Page 1


WWW.MODDO.CL


8

EDITORIAL. // El devenir científico tecnológico y la conciencia del aquí y ahora.

INTELIGENCIA MILITAR. 10 // Nanotecnología de uso policiaco-militar: avances e implicaciones. INTELIGENCIA ESTRATÉGICA. 22 // La Función de Inteligencia. ESPECIAL 34 // XV Feria Internacional del Aire y del Espacio FIDAE 2008. ANÁLISIS DE INTELIGENCIA. 36 // El movimiento Antiglobalización: Algunos fundamentos sobre su génesis, desarrollo y diferencias. EDUCACIÓN E INTELIGENCIA 46 // Iniciación Científica en Inteligencia Competitiva: Consideraciones sobre la elaboración de proyectos y trabajos académicos 60 // PANÓPTICO. 62 // MISCELÁNEO.


DO

Im

a es pr

en

M

OD

l era Gen n ió eiro ecc Dir rea Lod l era And Gen n ció mán o duc Pro ndra R ja e l ial A itor d E . r. sejo zit G so J Con iro An Cardo x Ram er Feli nson t l a w S W ell e no s te a Rus ilo Mil l Ugar e m u a n C Ma José afía tham ogr Fot s Robo g a Luc k.Xchn ada c ort o P St e d n ión rac hama t s Ilu Huic José l da. g ndich ncia.c s Lt n e i r t e to Re lig rke Edi Ma ueline aainte cia n @ q e c g g Ja ketin teli AIn mar A e nd cció ncia.cl u d pro elige Una .aaint gal w e Le cina ww t n a En ent res odeiro p e L R rea And


El devenir científico tecnológico y la conciencia del aquí y ahora

S

iempre hay algo de tecnología envuelta en la generación de información para la Inteligencia. Recordará el lector las viejas historias de espionaje de las dos guerras mundiales y la Guerra Fría, donde el espía contaba con sofisticadas cámaras fotográficas en forma de sombrero, grabadoras ocultas en bolígrafos y teléfonos bajo la suela de un zapato. Hoy en cambio estamos hablando de nano chips incorporados a insectos como los Cyborg, que pueden transmitir imágenes y sonidos en tiempo real a su operador a distancia. La nanotecnología, que es la ciencia que trabaja la materia y la física a escala de una millonésima parte de un metro, tiene hoy una importante participación en el ingenio de sistemas de reconocimiento e información para fines de espionaje. Países como Estados Unidos, China o Japón han desarrollado sistemas tremendamente sofisticados al servicio de la Inteligencia de sus naciones, mientras que en otros países poco y nada se invierte en investigación científica que al menos sirva para identificar a qué riesgos se expone su propio país con tanta inventiva de los países desarrollados.


editorial

La información sobre estos avances tecnológicos es altamente sensible y sigilosamente cuidada. El devenir científico tecnológico sobre las capacidades de espionaje, se debe observar como una brecha de conocimientos y avances, que divide a un actor estatal ventajoso y otro en desventaja. ¿Cómo andamos por casa en la aplicación de nuevas tecnologías para actuar como medida de contrainteligencia? Podría ser la pregunta para los lectores de América Latina luego de leer el trabajo del Doctor Gian Carlo Delgado, que presenta los avances de la nanotecnología en usos policiacos y militares. Y es una pregunta lógica, pues el impacto de la nanotecnología en la Inteligencia, puede develar la verdadera situación de las capacidades informacionales. Pasando revista a los otros interesantes temas que se publican en esta edición, el Profesor James L. Zackrison, plantea la hipótesis de que en Inteligencia, la función determina a la organización; este es un trabajo excepcional que nos ayuda a ubicarnos en los niveles de decisión y la pertinencia de la actividad que debe efectuar la Inteligencia en cada uno de ellos. Nunca está demás observar el fenómeno desde un punto de vista sistémico e histórico, observar las soluciones al dilema

del control de los servicios de Inteligencia. Información es “poder” y su manejo es una tentación constante. En nuestra sección de análisis de Inteligencia destacamos el estudio del Detective de la Policía de Investigaciones de Chile Pablo Gutiérrez, quien hace una descripción sumamente comprensible para el lector, sobre las conformaciones de redes bajo el discurso antiglobalización. Revisar cada cierto tiempo el estado de la situación de estos grupos hace posible la mirada sobre la evolución de dichas redes, gracias a las formas de comunicación actual. Comprender a la sociedad en su ritmo y demandas facilita enormemente la sintonía entre políticas públicas y las expectativas de los pueblos. Cabe observar también aquí la enorme similitud entre estas redes y los sistemas de Inteligencia. En otro capítulo de análisis, el Capitán de Navío (R ) Camilo Ricardo Milano, pone de relieve una materia importante para la seguridad interior, la expansión de las pandillas en América Latina, que si bien son distintas a las Maras, pandillas centroamericanas que han causado gran daño a la población y se han convertido en un desafío para la seguridad nacional, éstas que son locales, se han convertido en la expresión de la delincuencia organizada

capaz de atravesar las fronteras mediante un discurso común de descontento y desenfreno social. El rol de los organismos de Inteligencia abocados a la seguridad interior, según Milano, deberían atender especialmente la posibilidad de actuar mancomunadamente con otros países vecinos este tema. Por último, presentamos en materia de educación e inteligencia una herramienta muy útil para los estudiosos de las áreas de la Inteligencia Competitiva. Siendo aun un tema novedoso en las aulas, es necesario introducir estudios científicos que sustenten la Inteligencia, entendida, y en esto nos remitimos a una excelente frase del articulista de AAINTELIGENCIA. cl, Diego Cerda Seguel, “como una herramienta genérica para combatir la incertidumbre”. Los autores de este estudio, Walter Felix Cardoso Jr. y André Coimbra Felix Cardoso, presentan algunas directrices metodológicas y sugerencias de investigación en esta área que se proyecta prometedora. Felicitamos especialmente en esta edición a los autores que se integran a nuestra revista, como también damos la bienvenida a los nuevos suscriptores que han tomado la decisión de unirse a esta aventura del conocimiento. Gracias por la confianza.




NanotecnologĂ­a de uso policiaco-militar: avances e implicaciones Gian Carlo Delgado Ramos [MĂŠxico]


inteligencia militar

RESUMEN El inusitado avance de la alta tecnología, en particular de la nanotecnología, viene generando fuertes expectativas sobre su potencial tanto civil como militar. EUA, que se coloca a la cabeza de su desarrollo, tiene desde hace algún tiempo importantes programas de entre los que destacan aquellos de tipo militar; de ahí que se considere ese caso ampliamente representativo. Una revisión de éste se acompaña de un balance sobre las diversas implicaciones que sugiere acarrear su desarrollo y eventual uso. Ello incluye cuestiones vinculadas a la seguridad nacional e internacional, así como de posibles esquemas de regulación, dado que ocurre buena parte del desarrollo bajo programas clasificados. Palabras clave: nanotecnología militar, seguridad nacional, regulación, información clasificada. SUMMARY The striking advance of high technology, especially nanotechnology, continues to create high expectations in both civilian and military circles. The U.S., at the forefront of nanotechnology development, has for some time had important programs on the military side, as clearly detailed

in the present case study. This review of military nanotechnology sets forth the various implications not only of its inevitable development but also of its eventual use. Those implications relate to national and international security questions, and call for consideration of potential regulatory schemes, given that much of the development is hidden away in classified programs. Key words: Nanotechnology military, national security, regulation, classified information I. Introducción a nanotecnología refiere a la manipulación de la materia a escala nanométrica, es decir, a la mil millonésima de metro. Se trata de una tecnología que más allá de caracterizarse por operar a esas dimensiones (en la que también trabajan otras disciplinas como la química o la física), particularmente alude al diseño, caracterización y producción de nanoestructuras, nanodispositivos y nanosistemas novedosos a partir de ‘controlar’ la forma, el tamaño y las propiedades de la materia a dicha escala, con el objeto de su uso en tales o cuales aplicaciones civiles y/o militares.

L

DATOS BIOGRÁFICOS DEL AUTOR: Autor del libro “Guerra por lo Invisible: negocio, implicaciones y riesgos de la nanotecnología” (Ceiich, UNAM. México, 2008). Doctor por la Universidad Autónoma de Barcelona. Investigador del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México.

11


Para una discusión detallada, léase: Delgado, Gian Carlo. “Guerra por lo Invisible: negocio, implicaciones y riesgos de la nanotecnología“. Ceiich, UNAM. México, 2008. 2 El debate se puede resumir brevemente a la confrontación de interpretaciones sobre las razones por las cuales se da el principio de incertidumbre de Heisenberg (1972) según el cual el producto de las incertidumbres en dos entidades (no conmutadas) debe necesariamente exceder la constante dada. Ello implicó lo que ahora se conocen como las leyes de la física cuántica y en las que se establece que en principio es imposible determinar una descripción exacta del comportamiento de los sistemas físicos como unidad. Para una discusión detallada del debate, léase: Fjelland, 2001. 3 Roco, Mihail. “Nanoscale science and engineering: unifying and transforming tools”. AIChE Journal, Vol. 50. No. 5. EUA mayo de 2004. 4 Lux Research. “The Nanotech Report”. 4th Edition. EUA mayo de 2006. 5 Holman, Michael. “Top Nations in Nanotech See Their Lead Erode”. Lux Research. EUA 8 de marzo de 2007. 6 Department of Defense. “Independence Research and Development Program Report”. EUA octubre de 2002: p. 195. 7 Ibid: p. 3. 8 Department of Defense. “Defense Nanotechnology Research and Development Programs”. Director, Defense Research and Engineering. EUA 17 de mayo de 2005. 9 Murday, James S. “The Coming Revolution: science and technology of nanoscale structures” en, AMPTIAC - Advanced Materials and Processes Technology Information Analysis Center. DoD Researchers Provide A Look Inside Nanotechnology. AMPTIAC Quarterly. Special Issue. Vol. 6. No. 1. EUA, 20 de marzo de 2002: 5. 1

12

Las aplicaciones nanotecnológicas existentes y potenciales han generado ya una doble atención. Por un lado, se observan amplios beneficios que posibilitaría la potencial reestructuración, en principio, de todo el entorno material que nos rodea. Y, por el otro lado, se identifican las posibles implicaciones que esa transformación generaría en el medio ambiente y, de ahí, en la salud puesto que estarían presentes novedosas nanoestructuras diseñadas por el ser humano y cuyas características, en su gran mayoría, son todavía desconocidas1. Llamativo resulta el alto grado de incertidumbre sobre los potenciales riesgos de las nano-innovaciones. Y es que, como se sabe, el principio de Heisenberg y el consiguiente debate entre Einstein y Bohr (la denominada interpretación de Copenhagen)2 muestran límites relativos sobre lo que se puede medir: que, en principio, varias propiedades de las partículas subatómicas no pueden estar definidas con ‘exactitud’ de modo simultáneo. Por ello, entre otros factores, se puede dilucidar que los potenciales riesgos son probables, y más aún, en múltiples casos difíciles de detectar de modo inmediato puesto que lo que se está manipulando es directamente imperceptible a nuestros sentidos, factor que genera una “desconexión” entre las causas y los efectos del avance de las nanotecnologías tanto en el tiempo como en el espacio. De cualquier modo, las expectativas se mantienen álgidas, factor que se refleja en un gasto público y privado exponencial y en un sostenido impulso y avance de la IyD de las nanotecnologías. Se estima que el gasto de los gobiernos en nanotecnología a nivel mundial, pasó de 430 millones de dólares en 1997 a 3 millardos en 2003; contexto en el que EUA aportó el 25 por

ciento.3 Para 2004, Lux Research supone que el gasto total mundial ascendió a 8.6 millardos de dólares. En 2005, los montos sugieren haber aumentado a 5.9 millardos del sector público, 4.5 millardos del gran y mediano empresariado y unos 500 millones de start-ups para un total de 10.9 millardos de dólares.4 Para el 2006 las cifras de Lux Research precisan un total de 12.4 millardos de dólares: 6.4 millardos del sector público, 5.3 del gran y mediano empresariado y unos 700 millones de start-ups.5 II. Expectativas militares: el caso de EUA El potencial de las aplicaciones militares de la nanotecnología son tales, que uno de los argumentos utilizados en EUA para la adopción de la Iniciativa Nacional en Nanotecnología (NNI), fue precisamente su gran funcionalidad para la guerra y en la garantía de la “seguridad nacional”. El rol del Departamento de Defensa (DoD) de EUA es mayor, pues se trata de uno de los principales proveedores nacionales de recursos a la IyD al contabilizar cerca de la mitad del financiamiento federal total (civil y militar) y que, para principios del siglo XXI, se concretizaba -por ejemplo- en miles de proyectos abiertos con contratistas mayores por un costo cercano a los 3 mil mdd anuales.6 El peso del Pentágono en el desarrollo de la nanotecnología es creciente y de gran envergadura ya que no solo se adjudica alrededor de una cuarta parte del presupuesto total de la NNI (véase imagen 1; cuadro A), sino que además registra adiciones del Congreso y una serie de gastos dispersos que salen de su propio presupuesto y bajo diversos rubros afines y “encubiertos”7. Ello lleva a estimar que la IyD nanotecnológica de tipo militar en EUA recibe, directa e indirectamente,


IMAGEN 1

cerca de la mitad del presupuesto público real total. De ahí que se pueda decir que EUA está modelando el rumbo del grueso de las innovaciones nanotecnológicas de tipo militar, una tendencia que no se modifica, incluso si se toma nota de que muchas de las aplicaciones seguramente serán de carácter dual. De conocimiento público es que el DoD ha venido apoyando distintos programas de IyD en nanotecnología desde la década de 1980, pero no fue hasta 1997 que la nanotecnología se consolidó formalmente como una prioridad de éste, bajo la modalidad de una de las seis “Áreas Estratégicas de Investigación”.8 En ese momento se estableció un Comité Coordinador con un representante de las Fuerzas Aéreas, la Marina, la Armada y la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en Inglés). En paralelo, cada Fuerza del DoD consolidó sus propios grupos de coordinación y planeamiento de IyD en NyN.9 Hoy en día, el DoD cuenta con un amplio portafolio de proyectos ‘nano-militares’, de los cuales se puede presumir que un buen número son clasificados. Muchos son desarrollados en sus propias instalaciones como los Laboratorios de Investigación de la Armada, los Centros de Ingeniería y Desarrollo, la Base de las Fuerzas Aéreas Wright Patterson o el Laboratorio Nacional de Investigación de las Fuerzas Navales. Otros se ejecutan en coordinación con el Departamento de la Energía y sus laboratorios nacionales (e.g. los Alamos, Sandia, etc). Además ha establecido programas de IyD con contratistas, subcontratistas y no-contratistas del sector privado; esquema en el que los últimos juegan un

Gasto del DoD en Nanotecnología por Dependencia (2006)

- DDR&E: Grupo de Asesoría para la Investigación e Ingeniería de la Defensa. - CBDP: Programa de Defensa Químico-Biológica.

CUADRO A

Gasto en Nanotecnología del DoD por aplicación (millones de dólares) Aplicación

2006 (real)

Adiciones del Congreso (2006)

2007 (estimado)

Adiciones del Congreso (2007 est)

2008 (solicitado)

Nano-fenómenos y procesos básicos

184.59

33.78

180.99

33.49

179.12

Nanomateriales

109.70

17.46

84.77

3.06

91.68

Nanodispositivos y sistemas

110.44

21.58

107.53

23.14

70.63

Instrumental de Investigación / Metrología

10.77

2.73

9.51

1.37

8.25

Nanomanufactura

3.12

0.00

4.83

1.91

1.00

Instalaciones y adquisición de instrumentos

4.31

0.00

28.60

0.00

22.97

Dimensiones Sociales

1.00

0.00

1.00

0.00

1.00

TOTAL

423.95

75.56

417.26

62.99

374.68

Fuente: Departamento de la Defensa. Defense Nanotechnology Research and Development

Program. EUA, 26 de abril de 2007.

13


papel considerable sólo en las primeras etapas de nuevas tecnologías –dígase nanotecnología– momento en el que las aplicaciones son posibles tanto en el sector militar como civil. Una vez pasada tal fase, los actores operativos son casi exclusivamente los primeros (contratistas y subcontratistas) y se enfocan en el desarrollo de aplicaciones exóticas o clasificadas.

Para mayores referencias sobre las distintas investigaciones efectuadas por el MURI y DURIP, véase: Committee on Implications of Emerging Micro and Nano Technologies. “Implications of Emerging Micro and Nanotechnology”. National Research Council / National Academies Press. Washington D.C., 2002: pp.186-189. 11 Véase: http://web.mit.edu/ISN/index.html 12 Véase: www.engineering.ucsb.edu/Announce/ cnid.html 13 Para una descripción puntual de las investigaciones militares en nuevos materiales y sus funcionalidades, véase: AMPTIAC - Advanced Materials and Processes Technology Information Analysis Center. “Army Materials Research - Transforming Land Combat Through New Technologies”. AMPTIAC Quarterly. Special Issue. Vol. 8. No. 4. EE.UU., 21 de marzo de 2004. 14 Véase: http://web.mit.edu/isn/newsandevents/ wireless_power.html 15 Las tecnologías no letales cubren un amplio rango de posibilidades, incluyendo armas biológicas y químicas, control de masas, así como armas exóticas de última generación. El DoD define como armas no letales aquellas que están diseñadas explícitamente para incapacitar al personal o infraestructuras enemigas. Entre las que se desarrollan de última generación están las armas ópticas y acústicas, las de macro y micro ondas, polímeros y espumas inmovilizantes, armas de antimateria y de pulsos electromagnéticos, entre otras. Véase Siniscalchi, Joseph, “Nonlethal Technologies and Military Strategy”, en Martell, William, “The Technological Arsenal: Emerging Defence Capabilities”, Washington, D.C., Smithsonian Institution Press, 2001, pp. 129-150. 10

14

Boeing, DuPont, Hewlett Packard, Hughes Research, Motorola, Northrop Grumman, Rockwell, Rytheon, entre otros contratistas del Pentágono.12

Asimismo, ha establecido marcos de colaboración entre alguna sección del DoD, la Universidad y el sector privado (fundamentalmente nacional). Unos de los casos más sonados en esta área es la instauración de una unidad de investigación en el Instituto Tecnológico de Massachussets denominada Instituto para las Nanotecnologías del Soldado (ISN, por sus siglas en Inglés). En éste se vinculan la Oficina de Investigación de la Armada de EUA y actores del sector privado representados desde el Consorcio Industrial del ISN (e.g. Raytheon, DuPont); además se suman otros del sector salud como los Hospitales de Mujeres de Brigham/Centro para la Integración de la Medicina.11

Entre las prioridades militares que puntualiza la NNI, destaca la búsqueda de soluciones para la detección y protección contra armas biológicas-químicas-radiológicas-explosivas, así como para el monitoreo del estado de salud de cada soldado con el objeto de aumentar su sobrevivencia mediante nanobiosistemas. Se indica el desarrollo de sensores inteligentes, nanofilamentos o nanopolvos para la confección de ropa, máscaras y equipo militar personalizado con funciones camaleónicas en relación activa al medio ambiente, que protejan de la insolación a través de materiales de alta nanoporosidad, que sean indetectables a los sistemas de visión nocturna, que neutralicen todo tipo de agentes químico-biológicos y/o que “administren” antídotos.13 Se suman investigaciones en curso para el desarrollo de sistemas portátiles (personales) de nanopurificación de agua o de aquellas centradas en la implementación de sistemas “WiTricity” en equipo militar, es decir, de dispositivos que eventualmente permitan la transferencia de energía eléctrica vía wireless.14 Ello es una muestra de algunas aplicaciones militares defensivas y por tanto socialmente más aceptables. Con todo, ésas son la punta del iceberg del espectro de IyD nanotecnológico militar.

Otro más es el Centro para la Innovación en Nanociencias de la Defensa que surge del acuerdo entre la DARPA, el programa de Actividad Microelectrónica de Defensa (DMEA), tres planteles de la Universidad de California (Santa Barbara, Los Angeles y Riverside), el Laboratorio Nacional de Los Alamos, y socios del sector privado como

Desde la perspectiva de la capacidad ofensiva, otros rumbos de IyD anuncian que el DoD busca alentar el ensamblaje tridimensional de nanoestructuras para desarrollar: a) nuevos materiales para armas no letales15 y, b) mejores versiones de la mayoría de las armas tanto nucleares como convencionales (armamento más

El DoD mantiene también un abanico de programas con universidades que se pueden identificar, principalmente, en dos esquemas de coordinación centralizada: la Iniciativa de Investigación Multidisciplinaria de Universidades (MURI) y el Programa de Instrumentación de la Investigación Universitaria para la Defensa (DURIP)10.


ligero y con mayor capacidad de municiones, miras multiespectro, balas guiadas, o armas que se autodisparan cuando es detectado el enemigo)16. Vale mencionar dos casos a modo de ejemplificar: el de los nanorracimos de oro sensitivos y selectivos a la detección de ADN que desarrolló un programa de la Armada y que resultaron útiles para mejorar la disperción de antrax (tanto para blanqueo masivo y/o selectivo)17; o el programa de la fuerza Naval para desarrollar lo que denomina la “sexta generación de energéticos” que son utilizados para el desarrollo de municiones más potentes.18

En el mismo tenor, un balance del Comité sobre las Implicaciones Emergentes de las Micro y Nanotecnologías del Consejo Nacional de Investigación de la Junta de las Fuerzas Aéreas en Ciencia y Tecnología suscribe que:

Otras investigaciones se avocan al uso de fotocélulas nanoestructuradas “impresas” en superficies plásticas o textiles, así como al perfeccionamiento de los sistemas de transferencia/almacenamiento de energía, por ejemplo, a través de la mencionada tecnología WiTricity o la extensión de la amplitud de la carga y de la densidad de las baterías por medio del desarrollo de materiales ad hoc.19 O de aquellas que se avocan a la exponencial miniaturización y extensión de la capacidad y resistencia de los sistemas electroinformáticos de todo tipo de equipo militar; por ejemplo, centros de comando, plataformas de control, aviones, submarinos, o incluso del equipo portatil de los soldados.20

Por tanto, entre las “áreas de oportunidad”, indica el Comité, están:

En este marco de actividades, la Oficina de Ciencia de la Defensa de la DARPA reporta áreas de interés en las que la nanotecnología bien podría contribuir de modo sustancial, como: materiales y estructuras; protección de soldados y vehículos; materiales funcionales y cuánticos; y dispositivos de defensa para la guerra biológica –que incluye por principio el desarrollo de las capacidades ofensivas.21

…las micro y nanotecnologías serán relevantes en las seis competencias centrales del plan estratégico de la Fuerza Aérea: superioridad aeroespacial, superioridad informática, capacidades de ataque global, compromiso de precisión, movilidad global rápida y apoyo de combate ágil.22

a) el desarrollo de vehículos o dispositivos espaciales y sus sistemas; incluyendo el desarrollo de un sistema complejo de nano-satélites23 para vigilancia y monitoreo global permanente a modo de una antena espacial gigante; b) la evolución de los sistemas balísticos como misiles miniaturizados baratos, de poco peso, mayor precisión y rápido alcance global de diversas especificaciones; e.g. aire-aire, aire-tierra, interceptores; y c) la innovación de vehículos aéreos y otros dispositivos. Por ejemplo, micro aviones autómatas de bajo coste -como el Black Widow de la empresa estadounidense AeroVironment- para misiones de monitoreo, vigilancia, reconocimiento o para fungir como señuelos; así como el perfeccionamiento aerodinámico y de camuflaje de aviones.24 La amplitud de dichos programas que se encajan en las mencionadas “áreas de interes” de las Fuerzas que componen el

Véase: DoD, octubre de 2002; y DoD,“Developing Science and Technologies List”, Washington, D.C., Department of Defense, julio de 2002. 17 Murday, 20 de marzo de 2002. Op cit.10. Para una revisión del caso de la guerra biológica y los programas ofensivos-defensivos de EUA, véase: Saxe-Fernández, John y Delgado-Ramos, Gian Carlo. “Globalización del terror, Amenaza bioterrorista”. Centro Juan Marinello. La Habana, Cuba. 2002: pp. 73-130. 18 Véase: Kavetsky, Robert. “The Navy’s Program in Nanoscience and Nanotechnology” – A Look Ahead. Office of Naval Research. EUA, sin fecha: 3. Para mayores referencias también consúltese: Department of Defense, julio de 2002. Op. cit.: Sección 2 en “Armaments and Energetic Materials Technology”. 19 Consulte: Ibid: Sección 7 en “Energy Systems Technology”. 20 Véase: Ibid: Sección 8 en “Electronics Technology”. 21 Por ejemplo, se precisa que se podrían desarrollar armaduras y fibras avanzadas; electrónicos moleculares; robótica dinámica multifuncional; motores biomoleculares; sistemas sintéticos bioópticos; técnicas de detección de agentes a larga distancia; sensores stealth; materiales multifuncionales sintéticos, entre otros. Véase: www.darpa. mil/dso/programs.htm 22 Committee on Implications of Emerging Micro and Nano Technologies, 2002. Op. cit.: p. 13. 23 Entiéndase el uso de nanodispositivos y/o nanosistemas para la conformación de satélites muy pequeños (nanosatélites o picosatélites) pero no nanométricos. En este sentido el uso de la nano resulta cuando menos confuso. El primer nanosatélite es el británico SNAP-1 de 6.5 kg lanzado en junio de 2000. Un ejemplo de picosatélites (aún más pequeños) es el desarrollado por la Aerospace Corporation/Darpa y Rockwell Scientific de 260 gr (Ibid: pp. 208-209). 24 Ibid: pp. 14, 15, 213. Para una revisión de las investigaciones en nuevos materiales para su uso en el espacio (satélites, nanosatélites, cohetes, etcétera) consúltese: Advanced Materials and Processes Technology Information Analysis Center. Materials in Space. How Air Force Research is Maintaining Americ’a Advantage in Space. Edición Especial. AMPTIAC Quarterly. Vol. 8. No. 9. EUA, 17 de mayo de 2004. 16

15


NNI - National Nanotechnology Initiative. “National Nanotechnology Initiative: from vision to commercialization”. Washington, D.C. EUA, 2003. 26 Committee on Implications of Emerging Micro and Nanotechnologies, 2002. Op. cit.: p. 186. 27 Kavetsky, sin fecha. Op. cit: 1. Véase también: Kavetsky, Robert., et al. “Energetics Systems and Nanotechnology – A Look Ahead”. EUA, sin fecha. En: www.cecd.umd.edu/pdf/energsys.pdf 28 Roco, Mihail y Bainbridge, William. “Converging Technologies for Improving Human Performance”. National Science Foundation. EUA, 2002: p.15. 29 Boahen, Kwabena. “Neuromorphic Microchips”. Scientific American. EUA, mayo de 2005: pp. 57-63. 30 Véase: Hutzler, Michael; Lambacher, Armin; Eversmann, Bjoern; Jenkner, Martin; Thewes, Roland; Fromherz, Peter. “High-resolution multi-transistor array recording of electrical field potentials in cultured brain slices”, Journal of Neurophysiology. EUA, 10 de mayo de 2006. 31 BrainGate es el primer chip cerebral que tiene la aprobación para entrar en fases de prueba en EUA. Véase: www.cyberkineticsinc.com/content/index.jsp 32 Biomechatronics es el estudio interdisciplinario de la biología, la mecánica y la electrónica. En particular la biomedicina, la ingeniería biológica y la robótica. Consúltese la página electrónica del grupo en Biomechatronics del MIT (EUA) en: http:// biomech.media.mit.edu Léase también: Navarro, Xavier., Krueger, Thilo., Lago, Natalia., Micera, Silvestre., Stieglitz, Thomas y Dario, Paolo. “A critical review of interfaces with peripheral nervous system for the control of neuroprostheses and Irbid bionic systems”. Journal of the Peripheral Nervous System. Vol. 10. No. 3. Septiembre de 2005: p. 229. 33 Takahara, Deborah. “TI Offers ‘Bionic’ Alternatives For Amputees”. CBS 11 News. EUA, 1 de marzo de 2006. En: http://cbs11tv.com/topstories/local_ story_060180209.html 34 Nygren, Kip. “Emerging Technologies and the Army”, en AMPTIAC, 20 de marzo de 2002. Op. cit: p. 11. 35 Véase Alfred Nordmann, “Converging Technologies. Shaping the Future of European Societies”, Bruselas, Bélgica, Comisión Europea, 2004; Brian Wynne, “What could the Foundations of NanoBioInfoethics be? Some Lateral Thoughts”, en Stanford-Paris Conference on Social and Ethical Implications of NanoBio-Info Convergence, Avignon, 17-19 de diciembre de 2006, y G. C. Delgado, Kamilla Kjølberg, Roger Strand y Fern Wickson, “Models of Governance for Converging Technologies”, en Technology Analysis and Strategic Management. Vol. 20. No. 1. Londres, Taylor & Francis, enero de 2008: pp. 83-97. 25

16

Pentágono, encuentran un mismo patrón, al menos en el corto/mediano plazo. Según Cliff Lau de la Oficina de Investigación Básica del la Secretaria de la Defensa, …el gasto del DoD en nanotecnología se enfoca en tres áreas de importancia crítica: diseño de nanomateriales, nanoelectrónicos/magnéticos/optoelectrónicos y nanobiosistemas.25 Por supuesto, debe considerarse que la variación porcentual para cada fuerza depende de sus necesidades particulares. Ejemplificando. Del total de su financiamiento en nanotecnologías, la Fuerza Aérea destina 7% en apliaciones nanobiotecnológicas, un 11% en nanoenergéticos, 37% a nanomateriales y 45% a nanodispositivos.26 La Marina y el Ejército, en cambio, ponen ligeramente más enfasis a los nanomateriales, seguidos por los nanodispositivos.27 El grueso de las facetas de investigación militar antes indicadas, de hecho, constituye la “cola” (o la plataforma) de las expectativas que sugiere la investigación nanomilitar vista en el largo plazo. La apuesta mayor radica en las aplicaciones resultantes de las denominadas tecnologías convergentes (TC) ya previamente mencionadas. Calificadas en EUA como tecnologías NBIC (nano-bio-info-cogno), las TC prometen una serie de innovaciones útiles a la “seguridad nacional” de ese país. Según se informa: …[para] la conexión de información y la anticipación de amenazas; el desarrollo de vehículos de combate sin tripulación; novedosos mecanismos de educación y entrenamiento para la guerra; el avance de los sistemas de combate; el desarrollo

de tratamientos para la mejora del funcionamiento humano distintos al uso de drogas; el diseño de exoesqueletos para el aumento de las funciones físicas; la prevención de cambios cerebrales causados por la privación del sueño, y el impulso de las aplicaciones interfaces cerebro-máquina.28 Es en ese panorama que se habla del desarrollo de “supersoldados” que, en su versión más sofisticada (como se imagina hasta ahora), apunta hacia la “ciborización” del cuerpo humano; por ejemplo, mediante implantes de microchips neuromórficos retinales29, biochips cerebrales30 como el BrainGateTM de la empresa Cyberkinetics (EUA)31, o prótesis robotizadas o “biomechatronics”32 controladas por novedosos chips como el C-2000 (TMS-320) de Texas Instruments (EUA)33. Y así seguido. A decir del Coronel Kip Nygren del Departamento de Ingeniería Civil y Mecánica de la Academia Militar de EUA,“…la promesa de las mejoras más allá de los niveles actuales en todas las áreas de las funciones humanas está al alcance”34. Adviértase las implicaciones ético-morales y sociales de esas iniciativas, ciertamente ya un punto de intenso debate.35 Se suma todo un arsenal altamente sofisticado –desarrollado ya desde el corto/mediano plazo– que incluye desde smart dust (polvo inteligente)36, hasta microrobots o microcyborgs autómatas como los ya propuestos por la Rand Corporation (no necesariamente nanométricos aunque sí con dispositivos a esa escala)37. Ésos figurarían como la vanguardia de la IyD en dispositivos autómatas que podrían funcionar en solitario o coordinadamente; contexto donde uno de los problemas más controversiales, tal y como ya da cuenta la Fuerza


Aérea de EUA, es la especificación del grado de autonomía con todas sus implicaciones políticas y sociales que conlleva.38 Y es que incluso se está sugiriendo, orwellianamente, el uso de sensores y microrrobots como fuerzas para mantener el orden legal, es decir, como un sistema coordinado de vigilancia. Destaca el caso de las redes de sensores para la detección de agentes químico-biológicos y radiación nuclear que hoy en día ya se desarrollan y despliegan dentro y fuera de EUA, a pesar de los fuertes cuestionamientos sobre su viabilidad técnica actual y del potencial costo total de producción que se calcula en unos 10 mil mdd.39 Asimismo, sobresalen los esfuerzos para el perfeccionamiento de plataformas de recolección, transferencia y análisis de información por medio de cámaras y sensores nano/micrométricos “irreconocibles para no especialistas”40.

nes de escenarios de violación de derechos humanos, violencia, subyugación y dominio, dentro y fuera del campo de batalla que, de salirse de control o del rango de operatividad previsto, la incertidumbre sobre los peligros a la salud humana y el medio ambiente respectivamente, es de llamar la atención.

Lo que es más, los microrrobots podrían llegar a ser diseñados para que funcionaran como “micro-armas” inteligentes, para atacar ciertos metales, lubricantes, plásticos u otros materiales. El objetivo: la destrucción de armas convencionales u otras infraestructuras estratégicas del enemigo. También –si tecnológicamente es posible– se indica la posibilidad de su uso para que, por ejemplo una vez ingeridos aeróbicamente por el humano, busquen ciertos códigos genéticos pre-programados y se autodestruyan en una “apropiada” ubicación (como el cerebro)41. Es decir, los nano/micro-cyborgs fungirían, en ese esenario, como el arma químico-biológica más potente, imperceptible y eficaz en el blanqueo micro y macroscópico del enemigo42, en panoramas de guerra convencional o guerra encubierta.

Scott Pace, de la Rand (EUA), argumenta que el nanoarmamento podría proveer nuevas tentaciones de agreasión si una nación o grupo de naciones alcanza una ventaja tecnológica suficiente en este campo debido a que, por ejemplo:

Lo previamente señalado indica la potencialidad de nuevas y radicales dimensio-

III. Desarrollo nanotecnológico y seguridad internacional El ‘prometedor’ avance de la nanotecnología en el ámbito militar, y de hecho el de las TC, asegura la redefinición de la concepción sobre la “seguridad nacional” y los plausibles escenarios de guerra. Algunos think tanks del Pentágono y otros especialistas de la temática así ya lo precisan.

…A niveles de conflicto nuclear, los sistemas de guía por nanocomputadora y los bajos costos de producción de nanomáquinas podrían ser factores que acelerarán las actuales tendencias de proliferación de ‘municiones inteligentes’. En lugar de necesitar armas nucleares para atacar masivamente fuerzas convencionales o blancos duros y distantes, las mejoras nanotecnológicas a misiles crucero y misiles balísticos podrían permitirles destruir sus blancos con explosivos convencionales. Los propios explosivos convencionales podrían ser reemplazados por des-ensambladores moleculares que serían rápidamente efectivos pero con

Se trata de plataformas de detección y comunicación autocontenidas del tamaño de un grano de arena. Cada una incluye sensores, capacidades computacionales básicas, comunicaciones inalámbricas bi-direccionales y una fuente de energía. Para mayores referencias, consúltese: www-bsac. eecs.berkeley.edu/archive/users/warneke-brett/ SmartDust/ También: Butler, Declan. “2020 computing: Everything, everywhere”, Nature. Vol. 440. No. 7083. 22 de marzo de 2006. 37 Nótese que no se está haciendo alusión a los “nanorrobots” para evitar señalamientos de su posibilidad técnica. En cambio, se indican propuestas como la de la RAND que en 1993 ya precisaba algunas líneas de investigación en marcha para el uso de dispositivos micro y nano electrónicos para el desarrollo de un “Microrobotic Electronic Disabling System” o de “Insect Plataforms”, estos últimos posibles mediante la modificación/manipulación de insectos para su interacción con un dispositivo nano/microelctrónico implantado (Brendley, Keith W., y Steeb, Randall.“Military Applications of Microelectromechanical Systems. Nacional Defense Research Institute RAND. EUA, 1993. También véase: Tiron, Roxana.“Micro-Robots, Sensors Shape Urban Warfare.” Nacional Defense Magazine. EUA, 13 de febrero de 2002. 38 Committee on Implications of Emerging Micro and Nanotechnologies, 2002. Op. cit.: p. 203. 39 Steve Coll, “The Unthinkable. Can the US be Safe from Nuclear Terrorism?”, The New Yorker, 12 de marzo de 2007. 40 Philip Anton, Richard Silberglitt, David Howell y Anny Wong, “The Global Technology Revolution 2020”. National Security Research Division - RAND. EUA, 2006: p. 28. 41 Petersen, John y Egan, Dennis. “Small Security: nanotechnology and future Defense.” Defense Horizons. EUA, marzo de 2002: p. 3. 42 Sigo la conceptualización sociológica de ‘macroblanqueo’ y ‘micro blanqueo’ desarrollada por Saxe-Fernández. Según el autor, el macroblanqueo alude a los conflictos interestatales y por tanto de operaciones militares mayores y generalmente abiertas. El microblanqueo en cambio está relacionado a los conflictos internos y consecuentemente más acorde a la implementación de operaciones clandestinas, asesinatos selectivos, etcétera. Véase: Saxe-Fernández, John. “Ciencia Social y Contrarrevolución preventiva en América Latina”, en Stavenhagen, Rodolfo., Saxe-Fernández, John., Sotelo, Ignacio. “El Futuro de América Latina”. Nueva Visión. Buenos Aires, Argentina., 1975. 36

17


un grado menor de destrucción intencional a edificios o población aledaña.43 Asimismo, en 1995, el entonces vicepresidente de la Junta de Jefes de Estado, el Almirante David Jeremiah, advertía que las aplicaciones de manufactura molecular, “…tienen un potencial mayor que las armas nucleares de cambiar radicalmente la balanza de poder”44. Pace, Scout. “Military Implications of Nanotechnology”, Foresight Update. Foresight Institute. EUA,1 de agosto de 1989. 44 Jeremiah, David E. “Nanotechnology and Global Security”, Forth Foresight Conference on Molecular Nanotechnology. EUA, 9 de noviembre de 1995. 45 Véase: a) Altmann, Jürgen y Gubrud, Mark. “Risk form military uses of nanotechnology – The need for technology assessment and preventive control”, en Roco, M., y Tomellini (eds). Nanotechnology. Revolutionary Opportunities and Societal Implications. Comisión Europea. Luxemburgo, 2002. b) Petersen y Eagan, marzo de 2002. Op. cit. c) Delgado-Ramos, Gian Carlo. “Nano Conceptions [Report]: A Sociological Insight of Nanotechnology Conceptions”, The Journal of Philosophy, Science and Law. Volume 6. EUA, 1 julio de 2006. d) Gubrud, Mark y Altmann, Jürgen. “Military, Arms Control and Security aspects of Nanotechnology”, en Baird, A., Nordmann, A., y Schummer, J. (eds). Discovering the Nanoscale. IOS Press. Ámsterdam, 2004; e) Altmann, Jürgen. Military Nanotechnology: Potential Applications and Preventive Arms Control. Routledge. Londres/Nueva York, 2006. Entre otros. 46 Larry M. Wortzel, “China and the Battlefield in Space” en The Heritage Foundation, Web Memo, Estados Unidos, 15 de octubre de 2003; y Michael O’Hanlon, “An Intelligent Test?”, Newsweek, 5 de febrero de 2007, p. 23. 47 Véase: Antón, Philip., Silberglitt, Richard., y Schneider, James. “The Global Technology Revolution. Bio /Nano / Meterials Trenes and Their Synergies with Information Technology by 2015”. RAND - National Defense Research Institute. EUA, 2001: p. 30. 48 Anton et al., 2006. Op. cit.: pp. 166-167. 49 Eric K. Drexler, “Nanosystems. Molecular, Machinery, Manufacturing and Computation”, EUA Wiley InterScience, 1992. 50 Ibrügger, Lothar (rapporteur). The Security Implications of Nanotechnology. Nato Parliamentary Assembly. Sub-Committee on Proliferation of Military Technology. 9 de septiembre de 2005. 43

18

Otros especialistas han hecho también saber sus preocupaciones.45 Dígase por ejemplo, que la determinación del grado de confidencia para ejecutar o resistir una agresión militar se volvería ineficaz dadas las características y rapidez que alcanzaría la fabricación del armamento; que el tiempo para la toma de decisiones de emergencia y de inteligencia se reduciría; que el instrumental para la infiltración encubierta de inteligencia y de sabotaje haría más difusa la distinción entre confrontación y guerra; que en el espacio, los satélites civiles y militares (propiamente de espionaje), podrían ser atacados fácilmente por otros mini(nano)satélites que tuvieran como misión dejar “ciego” al enemigo46; o que la producción del armamento nuclear –y éste mismo– podría volverse, por un lado más eficaz, pero también altamente vulnerable a novedosas técnicas de ataque o neutralización.47 Por tanto, se puede decir que la consideración general sobre la plausible estrategia militar global en un contexto de uso extensivo de armamento basado en TC, apunta efectivamente hacia el fortalecimiento del uso de la denominada “guerra preventiva”, y hasta de la capacidad de ejercer un devastador “primer ataque” (an early first strike) puesto que las innovaciones tecnológicas en cuestión incrementarían todavía más el actual rango de destrucción mutua asegurada.

Esa tendencia sería fortalecida con la introducción de procesos cada vez más eficientes de nanodiseño y manufactura molecular48 o, incluso, con la de “nanorrobots” -del tipo propuesto por Drexler49- si es que son tecnológicamente posibles (algo que hasta el momento no se ha demostrado científicamente). Y es que el hecho de saber –o suponer– que el enemigo cuenta con novedosos y más potentes procesos de fabricación o de “ensambladores”, podría estimular doblemente a llevar a cabo un primer ataque. De cara a estas argumentaciones, destaca la especial atención de la OTAN cuando su Sub-Comité en Proliferación de Tecnología Militar debatía, en semptiembre de 2005, las “implicaciones de la nanotecnología a la seguridad”50; hecho que indica que las observaciones sobre tal desestabilizante escenario no carecen del todo de sustento, por más que se llegue a indicar que ciertas advertencias dependen del real desarrollo de tales o cuales TC. Así, ante un plausible panorama en el que las TC podrían llevar a una peligrosa inestabilidad global generada por una permanente carrera armamentista entre rivales potencialmente en conflicto, y en el que los Estados-nación, sus institutos de investigación/universidades, y sus multinacionales están hoy por hoy cada vez más involucrados en su desarrollo, la discusión colectiva de las posibles implicaciones del desarrollo de las nanotecnologías en el corto-mediano-largo plazo, tanto en la esfera civil como militar, es urgente y no menos que juiciosa. Una actitud pasiva y reactiva ante tal problemática, particularmente en su dimensión militar, sería irresponsable y podría llevar a situaciones riesgozas e innecesarias. Más aún cuando se estima, en palabras de Altmann, que:


…de las aplicaciones nanotecnológicas específicamente militares, muy pocas podrían tener efectos positivos (e.g. sensores para la verificación de armamento químico-biológico). La mayoría, más bien, levanta serias preocupaciones […de ahí que haya] muy buenas razones para advertir e implementar límites preventivos.51 Es un contexto de hecho espinoso, sobre todo por el alto secretismo con el que históricamente ha operado el Pentágono (y sus homólogos en otros países). Por ejemplo, la DARPA ha sido recientemente señalada por administrar de ese modo muchos de sus proyectos estratégicos de IyD.52 La Royal Society coincide en esa percepción cuando, a partir de concordar en que “las nanotecnologías militares podrían incrementar el rango de asimetría de las relaciones de poder, sostenía que: …las consideraciones de secretismo harán que las revisiones-entre-iguales sobre hallazgos en estas áreas [nanotecnologías de aplicación militar] sean mucho más dificiles.53 No es sorpresa la generalizada ausencia de diálogo por parte de los funcionarios castrenses y civiles, particularmente de los estadounidenses, acerca de las implicaciones de la nanotecnología militar y de cualquier tipo de regulación de ésa; aunque hay excepciones.54 En cambio, sí es de inquietar que la reflexión sobre los aspectos de la nanotecnología militar se esté restringiendo a unos contados estudiosos. Destaca además la aucencia de explícita distinción entre el uso de las aplicaciones nanomilitares para hacer la guerra y “garantizar la seguridad nacional” (lo que sea que eso signi-

fique para cada país y sus elites de poder), y el de su utilización como herramienta de coerción y control social tanto hacia adentro como hacia afuera de las fronteras nacionales, ya sea como operaciones de contraterrorismo, de terrorismo de Estado y otras de carácter contrainsurgente y contrarrevolucionario. La diferencia es importante pues el debate del primero lleva a discutir esquemas de regulación y/o de prohibición de armamento, entre otras medidas sobre todo de carácter legislativo. El segundo implica reconocer, no solo el derecho a la privacidad55, sino también la complejidad de las implicaciones éticas y sociopolíticas que conlleva la disposición de un arsenal cada vez más amplio y sofisticado por parte de los aparatos de inteligencia que les permita negar plausible y crecientemente cualquier operación clandestina o encubierta. IV. Propuestas de regulación: una breve evaluación Jürgen Altmann, desde la Fundación Alemana para la Investigación sobre la Paz, ha trabajado desde hace varios años una serie de indicaciones puntuales para, precisamente, regular el uso de la nanotecnología militar. El autor, sin oponerse totalmente a su empleo, sugiere una revisión caso por caso desde la cual se pudiera implementar una regulación por medio del ajuste de diversos mecanismos legales ya existentes pero, que no dañe excesivamente las aplicaciones civiles.56 Entre sus propuestas específicas se puede mencionar57: la reelaboración de la Convención de Armas Químicas y de la Convención de Armas Biológicas y Tóxicas; la prohibición del uso de municiones libre de metales y por tanto imperceptibles a los detectores actuales; la prohibición del uso de

Altmann, Jüergen. “Military Uses of Nanotechnology – Risks and Proposals for Precautionary Action”. Universidad de Dortmund. Material dell Grupo de Trabajo en “Nanociencias y Nanotecnología” de la Royal Society. Londres, 2004. 52 En un artículo de Nature se afirma que, “…es cierto que algunos de sus trabajos se hacen sin el usual escrutinio porque es secreto…“ (Sin autor, “DARPA dreaming”, Nature. Vol. 438 No. 7065. EUA, 10 de noviembre de 2005: p. 129). 53 Royal Society,“ The. Nanoscience and nanotechnologies: oportunities and uncertainties”. Reino Unido, 2004: p. 56. 54 El gobierno alemán, según informa Ibrügger, “… ha sugerido la necesidad de discutir los temas de control de armas en el campo de los usos militares de la nanotecnología y de investigar los beneficios de fortalecer la cooperación internacional entre varias iniciativas nanotecnológicas en referencia a las políticas sobre control de armas” (Ibrügger, septiembre de 2005. Op. cit.: p. 11). 55 La RAND Corporation ya daba cuenta de este tipo de implicaciones cuando, al discutir la viabilidad de una regulación preactiva o reactiva, advertía: “…no es probable que las preocupaciones sobre la privacidad vayan a detener estas tendencias de la tecnología, resultando en la disminución de la privacidad en lo ancho del globo en relación con la cantidad de tecnología de una región. Sin embargo, la revisión de los asuntos sobre la privacidad podría cambiar el comportamiento del público en relación a cómo usa la tecnología, lo que podría influir en el desarrollo tecnológico al ser resaltada la privacidad como una demanda social. Antón, Silberglitt y Schneider, 2001. Op. cit.: p. 40. 56 Altmann, Jürgen. “Limiting uses of Nanotechnology and Converging Technologies”, Conferencia sobre “Nanotechnology in Science, Technology and Society”. Marburg, Alemania, 13-15 de enero de 2005: p. 12. 57 Altmann, enero de 2005. Op. cit.: p. 13. 51

19


misiles de bajo calibre (por debajo de los 0.2-0.5m); la prohibición del uso militar de sensores autónomos por debajo de los 35 cm; la prohibición de sistemas de combate autónomos sin tripulación; la prohibición de la militarización del espacio a través de satélites y “nano-satélites” (algo que ya está en la mesa de negociaciones de las Naciones Unidas pero que ha sido constantemente bloqueado por EUA58) y la limitación del número de éstos últimos pero de uso civil.

Desde 1998 existe la propuesta de un acuerdo internacional para prevenir una carrera militar en el espacio en el marco de la conferencia en desarme de las Naciones Unidas denominada PAROS. Mientras China y Rusia vienen desde entonces promoviendo su debate, EUA e Israel lo vienen bloqueando. Ha de tenerse en cuenta que la tendencia de militarizar el espacio por parte de EUA no es nada nuevo, pero de cara al avance de la nanotecnología y por tanto, gracias a la posibilidad de reducción de las dimensiones y del coste de los satélites y nanosatélites, las perspectivas de su factibilidad son cada vez mayores. Véase: Marks, Paul. “Space weapons could make orbit a no-fly zone”. New Scientist. EUA, 15 de abril de 2006: p. 30. Para el caso japonés véase: Fuyuno, Ichiko. “Japan revises its military plans for space”, Nature. Vol. 440. No. 7086. EUA, 13 de abril de 2006: p. 857. 59 Sólo en lo que se refiere a control de armas, ese país no ha ratificado el Tratado de Prohibición Completa de Pruebas. Ha sido acusado de violar de alguna manera el Tratado de No Proliferación Nuclear al celebrar un acuerdo civil nuclear con India y amenaza con hacerlo nuevamente al procurar extender su escudo antibalístico en Europa del Este y otras zonas del mundo al tiempo que contradice el espíritu de toda iniciativa de desarme. 58

20

A lo anterior se suman otras propuestas que considero débiles aunque en buena medida “realistas” y no por ello menos valiosas. Esto es porque los límites de las excepciones que Altmann precisa son muy borrosos (aunque me parece que desde el contexto en el que hace su propuesta difícilmente ésa puede ser más “rígida”, al menos si es que quiere ser escuchado por los altos círculos de políticos). Por ejemplo, habla de la prohibición de sistemas sensoriales por debajo de unos cuantos centímetros, pero al mismo tiempo exenta su uso no-militar por parte de agencias policiales y de seguridad nacional, e.g. para uso en espionaje. Añade, la prohibición del uso de robots de dimensiones de entre 0.2 y 0.5 m (excepto para su uso en operaciones de rescate), y el establecimiento de una moratoria de 10 años en implantes y otros tipos de manipulaciones del cuerpo humano que no sean indicadas médicamente. Al respecto cabe señalar que la propuesta es débil en dos sentidos, por un lado, porque abre la posibilidad de la corrupción médica y no propone ningún mecanismo de control al respecto; y por el otro lado, porque resulta parcialmente inútil establecer un lapso temporal de esa naturaleza dado que no se sabe con precisión qué tipo de manipulaciones estarán disponibles después de esa moratoria

y que por tanto, en principio quedarían fuera de la misma y de cualquier eventual marco legal que se estableciera en ese periodo, a menos que entonces se incluyera en este último una moratoria determinada para cada caso nuevo de manipulación hasta su completa regulación o prohibición. Dicho conjunto de regulaciones, según Altmann, deberían ser monitoreadas por una institución internacional compuesta por científicos, militares y profesionales en materia de desarme; es decir el mismo esquema ya existente para el control de la IyD de armamento nuclear y en el que resulta interesante observar quiénes y cómo se constituyen esos grupos de “expertos”. La propuesta de Altmann es de mayor importancia y más que oportuna ante la crecientemente postura unilateralista de EUA.59 El inicio serio de un amplio y activo diálogo y la puesta en marcha de tales y otros mecanismos “precautorios” no deben esperar a que todas las partes estén de acuerdo. Los primeros esfuerzos pueden ir tomando forma en regulaciones nacionales y acuerdos regionales. Y es que, desde mi punto de vista, Altmann tiene razón al señalar que, …uno tiene que admitir que las posibilidades de un acuerdo internacional…no son muy altas. El principal problema lo presenta EUA, ya en su tradición general de esforzarse para asegurarse una ventaja tecnológica sobre sus potenciales adversarios. El problema se agrava cuando la actual administración de EUA está cuestionando los acuerdos de control de armas y las preparaciones de guerra preventiva. Por tanto, convencer a EUA de que forme parte de las discu-


siones sobre límites preventivos [de la nanotecnología militar] podría ser imposible en los próximos años.60 Se trata efectivamente de una situación espinosa que sugiere tornarse aún mucho más compleja en el caso de la regulación de las aplicaciones militares de las TC (dado el amplio espectro que abarcan). Regulación que, como en el caso de lo nuclear, no solo depende de la “voluntad política” de las partes o de las implicaciones diplomilitares que acarrea consigo ese tipo de tecnologías de guerra (siempre relacionadas a cuestiones de “seguridad nacional”, y por tanto, a las estrategias geopolíticas que cada nación opta para la preservación de su posicionamiento mundial), sino que igualmente queda en buena medida bajo función de vastos intereses económicoempresariales: los relacionados al negocio de la guerra. A lo anterior debe sumarse la cuestión del tiempo, una variable con efecto multiplicador pues la prisa del complejo bélico-industrial por introducir los avances nanotecnológicos al arsenal de cada nación, sugiere escenarios muy aventurados,

tanto en términos de las mencionadas estrategias de guerra, como en el de sus potenciales implicaciones socio-políticas y éticas. Ya no se diga de aquellas generadas por eventuales “fallos” de las TC per se (con posibles consecuencias a la salud y al medio ambiente). Finalmente, hay que dejar bien claro que si bien es cierto que es más que pertinente una regulación que limite y/o prohiba los diversas aplicaciones militares de la nanotecnología, ese llamado no debe de ser en ningún momento un factor que nos haga olvidar que, desde la perspectiva de la vida, todo tipo de CyT para la guerra (por considerar aquella tecnología de origen civil pero de funcionalidad dual) no debería, en y por principio, desarrollarse. Y es que, de modo similar al caso de los arsenales nucleares, aquellos resultantes de la nanotecnología -y las TC- sugieren situarnos, también, ante el dilema básico de nuestra edad. A decir de Günter Anders, “que ‘somos más pequeños que nosotros mismos’; incapaces de darnos cuenta mentalmente de las realidades que nosotros mismos hemos producido”61.

Altmann, enero de 2005. Op cit.: p. 15. Günter Anders, “Tesis para la era atómica”, en Prometeo. Cuadernos de Teoría Técnica, Costa Rica, Universidad Nacional, diciembre de 1975, p. 93. 60 61

21


La Funci贸n de Inteligencia Profesor James L. Zackrison [Estados Unidos]


inteligencia estratégica

RESUMEN Como historiador y no diplomático, el autor presenta un estudio descriptivo de la función de Inteligencia, basado en ejemplos de casos históricos, representativos de la génesis de esta disciplina de origen militar. De este modo, el autor ubica la esencia de la Inteligencia en la función, pues ésta definiría a la organización y sus objetivos de análisis. La salvedad está en usar a la Inteligencia como capacidad de influir en el ambiente internacional o doméstico, lo cual aleja la función de Inteligencia de sus objetivos propios de seguridad nacional y representaría el interés del decisor y su juicio sobre el rol que le compete a la colección de información de manera clandestina, haciéndola ejecutar acciones políticas. Las medidas de control son mecanismos posibles para enfrentar tales situaciones. Palabras clave: función de Inteligencia, seguridad nacional, política nacional, democracia, Comunidad de Inteligencia, colección SUMMARY As an historian rather than a diplomat, the author uses case studies to describe the function of intelligence as a discipline ori-

ginating with the military institution. The author argues that the essence of the intelligence function – its organization and purpose – comes from this military-historical legacy. A problem arises when intelligence is inappropriately used as a tool of influence in national or international arenas, thereby alienating the function from its appropriate national security purposes. This problem involves the decision maker using his own judgment to redirect clandestine intelligence collection or covert action, thereby directly and inappropriately politicizing the function. Certain measures can be used to control this problem. Key words: function of Intelligence, national security, national policy, democracy, Intelligence Community, collection I. Introducción l objetivo de esta presentación es describir la función de la Inteligencia en la seguridad nacional de sociedades democráticas, e identificar el valor de la Inteligencia en la formulación y toma de decisión en los problemas de defensa y seguridad. Por favor noten el uso el término política de seguridad en sociedades democráticas, porque en una democracia el electorado expresa su voluntad mediante la elección de individuos para re-

E

DATOS BIOGRÁFICOS DEL AUTOR: Es coordinador de Investigaciones y profesor asistente de Política de Seguridad Nacional en el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa (CHDS) del Departamento de Defensa estadounidense. Anteriormente fue analista en la Oficina de Inteligencia Naval, y también profesor investigador en el Instituto de Estudios Estratégicos Nacionales de la Defense National University.

23


presentar sus intereses. Éstos, a su vez, desarrollan la política nacional, y lógicamente sigue que tal política expresa también la voluntad del electorado. Al referirme al liderazgo y la política nacional, asumo que éstos reflejan la voluntad nacional y como tales, legitiman cualquier programa de Inteligencia. Este argumento, aunque un poco didáctico, vale repetirlo porque ayuda explicar la frecuente confusión entre la Inteligencia y las actividades clandestinas. Muy pocas veces se ven titulares en periódicos sobre el tema de la Inteligencia, pero hay mucha atención prestada a lo que llaman Inteligencia pero en realidad son acciones encubiertas o clandestinas. Claro está, si se encuentran en el periódico ya no son clandestinas, lo que significa que alguien busca entender la lógica de la acción clandestina tomada por el gobierno. La comunidad de Inteligencia ha adoptado el uso de la terminología militar, porque de este ámbito surgió su existencia. Palabras como por ejemplo estrategia, política, doctrina, táctica, se han usado, pero cambiando o ignorando su sentido original. Esto vale la pena recordarlo, porque la función de Inteligencia siempre existe, aun en ausencia de estructura burocrática o con el mal-uso de palabras tradicionalmente militares. En los EE.UU., por ejemplo, hablar de Inteligencia Estratégica en la comunidad de Inteligencia significa usar información que impacta en la soberanía nacional y requiere la atención del presidente. Así mismo, Inteligencia Táctica es toda la información que sobra, incluyendo la recientemente denominada Inteligencia Operacional, que resulta ser Inteligencia Táctica durante operaciones de guerra. He encontrado que la definición que yo uso causa problemas cuando hablo con mi colega el Dr. David Spencer sobre la Inteligencia en el ambiente de contrainsurgencia, porque él define Inteligencia

24

Estratégica como toda información que amenaza la existencia del grupo insurgente o de la unidad militar confrontándola. Ninguno de las dos definiciones son erradas en su ambiente específico. He hablado con colegas que usan la analogía de un ascensor, y cada nivel al que llega tiene su título de estratégico, táctico, u operacional, dependiendo de quien se baja en que piso, y bajo cuales condiciones. Es una idea para explorar en un cercano futuro.

teriores, de su asesor de Seguridad Nacional, de su novia, si gustan. Siempre hay un costo aplicado al ignorar las fuentes formales de Inteligencia; tarde o temprano hay que pagar la cuenta. Pero el punto que quisiera presentar es que el liderazgo civil tiene muchas opciones para encontrar información, por eso le toca a la comunidad de Inteligencia hacerse indispensable, garantizando que son la fuente más confiable.2

Todo líder nacional tiene a su disposición una amplia gama de fuentes de información, y es presionado para tomar decisiones, algunas difíciles, otras no, para las cuales necesita información sobre todo tipo de temas.1 Por esto se ha desarrollado lo que llamamos el Ciclo de Inteligencia, aunque la función que ésta proporciona no difiere de cualquier otra actividad en la cual se busca, analiza, difunde, y dirige información. La diferencia es que el gobierno tiene la autoridad para proteger esta función, para imponer controles sobre las fuentes y los métodos usados. Sin tal autoridad, la función de inteligencia no sería distinta del sistema de investigación académica, o del periodismo. En muchos países de Latinoamérica, este proceso se encuentra actualizado adentro de las fuerzas armadas aunque no en el gobierno civil, pero esto no significa que no existe la función de Inteligencia en el sector civil. En realidad, es muy rara la vez que los militares requieren Inteligencia Estratégica, aunque su existencia depende del uso de la Inteligencia Táctica.

II. Definiciones

El otro punto importante aquí es que en realidad los líderes nacionales tienen acceso a muchas fuentes de información, y no dependen totalmente de las agencias de Inteligencia. El Presidente puede buscar información de su ministro de Relaciones Ex-

Hay tantas definiciones como hay autores sobre el tema, en parte debido a la naturaleza del tema. Básicamente, la inteligencia abarca toda información requerida por toda organización para su desarrollo.3 Tal definición puede adaptarse a cualquier institución o grupo, ya sea gubernamental, comercial, guerrilla, monarquía, o los Boy Scouts. No digo que los Boy Scouts tienen una institución o burocracia de inteligencia, pero si digo que la función de Inteligencia existe. Cuando llevo mi tropa de Boy Scouts en campaña por un fin de semana, siempre conseguimos mapas, buscamos información sobre el clima, controlamos la lista de quien ha pagado su cuenta (o no), y así decidimos como liderar mejor el grupo. De paso, para los que no fueron escultistas en su juventud, el Lord Baden-Powel diseñó a los Boy Scouts en 1901 basado en su experiencia organizando a niños y jóvenes en África del Sur en grupos de espionaje durante la guerra Boer4. Me he apartado un poco del tema, y regreso con notar que la práctica de Inteligencia es rara vez suficientemente estática para desarrollar una definición que abarque el total de su función o uso. La palabra Inteligencia se usa para describir el negocio entero, a la organización


que produce Inteligencia, incluyendo toda función u organización que busca, analiza, procesa, o publica información, no obstante la estructura o informalidad del sistema.5 También se usa para describir el producto formal o cada detalle recogido por alguien en el proceso, ya sea un espía, un analista, el cliente que lee su análisis.6 Así pues, se aprecia por qué es difícil definir la inteligencia, porque la terminología está siempre en flujo. Comunidad de Inteligencia es el cúmulo de agencias y departamentos involucrados en la producción de inteligencia. Cada país tiene su sistema, desarrollado según su contexto nacional o regional, de acuerdo a su política de seguridad. En los Estados Unidos, todos los distintos grupos han sido reestructurados recientemente bajo una nueva burocracia, la Oficina del Director de Inteligencia, para intentar una vez más integrarlas.7 El propósito de este organigrama no es de explicar el sistema estadounidense, solo es de ilustrar el problema que presento: muchas veces la función define la organización. Hay que enfatizar aquí que este no es un modelo prácticamente aplicable en Latinoamérica. Al igual que la definición, la organización depende de su uso, de las preguntas proporcionadas por los líderes nacionales, de la política y estrategia de seguridad nacional. Cuando se cambia la política nacional, algo que ocurrió en el 2001, hay que adaptar la estructura para reflejar la nueva percepción de amenaza. Cuando, por ejemplo, Colombia termine su guerra contra los insurgentes, les garantizo que la comunidad de Inteligencia en ese país se va a reestructurar, en un mínimo porque no necesita tantos recursos dedicados al nivel táctico contra la guerra anti-insurgencia. Ahora si, en la ausencia de estrategias nacionales, en cualquier sistema

político de cualquier país que deseen mencionar, es fácil causar problemas con el mal uso o abuso de los recursos y capacidades disponibles en estas agencias. De allí surgen los titulares en los periódicos denunciando uno u otro abuso o mal uso de los recursos del gobierno. Colección se refiere a la búsqueda de información, sin importar el método. La colección puede ser tan simple como hablar con un taxista en un país ajeno o tan complejo como el uso de satélites, o tan clandestino como la inserción de un espía en una organización enemiga (con suerte, sin ser detectado). Nos detenemos aquí, para mencionar que el uso de tecnología superó el uso de humanos como sistema de colección a fines de la primera guerra mundial; hoy solo el 10 por ciento de la colección es por humanos.8 Hay dos razones: es menos riesgoso y cuesta menos. Básicamente, los líderes nacionales en ese entonces, decidieron que en el futuro no habrían más guerras del tipo no convencionales, y que los sistemas técnicos bastarían para detectar el acercamiento de un conflicto. Me parece que tal decisión fue un grave error basado en un concepto totalmente errado de la naturaleza humana. En éste país todavía no nos hemos recuperado de este error, porque se ha convertido en un pensamiento fundamental sistémico, y no hay indicaciones que el liderazgo nacional reconoce el problema.9 Los satélites ven mucho, pero no pueden interpretar las intenciones del enemigo. Un buen ejemplo de la colección es el Secretario de Estado de Elizabeth I de Inglaterra, Sir Francis Walsingham, quien en 1586 empleó a un tal Standen, alias Pompeo Pellegrini, para reclutar a un flamenco en la casa de Alvaro Bazán, el Marqués de Santa Cruz, y así conseguir acceso a los informes

Un interesante estudio ilustrativo es el de D. Pastor Petit, Espías Españoles (Barcelona: Editorial Argos Vergara, S.A., 1979). 2 Por supuesto que esto también funciona al nivel regional, según Julia Pulido Gragera, “Una alianza con inteligencia,” Revista Ejército, 801 (diciembre, 2007). Pp. 59-63. 3 Para una descripción básica de la función de inteligencia, véase Barrie P. Masters, “The Ethics of Intelligence Activities,” (papel inédito preparado en National Defense University, Industrial College of the Armed Forces, 1975), o el libro de Carlos Soto Tamayo, “Inteligencia militar y subversión armada” (Caracas, Venezuela: Ministerio de Defensa, 1968). 4 B.-P, Chief Scout of the World, en la página web http://www.scout.org/en/about_scouting/facts_ figures/history/b_p_chief_scout_of_the_world. 5 Véase la discusión en Philippe Baumad, “Shifting Intelligence Needs,” en Yael Tagerud y Jon Sigurdson, eds., “The Intelligence Corporation: The Privatisation of Intelligence“ (London: Taylor Graham, 1992), pp. 83-99. 6 Kent, Sherman “Strategic Intelligence for American World Policy “ (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1966). 7 Página web, en http://www.dni.gov/aboutODNI/ organization.htm. 8 Smith, Michael “The Spying Game: The Secret History of British Espionage “ (London: Politico’s Publishing, 2003), p. 15. 9 Mahnken,Thomas G. “Spies and bureaucrats: getting intel right,” The Public Interest (#159, primavera del 2005): p. 35. 1

25


Deacon, Richard “A History of the British Secret Service” (New York: Taplinger Publishing Company, 1969), p. 21; Walsingham en un tiempo llegó a financiar más de 53 agentes con un presupuesto de £3.000, todos buscando información sobre Felipe II y sus intenciones bélicas. De éstos, aparentemente solo dos cambiaron su rol de espía por el de agente secreto tipo James Bond. Stevan Dedjer, “The Rainbow Scheme: British Secret Service and Pax Britannica,” en Wilhelm Agrell y Huldt Bo, eds., Clio goes spying: Eight essays on the History of Intelligence, Lund Series in International History (Malmö, Sweden: Scandinavian University Books, 1983), pp. 10-63. 11 Deacon, p. 16. En su libro titulado “The Execution of Iustice in England for maintenaunce of publique and Christian peace” (publicado el 17 de diciembre de 1583), el ministro inglés William Cecil declaró que perseguía a Católicos en Inglaterra no por sus creencias religiosas, pero más bien por ser agentes de monarcas forasteros, y en especial del Vaticano. El libro justificó así la ejecución de Edmund Campion y Robert Persons, ahorcados por su rol en el complot de asesinar a la reina. Habían sido detenidos con la prueba en mano, una carta del Papa autorizando el complot. Dedjer, passim. 12 Carl von Clausewitz, “On War” (Princeton, Princeton University Press, 1984), p. 117. 13 James S. Corum, “Fighting the War on Terror: A Counterinsurgency Strategy” (St. Paul, Minnesota: Zenith Press, 2007), p. 121. 14 Ibid. También véase Karl Hack, “British Intelligence and Counter-Insurgency in the Era of Decolonisation: The Example of Malaya,” Intelligence and National Security, 14 (#2, verano, 1999), pp. 124-155; Kyle Teamey y Jonathan Sweet, “Organizar la Inteligencia para la Contrainsurgencia,” Military Review (marzo-abril 2007), pp. 20-27. 15 Sobre el tema de análisis, véase Richard K. Betts, “Analysis, War, and Decisions: Why Intelligence Failures Are Inevitable”, World Politics, 31 (#1, octubre de 19j78), passim. 16 D. Pastor Petit, Diccionario Enciclopédico del Espionaje (Madrid: Editorial Complutense, 1996), pp. 223-231. 10

26

que Bazán mandaba mensualmente a Felipe II sobre la preparación de la Gran Armada.10 Aquí puedo introducir el tema de las acciones clandestinas políticas, porque Elizabeth I reconoció el talento de Walsingham y sus redes de inteligencia, y le pidió buscar información sobre amenazas en el ambiente doméstico de su país. Éste usó a sus agentes Thomas Sutton y Nicholas Housley, encontrando información sobre complots por Católicos ingleses para derrocar a la reina, todos vinculados a Felipe II o al Vaticano.11 Se entiende que la reina inglesa no fue la última en pedirle a su comunidad de Inteligencia salir de su rol principal, buscando encontrar amenazas políticas. Este no es un ejemplo perfecto, porque hasta aquí solo he encontrado que Walsingham encontró la información; que hacer con los subversivos parece haber sido la responsabilidad de las cortes. Si Walsingham participó en arrestar o asesinar a alguno, ya diría yo que pasó de la función de inteligencia a otra función, la de acción clandestina, actividad política. El valor de la información varía en importancia según su fuente y quien la usa. Carl Von Clausewitz, el héroe estratego que menciona el distinguido profesor Jaime García en su presentación sobre la estrategia, no era fanático de la Inteligencia y creía que mucha información así lograda era falsa.12 En realidad, Clausewitz solo requería Inteligencia para mejorar la eficacia de su tropa en el campo de batalla. La Inteligencia asistía al comandante en decidir cual grupo enemigo era el mas débil, por ejemplo, cual no había dormido bien la noche pasada, o cual tenía armas anticuadas, o si se enfrentaba a una fuerza superior.13 Ahora si, en la guerra irregular, la situación es completamente el opuesto, porque la fuerza regular no tiene mucha ventaja en el campo de batalla. En este

ambiente, la Inteligencia es crítica para la victoria, o por decirlo de otra manera, sin Inteligencia no se puede derrotar a un enemigo irregular.14 Ejemplos abundan, pero es el tema de otra presentación. Análisis se refiere al procesamiento de la información. Francis Walsingham era administrador y también analista de los informes que sus espías encontraban. El gobierno estadounidense de hoy gasta un dineral impresionante para analizar y catalogar inteligencia;15 la Unión Soviética nunca desarrolló un sistema de análisis, solamente catalogaba lo recibido y mandaba directamente a los funcionarios adecuados lo que un criterio escrito ordenaba, para que éstos leyeran la información cruda.16 En medio de estos ejemplos hay un rango amplio para la adaptación del sistema a los requisitos específicos de cada nación: regreso al punto que la función define a la organización. El líder nacional define qué inteligencia necesita y en qué forma, para que sus agencias de Inteligencia se organicen según sea necesario para proporcionarlo. Diseminación se refiere al proceso de proporcionar informes de Inteligencia analizada a los que la requieren. Diseminación inapropiada es el término burocrático para el espionaje. En los EE.UU. la Comunidad de Inteligencia estratégica existe para presentar dos productos –uno al presidente y otro a la cúpula militar. O sea que un presupuesto de más o menos $40 mil millones se reduce diariamente a varias copias de dos libritos de unas diez páginas cada uno.17 Y si nadie las lee, ¿es posible decir que el gasto fue en vano? La respuesta apropiada es que no, porque el proceso de producir la Inteligencia analizada y el hecho que la información está disponible en caso que sea requerida significa que la comunidad


de Inteligencia ha cumplido con su deber. El no producirlos conlleva a una sorpresa estratégica, y todos sabemos que a ningún político le gusta toparse con una sorpresa estratégica. En el ambiente bélico, la diseminación tiene otros aspectos, porque requiere compartir información entre grupos que viven protegiendo la información y como la recibieron. Pero la compartimentación de inteligencia durante tiempo de guerra reduce su valor, y pone en riesgo la victoria.18 Dirección es el proceso por el cual los consumidores del producto de inteligencia proporcionan a la comunidad de inteligencia sus requisitos, o critican lo que han recibido. Esto puede ser tan informal como hacer una pregunta en la reunión del gabinete, o tan formal como la producción del documento anual elaborado por la presidencia titulado “Estrategia Nacional,” proporcionando la lista total de preguntas a las cuales se requiere respuesta. Hay que indicar aquí que la terminología no indica en que nivel se habla. Hay colección estratégica, hay análisis táctico, hay diseminación operacional, etc. Regreso al punto que la función define la organización. III. Categorías de inteligencia La inteligencia formal (a diferencia de la función de inteligencia) se desarrolló a través de la historia en tres funciones: táctica, estratégica, y contrainsurgencia.19 La primera fue militar, y por eso es que la comunidad de Inteligencia se ha apropiado de mucha terminología militar. La función de Inteligencia comenzó cuando comandantes militares buscaron información acertada sobre su enemigo para derrotarlo en el campo de batalla. Hoy esta categoría se

conoce como inteligencia táctica u operacional, y en su mayoría es información de corta vida, que requiere verificación frecuente. El hecho que la Inteligencia surge de la institución castrense ha sido la causa de mucha inquietud sobre su uso, porque muchos militares piensan que son dueños de la función, al igual que muchos civiles piensan no tener derecho a tal función: ambas opiniones son erróneas. La segunda categoría es estratégica, desarrollada para proporcionar a monarcas información sobre monarcas rivales, o sea, información más permanente, sobre las intenciones de rivales, involucrando la soberanía del Estado. Esta categoría responde principalmente al control directo por la cúpula del gobierno. Si no hay liderazgo a este nivel, no hay estrategia apropiada, por lo cual no hay inteligencia apropiada. Además, sin dirección adecuada, la probabilidad del mal uso de la comunidad de inteligencia no tiene límite. La tercera categoría es la contrainteligencia, una función tan importante como difícil. Daniel Defoe, el autor inglés, escribió en 1707, “Así como la inteligencia es de mayor uso para nosotros, también mantener a nuestros enemigos aparte de la inteligencia entre nosotros es de mayor valor.”20 La responsabilidad para mantener protegidos los secretos del Estado generalmente se encarga a la comunidad de Inteligencia, en parte porque tiene los recursos y la capacidad requerida para detectar a espías enemigos. Esta categoría es crítica para la soberanía, porque si el enemigo conoce sus secretos, puede derrotarlo. A que rama del gobierno le pertenece este cargo es siempre un tema de debate, porque requiere la autoridad para arrestar al espía, o sea, autoridad policial, pero en un ambiente clandestino anticipatorio. El

Sir Francis Walsingham

El presupuesto de la comunidad de inteligencia ha sido publicado solo una vez, en 1997. Un análisis sobre el tema se encuentra en Stephen Daggett, “The U.S. Intelligence Budget: A Basic Overview,” CRS Report for Congress (24 de septiembre de 2004), p. 3. Uno de los libritos se titula Senior Executive Intelligence Brief, la Presentación de Inteligencia al Ejecutivo Principal. Michael B. Donley, Cornelius O-Leary, y John Montgomery, “Inside the White House Situation Room,” en Roger Z. George y Robert D. Kline, eds., Intelligence and the National Security Strategist: Enduring Issues and Challenges (Washington, D.C.: National Defense University Press, 2004), p. 448; otra descripción es la de Thomas Blandon, “Who’s Afraid of the PDB?” (22 de marzo de 2004), en la página web http://slate.msn. com/id/2097476/. El otro libro es muy parecido, pero presentado a la cúpula militar. 18 Corum, p. 138. 19 Smith, pp. 10-11. 20 Traducido por el autor, ““For as intelligence is most useful to us, so keeping our enemies from intelligence among us is as valuable a hand.” Smith, p. 42. Dafoe escribió un panfleto titulado Scheme for General Intelligence (Esquema para inteligencia general) en 1707, en el cual propuso el uso de agentes para buscar espías ajenos. 17

27


uso de tecnología como herramienta de espionaje añade ahora un nuevo elemento, por lo cual en los EE.UU. la contrainteligencia a nivel nacional se divide entre el FBI (para investigación policial con poder de arresto), la CIA (para investigación en el exterior), el Department of Homeland Security y el NSA (Agencia de Seguridad Nacional), encargada de proteger las redes informáticas electrónicas)21. Las fuerzas armadas tienen una capacidad de contrainteligencia cuando operan en el ambiente de guerra en el exterior del país.

La última estrategia se ha publicado bajo el título de The National Counterintelligence Strategy of the United States of America, 2007, en la página web http://www.ncix.gov/whatsnew/index.html. 22 Smith, p. 13; Alberto Bolívar Ocampo,“Problemas y problemáticas de inteligencia en la región,” Revista AAinteligencia, #2 (enero, 2008). 23 Un estudio sobre la legalidad de actividad encubierta en los Estados Unidos es la de Alfred Cumming, “Covert Action: Legislative Background and Possible Policy Questions,” CRS Report for Congress (2 de noviembre de 2006). 24 Deacon, p. 22. 25 Agrel y Bo anotaron en la obra de Dedjer la información sobre el agente Housley en la casa del Marqués de Santa Cruz, citando como fuente a Robert Boucard, “Los secretos del espionaje inglés” (Madrid: Ediciones Oriente, 1930). 26 Arthur S. Hulnick, “What’s Wrong with the Intelligence Cycle,” Intelligence and National Security, 12 (#6, diciembre de 2006): 959-979. 27 Deacon, p. 20; Smith, p. 38. 28 “The Lord Treasurer’s great Intelligence, Foreign and Domestic,” sin fecha. Dedjer, passim. 29 Kent, passim. 30 Willmoore Kendall, “The Function of Intelligence,” World Politics, 1 (#4, julio de 1949), pp. 542-552. 31 Anthony R. Williams, “The Approximate Role of Intelligence in the Making of National Security Policy,” en J. Boone, Bartholomees, ed., U.S. Army War College Guide to National Security Policy and Strategy (Carlisle Barracks, Pennsylvania: Army War College, 2006), pp. 314-316. 32 Williams, pp. 313-314. 21

28

Una categoría aparte que siempre se identifica con la Inteligencia incluye las actividades clandestinas o encubiertas. La misma justificación que se usa para contrainteligencia, se usa también para adjuntar la responsabilidad de operaciones clandestinas o encubiertas, o sea, que éstas agencias tienen la capacidad orgánica para llevar a cabo tales operaciones. Estas actividades son autorizadas por líderes militares o políticos, e incluyen la colección de información, la protección de la identidad de los espías, y proyectos para cambiar el ambiente político internacional. Esta categoría es la que asusta a todo el mundo y es la causa de mucha confusión sobre el tema.22 Líderes civiles o militares siempre quieren ajustar el ambiente político doméstico o internacional a su favor y ven en las agencias de inteligencia la capacidad de acción clandestina (que éstas usan para la colección de información) como una oportunidad. Es fácil pedir que esta capacidad sea usada para cambiar el ambiente internacional o doméstico a su ventaja, presionando, influenciando, o desacreditando a opositores, lo que se les ocurra. Cambiar el ambiente político es una frase diplomática que puede indicar asesinatos, robo de equipo militar ajeno, complots para avergonzar a rivales, neutralizar tácticas opositoras, o

cualquier loca idea que se le ocurra a quien puede autorizarlo. Si no hay supervisión o control adecuado, o si la autoridad no tiene escrúpulos o moral el único límite al abuso es la imaginación humana. Con control apropiado, se pueden alcanzar objetivos nacionales impresionantes. La legitimidad de tales actividades depende de la autoridad del que los autoriza. Como mencioné al principio, si el liderazgo nacional legítimamente representa la voluntad del electorado, y si hay control y responsabilidad en la toma de decisiones, las actividades clandestinas tienen un rol importante en la vida del país.23 Regreso aquí a la evidencia que nos proporciona Walsingham, quien reclutó a Thomas Sutton, mercante Inglés en Génova, para protestar las acciones financieras ofrecidas por los banqueros genoveses para subastar préstamos a Felipe II, dinero destinado a financiar la Gran Armada de 1588.24 También hay evidencia que Walsingham autorizó un proyecto clandestino que logró envenenar al comandante de la Armada, el Marqués de Santa Cruz, Alvaro Bazán.25 Con estos dos proyectos logró Walsingham demorar la Gran Armada por dos años, tiempo que usaron los piratas reformados John Hawkins y Francis Drake para construir y entrenar la armada inglesa. Obviamente hay validez en el concepto de vincular las acciones clandestinas con la inteligencia. Ejemplos recientes hay de sobra, el mas inmediato es la operación que acabó con la vida de un famoso guerrillero de las FARC. Pero repito: esto no es Inteligencia, esto es acción clandestina. En el ambiente internacional, es un acto de guerra; en el doméstico, es muy posiblemente un acto de violación al régimen legal. De aquí surgen los titulares de escándalo en los periódicos, o las crisis de seguridad internacional.


IV. El Proceso de Inteligencia Los componentes del Ciclo de Inteligencia, ya mencionados, incluyen la orientación, búsqueda, proceso, difusión o uso; también se usan las palabras colección, análisis, diseminación, y dirección.26 El sistema usado por Walsingham tenía un plan de colección bastante limitado a comparación del que se usa hoy en día en los Estados Unidos. Walsingham simplemente notó que existían tres avenidas de información sobre los planes de Felipe II – colocando espías para informar sobre el movimiento de comercio en España, insertando un espía en la casa del Marqués de Santa Cruz, e insertando un espía en el Vaticano.27 Noten que Walsingham no menciona más que espías para la colección de información. Las acciones clandestinas de protestar acciones o envenenar oficiales españoles, aunque dependieron de sus espías, no formaron parte de su plan de colección de inteligencia. El ministro inglés William Cecil dividió el esfuerzo de colección en siete categorías muy parecidas a las que se usan hoy en día: seguridad interna, contraespionaje, temas políticos y militares, información comercial y económica, e inteligencia expansionista (o sea, relacionado a la exploración global)28. Qué información se busca depende, por supuesto, de lo que requiere el liderazgo nacional. A comparación de la lista bastante limitada de Walsingham, Felipe II necesitaba mucho más detalle sobre condiciones políticas, ambientales, militares, y sociales en Inglaterra para decidir como, cuando, y porqué invadir. El uso de infantería destacada en los Países Bajos se añadió a la lista de colección, porque el Duque de Alba no podía soltar la mayoría de su ejército a menos que las condiciones bélicas estuvieran a su favor.

Un poder a nivel mundial requiere mucho más información para mantener su posición, y la cantidad aumenta en tiempo de conflicto. Durante la Guerra Fría, el plan de colección estadounidense, impreso, llenaba varios estantes en las bibliotecas de las varias agencias de inteligencia. El plan incluía la lista de cada dato requerido para llenar un plan de operación militar, político, diplomático, económico, clandestino o abierto, en cualquier lugar del mundo, respondiendo al requisito del liderazgo para proporcionar toda la información requerida para todo contingente. Al final de este período histórico, el plan de colección, en vez de reducirse por haber desaparecido un gran rival, aumentó por haber aparecido una plétora de rivalidades locales, contrincantes regionales, políticas opuestas, y un que-se-yo de otras posibilidades de conflicto o fricción. Dudo que el plan sea impreso, a favor de ser digitalizado, pero me imagino que hoy llena un estante de CDs, tal vez no tan extenso físicamente como la versión impresa, pero con mucho más información. Ahora si, todo país tiene su lista de información requerida por el liderazgo nacional. En medio de estos ejemplos presentados arriba caben la mayoría de los países del mundo, cada uno con su lista detallada, apropiada para su situación. V. ¿Que es la inteligencia? ¿Para que sirve? ¿Es inteligencia directiva o descriptiva? El debate conocido como Kent-Kendall analizó el rol de inteligencia en la política nacional, específicamente la pregunta sobre su rol en la toma de decisiones, si debe ser directiva o descriptiva. Sherman Kent opinó que el analista, siendo el experto, debe

proporcionarle dirección al presidente, o sea, decirle que tema vigilar, o cual ignorar, y que opciones existen, que resultados se obtendrán, y cual decisión sería la mejor.29 Kendall recomendó lo opuesto, al notar que la autoridad para desarrollar política le es entregada por el electorado al presidente, no a un analista, por experto que sea.30 Así pues recomendó que el rol del analista es solamente de describir el tema asignado, atreviéndose a ofrecer opciones solo si el presidente se lo pide. Este debate nunca ha terminado y tal vez nunca tendrá fin, porque cada presidente y cada director de inteligencia tiene su propia opinión y la impone en su administración.31 En general, los presidentes favorecen la posición de Kendall, al igual que la mayoría de los analistas. Unos cuantos directores prefieren el argumento de Kent, y sospecho que entre ellos se encontraría Francis Walsingham, quien deseaba que Elizabeth I dejara los temas de política externa a los expertos (como él, por supuesto), para facilitar la labor que consideraba su responsabilidad. ¿Rol político o apolítico? La posición de Kent presenta la posibilidad de politizar el producto. Su definición, usada por varios Directores de Inteligencia (DCI), requiere que la comunidad de Inteligencia garantice la veracidad de toda comunicación presidencial.32 Me parece una maniobra para tomarse el poder: si el DCI es el árbitro de la verdad, está en la perfecta posición para imponer su política personal o institucional sobre la del presidente, lo que le proporciona autoridad afuera del proceso democrático de la nación. En este tema hay dos factores que considerar. Primero, en tal situación el analista tiene que apoyar una posición política, por ejemplo, garantizando que

29


hay armas de destrucción masiva en Irak. El segundo factor es que los políticos usan el producto de la inteligencia para apoyar una posición política. El primer factor pone en peligro la seguridad nacional; el segundo es algo normal y apropiado entre los políticos.33 ¿Rol Doméstico o internacional? Estados Unidos usó su capacidad clandestina en proyectos domésticos por mucho tiempo, legalmente, bajo dirección del liderazgo político.34 Tal uso tiene una larga historia: durante el siglo XVI, Thomas Cromwell incrementó su influencia personal, usando la información derivada de sus redes espías. Walsingham también cayó en la tentación de insertar su agenda personal en la lista de requisitos para sus espías, y existe evidencia que aumentó su hacienda propia mediante el uso personal de la información que manejaba a diario.35 La política estadounidense sobre el uso doméstico ha cambiado; ya no hay rol doméstico para la comunidad de inteligencia. El cambio comenzó con la Comisión del senador Church y el Comité del congresista Rockefeller, ambos en 1976, reaccionando al programa COINTELPRO de la FBI y otras agencias para infiltrar grupos disidentes u opositores políticos.36 La reforma impuso una separación entre operaciones domésticas y extranjeras, también separando lo policial de lo militar. Aquí toca aplicar el dicho de mi amigo y colega el Dr. Dick Millett, que dice que en la solución de un problema siempre se encuentran problemas adicionales, es decir, no hay soluciones perfectas. En este caso, 22 años después, los esfuerzos para detectar el movimiento de extranjeros dentro del país se toparon con esta prohibición y la coordinación o correlación de suficien-

30

te data no ocurrió, y se infiltraron 19 hombres comprometidos a chocar aviones comerciales contra del Pentágono y el World Trade Center. ¿Se puede decir que fracasó la inteligencia en el 11 de Septiembre? ¿O es que se intentó una reforma única a un problema multidimensional? El debate nunca termina, en realidad, porque en el ambiente caótico de la democracia, nunca hay una única solución, aunque si es posible alcanzar consenso.37 Reforma de Inteligencia. Mucha de la literatura en castellano sobre la inteligencia se enfoca en reformar las agencias o funciones de la inteligencia.38 Desafortunadamente las palabras reforma e inteligencia se usan con un sentido artificial, usualmente vinculadas a las operaciones clandestinas, intencionalmente malusando la terminología militar o política, algo que he mencionado al principio del texto. No digo que sea totalmente inapropiado. Hace 70 años la literatura en inglés hablaba muy abiertamente del uso del poder clandestino mortal como si fuera algo normal. Desde entonces la sociedad ha evolucionado en su valoración de los derechos humanos o individuales, y políticos buscan evitar riesgo a los recursos humanos. Pero cualquier empleo del poder violento del Estado provoca fuertes quejas, lo que indica que la política del gobierno todavía no refleja completamente los valores de la sociedad, o, como menciona David Spencer en su presentación sobre la contrainsurgencia, es posible que haya una agenda política atrás de las quejas. Reformar las actividades clandestinas demanda mayor responsabilidad de parte del gobierno.39 Pero como metodología, el uso de la palabra Inteligencia en este ámbito no funciona bien, porque

permite que la autoridad responsable pueda evadir su responsabilidad, diciendo, por ejemplo, que se han encontrado elementos actuando por cuenta propia, así ignorando el problema genuino. Después de castigar al individuo, la organización permanece intacta, lista para el próximo sinvergüenza que busca abusarlo. El problema real se encuentra en la estructura de autoridad, en la definición del rol y las misiones asignadas a la agencia de Inteligencia. Estas agencias no se inventan operaciones por las ganas; alguien tiene que autorizar casi todo detalle, alocar finanzas, asistir administrativamente, etc. La autorización puede ser tácita o informal, pero tiene que existir. El tema aquí es igual al que presentaron Tomás Costa y Jaime García sobre estrategia y estructura de seguridad y defensa; ¿Qué está incluido en el proceso decisorio? ¿Quién elabora las políticas y estrategias? Si la actividad clandestina doméstica se autoriza, nadie debería sorprenderse cuando ocurre. Las reglas de empeñamiento dirigen las tácticas autorizadas: si hay un quiebre en la línea de mando, va ocurrir abuso, así como la noche sigue al día.40 VI.Relación con el Liderazgo Los políticos dependen de la Inteligencia, pero no es su única fuente de información. Pueden ignorarla, aunque tiene su precio. La clave está en establecer una relación multi-direccional entre la Inteligencia y líderes políticos, buscando así mejorar el proceso decisorio. Del líder se requiere información sobre qué es lo que necesita, proporcionada en forma exacta y actualizada. Se entiende que políticos disgustan de la crítica opuesta a sus teorías favori-


tas, pero prohibir hablar honestamente a un analista reduce su valor y le impide funcionar adecuadamente.41 La carrera de analista conlleva una fuerte responsabilidad: hay peligro de presentar todas las opciones como posibles y probables, que contribuye poco al proceso decisorio. También puede perder toda objetividad, y presentar solamente opciones favoritas, ignorando evidencia contraria. Ambos son errores, y ponen en peligro la seguridad nacional.

VII. Supervisión y control La solución está en desarrollar un sistema viable de control y supervisión. En el caso que mencioné antes, del rol doméstico de la Inteligencia estadounidense, las investigaciones de la Comisión Church y el Comité Rockefeller en 1976 y las reformas del Hughes-Ryan Act de 1974, ocurrieron porque existían y todavía existen mecanismos vigentes para la supervisión y control de las actividades de la comunidad de inteligencia.42

Sistema de supervisión de inteligencia estadounidense Williams, p. 313. James S. Van Wagenen, “A Review of Congressional Oversight,” Studies in Intelligence, 10 (#1, 1997): passim. 35 Deacon, p. 13. 36 Van Wagenen, passim. 37 James L. Zackrison, “Problemas resultantes de la reforma a la comunidad de inteligencia,” estudio por publicar (2008). 38 Un buen ejemplo es el estudio de José Manuel Ugarte, “Control Público de la Actividad de Inteligencia: Europa y América Latina, una visión comparativa” (RESDAL, 2002), en la página web http:// www.resdal.org.ar/Archivo/d000019d.htm. 39 United States Senate, “Intelligence Activities and the Rights of Americans: Final Report of the Select Committee To Study Governmental Operations With Respect To Intelligence Activities”, 26 de abril de 1976. 40 Ugarte, José Manuel, “ El control de la actividad de inteligencia: Realidad actual y tendencias hacia el futuro: Un análisis centrado en América Latina,” papel presentado en la conferencia Research and Education in Defense and Security Studies (REDES) en Santiago, Chile, 28-30 de octubre del 2003. 41 Shlomo Gazit, “Intelligence Estimates and the Decision-Maker,” en Michael I. Handel, ed., Leaders and Intelligence (London: Frank Cass, 1989), pp. 261-281. 42 Matthew B. Walker, “Reforming Congressional Oversight of U.S. Intelligence,” International Journal of Intelligence and CounterIntelligence, 19 (2006): 710; Frederick M. Kaiser, “Congressional Oversight of Intelligence: Current Structure and Alternatives,” CRS Report for Congress, 15 de febrero de 2007. 33

Ejecutivo President’s Intelligence Oversight Board. Este comité asesora la legalidad de operaciones clandestinas planeadas por cualquier agencia, basado en la autoridad del Fiscal General de la Nación. President’s Foreign Intelligence Advisory Board. Este comité existe desde 1955, y consiste de miembros voluntarios – por lo general tienen experiencia en la comunidad de inteligencia, aunque ya retirados – nombrados por el presidente para asesorar la calidad de todos los programas de inteligencia. Judicial Foreign Intelligence Surveillance Court. Esta corte autoriza la vigilancia de señales electrónicas adentro del país. Consiste en 7 jueces nombrados por el Presidente de la Corte Suprema. Su decisión puede ser desafiada en una corte de apelación específica en el distrito judicial federal. FISA se ha mentado mucho en los periódicos recientemente, porque es la que autorizó el programa del Presidente Bush para monitorear llamadas telefónicas originadas en el exterior por terroristas conocidos a contactos adentro del país. Legislativo US Senate Select Committee on Intelligence. Este comité supervisa todo aspecto de las actividades y los programas de inteligencia. Su responsabilidad es de garantizar la legalidad y conformidad de toda la comunidad de inteligencia con la Constitución y las leyes nacionales. House Permanent Select Committee on Intelligence. Este comité vigila la conducta de los programas de inteligencia, buscando eliminar mal uso o abuso. Específicamente reconoce que las normas legales controlando la inteligencia y las actividades policiales son muy distintas, y busca garantizar respeto a las leyes apropiadas. Su control se impone mediante el presupuesto anual, el cual autoriza. Sector Privado (civil) Freedom of Information Act (FOIA). Esta ley proporciona transparencia al gobierno. Cada ciudadano tiene derecho a conocer la actuación de su gobierno, y mediante el FOIA tiene acceso a todo material producido por el gobierno. Hay controles para proteger información restringida, pero el gobierno tiene que justificar en corte su decisión de no informar al público sobre cualquier tema.

34

31


El cuadro (arriba) presenta la lista de controles formales desarrollados para vigilar sobre la comunidad de inteligencia estadounidense. Básicamente, el ejecutivo controla la calidad del producto; el judicial controla la legalidad del proceso; el legislativo controla la legalidad del proceso y el presupuesto.43 El control con más peso es que cada ciudadano tiene acceso a todo programa del gobierno mediante la Ley de Libertad de Información (conocido por sus siglas en inglés, FOIA) que permite buscar información específica sobre cualquier tema imaginable, bajo control del gobierno.44 No se garantiza que la información sea proporcionada, pero las condiciones para negar el pedido están sumamente definidas por ley. Aquí es donde los periodistas acuden para buscar información adentro del gobierno. La razón para decir que este control tiene más peso es que se permite la disputa y aunque algunas de éstas no se resuelvan en la corte por el sistema judicial, el gobierno tiene que justificar su decisión. Existe la posibilidad de abusos, por supuesto, por el potencial de

un individuo actuando como testaferro del enemigo, pero el sistema tiene posibilidad de controlar el abuso, en un mínimo porque es tan abierto. VIII. Conclusión La reforma que proporciona la mayor posibilidad de éxito es la siguiente: el manejo burocrático y la dirección política por líderes civiles, basado en la política nacional, con definiciones y reglamentos legales sobre las actividades y funciones de la inteligencia. O sea, un cierto nivel de transparencia en el proceso que permite la gestión por cualquier sector del gobierno o la sociedad. Con esto se resuelven los problemas de abusos, de las violaciones a los derechos civiles o al derecho mismo, y se garantiza que la inteligencia pueda funcionar adecuadamente como una de las herramientas del poder nacional; así también se controla lo que es la acción clandestina. Con esto se resuelve el pro-

blema de abusos, el problema de control, y se garantiza que la Inteligencia pueda funcionar adecuadamente como una de las herramientas del poder nacional.45 Regreso entonces al punto que repito varias veces, que la función define la organización de la inteligencia. Para concluir, quisiera presentar uno de los grandes intangibles de la inteligencia y en especial de su análisis, porque el éxito siempre depende del punto de vista. En 1559, el embajador español en Londres comunicó a Felipe II que “El Secretario Walsingham ha fallecido, por el cual hay mucha tristeza.” Como era su costumbre, Felipe anotó su respuesta en el margen de la carta, que existe todavía en el Archivo de Simancas: “allá, sí. Pero es buena noticia aquí.”46 Este ejemplo vale recordarlo, porque ilustra otro gran intangible de la función de inteligencia, que “las organizaciones de Inteligencia no son suministradores de ‘la verdad,’ son solamente custodios de información secreta”47. CICLO DE INTELIGENCIA MILITAR

43 Walker, p. 702. 44 Página web http://www.usdoj.gov/oip/. 45 Un buen estudio de la reforma a la comunidad de inteligencia es la de Andrés Villamizar, La reforma de la inteligencia, Un imperativo democrático (Bogotá: Fundación Seguridad & Democracia, 2004). 46 Smith, p. 40. 47 Traducción del autor. “Intelligence organizations are not purveyors of ‘the truth’, they are custodians of secret information.” Mahnken, p. 41.

32


OFICINA DEL DIRECTOR DE INTELIGENCIA NACIONAL (2008)

http://www.dni.gov/aboutODNI/organization.htm

Joing Intelliegence Community Council (JICC) Civil Liberties Potection Officer Mr. Alexander W. Joel

Director of National Intelligence

EEO and Diversity Officer Dr. Patricia Taylor (Acting)

Mr. J. M. McConnell

Executive Commitee Principal Deputy Director of National Intelligence

General Counsel Mr. Benjamin A. Powell

Dr. Donald M. Kerr Inspector General Mr. Edward Maguire

Information Sharing Environment Program Manager Ambassador Thomas E. McNamara

Chief Financial Officer Ms. Janice J. Lambert

Director of the Intelligence Staff LTG Ronald Burgess

Chief Information Officer Mr. Dale Meyerrose Chief Human Capital Officer Dr. Ronald P. Sanders

DDNI/Poloci, Plans and Requirements Ms. Janice J. Lambert

DDNI/Collection Mr. Glenn A. Gaffney

DDNI/Analysis Dr. Thomas Finger

DDNI/Acquisition Mr. Alden V. Munson

NCPC Ambassador Kenneth Brill

North Korea MM Ambassador Joseph DeTrani

NCIX Dr. Joel Brenner

Iran MM Ms. S. Leslie Ireland

NCTC Mr. Michael Leiter (Acting)

Cuba/Venezuela MM Mr. Timothy Langford

33


Chile se rinde ante los aviones no tripulados

XV Feria Internacional del Aire y de Espacio FIDAE 2008

Desde aeronaves no tripuladas hasta microsatélites pudieron observarse en la última versión de FIDAE 2008 y, sin duda, los modelos que más captaron la atención de la prensa y los asistentes, fueron aquellos destinados a recolectar información estratégica. Las capacidades de exploración de las pequeñas naves que han desarrollado cada vez más países, son sorprendentes. España, Israel y EE.UU. causaron sensación con la avanzada tecnología a micro escala. Inclusive Chile, mostró avances importantes en esta materia.

CHILE

EE.UU.

Mantarraya es el nombre del avión no tripulado desarrollado por la Armada de Chile y por Industrias Eléctricas RMS, para misiones de reconocimiento. Posee solo una pequeña hélice y pesa solo 40 kilos. Su sistema incorpora una cámara que transmite información en tiempo real hacia una consola de control, además mantiene la lógica de las órdenes, no obedece programaciones de autodestrucción, por ejemplo. Su economía lo hace muy singular, es fabricado con fibra de vidrio, por lo que difícilmente sufre daños. Es capaz de volar a 240 km/h y tiene autonomía por 4 horas. Su sistema de lanzamiento es a través de una catapulta y para aterrizar se despliega un paracaídas. Actualmente este avión es esencial en simulacros de combates navales. Con la información de vuelo que recoge a baja altura, se programan blancos que deben ser destruidos por los barcos.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) exhibió el avión no tripulado (UAV) Predator, el cual ha participado en las guerras de Afganistán e Irak. Con este modelo el piloto permanece en tierra mientras dirige la aeronave, que es como si se tratara de sus propios ojos, para localizar objetivos de ataque. El piloto como su avión, son más intrépidos y capaces, uno a pocos kilómetros en el aire de lo que será el blanco, y el otro más protegido desde tierra e incluso desde otro continente. El 2005 pasó de ser solo un avión espía a un arma mortal y cada vez más se le introduce avanzada tecnología de punta, desde nuevos radares, sistemas de video y fotografía, sistemas de medición atmosférica, e incluso se habla de sensores para detectar amenazas químicas y biológicas. Posee una velocidad máxima de 135 mph y la cantidad de horas de autonomía es de 24 hrs.

34

Con solo 512 kilogramos de peso tiene como función la vigilancia y el reconocimiento para la adquisición de blancos. Movilizar su sistema cuesta $40 millones de dólares. El Predator MQ-1 puede transportar misiles Hellfire AGM-114 capaces de atravesar equipo blindado y se dice que la siguiente generación, el Predator MQ-9, está concebido para transportar hasta 3,000 libras de municiones externas, inclusive misiles GBU-11, GBU-38, AIIM-9 y bombas de diámetro pequeño. Como dato curioso, en el año 2006, Pakistán acusó que murieron 18 civiles a causa de un ataque dirigido desde un Predator. ESPAÑA Los modelos españoles fueron presentados por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Se trata de ALO Avión Ligero de Observación; SIVA -Sistema Integrado de Vigilancia Aérea; DIANA


especial

-Blanco Aéreo UAV de Alta Velocidad-; ALBA -Avión Ligero Blanco Aéreo. Estos aviones no tripulados y teledirigidos sustituyen al hombre en la función de reconocimiento estratégico de alto riesgo, en misiones militares y civiles. Están diseñados para misiones de corto alcance, es un sistema versátil, fiable y de bajo costo. Específicamente el modelo ALO presenta la ventaja de ser un avión modular, su transporte es altamente plausible en cualquier tipo de ambiente, su armado puede estar listo en 30 minutos y al estar fabricado con fibra de carbono, su integridad logra salvarse de accidentes. España también mostró maquetas de los microsatélites Minisat y Nanosat. Los nanosatélites son la expresión avanzada de la eficiencia, permiten brindar grandes servicios con un liviano y económico aparato. El Nanosat pesa tan solo 20 kilos y permite llevar a bordos experimentos

para los usos de nuevas tecnologías. Nanosat tiene forma hexagonal. Sus caras externas están totalmente cubiertas de paneles solares fotovoltaicos, capaces de generar la electricidad necesaria para el funcionamiento de todos los elementos y sistemas del nanosatélite. ISRAEL La compañía Elbit de Israel exhibió otra de las maravillas de avión no tripulado, el Hermes 450. Es de mediano tamaño, tiene una longitud de 6,1 metros y pesa aproximadamente 450 kilos. Teniendo una capacidad de carga útil de 150 kilos, puede sobrevolar a una altitud de 5,500 metros, así también, puede permanecer en el aire entre 20 y 30 horas. Este avión entrega información de inteligencia en tiempo real a las fuerzas terrestres. Sin tripulación, este avión tiene la

capacidad de efectuar maniobras de todo tipo, sin arriesgar vidas humanas, señalar blancos e incluso atacarlos. En Chile causó gran interés en las autoridades, ya que es una solución para controlar el espacio aéreo que no puede ser cubierto en su totalidad por su gran extensión. Los espacios sin vigilancia son utilizados como rutas de acceso para contrabando de cualquier tipo, un apoyo como este para las policías y la fuerza aérea, brinda gran utilidad a los esfuerzos de seguridad interior. El Hermes está siendo usado en misiones de inteligencia en el contexto de la guerra antiterrorista y son varias las horas de vuelo que realiza surcando los aires de donde se desarrollan los conflictos con el Líbano e Irak. Países como Alemania, Francia, Estados Unidos y el Reino Unido lo han utilizado y por primera vez Chile tuvo la posibilidad de verlo en el marco de FIDAE 2008. 35


El Movimiento AntiglobalizaciĂłn en Chile:

Algunos fundamentos sobre su gĂŠnesis, desarrollo y diferencias Pablo GutiĂŠrrez Quezada [Chile]


análisis de inteligencia

RESUMEN En la conformación del movimiento antiglobalización, la capacidad de usar en forma estratégica las comunicaciones, es su mayor característica y se explica así su fortaleza. De este modo, se ha logrado movilizar a diversos grupos sociales, sin discursos excluyentes, de la misma manera que ha logrado articular redes esparcidas por el mundo que pueden contribuir a difundir ideas comunes sobre el descontento por la globalización. La globalización, en manos de amplios sectores que representan la diversidad de los intereses sociales, culturales, económicos y políticos, se determinan por la información y su circulación, el dominio de la información es parte del fenómeno y para que la globalización se consolide es necesario monopolizarla. En la lucha por el dominio de la información, estos nuevos actores se parecen a redes no-estatales competitivas de inteligencia estratégica con objetivos políticos indeterminados. Palabras clave: Era de la Información, movimiento antiglobalización, anticapitalismo, antineoliberalismo, red. SUMMARY The ability to use new communications media in a strategic manner explains the

successful formation of the antiglobalization movement. The movement has been able to mobilize diverse groups without at the same time alienating any of them, thus integrating a dispersed, worldwide network and reinforcing a common vision of discontent aimed at the forces of globalization. At the same time, broad swaths of social, economic, political and cultural interests are also linked through worldwide information flows and embody the globalization regime. Information dominance is an integral part of globalization, and its consolidation depends on its monopolizing the flow of information. In the contest for control over information, these new actors are like competing, non-government, strategic intelligence networks with shifting objectives. Key words: Information age, antiglobalization movement, anticapitalism, antineoliberalism, network. I. Introducción l 30 noviembre de 1999, en la ciudad norteamericana de Seattle se efectuó una importante cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC) con la presencia de representantes de 135 países miembros de esa entidad.

E

DATOS BIOGRÁFICOS DEL AUTOR: Sociólogo (Licenciado en Sociología), Universidad Arturo Prat (Iquique/Chile) (1995-1999). Curso de Ciencias Políticas Iberoamérica y el Caribe, Universidad Internacional de Andalucía (España (2004). Curso de Criminalística Fundamental, Academia Superior De Estudios Policiales. Policía de Investigaciones de Chile (Santiago/Chile) (2005).

37


Lo que en sus inicios fue una reunión de lo más selecto del mundo capitalista, pronto se transformó en la protesta más grande en contra del capitalismo globalizador. La reunión pasó a un segundo plano frente a los más de 50 mil manifestantes que protestaron contra los países ricos del mundo y las calles fueron el escenario de una multitudinaria condena que interrumpió el normal desarrollo de la cumbre declarándose el estado de emergencia. Así apareció en escena uno de los movimientos más importantes de los últimos años, tendencia que denuncia al capitalismo y a los grandes capitales internacionales como los responsables de la destrucción del planeta y las condiciones de miseria de millones de seres humanos. De esta forma, se evidencia la presencia de significativos sectores opuestos al proceso de globalización, desarrollando una capacidad movilizadora considerable, explicada por la heterogeneidad de fuerzas, tanto sociales como políticas, que concurren a las manifestaciones. De este modo, confluyen sectores estudiantiles, indígenas, campesinos, trabajadores, feministas, ecologistas, pacifistas, anarquistas, comunistas, entre otros. Los grupos participantes en Seattle no fueron sólo estadounidenses, ya que acudieron manifestantes provenientes de diversos países como Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, Canadá, entre otros. Las organizaciones de la marcha se preocuparon de informar sobre los alcances de la movilización, lo que significó que existiera una gran sensibilidad hacia sus demandas. Con Seattle se abrió una nueva etapa marcada por el inicio de una serie de protestas a nivel mundial, jornadas en las que par-

38

ticipan innumerables grupos y colectivos afectados de las más diversas maneras por la expansión capitalista monopólica y financiera, así como por la hegemonía militar de los países más ricos del mundo.

Manejando desde el simple boletín, revistas y folletos hasta estaciones radiales e Internet, el movimiento antiglobalización ha sido capaz de articular redes internacionales en procura de difundir sus ideas.

Después de Seattle las movilizaciones se concentraron en Suiza, esta vez en contra el Foro Económico Mundial de Davos, en Washington en la asamblea del FMI y el Banco Mundial, en Praga el 26 y 28 de septiembre del 2000 durante la cumbre del FMI y Banco Mundial y en Génova el 21 de julio de 2001 en la reunión del G-8 (grupo de los 8 países más industrializados del mundo, más Rusia).

La diversificación de estos grupos responde a los numerosos cambios políticos y económicos ocurridos durante los últimos 30 años, es decir, por la circulación de capitales a través de todo el globo y las consecuencias que provoca en múltiples regiones, generando serios conflictos con los más diversos actores.

Otro hito que marcó un punto de inflexión en los últimos años fue la irrupción del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en México (EZLN). La irrupción de esta organización guerrillera ocurrió el 1º de enero de 1994, cuando se ponía en marcha el Tratado de Libre Comercio (TLC o NAFTA) entre México, Estados Unidos y Canadá. Los zapatistas se tomaron diversos municipios del estado de Chiapas iniciando un proceso que continúa hasta el día de hoy. Todas estas experiencias se caracterizan por la capacidad movilizadora demostrada por los actores involucrados, acompañada de una fuerte estrategia comunicacional. Se busca obtener el mayor impacto sobre la población con distintas formas de protesta, en la que la diversidad de grupos y organizaciones crean el escenario para la participación múltiple. Así, la movilización se transforma en una invitación a participar sin filtros ideológicos ni consignas excluyentes. La utilización de los medios de comunicación es uno de sus principales atributos.

La intervención del capital y sus efectos ha producido el descontento del campesino francés, el trabajador alemán, el indígena de Chiapas o el joven de Seattle. Todos son contrarios al discurso de las grandes instituciones financieras que afectan sus intereses. Según S. Lash y J. Urry1, para poder seguir creciendo el nuevo capitalismo requiere superar las fronteras nacionales. Así, la intervención que realiza en otras regiones sólo responde a los intereses de las zonas de alta concentración de riquezas. De este modo, el capital intenta cambiar los aspectos locales de cada región para anexarlas a un circuito de valorización. Asimismo, quienes estén fuera de su perímetro prácticamente no existen y permanecen condenados a vivir bajo precarias condiciones. La expansión del capitalismo tampoco puede entenderse sin abordar aspectos político militares de importancia como la desaparición de la Unión Soviética y los demás regímenes comunistas de Europa del Este. Las nuevas condiciones dejaron el terreno llano para un acelerado desarrollo capitalista sin contrapesos y que da


por superado el antiguo patrón de acumulación fordista situado en el espacio del Estado-Nación y orientado fundamentalmente hacia un mercado interno. Al mismo tiempo, Lash y Urry señalan que el actual modelo supera las visiones de orden nacional y se orienta fundamentalmente como un proceso de liberación del mercado, circulación de valores simbólicos y un alto consumo. De esta manera, cobran especial relevancia el saber y la información, entendidas como producción de significantes estéticos que son el eje productivo y de consumo de la nueva economía. Lo cultural pasa a ser un tema central en el lucha anticapitalista porque la disputa se ve también reflejada en estilos de vida que constituyen determinadas conductas: “....los procesos económicos y simbólicos se entrelazan y se articulan entre sí como nunca sucedió antes; es decir: la economía recibe cada vez más una inflexión cultural, y la cultura presenta cada vez más una inflexión económica. Así, las fronteras entre una y otra se difuminan, y la economía y la cultura ya no hacen las veces, la una para la otra, de sistema y ambiente”2. La globalización se ha convertido en un proceso de homogenización cultural, económica, política y social. Para extenderse ha requerido de la sobreexplotación de recursos a gran escala provocando la protesta generalizada de amplios sectores que representan una diversidad de intereses. El avance de la globalización (como proceso económico, político y cultural) ha generado fuerte desconfianza explicada por el nivel de intervención que realiza en todos los planos, alterando ecosistemas de vida y potenciando cada vez más las diferencias, ya no sólo políticas o so-

ciales, sino que culturales y ambientales. Comienza, de este modo, un proceso de politización que abarca ámbitos impensados: “lo que hasta el momento se había considerado apolítico se vuelve político: la supresión de las `causas´ en el proceso de industrialización mismo”3. Diversos sectores ven con preocupación un capitalismo desatado que para su expansión requiere volcarse a los más diversos planos. Las protestas surgen de los más distintos lugares del planeta, desde la selva de Chiapas hasta las calle de Seattle o Génova. Nadie está indiferente ni ajeno a los efectos del proceso globalizador, las protestas están orientadas en contra de las principales instituciones financieras (como el FMI, la OMC, el Banco Mundial, el BID) y de los Estados más poderosos como el G-8 (grupo que reúne a Estado Unidos, Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Inglaterra, Japón y Rusia). El movimiento antiglobalización encierra distintas posturas, donde una parte importante es anticapitalista, sin embargo, otros sectores se manifiestan disconformes sólo en la medida que afecte a sus intereses locales. Así, en Chile, en la Región de los Lagos, existen organizaciones que agrupan a los sectores agrícolas vinculados a partidos de derecha (UDI-RN) que han realizado manifestaciones por el precio internacional de la leche. Este es sólo un caso de entre muchos existentes, en que los sectores autoproclamados antiglobalización no son necesariamente anticapitalistas. Por lo tanto, la crítica está referida en contra del gran capital monopólico financiero internacional y a la pasividad de un Estado cada vez más comprometido con las políticas de las instituciones financieras internacionales. Se define como adversario a las grandes corporaciones transna-

Lash, S y Urry, J. “Economías de signo y espacio. Sobre el capitalismo de la posorganización”. Editorial Amorrortu. Buenos Aires 1998. 2 Ibid. 3 Beck, Ulrich. “La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad”. Editorial Paidós. Estado y Sociedad. Primera edición 1998 Barcelona. p. 29. 1

39


cionales por su capacidad de despliegue e intervención a escala global. La cantidad de organizaciones que existen es directamente proporcional a los niveles de intervención que el modelo económico ha realizado en las más diversas áreas. Un escenario posible es que este movimiento agudice más su accionar y, por otro lado, comience a dar forma a proyectos más estructurados en función de un programa político. De este modo, es probable que la corriente que más se consolide este camino sea aquella vinculada al anticapitalismo, como consecuencia del alcance de su propuesta y las raíces históricas que mantiene. II. Un breve marco analítico para la investigación sociológica Los Movimientos Sociales como fenómeno de investigación y campo de estudio nacen como consecuencia de la modernidad y están plenamente vinculados al desarrollo de las ciencias sociales.

Pinto, Julio. “Historia Contemporánea de Chile” Vol II Actores, Identidad y Movimientos. Ediciones LOM 1999. 5 Castells, Manuel.“La era de la información, economía, sociedad y cultura. El poder de la identidad” Vol II. tr. Carmen Martínez Gimeno. España: Editorial Alianza 1997. 3 vols. 6 Garretón, Oscar Guillermo: “Democratización, Desarrollo, Modernidad. ¿Nuevas Dimensiones del Análisis Social?”, y “Movimientos Sociales y Procesos de Democratización”. EXCERPTA Nº 2 de Abril de 1996. 4

40

La revolución francesa y sus dramáticos sucesos provocaron el interés de las nacientes disciplinas sociales, que vieron en este fenómeno la posibilidad de consolidarse como ciencia en pleno auge del discurso de la modernidad. Es en esta época en que podemos visualizar los primeros desarrollos teóricos por parte de los pilares de las ciencias sociales, como Marx, Weber, Durkheim, Tarde, Freud, entre muchos otros. Para analizar las nuevas formas de acción colectiva se tienen que considerar necesariamente dos aspectos: 1. La memoria colectiva. Relacionada con las experiencias y enseñanzas que los ac-

tores adquieren en el terreno mismo de la movilización y, también, de la transmisión de antiguas experiencias, memoria colectiva, que además está hablando de viejos y nuevos problemas sociales. 2. La construcción de identidad. Vinculada al autoreconocimiento y pertenencia de los actores, que tiene como misión posesionarse frente a un adversario común, que obstaculiza el logro de los objetivos. También, la construcción de identidad permite establecer las coordenadas frente al resto de la sociedad como grupo o clase. Debemos entender el fenómeno de los Movimientos Sociales como un proceso histórico-estructural, resultado de la compleja combinación de aspectos políticos, económicos, sociales y culturales, colocando el acento en la dinámica relación entre cada uno de ellos. Julio Pinto señala al respecto: “los actores históricos se movilizan con el objeto de transformar una realidad considerada adversa o, por lo menos problemática”4. El planteamiento formulado no se contrapone a un análisis que subvalora la importancia del plano cultural. Es más, pretende superar aquellas visiones que ponen al aspecto cultural sólo como parte de una superestructura, con el rango de epifenómeno. Lo que se pretende fundamentar es la búsqueda de aquel espacio en el que se conjugan el individuo como unidad en conflicto y su realidad problemática, contra el peso del establishment. El movimiento anticapitalista en Chile y el mundo, es consecuencia de un largo recorrido de múltiples fuerzas. Para el caso chileno es el producto de las fuertes ten-


siones existentes entre diversos proyectos modernizadores, en la búsqueda de una construcción nacional. El discurso que se impuso finalmente fue el que planteaba la construcción de la nacionalidad chilena como unidad homogénea, mientras que lo heterogéneo era asociado al caos y la incertidumbre. El tema fundamental es el referido a la identidad en el contexto de la globalización, lo que no sólo tiene un interés contextualista, sino también implicaciones en el desarrollo teórico de las ciencias sociales. Esto permite establecer, un corte analítico que diferencia claramente dentro del movimiento antiglobalización, a los sectores anticapitalistas y antineoliberales. La distinción resulta gravitante en la definición del movimiento antiglobalización, cuyo interés está volcado primordialmente a los sectores anticapitalistas. Fundamentalmente, porque aunque es una corriente no articulada orgánicamente entre si, muestra mayor claridad dentro de la realidad chilena. El antineoliberalismo es otra respuesta importante generada en contra de las transformaciones desarrolladas por el capitalismo. Es la postura, integrada esencialmente por industriales y productores nacionales, contraria al modelo económico sustentado por los grandes capitales internacionales en desmedro de los capitales nacionales. En el caso de los sectores anticapitalistas, se encuentra presente, una crítica al sistema en todas sus formas, formulando un planteamiento de fondo, que cuestiona en términos estructurales, tanto al capitalismo local como al internacional.

Es fundamental, para comprender este nuevo escenario que afecta a Chile, tener presente que uno de los factores determinantes para el funcionamiento de la sociedad de fin de siglo, es la información y su circulación en lo que Castells denomina como la “Sociedad red”. Por eso, es apropiado considerar además a este autor en el análisis sobre la actual constitución de los Movimientos Sociales: “La Globalización y la información, instituidas por redes de riqueza, tecnología y poder, están transformando nuestro mundo, están ampliando nuestra capacidad productiva, nuestra creatividad cultural y nuestro potencial de comunicación, al mismo, están privando de derechos ciudadanos a las sociedades” 5. Este planteamiento de Castells apunta a las asimetrías que tiene la globalización en todos los planos. Las diferencias se expresan en el acceso a las redes de riqueza, poder y el control de la información, en un proceso hegemónico, que instituye grandes desigualdades en el proceso productivo y de flujo de la información. La globalización constituye un proceso incluyente sólo para las grandes economías de mercado y los gobiernos que la utilizan como herramienta de control. Después del desmontaje del Estado, consumado por la aplicación del modelo neoliberal, el mercado ha pasado a controlar todas las necesidades como trabajo, salud, educación, vivienda, entretención y otros. La información es fundamental para desplazarse en la red y en la lógica del mercado, siendo éste, el que controla la mayor parte de las necesidades de todos los sectores de la sociedad. Todo esto como culminación de la operación transformista llevado a cabo por el régimen militar

y la consolidación de los gobiernos de la Concertación. En el antiguo vínculo entre la sociedad civil y sus instituciones, las relaciones se articulaban en función de un proyecto nacional común, donde cada actor era considerado para lograr los consensos. Así, la política se constituía en una de las formas de expresión más importantes como forma de acción colectiva. El eje que articulaba todas las partes era el tipo de régimen político que permitía la acción de sus diferentes mecanismos. El escenario globalizador delimitó y redujo la participación del Estado, para posibilitar la aplicación de un modelo de mercado, que permitiera la apertura económica al exterior. Para Garretón, esto produjo la desarticulación de la matriz sociopolítica con sus consecuencias de desigualdad y pobreza, al desaparecer los mecanismos de protección social anteriormente existentes. En la anterior matriz sociopolítica, el Estado pasaba a tener una relevancia clave en la movilización y orientación de las principales demandas, en las que se miraba el cambio desde una perspectiva global, que además obedecía a peticiones muy específicas: “...la referencia al Estado como un interlocutor de las demandas sociales y como el locus de poder sobre la sociedad”6. En este escenario son los partidos políticos los principales vehículos para desarrollar la negociación entre los diferentes actores, los que respondían a la necesidad de entregar un sustento ideológico a la acción, posibilitando la participación de

41


actores políticos, referidos a un poder estatal, al cual se podía acceder dentro de un marco partidario y bajo las condiciones de un régimen democrático participativo: “...significa una omnipresente y compleja relación del Movimiento Social con la política, pudiendo ser ésta la subordinación completa a los partidos, la instrumentalización de éstos o un estilo de acción, más independiente. En consecuencia, la debilidad de la estructura de clases como base de los Movimientos Sociales se compensaba con la apelación ideológica y política”7. Hoy no existe dicha matriz y lo que se puede observar es un papel netamente formal del Estado, cuyo único objetivo es mantener los equilibrios macroeconómicos y detener el avance de las principales demandas sociales. Los partidos políticos están más interesados en asegurar un escenario atractivo para las inversiones extranjeras, que solucionar los problemas económicos de los sectores sociales. La globalización es el corolario de una sociedad atomizada, constituyéndose a su vez en la máxima expresión del nuevo modelo capitalista, sobre el que se articulan y actúan los Movimientos Sociales. En la antigua matriz, los partidos políticos, el Estado, los sindicatos y otras organizaciones sociales canalizaban la información y a su vez entregaban elementos ideológicos, con un perfil propio. Hoy la información es uno de los elementos centrales de la globalización, por lo tanto su manejo es estratégico y para consolidarse necesita monopolizarla. En la era de la globalización, la información tiene tres características fundamentales:

42

1. Cantidad: Las nuevas tecnologías de las comunicaciones desarrollan mayor capacidad de transmisión de la información, superando los viejos canales. 2. Diversidad: La información es más diversa, desbordando lo político y social, incorporando otras dimensiones como lo cultural, con fuertes implicaciones en la vida cotidiana. 3. Velocidad: Los efectos de la información tiene respuestas inmediatas, lo que produce cambios a un ritmo mucho más acelerado. En este contexto la información pasa a ser un bien muy preciado para una economía de mercado, transformándose en un eje articulador, en el que es posible detectar la relación información-mercado-individuos, con evidentes asimetrías manifestadas en la producción, la dirección y el control de la información. 1. La producción: Caracterizada por el monopolio que tienen los grupos de poder para procesar la información de un modo masivo y sistemático. 2. La dirección: Considerada como la capacidad de orientar y direccionar el significado de la información, de acuerdo a los intereses particulares de quienes son los emisores. 3. El control: Instrumento que determina el tipo de información a emitir, eliminando aquello que resulte problemático y disidente. La hipertecnificación de los discursos obedece a este modelo en el que la información es digerida, pero no procesada. La unidireccionalidad de la información surge como consolidación económica de las nuevas relaciones sociales de una so-

ciedad pos-industrial que se articula en el escenario de la globalización. En el plano político, lo que se busca es generar consensos para garantizar la estabilidad democrática y asegurar las condiciones para la inversión extranjera. La búsqueda de los consensos responde a la necesidad de sellar el debate e impedir que toda forma de expresión antagónica se exprese. “ Así pues siguiendo una antigua ley de la evolución social, la resistencia se enfrenta a la dominación, la movilización reacciona contra la impotencia y los proyectos alternativos desafían a la lógica imbuida en el nuevo orden global, que en todo el planeta se percibe cada vez más un desorden”8. Los Grupos AC constituyen puntos de tensión de la sociedad chilena, los que desde sus bases, emergen como zonas de ruptura en una sociedad compleja que deja cada vez menos espacios para el disenso y la genuina expresión de la pluralidad social y política. Para profundizar analíticamente estos nuevos grupos, se debe tomar en cuenta lo que señala Alberto Melucci: “Los Movimientos Sociales contemporáneos toman formas de redes de solidaridad, con poderosos significados culturales y son precisamente estos últimos los que los distinguen de manera tan rotunda de los actos políticos o de las organizaciones formales”9. Lo anterior reafirma la idea del fuerte eje cultural que el movimiento anticapitalista posee, el que a modo de un rotor, dinamiza su acción, proyectando aquellos intereses que no pueden ser conducidos por los ca-


nales de representación tradicional, como son los partidos políticos y Movimientos Sociales tradicionales. III. Anticapitalista y Autonomistas El sector más importante dentro del movimiento antiglobalización es el movimiento anticapitalista autonomista. La aparición de esta corriente es anterior al movimiento antiglobalización, según algunos autores (como Alex Callinicos), y proviene fundamentalmente de la experiencia de los años 60’ y 70’ en Italia, contextuada por los múltiples desaciertos del Partido Comunista Italiano (PCI) en el establecimiento de alianzas políticas con sectores demócratacristianos, a pesar de la oposición de vastos sectores de base. Esto habría contribuido a la consolidación del capitalismo italiano, apoyando al gobierno de Giulio Andreotti. Otro factor a considerar, según el autor, fue la crisis producida en la izquierda más radicalizada; Avanguardia Operaria, Lotta Continua (Vanguardia Obrera, Lucha Continúa) y el Partido de la Unidad Proletaria por el Comunismo (PDUP), proceso que culminó con la derrota electoral de éstos durante 1976, como resultado de la alianza del PCI con partidos de derecha y no con el resto de la izquierda. Esta crisis de la izquierda trajo como consecuencia la aparición pública de una nueva organización en el seno del movimiento estudiantil italiano en febrero de 1977 llamada Autonomía Operaria (Autonomía Obrera), organización formada en marzo de 1973: “El movimiento se extendió rápidamente, con una serie de confrontaciones violentas con las fuerzas del Estado en las cuales dos jóvenes activistas, Francesco Lorusso y Georgina Masi, fueron asesi-

nados por los carabinieri en Boloña y Roma respectivamente”10. Uno de los rasgos que tenía esta organización era su heterogeneidad y su postura ideológica que se basaba en el operaismo (obrerismo) que ve el conflicto de la lucha de clases, en la fábrica misma. La acción de la lucha de clase se vivía en los propios espacios productivos. Estas posturas estaban influenciadas por teóricos como Toni Negri y Mario Tronti, quienes inician un debate intelectual que se mantiene hasta nuestros días, con nuevas elaboraciones teóricas y reinterpretaciones del marxismo. Las transformaciones económicas que suceden en Italia ponen en cuestión la visión obrerista de Negri y Tronti, y genera un cambio en la perspectiva (especialmente en Negri) de su planteamiento, señalando que las contradicciones de clase se habían desplazado más allá de la relaciones capital - trabajo de la fábrica. “Negri planteaba que el proceso de explotación capitalista ahora tenía lugar a escala de toda la sociedad, y que en consecuencia, los grupos social y económicamente marginados como los estudiantes, los desocupados y los trabajadores casuales debían contarse como sectores claves del proletariado”11. Desde este planteamiento ya no es fundamental el obrero en el proceso revolucionario, es más, plantea que por el sólo hecho de recibir un salario lo inclina hacia los sectores empresariales. Postura que tendrá importantes repercusiones en la izquierda y su noción de partido. Al trasladar el eje del conflicto desde la fábrica al resto de la sociedad.

Ibid. Castells, Manuel. La era de la información, economía, sociedad y cultura. El poder de la identidad vol II. tr. Carmen Martínez Gimeno. España: Editorial Alianza 1997. 3 vols. Pag. 92. 9 Melucci, Alberto. “Acción colectiva, vida cotidiana y democracia (título provisional). México. Editado por el Centro de Estudios Sociológicos, 1997. Pag 46. 10 Callinicos, Alex.“Toni Negri en perspectiva” Diario Internacional del Socialismo 2001 p. 4. 11 Ibid. 7 8

43


“Es por consiguiente en la sociedad (y ya no más, sólo en la fabrica) donde el trabajo tiende redes productivas, capaces de innovar el mundo de las mercancías, poniendo en acción al conjunto de los deseos racionales y afectivos del hombre”12. En este escenario, el partido, para Negri, pierde la capacidad de ser un espacio de objetividad y subjetividad revolucionaria, pues las nuevas formas de producción son inmateriales. La sociedad posfordista hace que el partido ya no pueda reconocer la realidad, lo que le impediría transformar esa realidad en función de un proyecto futuro. Cambia así, además, la noción de “la toma del poder”, anteriormente tema esencial en los objetivos del partido cuya misión era reorientar la maquinaria productiva del Estado. Según Negri, aquello ya no es posible debido a que la productividad se ha volcado a la sociedad en su conjunto, por medio del conocimiento y una producción inmaterial. Así, la localización de los cuerpos y las mentes estaría fuera de la fábrica. Los espacios de subjetividad subversiva se encuentran ahora en la sociedad misma, en los jóvenes desempleados, los marginales e indigentes que se constituyen en una “multitud”, lo que configura nuevas formas de cristalizar a los sujetos sociales. El sujeto revolucionario se constituye en tanto configure contrapoder en un proceso de autonomía y éxodo. De este modo, se va articulando una corriente de autonomismo que no sólo afecta a la izquierda en su conjunto, sino, que ha permeado además a gran parte del movimiento antiglobalización y al conjunto de su corriente anticapitalista.

44

La discusión se ha centrado fundamentalmente en dos autores marxistas que han llevado un interesante debate sobre la noción de partido. La aparición del libro “Empire” de Toni Negri y Michael Hard, inició esta discusión. Allí los autores señalan las coordenadas teóricas de una corriente autonomista que permitiría nuevos espacios revolucionarios, con un número indeterminado de actores. El Imperio, ante su totalidad, se transforma en el adversario común de múltiples luchas, donde la multitud chocaría en forma frontal como dos placas tectónicas. “El Imperio crea un potencial para la revolución mucho mayor que el de los regímenes modernos de poder, porque nos presenta, a lo largo de la máquina de comando, frente a una alternativa: el conjunto de todos los explotados y subyugados, una multitud directamente opuesta al Imperio, sin mediación entre ellos”13. La definición del enemigo, según Hard y Negri, pasa por reconocer nuevas formas de dominación que están vinculadas a redes de comunicación, la policía y un sistema monetario global. Así, la deserción, el éxodo y la fuga, son mecanismos de resistencia ante el Imperio, es el abandono de los lugares de poder para construir la liberación. La figura del esclavo huyendo de su condición de esclavitud, hacen a la fuga, subversiva y revolucionaria. Para Alex Callinicos, Hard y Negri plantean la discusión de un modo equivocado al analizar por sobre todo, el tema del poder, sin considerar las nuevas relaciones económicas que se han articulado. Además, critica la supuesta descentralización del poder, donde no existiría un centro de concentración.

Callinicos plantea que la multitud y su éxodo no pueden verse como triunfos para los actores sociales, pues las transformaciones que ha sufrido el capitalismo, son productos de victorias objetivas e irrefutables sobre las organizaciones sociales. “Nadie puede negar que el capitalismo sufrió una importante reestructuración en los 70’ y lo 80’, una de cuyas dimensiones ha sido la mayor integración global del capital. Pero, ¿es realmente correcto ver estos cambios en cierto sentido como una conquista de la ‘multitud’? Verlos de este modo borra de la historia las derrotas reales que hicieron posible la reorganización del capitalismo”14. Para el autor, el capitalismo contemporáneo, no ha dejado de generar núcleos de poder y riquezas, por lo tanto sus debilidades estarían todavía claramente vinculadas a la acumulación de capital. Los Grupos Anticapitalistas (AC) han incorporado los elementos desarrollados por Hard y Negri, y los han llevado a la práctica en sus formas de organización, mientras que, a su vez, Callinicos ha sido rescatado por aquellos que todavía miran con importancia el papel del partido para la organización. El debate está fresco, fecundo y en pleno desarrollo, lo que hace pensar que seguirá arrojando interesantes luces sobre la organización de los Movimientos Sociales en el nuevo contexto.

Negri. A y Hard. M. “Imperio” . Trad de Edmundo Sadier. Edición de Harvard University Press, Cambridge, Massachussets, 2000. p. 3. 13 IBID. 14 Callinicos, Alex. “Toni Negri en perspectiva” Diario Internacional del Socialismo 2001, p. 14. 12


BIBLIOGRAFÍA - Beck, Ulrich. “La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad”. Editorial Paidós. Estado y Sociedad. Primera edición 1998 Barcelona. “¿Que es la Globalización?”. Respuestas a la Globalización. Paidós. Estado y Sociedad.1998 Barcelona. - Boeninger, Edgardo. “Democracia en Chile: Lecciones para la Gobernabilidad”. Editorial Andrés Bello. 1998 Santiago. - Callinicos, Alex. “Contra el Posmodernismo: Una critica marxista”. Editorial El Ancora. 1994 Santa fe de Bogotá. “Toni Negri en perspectiva” Diario Internacional del Socialismo 2001¬¬ - Castells, Manuel. “La era de la información, economía, sociedad y cultura. El poder de la identidad”. Vol. II. tr. Carmen Martínez Gimeno. España: Editorial

Alianza 1997. 3 vols. “Movimientos Sociales Urbanos”. Tr. Ignacio Romero de Solís. México: Editorial siglo XX, 1989.

- Guillaudat, Patrick y Mouterde, Pierre. “Los Movimientos Sociales en Chile (1973-1993). Chile. Ediciones LOM 1998.

- Drake, Paul y Jaksic (compiladores). “El modelo Chileno. Democracia y desarrollo en los noventa”. Colección Sin norte. LOM. Ediciones. Octubre 1999 Santiago.

- Hinkelammert, Franz. “El nihilismo al desnudo. Los tiempos de la Globalización”. Colección Escafandra. Ediciones LOM. Santiago 2001.

- De la maza E., Gonzalo. “Los movimientos Sociales en la democratización de Chile”. - Garretón, Oscar Guillermo. “Democratización, Desarrollo, Modernidad. ¿Nuevas Dimensiones del Análisis Social?”, y “Movimientos Sociales y Procesos de Democratización”. EXCERPTA Nº 2 de Abril de 1996.

- Ianni, Octavio. “Teorías de la Globalización”. Editorial Siglo XXI. Buenos Aires 1999. - Lash, S y Urry, J. “Economías de signo y espacio. Sobre el capitalismo de la posorganización”. Editorial Amorrortu. Buenos Aires 1998. - Melucci, Alberto. “Acción colectiva, vida cotidiana y democracia” (título provisional). México. Editado por el Centro de Estudios Sociológicos, 1997.

- Negri. A y Hard. M. “Imperio”. Trad de Edmundo Sadier. Edición de Harvard University Press, Cambridge, Massachussets, 2000. - Smelser, Joseph.“Teoría del comportamiento colectivo”. Edit. Fondo de Cultura Económica 1989. México. - Sanz, Carmen y Sánchez, José. “Medio ambiente y sociedad. De la metáfora organicista a la preservación ecológica”. Editorial Ecorama. Granada 1995. - Touraine, Alain. “¿Podremos vivir juntos? La discusión pendiente: El destino del hombre en la aldea global”. Argentina. Fondo de Cultura Económica. 1997. - “Movimientos Sociales hoy (actores y analistas)”. Compilador Editorial Hacer. 1990.

45


Iniciación Científica en Inteligencia Competitiva: Consideraciones Sobre la Elaboración de Proyectos y Trabajos Académicos Walter Felix Cardoso Junior - André Coimbra Felix Cardoso [Brasil]


inteligencia competitiva

RESUMEN El presente estudio tuvo como objetivo general revisar algunos aspectos prácticos de la metodología de la investigación que deben ser consideradas en la elaboración de proyectos de investigación académica sobre Inteligencia Competitiva. Como objetivos específicos, se recogió abordar etapa por etapa en la composición y elaboración de un proyecto de investigación, conforme las normas de la ABNT, en conexión con el tema Inteligencia Competitiva. La metodología utilizada en la investigación fue de levantamiento bibliográfico en libros, tesis, artículos, anales y medios electrónicos digitales. Como ideas conclusivas, el artículo presenta algunas directrices metodológicas y sugerencias de investigación en esa área que se proyecta prometedora. SUMMARY The objective of this study is to review some practical research methods that can be applied to academic projects undertaken in the field of competitive intelligence. To illustrate this approach, the author takes the reader step by step through the setup and accomplishment of a research project in competitive intelligence, in compliance with norms established by the Brazilian Association for Technical

Standards (ABNT). The specific research methodology focuses on an applied review of books, theses, and journal articles in print and electronic media. In the end, this article presents some methodological guidelines and suggestions for further promising research. Key words: Iniciación Científica, Inteligencia Competitiva, elaboración de proyectos. 1. INTRODUCCIÓN a elaboración de un proyecto de investigación, por más pragmática que sea, es una actividad académica como cualquier otra y, por lo tanto, requiere reflexión y embasamiento teórico. Un elemento céntrico en el análisis de la ciencia es la distinción entre teoría, método y objeto de estudio. Las diversas ciencias se distinguen entre sí, en primera instancia, por sus objetos de estudio, los conjuntos de fenómenos que investigan. Por su parte, observación y teoría, experimento e hipótesis nacen y se desarrollan juntos, en un complejo proceso simbiótico de ayuda mutua.

L

A groso modo, Inteligencia Competitiva consiste en el proceso sistemático de colecta, tratamiento, análisis y diseminación de la información sobre actividades de

DATOS BIOGRÁFICOS DEL AUTOR: Doctor en Ingeniería de Producción por la Universidad Federal de Santa Catarina; Doctor en Ciencias Militares por la Escuela de Comando y Estado-Mayor del Ejército; Profesor de la Universidad del Sur de Santa Catarina. Es además autor del libro: “Guía de Inteligencia Empresarial: Enfrentando El ambiente de alta competencia”. E-mail: walter.felix@unisul.br 47


los concurrentes, tecnologías y tendencias generales de los negocios, visando subsidiar la toma de decisión y alcanzar las metas estratégicas de la organización. A pesar de que esa actividad esta presente en la historia desde épocas remotas, la Inteligencia Competitiva es una naciente disciplina académica cuya aceptación es más amplia en la sociedad del conocimiento. Si analizáramos los conceptos que encuadran la Función Inteligencia, tales cuáles la suministrada arriba, vamos a entender que su principal objeto de estudio, en último análisis, es la información. Cumple destacar, sin embargo, con un uso de finalidad estratégica, con miras a su aplicación de forma subsidiaria al proceso decisivo. Además de la relevancia del tema en la actualidad, investigar sobre Inteligencia Competitiva se justifica por el crecimiento significativo del volumen de inversiones de organizaciones brasileñas más competitivas tanto en la modelación de sistemas de Inteligencia Competitiva, como en la adquisición o desarrollo de herramientas tecnológicas que les dan soporte. No obstante ese esfuerzo se observa que hay aún muy poca investigación en este País que trate más directamente de esa área de conocimiento emergente, siendo que buena parte de ellas hace abordajes superficiales y vienen rellenadas de un tonus prescritivo. Poco se hace en el sentido de describir el impacto de esa herramienta de trabajo en el campo organizacional. Lo que es una pena, pues no se conoce muy bien, tanto cualitativa como cuantitativamente, el estado del arte de la Inteligencia Competitiva en las empresas brasileñas, ni tan poco la real contribución de esa actividad para el proceso decisivo de las mismas. Como se dice, falta investigación.

48

No siendo suficiente, se hace desalentador percibir que tales estudios consisten en meras adaptaciones de trabajos académicos o de productos literarios corporativos formulados para el ambiente empresarial de países más desarrollados, lo que ha estimulado a las organizaciones brasileñas de mayor porte a la importación sistemática de educación corporativa y proyectos de Inteligencia Competitiva, comúnmente desalineados con la realidad cultural-empresarial brasileña. Puesta entonces la problemática del presente estudio es que se cuestionan cuáles serían las directrices metodológicas que deben ser consideradas por los investigadores interesados en investigar la Inteligencia Competitiva. A partir de ese cuestionamiento, el presente estudio intenta estimular la reflexión sobre el problema haciendo una revisión en la literatura especializada sobre metodología de la investigación y, al mismo tiempo, haciendo una conexión con algunos conceptos e ideas de la disciplina Inteligencia Competitiva. En ese sentido, se intenta articular algunas directrices metodológicas, relacionadas con el tema objeto de estudio que deben ser consideradas en la elaboración de proyectos de investigación académica sobre Inteligencia Competitiva en Brasil. Después de dos revisiones en la literatura: de la construcción de un proyecto de investigación científico; y de algunos conceptos fundamentales sobre la Inteligencia Competitiva, el presente trabajo buscó ofrecer un manual para la elaboración de un proyecto de investigación, en conexión con el contexto de Inteligencia Competitiva. Cumple destacar, sin embargo, que el presente trabajo no tuvo la pretensión de

ofrecer un manual de como “hacerse ciencia”. Lo que sería imposible no solamente por la amplitud, osadía y complejidad del tema, pero también en función de las restricciones espaciales de un artículo. De este lado de la complejidad inherente a los aspectos filosóficos de la ciencia, o sea, de los elementos que son de la alzada de la disciplina llamada filosofía de la ciencia, este artículo sólo pretendió ofrecer algunas directrices prácticas, conforme los criterios de la metodología de la investigación, de forma a introducir y familiarizar los investigadores principiantes en Inteligencia Competitiva con elementos necesarios a la asunción y construcción del conocimiento por medio de un método de investigación, constituyéndose sólo en un estímulo para que realicen estudios ulteriores. 2. FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA 2.1 Un concepto en evolución de Inteligencia Competitiva Dice el sentido común que se debe estimar a priori lo que los competidores pueden hacer y harán. En ese sentido, los esfuerzos de Inteligencia Competitiva exigirán, invariablemente, la reunión y el análisis de informaciones con la finalidad de fundamentar el proceso de toma de decisión. El crecimiento de la Inteligencia Competitiva viene ocurriendo en la esfera de la evolución de las técnicas de Gestión del Conocimiento1. Hasta bien recientemente, la Gestión del Conocimiento era objeto de gran atención, mientras que la Inteligencia Competitiva no recibía tanto foco. En verdad, esta viene beneficiándose de los avances en la infraestructura de tecnolo-


gía de información y de elevación de la Gestión del Conocimiento hacia una función empresarial importante. Más aún, la integración de la Gestión del Conocimiento en todas las estructuras empresariales está contribuyendo a un mayor reconocimiento del trabajo de Inteligencia Competitiva. El conocimiento necesita, finalmente, ser generado y analizado antes de poder ser comunicado y utilizado. Esto se aplica tanto a los datos generados internamente cuanto a la inteligencia obtenida de fuentes situadas fuera del ambiente empresarial, lo que puede amenizar el aislamiento que tantas veces envuelve a los tomadores de decisión. Sea como que sea, la Inteligencia Competitiva está desarrollándose rápida y eficientemente en el ámbito de las grandes corporaciones, apoyada por la maciza utilización de las tecnologías de la información, buena disponibilidad de recursos financieros y el empleo de mano-de-obra de alta cualificación. Por ser un área de estudios en gran evolución, particularmente en el ambiente académico y en ciertas faenas privilegiadas de negocios, la Inteligencia Competitiva aún es abordada con diferencias conceptuales, pues no hay, hasta el presente, una doctrina suficientemente consolidada a su respecto. Sin embargo, en cualquier situación, siempre se identifican, para la mayoría de los autores de Inteligencia Competitiva, varios de sus objetivos comunes, cuáles sean los de acompañar los pasos de la competencia, monitorizar el ambiente donde la organización actúa, detectar el aporte de nuevas tecnologías al mercado, descubrir interlocutores-llave (y viabilizar cómo aprender con ellos) y instruir el proceso de toma de decisiones estratégicas.

A continuación, son relacionados algunos conceptos usuales de Inteligencia Competitiva adoptados por Kahaner (1996) y Coelho (1999), y por el Núcleo de Inteligencia Competitiva de la Universidad de Brasilia (NIC/UnB) (1999) y la Asociación Brasileña de Analistas de Inteligencia Competitiva (ABRAIC2) (2005): A. Programa institucional sistemático para garantizar y analizar información sobre las actividades de la competencia y las tendencias del sector específico y del mercado en general, con el propósito de llevar la organización a alcanzar sus objetivos y metas. (KAHANER, 1996); B. Proceso sistemático de colecta, tratamiento, análisis y diseminación de la información sobre actividades de los concurrentes, tecnologías y tendencias generales de los negocios, visando subsidiar la toma de decisión y alcanzar las metas estratégicas de la empresa (COELHO, 1999); C. Proceso sistemático de colecta y análisis de informaciones sobre la actividad de los concurrentes y tendencias generales del ambiente económico, social, tecnológico, científico, mercadológico y regulatorio, para ayudar en la conquista de los objetivos institucionales en la empresa pública o privada (Universidad de Brasilia, 1999); y D. Proceso informacional pro-activo que conduce a la mejor toma de decisiones, sea ella estratégica u operacional. Es aún un proceso sistemático, que visa a descubrir las fuerzas que rigen los negocios, reducir riesgo y conducir al tomador de decisión a actuar con antelación, así como proteger el conocimiento generado (Asociación Brasileña de Analistas de Inteligencia Competitiva, 2002).

Gestión del Conocimiento es un conjunto de procedimientos, infraestructura tecnológica, prácticas y herramientas que permiten con oportunidad, la efectiva adquisición, organización y distribución de informaciones relevantes para los agentes de una organización, para hacerlos capacitados en la realización de los objetivos de negocios. 2 Asociación Brasileña de Analistas de Inteligencia Competitiva (ABRAIC), creada el 15 de abril de 2000 por un grupo de profesionales de varias organizaciones brasileñas que realizaron cursos en nivel de postgrado en Inteligencia Competitiva en Brasil, en Francia y en Bélgica, y otros que ya actuaban en áreas afines. Disponible en: http://www. abraic.org.br/ 1

49


Para que tengan Inteligencia Competitiva eficaz, las organizaciones de mayor porte necesitan contar con una infraestructura de telecomunicaciones como base, utilizar ordenadores y softwares y generar contenidos informacionales, en forma de bases de datos, productos y servicios. Para tal, se hace necesario un perfeccionamiento continuo en la infraestructura de soporte de las informaciones sensibles (o privilegiadas), para que las decisiones empresariales sean cada vez más efectivas y acertadas y las organizaciones más innovadoras y adaptables al ambiente. La Inteligencia Competitiva representa una herramienta estratégica que permite a la alta gerencia mejorar la competitividad de las organizaciones, identificando las principales fuerzas propulsoras y previendo los futuros rumbos del mercado. Es un proceso por lo cual las informaciones de múltiples fuentes son recolectadas, interpretadas y comunicadas a quienes necesita de ellas para decidir. Ofreciendo apoyo seguro a la toma de decisiones estratégicas, la función Inteligencia prevé oportunidades y riesgos, acompaña y evalúa los concurrentes, y orienta la implementación eficaz de nuevos negocios. Así, la Inteligencia Competitiva puede ser vista como una reflexión organizacional proactiva, oportuna y enfocada en el futuro. Ciertamente por eso, cada vez más, las empresas intentan incorporar alguna forma de Inteligencia Competitiva la sus estructuras, pues, dada la naturaleza competitiva del mercado, está claro para los ejecutivos que hay poco espacio para errores en sus decisiones estratégicas. Manteniéndose lejos de las heridas éticomorales, la Inteligencia Competitiva concentra una actuación cada vez mayor en

50

la dimensión económica, dando soporte a los nuevos (y aún a los viejos) negocios, permitiendo la conquista y el mantenimiento de ventajas competitivas. Ese es el principal motivo por lo cual la sociedad y la mayoría de las asociaciones de clase vienen interesándose crecientemente por el empleo de la Inteligencia Competitiva en sus demandas. 2.2 La Elaboración de un Proyecto de Investigación Para Edna y Muszekat (2001) el texto científico es una redacción descriptiva con comienzo, medio y fin. Normalmente se escalona en tres fases tradicionales - introducción, desarrollo y conclusión. Debe ser completo en sí mismo y no es recomendable tener lenguaje connotativo, poético o ambiguo (de doble sentido). Debe ser agradable de leer, gramaticalmente correcto, comprensible, coherente y mantener conexiones lógicas entre las ideas en él contenidas. En ese sentido, los mejores textos suelen ser los provocativos, con cierta dosis de audacia. En cuanto a la corrección idiomática, las frases deben ser claras y precisas, debiendo evitarse asertivas demasiado comprimidas. De preferencia las frases deben seguir la estructura más clara y simple, o sea, sujeto-predicado-complementos (mientras menos modo se tiene para escribir, menos se debe complicar). Con eso, deben ser evitados los largos párrafos de texto corrido para describir una lista de cosas o los varios pasos de procedimiento. El uso de términos en otros idiomas debe ser el más reducido posible, limitándose a los vocablos cuya traducción es difícil o cuyo uso es ya corriente. Las formas del autor para posicionarse en el texto son: 3ª persona (la investigación demostró que...);

voz pasiva (se demostró que...); lo nosotros modesto (percibimos que...); y lo “yo” (percibí que...). Es necesario que exista el claro posicionamiento del autor en el texto (no puede ser un conjunto de varios amen), sin embargo, con imparcialidad (sin prejuicios), indicando las fuentes y esclareciendo sobre los límites del trabajo. La connotación de rigor académico exige el respeto a las reglas de la Asociación Brasileña de Normas Técnicas (ABNT) para documentación científica (www.abnt.org. br/). El uso del recurso apud3 debe ser evitado, pues puede inducir al error. La evaluación de los trabajos científicos debe considerar los aspectos de forma, contenido y presentación. Una división aceptable para los contenidos a que sean explicitados es: A. Partes pre-textuales (capa, sumario, resumen, listas, etc.) B. Introducción (lo que se va a hacer). a) Tema y su delimitación. b) Problema investigado (sobre lo que se va a escribir, o el objetivo de la investigación). c) Justificación (por qué se pretende escribir). d) Objetivos (general y específicos). e) Como es distribuido el contenido por los capítulos. f ) Metodología (como se escribió, lanzando la hipótesis general y justificándole origen y pertinencia). La metodología debe contener informaciones y detalles necesarios para que el trabajo pueda ser repetido por otros investigadores. g) Revisión Bibliográfica o Fundamentación Teórica (lo que otros autores ya escribieron sobre el tema). C. Desarrollo (la explicitación de la investigación y sus resultados).


D. Conclusión y Recomendaciones Futuras (organización del todo en un conjunto de informaciones coherentes y conclusivas). Las conclusiones deben ser elaboradas con base en los objetivos (general y específicos). Deben ser utilizadas frases objetivas que no sean mera re presentación de los resultados. E. Elementos post-textuales: Referencial Teórico. 3. LA ELABORACIÓN DE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN EN INTELIGENCIA COMPETITIVA 3.1 La Elección del tema Muchas habilitaciones académicas y profesionales del área social son fértiles en posibilidades temáticas para investigación. Tanto las ciencias de la información, como el derecho, la administración, las ingenierías, la psicología y ciertas áreas especialistas en tecnología, entre tantas otras, permiten diferentes lecturas y análisis. El primer paso es la elección de un tema específico, con un abordaje determinado. Pero como definir un tema delante de tantas posibilidades? Es importante optar por un tema relacionado con los intereses académicos del investigador o con su experiencia y o/perspectivas de trabajo, área de actuación u objeto de curiosidad académica. Escoger correctamente el tema es crucial para el éxito del trabajo. Para Duarte y Barros (2005) la elección implica observar una serie de factores fundamentales, como: Afinidad: el investigador debe sentirse cómodo con el asunto escogido. Conviene elegir un tema que le sea mínimamente familiar o particularmente desafiador. Puede estar relacionado con el área en que pretende actuar o ya actuó o con una dis-

ciplina que le despierta interés. Puede ser útil para probar una hipótesis o descubrir procesos de trabajo, analizar bibliografía u organizar ideas e informaciones dispersas en la literatura acerca de esa área temática. Puede optar por analizar casos, situaciones, fenómenos relacionados con el campo académico o profesional. Alguien que entienda de gestión podrá preparar un estudio sobre la utilización de tecnología para integrar datos y tomar decisiones estratégicas, aún sabiendo que ordenadores no pueden tomar decisiones que envuelvan valores y preferencias cuanto al riesgo inherente. ¿Interesado en seguridad? Podrá tener como tema la protección de los activos informacionales de una organización. ¿Le gusta comportamiento humano? Podrá hacer un trabajo sobre Inteligencia Competitiva como proceso social o, quien sabe, analizar la calidad de sistemas estructurados de Inteligencia Fiscal o Inteligencia Policial. Así, el trabajo parecerá más fácil y menos desgastante. Habrá más motivación y placer. Oportunidad: la investigación puede ser oportunidad para ejercitar la capacidad de leer, reflejar, investigar, analizar, seleccionar, redactar. Por lo tanto, puede representar también el paso inicial para una especialización cada vez mayor en el tema. ¡Quien sabe ser preparatoria para una investigación más amplia, un máster, un doctorado, un libro! El estudio puede, igualmente, llenar lagunas teóricas del estudiante. Es una oportunidad para asimilar conceptos importantes al buen desempeño de sus futuras actividades académicas o profesionales, así como profundizar conocimientos o dar continuidad a las investigaciones anteriores. Puede ser también ocasión de aprovechar un tema relevante y actual para de él tratar con arraigo. Una compraventa o fusión de actores del mer-

De acuerdo con La NBR 10520 de la ABNT, se pueden utilizar la expresión latina apud para citar un documento aal cuál no se tuvo acceso directo, pero que fue citado en otra obra (a la cual, naturalmente, si tuvo acceso). De esta forma, la cita es llamada de indirecta. 3

51


cado, el acompañamiento del desempeño de los rivales en los negocios, el lanzamiento de un nuevo producto o el cambio en las líneas de producción, un énfasis especial en el proceso de contratación de los competidores. Conviene, entonces, tener sentido de oportunidad. Relevancia: el trabajo debe tener importancia, no solamente para el investigador, pero también para quien que esté interesado o que tenga dominio en el asunto. Se debe recoger un asunto que despierte interés y represente avance, aunque aparentemente limitado, pero consistente en el conocimiento sobre el asunto. Cabe indagar aún: ¿qué relevancia tendrá esta investigación? ¿Que contribución podrá dar ella a quién se interesarse por el tema? El investigador debe empeñarse para realizar un trabajo que, aún limitado, agregue valor, añada algo nuevo a lo que ya existe. El orientador es quien generalmente tiene la capacidad y experiencia para hacer esta evaluación. La banca examinadora sabrá que el candidato al título pleiteado es neófito en investigación, pero ciertamente tendrá antojo de también aprender con lo que él descubrió. Propiedad: el tema escogido debe relacionarse directa o indirectamente con el área de actuación o interés del investigador. Es posible y hasta recomendable que un estudioso de la psicología se debruce sobre fenómenos de la interacción social, pero será arriesgado que analice cuestiones relacionadas, por ejemplo, a aspectos del área de sistemas de computación. Huir del tema también puede ser error grave. Comprometido está, por ejemplo, el trabajo del estudioso que inicia una investigación sobre proceso decisivo y, al final, llega a las conclusiones relativas a escenarios prospectivos.

52

Delimitación: muchos jóvenes investigadores tienden a optar por temas excesivamente amplios. Además de eso, a lo tratarse de temas amplios, generalmente se queda en la superficie. En el caso de la monografía, por ejemplo, como el nombre dice, es estudio de un tema único (mono), claramente delimitado, tratado en la profundidad posible. En lenguaje simple, vale la analogía del embudo. Es necesario afinar el tema. En vez de investigar el universo, se investiga determinada estrella. En vez de analizar un barrio entero, se estudia la pared del propio cuarto. Una disertación o tesis no es proyecto de enciclopedia, pero el análisis de tema específico, con rigor, claridad y foco. Realismo: no es conveniente aventurarse en emprendimientos imposibles. Hay, a veces, la tentación de optarse por asuntos de difícil abordaje, con metodologías complejas para el tiempo disponible, entrevistados tal vez desinteresados o literatura inaccesible. Ser realista es asumir una actitud fiel a lo que es real, verdadero, práctico y objetivo. En la elección de un tema no es conveniente tergiversar. Aunque la osadía sea siempre bienvenida, es preciso “tener los pies en el suelo”. El engolosinamiento del inicio podrá dar lugar a la frustración en el final. El tiempo correrá y el investigador no conseguirá concluir el estudio dentro del plazo. Antes, es recomendable optar por asunto cuyo análisis sea factible y el trabajo de campo, accesible al investigador. 3.2 La delimitación del objeto de estudio El objeto de estudio debe ser restricto, específico, bien delimitado, formulado a partir del tema del trabajo. Un tema puede generar varios objetos. Al restringir

el foco, se evita quedarse perdido por el camino o que la amplitud demasiada implique poca profundidad. Un ejemplo: un alumno de graduación o de postgrado está interesado en estructuras y modelos de gestión para unidades de Inteligencia Competitiva. Se trata de algo interesante, estimulante, desafiador, pero amplio. ¿Cómo dar la precisión necesaria al tema? Es necesario especificar el tipo y el porte de la organización, caracterizar el ambiente donde está insertada y como analizar todo eso con un foco claro y preciso. Citamos abajo algunas posibilidades de objetos de estudio: A. Métodos de aplicación de la Inteligencia Competitiva en organizaciones de pequeño y medio porte. B. Nuevas tecnologías y metodologías que facilitan el trabajo de análisis de las informaciones. El caso de la empresa X. C. Contramedidas de protección: la empresa Y y el contexto de salvaguarda de los conocimientos sensibles. D. La estructuración y la gerencia de redes humanas de colaboradores: el empleo de la Inteligencia Competitiva como proceso social en la organización Z. E. Calidad en la Inteligencia Competitiva: el desarrollo de métricas para evaluación de la función Inteligencia. F. Responsabilidad y legalidad: condicionantes éticas que permitan la consolidación de las prácticas de Inteligencia Competitiva en bases reconocidamente dignas para esa actividad. Esas no son las únicas posibilidades. Decenas de otras serían posibles e igualmente (o más) creativas, interesantes, factibles y útiles. El importante es tener conciencia de la necesidad de la delimitación de objetos de investigación. Cabe acordarse aunque


la monografía (lo que también vale para disertación o tesis) no es un estudio global y amplio sobre el asunto, pero el análisis consistente de uno o algunos aspectos relacionados al mismo. 3.3 La formulación del problema Una vez determinado el tema, es necesario formular la pregunta (o varias) de partida. Es preciso problematizar el tema. ¿Cómo? Se parte de un cuestionamiento, que puede generar otros. Por ejemplo, ¿cómo evaluar la eficacia de la Inteligencia Competitiva aplicada en una empresa del sector de telefonía? Son preguntas como esa las que serán respondidas (o discutidas) a lo largo de la investigación. Rudio (1999, p. 96) presenta una serie de cuestiones que pueden ayudar un investigador a formular su problema de investigación y verificar su viabilidad: A. ¿El problema puede ser resuelto por medio de una investigación científica? B. ¿El problema es suficientemente relevante a punto de justificar que la investigación sea hecha? C. ¿Se trata realmente de un problema original? D. ¿La investigación es factible? E. Aunque sea relevante, el problema ¿es adecuado para mí? F. ¿Se puede llegar a una conclusión que haya méritos académicos? G. ¿Tengo la necesaria cualificación para planear y ejecutar un estudio sobre el tema propuesto? H. Los datos, que la investigación exige, ¿pueden ser realmente obtenidos? I. ¿Hay recursos financieros disponibles para la realización de la investigación? J . ¿Tendré tiempo para su ejecución? K. ¿Seré persistente?

53


3.4 La formulación de las hipótesis Incontables autores defienden el enunciado de hipótesis de investigación como balizamiento de las fronteras de la investigación mientras otros entienden que enunciar hipótesis partidas de un conocimiento sólo racional y muchas veces ideológico del problema, puede incentivar vieses y delimitar los objetivos de un estudio. Atendiendo a una o la otra corriente, la formulación de las hipótesis ayuda a encontrar un nombre para la investigación. Las preguntas abajo ejemplifican la caracterización de hipótesis de investigación en un trabajo académico (CARDOSO JUNIOR, 2003): A. Con base en la anticipación de amenazas y oportunidades, ¿puede la Inteligencia Competitiva ser flexible a punto de apoyar convenientemente la toma de decisiones estratégicas en el proceso de prospección, implantación y gestión de nuevos negocios en organizaciones de cualquier porte? ¿Cuáles los artificios utilizados con esa finalidad? B. ¿El estado del arte en tecnologías y procesos sistemáticos de producción del conocimiento permite el desarrollo de un modelo de Inteligencia Competitiva con funciones más simples, transparentes y sinérgicas, destinado a reducir riesgos en la generación de nuevas iniciativas? ¿Cual el modus operandi de ese modelo? C. ¿El citado modelo sería aplicable en organizaciones de pequeño porte e incluso en organizaciones mayores, independiente de su destinación funcional? ¿El modelo sería aplicable a las organizaciones del sector privado de enseñanza de tercer grado? D. Partiendo de la comprensión de que la Inteligencia Competitiva es mucho

54

más un proceso social que tecnológico (Prescott; Miller, 2002), ¿pueden las organizaciones empresariales producir las inteligencias de que necesitan valiéndose del trabajo de redes de colaboradores? ¿Cómo administrarlas eficazmente? A partir de las hipótesis, se percibe cual rumbo debe ser seguido. Las hipótesis pasan a ser la búsqueda de una respuesta para la cuestión inicial. Esa respuesta puede ser la confirmación parcial o total de la hipótesis o incluso la negación de ella. Es importante resaltar que el investigador no debe forzar la confirmación de sus hipótesis. Por encima de todo está el ejercicio de la investigación. 3.5 La formulación de los objetivos Los objetivos se traducen, en nivel práctico, en las acciones que serán realizadas por el investigador, a fin de alcanzar sus fines. Se trata, por lo tanto, de elementos factibles, factibles y no genéricos o abstractos. Están relacionados con la operacionalidad de la investigación, con el problema de investigación y las hipótesis. Son los objetivos que delimitan el foco del estudio, proceso iniciado con la formulación del problema y de las hipótesis. Los objetivos pueden ser divididos en dos niveles: A. Generales: que determinan, en nivel macro, las acciones que llevarán al dibujo general de la ejecución de la investigación, sin perder de vista la instancia pragmática. Ejemplo de objetivo general de una investigación: Proponer un modelo de Sistema de Inteligencia que sea aplicable a cualquier organización, independiente de su porte, de la destinación funcional y de la localización geográfica (CARDOSO JUNIOR, 2003).

B. Específicos (u operacionales): que exponen, en nivel micro, todas las acciones necesarias para responder a las cuestiones apuntadas en la problemática de la investigación, de tal forma que permitan la confirmación o refutación de las hipótesis. Ejemplo de objetivo específico de una investigación: Presentar técnicas y métodos capaces de anticipar oportunidades de nuevos negocios, posibilitando al tomador de decisión conocer el estado del arte en su propio dominio organizacional así como percibir las transformaciones ocurridas en el ambiente externo y detectar el surgimiento de nuevas tecnologías y tendencias mercadológicas (CARDOSO JUNIOR, 2003). 3.6 Las justificaciones de la investigación Las justificaciones son las razones del investigador para la elección de todos los ingredientes de su trabajo, tanto en nivel teórico como metodológico, técnico o práctico. Un orientador experto rápidamente percibe si la investigación se justifica o no. Pero, para el neófito, es más un paso en el sentido de organizar las ideas, ver si el trabajo efectivamente traerá alguna contribución, si posee relevancia. En nivel más amplio, se debe explicitar la importancia de su investigación y de sus desdoblamientos. En términos específicos, es útil justificar: A. La elección del tema (por ejemplo, por qué es importante abordar la técnica de entrevista como un instrumento de la Inteligencia Competitiva?); B. La delimitación del objeto de estudio (¿por qué la elección recayó sobre prospección de escenarios, por ejemplo?); C. El enfoque (por qué, por ejemplo, estudiar la elaboración de preguntas de


D.

E.

F.

G.

H.

I.

J.

un proceso de entrevista bajo el punto de vista de la Semiótica?); El periodo del estudio (¿por qué estudiar las prácticas de la Inteligencia del Modelo Clásico en el periodo de la Guerra Fría?); Los instrumentos utilizados para la colecta de los datos (por qué ora valerse de cuestionarios, ora de entrevistas no estructuradas?); El tipo de material (por qué estudiar revistas especializadas de Marketing y reportajes periodísticos sobre la actividad de Inteligencia Competitiva?); Los tipos de datos (primarios o secundarios) y fuentes utilizadas (¿por qué y cuando usar tal tipo de datos o de fuente?); El tipo de investigación (¿por qué realizar un estudio de caso sobre una empresa del sector financiero?); La elección de la metodología (¿por qué usar análisis de contenido y no de discurso?). Probablemente, no hay necesidad de justificar todas las opciones. El detallamiento, sin embargo, es útil para el propio investigador, pues pasa a haber más claridad en las alternativas disponibles, en los criterios de elección y en la decisión tomada. Para el orientador, pasa la certeza de que el investigador sabe exactamente lo que significa cada elección, muestra su coherencia y criterios de decisión. Al mismo tiempo, otros elementos podrán también ser justificados, desde que relevantes para el estudio.

3.7 La descripción de los procedimientos metodológicos La definición de los procedimientos metodológicos es uno de los grandes desafíos del proceso de elaboración del proyecto y

del propio trabajo final. Según Vieira (2004), la metodología es una parte extremadamente importante en la evaluación de los tópicos generales de cientificidad (validez, confianza y aplicación). La literatura en métodos y técnicas de investigación es amplia y muchos investigadores principiantes se pierden con la cantidad de títulos y opciones disponibles, con la variedad de técnicas de colecta de datos y hasta con diferentes nomenclaturas utilizadas por los autores del área. En la realidad, la lógica del método científico es común a todas las obras, aún con eventuales formas de presentación diferentes por parte de los varios autores. Por eso, la tarea es más simple de lo que parece, desde que se sepa exactamente lo que se quiere investigar. En la monografía, disertación o tesis, los pasos metodológicos deberán ser bastante detallados, pero en el proyecto la tarea más importante es identificar el método a ser empleado o las técnicas para colecta y análisis del material de investigación y tener conciencia de su validez y limitaciones. La literatura clásica, frecuentemente, presenta dos tipos de investigación: la cualitativa y la cuantitativa. Conforme Triviños (1987, p.137) “[...] todos los medios que se usan en la investigación cuantitativa pueden ser empleados también en el enfoque cualitativo”. Los métodos cuantitativos y cualitativos se diferencian no sólo por la sistemática pertinente cada uno de ellos, pero, sobre todo por la forma de abordaje del problema. Con eso, se hace necesario enfatizar que el método necesita estar apropiado al tipo de estudio que se desea realizar, pero es la naturaleza del problema, o su nivel de profundización que, de hecho, determina la elección del método. El método cuantitativo se caracteriza por el empleo de la cuantificación tanto en las modalidades de colecta de informa-

ciones, cuanto en el tratamiento de ellas por medio de técnicas estadísticas. El investigador conduce su trabajo a partir de un plan establecido a priori, con hipótesis claramente especificadas y variables operacionalmente definidas (GODOY, 1995). Es frecuentemente aplicado en los estudios descriptivos, en aquellos que buscan descubrir y clasificar la relación entre variables, así como nos que investigan la relación de causalidad entre fenómenos. El método cualitativo difiere, en principio, del cuantitativo a medida que no emplea un instrumental estadístico como base del proceso de análisis de un problema. El abordaje cualitativo de un problema se justifica, sobre todo, por ser una forma adecuada para entender la naturaleza de un fenómeno social. Parte de cuestiones o focos de intereses amplios, que van definiéndose a medida que el estudio se desarrolla. Envuelve la obtención de datos descriptivos sobre personas, lugares y procesos interactivos por el contacto directo del investigador con la situación estudiada, buscando comprender los fenómenos según la perspectiva de los sujetos, o sea, de los participantes de la situación en estudio (GODOY, 1995). Cuando estamos lidiando con problemas poco conocidos y la investigación es de cuño exploratoria, la investigación cualitativa parece ser de más adecuada. Cuando el estudio es de carácter descriptivo y lo que se recoge es la comprensión del fenómeno como uno todo, en su complejidad, es posible cualitativa sea de más indicada. Aún cuando la preocupación fuera la comprensión de la red de relaciones sociales y culturales que se establecen en el interior de las organizaciones, el trabajo cualitativo puede ofrecer interesantes y relevantes datos (GODOY, 1995).

55


Sin embargo, Vieira (2004, p. 26) enfatiza que “[...] es fundamental consensuar las investigaciones cualitativa y cuantitativa como no-dicotómicas, pero como un continuum [...].” El mismo autor afirma que “[...] la comparación de resultados oriundos de investigaciones que utilizan métodos diferentes sobre los mismos problemas puede contribuir para enriquecer sobremanera el conocimiento sobre la administración y las organizaciones.” (VIEIRA, 2004, p.16). A partir de la definición del objeto de estudio, mediante la elaboración del proyecto de investigación, el investigador puede iniciar la selección de las formas de investigación. En la concepción de Minayo (1994, p. 51), el trabajo de campo representa una posibilidad de aproximación con el objeto de estudio, así como una posibilidad de crear un conocimiento, partiendo de la realidad presente en el campo. El trabajo de campo permite articular conceptos y sistematizar la producción de una determinada área de conocimiento; visa crear nuevas cuestiones en un proceso de incorporación y superación de aquello que ya fue producido. Minayo (1994, p. 53) sostiene que la idea de campo de investigación está relacionada al “recorte que el investigador hace en términos de espacio”,que representa una realidad empírica a ser estudiada a partir de las concepciones teóricas que fundamentan el objeto de investigación. Partiendo de la construcción teórica del objeto de estudio, el campo se hace un escenario de manifestaciones de intersubjetividades e interacciones entre investigador y grupos estudiados, propiciando la creación de nuevos conocimientos. Las técnicas de investigación disponibles en la literatura son como un conjunto de herramientas. La elección adecuada de la herramienta del trabajo es fundamental para conseguir éxito en la investigación.


Las opciones son varias, pero la definición debe ser hecha considerándose algunos elementos tales como el problema de investigación y el objeto de estudio. En ese sentido, vale señalar algunas de las principales opciones: (a) el cuestionario, con preguntas abiertas, cerradas o mixtas, de contacto directo o indirecto (por el correo), y aplicado en una muestra probabilística o no-probabilística; (b) la entrevista, que puede ser estructurada, semiestructurada o no-estructurada; y (c) la observación, que puede ser: observación no participante (guiado por los objetivos de investigación, el investigador busca registrar el máximo de ocurrencias que conviene a su trabajo; muy indicada para estudios exploratorios); observación asistemática (observación más libre, aunque con recomendaciones del plan) y sistemática (estructura determinada, donde serán anotados los hechos y sus respectivas frecuencias); y observación participante (investigador se coloca al nivel de los otros elementos que componen el fenómeno observado), (RICHARDSON, 1989). De esa forma, podemos examinar un tema de investigación a partir de revisión de la literatura, análisis de contenido, análisis de discurso, entrevistas, estudio de caso o mesclar diversos tipos. El autor puede presentar un trabajo crítico, a partir de investigación en varias fuentes, hacer una investigación de campo. Puede realizar un análisis de contenido de una obra sobre entrenamiento corporativo en Inteligencia Competitiva, una revisión bibliográfica sobre investigación en internet o una investigación de imagen institucional de una organización que emplea con eficacia la función Inteligencia. Muchas veces, la posibilidad de utilizar una técnica desafiadora es el principal atractivo de una investigación, haciéndola más estimulante y creativa.

3.8 La construcción del referencial teórico El referencial teórico consiste en la utilización de teorías científicas reconocidas en el campo de conocimiento en que se inserta el trabajo propuesto, a fin de sostener los argumentos de las hipótesis y suministrar explicaciones plausibles sobre los fenómenos observados. El método más adecuado para construcción del referencial teórico en Inteligencia Competitiva es el deductivo, o sea, se va de lo general para lo específico. Eso significa que, a partir de teorías generales o de largo alcance, el investigador establece relaciones con su objeto específico de investigación de forma lógica, relacional y aplicativa. Esas relaciones son construidas por el propio investigador. Pero el referencial teórico no es mera compilación de conceptos o yuxtaposición de pensamientos y opiniones de diferentes autores. Deben ser establecidos criterios claros para la investigación bibliográfica y la redacción de los capítulos teóricos, los cuales deben ser coherentes, concisos y directamente relacionados con el objeto de estudio. No es adecuado que se describan las condicionantes del tipo “los fines justifican los medios” comúnmente empleado en el Modelo Clásico de Inteligencia, por ejemplo, si ese abordaje no se aplica al estudio de la Ética en los procesos de colecta de informaciones. Se debe concentrar, por ejemplo, con profundidad y de forma analítica, en aquellas consideraciones que pueden ser aplicadas en el caso en estudio. De hecho, el referencial teórico no debe consistir en la descripción o en la transcripción de conceptos, pero en el análisis de tales conceptos, de forma crítica y aplicada.

3.9 El sumario preliminar En la secuencia, un ejercicio recomendable es la elaboración del sumario preliminar del trabajo. El sumario funciona como un mapa del trayecto a ser seguido, aunque, eventualmente, sea necesario cambiarlo. Él ayudará a organizar previamente la estructura del trabajo y facilitará la comprensión de las tareas a que sean cumplidas. El sumario preliminar debe detallar la cantidad de capítulos y una breve descripción del contenido de cada ítem o capítulo. Una vez determinada la síntesis del estudio, el investigador debe avanzar y preparar su proyecto. Los elementos típicos de un proyecto son los siguientes: A. Identificación del proyecto: nombre de la institución, de la unidad, del curso, del alumno, del profesor-orientador; B. Descripción del tema de la investigación; C. Título provisional del trabajo; D. Delimitación del objeto de estudio; E. Problema de investigación; F. Hipótesis; G. Objetivos; H. Justificaciones; I. Metodología; J. Referencial teórico; K. Cronograma de ejecución; y L. Bibliografía básica. 3.10 El cronograma de la investigación El cronograma debe ser elaborado en conjunto con el profesor-orientador. Ambos deben llevar en consideración el número de días lectivos, la fecha prevista para entrega del trabajo y la viabilidad de su efectivo cumplimiento. El cronograma debe ser seguido a la raya bajo pena del trabajo no quedarse pronto en el plazo establecido. Naturalmente, podrá haber

57


alteraciones en el cronograma. Imprevistos acontecen. La construcción de determinado capítulo puede llevar más tiempo que el previsto, mientras otro puede ser concluido antes. De cualquier forma, nada puede alterar el plazo final para la entrega del texto. La experiencia ha demostrado que los capítulos referentes al análisis suelen tomar más tiempo que los capítulos de naturaleza teórica (normalmente los primeros). El problema es que el investigador principiante, por inexperiencia, puede tardar más en los primeros capítulos y hacer con prisa los últimos. La introducción y la metodología pueden ser escritas por último, después hasta de la conclusión. Enseguida, se debe conferir si la introducción y la conclusión combinan; o sea, si lo que fue propuesto es, de hecho, obtenido al final. La primera etapa del trabajo será la investigación bibliográfica, con la lectura y el fichaje de las obras seleccionadas. El tiempo que toma cada una de esas fases varía de trabajo para trabajo, pero no puede exceder en más de un tercio el tiempo disponible, bajo el riesgo del investigador perderse delante de tantas informaciones. El importante es definir una fecha para concluir la revisión bibliográfica y avanzar en el trabajo de campo - aunque eventualmente pueda volver para concluir una lectura inacabada. Una vez cotejada la bibliografía, el investigador partirá para el análisis de los productos escogidos para estudio. Es evidente que, en caso de trabajos que objetiven revisión de bibliografía, esa sugerencia no cabe. 4. IDEAS CONCLUSIVAS El conocimiento científico recoge explicar la realidad, teniendo la finalidad de distinguir la característica común o las

58

leyes generales que rigen determinados eventos e intenta suplir la necesidad de perfeccionar la relación del hombre con su mundo a través de los conocimientos que produce. La Inteligencia Competitiva se ha demostrado un tema de estudio muy relevante para la competitividad de las empresas que viven en un ambiente complejo e imprevisible. En Brasil, el estudio de esa actividad se justifica no sólo por el mejor desempeño, o ventaja competitiva, que ella puede traer hacia las empresas, pero también por el crecimiento significativo del volumen de inversiones de organizaciones brasileñas más competitivas tanto en la modelación de sistemas de Inteligencia Competitiva, como en la adquisición o desarrollo de herramientas tecnológicas que les dan soporte. Así, estudios con la finalidad de describir los impactos de esa herramienta de trabajo en el campo organizacional pueden ser muy significativos para el desarrollo de la disciplina académica nacimiento, así como para la las propias empresas que viven insertadas en ambientes complejos, turbulentos e imprevisibles. Si por un lado, nuestras organizaciones empresariales tienen bastante abundancia de oportunidades e información, por otro, se ve poco del pensamiento estratégico y del proceso decisivo ser sostenido por la actividad de Inteligencia Competitiva. Esa situación transcurre, en gran medida, de la escasez de investigación académica descriptiva en esa área, demostrando sus resultados en la búsqueda por la mejoría del desempeño empresarial, lo que agrava más aún la ignorancia de ese recurso a la disposición de los empresarios brasileños, así como la endémica deficiencia en la formación de masa “crítica”, pensadores capacitados a mejorar constantemente los Sistemas de Inteligencia.

En ese sentido, el presente estudio intentó contribuir con algunas directrices metodológicas a que sean consideradas en la elaboración de proyectos de investigación académica sobre Inteligencia Competitiva en Brasil. Como sugerencias de investigación en esa área, los investigadores pueden construir proyectos de investigación y explorar objetos de estudio tales como: Métodos de aplicación de la Inteligencia Competitiva en organizaciones de pequeño y medio porte; Estudio de caso en empresas que utilizan nuevas tecnologías y metodologías para facilitar el trabajo de análisis de las informaciones; Contramedidas de protección: la empresa Y y el contexto de salvaguarda de los conocimientos sensibles; la estructuración y la gerencia de redes humanas de colaboradores: el empleo de la Inteligencia Competitiva como proceso social en la organización Z; Calidad en la Inteligencia Competitiva: el desarrollo de métricas para evaluación de la función Inteligencia; y Responsabilidad y legalidad: condicionantes éticas que permitan la consolidación de las prácticas de Inteligencia Competitiva en bases reconocidamente dignas para esa actividad. Cumple destacar, sin embargo, que el presente artículo está muy lejos de agotar asuntos tan amplios, complejos y diversos como la Metodología de la Ciencia y la Inteligencia Competitiva. En verdad, el estudio recogió hacer una conexión entre las dos áreas en la tentativa de estructurar las investigaciones en el campo de la IC, que aún es muy poco explorado y desarrollado en Brasil. Nuestro esfuerzo representa sólo una tentativa de estimular estudios posteriores más serios y profundizados en Inteligencia Competitiva en Brasil.


REFERENCIAS TEÓRICAS ASSOCIAÇÃO BRASILEIRA DOS ANALISTAS DE INTELIGÊNCIA COMPETITIVA. Disponível em: <http://www.abraic. org.br/elaine_upis_f2.asp>. Acesso em: 15 Jan 2005. CARDOSO JÚNIOR, W. F. A inteligência competitiva aplicada nas organizações do conhecimento como modelo de inteligência empresarial estratégica para implementação e gestão de novos negócios. 2003. 209 f. Tese (Doutorado em Engenharia de Produção) - Universidade Federal de Santa Catarina, Florianópolis, 2003. CASTRO, C. M. A prática da pesquisa. São Paulo: McGraw-Hill do Brasil, 1978. CHALMERS, A. F. What is this Thing called Science? 2nd. ed., Buckingham, Open University Press, 1982. COELHO, G. M. Inteligência competitiva: definindo a ferramenta e seu uso no Brasil. São Paulo: IBC, 1999.

BRUYNE, Paul de. Dinâmica da pesquisa em ciências sociais: os pólos da prática metodológica. Rio de Janeiro: Francisco Alves, 1977. DUARTE, J; BARROS, A. Métodos e técnicas de pesquisa em comunicação. São Paulo: Atlas, 2005. EDNA L. S; MUSZEKAT M. Metodologia da pesquisa e elaboração de dissertações. Florianópolis: 3ª ed. UFSC/PPGEP. 2001. GODOY, A . S. Introdução à pesquisa qualitativa e suas possibilidades. Revista de Administração de Empresas. São Paulo, v. 35, p. 57-63, n. 2, mar./abr. 1995.______. Introdução à pesquisa qualitativa e suas possibilidades. Revista de Administração de Empresas. São Paulo, v. 35, p.20-29, n. 3, mai/jun. 1995.

KAHANER, L. Competitive intelligence: from black ops to boardrooms - how business gather, analyze, and use information to succeed in the global marketplace. New York: Simon & Shuster, 1996. KERLINGER, Fred Nichols. Metodologia da pesquisa em ciências sociais: um tratamento conceitual. São Paulo: EPU: Ed. da Universidade de São Paulo, 1980. Cap.09. MERTON, Robert K. A ciência e a ordem social; A ciência e a estrutura social democrática. In:_____.Sociologia: teoria e estrutura. SP: Mestre Jou, 1970. MINAYO, M.C. de S; DESLANDES, S. F. Pesquisa social: teoria, método e criatividade. Petrópolis, RJ: Vozes, 1994. Cap.03.

RUDIO, Franz Victor. Introdução ao projeto de pesquisa científica. 24. ed. Petrópolis: Vozes,1999. RICHARDSON, Robert Jarry. Pesquisa social: métodos e técnicas. 2ª ed. São Paulo: Atlas, 1989. Cap.09, 10 e 13. UNIVERSIDADE DE BRASÍLIA. Centro de Apoio ao Desenvolvimento Tecnológico. Núcleo de Inteligência Competitiva. Inteligência competitiva: estratégias para pequenas empresas. Brasília, 1999. VIEIRA, M. M. F. Por uma boa pesquisa (qualitativa) em administração. In: Vieira, M. M..; Zouain, D. M. (Org). Pesquisa qualitativa em administração. Rio de Janeiro : FGV, 2004.

PRESCOTT, J; MILLER, S. Inteligência competitiva na prática. Rio de Janeiro: Campus, 2002.

59


panóptico Este es un resumen de los temas o asuntos que están siendo trabajados por la Inteligencia actualmente a nivel mundial. Derivan de la información pública y no tan pública. Si bien no se trata de análisis concluyentes, constituyen señales sobre los objetivos de análisis, problemáticas futuras, escenarios probables.

Espiaba para Israel Un ingeniero norteamericano de 84 años fue arrestado el pasado mes de abril, tras ser acusado por brindar información de secretos militares a Israel durante los años 1979 y 1985. Ben Ami Kadich enfrenta cuatro cargos, entre los que se encuentra conspiración para divulgar documentos de la defensa nacional de Estados Unidos a Israel, y que actuó como agente del gobierno israelí. El ciudadano nacido en Connecticut, trabajó en un centro de ingeniería del Ejército en Nueva Jersey desde donde obtuvo información secreta sobre el sistema de defensa anti-misiles Patriot, y el avión de combate F15 modificado, que fue vendido a otro país. El sujeto habría llevado instrumentos militares hasta su casa desde donde un agente de Israel tomaba fotografías de los aparatos. EE.UU. ha demandado la colaboración de Israel para esclarecer el caso pero Jerusalem se ha mantenido en silencio. 60

Venezuela organiza a sus cuerpos de seguridad

Conflicto georgiano-abjasio La presencia del contingente de mantenimiento de la paz ruso constituye un factor decisivo para impedir la escalada de la tensión en Georgia. Eso al menos es lo que señalan las voces oficiales del Ministerio de Relaciones Exteriores mediante sus comunicados de prensa, al tiempo en que aumentan sus contingentes y acusan a Georgia de aumentar la actividad militar en el territorio fronterizo de Alta Abjasia; trasladar hacia la zona de confrontación que divide las regiones de Sujumi y Tiflis tropas, provisiones y material bélico. Estarían listos para atacar a los separatistas de Abjasia, que son apoyados por Moscú. Abjasia está organizado como estado independiente aun cuando no es reconocido por ningún otro estado. En el lugar asisten observadores y fuerzas de paz de la ONU a través de UNOMIG y la Confederación de Estados Independientes CEI, con una fuerza mayoritariamente rusa. Actualmente son tres mil efectivos, de los cuales son dos mil rusos. La Unión Europea y la OTAN ven con preocupación la escalada de la tensión entre Georgia y Rusia. En el mes de abril un avión espía de origen georgiano fue derribado o por los rusos o por las fuerzas antiaéreas de Abjasia, no se sabe bien.

La Ley de Policía Nacional, promulgada el pasado 9 de abril, pretende unificar a los cuerpos de seguridad y de paso absorber dentro del cuerpo de Policía Nacional los órganos que conforman el Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia. Bajo la Ley Orgánica del Servicio de Policía y Cuerpo de Policía Nacional quedan articulados todos, los 131 cuerpos de policías y aparatos de inteligencia, que antes obedecían a los municipios o estados. El Cuerpo de Policía Nacional absorberá a los grupos comandos hasta de la Disip, así como las actividades de la Interpol. Este instrumento le otorga la facultad de órgano rector al Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia. De este modo queda establecido en el Título V sobre disposiciones transitorias que: Séptima Los grupos o unidades tácticas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención, y de los demás cuerpos de policía continuarán operando, hasta tanto el Cuerpo de Policía Nacional conforme sus propias unidades. Octava El proceso de transferencia al Cuerpo de Policía Nacional del material tecnológico, parque de armas de los grupos o unidades tácticas de los cuerpos a que se refiere la disposición transitoria séptima, se realizará al entrar en funcionamiento el Cuerpo de Policía Nacional. Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional (Gaceta Oficial Nº 5.880 Extraordinario del 9 de abril de 2008).


Por primera vez se aplica Ley de Inteligencia en Chile La “Casa del espía” es seguramente la oficina de investigadores privados más conocida en Chile, por ser mencionada en varios casos escabrosos y por la popularidad televisiva de su dueño Dante Yutronic. Hoy resulta paradójico que alguien que se dice abiertamente “espía” esté formalizado por la Ley de Inteligencia Nacional. Y esto ocurre por los mismos reiterados casos en que pasó detenido otras noches en la cárcel, aunque solo por mero trámite: espiar mediante escuchas telefónicas a quienes fueron víctimas de maridos celosos o a empresas sumidas en competencias desleales. Actualmente, a cuatro años de haberse promulgado la Ley 19.974 de Inteligencia, es la primera vez que se formaliza como delito la interceptación de las comunicaciones por particulares. Yutronic, de acuerdo a esta Ley, arriesga el castigo de presidio menor en cualquiera de sus grados, sin perjuicio de las penas que correspondan por los crímenes o simples delitos cometidos con ocasión de la actividad ilícita (Art.23).

¿Aumentarán las compras de armas rusas en Sudamérica? Para solucionar un problema logístico que se produce al comprar armamento ruso, Brasil estudia la posibilidad de ayudar a instalar sus fábricas de aviones y armas en América del Sur. Rusia mantiene estrechas relaciones con Argentina, Brasil y Venezuela, concentrándose en materias energéticas y de defensa, solo falta la instalación de fábricas de armas y repuestos con licencias rusas para que los compradores no tengan que atravesar el mundo en busca del taller mecánico.

Cyborg En la película “Terminator” los Cyborg son asesinos que viajan a través del tiempo para perseguir a Sarah Connor y a su hijo John. Para el Pentágono se trata de insectos cuyos nervios se han entrelazado con chips de silicio para controlarlos remotamente y así efectuar operaciones de espionaje. Hace un año este proyecto fue presentado al mundo por el programa HIMEMS del DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), actualmente ya se ha mostrado el primer insecto con una cámara insertada a su estructura. Una polilla. 61


misceláneo CONFERENCIAS

LIBROS RECOMENDADOS

F-AIR COLOMBIA 2008

LA INFLUENCIA DE LAS MARAS EN MÉXICO: un problema de inteligencia gubernamental

La F-AIR COLOMBIA se proyecta como el encuentro empresarial y comercial de mayor crecimiento en la región orientado a fomentar el desarrollo de la industria aeronáutica mediante el intercambio de bienes y servicios en áreas de aviación civil y comercial, defensa, mantenimiento técnico y equipamiento aeroportuario.

Autor: Manuel Balcázar Villarreal INAP - Instituto Nacional de Administración Pública, A. C.

Fecha: 25-jun al 29-jun Lugar: Rionegro, Colombia http://www.f-aircolombia.com.co/ espanol/inicio.htm EUROSATORY Fecha: 16-jun al 20-jun Lugar: Paris, Francia http://www.eurosatory.com

LINKS DE INTERÉS -

-

INTELLIGENCE AND NATIONAL SECURITY ALLIANCE Institución sin fines de lucro, que ofrece una perspectiva externa de la Inteligencia, estimulando el ejercicio teórico y el debate entre los profesionales de la comunidad. http://insaonline.org/ CONTROL CIUDADANO Portal venezolano donde pueden encontrarse las leyes r elativas a la seguridad y defensa nacionl. http://www.controlciudadano.org/

La obra es el resultado de una investigación de campo y documental que se realizó en México y El Salvador; en ella se aborda de manera estructural el problema de las pandillas delictivas juveniles, llamadas “maras”, analizando este fenómeno desde los efectos de violencia, asociación delictiva, tráfico de personas y drogas, hasta las causas que lo generan, vinculadas a la excusión social, guerra civil en Centroamérica, procesos de deportación y escasas políticas públicas de reinserción social, teniendo como alternativa regional a este problema el uso de la fuerza. También se hace un análisis de las pandillas, el funcionamiento de los servicios de inteligencia en México y su adaptabilidad para atender este fenómeno, así como un ejercicio de escenarios en el que se vislumbran posibles tendencias, señalando la asociación de las “maras” con el fenómeno migratorio y su dimensionamiento como amenaza a la seguridad pública local en México, valorando el carácter trasnacional de las pandillas y sus vínculos con el crimen organizado que podrían escalar hacia la seguridad nacional de no implementar un sistema de inteligencia gubernamental que atienda en la parte preventiva y disuasiva este fenómeno.


PUNTOS DE VENTA Huérfanos 623, Santiago F: (56-2) 345 8315

Isidora Goyenechea 3162, Las Condes, Santiago F: (56-2) 345 8354

Parque Arauco. Av. Presidente Kennedy 5413, local 117, Las Condes F: (56-2) 345 8378

Alto Las Condes. Av. Presidente Kennedy 9001, loc. 2104, Las Condes, Santiago F: (56-2) 345 8372

Portal La Dehesa. Av. La Dehesa 1445, loc. 2104, Las Condes, Santiago F: (56-2) 216 1582

Mall Marina Arauco. Av. Libertad 1348, loc. 108. Viña del Mar F: (56-32) 238 2267

Mall Paseo Costanera. Illapel 10, loc. 217. Puerto Montt F: (56-65) 34 185

JOSÉ MIGUEL CARRERA

Alto Las Condes. Av. Presidente Kennedy 9001, loc. 2012, Las Condes Tel: (56-2) 2131471

Apumanque. Manquehue Sur 31, loc. 29 Las Condes, Santiago Tel: (56-2) 2207992

Portal La Reina. Bilbao 8750, loc. 2032 Las Condes, Santiago Tel: (56-2) 2201642

Drugstore. Providencia 2102 Providecia, Santiago F: (56-2) 234 5949

Vitacura 3269-C, Esquina Nueva Costanera Las Condes, Santiago F: (56-2) 228 1244

FERIA CHILENA DEL LIBRO

Portal La Dehesa. Av. La Dehesa 1445, loc. 1031, Las Condes, Santiago Tel: (56-2) 2165985

¿QUÉ LEO?


AAINTELIGENCIA N°4 Mayo 2008  

Inteligencia y Nanotecnología

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you