Page 13

también el país. La trama no nació concebida como barrotes para cerrar, sino que deja entrever espacios abiertos proyectados con sensibilidad. A fin de que el ojo del contemplador permanezca en la obra, Adriana desarrolló un concepto centrífugo de la luz que se propaga por sucesión de valores. Esta característica de centralizar y expandir inunda de manera silenciosa toda la intimidad de la superficie. Podríamos decir que se trata de una metáfora donde la imagen se presenta como la luz

de un faro que ilumina en la noche hacia diferentes destinos. Algunas imágenes de la serie “De espacios y tramas” remiten a altos edificios en una gran ciudad. Lo que allí acontece no revela individuales, no hay ventanas iluminadas ni puertas que se abren con generosidad. Lo que sucede en esas imágenes se revela por la proyección que cada espectador invoca a partir de desentrañar los rasgos de luz. Esta característica se acrecienta aún más por el uso de la espátula, que le otorga una resolución lineal

diferente en cada aplicación, haciendo que la velocidad del toque responda a su presentación por movimientos decididos. Por último podemos observar que la oposición permanente entre luz diáfana y tiniebla está resuelta por una producción que no se detiene en jerarquizar detalles. La vibración lumínica que resplandece invoca a la libertad en el acto de pintar.

Julio Sapollnik Lic. Historia de las Artes

10 | 11

5artes Nro. 3  

La Revista de arte contemporáneo

5artes Nro. 3  

La Revista de arte contemporáneo

Advertisement