Page 1

Sobre los concursos de dise単o


Sobre los concursos de diseño

Con frecuencia la AAD recibe solicitudes por parte de entidades o empresas para difundir las bases de concursos donde interviene la práctica del Diseño. Es un criterio difundido entre los profesionales del sector que las bases que se ofrecen en la mayor parte de estos concursos adolecen de unos requisitos básicos que garanticen un resultado final satisfactorio. Estos requisitos afectan tanto a la definición de los posibles participantes, la composición de los jurados, los criterios de selección, la remuneración o compensación con la que se retribuye al premiado, así como la propuesta de gestión de los derechos sobre la propuesta ganadora. Concepto 1!

El profesional del Diseño aspira a vivir dignamente de su trabajo, y su ejercicio requiere una formación, inversión y cumplimiento de unos procesos de ejecución que le llevan a desarrollarlo convenientemente para dar una respuesta satisfactoria a sus clientes.

Concepto 2!

El Diseño es una actividad que genera una serie de productos (concepción y realización de marcas, soportes impresos y digitales, objetos de uso diverso, espacios, entornos, etc.) que tienen como fin transmitir mensajes e ideas, ofrecer soluciones a problemas cotidianos, mejorar nuestro entorno y hacer la vida más satisfactoria a la sociedad o a un sector de ella. Y por supuesto, mejorar el rendimiento económico, con el consiguiente beneficio para todos los actores presentes (empresarios, trabajadores y usuarios). Y hay profesionales que estudian y se preparan para ello. Delegar esta práctica en personas no cualificadas pone en riesgo la función que podrían desempeñar, sus ventajas evidentes e, incluso, degradar nuestra propia identidad cultural.

Estas situaciones generan en el colectivo profesional cierto estado de impotencia e indignación, pero es cierto que no contribuiríamos a buscar posibles soluciones a esta problemática si nos limitamos a la queja o la protesta airada, pues con ella no facilitaríamos lo que, al menos la AAD, considera necesario para dignificar nuestra profesión y conseguir buenos resultados en cuanto a la calidad de sus resultados.


Sobre los concursos de diseño

Concepto 3 !

Es necesario saber que existe un buen número de diseñadores profesionales que rechazan participar en concursos, tanto si tienen ciertas garantías como si, más aún, carecen de ellas. El diseñador suele preferir el encargo mediante currículum, trayectoria y experiencia, aunque se participe de una selección –que no se considera un concurso– entre varios profesionales. También es cierto que la modalidad del concurso facilita la incorporación al mercado laboral de los profesionales menos experimentados o con menor trayectoria, y por ello tendría sentido la convocatoria en estos casos. Por ello, la definición de a quién va dirigido debe estar presente desde el principio, siendo la opción del concurso perfectamente válida en estos casos.

De esta forma, proponemos las siguientes ideas básicas de lo que entendemos necesario para que un concurso de Diseño tenga unos buenos resultados, y las ofrecemos a las entidades que quieran hacer uso de las mismas. Estas ideas están pensadas para concursos básicos donde se busca una solución a un problema concreto. Por lo que hay de específico de cada encargo, por el ámbito donde se aplica, por su presupuesto, etc., insistimos que nuestra propuesta se ofrece de forma genérica, de forma que pueda adquirirse un mayor nivel de compromiso por parte de la entidad-empresa organizadora con el fin de obtener unos resultados acordes con sus objetivos. En mayor medida, los concursos que se plantean suelen estar referidos al Diseño de comunicación o gráfico, y en numerosas ocasiones el motivo del concurso es la realización de un logotipo o marca y en otras, de un cartel. En cualquier caso, estas orientaciones podrían servir para otros modalidades.

> Principio 1 ¿Es necesario el concurso? Un concurso se plantea con un objetivo básico: acceder a una cantidad de propuestas diversas que aporten calidad, ideas y soluciones que mediante el encargo directo no se podrían obtener, por desconocimiento del mercado o inaccesibilidad de ofertantes cualificados. En el caso de entidades sin ánimo de lucro (asociaciones, ONGs, etc.) esta práctica es habitual, unas veces por el carácter altruista que las anima y otras por la ausencia de recursos.


Sobre los concursos de diseño

Solución 1!

Una posibilidad podría ser la de ofrecer hacer el proyecto sin remuneración (o con una compensación simbólica) siempre y cuando figure así en una propuesta selectiva. Y hay también muchos profesionales generosos que tienen esta práctica como algo habitual. Pero no hay que plantear un concurso para esta salida. Si el jurado está lo suficientemente cualificado y tiene prestigio profesional, un diseñador «emergente» puede sentirse también plenamente recompensado por participar.

Las convocatorias de la Administración pública deben de estar presididas por la igualdad de oportunidades y ser abiertas. Pero plantear concursos para encargos de carácter profesional no garantiza un trato justo ni necesariamente un resultado óptimo. Concepto 4!

Esta idea a nuestro entender falla desde el momento que considera que cualquier persona puede realizar un trabajo de Diseño, en la medida que es un trabajo creativo que no requiere cualificación. Con ello estaría relegando a los productos que se generen al mismo nivel que la «autoconstrucción», en el caso de la arquitectura (y la Administración es bien estricta en este caso).

Unas veces por destinar un presupuesto reducido –en el caso de las administraciones locales– [ver solución 1] y otras, por intentar provocar la máxima implicación y adhesión de la sociedad a un evento, se recurre al concurso abierto y general, donde cualquier ciudadano puede participar y ser autor de un cartel o marca que identifique dicho acontecimiento. Solución 2

La Administración puede encontrar fórmulas de implicación en un evento para la sociedad, como eventos paralelos o actividades de promoción que pueden ser más gratificantes para sus participantes.

También la Administración debe de ser consciente que la actividad del Diseño, en todos sus ámbitos, acoge a un colectivo que depende de su ejercicio profesional, que genera una actividad económica de la que dependen numerosos empleos y sectores afines (artes gráficas, equipamiento, pequeña industria, etc), con el consiguiente beneficio social. Si esta actividad no se dinamiza, permanecerá como un sector sin profesionales cualificados. Si hay encargos, se fomenta la competencia y habrá más profesionales en activo.


Sobre los concursos de diseño

> Principio 2 Definición del objeto del concurso El requisito principal de un concurso es marcar un objetivo claro. Qué se pide y para qué a ser usado. En el caso de los concursos de logotipos se recurre a solicitar la «marca», «logotipo» o «símbolo» para una entidad, grupo o evento. Concepto 5!

Una marca es un elemento que forma parte un concepto más amplio que afecta a la identidad gráfica de lo que se pretende definir. Esta identidad está compuesta por un conjunto de signos, nombres, elementos visuales, aplicación en diversos soportes y las normas de aplicación de los mismos. Articular todos estos componentes de una forma comunicativamente eficaz para obtener en el público unos efectos bien definidos es lo que constituye la identidad corporativa. Es un trabajo con cierta complejidad, y que no se limita a la creación de una marca más o menos atractiva. Su reducción al elemento básico reduce su incidencia y su poder comunicador.

Por ello, creemos fundamental que cuando se solicite una marca, se tenga en cuenta sus aplicaciones, usos y necesidades, y que pueda ser contempladas en la totalidad del encargo, para no tener que recurrir a colaboraciones externas posteriores que suelen ser ajenas a los creadores de la marca. Está comprobado por la práctica que estas modificaciones, ampliaciones y «retoques» suelen llevar a pésimos resultados. La especificación clara en las bases de que «lo que se apruebe se va a hacer», ofrecerá garantías a los profesionales para ofrecer proyectos viables. Esto nos lleva también a destacar que lo que resulte ganador debe tener sentido con los objetivos del concurso, de ahí la importancia de un jurado solvente y de la existencia de interlocutores cualificados por parte de la entidad convocante para negociar posibles transformaciones o necesidades en la solución elegida. Para cualquier caso, cuando no se tenga claro cómo plantear el briefing o condiciones del encargo, es recomendable acudir al asesoramiento cualificado, sea directamente a diseñadores, entidades de promoción o asociaciones de profesionales.


Sobre los concursos de diseño

> Principio 3 Definición del ámbito de los participantes Una correcta definición de los destinatarios del concurso puede asegurar un nivel de participación amplia, pero para ello debemos haber dejado claro qué esperamos de ellos. Si ampliamos el arco de participantes al público en general, estaremos rechazando «de facto» la participación de profesionales, dejando el resultado al factor suerte. Si queremos tener un mínimo de calidad, podemos empezar por centrar el concurso a estudiantes de Diseño, que verán la oportunidad de hacerse conocer. Un concurso puede también ser ofrecido a estudiantes y profesionales, siempre que las garantías del jurado y el proceso de selección sean solventes, el proceso y condiciones de utilización, así como una compensación acorde con lo que se pide en términos de remuneración por trabajo.

> Principio 4 El jurado es importante El jurado es un elemento que se descuida en los concursos, quizás en la creencia que es un asunto menor. Un jurado compuesto por personas ajenas a cómo se hace y para qué sirve el Diseño elegirán soluciones fundadas en argumentos de diversa índole: referencias culturales, gustos diversos, imitación de soluciones conocidas... reduciendo la capacidad de dar acogida posiblemente a las propuestas más interesantes, innovadoras y útiles para el fin buscado. Solución 3!

Los nombres de los miembros del jurado deben darse a conocer en las bases del concurso. Saber quienes van a valorar los trabajos presentados es la mejor garantía para los participantes, si estos son solventes o reconocidos. También evita posibles confusiones por las limitaciones que implica ser jurado, pues es un requisito básico para un participante estar ajeno a cualquier miembro del mismo.

El número de miembros dependerá de la envergadura del concurso, pero siempre deberá ser mayor de tres y en número impar. En muchos casos, la presencia de miembros representantes de la entidad debe limitarse a la secretaría del jurado.


Sobre los concursos de diseño

> Principio 5 El reconocimiento de la autoría es una garantía Quien organiza un concurso cree que es propietario de la totalidad de la obra realizada. Desde el momento que hay un ganador al cual se le reconoce su autoría, esta es ya un valor irrenunciable. Otra cosa bien distinta es el «valor de uso», que es lo que se otorga a la entidad organizadora. La definición de este uso debe estar claramente descrita en las bases, y debe ser acorde para los fines previstos. Concepto 6!

Si hay una convocatoria para la realización de una marca de un evento, por ejemplo, no tendría sentido que en parte o en su totalidad fuera utilizada para otras ocasiones, si no es con el acuerdo explícito del autor.

Los derechos de autor que conciernen al ganador son irrenunciables, pero también, por el hecho de participar, le obligan a no hacer uso de su propuesta en otras convocatorias o encargos posteriores, y por supuesto, debe exigirse su originalidad ante otros proyectos anteriores. Si se parte de unas bases claras en estos principios, podremos asegurar unas ciertas garantías de éxito. Si un concurso se busca una idea o solución creativa, es más interesante contar con su autor para posibles modificaciones, adaptaciones o ampliaciones. El diseñador –tanto el estudiante como el profesional– deberá actuar con el máximo de responsabilidad para dar respuesta a su demanda, y es cometido del jurado detectar estas circunstancias. Solución 4!

Por ello, de forma complementaria, una buena garantía para la entidad convocante es solicitar, junto con la propuesta al concurso, un book con trabajos o proyectos realizados.

> Principio 6 Remuneración justa Diseñar es un oficio, y por tanto, es justo que se remunere. Si reducimos el Diseño a una práctica de aficionados tendremos un entorno concebido por aficionados, con el consiguiente descrédito de la imagen de quien la promueve. La cultu-


Sobre los concursos de diseño

ra visual y material de una sociedad es algo que impregna nuestra vida diaria, en lo que vemos, leemos, compramos y usamos. Las sociedades actuales están fundadas en numerosos soportes de comunicación y objetos cotidianos que podemos hacer que sean más o menos satisfactorios. El diseñador hace que lo sean, y por ello, su trabajo debe ser reconocido. La creencia de que el Diseño es caro o está asociada al lujo es de quién no es consciente de donde vive. Incluso el concepto de «premio» induce a pensar que el diseñador es un artista que produce obras geniales, ignorando su esfuerzo para encontrar lo más conveniente en cada caso. Solución 5!

Establecer una compensación con arreglo a los objetivos del trabajo ayudará a calcular cual es la cuantía adecuada. Si se valora un proyecto en base a las horas empleadas en cualquier trabajo cualificado, nos aseguraremos de obtener un resultado digno de un precio justo.

Para cualquier consulta:

www.aad-andalucia.org

Sobre los concursos de diseño  

Principios sobre concursos de diseño

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you