Page 1


Dedicado a Angelica y Annalisa

Nuestro agradecimiento a Fabrizio Ciannamea Davide Gigante Giovanni Sasso Patrizia Semeraro Giampiero Spinosa Sandra Cabanè Ramperez Por haber donado su contributo profesional y especialmente Sandra Cabanè Ramperez por la traducción al español


Índice Mapa Conceptual

Anexo de portada

Prólogo

pag. 1

Introducción

pag. 10

Apéndice 1: Las fichas

pag. 15

Apéndice 2: Del Producto Interior Bruto al Bienestar Interno Bruto

pag. 53


PRÓLOGO

PRÓLOGO MAURIZIO PALLANTE - ENSAYISTA EXPERTO EN TECNOLOGÍA AMBIENTAL

Aunque en el lenguaje político y económico corriente la palabra decrecimiento sea un tabú impronunciable que se prefiere reemplazar con la expresión crecimiento negativo, la aceleración de los cambios climáticos causada por el aumento de las concentraciones de anhídrido carbónico en la atmósfera hace cada vez más evidente la necesidad de poner un freno al crecimiento del consumo de fuentes fósiles necesarios para sostener el crecimiento del producto interior bruto. Sin embargo, mientras que el decrecimiento adquiere el derecho a ciudadanía que le fue negado, le cuesta adquirir las connotaciones de un paradigma cultural capaz de orientar las formas de vida de los individuos, la investigación científica y tecnológica y las elecciones políticas de la colectividad. Ciertamente la operación no es simple y necesita de un trabajo profundizado de desmitificación de la ideología del crecimiento, desvelar la gran equivocación que ha unificado en la definición de crecimiento económico dos conceptos diferentes y a menudo alternativos entre ellos: el de mercancía y el de bien. Puesto que el producto interior bruto calcula el valor añadido, o sea el valor monetario de los objetos y los servicios intercambiados con dinero, sólo si las mercancías se identifican con los bienes, su crecimiento


PRÓLOGO

comporta un aumento del bienestar. En realidad no todas las mercancías son bienes y no todos los bienes son mercancías. Por lo tanto, para ser un valor, el decrecimiento se puede realizar como una disminución de las mercancías que no son bienes y un aumento de los bienes que no son mercancías. La fruta y la verdura cultivadas en un huerto familiar para autoconsumo son bienes cualitativamente mejores que la fruta y la verdura adquiridas en un supermercado. Pero no pasan a través de una intermediación mercantil, por lo que no se consideran mercancías. Quien autoproduce su propia fruta y verdura no necesita ir a comprarla. En una sociedad basada en el crecimiento, dónde cada dos por tres se invoca el fin de cualquier actividad económica y productiva, el comportamiento de estas personas se considera antisocial. Recorriendo un trayecto en automóvil se consume una cierta cantidad de la mercancía carburante. Por tanto se contribuye al crecimiento del producto interior bruto. Si para recorrer el mismo trayecto encontramos atascos y estamos en cola, el consumo de la mercancía carburante crece; como consecuencia, el producto interior bruto crece más. Pero necesitamos más tiempo para llegar dónde queremos llegar, aumenta el cansancio del viaje, aumentan las emisiones de anhídrido carbónico y de contaminantes en la atmósfera, los costes individuales y colectivos, ambientales y sociales. El mayor consumo de la mercancía gasolina durante un atasco no es un bien. Y, en cambio, cada vez que se está parado en un atasco respirando gas de los tubos de escape se contribuye a incrementar el bienestar colectivo y, como consecuencia, el propio. Se considera un comportamiento socialmente virtuoso. Un sistema económico basado en el crecimiento del producto interior bruto necesita sustituir progresivamente


PRÓLOGO

los bienes ( que no lo hacen crecer) con las mercancías (que lo hacen crecer), induciendo a creer que estas sustituciones constituyen mejorías de la calidad de la vida y condenan a la damnatio nominis a quienes no las efectúan. Las actividades que producen bienes ni siquiera se consideran laborales y no se computan en las estadísticas de trabajo. Se consideran laborales sólo aquellas actividades desarrolladas a cambio de dinero. El concepto de trabajo ha sido reducido al concepto de ocupación y ha sido contextualmente desvinculado del concepto de utilidad. Las amas de casa o los productores agrícolas que dedican la mayor parte de su tiempo a la autoproducción de bienes limitándose a intercambiar con dinero sólo las excedencias, no forman parte de la categoría de ocupados porque no reciven una renta monetaria por su trabajo y no contribuyen al crecimiento del producto interior bruto. Por lo tanto aunque lleven a cabo actividades extraordinariamente útiles, no se consideran trabajadores. La cantidad de bienes que se pueden autoproducir en sustitución de las mercancías que han ocupado su lugar es muy superior a cuanto una mente plasmada de la cultura del crecimiento pueda llegar a imaginar. En concreto, la mayor parte de los servicios a la persona que se pueden prestar por amor en el ámbito de las relaciones familiares no se pueden comparar cualitativamente al mismo tipo de servicios prestados a cambio de dinero. Sin embargo, una propaganda insistente ha hecho creer que confiar estas personas a personal especializado es mejor, y al mismo tiempo mejora la vida de quien en vez de prestar sus servicios directamente y gratuitamente a sus familiares dedica el mismo tiempo a producir mercancías para obtener a cambio el dinero necesario para pagar a quien se ocupa de ellos.


PRÓLOGO

Sin embargo, aunque liberando de la mercantilización todos los bienes que se pueden ventajosamente autoproducir y todos los servicios que se pueden dar gratuitamente por amor, no es deseable ni posible perseguir una autosuficiencia absoluta. También en ausencia de reglas escritas, los intercambios no mercantiles se han basado siempre sobre tres principios: la obligación de donar, la obligación de recibir, la obligación de devolver más de lo que se ha recibido. Por lo tanto, la dinámica del dono y el controdono crea vínculos sociales. Pertenecen a este campo el don del tiempo, el de la capacidad profesional, de la disponibilidad humana, de la atención, de la solidaridad, pero no el trueque, que ha dado origen a los intercambios mercantiles. La palabra comunidad está compuesta por dos palabras latinas: la preposición cum, que significa con e indica un vínculo y el nombre munus, que significa don. La comunidad es una agrupación humana unida por formas de intercambio no mercantiles. Si las sociedades basadas en el crecimiento del producto interior bruto no pueden no reemplazar continuamente los bienes autoproducidos y los intercambios basados en el dono y la reciprocidad con mercancías equivalentes, induciendo a creer que estos desplazamientos son factores de progreso, una sociedad libre de este vínculo económico y mental, de esta camisa de fuerza, reajusta los cambios mercantiles a lo que no puede ser más ventajosamente autoproducido e intercambiado bajo forma de don. Sócrates iba de vez en cuando al mercado para ver la cantidad de cosas innecesarias que había. Sin ser Sócrates, quien respeta un poco su propia inteligencia y quiere contribuir a parar el crecimiento tumoral del producto interior bruto no puede hacer otra cosa que proponerse el buy nothing como estilo de vida. En el


PRÓLOGO

paradigma cultural del decrecimiento, la sobriedad es uno de los valores fundamentales, que no porque sí el paradigma cultural del crecimiento ha ridiculizado, degradándola a tacañería. Pero su valencia positiva corre el riesgo de quedar empañada si se confunde con el ascetismo o con un comportamiento de renuncia motivado por motivos más altos y nobles: para no acabar con los recursos naturales, para reducir la contaminación, para no sacarles lo necesario a los pobres, para valorizar la dimensión espiritual del hombre, para sustituir las mercancías de uso individual con mercancías de uso colectivo. La sobriedad no es renuncia, es una elección de vida que hace que esté mejor no sólo quien la practica, también el ser humano en su conjunto. La autoproducción y los intercambios no mercantiles de los bienes redescubren y valorizan elementos del pasado que, incluso conteniendo potencialidades de futuro todavía no utilizadas, han sido abandonadas en nombre de la modernidad y el progreso. La derecha y la izquierda, en todas las configuraciones que han asumido en el curso de la historia, de las más moderadas a las más extremistas, son dos variantes de un idéntico paradigma cultural que tiene como fundamentos el crecimiento, la innovación y el progreso. Unidas por el mismo sistema de valores, las diferencias que las distinguen consisten en las políticas que se tienen que adoptar para favorecer al máximo su realización y en las modalidades para repartir las ventajas entre los actores sociales que con su trabajo permiten realizarlas. Nadie ni de derechas ni de izquierdas nutre la mínima duda sobre la utilidad y la necesidad del crecimiento económico. El crecimiento es el primer punto de cada programa político. Un postulado que no necesita


PRÓLOGO

demostración. La economía tiene que crecer al igual que todo ser vivo tiene que respirar. Si no crece es síntoma de que está mal. Las guerras por el control de los yacimientos petrolíferos, el derretimiento de los glaciares, el levantamiento del nivel de los mares y los cambios climáticos en curso no se relacionan con el incremento del consumo de fuentes fósiles necesarias para sostener el crecimiento de la producción y el consumos. Como si no fuese nada, la derecha y la izquierda, todas las variantes actuales de la derecha y la izquierda, siguen poniendo el crecimiento como punto central de sus programas políticos. El trabajo de Lorusso y De Padova se coloca fuera de esta dialéctica y constituye un elemento importante en la construcción de una cultura alternativa a la que ha caracterizado las sociedades occidentales desde la revolución industrial hasta hoy. A partir de una reivindicación de autonomía (en el sentido etimológico de la palabra) intelectual remachada en cada pasaje, los dos autores observan los modelos de comportamiento y los valores a los que los individuos uniforman su modo de actuar y el cuadro que delinean se revela como un gigantesco cambio de sentido. En el momento en que el crecimiento se convierte en la finalidad del hacer, los seres humanos se convierten en instrumentos de un proceso que no controlan: el trabajo ya no es el medio con el cual mejoran las propias condiciones de vida materiales y espirituales, pero un dueño despótico, despótico porque impersonal y que responde a su lógica interna. La obra de desmitificación de su libro es sistemática, inexorable diría yo, pero precede sólo de un paso un sistemática, igualmente inexorable, obra de reconstrucción, en la cual se percibe un tipo de empeño pedagógico de carácter ético. Pero, y no es menos importante al fin de la concretización y la practicabilidad


PRÓLOGO

de sus propuestas, sin inventar nada, sencillamente redescubriendo y reconduciendo a la luz actitudes y maneras de hacer que han sido oscurecidas, contrastadas, escarnecidas, pero no desarraigadas del ánimo humano. El último sentido que se saca es de confianza en las posibilidades de cambio. En estos tiempos de alarma, más que justificados, no es poco. Es una invitación a salir del pantano en el que nos ha metido el consumismo para ir más allá.


INTRODUCCIÓN Necesitamos una nueva forma de pensar para resolver los problemas ocasionados por la vieja forma de pensar. (Albert Einstein)

¿Cuán dolorosa es la acción de “depilación” (pasar del PIB al BIB)? ¿Qué es necesario saber y practicar para pasar del PIB al BIB? Nosotros todavía no lo sabemos, pero tenemos algunas ideas que querríamos compartir con vosotros; al final de la lectura podréis ayudarnos. Nuestras ideas están expuestas en un mapa conceptual que os aconsejamos abrir desde ahora y tenerlo abierto durante toda la lectura. Sabemos que todo esto podrá resultar incómodo, pero la “depilación” (pasar del PIB al BIB) es así... primero duele y luego se está más guapo. El mapa conceptual (o circuito causal, que acabáis de abrir), está diseñado según la lógica del “system dinamics” (dinámica de los sistemas). Llegados a este punto creemos que es oportuno proporcionar, para quien no esté familiarizado con el aproche sistémico, los instrumentos cognitivos indispensables para su lectura.


Un circuito causal es un modelo gráfico de representación de "fenómenos" en el cual "hechos" o "acontecimientos" o "entidades", o en general "cosas", se representan con rectángulos unidos entre ellos por líneas orientadas (es decir por arcos con una flecha) que indican las relaciones circulares de causalidad entre las "cosas." Así si entre la "cosa” A y la “cosa” B existe un enlace con la flecha que va de A a B eso está a indicar que A influencia o determina una variación de B o si se quiere que B modifique su valor cualitativo - cuantitativo en consecuencia de A. El signo indicado al lado de la flecha evidencia el tipo de variación de B: aumento(+),disminución (-). Sobre las líneas que unen a los diferentes rectángulos no encontraréis dibujados los característicos signos ( // ) que se usan en un circuito causal, para indicar los "retrasos temporales". Hemos evitado indicarlos porque en realidad los tendríamos que haber puesto sobre todas las líneas en el mapa que hemos dibujado. Es evidente, por tanto, que cada vez que leamos la "cosa" B tendremos que entender que B podrá cambiar (valor o calidad) a causa de A pero sólo después de un determinado tiempo. Los mapas dibujados con el aproche sistémico sólo admiten “circuitos que se cierran”. Cuando todos los circuitos representados sean considerados “conceptualmente correctos” y se crea que el mapa contiene todas las “cosas” que “componen” el fenómeno objeto de análisis, se dirá que el mapa está completo y/o es coherente. Un circuito sistémico coherente corresponde, por lo tanto, a una representación compartida de un fenómeno.


Terminada esta sintética definición conceptual (que en su absoluta simplificación deseamos que no dañe la sensibilidad de quien opera profesionalmente con la “dinámica de los sistemas”), convencidos de que <<no está lejano el día en que el problema económico ocupará el sitio que le corresponde en la última fila, y […] en la arena de los sentimientos y las ideas serán […] protagonistas nuestros problemas reales: los problemas de la vida y de las relaciones humanas, de la creación, del comportamiento, de la religión>>1 La presunción de quien escribe es la de haber representado una posible descripción del fenómeno “cultura del decrecimiento del consumo” o “cultura de la templanza” que podrá ayudarnos a pasar del PIB al BIB. A cuántos nos leeéis se os pide probar a recorrer todos los circuitos del modelo, aquellos más visibles y aquellos menos visibles (los que están en el interior o más pequeños), parándose a reflexionar sobre cada uno de los elementos, valorar su “credibilidad” y sobretodo aprobar o no los enlaces y las relaciones presentes en el modelo (descubriréis en realidad que son posibles muchas otras uniones además de las dibujadas). Nuestro auspicio es, por tanto, el de haber dado a la comunidad socio-económico-política un instrumento de trabajo que, en su implementación en el portal internet www.depiliamoci.it, está abierto a las contribuciones y a las críticas de quienquiera que quiera participar a su crecimiento, o a su completamiento (también dibujando nuevos circuitos causales que expliquen mejor, con mayor detalle, el fenómeno examinado) o, porque no, a su destrucción donde nos hubiéramos equivocado.

1

Pensamiento escrito en 1932 por John Maynard Keynes, considerado por muchos como el más gran economista del siglo XX


Cualquiera ( localizando las correctas relaciones entre los elementos del circuito) podrá valerse del mapa para testar sus propias ideas, verificando su validez e importancia en un ámbito sistémico. Parece del todo evidente que allí donde la condivisión del modelo propuesto (que indudablemente notaréis privo de muchos otros elementos que participan en el fenómeno examinado) fuera ancha y donde siempre nuevos elementos fueran añadidos y encontraran el modo de ser insertados para completar el modelo mismo, sin romper con ello la coherencia, se llegaría entonces a la completa demostración que un “nuevo” mundo basado en la templanza no solamente sería posible sino también deseable. Junto al mapa hemos realizado dos apéndices que creemos que pueden ayudar a su interpretación. Las fichas, que constituyen el primer apéndice, sirven para hablar de cada uno de elementos del mapa y para facilitar su lectura y también para transmitir uno de los posibles significados que hemos atribuido a los conceptos expresados por cada uno de los elementos. En las fichas hay expresadas algunas uniones que no hemos representado en el mapa. Las fichas pueden leerse en la secuencia en la que se encuentran ( o sea, en orden alfabético) aunque sugerimos hacerlo siguiendo los diferentes recorridos posibles individuados en el mapa (atención, tienen que ser siempre circuitos cerrados recorridos siguiendo la dirección de las flechas). Encontraréis alguna ficha de más con respecto al circuito. Están siguiendo la lógica del libro: las hemos añadido, como podréis hacer vosotros, después de haber dibujado el mapa.


Las fichas a menudo relatan ejemplos banales; no hay que asombrarse, lo hemos hecho a propósito. Estamos seguros, en efecto, que si todos perseveraremos en practicar gestos virtuosos (pequeñísimos, simples modificaciones de nuestro comportamiento actual en cada una de nuestras actividades ordinarias) podremos provocar un proceso de cambio cultural necesario para la abolición del PIB superfluo y para la obtención del verdadero bienestar. En las páginas que constituyen el segundo apéndice, contamos de modo más puntual nuestras ideas, como soporte del mapa, citando también a algunos autores cuyos escritos (que amplían nuestro pensamiento con perspectivas y puntos de vista diferentes y a veces entre ellos contrastantes), han sido nuestras lecturas durante el último período. Este apéndice puede ser útil para reflexionar juntos sobre las características y las graves consecuencias para el mundo si continuamos perseverando e incentivando la actual cultura dominante. Al finalizar la lectura podríais, como nosotros, tener ganas de invertir la ruta y tratar de implicar a otros en esta significativa empresa. <<

Tratad de comprender las inevitables resistencias; en cada uno de nosotros hay una especie de rechazo a dejarse atrás las formas de la insostenibilidad. Buscad en vosotros mismos y en los demás los mejores instintos humanos, y haceros tesoro de ellos. No ignoréis el cinismo que está alrededor vuestro y sed indulgentes con quién lo profesa ,pero no le hagáis caso. La humanidad no saldrá victoriosa del intento de reconducir la huella humana a un nivel sostenible si tal intento no es emprendido con un espíritu global de compartir. El colapso no se puede evitar si los hombres no aprenden a considerarse a si mismos y a los otros como partes de una sociedad global integrada. En ambos casos hay necesidad de solidaridad, no sólo respecto a quien está cercano y presente, sino también de quien está más lejano en el tiempo y en el espacio. La humanidad tiene que aprender a querer la idea de dejar a las generaciones futuras un planeta viviente.>> 2

2

Donella e Tennis Meadows, Jorgen Randers: “Los nuevos límites del desarrollo” - 2006


APÉNDICE 1 LAS FICHAS


entrenémonos en la práctica de la templanza TODO EMPIEZA AQUÍ (SALIDA)

El aprendizaje y la práctica de la templanza de los individiuos ( ciudadanos, trabajadores, padres, administradores, empresarios, inversores, politicos...), en su actuar individual, colectivo, ordinario y cotidiano, provoca procesos de disminución del desperdicio y de lo inútil (PIB superfluo). Consigue con ello una mayor atención en el empleo cauteloso de materias primas, energías y tiempo que a su vez activan el entero círculo virtuoso del BIB. Una vez puesta en marcha la práctica de tal cultura, el consumo de los recursos se reduce virtuosamente a través de la producción de productos y servicios que emplean tecnología, que no contaminan, que no depauperan y que mejoran las condiciones de trabajo de las personas. Cada uno de nosotros, cogido uno por uno, es artífice del propio orden o desorden, de su propia conservación o destrucción. Fijémonos en nosotros mismos y en nuestra actual condición; dirijamos la mirada y la voluntad sobre nosotros. ¿Estamos pensando en nuestra mejor o peor vida? ¿Nos descubrimos generosos o egoístas? ¿Estamos concentrados en el ser o en el tener? Quien vive la templanza no excede nunca, evita las exageraciones y posee medida y equilibrio.


autoproducción de bienes y servicios INTENTO COMPRAR SÓLO LAS COSAS QUE NO PUEDO HACER POR MI MISMO

La regla base de la cultura dominante es que todo es mercancía; que tenemos que comprarlo todo.. La única ocupación del hombre tiene que ser un trabajo retribuido con dinero con el que comprar todo lo que le haga falta. El hombre no tiene que tener tiempo para dedicarse a ocupaciones "productivas" que no estén destinadas al mercado. El extendido término "trabajo" sólo es sinónimo de "trabajo retribuido con dinero." La autoproducción comporta el beneficio de una menor necesidad de renta y se alimenta con la disponibilidad de tiempo sutraído al tiempo de trabajo (retribuido). Este circuito, que indudablemente no se puede expander al infinito, puede ser mucho más amplio de lo que la cultura dominante nos quiere hacer creer, en su constante tentativa de reducirlo hasta hacerlo desaparecer. Recientemente en una escuela de primaria que conocemos organizaron una recolecta de fondos extraordinaria para encargar a una empresa la limpieza del jardín. Ante la propuesta de un padre, que quería sólo la disponibilidad de 4 o 5 familias para hacerlo de forma gratuita junto con sus hijos, utilizando algunas horas del domingo para limpiar el jardín, muchos, incluidos los directores de la escuela, miraron al autor de la propuesta, como diciéndole: "pero mira a este tacaño!!!". Desafortunadamente aquellas miradas han negado a muchos la oportunidad de vivir una bonita experiencia que también habría enseñado, a todos, a respetar más el jardín.


buenas relaciones de pareja AMAR VERDADERAMENTE

Una pareja, en la que hay amor, complicidad, entendimiento y satisfacción sexual, una cierta cantidad de intereses comunes, la división de las tareas domésticas y educativas, no es necesariamente una pareja que tiene buenas relaciones conyugales. Porque le falta la dimensión relacional con las otras familias y la sociedad. La disponibilidad de tiempo para la familia es el primer paso para la construcción de buenas relaciones conyugales y presupuesto para que puedan nacer buenas relaciones sociales. Parejas que se quieren y que quieren a la vida sin dejarse llevar por las ansiedades impuestas por el consumismo son partidarias de las familias numerosas. Hay personas que tratan de volver a casa "lo más tarde posible" para no tener que confrontarse con su pareja. Algunos en cambio, quizás no muchos, cuando entran en casa, después de un primer beso, se esfuerzan en compartir recíprocamente alegrías y preocupaciones del día. Las preocupaciones se vuelven menos graves si pertenecen a ambos; las posibilidades de solución son mayores; se crece juntos para alcanzar nuevos objetivos de vida. Las alegrías se vuelven más intensas.


Buenas relaciones sociales APRENDER DE LOS DEMÁS LO QUE REALMENTE SE NECESITA

La disponibilidad de tiempo para hablar y que te conozca tu propia pareja es la precondición para que nazcan buenas familias capaces de aumentar las ocasiones de encuentro y socialización. En éstas, además del intercambio de opiniones, ideas, competencias, favores, conocimientos, experiencias, etc..., se (re)construyen las uniones sociales basadas en el darse una mano mirandose a los ojos. No se alcanza el mismo resultado haciendo un ingreso bancario aunque sea para una causa muy noble como puede ser una adopción a distancia, la investigación para una enfermedad, etc. La tecnología ha dado una gran ayuda a la creación de nuevas uniones. Ha permitido superar confines nacionales y anular las distancias del espacio; ha permitido el acercamiento de pueblos y confrontar culturas. Chatear y sustentar a un amigo a través de internet es muy útil en muchos casos. Encontrarse personalmente, en cambio, y agradecer con un abrazo físico siempre es extraordinario. No son suficientes las videoconferencias para hacernos entender lo mucho que el otro está sudando por nosotros; necesitamos sentir su olor.


costes de producción SE REDUCEN AUMENTANDO LA CALIDAD

Los costes de producción se reducen directamente con un menor consumo de materias primas y energía pero mucho más con la reducción de los residuos y de la mejoría de los procesos. Se pueden tener más ventajas a través del mecanismo del intercambio de las externalidades a través del cual las empresas recuperan los desechos de producción, aumentan la confianza interior y exterior entre las personas, abaten los costes de abastecimiento, etc... Y todo esto también incide positivamente sobre el precio de los productos. ¿<< Te has certificado ISO9000 para mejorar tus procesos? ¿Lo sabes que los costes disminuyen si reorganizas la empresa según esta norma? >> << Ni hablar… no sirve para nada en mi empresa; más bien lo que sé, es que hace aumentar el volumen de papeles y los trabajadores pierden tiempo en rellenarlos >> << Y cuándo lo harían ? >> << Después de que en la empresa han hecho justo lo contrario de lo que está escrito en el manual de la calidad que han preparado los asesores; ¿piensas que ésto es calidad? ¿Esto es reducción de los costes? Estoy convencido de que en realidad las empresas sólo buscan un sello que poner sobre el papel con membrete. >> << El tuyo es un problema de cultural!! Me pregunto cómo lo haces para reducir costes.. >> << Con los métodos habituales … un poco de negro y muchas horas extraordinarias mal pagadas >>.


cultura y práctica del bien común CREAR LAS CONDICIONES PARA QUE TODOS PUEDAN VIVIR MEJOR

La subsidiariedad y la solidaridad practicadas sinérgicamente ayudan a todo el mundo (gobernadores, familias, ciudadanos, asociaciones, empresas, etc.) a actuar teniendo siempre presente el Bien Común, o sea para el bien de todos, porque todos somos realmente responsables de todo. De esto deriva la solicitud de productos y servicios que no contaminan, no perjudican a la salud y tutelan a las generaciones futuras. Un exponente gubernativo de Ecuador ha afirmado: << Siempre he sostenido con determinación que el desarrollo forestal no tiene que limitarse a la protección de los árboles y los montes: tiene que comportar una ayuda directa a las comunidades humanas que viven en aquellas zonas […] Justo por esto es necesario realizar programas forestales eminentemente sociales, basados en los recursos naturales disponibles, que permitan movilizar la abundante mano de obra sin trabajo. >>


cultura y práctica de la solidariedad DAR A LOS DEMÁS LO QUE NECESITAN Y NO NUESTRO SUPERFLUO

El nuevo estilo de vida que contempla sobriedad, cordialidad, templanza, don, etc. - que creemos que puede ser la verdadera innovación que necesitamos actualmente – nos ayuda a todos a vivir la solidaridad como ingrediente de un Bien superior que es aquel Común. Un jubilado de 81 años ha dicho: << Llevo jubilado muchos años, pero eso no significa absolutamente que esté de manos cruzadas. Antes pensaba que la jubilación era un tiempo pasivo; ahora, pensando en mi experiencia personal y la de muchos de mis conocidos, constato que es exactamente el contrario. Veo con alegría que muchas personas son más activas que nunca y, en la medida de sus posibilidades y su fuerza física, vierten la experiencia profesional adquirida en muchas actividades sociales >>


cultura y prática de la subsidiariedad PRIMERO UTILIZA TUS CAPACIDADES Y SÓLO SI NO LO CONSIGUES PIDE AYUDA

La cultura y la práctica de la subsidiariedad también dependen de la expansión de la autoproducción de bienes y servicios. La subsidiariedad es una fuente para la prosperidad de la cultura y la práctica del Bien Común, ya que utiliza al mercado y sus mercancías como "subsidium" (reserva) con respecto a cuanto cada uno puede, más bien es estimulado, a hacer "sin" el mercado y sus mercancías. La subsidiariedad hace a la persona protagonista de la vida social, poniéndola en la condición de contestar (también asociándose a otras personas) a exigencias y necesidades de la sociedad. Muchos son los ejemplos, nacionales e internacionales, de barrios y enteras ciudades resurgidas gracias a la creatividad y a la genialidad de los ciudadanos.


dedicación a la empresa MÁS NOS OCUPAMOS DE LAS PERSONAS Y MÁS LAS PERSONAS NOS DAN SU CORAZÓN, ADEMÁS DE LA MENTE Y LA TÉCNICA

La importancia de la implicación y la participación de los "Recursos Humanos" en las empresas ya se asume como un prerequisito de eficiencia y eficacia. Los empresarios y los manager que dedican tiempo y atención a las personas no hacen nada más que su deber. Saben que tal comportamiento servirá para aumentar la dedicación y el empeño que el trabajador pondrá al desarrollar sus tareas. Se puede hacer mucho más. Se puede invertir el tiempo que la tecnología nos hace ahorrar en los procesos de producción para dar apoyo y soluciones a los muchos problemas que tienen los trabajadores, extendiendo así la responsabilidad social de la empresa. Una pequeña empresa ha decidido ofrecer un servicio de autocar que va y viene de las guarderías a las que sus trabajadoras envian a sus hijos durante el horario de trabajo. Cada vez son más frecuentes los casos de empresas que favorecen la socialización de sus trabajadores y sus familias, poniéndoles a disposición locales equipados para actividades deportivas, lúdicas, culturales


efectos dañinos sobre la salud y sobre el entorno LA VIDA NO MEJORA CON EL AUMENTO DE MASCARILLAS

Nuestra salud y la del entorno en que vivimos, están minadas constantemente por el empleo desmesurado de fuentes fósiles y por la explotación y el derroche de las materias primas, realizadas directamente para las relativas elaboraciones e indirectamente a causa de los residuos generados y de los tratamientos necesarios a los que están sometidas. Intervenir sobre estos elementos comporta inmediatas recaídas positivas sobre nuestra salud y la de nuestro planeta. Por consiguiente las empresas que hacen algo realmente concreto en este campo dan muestra de la propia atención a las recaídas sociales (Responsabilidad Social de la empresa) de la propia labor. Contaminamos con polución y lo arreglamos con el empleo de filtros en los sistemas de condicionamiento; también los de los coches, para incentivar su utilización y corretear tranquilos por la ciudad y crear nueva polución con la tranquilidad de los lactantes que se encuentran en sus cochecitos justo a la altura del tubo de escape. Esto lo arreglamos con una bonita mascarilla sobre la boca de los niños que así se preparan para cuando – ya de mayores– les obligarán a ir por ahí con la bombona de oxígeno colgada a modo de bandolera para ayudar a sus pulmones bien empapados de alquitrán.


energía NOS ESTAMOS FUMANDO EL PLANETA

La reducción de las cantidades de energía utilizada, o por lo menos su eficiente empleo (independientemente de la tipología y de la ecocompatibilidad de la fuente) tiene repercusiones positivas sobre los costes de producción y de forma más amplia sobre el medio ambiente. Allí donde las fuentes de abastecimiento fueran fósiles (o en todo caso no renovables) la reducción de la cantidad de energía utilizada tendría repercusiones inmediatas y positivas sobre la salud y el medio ambiente, aumentando las ventajas que derivan de este comportamiento virtuoso. Las instalaciones de climatización (sustancialmente calefacción en invierno y aire acondicionado en verano) presentes en casi todos los lugares de trabajo y también en las viviendas, y su difusión proceden a un ritmo tan elevado que en pocos años en Italia el consumo veraniego de energía eléctrica ha superado al invernal, tanto que ha sido necesario sensibilizar a los ciudadanos a no usar demasiado el aire acondicionado en los días muy cálidos para evitar riesgos de black-out. En la central de una importante multinacional japonesa en Tokio recientemente ha sido quebrantada una secular regla de etiqueta que preveía que "en el despacho no se puede ir sin americana". Esto ha comportado una sensible reorganización en el empleo de los acondicionadores .


familias responsablemente numerosas EL MEJOR LUGAR PARA APRENDER A VIVIR Y SER ÚTILES A LA SOCIEDAD

La serenidad conyugal, la disponibilidad de una red social de soporte, la concepción de la familia como lugar primordial para la formación de buenos ciudadanos, son el fertilizante y los ingredientes para el desarrollo de familias numerosas (las que se forman en el ejercicio de la paternidad y maternidad responsable y no las que son sólo consecuencia de simples relaciones sexuales). Es en el seno de estas familias que nace la propensión a la sobriedad y a la adquisición de todos los otros valores útiles para que se desarrolle la cultura del bienestar ( BIL) en contraposición a la del mucho tener (PIB). Sólo tengo uno hijo por qué con lo que gano sólo puedo pagar 1 canguro, 1 curso de natación, 1 bicicleta, 1 viaje de estudios al año para aprender idiomas, 1 ciclomotor, 1 móvil, 1 fiesta para la primera comunión, 1 subscripción al estadio, 1..... ¿Dejar a mi hijo jugando a fútbol en el aparcamiento vacío del supermercado enfrente de casa? Es mejor inscribirlo a la escuela de fútbol. Tengo que comprarle una bici, no puede usar la que su primo mayor ya no utiliza. ¿Y el animador para la fiesta de cumpleaños? ¿Y los regalos de Papa Noel? ¿Y los de los Reyes Magos? ¿Etc? ¿Etc?


invertir en inovación UN EXPEDIENTE FINANCIADO SÓLO CUANDO HACE CRECER EL PIB (MR. PIB)

Introducir innovación pensando en el BIB, sosteniendo las inversiones necesarias en ausencia de financiaciones públicas, es una cosa natural para las empresas que tienen una visión orientada no solamente al beneficio económico. Las mejorías en los productos y los procesos que derivan, no sólo reducen el consumo de recursos y mejoran la calidad de las prestaciones de los trabajadores, sino que también incentivan la introducción de nueva tecnología. Una empresa gráfica de Puglia muy dinámica ha renovado completamente su sistema productivo pasando de la cuadricromia a la esacromia con tecnologías que permiten anular el empleo de películas y solventes químicos (reducción de materias primas y residuos con un alto coste de eliminación). Ahora ofrece a sus clientes un producto de mayor calidad, más compatible ecológicamente, realizado con un proceso productivo simplificado y más sano para los trabajadores. Todo por un precio final inferior.Para esta innovación, el empresario no ha buscado financiamiento público.


materias primas NOS ESTAMOS COMIENDO EL PLANETA

La reducción del consumo de materias primas o, más en general, de las materias de entrada a cualquier proceso (productivo y no), contribuye directamente a la reducción de la producción de residuos, a la reducción de los costes de abastecimiento y producción y comporta inmediatas recaídas positivas sobre el medio ambiente de dónde provienen las materias primas. Después de haber imprimido un documento de prueba uno se conforma con separar el papel (usado por un lado) del resto de la basura y se siente con la conciencia limpia por el mero hecho de haber practicado el "reciclaje" de los residuos. Un profesional después de una breve reflexión sobre esta cuestión decidió dedicar una de las tres impresoras de su pequeño estudio a imprimir solamente papel ya utilizado, alimentándola con hojas ya imprimidas por un lado. En un año redujo del 35% la adquisición de papel formato A4. ¿Cuánto gasta una empresa en papel para impresora?


mejora de los productos/procesos COMO REDEFINIR LA CADENA VALOR

DEL

Gracias a la contribución de personas motivadas que trabajan en la empresa es posible iniciar la mejoría de los productos/procesos, que tienen que ir acompañados por buenas inversiones, no sólo orientadas al aumento de la producción y a la reducción del precio. La mejora, interpretada de este modo, comporta que los productos/procesos nuevos o modificados (menos contaminantes, menos “malgastadores” de recursos, capaces de dar provecho no sólo económico al territorio local) se convierten en portadores de valores que pueden ser fácilmente transformados en componentes del precio, que el consumidor desea "competitivo" aunque no sea “más bajo." Recientemente el mercado de las clases particulares a domicilio, útil para que cuadre el balance familiar de profesores americanos e ingleses, ha sido fuertemente minado por la oferta de "tele-lecciones" vía internet por parte de profesores indús. Las materias preferidas son aquellas de tipo técnico, pero la oferta se ha ido ampliado rápidamente. Las tarifas horarias, incluidos los costes de enlace, son de 4 a 10 veces inferiores a las disponibles en el mercado "tradicional." Si quieren seguir vendiendo sus clases a domicilio los profesores tendrán que enriquecerlas con "valor añadido" que justifique realmente el mayor coste solicitado.


necesidad de renta procapite HAGÁMONOS BASTAR LO QUE SIRVE, LO DEMÁS EMPEORA LA VIDA.

La autoproducción de bienes y, sobre todo, de servicios - especialmente aquellos dirigidos a la persona y a la gestión de la propia vivienda -, la disponibilidad de buenas relaciones y vínculos sociales con la comunidad a la cual se pertenece, la metamorfosis de los estilos de vida: compartir bienes y servicios, cultura del don, práctica de la solidaridad, reducen sensiblemente la necesidad de renta y con ello la necesidad de tiempo de trabajo. De este modo se provoca el fantástico círculo virtuoso del bien-estar, contrapuesto a aquél vicioso del mucho-tener. Dejar a los hijos con una canguro para ir a trabajar cuesta, a veces más de lo que se gana trabajando durante las horas en que los hijos están con la canguro. Cinco padres que se pongan de acuerdo para cuidar por turnos a los hijos de todos ellos del lunes al viernes ganarán menos, porque trabajarán un día menos por cabeza a la semana, pero gracias a aquel día semanal pasado en casa podrán reducir sus exigencias de renta,...... y no sólo porque ya no pagarán a la canguro.


nueva tecnología AL SERVICIO DE PRODUCTOS Y SOLUCIONES PRÁCTICAS PARA EL DECRECIMIENTO DEL PIB SUPERFLUO

Gracias al aumento de la demanda de productos y servicios a bajo consumo y gracias a la mejoría de los procesos, las empresas aprenden a utilizar nuevas tecnologías para pensar y producir productos que satisfagan las necesidades reales de la comunidad. Se trata de un proceso de aprendizaje global que restablece la correcta relación entre demanda y oferta, dónde la primera, ya no víctima de la segunda, vuelve a conducirla. Desafortunadamente la nueva tecnología se utiliza para introducir en el mercado productos que con la excusa de no contaminar están destinados a convertirse rápidamente en residuos. Los productos de plástico provenientes del maíz, por ejemplo platos y vasos, incentivan aún más el consumismo. Nos han dicho: ¿<< cómo, no lo sabéis? En 18 meses se deshacen completamente; no tenemos que preocuparnos; ahora podemos consumir aún más sin contaminar y ayudando a la agricultura >>


nuevos productos QUE SABEN A "VIEJO ”

Las nuevas tecnologías dan oportunidades interesantes a quien quiere introducir nuevos productos coherentes con la lógica de la reducción del consumo (derroche) de recursos. Productos con una vida más larga, que consumen menos energía, fácilmente reutilizables y reparables (posiblemente por el utilizador) producen beneficios sobre la fidelidad del consumidor. Las empresas pueden salir del círculo vicioso del usar y tirar (que pone al consumidor cada vez más frecuentemente en la condición de cambiar de marca) y puntar a la realización de nuevos productos que respondan a las necesidades reales del hombre de hoy y que para su realización necesitan nuevas figuras profesionales. ¿Necesitas ayuda? ¿No funciona el producto que acabas de adquirir? Llama al número verde, un operador muy eficiente te explicará que es mejor comprar otro porque los costes para llevarlo al centro de asistencia , las piezas de recambio, etc. te cuestan más que el nuevo modelo, que es aún más eficiente que el anterior. ¿Cuánto les costará a las generaciones futuras nuestro transformar en residuos productos apenas comprados que no se pueden arreglar? Muchos planean, producen y venden productos para un mundo peor.


nuevos estilos de vida INNOVAR LOS COMPORTAMIENTOS Y RECOBRAR AQUELLOS QUE CONTRASTAN LA SOCIEDAD DE CONSUMO

Las buenas relaciones sociales, relacionarse entre las familias, la práctica de la sobriedad estimulan la reducción de las actitudes individualistas y la afirmación de la cultura del don. Se determina así, especialmente en las familias numerosas, el nacimiento de un estilo de vida que practica la solidaridad y las otras virtudes en favor del bien común. Un padre a su hija de nueve años: << Ayuda a tu hermana a ordenar la habitación. >> La hija al padre de cuarenta y seis: << Papá, y porqué tú no ayudas a la abuela a vestirse y se lo haces hacer a una extraña? >>


ocupados ES MEJOR POCO TRABAJO PAGADO PARA TODOS QUE MUCHO SÓLO PARA UNO

El aumento de ocupados es para la empresa una señal tangible de su mayor responsabilidad social. El incremento de ocupados se puede conseguir mucho más por la reducción del tiempo de trabajo procapite, que por el tradicional mecanismo de incentivar nuevos asentamientos productivos unidos a la introducción de nuevos productos en el mercado. Desde que han empezado a emanciparse, las mujeres han pedido, y conseguido, trabajar como los hombres (es decir un trabajo retribuido "full time" para cada mujer) en lugar de pedirles a los hombres que trabajasen como las mujeres (un trabajo no retribuido “part time" para cada hombre). ¡En lugar de duplicar ficticiamente el trabajo retribuido (con nuevas exigencias de renta para pagar a modistas, guarderías infantiles, canguros, cuidadores, comidas precocinadas, personal para la limpieza, enfermeros, hidráulicos, pintores, etc....) habría sido más sabio dividir el trabajo retribuido (y la relativa renta) entre hombres y mujeres y hacer lo mismo con el trabajo no retribuido!!!


precios competitivos POR CALIDAD Y NO POR CANTIDAD

A través de la mejora de los procesos productivos y la consiguiente reducción de los costes de producción pero, todavía más, con la introducción de características de los productos y los procesos productivos y de venta capaces de satisfacer exigencias diferentes de aquellas tradicionales, se pueden provocar mecanismos positivos de competitividad sobre el mercado, no necesariamente correlativos con la reducción del precio, con interesantes perspectivas de provechos . Competitivo es el precio del jabón ecológico, biodegradable, vendido a trozos para cortar como el salchichón y reducirlo a escamas en casa en el momento de su empleo, que no tiene prácticamente ningún embalaje y que es completamente anhidro (deshidratado) de modo que el volumen de una caja de zapatos tenga el poder detergente equivalente a diez cajas de detergente tradicional. Competitivo es el precio de los cereales para el desayuno vendidos a granel en los "distribuidores" de los supermercados, en la cantidad deseada y en varias tipologías, sin generar prácticamente residuos en cajas y confecciones.


Productos que consumen y contaminan menos LOS CONSUMIDORES SABEN QUÉ ES EL BIEN COMÚN

Los consumidores cada vez más a menudo buscan productos que consumen y contaminan menos, no sólo en el momento del empleo pero durante todo su ciclo de vida. Las nuevas tecnologías oportunamente utilizadas son el instrumento principal para construir tales productos. Obviamente si las empresas escuchan las "verdaderas necesidades" de sus futuros clientes. Las celdas fotovoltaicas a semiconducción abandonadas, si no se eliminan correctamete contaminan mucho. Y los consumidores lo saben. También por este motivo esta fuente de energía alternativa no se desarrolla de modo capilar. Y es por eso que las empresas están invirtiendo en la experimentación de celdas fotovoltaicas orgánicas "biodegradables."


beneficios SON MAYORES PARA LAS EMPRESAS QUE SABEN DESTINARLOS A QUIEN LES HA CONSENTIDO PERSEGUIRLOS

La reducción de los costes y/o el aumento de los ingresos contribuyen indudablemente al crecimiento del beneficio del balance. Ambos (costes e ingresos) se aventajan de la dedicación al trabajo de las personas. Cosa sabia es invertir los beneficios mayores, además que para invertir en capital, en la búsqueda y en el desarrollo precompetitivo y en la formación de los trabajadores (crecimiento cultural y aprendizaje de nuevas reglas y tecnologías) Hay empresas aún más sabias que destinan una parte de sus beneficios en acciones sobre el territorio que hacen que crezca el valor de su balance social. El aumento de la confianza de los trabajadores y del territorio respecto a la empresa es un acelerador de cualquier tipo de beneficio, económico incluso. Las cooperativas argentinas que gestionan las instalaciones de las industrias que quebraron en el período del crac económico demuestran, incluso con muchos límites, como se pueda distribuir renta entre los trabajadores, distribuir serenidad a las familias y a las comunidades, distribuir impuestos a las municipalidades, distribuir productos y servicios a los clientes......, haciendo que vuelvan a funcionar empresas que habían cerrado sólo porque eran incapaces de distribuir dividendos.


responsabilidad social de la empresa ESTA VEZ NO ES SUFICIENTE LA ISO Y SU CERTIFICACIÓN

Además de los "tradicionales" mecanismos de atención a la salud y al ambiente, las nuevas soluciones a favor de la calidad de la vida de los trabajadores (más tiempo libre, mejor ocupación, ritmo y tiempo de trabajo, etc...) se vuelven elementos de real medición de la “Responsabilidad Social de la Empresa” (RSI) con consiguientes recaídas positivas en términos de visibilidad de la ética de las empresas. Hasta hoy, nunca ningún consumidor se había tomado la molestia de leer las "Políticas de la Calidad”, incluso si difundidas públicamente en los Balances Sociales. Después de la época de la certificación ISO9001 y de la Calidad hechas a medida, ¿podríamos llegar a situaciones parecidas para la SA8000? ¡NO! El consumidor es mucho más sensible hoy a los temas de la ética de empresa de lo que no lo haya sido nunca con respecto a los temas de la Calidad de proceso. Ya ha ocurrido que los consumidores (sobretodo asociados en grupos de presión) hayan puesto en duda el contenido " fachada" de algunos "Balances Sociales."


ingresos CRECERÁN CONTINUAMENTE SI EL CONSUMIDOR SABE COMO SE UTILIZAN

Los beneficios de las empresas aumentan gracias a elecciones de competitividad (cualitativa-cuantitativa), a estrategias de precio y también al valor ético percibido por los consumidores. Tal visibilidad ayuda a realizar mayores ventas ya que el consumidor encuentra en la marca aquellos valores morales y sociales que desea compartir. Las ventajas para las empresas no son solo económicas pero también patrimoniales a causa de la fidelización del cliente. Pensad en las bodas, confirmaciones y bautizos que recordáis de los últimos 2 años. ¿Qué regalasteis? ¿Era una marca importante? ¿Dónde hicieron la lista? Sin embargo desde hace tiempo se oye decir: << no nos compréis nada, “hemos hecho una adopción a distancia", “estamos participando en la construcción de un hospital en el Sur del mundo” que tu regalo sea una contribución a esta iniciativa >>. En muchas celebraciones es cada vez más frecuente recibir como detalle o recuerdo, artículos de artesanía local o ecosolidal o realizados por una cooperativa de ex encarcelados.


riqueza de bienes LA DIFERENCIA ENTRE TENER QUE COMPRAR Y SABER HACER

El verdadero pobre es el que no sabe ( o peor aún, ha decidido conscientemente, incluso teniendo las posibilidades cognitivas, intelectuales y físicas, no querer) producir autónomamente nada: de la comida, a la limpieza y manutención de la casa, a un juguete, etc... Esta categoría de pobres no tiene en cuenta eso a lo que está renunciando en términos de satisfacción, alegría, amistad, cariño; todo cosas que sientan bien a la salud y que están disponibles gratuitamente en el gesto de autoproducir bienes: las conservas, el vino, el pintar una habitación, el lavado del propio coche, etc.. Estas experiencias de autoproducción, muy útiles sobre todo para las nuevas generaciones, nos permiten comprender que la riqueza deriva de la menor dependencia del mercado y son la base de un “Nuevo estilo de vida” orientado hacia la División, la Solidaridad, la práctica del Don. ¿Cuántos de nosotros han construido con el propio hijo una cometa? Una tarde entera de pruebas, pero al final el vuelo ha llenado de alegría a nuestro hijo. Su cometa volaba bien como las de sus compañeros de juego. ¿Y cómo lo ayudamos a superar la crisis que tuvo cuando sus compañeros se burlaron de él diciéndole que sus cometas eran más bonitas? Le dijimos que contestara con orgullo a sus compañeros que su papá era más guapo y mejor que el dependiente de la tienda.


demanda de productos y servicios de bajo consumo de recursos NOS MOVEMOS RÁPIDAMENTE HACIA LA “RESPONSABILIDAD SOCIAL DEL CONSUMIDOR”

El Consumidor se convierte en "crítico y responsable"; quizás incluso antes que las empresas. Intenta entender como su consumo incide sobre el propio bien-estar y sobre aquél de los demás y elige adquirir siguiendo esa lógica. Esto se da a causa de una cultura y práctica del “Bien común” y tiene un impacto inmediato sobre las elecciones que hacen las empresas en materia de Nuevas Tecnologías, las cuales son la base del planteamiento-producción de tales Productos/ servicios. En algunas ciudades han reemplazado el autobus escolar por el “piebus”. Los niños son recogidos en las paradas del autobus pero no por un medio de transporte. Para subir al “piebus” basta con darse la mano y alargar la cadena humana. El autobus escolar sólo se usa para quien vive muy lejos. Los menores costes (conductores, manutención de medios, carburante, etc…) han sido reinvertidos en chalecos de alta visibilidad y cursos de educación vial. Los padres que antes acompañaban (todos los días) a sus hijos, actualmente se turnan (alrededor de una vez cada veinte días) como conductores del “piebus”. Obviamente existe una regla férrea: el “piebus” funciona ante cualquier condición atmosférica. ¡Si la escuela está abierta el “piebus” funciona, y quién se abona también lo debe usar bajo la lluvia!!!


residuos AQUELLO QUE NO TENEMOS PRODUCIR NUNCA MÁS

QUE

La reducción de los residuos es una consecuencia inmediata de la reducción del empleo de materias primas y energía, además de la reutilización de externalidades puestas a disposición por terceros. La progresiva disminución de los residuos comporta un beneficio sobre el ambiente, aumenta la calidad de la salud, disminuye los costes de producción y los costes del servicio público relativos a la recogida y eliminación de la basura . Un joven papá en cuanto supo que a su hija, en el comedor de la guardería, cada día le daban una bolsita con cubiertos, vaso y servilleta todo "de usar y tirar" le regaló un estuche de "pic-nic" que contenía todo lo necesario, pretendiendo que las educadoras le enseñaran su correcta utilización. La pequeña ha aprendido rápidamente que es su deber, de vuelta a casa, lavar todo y reponerlo después en la cartera para el día siguiente.


intercambio de externalidades entre empresas NINGÚN TRUEQUE, NO A LA EVASIÓN, PERO DON VERDADERO

Uno de los principales mecanismos virtuosos que las empresas socialmente responsables realizan es la del cambio de externalidades, cada vez más eficaz cuando hay confianza recíproca. El cambio de externalidades entre las empresas se configura por el sistema productivo como correspondiente al estilo de vida de los individuos, basado en la división de bienes y servicios, sobre la cultura del don y la práctica de la solidaridad. Este cambio no es un trueque, es decir cambio sin dinero de prestaciones profesionales (que por ejemplo se hacen recíprocamente un abogado y un ingeniero, eludiendo además los impuestos), pero una liberalidad real que cada empresa realiza en ventaja de la "comunidad" de las empresas. Es el caso en el que un trabajador de una empresa, que se desplaza en misión entre dos ciudades, ofrece un pasaje ( aunque frente a un aumento del coste para él y su empresa en términos de tiempo y variación de recorrido) a un trabajador de otra empresa que de otro modo habría tenido que usar otro automóvil aumentando con sus consumos el PIB superfluo. Obviamente se trata de una verdadera y virtuosa externalidad solo si la segunda empresa no se enriquece injustamente haciéndose reembolsar por parte de su cliente costes no sostenidos.


sobriedad y otras virtudes útiles para la sociedad PARA SABER HACER ELECCIONES EN LA VIDA CON AUTONOMÍA Y RESPONSABILIDAD

Cuando se vive en una familia numerosa y se tienen otros hermanos o hermanas con los que compartir los juegos, el vestuario, la mesa para estudiar, la conexión a internet, el tv, etc; cuando, gracias a las relaciones con las otras familias (por ejemplo las de los compañeros de escuela de nuestros hijos) nos ponemos en contacto con las dificultades familiares o de trabajo de los demás, entonces, aprendemos más de prisa a apreciar el valor de lo que poseemos y a vivir las virtudes sociales que hemos olvidado: la sobriedad, el orden, el cuidado por las pequeñas cosas, la solidaridad, la escucha, la justicia, el servicio, la honestidad, la humildad, la libertad, la responsabilidad, el amor,…. Para combatir la sociedad actual que promueve sistemáticamente y ya desde preescolar, el arribismo, la competición y el individualismo, un grupo de padres se ha organizado y ha dado vida a una escuela administrada por ellos. Con amor y espíritu de solidaridad expresados de esta forma organizada y colectiva, cada año logran mantener a flote la escuela y encontrar los fondos necesarios para erogar becas para las familias que desean acceder a esta escuela pero no tienen medios económicos para hacerlo.


estrés LA ENFERMEDAD QUE NOS HEMOS BUSCADO

La reducción del tiempo dedicado, directa o indirectamente, al trabajo retribuido y el consiguiente aumento del tiempo para la familia, para los amigos, para las relaciones sociales, etc...., juntamente a la menor búsqueda de renta, comportan indudablemente una reducción del estrés con consiguiente beneficio sobre la salud. Si en el pasado un crío tenía dolor de barriga en la escuela, la "escuela" se afanaba para cuidar de él hasta el final de las clases, puede que teniéndolo fuera de la clase con una bonita bolsa de agua caliente sobre la barriguita. Hoy el crío llama directamente desde su móbil a padres y/o abuelos que se precipitan también desde grandes distancias, 10-20-40 Km, para recogerlo y llevarlo a casa o para "darlo" en custodia a alguien más!!! Suspendiendo reuniones, actividades laborales, turbando programas de trabajo, etc... El móbil dado al niño para estar tranquilos, aumenta en cambio nuestro estrés.


tiempo de trabajo TRABAJAR MENOS, GANAR MENOS, SER MAS RICOS

Consumir menos recursos significa, indudablemente, consumir menos tiempo de trabajo. Esto puede ser muy ventajoso para el trabajador sólo si se han provocado mecanismos de reducción de la necesidad de renta. Y para provocar tales mecanismos es suficiente con tener más tiempo a disposición para la familia, para la comunidad, para intereses personales, etcétera, que entre otras cosas hace que se reduzca el gasto en psicofármacos para curar el estrés. El menor tiempo de trabajo puede ser una ventaja para los desocupados y para los trabajadores en paro. Como reaccionaríamos si al llamar a nuestro asesor a las 12,30 a su despacho o a su teléfono móvil nos saliera el contestador automático con este mensaje : "Desarrollo la actividad profesional desde las 8:00 hasta las 12:00 y desde las 18:00 hasta las 20:00; de las 12:00 a las 18:00 no estoy disponible ya que me ocupo de recoger a mis hijos en la escuela, almorzar con ellos y mi mujer, y luego ayudarlos en el estudio. Se ruega volver a llamar. Gracias."


tiempo para actividades sociales, políticas, culturales, espirituales, de voluntariado, deporte NO TENERLO SIGNIFICA RENUNCIAR A CRECER COMO PERSONA

La disponibilidad de "tiempo libre" sutraída al "tiempo de trabajo" conlleva naturalmente a una mayor participación en actividades útiles para uno mismo y para la comunidad. Estas actividades hacen crecer a la persona, humanamente y espiritualmente, reducen el estrés y hacen que aumente ulteriormente el deseo de dedicarles tiempo. Si además estas actividades se hacen gracias a la empresa para la que se trabaja crece sea el nivel de fidelidad y dedicación al trabajo sea la tasa de Responsabilidad Social presente en la sangre del empresario. Una empresa de Puglia que trabaja desde hace años en el difícil mundo del ICT participa desde hace años (directamente y/o proporcionando a sus colaboradores la posibilidad de hacerlo singularmente) a iniciativas no profit sobre distintos temas . Los colaboradores de esta empresa "hacen" la Responsabilidad Social de su empresa y se mueven sobre el territorio fortaleciendo vínculos que sirven indudablemente a la empresa pero todavía más a ellos mismos y a la comunidad en que la empresa obra.


tiempo para prestar atención a las necesidades de las personas LA INDIFERENCIA ES LO QUE HACE MORIR A LAS PERSONAS … Y A LAS EMPRESAS

La empresa que pone una justa atención en sus trabajadores invierte, regularmente, mucho tiempo escuchando sus necesidades. A cambio recibe mayor fidelidad y empeño laboral. Para todos, el tiempo "liberado" por el trabajo retribuido supone tiempo útil para atender a otros: al vecino, al amigo, al pariente, al colega, al trabajador, al jefe, al cliente, al proveedor. Una mujer, manager de una mediana empresa, después de un período trabajando la jornada entera, consiguió poder trabajar media jornada para cuidar a su madre anciana. Al volver a trabajar la jornada entera, dió su disponiblilidad para trabajar más de lo debido y así permitir a una colaboradora suya trabajar sólo media jornada evitando el tener que llamar a una canguro para que cuidara de su hijo recién nacido.


tiempo para la familia UN BIEN QUE NO SE PUEDE COMPRAR PERO QUE ES LA MATERIA PRIMA DE LA SOCIEDAD

El objetivo más importante de la reducción del tiempo de trabajo es el de aumentar el tiempo dedicado a la familia. Los beneficios de esta elección son visibles inmediatamente por las personas sabias, y en edad avanzada por aquellas menos sabias. En realidad es ventajoso para todos: mujer, marido, hijos, amigos, colegas, empresas y sociedad; la generación presente y las que vendrán.

Dos cuentas muy empíricas (considerando las variaciones de duración de la vida media, las costumbres escolares, los métodos de estudio, el modo y el tiempo de trabajo, las características de las viviendas y la composición del núcleo familiar; como se pasa el tiempo de no trabajo y de descanso, etc...) para percatarse que la generación de nuestros abuelos pasó casi el 40% de su vida junto a sus padres. La de nuestros padres el 25%. Nuestra generación el 15%. Para la de nuestros hijos estimamos el 10% si todo va bien. Además , la generación de nuestros abuelos pasó buena parte de aquél 40% de su vida escuchando y hablando con sus padres. ¿Nuestros hijos? Mirando la TV.


tiempo para desempeñar el papel educativo con nuestros hijos EL HECHO DE QUE NO SEA NUNCA SUFICIENTE NO JUSTIFICA QUE NO BUSQUEMOS SIEMPRE MÁS

La tarea de educar a los propios hijos, especialmente en una civilización en que todos (escuela, televisión, libros, internet, etc....) a través de continuos ejemplos dan modelos a seguir (todos ellos impregnados de una cultura individualista dominante) no compartida, es una tarea amplia que requiere tiempo, preparación y una responsabilidad no delegable en nadie. Los padres que interpretan decorosamente tal papel dan un servicio a la entera sociedad.

"Es verdad, tu padre y tu madre no están nunca en casa, pero con el dinero que ganan te permiten ir al colegio, estudiar en el extranjero, te compran todo lo que necesitas para tu crecimiento cultural, incluida la subscripción a los canales televisivos temáticos. ¿Qué más quieres para tu educación? Te has convertido en un monstruo, justo como te querian mamá y papá.”


visibilidad e imagen de la empresa SI SE TRABAJA PARA EL BIEN COMÚN SE VIVE MÁS TIEMPO

Las acciones tangibles, emprendidas por las empresas en la dirección del bien hacia las personas y hacia el ambiente (sintetizadas en el concepto de Responsabilidad Social de Empresa), y las acciones orientadas al cambio de externalidades con y entre otras empresas y sujetos, contribuyen a la mejora de la visibilidad y de la imagen ética de las empresas que las practican. El mercado premia a las empresas más visibles, y éticamente correctas.

Una empresa multinacional después de varias campañas de boicot por parte de asociaciones de consumidores, a pesar de no haber variado el volúmen de sus ventas, ha decidido cambiar su estrategia de producción adecuándola a las peticiones de las asociaciones de consumidores. ¿Por qué lo ha hecho? Sus trabajadores se avergonzaban de formar parte de la empresa: la empresa estaba perdiendo mucho más que un porcentaje de facturación .


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

APÉNDICE 2 DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

“El hombre que en su desmesurada terquedad se empeña en buscar en la ambición o en el placer su apaciguamiento supremo o plenitud, se dirige a grandes pasos hacia el camino de la desesperación .” (Josef Pieper)


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

DEL DESEO DESENFRENADO DE POSEER A LOS NUEVOS COMPORTAMIENTOS QUE HACEN CRECER EL BIB El fenómeno del consumismo del que somos protagonistas, ya desde hace muchos años, nos tiene a todos ocupados en una carrera sin obstáculos hacia el tener en vez de el ser. Es innegable como nuestro contexto social se ha visto alterado a causa de la globalización y la influencia que esto tiene, cada día más, en nuestra forma de vivir. El deseo desenfrenado de poseer para consumir, y divertirse consumiendo, nos impide reconocer y distinguir claramente nuestras necesidades reales y las formas, antiguas y nuevas, con las que deben satisfacerse. Tenemos todos la obsesión de innovar, no para llegar a un mayor bienestar (individual y social), pero para aumentar la disponibilidad de mercancías y su consumo desmedido. Los productos se vuelven baratos, rápidos, seguros, fáciles de usar, a favor de la salud, ligeros y pequeños, y hasta amigos del ambiente. Entonces por qué ponerse límites? La cultura del consumo no prevee, no admite, no hipotiza límites.

Todo es ilimitado, nada tiene fin. Incluido el ambiente, los recursos naturales, la energía. El desafío cultural, que hoy nos impone el consumismo, tiene que ser afrontado por cada uno de nosotros con mayor perseverancia y determinación, sobre todo si se tienen en cuenta las generaciones futuras, las cuales corren el riesgo de tener que vivir en un entorno natural depredado a causa de nuestras actuales elecciones de vida, todas dirigidas hacia un consumo excesivo y desordenado. Sí, se trata de un desafío cultural y no de otra cosa, que hay que vencer a todos los niveles porque se no puede confiar ni en la escuela ni en la universidad, ya que también éstas están ocupadas en enseñarles a nuestros hijos las reglas del mercado, los criterios de eficiencia, en detrimiento de la formación humana.


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

Parece que el disequilibrio entre el deseo de (proporcionar y adquirir) capacidades técnicas y el desarrollo moral representa la cuestión crucial de la crisis de nuestra época. Un desafío [...] unido a la esfera del comportamiento y de los estilos de vida, individuales y comunitarios. El consumo responsable, la implicación personal y la autolimitación (Langer), el perfeccionamiento espiritual (Tolstj) van en la dirección de la sobriedad y la austeridad de la lucha contra el derroche, etc. La idea es la de poder "descolonizar" a las mentes de los mensajes consumistas y reconocer las necesidades y los deseos propios, auténticos y genuinos, para poder alejarnos de los condicionamientos del mercado.¹ (Paolo Cacciari “Aprile” suplemento junio, Roma, 2006)

Necesitamos, por lo tanto, bienes materiales primarios de los cuales no podemos prescindir y que constituyen la base de nuestra existencia; estos bienes son absolutamente indispensables para nutrirse, para comunicar, para asociarse y para poder desarrollar la dimensión humana y espiritual que está en cada uno de nosotros. El hombre, en efecto, tiene necesidades, ciertamente, no limitadas al sólo hecho de "tener" porque su naturaleza y su vocación están en relación indisoluble con el Dios creador. El hombre necesita recursos morales, [...]que hoy por hoy son, por así decir, la materia prima más importante para la existencia del presente y para hacer posible un futuro en el cual valga la pena ser hombre. ¹ (Joseph Ratzinger, Intervención en la Conferencia por el octavo centenario del nacimiento de S. Antonio de Padova, 1995)

Tenemos que tomar una elección cultural y aprender, cuanto antes, a practicar "nuevos" estilos de vida [...]inspirados en la sobriedad, la templanza, la autodisciplina, en el plano personal y social, para salir de la lógica del mero consumo y promover formas de producción agrícola e industrial que respeten el orden de la creación y satisfagan las necesidades primarias de todos ². (Compendio Doctrina Social de la Iglesia n. 486, Roma, 2004)

Entre las pocas propuestas que se mueven en esta dirección está la del "decrecimiento feliz" elaborada por Maurizio Pallante que nos gusta sintetizar así: aumentar la producción de bienes (que significa capacidad, orden, medida, sobriedad)


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

y reducir la de mercancías desmedida, exageración).

(incapacidad,

desorden,

El camino hacia una relación más equilibrada con las cosas y el consumo es mucho más parecido a un “desaprendizaje" y a una "desintoxicación". El cambio que necesitamos no es sencillamente subjetivo, en el sentido que no ocurre sencillamente en la mente del individuo. Más bien es algo que ocurre en las relaciones y en las interacciones entre más personas y sujetos. El problema pues me parece que es el de recrear formas de sociabilidad que debiliten la coacción del consumo, reforzando otras fuentes de identidad y de seguridad. Tenemos que construir un sentido del límite y la medida incorporado, intrínseco en nuestro modo de vivir, de informarnos, de definirnos social y culturalmente…. Porque queremos contraponer al deseo ilimitado de riqueza económica y estatus, un deseo igual de fuerte de riqueza de la propia existencia, de nuestras relaciones, de nuestros afectos, del placer de vivir juntos y no en competición con los demás [...]³ (Marco Deriu, “Aprile” suplemento junio, Roma, 2005)

es decir el deseo del BIB. Será por lo tanto nuestro nuevo estilo de vida que determinará las futuras elecciones de la producción de las mercancías (es decir: productos y servicios que pasan a través de una intermediación comercial) y de los bienes, del consumo, del ahorros y de las inversiones. Es oportuno recordarnos a nosotros mismos que somos personas capaces, mientras que el consumismo es para personas incapaces; porque estas últimas no sabiendo hacer nada necesitan comprar todo y del todo listo (comida congelada ya cocinada, potitos, etc.) mientras que cuanto más sepamos hacer, menos necesidad tendremos de mercancías. La verdadera riqueza continúa siendo la del saber hacer y no la basada en el dinero para poder comprar mercancías. Cada uno de nostros es rico en proporción al número de cosas de las que puede prescindir.3

Todo el mundo (los políticos los primeros) hablan de crecimiento, ¿pero de qué? Lo que tenemos que entender, no habiendo recibido otra respuesta, es que todos hablan 3

H.D. Thoreau


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

banalmente del PIB, (indicador que mide el valor monetario de las mercancías intercambiadas) y que en realidad todos hablan de sustentar con recursos adecuados del Estado, el proceso irrefrenable de producción y acumulación de productos y servicios. Todos aquellos que nos gobiernan y que nos han gobernado quieren imponer la "sociedad del crecimiento”; pero es sostenible? La respuesta podemos tomarla prestada de Serge Latouche: << la sociedad del crecimiento no es deseable por, al menos, tres motivos: porque incrementa las desigualdades y las injusticias, porque dispensa un bienestar abundantemente ilusorio, y porque no da la posibilidad de una vida cordial ni siquiera a los "acomodados". Es una antisociedad enferma de su propia riqueza, y la mejor calidad de vida que creen poseer la mayoría de los habitantes de los países del norte se revela cada vez más una ilusión. Indudablemente muchos pueden gastar más para adquirir bienes y servicios mercantiles, pero olvidan calcular una serie de costes adicionales que asumen formas diferentes, no siempre cuantificables, unidas al deterioro de la calidad del aire, del agua, del medio ambiente, gastos de "compensación" y reparación impuestos por la vida moderna (fármacos,transportes, entretenimiento) o determinadas por el aumento de los precios de cosas que cada vez escasean más (el agua embotellada, la energía, el verde..). En efecto, mientras por un lado se crece , por el otro se acentúan las pérdidas. En otras palabras, en estas condiciones el crecimiento es un mito, hasta en la imaginación de la economía del bienestar, y hasta en una sociedad de consumo! >>

Todos los políticos generosos y altruistas, de centro-izquierda y de centro-derecha, desean la "felicidad" para nosotros. Pero, atención, para ellos la felicidad verdadera es aquella basada en el PIB; su amor por los ciudadanos se concretiza en facilitarnos una excesiva cantidad de mercancías de todo tipo; mercancías para el consumo que pronto reemplazaremos con otras que nos darán una falsa sensación de satisfacción que durará cada vez menos de la anterior, etc. ¡Qué políticos más ilustrados que elegimos! En el futuro tendremos que elegir no a los que nos prometen un crecimiento del PIB pero a aquellos que se empeñen en el crecimiento del BIB; es decir el bienestar para todo el mundo, que se consigue eliminando el PIB superfluo.


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

DE UNA EMPRESA MÍOPE A UNA EMPRESA SOLIDARIA QUE CONTRIBUYA AL BIEN COMÚN. RECURSOS NATURALES Los recursos están en la naturaleza y son escasos y eso implica la necesidad de que cada sujeto, así como cada sociedad, tiene que encontrar alguna estrategia para emplear estos recursos en el modo más racional posible, siguiendo la lógica dictada por el principio de economicidad. De esto depende la efectiva solución del problema económico más general, y fundamentalmente, de la limitación de los medios con respecto a las necesidades individuales y sociales, vidas privadas y públicas, sea la eficiencia total, estructural y funcional del entero sistema económico. Tal eficiencia necesita de la responsabilidad y la capacidad de varios sujetos, cuales el mercado, el Estado y los cuerpos sociales intermedios. ¹

Por lo tanto también para las empresas es un deber reducir los consumos (energía,materias primas, etc.) no es sólo una necesidad para ser más competitivos en el precio. Desarrollar de manera eficiente la actividad de producción es un deber para las empresas, en cuanto tienen la responsabilidad de evitar el derroche de recursos; ¿por qué? porque no es aceptable, y es moralmente ilícito, un crecimiento económico conseguido en detrimento de enteros pueblos y sobre todo de las generaciones futuras. Las empresas creen, erróneamente, que hay una cantidad ilimitada de energía y recursos que utilizar. Muchos creen que su regeneración es posible de inmediato. Todos, o casi todos, descuidan los efectos negativos de las manipulaciones del orden natural. Cada empresa tiene que preocuparse por el medio ambiente y preveer los costes relativos. Las empresas tienen que tener bien presente que los recursos naturales son limitados y algunos no son renovables. El actual ritmo de explotación compromete seriamente la


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

disponibilidad de algunos recursos naturales para el presente así como para el futuro. El problema ecológico, que vivimos bajo nuestros ojos, necesita, para ser solucionado, que la actividad humana y en particular la económica, respete mayormente y seriamente el medio ambiente, hasta renunciar a perseguir aquellas formas de desarrollo que no permiten tutelarlo.

El capital humano creativo Ésta parece ser la mejor definición que el mundo de la empresa atribuye a los trabajadores. ¿Pero pueden ser los seres humanos definidos con el concepto de "factor de producción?" Aunque muchos empresarios reconocen que es útil, para mejorar la eficiencia de la empresa, un desarrollo adjunto de la persona (que incluye la dimensión del trabajo y al mismo tiempo otras dimensiones cómo por ejemplo la contemplativa o afectiva) no siempre, cuando se proyectan planos de desarrollo y de innovación, se llevan a cabo elecciones coherentes (inversiones) con tales oportunidades. Desafortunadamente, todavía hoy, como alternativa a acciones concretas que permitirían el respeto de la dignidad humana de los trabajadores, empresarios y ejecutivos siguen invirtiendo (tiempo y dinero) para lograr objetivos de eficiencia basados en la imagen externa, en la revaluación del capital, en nuevos medios de producción, etc.; en pocas palabras siguen teniendo en cuenta exclusivamente el objetivo económico de la empresa descuidando los objetivos de las personas. Su ceguera no les permite ver en las personas el verdadero patrimonio de la empresa además del factor crítico del éxito. Y esto porque la creatividad de las personas no encuentra respuesta en los aspectos objetivos, técnicos, operativos del trabajo sino en el


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

conocimiento de los trabajadores, en su capacidad de relacionarse, de aprender, de afrontar las novedades, en saber trabajar junto a otros y compartir y alcanzar objetivos comunes. Aún hoy, cuando se habla de producción, todos se orientan hacia el objeto y nadie hacia el sujeto. Sabemos todos que el objetivo de la empresa tiene que realizarse en términos y con criterios económicos, pero reconocemos que no tienen que ser descuidados los auténticos valores que permiten el desarrollo concreto de la persona y la sociedad. En esta visión personal y comunitaria, la empresa no puede considerarse sólo una "sociedad de capitales"; es tambièn una "sociedad de personas", a la que entran a formar parte de modo diferente y con responsabilidades específicas , ya sea los que dan el capital necesario para su actividad, que los que colaboran con su trabajo."

El medio ambiente No siempre el Estado y/o los entes antepuestos, en el ámbito del propio territorio, desarrollan la urgente tarea de dar a los ciudadanos garantías de no estar expuestos a agentes contaminantes o a residuos tóxicos. El Estado debería, con acciones concretas, preveniendo o desanimando, aumentar la presión fiscal a aquellas empresas que deterioran la atmósfera, la biosfera y perjudican a la salud. Las empresas tendrían que dejar que la innovación y la ética hablasen entre ellas para poder así tutelar la salud y el medio ambiente. No siempre se tiene en cuenta, cuando se toman decisiones para el desarrollo, que el medio ambiente es en realidad "recurso" y al mismo tiempo "casa" para todos los hombres. La posibilidad de eliminar el factor contaminación y asegurar condiciones de higiene y salud


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

adecuadas para las personas que trabajan y viven está al alcance de todas las empresas. Una empresa que respeta el ser humano y el medio ambiente es una empresa sana, moralmente y socialmente, porque no persigue a toda costa el objetivo del beneficio. En efecto, además de la función típicamente económica, la empresa también desarrolla una función social, porque es un lugar dónde se producen ocasiones de encuentro y colaboración, además del crecimiento y de la valorización de las capacidades de las personas implicadas. La dimensión económica de la empresa es por tanto condición para el logro de objetivos de provecho, así como de objetivos sociales y morales, que deben ser perseguidos conjuntamente.

La tecnologia El Estado incentiva demasiado poco la búsqueda de innovaciones capaces de reducir el impacto sobre el medio ambiente provocado por la producción y el consumo. Nunca como hoy el papel de la tecnología es determinante para un desarrollo auténticamente solidario e integral de la humanidad. Existe una tecnología que contamina pero también una capaz de descontaminar; una tecnología que malgasta pero también una que ahorra; una tecnología que nos hace esclavos, pero también una tecnología que nos da más libertad. Depende solamente de nosotros, saber elegir aquella "buena" sabiendo lo que deseamos que sea nuestro bienestar. Casi todas las tecnologías pueden ser utilizadas para bien. Una azada es un instrumento concebido para trabajar la tierra, aunque también podemos usarlo para partirle la cabeza a alguien; una metralleta no se puede


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

utilizar para trabajar la tierra pero la tecnología que se usa para producir metralletas podemos usarla para mejorar las características funcionales de la azada. El empleo de la tecnología no puede prescindir de la visión integral del hombre y por lo tanto tiene que utilizarse para mejorar la calidad de las mercancías que hay que producir y consumir, la calidad de los servicios que hay que disfrutar, la calidad del medio ambiente y para tutelar nuestra salud. La responsabilidad social de la empresa es cosa seria. La empresa tiene que ser una comunidad solidaria no cerrada a los intereses corporativos, para dirigirnos hacia una ecología social del trabajo y contribuir al bien común también a través de la salvaguardia del entorno natural.


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

DE LAS DIFERENTES FORMAS DE INTEMPERANCIA A LA SOBRIEDAD DEL CONSUMO Y AL MEJOR EMPLEO DEL TIEMPO. LAS MERCANCÍAS Vivimos en una sociedad que ha perdido el sentido de la medida y que comparte una nueva disciplina: la intemperancia. El excesivo consumo de mercancías, como respuesta a la búsqueda desmedida del "placer" se ha adueñado del centro de la vida social y está convirtiéndose en el único valor de la sociedad, no subordinado a ningún otro. Ignorando la dimensión ética y la religiosa, el entero sistema social y cultural dominante, se limita a la producción de mercancías, al igual que la información, la cultura y la espiritualidad. Estamos en la hipertrofia en la producción de objetos. He aquí entonces que el producto-mercancía se vuelve cada vez más un sustituto de lo que realmente querríamos, una mejor calidad de la vida… Las palabras clave que tendrán que caracterizar el desarrollo sostenible sobre el plan social me parece, entonces, que son al menos tres: calidad, lentitud, contemplación… La contemplación es quizás la característica más importante de una sociedad sostenible, que contraste la tendencia a la hipertrofia. Nuestras economías han desarrollado con la naturaleza y con las cosas una relación esencialmente adecuada y de uso. La economía del desarrollo sostenible tiene que redescubrir y valorizar la dimensión contemplativa de las relaciones entre los seres humanos y el mundo…. Satisfecha la demanda de comida y vivienda, además de los productos industriales tradicionales y, más en general, de los bienes materiales que se han vuelto hasta demasiado voluminosos, una parte de la demanda podría orientarse hacia franjas de otras necesidades: el arte, la cultura, el amor por la naturaleza, el paisaje, los monumentos, los parques naturales, o hacia una mejor calidad de las relaciones humanas.¹ (Mercedes Bresso: Para una economia ecológica, Milan 1997)

En pocas palabras del BIB.

La agricultura


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

También en este campo la intemperancia de la producción y la economía global han transformado el proceso natural en el cuantitativo. Como si no bastara gracias al consumismo tenemos a nuestra disposición mercancías genéticamente modificadas que para ser producidas necesitan innovativos y caros procesos productivos. Nuestro desenfrenado deseo de consumir estas mercancías "raras" no nos permite reconocer los graves daños al medio ambiente y a la salud, derivados de estas producciones. Y los políticos, también ellos golosos de estas novedades y deslumbrados por el crecimiento del PIB, no ven cuanto coste público hace falta para reparar estos daños. ¿Es muy difícil entender que el mismo dinero que damos al Estado a través de los impuestos y que sirve para sostener el gasto público y arreglar los daños (haciendo crecer al PIB) podría utilizarse para hacer crecer el BIB a través de la estimulación de actividades empresariales, también empresas familiares, basadas en la producción orgánica y biológica? Y por qué no incentivamos una cultura rural que haga del trabajo agrícola un trabajo remunerado y satisfactorio… ofrecer subsidios a la educación, préstamos a interés cero para la adquisición de tierra y asistencia técnica durante la reconversión de la producción química a orgánica.¹ (Richard Heinberg, texto sacado de: www.aspoitalia.net, agosto, 2005)

El trabajo Nos encontramos frente a nuevas formas de explotación de los trabajadores; pero el explotador esta vez no es el empresario. Se trata de un nuevo dueño: el consumismo. Indudablemente la cosa es mucho más preocupante, el "enemigo" que hemos de combatir es mucho más fuerte que el precedente porque nos tiene completamente


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

subordinados; se ha adueñado de nosotros y nos ha hecho sus esclavos. Los progresos científicos y tecnológicos son de por sí fuente de desarrollo y progreso, ya que son útiles para disminuir el tiempo necesario de trabajo de la producción (aumento de la productividad). Demasiado a menudo pero los trabajadores utilizan esto de forma incorrecta, ya que son víctimas de los engranajes de la economía, para buscar desesperadamente otro trabajo que harán en el tiempo "liberado"; esto comporta nuevas rentas (aumento de la rentabilidad). El éxito profesional a cualquier coste ocupa el centro de un nuevo escenario dónde cuenta solamente la épica, es decir el sueño de desmedidos éxitos; mientras la ética, es decir el dar valor humano y sobrenatural a las circunstancias de cada día, pasa a un segundo plano.

Los trabajadores piden hacer horas extras o al final de la primera ocupación ya están ocupados en otro trabajo. Si nos enfermamos por estrés, hipertensión, si tenemos necesidad de médicos y fármacos va muy bien: todos estos gastos hacen crecer el PIB. Estas nuevas esclavitudes, de "super-trabajo", de "carrera-trabajo", de "doble-trabajo", necesitan tiempo que sistemáticamente robamos a dimensiones igualmente humanas y necesarias para la persona. Además contribuyen a quitarle trabajo a quién no tiene o a quién está sometido a la excesiva flexibilidad del trabajo que hace precaria y a veces imposible la vida familiar y que amenaza con tener repercusiones sobre la percepción unitaria de la misma existencia y sobre la estabilidad de las relaciones familiares. Las personas han olvidado que el tiempo, don de Dios, nos ha sido concedido para ser mejores con los otros y por los otros. No podemos olvidar que tenemos que emplearlo para las actividades sociales, políticas, culturales; para hacer voluntariado, para practicar deporte, para el cuidado físico y espiritual de nuestra persona.


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

DE LA AUSENCIA DE VIDA FAMILIAR A UNA COMUNIDAD PARA EL DESARROLLO Y EL BIENESTAR DE SUS MIEMBROS Y DE LA SOCIEDAD El amor entre marido y mujer todos los días queda comprometido por las formas de intemperancia (mercancías y trabajo) y por las fuertes dosis de egoísmo debidas al consumismo. La lógica del egocentrismo y la autoafirmación han depuesto la lógica del amor y la solidaridad. Claramente con estas premisas las parejas están dispuestas a tener como máximo un hijo. Y obviamente lo antes posible, es decir recién nacido, ya están preparados para dejarlo en manos de otra persona, que pueden ser los abuelos en el mejor de los casos y no en el peor una canguro o alguien de confianza. Ciertamente si lo dejan en la guardería infantil es mejor porque aumenta el PIB. Llegados a este punto nos preguntamos: ¿quién se ocupará de educar a este hijo? ¿Qué valores sociales habrá aprendido si no el de la soledad y del abandono que han caracterizado su vida ya desde los primeros meses? ¿Y la solidaridad? ¿Y la fortaleza? Nada de todo esto, porque todo le es debido, todo se le da sin ningún esfuerzo: los padres, que creen en el crecimiento del PIB, pagan a sus sustitutos (escuela hasta tarde, conexiones rápidas a internet, subscripciones a televisión satélite, etc) que no son nada más que mercancías. ¿Y traer al mundo un segundo hijo? ¡Ni hablar de ello, no tenemos tiempo para crecer al primero y casi nos falta tiempo para estar con la pareja! Es cierto que a muchos de nosotros no nos cuesta recordar como cada persona es reconocida, acogida y respetada en su dignidad, gracias al amor entre los miembros de la familia. Es del amor que nacen las relaciones vividas a la insignia de la gratuidad, que se transforma muy pronto en capacidad de acoger, de


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

ayudar de forma desinteresada, de vivir una profunda solidaridad. Desafortunadamente, dice Madre Teresa de Calcuta Hoy en día muchos jóvenes están en la calle porque añoran el amor y la felicidad familiar. Tienen hambre de amor, pero les han abandonado a si mismos porque sus padres están demasiado ocupados ... … en hacer crecer el PIB.

Nuestro nuevo dios, el Consumismo, que nos induce al "super-trabajo", a la "carrera-trabajo", al "doble-trabajo", por lo tanto a la doble fatiga, física y psicológica, nos ha hecho reducir el tiempo dedicado a la vida familiar. Culpa de ello también la tienen el Estado, los sindicados, las asociaciones patronales, que no hacen nada para promover leyes y políticas de trabajo que favorezcan la vida familiar. La vida familiar y el trabajo están unidos estrechamente y se influencian recíprocamente y significativamente de diversas maneras. Las situaciones de paro y las muchas formas y condiciones "no buenas" de trabajo tienen repercusiones materiales y morales sobre las familias y, tal como las crisis entre parejas y las tensiones familiares, influyen negativamente en la productividad de los trabajadores. ¿Es muy difícil de entender? Favorecer una buena vida familiar significa tener a personas más serenas, más motivadas. ¿A qué esperan los manager para realizar estructuras organizativas y procesos de producción que favorezcan la vida familiar? La familia, que nace de la boda (civil o religiosa) entre un hombre y una mujer y que se basa en la íntima comunión de vida y amor de la pareja, posee una específica y originaria dimensión social, en cuanto lugar de relaciones interpersonales. La familia, primera y vital célula de la sociedad, es la institución prototipo de todo orden social,


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

gimnasio de vida dónde adquirir todos las "softcompetence" necesarias para el trabajo moderno. En este gimnasio los instructores, los entrenadores, los educadores, son los padres que tienen que tener el tiempo para desarrollar tal tarea sin delegarlo a las "mercancías" expuestas en televisión. Televisión que a su vez es mercancía delante de la cualvienen abandonados los hijos cuando los padres están ocupados en un duro trabajo que les permitirá ganar más dinero para comprar una nueva y tecnológica televisión, (o muchas televisiones, una para cada habitación) que educará a sus hijos en pedirles a los padres más dinero para nuevas mercancías (juguetes, videojuegos, internet, etc.) Y si los hijos, a causa de estos "nuevos educadores", necesitan del médico y los fármacos para curar su "soledad”,está bien: estos gastos hacen crecer el PIB. A través de la obra educativa de los padres, la familia forma al hombre en la plenitud de su dignidad según todas sus dimensiones, incluida aquella social. Porque la familia constituye una comunidad de amor y solidaridad que es apta, de forma única, para enseñar y transmitir valores culturales, éticos, sociales, espirituales y religiosos, esenciales para el desarrollo y el bienestar de los mismos miembros y la sociedad.

La familia ayuda a los hijos a crecer en el amor, en la libertad y en la responsabilidad, premisas indispensables para la asunción de cualquier tarea en el mundo del trabajo y en la sociedad. La calidad de los trabajadores del futuro (los de la era virtual) está asegurada sólo si, en edad escolar – con palabras y el testimonio de los padres - han sido educados en el diálogo, el encuentro, la sociabilidad, la legalidad, el sacrificio, el estudio, el ayudar en casa, la solidaridad. Todo esto hace crecer el BIB. Nuestra sociedad - que está orientada prevalentemente, si no exclusivamente, por criterios de eficiencia y


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

productividad, y con el PIB como indicador de bienestar pone en serias dificultades a las familias que se esfuerzan por construir cada día una red de relaciones interpersonales, internas y externas. Nos encontramos frente a una sociedad que se quiere autodestruir porque no se da cuenta de que sin estas familias (que son una primera e insustituible escuela de sociabilidad, además de un válido ejemplo y estímulo para relaciones comunitarias más amplias) se destruye a si misma. El Estado y los entes locales, en sus relaciones con la familia, se comportan como se comportaría una empresa, ignoran el principio de subsidiariedad y le quitan a la familia aquellas tareas que ella puede desarrollar bien, sola o junto a otras familias. ¿Por qué? Es simple: estas tareas realizadas por terceros hacen aumentar el PIB. Nos cuesta mucho recordar que la primera economia (del griego [oikos], casa y [nomos], norma, es decir “administración de la casa”) nació del trabajo doméstico? ¿Y que la casa ha sido por mucho tiempo, y todavía - en muchos lugares - continua siéndolo, unidad de producción y centro de vida? ¿Cómo se consideran y se valoran los bienes y los servicios producidos en familia y entre las familias? ¿Son PIB? ¿La solidaridad que los padres, los abuelos, los hijos, los parientes, los amigos de la familia, se intercambian dándose gratuitamente tiempo y servicios, es vida económica? Sí; es vida económica en el sentido originario del término no en aquél deformado por la lógica consumista impuesta por el mercado. Es vida económica de la división y la solidaridad entre las generaciones. Es economía del BIB. Por este motivo no es posible defender la idea que se puede confiar al mercado el suministro - bajo forma de


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

mercancías - de todas las categorías de productos y servicios. Quien lo afirma tiene una visión restrictiva de la persona y la sociedad. Hay exigencias humanas que satisfacer, muy importantes, para las que hay necesidad de bienes que, por su naturaleza, no son ni pueden ser simples mercancías, ¹ (Juan Pablo II, Carta enc. Centesimus annus, 40, Roma, 1991

bienes no negociables según la regla del “intercambio de equivalente" y la lógica del contrato, típicas del mercado. Y el trabajo de un padre finalizado y dedicado al servicio de la calidad de la vida de una familia vale menos o más de la de un manager ocupado en el "super-trabajo"?. Para quién gobierna no vale nada; por eso el trabajo del ama de casa, manager de la familia, no está pagado o puede ser detraído por un valor écuo en la declaración de la renta de la pareja. Por tanto, también en este caso, vence la lógica de mercado: si produzco e intercambio con transacciones monetarias productos y servicios, va bien; si contribuyo al crecimiento de las personas (futuros buenos ciudadanos) ni siquiera me consideran. ¿Es mejor pagar y premiar con el éxito profesional a un padre juez que pone en la cárcel (PIB) a los hijos que él y otros padres no han tenido el tiempo de educar por qué ocupados en la "carrera-trabajo", o pagar y gratificar a un padre que educa a los hijos para que no llenen (BIL) nuestras cárceles? Para el Estado - desafortunadamente para nosotros - es mejor detraer los costes de colf, canguros, cuidadoras, etc. y contar con "no padres" (o padres ausentes, débiles, complacientes sobre todo, incapaces de dar reglas, de dar orientación), los que hacen crecer el PIB, antes que contar con padres que contribuyen al bien (BIL) de la Nación.


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

DE LA AUSENCIA DE PARTICIPACIÓN A LA VIDA SOCIAL A LA CAPACIDAD DE DONAR GRATUITAMENTE En primer lugar hace falta convencer a los políticos de profesión que la democracia y la participación no son un precio que pagar pero la sal de la tierra, porque sólo las poblaciones en su variedad poseen los recursos y las energías necesarios para solucionar sus problemas. ¹ (Giovanna Ricoveri, “Aprile” suplemento junio, 2006)

En segundo lugar, si no somos capaces de pensar que muchos bienes y servicios tienen que ser autoproducidos, resulta difícil pensar en el principio de subsidiariedad. Sabemos que defender el principio de subsidiariedad significa aumentar la responsabilidad de los ciudadanos en su "ser parte" activa de la realidad política y social del país. Por eso es justo que quiénes actúan cómo políticos se empeñen en proteger a los ciudadanos de los abusos del mercado, público o privado, y en ayudar a los individuos a desarrollar sus tareas en autonomía. Este papel de los políticos y los administradores locales es necesario para que cada persona, familia o agregación social que cuenta con algo original que ofrecer pueda ponerlo a disposición de la comunidad (BIB). Para hacer crecer el BIB es necesario vivir, también y al mismo tiempo, el principio de la solidaridad. Desafortunadamente nosotros estamos demasiado ocupados en endeudarnos (también el Estado lo hace) con bancos y sociedades financieras para adquirir mercancías para nuestra satisfacción y no tenemos tiempo para pensar en los demás. En todo caso, poco


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

importa; una cosa buena la hacemos: ¡nuestra deuda (hipotecas sobre las futuras ganancias), hace aumentar el PIB!! Para muchos el término "solidaridad" ya no forma parte del diccionario, pero para otros expresa (en el conjunto de las uniones que unen a los hombres y los grupos sociales entre ellos) el espacio ofrecido a la propia libertad de proveer al bien común. Sólo así se podrá difundir una idea de riqueza no hecha de cemento, asfalto, plástico, objetos, pero de servicios, información, producciones limitadas en el peso pero altas en el valor. En una sociedad de este tipo la satisfacción de las necesidades colectivas - entorno, salud, cultura, información - será el fulcro de un nuevo estilo de vida y nuevas posibilidades de ocupación, tal como lo han sido en el pasado el automóvil, los electrodomésticos, la casa…. ya existe una demanda inmensa de estos bienes colectivos que, si es satisfecha, puede garantizar mucho trabajo altamente profesional: pienso en el saneamiento ambiental del territorio… en una nueva movilidad colectiva… ¹ (Massimo Serafini, “Aprile”, junio, Roma, 2006)

El deseo de vivir la solidaridad nace de la conciencia que se es deudor de la sociedad en que se vive. Se es deudor de aquellas condiciones que nos permiten vivir bien y de todo el patrimonio que está constituido por la cultura, el conocimiento científico y tecnológico, los bienes materiales e inmateriales; en pocas palabras de todo aquel patrimonio que la humanidad ha producido. Desafortunadamente el pensamiento egoístico no nos permite recordar que tal deuda debe ser extinguida con nuestro actuar social (aunque si hace crecer el BIB y no hace crecer el PIB) con nuestro empeño en los muchas organizaciones de voluntariado, en las asociaciones que promueven la búsqueda y en todas aque llas formas de servicio y atención a todos aquellos que están en la duda, en la soledad o en el abandono; a cuántos viven en la pobreza y en la indigencia, a los huérfanos, a los minusválidos, a los enfermos, a los ancianos, a quien está de luto. Otras importantes formas de solidaridad son aquellas de la acogida, o de la


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

adopci贸n y de la comunicaci贸n, cuando logra dar voz a las situaciones de malestar de las instituciones, para que intervengan seg煤n sus finalidades espec铆ficas.


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

DEL "TODO PARA MÍ" AL BIEN COMÚN ¿ Las cosas que cada uno de nosotros legítimamente posee hay que consideralas exclusivamente propias o pueden ser útiles y ponerse a disposición de los otros? ¿Se nos ha pasado alguna vez por la cabeza que podríamos actuar de modo que no persiguiéramos sólo la ventaja personal y familiar, pero el bien común?. Si por "bien común" entendemos el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que nos permite a nosotros y a la colectividad, alcanzar rápidamente el bien-estar, ¿porqué no nos empeñamos en pedirles a las empresas que produzcan productos y servicios que no nos perjudiquen? Para el logro del bien común es necesario el empeño de todos: desde los ciudadanos, a los políticos, a los empresarios, etcétera. Nadie queda excluido. Todos tienen que colaborar según sus propias capacidades y sus propios medios. El bien común no se puede alcanzar si entre los sujetos que lo deben realizar hay listos que quieren sacar ventajas de su parte. Es cierto que el logro del bien común favorece a todo el mundo y en primer lugar a quien se ha desvivido por llevarlo a cabo. El éxito de los listos dura poco, y desafortunadamente perjudica a muchos. Las empresas que creen ser listas duran poco; ganan mucho en un breve periodo y luego fracasan. También los políticos que se creen listos duran poco. Hacen mucho consenso en un breve periodo pero luego fracasan. Lo breve es el PIB.


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO


DEL PRODUCTO INTERIOR BRUTO AL BIENESTER INTERIOR BRUTO

Cómo lograr pasar de la cultura del PIB, Producido Interior Bruto, a la cultura del BIL (Bienestar Interior Bruto)? Bastan pocos simples gestos cotidianos: gestos de ciudadano, de padre, de empresario, de hijo, de educador, de político. Comportamientos que no necesitan de grandes esfuerzos, ninguna renuncia, ningún sacrificio, sólo buena voluntad y conciencia. Para superar el círculo vicioso del PIB superfluo basta con reflejar, evitar los derroches y actuar un consumo de los recursos, conscientes de las necesidades de las generaciones que vendrán. Utiliza el mapa del BIB, contenida en el libro, elige una dirección y descubre como cada recorrido engendra un círculo virtuoso, orientado hacia el verdadero bienestar. Las fichas, simples y divertidas, te ayudarán a entender que fácil es contribuir al BIB. Busca más efectos positivos no trazados en el mapa, hipotiza nuevos recorridos, incluye nuevos elementos y únelos a los existentes. Crea: ves a la página web www.depiliamoci.it y ayúdanos a hacer crecer el mapa. “Del Pib al Bib” es un experimento open-source para compartir ideas, conocimientos y propuestas - viejas y nuevas - pero también un recorrido de integración entre el papel impreso y la Red. “Del Pib al Bib”es coherente con si mismo: es un instrumento copyleft. Roberto Lorusso Empresario y asesor para la innovación y el aprendizaje continuo desde hace 25 años; planea y coordina - para Entes Públicos y Empresas ambiciosos programas de cambios organizativos a través de técnicas de participación creativa y dinámica de los sistemas. Casado con 5 hijos. Aniello De Padova Asesor de organizaciones públicas y privadas para la innovación tecnológica y de proceso. Es Secretario Cultural del Consorcio “Constellazione Apulia” que reúne más de 70 empresas de Puglia sensibles a las temáticas de la Responsabilidad Social de la Empresa. Casado con 2 hijos.

dePILiamoci in spagnolo  

Traduzione curata da Sandra Cabanè Ramperez, a cui vanno i sentiti rigraziamenti degli autori dell'edizione originale italiana

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you