Issuu on Google+

La adolescencia se convierte en un período que favorece la experimentación y diversión con estas sustancias. Los adolescentes, en ocasiones, se creen invulnerables, que pueden ir por encima de las normas sin que suceda nada y pueden tener la percepción de que probar sustancias nuevas les proporcionará falta de control, diversión y ausencia de problemas.


La drogadicción y el alcoholismo pertenecen al grupo de las llamadas " enfermedades sociales" debido a que estas se desarrollan en el seno de la sociedad y afectan a la misma. Desde tiempo atrás la sociedad mundial en general ha concebido a los adictos a las drogas como dos tipos de personas : los vagos millonarios o de vida vacía a los a criminales que andan " suelto " por las calles. siempre se denota una tendencia a la estratificación socioeconómica denigrando a los adictos de menor poder adquisitivo o económico .


Estas enfermedades son producto de la crisis que vive una sociedad. En la actualidad, nos encontramos con una sociedad materialista, consumista e individualista en la que se han trastocado los valores. Esta "era del vacĂ­o" es la generadora de enfermedades, en donde el sujeto no encuentra salidas sanas y busca vĂĄlvulas de escape en el alcohol, las drogas y muchas otras formas de autoagresiĂłn.


La Drogadicción es la necesidad imperiosa de consumir droga regularmente (no ser capaz de moderar el consumo o suprimirlo). viene determinado por estados psicológicos y en ocasiones físicos. Se caracteriza por la necesidad compulsiva de consumir una droga para experimentar sus efectos psicológicos. La adicción es una forma grave de dependencia en la que suele haber además una acusada dependencia física. Esto significa que el tóxico ha provocado ciertas alteraciones fisiológicas en el organismo, como demuestra la aparición del fenómeno de tolerancia (cuando son necesarias dosis cada vez más elevadas para conseguir el mismo efecto), o del síndrome de abstinencia al desaparecer los efectos.


En el ámbito individual: - graves daños físicos y psíquicos - el drogadicto pierde lo mejor de sí mismo: el autocontrol y la fuerza de voluntad - apatía, desinterés, ansiedad - pierde el estímulo por los logros personales y profesionales - se aísla, desprecia los vínculos familiares y amistosos y se encierra en círculos por lo general marginales, donde le resulta fácil conseguir la droga. En el ámbito familiar: - enojo, impotencia y dolor a la familia - La familia de un adicto casi siempre se ve desbordada en un intento de hacer frente al problema ya que se producen conductas delictivas.


En el ámbito social: - marginación y delincuencia - La distribución de drogas ilegales está controlada por organizaciones criminales, con la secuelas de corrupción y violencia - El consumidor suele recurrir a conductas delictivas para poder adquirirlas. - De este fenómeno derivan los sangrientos episodios de terrorismo relacionados con el narcotráfico y los ajustes de cuentas entre bandas de los que con frecuencia nos llega noticia a través de la prensa y la televisión. - Es consecuencia de la drogadicción la psicosis, generalizada en ciertos sectores sociales, de inseguridad en las calles, motivada ciertamente por la identificación del concepto de drogodependiente con el de delincuente potencial. - Enormes costos sanitarios que se derivan de las toxicomanías y de las enfermedades relacionadas con ellas, así como los accidentes causados por drogadictos y el de los programas de prevención y tratamiento.


Los datos muestran un declive en la curva de consumo de alcohol, tabaco y drogas ilegales en los últimos años, demostrando la eficacia de la prevención. En el grupo de adolescentes de 12 a 17 años, desde el año 1983 el índice bajó un 11%. En el grupo de 18 a 25 años, 1 de cada 3 adolescentes consumía drogas ilegales ese mismo año, pero la proporción disminuyó a 1 de cada 7 hacia el año 1995.


Los jóvenes que beben son 7.5 veces más propensos a utilizar otras drogas ilegales y cincuenta veces más propensos a utilizar cocaína que los que nunca beben. Una encuesta demostró que el 32% de las personas mayores de 12 años que bebían en exceso, también consumían drogas ilegales.


Drogadiccion