Issuu on Google+

Abrasax

Un nuevo cuento en la red de Ángel Campos El cielo azul languidecía sumido en oscuros designios; la humedad y el sol de otoño  salpicaban la tierra de níscalos en un mundo de la segunda creación. Las sombras se  estilizaban hacia la cárcava en veloz carrera. Ulm corría por el pinar en dirección a la  cresta de la colina; buscaba en el crepúsculo la Luna y las estrellas. El disco encarnado  coronaba la línea irregular del horizonte; sus oídos creyeron captar las músicas de mil  orquestas de viento y timbales, percibir los martillos de los creadores modelando el  nuevo mundo que remplazaría a su amado y efímero cuerpo celeste. ¡Qué impotente se  sintió en aquellos momentos!, ¡qué débiles y frágiles sus huellas! En el horizonte  peleaban encarnizadamente los ejércitos del día y la noche en desigual contienda, una  batalla muda y sangrienta eclipsaba las luminarias del firmamento. La fortaleza  encarnada era asediada por las huestes de las sombras y el humo rojo de las catapultas  se abría camino por doquier. El astro rey, enfrentado a tenebrosos ángeles, agitaba  ferozmente sus tentáculos, pero su fuerza se esfumaba en inmensas fumarolas  escarlatas. Todo estuvo decidido cuando la reina negra lanzó todas sus fuerzas en un  último y decidido ataque. Así sobrevino el ocaso. Ya los ejércitos victoriosos de la noche desfilaban izando sus estandartes y afiladas  lanzas a los soles lejanos en algarabía muda; sus ballestas apuntaban a los corazones de  aquellos miles de intrusos que se asomaron a la noche. ­¿Por qué no se acercaban?­se  preguntaba Ulm­. De pronto, uno de ellos se movió raudo en un arco de luz cayendo  más allá de los pinares. Había sido descubierto y, perseguido por legiones de ángeles  oscuros, se extinguió en lontananza. Una corneja le dedicó una breve oración póstuma  al valiente guerrero de la luz mientras los timbales conmocionaban la bóveda celeste. 


¿Cuál de aquellos tímidos soles sería el elegido?, ¿quién expulsaría las tinieblas del  bosque?, ¿cuál de entre aquellas estrellas se atrevería a prestar su luz a su pueblo? Ulm  había sido enviado para testimoniar el fin de las sombras y comunicar la buena nueva a  los suyos. Otro joven sol arremetió contra el grueso del ejército con más ímpetu que el  anterior; a su paso, la obscuridad se quebraba y retorcía ante la bravura del joven; su  cabeza irradiaba dardos que eran engullidos por un espeso enjambre de criaturas  invisibles. Su inexperiencia no le permitió huir ante la desproporcionada superioridad  de sus adversarios. Tan alocada fue su carrera que en ningún momento comprobó si  algún otro le había seguido, toda la gloria la quería para sí. Lo único que obtuvo fue un  entonado réquiem de un ave anónima del bosque. Ulm quiso unirse al homenaje  entonando una triste canción que tituló "Estrella fugaz", mientras se preguntaba si su  vida sería lo suficientemente dilatada para dar testimonio de un nuevo día.  ­La noche ha de ser vencida ­se repetía­. Deseo una larga vida para contarlo una y mil  veces a cuantos quieran escucharme. El tiempo transcurrió sin que ningún sol rompiera  las barricadas de la noche. El mundo de Ulm quedó sepultado por el largo invierno y él,  apoyado en el alféizar de la nada,conoció tiempos de amargura mientras esperaba un  milagro que expulsara a los ejércitos invictos de la noche. Envió inútilmente mensajes a  los lejanos soles, pero ninguno se atrevió a surcar el hondo vacío en socorro de un  mundo agonizante; eran muchos los riesgos y escasa la recompensa. Cansado de  esperar, dejó de mirar al cielo, apagó el fuego que en su momento encendió y comenzó  a descender por la colina a través del fenecido pinar, golpeando con su cayado los secos  troncos testigos de un pasado esplendor. Ulm se detuvo en el corazón del valle y bajo lo  que fue un robusto roble encendió una nueva hoguera. Cerró los ojos para comunicar a  los suyos un desesperado plan. Todos estuvieron de acuerdo. Si su mundo estaba  condenado a la eterna obscuridad, preferían inmolarlo para alcanzar una existencia  superior. Con renovado vigor, Ulm comenzó sus oraciones invocando a todos los seres  que una vez poblaron su mundo, y con la fuerza de la última raza existente profirió el  gran conjuro: Emerge de tu crisálida, eterno Abrasax, lanza tus rayos para romper esta amarga negrura y salta a los infinitos espacios ignorados por la luz, el pueblo acepta su sacrificio. El monstruo, que dormitaba desde el inicio de los tiempos, golpeó con fuerza las  paredes de su sarcófago. Ulm cayó al suelo y, antes de que sus ojos ardieran, vio como  la tierra abría sus fauces para liberar al enemigo de las tinieblas. El planeta se había convertido en una nueva luminaria. Abrasax había iniciado un viaje  sin retorno. A dentelladas, se abrió paso por entre las legiones de oscuros ángeles. Así,  surcó las regiones tenebrosas del universo iluminando con su luz a tantos y tantos  mundos que como el de Ulm esperaban ese milagro que en su caso nunca se produjo.


Abrasax