Issuu on Google+

Caracas, 20 de julio 2012

22 Irene Lailin Sáez Conde participó en el Miss Venezuela 1981 por petición del periodista Abelardo Raidi. El comunicador debió pedirle permiso a la familia de la joven para inscribirla en el concurso más famoso de esta tierra. La condición: que solo posara en traje de baño el día del certamen. En una noche tan linda como esta, la caraqueña nacida el 13 de diciembre de 1960, obtuvo la corona que -más tarde- la llevó a conquistar en Nueva York el título de Miss Universo.

Adriana Núñez Rabascall

La Barbie que quiso ser Presidenta Una muñeca de abundante cabello dorado y vestida de liqui - liqui se exhibía en las vitrinas de las jugueterías. La fábrica Rotoplast quiso imitar el prototipo de la famosa Barbie, pero al estilo criollo, a imagen y semejanza de una mujer real: la Miss Universo 1981, Irene Sáez. La reina de belleza pasó de las páginas de espectáculos a la sección política de los rotativos. Dos veces electa alcaldesa de Chacao, se creía capaz de asumir las riendas del Estado y de un país decidido a castigar al bipartidismo. Pero ella no era una rubia tonta. Al entregar la corona, obtuvo la licenciatura en Ciencias Políticas y Administrativas de la UCV, una especialización en Gerencia Municipal en la Universidad Simón Bolívar y un doctorado en análisis político. “El no aceptar participar en ninguna campaña que no fuera institucional y el participar en una campaña para promover la lectura, me permitieron estar presente en las encuestas que se realizaron durante diez años consecutivos. Es así como a partir de 1982 tuve el privilegio de ocupar el más alto porcentaje en las encuestas

como la persona de mayor credibilidad en el país”, afirma desde las Islas Canarias, vía correo electrónico. “La política me dio la bienvenida en el año 92 permitiéndome ser la primera candidata independiente a la alcaldía de Chacao que recibía el apoyo de los dos partidos que, hasta entonces, habían sido las plataformas de participación política más importantes”. Su gestión en el pequeño y acaudalado municipio era vista con reservas. “Fui escrutada día a día. No era fácil creer que una mujer, joven, ex reina de belleza, independiente políticamente, pudiera haber obtenido para su segundo período la más alta votación lograda anteriormente. 96% de votos denotaba una aceptación multitudinaria de los vecinos que creían en mí”. No miente. A mediados de 1998, su aspiración a Miraflores alcanzaba 53% de aceptación. En una especie de cuento de hadas, la bella luchaba contra las bestias. Sus adversarios: el líder adeco Luis Alfaro Ucero, el ex gobernador Henrique Salas, el exministro

Miguel Rodríguez y el militar golpista Hugo Chávez Frías. Para competir formalmente por la presidencia, fundó el partido Integración y con “Demostré Renovación Nueva Esperanza s que (IRENE, por sus siglas). y no palabra

hechos rvidor nte como se ie c fi e r e s e se pued icios para resa de serv p m e a n u gran nté ente y con g público. Mo la e d s e en las s necesidad puntalaron a e satisfacer la m s o h c to en la . Estos he ún candida g honestidad in n o m o ” c encuestas nuestro país historia de

Más tarde recibió el espaldarazo de La Causa R, apoyo que perdió justo cuando logró la nominación por Copei. El visto bueno de los socialcristianos tuvo un efecto dominó en la opinión pública y su campaña se desinfló como un globo de helio. En esos días de caminatas y discursos, metió en aprietos a funcionarios de la Policía de Chacao. “Como si fuera hoy, tengo presente cuando una señora en Caracas se me acercó en un recorrido para señalar a un indigente en muy mal estado de salud. Junto con los funcionarios, lo recogimos y lo llevamos al Hospital Universitario que estaba fuera de nuestra jurisdicción”. Para sus detractores, Irene Sáez era una mujer hermosa, sin ideología, ni cultura, pero a quien nadie se atrevía a irrespetar por su condición de dama y ex miss, un título tanto o más importante en Venezuela que una carrera profesional. Pero ella hacía de su trono una carta de presentación. El reinado le dio la oportunidad de conocer a la dama de hierro, Margareth Tatcher, al ex presidente Ronald Reagan, al dictador Augusto Pinochet y –por supuesto- al magnate Donald Trump. La luna de miel llegó hasta las elecciones del 5 de diciembre de 1998. Una semana antes de la contienda, Copei le retiró el apoyo para sumarse a la candidatura de Henrique Salas. La soberana llegó tercera.

Biblioteca Nacional Archivo Audiovisu al

VOTOS PARA IRENE SÁEZ POR PARTIDO PARTIDO VOTOS %

Irene

FD

La LLave

PQAC

127.849

24.085

19.634

13.000

1,96

0,37

0,30

0,20

TOTAL VOTOS %

184.568 2,82%


Page 22