Page 36

Allí está Elizabeth, uno de los personajes de su libro “Marcha por la vida”. Vivencia de una opresión indescifrable, inconmensurable: sufrimiento de vida. O en Jackeline, la niña de ocho años que a través de su autismo vive envuelta en su propio mundo. O por qué no, también, Valeria, la psicoanalista segura, sensible y dedicada a su profesión de “Psicoanálisis del Desamparo”. Personaje que, por su profesión y sus vivencias, podría sugerirle al lector una vinculación imaginaria con Levacov: la escritora que se hace presente por una elaboración literaria, relato de una realidad, si es que ella pudiera existir sin la ficción. Muchos relatos hospitalarios for-

Las figuras y los cuerpos de sus pinturas son una extensión de los personajes de sus libros.

donde se encuentran esos cuerpos desnudos, despojados y vulnerables. Ellos parecen flotar en la danza de una “fiesta” final. Mujeres en representación de una pluralidad de mujeres; quizás sea la diversidad de sentimientos que acompañan la vida. Aunque también podrían ser solo una persona, desdoblada. Un gemelo, o un par. Pero siempre hermanada con un semejante.

maron la base de contención de un relato natural que, poco a poco, fue derivando por experiencia al cauce de la cultura. Los temas que trata, muchos de ellos dolorosos y tristes, podrían surgir de su vida personal. Es una temática nacida, en parte, desde una capacidad de escucha y lecturas sobre relatos de vida. Beatriz encuentra un punto de creación a partir de historias humanas que toman decisiones en escenografías con escenas cotidianas. Nuestra escritora parte siempre de un humanismo doloroso con situaciones, sentimientos y emo-

ciones que se hacen presentes una y otra vez ante la necesidad de tener una respuesta para vivir. Asimismo uno de sus temas principales es el holocausto y sus implicancias, no en las consecuencias políticas del mundo, sino en la historia particular, en las vidas de las personas. Así lo percibimos al leer. Sus libros son una referencia inevitable del gran interés que siente por el otro, “no para sufrir con ellos, sino”, como escribió Bertold Brecht, “para acabar con el sufrimiento”. Las figuras y los cuerpos de sus pinturas son una extensión de los personajes de sus libros, ellos terminan de cobrar forma en su obra plástica. Todo lo que Levacov realiza queda emparentado con un sujeto; así como la literatura a la plástica, la plástica a lo poético y estas artes al psicoanálisis. Nada es aleatorio y lo que se propone hacer lo realiza con marca personal.

Julio Sapollnik Lic. Historia de las Artes

5artes Nro. 3  

La Revista de arte contemporáneo

5artes Nro. 3  

La Revista de arte contemporáneo

Advertisement