian al verse expuestos excesivamente a los antimicrobianos (antibióticos, antivíricos, antifúngicos, antipalúdicos o antihelmínticos, por ejemplo). Como resultado del uso reiterado o irresponsable de estos, se aceleran las probabilidades de resistencia y, de darse el fenómeno, los medicamentos se vuelven ineficaces lo que pone en peligro la eficacia de la prevención y el tratamiento de infecciones.

Algo habitual que ocurre, principalmente en sistemas de engorde a corral de bovinos, son los tratamientos profilácticos con antibióticos de amplio espectro, o específicos contra algunos cuadros respiratorios de manera preventiva, puntualizó el referente, “sin saber si esos animales realmente están incubando una enfermedad o son portadores de una bacteria en sí”. Con el correr del tiempo, esto puede ir generando resistencia, “como pasó hace muchos años con el antiparasitario Ivermectina”, ejemplificó.

¿Qué impactos tiene la RAM? “El riesgo de la resistencia antimicrobiana es algo que debería preocuparnos”, remarcó. Se calcula que más de un 75% de las enfermedades animales infecciosas son transmisibles a las personas, y existen previsiones de la OMS que estiman que para el 2050 habrá más muertes relacionadas con superbacterias resistentes que por cáncer. El especialista explicó que los antibióticos que se dan al ganado, en parte ingresan al

animal, pero otra fracción se excreta y se incorpora al suelo exponiendo bacterias ambientales a estos antimicrobianos. El resto que no es retenido en el suelo puede llegar a aguas subterráneas y arroyos, donde a su vez también llegan bacterias provenientes de sistemas cloacales de personas que toman antibióticos. “Esto genera un impacto tanto en la producción animal como en la salud humana y el ambiente por el uso indiscriminado de estos activos”, indicó.

¿Qué medidas se podrían tomar para frenar esta situación? Una estrategia que hace varios años incorporó la OMS es el enfoque de “Una Salud”. Este concepto tiene en consideración la interrelación que existe entre la producción ganadera de alimentos, la salud humana y el ambiente, y llama a la participación multidisciplinaria y holística para combatir la RAM y sus impactos, explicó Cantón. “Actualmente, un productor puede ir a la veterinaria a comprar cualquier antibiótico para aplicarlo cuando le parezca, y eso es algo que no puede pasar, sino que debería tener un aval”, remarcó. En varios países ya se está aplicando el uso de prescripción médica, de manera similar a lo que se hace con antibióticos para humanos que no son de venta libre. “Algunos antiparasi-

78

REVISTA AAPRESID

tarios sólo los puede aplicar el productor si su médico veterinario se lo permite, quien emite una receta para comprarlo e indica la manera que lo debe aplicar, en un futuro va a pasar también en Argentina”, adelantó. Por otra parte, es necesario inculcar este tema en la formación profesional desde la facultad, “se debe concientizar a los futuros profesionales de medicina veterinaria para tener criterios para decidir cuándo realmente es necesario aplicar medicamentos, y tratar de reducir el uso indiscriminado de los antibióticos en vistas de frenar la generación de resistencias”, concluyó. Sin dudas, la problemática requiere medidas por parte de todos los sectores del gobierno y la sociedad.


“El riesgo de la resistencia antimicrobiana es algo que debería preocuparnos”. German Canton Veterinario German Canton es Veterinario egresado de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Tandil) en 2004. Durante 2002 y 2003 realizó la Residencia Interna en Sanidad Animal en INTA EEA Balcarce, obteniendo el título de Especialista en Sanidad Animal. En 2013 finalizó su doctorado en la Universidad de Edimburgo, Escocia, estudiando la patogénesis de la Neosporosis bovina, una de las principales causas de abortos en esta especie. Se desempeña realizando actividades en el Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado (SDVE) del INTA EEA Balcarce y colaborando con la Residencia Interna en Sanidad Animal. Además, participa en el Grupo de Sanidad Animal, en diferentes Proyectos de Investigación. Ha publicado trabajos en revistas de divulgación general y científica, resúmenes en congresos, jornadas nacionales e internacionales y además realiza tareas de extensión a profesionales del sector en diferentes áreas de Sanidad Animal en Rumiantes. REVISTA AAPRESID

79


80

REVISTA AAPRESID


REVISTA AAPRESID

81


AGENDA AGENDA AAPRESID CHARLAS AAPRESID COMUNIDAD DIGITAL El conocimiento en tus manos El ciclo incluye presentaciones de especialistas en distintas temáticas y permite el intercambio y debate en vivo. Son seminarios virtuales de carácter gratuito con inscripción a través del link que se indica en cada charla. Conocé el calendario disponible online en: www.aapresid.org.ar/eventos Redes Sociales: Instagram Aapresid - Facebook Aapresid Twitter @aapresid

PUBLICACIONES E INFORMES TÉCNICOS AL ALCANCE DE TODOS Accedé de manera online a todas las publicaciones mensuales de “Red de Innovadores”, así como también a las Revistas Técnicas de ganadería, cultivos invernales, maíz y soja. De esta manera, Aapresid pone al alcance de todos su abanico de información técnica y de actualidad institucional. Además podés acceder a todos los informes de sus Redes temáticas: Maíz Tardío; Soja NEA; de cultivos de servicios Aapresid- Basf y Maíz del sur bonaerense.

CONGRESO AAPRESID 2021 “Siempre vivo, Siempre diverso” Reviví las charlas: www.aapresid.org.ar/eventos/

82

RED DE INNOVADORES

Ciclo de capacitación e intercambio a lo largo del 2021 para abordar los temas de la campaña, con la mirada puesta en los sistemas de producción y con información para la toma de decisiones que el productor necesita, cuando la necesita. Estos espacios únicos reunirán: el conocimiento de los mejores especialistas, la mirada y experiencia de productores referentes de distintas zonas del país y la última tecnología disponible ofrecida por las empresas. Todos los miércoles del mes de 9 a 13 hs. Para más información: www.aapresid.org.ar/eventos

CONTENIDOS AUDIOVISUALES Canal de YouTube Accedé en cualquier momento y desde cualquier lugar, a las mejores charlas y jornadas de la institución, entre las que se encuentra el Seminario completo de Cultivos de Servicio y el taller de la Chacra Pergamino, en el que se relatan los logros de más de 6 años de planteos verdes. Además, se pueden encontrar las plenarias y talleres del Congreso Aapresid.

Todas las novedades respecto a la programación de las charlas podrán seguirse por las redes sociales de la institución.


Revista Técnica

SOJA 2021

Disponible online www.aapresid.org.ar


Sumate a la comunidad Aapresid