Page 1

V IP ESPAÑA

DICIEMBRE 2019 Nº 300 4 EUROS WWW.VIPMEN.COM ESPAÑA

Very Important Person Men

OMAR MAALOUF fotografiado por Adriá Cañameras en exclusiva para VIP España

OMAR MAALOUF HOMBRE DE HIERRO CONTRA SUS MIEDOS Aaron Piper - Matt damon - Christian Bale - David Trueba - Rels B - Michael Kors


SUMARIO noviembre 2019

OPINIÓN

CULTURA

MODA

22/MANUEL JABOIS ¨Hay una forma decente de contemplar el mundo, y esa forma me parece que no es la muestra (...)¨.

29/FOTOGRAFÍA Aquellos maravillosos años en Madrid (o por qué la Movida no pasa de moda).

66/ENTREVISTA Hablamos con Michael Kors sobre cómo su obra ha contribuido al buen nombre de la moda americana.

24/OCTAVIO SALAZAR ¨Me gustaria darme cuenta de que mi hijo sigue formando parte de una cultura machista que se resiste a abandonar privilegios¨.

34/CINE Daniel Carparsoro regresa con uno de los `thrillers´más esperados del año.

72/NUEVAS FIRMAS Messi se inspira en el estilo de Leo... Messi.

40/MÚSICA Mando Diao, una oda al rock de guitarras.

74/ENREVISTA Olvida todo lo que te han dicho de Pelayo Díaz y escucha su versión de los hechos.

26/RICARDO F. COLMENERO El premio Nacional de Periodismo Fulio Camba 2918 se estrena como columnista en GQ con un texto... `Con final feliz`.

44/CINE `A Dog Called Money´el diario de viajes de PF Harvey. 48/LIBROS Un riquiño cara a cara entre Lucía Taboada y Domingo Villar. 56/SERIES `Vida perfecta`: tres directoras y un encuentro a cuatro bandas.

2

78/NOTICIAS No busques, encuentra: propuestas para un mes cargado de novedades. 84/RELOJERÍA Los orígenes del Breitling Aviator 8 Mosquito. 87/RELOJES Oris, pura maestría mecánica.


SUMARIO noviembre 2019

“Me he cuestionado cómo sería nuestra definición del ´lifestyle´de lujo en el año 2054” -Virgil Abloh página 61

3


OPINIÓN

Adictos al móvil Alejandro García De vez en cuando circula por Twitter una foto de chavales sentados en un museo mirando sus móviles. Provoca siempre un revuelo muy puritano. No hay cosa que más exalte a los guardianes de la tradición que la precariedad moral del progreso. Cuando Jorge Manrique escribió “cualquier tiempo pasado fue mejor”, lo hacía llorando a su padre, no al tiempo de la piedra. Manrique nos quería a todos vivos y con 4G. A mí la de esos chicos del museo me parece una imagen bellísima. Primero porque me gusta imaginar que están consultando su Tinder, que es bastante más aprovechable a su edad que Velázquez. Segundo, porque quizás están haciendo algo cada vez más normal: leer todo lo posible sobre el cuadro que tienen delante después de contemplarlo, que es lo que hacemos cuando algo nos gusta mucho, incluida nuestra novia. Y tercero, que a mí la imagen de un chico con la mirada pegada a una pantalla de móvil siempre me ha parecido una señal de civilización, de que el tiempo corre y además corre para bien. Desde hace tiempo leo los periódicos en el móvil. Lo hago en el metro, en el taxi, en la cola de un supermercado o en un semáforo en rojo, como el poeta. Llevo libros en el móvil, libros que a veces me pongo a leer por aburrimiento o por pasión, frecuentemente en las narices de alguien. Cuando voy por la calle o entro en un bar, o me paro en un arbusto esperando sexo, o voy a pescar con mi sobrino, y algo me llama la atención, agarro el móvil y lo busco y me informo. También tengo algún juego y navego sin rumbo por páginas de idiomas por inventar. Eso cuando no estoy escribiendo whatsapps, respondiendo correos o escribiendo algún artículo, o sea, trabajando. Son muchas horas pegadas a la pantalla del móvil, si bien cuando estoy en casa uso la tableta. La cuestión es tener la cabeza agachada para provocar el resquemor de quien se cruce conmigo, pues por algún motivo piensa que

4

paso seis horas al día mirando fijamente la agenda. En mi pueblo había un chaval que andaba con la mano metida en el paquete. Le llamábamos, por supuesto, Mano siempre en polla. Se quedaba mirando fijamente la calle en la puerta del comercio de sus padres con unos Lois abultados. Los niños que pasábamos para ir al colegio nos reíamos de él. Nos contemplaba con la miraba bovina que se le pone a los que están acariciándose

La cuestión es tener la cabeza agachada para provocar el resquemor de quien se cruce conmigo, pues por algún motivo piensa que paso seis horas al día mirando fijamente la agenda.

los huevos. Y sin embargo, en esa actitud suya, que le libraba de atender el comercio, había un aprendizaje fundamental: el que se deriva de la curiosidad por la vida mientras se acomoda eternamente, a la vista de todos. Desde hace tiempo leo los periódicos en el móvil. Lo hago en el metro, en el taxi, en la cola de un supermercado o en un semáforo en rojo, como el poeta. Llevo libros en el móvil, libros que a veces me pongo a leer por aburrimiento o por pasión, frecuentemente en las narices de alguien. Cuando

voy por la calle o entro en un bar, o me paro en un arbusto esperando sexo, o voy a pescar con mi sobrino, y algo me llama la atención, agarro el móvil y lo busco y me informo. También tengo algún juego y navego sin rumbo por páginas de idiomas por inventar. Eso cuando no estoy escribiendo whatsapps, respondiendo correos o escribiendo algún artículo, o sea, trabajando. Son muchas horas pegadas a la pantalla del móvil, si bien cuando estoy en casa uso la tableta. La cuestión es tener la cabeza agachada para provocar el resquemor de quien se cruce conmigo, pues por algún motivo piensa que paso seis horas al día mirando fijamente la agenda. En mi pueblo había un chaval que andaba con la mano metida en el paquete. Le llamábamos, por supuesto, Mano siempre en polla. Se quedaba mirando fijamente la calle en la puerta del comercio de sus padres con unos Lois abultados. Los niños que pasábamos para ir al colegio nos reíamos de él. Nos contemplaba con la miraba bovina que se le pone a los que están acariciándose los huevos. Y sin embargo, en esa actitud suya, que le libraba de atender el comercio, había un aprendizaje fundamental: el que se deriva de la curiosidad por la vida mientras se acomoda eternamente, a la vista de todos y sin complejos, los cojones. Desde hace tiempo leo los periódicos en el móvil. Lo hago en el metro, en el taxi, en la cola de un supermercado o en un semáforo en rojo, como el poeta. Llevo libros en el móvil, libros que a veces me pongo a leer por aburrimiento o por pasión, frecuentemente en las narices de alguien. Cuando voy por la calle o entro en un bar, o me paro en un arbusto esperando sexo, o voy a pescar con mi sobrino, y algo me llama la atención, agarro el móvil y lo busco y me informo. También tengo algún juego y navego sin rumbo por páginas de idiomas por inventar.


OPINIร“N

Adictos al mรณvil

5


L A M O DA DE LA GENERACIÓN Se acerca el fin del reinado de juventud millennial – dentro de poco serán parte de la prehistoria– para dar paso a la generación Z (aquellos nacidos entre 1994 y 2010).

E

sta nueva generación, nacida en pleno auge de las redes sociales, iría desde los preadolescentes hasta los jóvenes de poco más de 20 años que comenzarían a entrar en el mundo laboral, describe en un artículo la profesora de comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Mireia Montaña. Estos son algunos de los datos más relevantes de su supuesto retrato: 1. También se les conoce como ‘postmillennial’, ‘centennial’, generación K o ‘posbieber’. 2. Son los verdaderos nativos digitales. Si en su día se habló de que los millennials eran los que más tecnología utilizaban, estábamos equivocados. La generación Z no recuerdan lo que era conectarse a internet a través de un módem ligado a la línea telefónica, cuyos pitidos sordos –unido a las voces de tu padre acusándote de haber cortado su llamada– eran infernales. 3. No conciben un mundo sin Wi-Fi, YouTube o Instagram, afirma Silvia Sumell, profesora de estudios de psicología y ciencias de la educación de la UOC. 3. Pueden usar hasta cinco dispositivos a la vez (la media millennial está en tres) y son muy dependientes de la tecnología. Según Neus Soler, experta en marketing y profesora de estudios de economía y empresa de la UOC, la diferencia entre la generación anterior y esta es que “los millennials estaban vinculados al uso de los diferentes dispositivos, mientras que la Z destaca por el uso que hace de la información que le da el aparato”.

Z

4. Son más recelosos con su intimidad, saben que no deben compartirlo todo. Si el boom de las redes sociales propició que los jóvenes compartiesen hasta los detalles más escabrosos de su intimidad, los que vienen después “son más conscientes de los riesgos e inconvenientes que esto conlleva”, sentencia Sumell. 5. Están habituados a hacer múltiples tareas y procesar al mismo tiempo varias fuentes de información, explica Inma Rodríguez-Ardura, también profesora de estudios de economía y empresa. 6. Son más autosuficiente, autodidactas y están muy preparados debido a la época de inseguridad laboral, de crisis económica y extremada competencia. “Dicha situación da lugar a que muchos emprendan su primer negocio desde muy jóvenes”, señala Sumell. 7. Tienen su propio vocabulario, como bae (acrónimo de la expresión en inglés before anyone else para referirse a alguien a quien tienes cariño), crush (palabra para describir cuando tienes un flechazo), ‘salseo’ (el cotilleo puro y duro de toda la vida, pero de YouTube), stalkear (espiar a través de las redes sociales la vida de una persona)… 8. Tienen una sexualidad más abierta y fluida, puesto que ya no se dejan llevar por tabúes. Según una investigación, tan solo el 66% de los jóvenes, con edades comprendidas entre 16 y 22 años, se identifican como ‘exclusivamente heterosexuales’, la cifra más baja de cualquier generación (en comparación con el 71% de los millennials y el 85% de la generación X). 9. Demuestran mayor activismo social o se prestan a mayor número de voluntariados. Tal y como afirman los datos de Young People Omnibus de Ipsos MORI, casi la mitad de las personas de entre 14 y 16 años (46%) en Gran Bretaña aseguran dedicar su tiempo para ayudar a personas de su comunidad en los últimos dos años, en comparación con solo el 30% en 2005. Y tres de cada diez (29%) están regularmente activos en su vecindario, comunidad u organización étnica en comparación con solo uno de cada diez (10%) en 2005. 10. Buscan trabajos con flexibilidad de horarios y desde casa que les permitan la conciliación con el resto de ámbitos de su vida. Aunque prefieren carreras de ciencias –tecnología, ciencia, ingeniería o matemáticas–, les gustan los ambientes de trabajos creativos, así como recibir feedback de sus superiores, tal y como recoge un informe realizado por la plataforma para buscar empleo Job Today. No obstante, como cualidades negativas resaltan su impaciencia y su déficit de atención (8 segundos frente a los 12 de los millennials).

7


MODA

8


Si hay algo que caracteriza a la Generación Z es no tener reglas preestablecidas. Estamos ante los auténticos nativos digitales, ya que ellos sí que han nacido en un entorno 100% tecnológico y digital, y es que lo consiguen todo a golpe de clic: pareja, amigos, trabajo, comida y, por supuesto, ropa. Estos jóvenes no conciben el mundo sin Wi-Fi, YouTube ni Instagram, y es por ello que el e-commerce está más de moda que nunca, ya que los jóvenes tiran de ellos para comprar desde muebles hasta ropa, un sector del que no tienen un concepto establecido: cualquier prenda y estilo es bien recibido por ellxs.

Las ventajas de la ropa sport son infinitas, ya que son prendas cómodas, juveniles y a la moda. Ellos la visten y combinan con tal elegancia e informalidad que hacen de estas prendas, unas prendas perfectas para cualquier día de la semana y para cualquier ocasión. En este sentido una de las prendas clave son los leggings, una prenda deportiva, ajustada y siempre muy llamativa y colorida. Pero no todo son leggings, hay otras prendas que arrasan con la llegada de esta nueva generación, como las sudaderas y jerseys XXL -que combinan genial con pantalones ajustados tipo pitillos- y las bomber -la chaqueta más trendy del momento-..

Camisetas con mensajes

Un sí al mundo sneaker

Estos jóvenes llegan con las pilas cargadas para revolucionar el mundo, por eso no dudan en usar las redes sociales para dar su opinión de las cosas y en salir a la calle para manifestarse. También utilizan la ropa para dar su visión del mundo, y es que las camisetas con mensajes están a la última. Son básicos divertidos (y muy cómodos) que no deberían faltar en ningún armario. ¿Tienes ya la tuya?

Parece una tontería pero las zapatillas de marca son clave para entender a la generación, una generación que ama a las marcas y que las utiliza como símbolo de identidad, como si de una tribu urbana se tratase.

También hay opciones de talles grandes Lxs jóvenes de talla grande pueden estar tranquilxs, ya que gracias a la era digital es muy fácil comprar ropa de tallas grandes para jóvenes. Gracias a Internet llevar una talla grande e ir a la moda no es ningún drama, ya que en la red hay cientos de opciones para comprar prendas con las que ir elegante y vestir sin completos, ¡como a ti te gusta! Moda urbana y sport La ropa deportiva es tendencia, y no solo para ir al gym. Estos jóvenes llevan ropa sport hasta para ir de cañas y ¿lo mejor de todo? Sin que parezca que es un look de gimnasio.

Y es que la marca, el diseño, el color, la comodidad, el peso y la innovación son las claves que los más jóvenes valoran a la hora de decantarse por unas sneakers u otras. Y en la mayoría de los looks, las zapatillas es la prenda principal del outfit, la que aporta un punto de distinción y creatividad al #ootd. ¿Aún no tienes las tuyas? En definitiva, sin estilo preestablecido La Generación Z ha traído a nuestra vida la moda sin género, también conocida como genderless que, básicamente consiste en ropa cómoda y urbana con prendas unisex. ¿El fin? Derribar barreras, revolucionar la forma de vestir e ir sin estereotipos. Y recuerda, para la generación Z no existen los euros… ellos pagan en pavos. Y es que otro de los puntos clave para identificar a alguien que pertenece a la Generación Z es su vocabulario, ¡utilizan sus propias expresiones!

9


MODA

U

nos investigadores británicos han realizado un importante descubrimiento: las personas con depresión usan determinadas palabras y expresiones (y son estas). El estudio de la salud mental es uno de los grandes retos científicos por delante, sobre todo cuando hablamos de la depresión, un síndrome esquivo un tanto difícil de diagnosticar, también de evitar. El análisis de su relación con el lenguaje es una disciplina específica que tiene por objeto, por un lado, entender cómo piensan aquellos que la sufren, y por otro, encontrar formas de localizarla. Es algo especialmente ilustrativo en el caso de artistas como Kurt Cobain o Sylvia Plath, que volcaron en su trabajo muchas de sus inquietudes, y entre los que podemos hallar seguro muchas coincidencias de expresión. Tom Johnston y Mohammed Al-Mosaiwi son los miembros de la Universidad de Reading, en Berkshire, Reino Unido, que hace unos meses publicaron esta investigación en ‘Clinical Psychological Science’, y que también recoge el portal ‘The Conversation’. Los autores aseguran que la tecnología está suponiendo grandes avances en su abordaje de la conexión entre la depresión y el lenguaje; antes tenían que hacer su trabajo de forma manual, analizando pieza a pieza, y ahora los sistemas informáticos permiten gestionar cantidades mucho mayores de información. Con ello nos referimos a ensayos personales, entradas de diarios y obras artísticas de figuras como Cobain o Plath. La conclusión es la anterior: quienes sufren depresión se expresan de una forma concreta.

‘La ropa deportiva es tendencia, y no solo para ir al gym’ 10

Muchos se preguntan sobre las aplicaciones prácticas, y los responsables aluden a su importancia para entender cómo piensan las personas que padecen depresión, pero también para prevenirla, para localizar determinados síntomas en páginas de diarios, posts en redes sociales, canciones, ensayos… También inciden en que el hecho de que una persona se exprese de la forma anteriormente explicada no significa que sufra depresión necesariamente, ya que el diagnóstico hace referencia a una situación que se mantiene en el tiempo.


Siguiendo con las analogías musicales, tal vez Freddie Mercury estaba pensando en la futura Generación Z cuando cantó “I want it all and I want it Now” (“Lo quiero todo y lo quiero ahora”). Ciertamente es una excelente manera de resumir sus deseos. Recordemos que la generación millennial creció alrededor de la tecnología, pero todavía entiende lo que es el ‘buffering’. Recuerdan lo que es ‘esperar’ para realizar descargas y conexiones. La Generación Z no tiene que esperar. Para ellos la inmediatez es la única respuesta aceptable. Google y Amazon nacieron antes de esta generación. Han crecido en la cultura de lo instantáneo, de lo Inmediato, del Ahora. Algunos han entendido mal la demanda del ‘ahora’ e interpretan que esta generación será egocéntrica. Eso es incorrecto. Este grupo de consumidores está simplemente hiper-conectado y esperan que todo funcione a la perfección, sin fricciones. Mientras que “un mundo sin fricciones” puede ser un valor añadido para la Generación Y, es simplemente un factor de higiene para la Generación Z. Cada elemento de su customer journey (punto de contacto con una marca) necesita ser notificado y listo para responder las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Necesitamos predecir sus necesidades, estar allí y ser relevantes cuando ellos lo necesiten, y satisfacer sus necesidades de inmediato. Hace poco escuché un anuncio de radio para Ulster Bank que invitaba a los consumidores más jóvenes a contratar una hipoteca con ellos. Su comunicación era muy clara: ‘Estamos abiertos hasta tarde algunos días por la tarde para facilitártelo. Somos diferentes’. Más tarde pasé por delante de una de sus sucursales y tomé la siguiente

foto, que muestra que estaba cerrado porque ¡era la hora del almuerzo! Este es un banco que todavía piensa que estamos en la década de los ochenta. ¿Quién cierra hoy para el almuerzo? Es la hora en la que los consumidores pueden tener un rato libre para salir de su trabajo y visitar su banco y solucionar cualquier asunto administrativo, ¿y cierran justo entonces? ¿Para comerse un sándwich? A la Generación Z no le importa. De todos modos, no tendrán tiempo para los bancos. Ellos habrán encontrado una alternativa para saltárselos. Mientras que los millennials surfearon las primeras olas de la “economía colaborativa’, la Generación Z la hará suya. Este cambio desafía muchas de las normas de consumo existentes hoy (concretamente, el hecho de que un productor hace algo que luego vende a muchos otros repetidamente). Estamos a punto de entrar en una nueva realidad económica basada en “acceso a” en lugar de “propiedad de”. Para las generaciones pasadas, la idea de “consumo” se ha basado principalmente en la propiedad individual. Mi casa, mi coche, mi colección de CDs. Cosas tangibles que tenías, que podías tocar y llevar contigo si te movías. Pero en un mundo en el que AirBnb, Uber y Spotify me darán acceso a esas tres cosas, ¿por qué querría tenerlas? ¿Por qué necesitaría la deuda, las preocupaciones o la responsabilidad relacionada con la propiedad? La Generación Z está lista para este cambio. Los jóvenes exigen acceso a las cosas que necesitan, pero no parecen tener realmente el deseo interior de poseerlas tanto como las generaciones anteriores. Las inseguridades con respecto a las posesiones materiales

de los baby boomers tras la Segunda Guerra Mundial han ido desapareciendo con cada nueva generación. Así que vamos a seguir viendo nacer nuevas marcas que darán a estos consumidores lo que quieren. No hay más que mirar a Le Tote en EE.UU., un servicio de suscripción de ropa que ofrece a los consumidores un nuevo estilismo cada mes, siempre en línea con la temporada y siempre siguiendo las tendencias. Cada mes devuelves aquello a lo que tenías ‘acceso’ el mes pasado y recibes tu nuevo ‘look’ para el próximo mes. ¿Quién quiere un montón de ropa ocupando espacio en su armario de forma permanente, la mitad de fuera de temporada y mucha más que sólo se ha usado una vez? (www.letote.com). La Generación Z no será propietaria cuando no tengan que serlo. Las generaciones anteriores han tenido que luchar por las verdaderas libertades. Libertades políticas, sociales y raciales. Mientras que estas luchas todavía existen, la Generación Z está buscando nuevas libertades. Son la primera generación que realmente crece dentro de la red: YouTube, Instagram y Snapchat, seguidores, ‘likes’ y suscriptores. Están conectados a una red global y se encargan de cuidarla y mantenerla. Son verdaderos creyentes del mantra ‘todo es posible’. ¿Cómo no podrían crecer en un mundo donde la tecnología sigue sorprendiendo, rompiendo nuevos moldes y haciendo posible lo imposible? La libertad que buscan es la de ser ellos mismos, no formar parte de un sistema, sino ser diseñadores de sí mismos. Quieren libertad geográfica (para vivir donde quieran, para cambiar esos deseos regularmente

11


CUIDADOS

UNA BARBERIA CLÁSICA

La barbería `Barber 81´situada en Berlin que triunfa entre los famosos.

N

adie te enseña cómo tienes que dejar crecer la barba: simplemente crece. Además, a su aire. Y muchos tampoco sabríamos dar una masterclass sobre cómo dejarse crecer la barba. Nuestros padres siempre nos han ayudado a dar nuestros primeros pasos, pero es probable que necesites algunos consejos extra para tener un vello facial perfecto. Además, dado que las barbas son un elemento de la belleza masculina que se ha hecho popular en los últimos 1020 años, es posible que tu padre nunca se haya dejado crecer una barba. Así que estás solo en esta batalla. Bueno, solo tampoco estás. En GQ, todos hemos intentado cumplir con esta misión, y más de la mitad de nosotros llevamos barba casi siempre. Esto significa que podemos probar los mejores productos de barba, las mejores recortadoras e incluso algunos nuevos peinados para barba. Toda una investigación.

El ritual perfecto Barbiere es la nueva línea cosmética de Acqua di Parma que convierte el arte del AFEITADO es una experiencia multisensioral. por A.G.

12

En todo esa “investigación”, compartimos contigo los consejos y trucos más importantes que hemos aprendido en el proceso, bien sea para dejarte una barba de 5 días o una de cinco meses. Antes de desvanecerse la barba, hay que definir el escote. Esto le impide tener barba en el cuello, y también muestra que usted es serio acerca de este asunto del aseo de la barba. El escote es bastante sencillo: Tome dos dedos y colóquelos sobre su nuez de Adán. Imagínese una forma de U que se conecta a la parte posterior de cada oreja, y se encuentra en el centro en la base de la U. Afeite todo lo que esté por debajo de esta línea, con una navaja de afeitar o con el protector desnudo en su recortador de barba. Y voilà! “Si acaso, nuestros folículos se hacen más pequeños a medida que envejecemos. Las barbas grises no son muy diferentes a las normales, estructuralmente hablando. Si una barba como la de Papá Noel parece tosca, es porque no está bien acondicionada o porque está


CUIDADOS PRODUCTO DEL MES

El afeitado más fácil Estos productos de la línea MR. A THE SHAVE, de PROSKILLS, son lo único que necesitas para mantener a raya tu estilismo facial. por A.G.


CULTURA CINE

l

SERIES

l

MÚSICA

l

ARTE

l

LIBROS

l

FOTOGRAFÍA

l

AGENDA

SERIES

Arón Piper, nos abre las puertas de la élite: “Tanto Ander como yo tragamos demasiado y expresamos poco”

A

rón Piper fue actor antes que adulto, pero nunca un juguete roto. Con apenas 15 años, los de 15 años y un día, y tras haberse convertido en una de esas jóvenes promesas de la industria, Piper dijo que no. Que pasaba. Que quería ir al instituto y tener una vida normal. Con 21 años, la fama le llegó de nuevo con Élite y el personaje de Ander. Parece que hay algo que la atrae a él como un imán; llamémoslo talento. Un imán tiene también para atraer los balones hacia su cara, como se puede comprobar en la competición deportiva a la que Esquire le ha sometido junto a sus compañeros Omar Ayuso, Álvaro Rico e Itzan Escamilla. Pero también para esquivarlos con estilo, igual que hace con las consecuencias irremediables de un boom nivel Netflix. Hablamos con él de la segunda temporada de Élite y de su segunda vida como actor.

grande, pero lo he digerido mejor de lo que me esperaba. De hecho, me ha puesto en mi sitio. Me ha puesto los pies en la tierra más de lo que los tenía antes.

¿Sientes que ha cambiado mucho tu vida? Para nada. No siento que haya cambiado mucho porque sigo teniendo a mis amigos de antes y mi familia sigue siendo la misma, y creo que eso es muy importante. Cuando te pasa algo así, tener un buen colchón emocional que esté ahí contigo, y que haya estado siempre, es esencial. Porque si no es muy fácil de repente hacer nuevas amistades que no sabes si son puras. Si haces algo así es fácil que se te junte mucha gente que viene con otras intenciones.

Lo cierto es que, respecto a la fama, ya venías con cierta experiencia después de 15 años y un día. Quizás, pero no ha tenido nada que ver. Cuando rodé la película de Gracia Querejeta tenía 15 años, e inmediatamente después quise dejar la interpretación. Fue demasiado para mí, eso de tener que venir a Madrid desde Asturias a hacer entrevistas y sesiones de fotos. El mundo de la promoción no es para un niño. Lo dejé durante dos años, con la idea de seguir dedicándome al cine, pero detrás de las cámaras.

¿Cómo has vivido el fenómeno Élite?

¿Qué te hizo cambiar de opinión?

Pues, la verdad, currando mucho. Pero también ha sido muy guay, y he llevado la fama bastante mejor de lo que me esperaba. Le tenía mucho miedo, sobre todo a esta que es una fama tan masiva y tan

Supongo que varios factores personales. Lo hablé con familia y amigos, y llegué a la conclusión de que la fama tiene que ser algo secundario. Si lo que te gusta es actuar y tu trabajo, eso tiene que estar en un segundo plano. Tienes que dedicarte a lo que te gusta.

14


CULTURA CINE

l

SERIES

l

MÚSICA

l

ARTE

l

LIBROS

l

FOTOGRAFÍA

l

AGENDA

¿Has tenido alguna reacción muy loca de los fans en este último año?

¿Qué podemos esperar de Ander en esta segunda temporada?

Curiosamente, me ha pasado fuera de España. La última vez estaba en París, no publiqué nada de donde estaba en mis redes sociales, pero bajé al hall de mi hotel y había fans franceses esperándome. Fue muy loco.

En esta temporada van a flipar todos los personajes. La muerte de Marina ha dejado estragos bastante grandes, y se van a ver todos involucrados. Ander va a intentar superarlo, y va a intentar que todo el mundo lo intente dejar atrás y que miren hacia delante, pero está difícil. Desde el primer capítulo podemos esperar muchos problemas y otras tantas consecuencias.

Claro, ha sido un fenómeno internacional. ¡Y algunos fans se ponen las pilas para saberlo todo!

¿Te hablan mucho de Omander, la carpeta entre Ander y Omar? Sobre todo al principio me hablaba mucha gente para decirme que, gracias a nuestra historia, se han conocido más a sí mismos o se han atrevido a hacer cosas que no pensaban, y eso mola. Es muy importante que se hable de estos temas en series de éxito como Élite, pero también es una gran responsabilidad. Es algo que hay que tratar con mucho cuidado y siempre estando informado. Para mí lo más importante en la vida, para la sociedad, la cultura y para el mundo, es la educación. Así que sí, cuanto antes se vayan sabiendo las cosas, mejor para todos.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de tu personaje? Es bastante parecido a mí. Lo que menos me gusta, que supongo que es algo que tampoco me gusta de mí mismo, es la capacidad que tiene de tragárselo todo y demostrar muy poco, tanto a nivel emocional como en sus opiniones. Tragar mucho al final es malo. Lo que sí me gusta de Ander es la confianza que genera en los demás. Saben que pueden contar con él para cualquier situación.

¿Crees que te representa bien a como eras tú en el instituto?

¿En qué tipo de proyectos te gustaría participar después de Élite? Me gustan mucho las películas de mafias, del tipo Uno de los nuestros. Me parece muy atractivo interpretar algo así. Me encantaría trabajar con directores míticos como Martin Scorsese o Christopher Nolan, pero también con los que hacen películas más pequeñas e independientes. También me interesa el teatro.

¿Estás viendo alguna serie de Netflix? Iba a decir Euphoria, pero es de HBO... Vi el otro día Blade Runner 2049 en Netflix. Soy más cinéfilo que seriéfilo, aunque he visto Breaking Bad como cuatro veces.

Aaron Piper en la Élite

Diría que en el instituto era una mezcla entre Ander y Christian, el personaje de Miguel Herrán.

15


Profile for aalexgaarciaa98

VIP Alejandro García garcía  

VIP Alejandro García garcía  

Advertisement