Page 1

NUESTRAS HISTORIAS DEL AGUA


La ciudad del agua Erase una vez una ciudad a la que no le faltaba nada, y mucho menos el agua.Un día tan tranquilo como siempre , la mayoría de la gente del planeta se enteró de sus riquezas y empezaron a llegar turistas.Los turistas comenzaron a quedarse allí a vivir. Aquello era un desastre. En las calles los coches no circulaban. Había un montón de atascos, pero no solo en la carretera, tampoco los peatones podían circular. Todos los turistas empezaron a ser avariciosos y el agua se empezaba a gastar. El alcalde de la ciudad no era capaz de hacer nada para remediarlo y entonces dimitió. No había luz porque las centrales hidroeléctricas no podían funcionar sin agua.Todo era un desastre,hasta que llegó el nuevo alcalde y puso orden. Puso una ley y quien no la cumpliera se tenía que ir de esa ciudad. La ley era: - No se malgasta nada, especialmente el agua. Desde ahí en adelante todo volvió a la normalidad

FIN Jorge Morales


JUANJO ,EL ORIENTADO

Hace mucho tiempo un niño llamado Juanjo estudió en su clase como llegar a su casa por un río. Al día siguiente quedó con sus amigos en el campo, se lo pasaron muy bien jugando al fútbol, al pilla-pilla , al escondite; pero después de pasárselo muy bien, cuando se iba a su casa , se perdió y se quedó solo, pero Juanjo se acordó de lo estudiado en su clase, buscó y encontró un río, lo siguió cuesta abajo y llegó a su pueblo, y en el pueblo buscó su casa y se puso muy contento. EDUARDO


El agua subterránea.

Hace muchísimo tiempo en un pueblo muy pequeño habia mucha agua pero en otros países o pueblos no habia nada de agua. Entonces la gente iba allí a por agua y, claro, cada vez habia menos agua de tanto ir a cogerla. al cabo del tiempo se acabo el agua y ya no iba nadie, ni la gente del pueblo. Tenia que ir a sitios muy lejos a por agua, pero un día hubo una pequeñita charca en el rió y cada vez se iba haciéndo mas grande y mas grande y un niño cogió y bajó a la charca y empezó a escarbar y averiguaron que habia agua subterránea. Entonces la gente del pueblo hizo un pozo y volvió a llegar gente y crecieron muchas flores al lado del pozo por el agua . FIN. FRANCISCO SANSÓN ROEDAN.


La batalla líquida. Había una vez dos pueblos a los lados del río Amazonas (Brasil), allí siempre había muchísima agua porque fluía muy bien. Un día un pueblo le quiso dar todo su agua al otro porque no tenían donde almacenarla (desconocían la necesidad de este bien) , el otro pueblo dijo que no la quería y entonces estalló la guerra. Ganó el pueblo que ofreció el agua al principio, y los otros aceptaron sin más remedio. Al cabo de unos días empezó una gran sequía, era tal que se secó el río. El pueblo sin agua vió que estaban secos y no podían más y pidieron al otro pueblo que le devolvieran el agua y no accedieron. Al día siguiente iba a estallar otra vez la guerra pero un guerrero llamado Kuguazú dijo: -¡No!, estoy harto de guerras, ¿Por qué no le damos el agua y ya está?Después de pensarlo se la dieron y de ahí en adelante la compartieron. Pasados unos años se mudaron allí unos comanches y les enseñaron a hacer la danza de la lluvia por si había otra sequía.

Fin Alejandro Maestre Murga


CUANDO SE DESCUBRIÓ EL AGUA Erase una vez hace millones de años, había un solo hombre en la Tierra. Un día comió mucho y tenía sed pero no sabía como saciar esa sensación de sequía en la garganta, entonces se puso a comer de todo lo que vió: plantas, animales, piedras, tierra, etc. Pero, mientras más comía, más sed tenía, entonces decidió buscar algo diferente, que no hubiera visto nunca y comérselo o bebérselo. Llegó a un lugar, donde nunca había estado, había un montón de vegetación y de animales que no había visto nunca en la vida, se puso a comer todo lo que veía a su paso, en un momento se había comido todo, sólo quedaban 3 o 4 piedras y una cosa extraña que llevaba mucho líquido. Era un río muy caudaloso, probó ese líquido extraño y la garganta ya no estaba seca. Así, descubrió que cuando le entre sed lo que tiene que hacer es beber ese líquido tan valioso, que nosotros llamamos A G U A. Alejandro Masedo


EL RÍO Erase una vez un río que con su agua alimentaba a toda una población, un día se quedo sin agua y los aldeanos tuvieron que buscar una solución. Un día un aldeano llamado Juan fue a buscar agua al pueblo de al lado y un aldeano de ese pueblo le pregunto: -¿De donde eres?. -Soy del pueblo de al lado. -¿Y para que vienes hasta aquí?. -Vengo a buscar agua porque el río que pasa por nuestro pueblo se ha secado y no lleva agua. -Podemos hacer un canal que llegue desde nuestro río al vuestro y así los dos ríos tendrán agua. Entonces los dos pueblos construyeron un canal y todos los aldeanos de los dos pueblos se hicieron amigos y celebraron una gran fiesta para inaugurarlo.

FIN. Pedro Ramirez


El pueblo que malgastaba el agua Había una vez un pueblo que tenía de todo y malgastaban el agua. Un día empezaron a llegar muchos turistas a quedarse porque las temperaturas de la playa eran muy buenas. El agua del río se empezó a agotar debido a que subía el número de población y seguían gastando mucha agua. Al final se dieron cuenta de que se les acababa el agua del río e hicieron protestas y revueltas hasta que se pusieron todos de acuerdo para no malgastar el agua.

Fin Victor


El enigma del chorro de agua perdido Érase una vez un niño llamado Juan. Tenía 9 años y vivía en Londres con sus padres y su hermana pequeña (llamada Ángela) de 5 años. Juan y su familia se iban a mudar de casa a un gran chalet. Juan en su casa nueva se aburría, y le dijo a sus padres que si podía ir a dar una vuelta por los alrededores y se encontró con un vecino nuevo que tenía. Juan lo invitó a merendar a su casa, mientras que jugaban se encontraron con un grifo que estaba escondido, lo abrieron y apareció un chorro de agua, lo volvieron a abrir y no salió agua. Al día siguiente le preguntaron a los vecinos que si se había ido el agua y le dijeron que no. Entonces pensaron averiguar que había pasado. Fueron a las centrales de agua potable y vieron una pista, que los chorros de agua se pueden perder muy fácilmente. Entonces se metieron por una puerta que ponía prohibido el paso. Allí había todas clases de chorros perdidos pero el de Juan no estaba. Recorrieron muchos países hasta que llegaron a Asía, allí estaba el chorro de Juan, había llegado hasta allí, porque las centrales de agua potable, la de Londres con la de Asía hacía interferencias.

FIN Alejandra Terrón Amador.

HISTORIAS AGUA  

HISTORIAS AGUA 6ºB