Page 46

ExtremaduraPRE 46

A. E. C. C. P. R. E.

vez que había galopado, como poco 10 años antes, estaba muy Canadá sorprendida de mantenerme allí arriba. La sonrisa de mi cara galopando sobre él decía todo lo que sentía en realidad. Después de una magníEstados ficaUnidos cena, nos retiramos. A la mañana siguiente después del desayuno volví a montarlo y Méjicodimos un pequeño paseo por el campo, fue una delicia. Guardadamas saludó muy educadamente a alguna de sus amigas Guatemala pero ello no me hizo para nada sentirme nerviosa. Cada vez que Nicaragua Costa Rica montaba a Guardadamas me gustaba más y más. Es el mejor Colombia maestro y el caballo más especial que jamás he conocido. Tras algunas considerables negociaciones con Ramón, ¡¡Había comprado a Guardadamas!! En realidad no me lo podía creer y aun hoy algunas veces no lo hago. Debido al cólico que había sufrido y la importancia de Guardadamas, tomé la Chile decisión de conducir yo misma un camión de 7,5 toneladas para caballos, para traerlo a casa ¡Esto iba a ser una gran aventura! La misma amiga que me acompaño a verlo quería venir en el viaje, así que fuimos planeando la ruta entre las dos y comprando suficiente comida para nosotras y asegurándonos que no faltaba nada de lo que Guardadamas pudiese necesitar. llorar, le dije a mi amiga que era Tardé 4 o 5 días en conducir como una broma que yo me de Londres a Alconchel, ya que comprase un caballo así, que era mi amiga no podía conducir demasiado bueno para mí. un camión. Conduciendo un Ella no estaba muy divercamión con volante a la deretida e insistió que me tenía cha por el “lado contrario de que subir al caballo, que sería la carretera” hacer 500km diainjusta con él si no lo probaba. rios ¡Era suficiente para mí! Mi Por supuesto, ella tenía toda la miedo a las alturas fue probado hasta el límite atravesando los razón. Considerando la última

Pirineos y las distintas cadenas montañosas desde ahí hasta Badajoz. Por fin llegué a Cabeza Rubia, realmente agotada. Nos quedamos en un precioso hotel en Olivenza donde cenamos con Ramón y Emma, pues ellos se tenían que ir al día siguiente. Decidí que no podía volver a conducir a través de aquellas montañas, por lo que busqué los servicios de un amigo, conductor profesional, ¡Que nos viniese a rescatar! Voló a Lisboa y cogió un taxi hasta una rotonda donde lo recogimos. Martin condujo el camión hasta Madrid y de ahí hasta Dax (Francia). Lo dejamos en Burdeos y continúe yo conduciendo a través de Francia hasta casa. Mientras estábamos fuera, uno de mis almacenes estaba siendo reconstruido para tener listo el nuevo establo para darle la bienvenida a casa a

Argentina

Asociación Extremeña de Criadores de Caballos de Pura Raza Española

Profile for 80101

REV ExtremaduraPRE Nº 27  

REVISTA EXTREMADURAPRE Nº 27

REV ExtremaduraPRE Nº 27  

REVISTA EXTREMADURAPRE Nº 27

Profile for 80101
Advertisement