Issuu on Google+

cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 1

CBM Número 0 - Octubre de 2012 - Precio: 4 euros Lanzamiento: número gratuito http://1985cbm.blogspot.com.es/

Entrevistas a González Barnés y

Randy Owens Reportaje El

pabellón Príncipe de Asturias Artículo

“Juver” Manrique

Cos

Nueva publicación mensual sobre el

CB Murcia


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 2

CBM qué?

¿

Publicación mensual dedicada al Club Baloncesto Murcia y a sus aficionados

OCTUBRE 2012 - En este número encontrarás... editorial

en la página

3

Entrevista Antonio González Barnés Artículo

en la página

4

“Juver”, por Manrique Cos en la página Reportaje

8

“El pabellón Príncipe de Asturias” en la página 10 Entrevista Randy Owens en la página 16 Actualidad Planificación de la temporada 2012/13 Reportaje “Murcianos en exilio” en la página

en la página

24

22


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 3

Pedro Serrano Solana “Hacedor” de CBM

editorial

Tienes y sostienes ante ti el número cero de CBM, y te lo agradecemos. Te damos las gracias efusivamente, varias veces y por diversos motivos: por haber tenido la curiosidad de conocer CBM; por haberte tomado la molestia de ir hacia el kiosco a buscarlo; por el hecho de que te guste el deporte y, en concreto, el baloncesto; y por ser aficionado del Club Baloncesto Murcia. No hace falta que digamos lo difícil que es poner en marcha una empresa en estos tiempos que vuelan, pero tampoco tenemos que decir que, cuando se siente pasión por algo -la misma que sientes tú por el CB Murcia-, el trabajo no es tan trabajoso sino un agradable hobby, y el esfuerzo pesa menos y se recompensa a sí mismo. Algo así sucede con esta publicación, la primera que se dedica exclusivamente al CB Murcia. Dorémonos la píldora: el baloncesto es especial, y los locos por este deporte también lo somos. Saquemos pecho, que bastante sufrimos cuando no nos vemos nunca ocupando portadas y muy rara vez pasamos de una página en la sección de deportes de cualquier periódico. Que no nos dé vergüenza decirlo, que estamos en nuestra casa. Aquí, cada mes, daremos buena cuenta de lo que pasa y de lo que ha pasado, y con el pasado y el presente bien claros, hasta podremos imaginarnos cómo puede ser el futuro. Destriparemos la historia de nuestro equipo del alma y también su latir actual, siempre midiendo su pulso y acompasándolo con el nuestro. Y aquí, querido aficionado al deporte, al baloncesto y al CB Murcia, tienes la opción de aportar todo lo que te surja de la mente y del corazón: sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros y contárnoslo. El número cero de CBM, o lo que es igual, su lanzamiento al mundo, viene cargado de recuerdos: de la gestación y primeros pasos del equipo que tantas alegrías -y tantos disgustos- nos ha dado en los últimos 28 años. El CB Murcia hacía falta en 1985, y pensamos que esta publicación hace falta hoy. Esperamos que la disfrutes y que sigas con nosotros el mes que viene. Y no olvides que CBM tiene dos brazos: el mensual, y el que sigue a cada segundo que pasa la actualidad del CB Murcia en la red: http://1985cbm.blogspot.com.es/. ¡Un saludo!

3


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 4

Antonio González Barnés

entrevista

“Nadie se ha acordado de los que pusimos esto en marcha; se olvidaron de todos nosotros” PSS./Murcia. La primera entrevista de CBM retrocede hasta el principio de los tiempos del Club Baloncesto Murcia, y más allá: hasta el momento en el que surgió la chispa y fue ideado. ¿Cuándo, cómo, dónde surgió el CB Murcia? ¿Fue acaso en la sobremesa? Dicen que muchas buenas ideas han sido concebidas en las charlas que suceden a un buen yantar, cuando hay impulso para todo y cualquier problema encuentra su solución. Para aclararnos esas y otras curiosidades, CBM descuelga el teléfono y llama a Antonio González Barnés (Murcia, 1949), uno de los ideólogos del equipo. Y aunque en un principio sólo queremos expilcarle nuestro propósito y concertar una cita, González Barnés ya se arranca con total naturalidad y expone en nacimiento del CB Murcia a velocidad de vértigo, contando anécdotas curiosas y mostrando disimuladamente su orgullo por haber contribuido a la creación del club. Periodista metido a política, y ahora jefe de prensa de la Plaza de Toros de Murcia, González Barnés es todo un personaje de la vida social y cultural de nuestra ciudad. CBM: Muchas gracias por dedicarnos su tiempo, Antonio. Viendo el año de fundación, 1985, ¿Podría decirse que el CB Murcia es hijo ideológico de la plata de Los Ángeles'84? Antonio González Barnés: Sí, yo creo que fue un poco por el "boom" de los Juegos Olímpicos, y por el hecho de que Murcia no se descolgara. Murcia nunca tuvo basket de categoría superior que arrastrase gente, y ahí había un grupo humano de muy buenos jugadores de baloncesto: desde el propio Manrique Cos, que fue jugador y luego sobre todo entrenador, Gregorio Serna, Frank Espinosa, Pedro Ruiz Morales... Entonces todos ya se habían retirado y Murcia de pronto se encuentra que el fútbol va un poco de aquella manera, y vemos cómo otras ciudades... Vemos cómo la televisión ya empezaba a prestarle una atención al baloncesto, no solamente por la medalla olímpica, sino porque había otras alternativas deportivas. Entonces, si había esas otras alternativas, ¿por qué Murcia no podía tener balonmano de élite, voley de élite o baloncesto de élite? Así, este grupo, conmigo, fuimos los que buscamos a la persona que podría hacerse cargo,

4


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 5

que tuviera el suficiente riñón para formar un equipo que pudiera ser competitivo. Dio la casualidad de que Juan Valverde, Juver, era patrocinador del Español de Barcelona, y fuimos y le propusimos de una manera seria el hecho de que se crease un club que empezase en Tercera División, y que con los contactos, por ejemplo con el entonces presidente de la Federación Murciana de Baloncesto, Manolo Martínez, que en paz descanse, esto se pusiese en marcha. Necesitábamos un patrocinador, y las esponsorizaciones en baloncesto en nuestra región eran algo totalmente desconocido, ni en baloncesto ni en voley ni en ningún otro deporte que no fuera el fútbol. CBM: Entonces la idea, la primera mente a la que se le ocurre crear el club... ¿Quién fue? AGB: Pues me da vergüenza decirlo, pero surge un poco de mí. Yo en aquella época estaba en Radio Cadena Española, la antigua Radio Juventud. Conmigo trabajaba como colaborador Pedro Ruiz Morales y pensábamos que el fútbol se nos estaba quedando corto, que teníamos que llenar de contenido los programas de deportes no solamente con fútbol de desayuno, aperitivo, comida y cena. Entonces fue un poco idea mía el poner en marcha este proyecto y tuve la suerte de juntarme con estas personas, de tener a Pedro Ruiz Morales. Pedro me habla de Manrique Cos, tomamos café algún día y entonces nos proponemos tener una entrevista con Juan Valverde para hacerle esta oferta. Juan Valverde ya se había metido en el mundo del basket con el Español de Barcelona como patrocinador. Veíamos cómo había clubes de fútbol que tenían secciones de basket, y pensábamos en su día que fuera el Real Murcia, pero nos vino de maravilla que Valverde se fuera del Real Murcia. Juan era un tío de una iniciativa y de un potencial económico importante, y pensamos que era una persona que podría tener protagonismo, no solamente su marca, su firma, sino él mismo. Que no fuera un directivo más del Real Murcia que se ha ido y ya está, se ha acabado. Pensamos que, con gente con ganas y orientándolo, quizá pudiera tener protagonismo y estar de nuevo en la élite como presidente de un equipo, en este caso no de fútbol sino de baloncesto.

Valverde y Juver: el origen del club /LV CBM: ¿Costó mucho convencer a Valverde? AGB: Bueno, había que hacerle ver todo el tema. Juan no fue de los que dicen "sí, sí, sí, vamos, vamos...". No. Tuvimos varias reuniones para convencerlo y animarlo, y tuvimos que echarle en cara eso de que, "mira, España ha sido medalla olímpica, mira que hay otros equipos, mira que tú y tu empresa estáis invirtiendo en el baloncesto fuera de nuestra región, ¿por qué no inviertes dentro de ella? ¿Por qué no te pones al frente de esto?". Es decir, no fue una situación de un día ni de una reunión, sino de más, hasta que dijo, "venga, vamos para adelante". Vamos adelante pero con garantías de futuro, no vamos adelante por estar. CBM: La idea era empezar a competir desde abajo pero con vistas a llegar a la élite en un plazo relativamente corto de tiempo. AGB: Sí, eso fue desde el primer momento. Desde el mismo momento que te traes por primera vez en la historia a la Tercera División a un americano, y encima de color (González Barnés habla de Randy Owens), pues fíjate, eso rompe esquemas no sólo en el baloncesto de nuestra región sino también a nivel nacional. Fue un boom a nivel nacional, y además tuvimos que disfrazar un poco aquel fichaje porque no estaba autorizado por la Federación Española: en Tercera División no podían jugar ni profesionales ni semiprofesionales.

5


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 6

jPor aquel entonces, Miguel Ángel Paniagua, con el que contactamos, era el agente que manejaba los fichajes y los jugadores de cierto nivel en este país. Paniagua fue comentarista de la SER, y trabajaba por entonces en un banco en Madrid. Fuimos a verlo, y viendo con la Federación Murciana lo que se exigía y lo que se podía hacer para poder jugar en Tercera División, a Randy tuvimos que matricularlo como alumno de la Escuela Oficial de Idiomas, en Murcia, para aprender español. En cuanto él se puso a estudiar, entonces ya pudimos ficharlo para la segunda mitad de la temporada.

Randy Owens: con él llegó el escándalo /LV

“Juan Valverde era un tío de una iniciativa y de un potencial económico importante, y pensamos que, con gente con ganas y orientándolo, podría hacerse cargo del nuevo club” CBM: Cuando Randy llegó, ¿qué le pareció todo? ¿Cómo lo convencieron para fichar? AGB: Bueno, él alucinaba, lo que pasa es que encontró mucho calor humano. Y luego, claro, se reía. Él se quedaba... Es que es... ¿Cómo te puedo decir? Es como si te pones a correr con un Ferrari y con un Opel Corsa ¿no? -risas-. Sabes que cuando te montas en el Ferrari, pues fíjate... Randy veía que teníamos infraestructuras, pero sobre todo que tenía mucho calor humano. Frank Espinosa hablaba inglés, Gregorio Serna también, e hicimos ahí todos un poco de amistad y se sintió muy arropado. Era un espectáculo ir con él. Recuerdo un día que fuimos a la Plaza de Toros, y todo el mundo quería hacerse fotos con él. Aquello era un auténtico espectáculo... Además, él era un hombre de una enorme calidad humana y se encontró como el rey del mambo en una ciudad que lo admiraba, y donde se vivía y se comía muy bien, y donde lo tenía todo pagado... En fin, no ganaría los sueldos que ganaba en otros sitios, pero estaba muy bien considerado y se sintió muy integrado en el proyecto. Y luego en la cancha, pues ya te digo, los primeros mates que he visto en directo en mi vida los veíamos aquí. A los entrenamientos era apabullante la gente que

6

venía a verlo. Y cuando íbamos a jugar por ahí, a Torre Pacheco o Molina de Segura... Bueno, equipos que eran nuestros rivales, porque la Tercera División era una liga regional. CBM: La gente de Murcia respondió al equipo desde el primer momento y a eso ayudó el fichaje de Owens. La cancha se llenaba. AGB: Sí, pero era un público muy joven. Hoy serán papás y serán abogados y médicos, pero en aquella época eran gente muy joven, era un público totalmente distinto al del fútbol. Había gente un poco más mayor, pero aquello era un equipo para un público muy joven. Y entonces ya se le empezó a dar la estructura de club, de entidad, y a hacer abonados porque al principio aquí no había socios, no había más ingresos que lo que traía el patrocinador para pagar plantilla. Cuando empezamos a trabajar con semiprofesionales que venían de Segunda Divi-


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 7

sión y de Primera, ya había que pagar un sueldo. Y luego también hubo mucha rivalidad con Cartagena. Ellos ficharon para los partidos finales a un ex jugador del Barcelona, a Santillana, y además se transmitieron los dos partidos, tanto el de ida como el de vuelta, por el centro territorial de TVE en Murcia por primera vez. Es decir, no se había transmitido al Real Murcia y retransmitieron baloncesto de Tercera División. Y con esas aspiraciones que teníamos desde el principio, después compramos la plaza y se ascendió. CBM: ¿Cómo surgió la opción de comprar la plaza del Logos de Madrid, filial del Estudiantes, para jugar en 1ª-B? AGB: El primer contacto lo tuvimos con Paniagua, que nos puso sobre la pista de la situación en que se encontraba el Logos, y entonces ya fue negociar y comprar la plaza.

“El público del baloncesto era totalmente distinto al del fútbol. Aquel era un equipo para un público que hoy serán papás y abogados y médicos, pero que por entonces era gente muy joven” CBM: Se abrió el juego en la 1ª-B. AGB: Sí, y de ahí para arriba. Ahí ya puede decirse que fue la auténtica profesionalización del baloncesto en Murcia. Se tuvo que esperar un tiempo, pero por aquí han pasado jugadores importantes y se han hecho plantillas que han dado categoría. Por vez primera se radian partidos de basket. Yo me acuerdo perfectamente que en Radio Juventud se radian por primera vez los partidos y teníamos un programa diario de baloncesto, por las noches, que además lo dirigía yo, y bueno, empezamos a hacer cosas que no se habían hecho ni en el periodismo, ni en la radio, ni en la televisión. Eso te demuestra el interés que había despertado el baloncesto para captar nuevos oyentes, una audiencia de gente joven que se identifica con el basket. CBM: ¿Usted se desvinculó totalmente del club, o seguía al tanto de lo que pasaba?

BIO: Antonio González Barnés. Hijo del artesano carrocista Antonio González Conte, periodista y escritor, trabajó en Radio Cadena Española, Radio Juventud y en La Opinión. Fue concejal de Cultura del ayuntamiento de Murcia de 1995 a 2007, y hoy es jefe de Prensa de Toros Sureste. AGB: Sí, yo iba a los pabellones y transmitíamos los partidos en casa y fuera. Entonces fui dando un giro a mi carrera profesional, y dejé el deporte para hacer fiestas y tradiciones en La Opinión. Estuve acudiendo al baloncesto durante siete u ocho años seguidos, y desde el año 1995 hasta el 2007 que estuve de concejal, fui a apoyar al club que vi nacer, y del que me consideré propulsor de que existiera. CBM: ¿Sabía que en 2010 se cumpló el 25 aniversario del club? ¿Recordó la efeméride? AGB: No me acordaba del año ni de la efeméride. Fíjate, un cuarto de siglo y porque tú me lo dijiste ayer. Para mí todo parece que fue ayer, porque la verdad, hasta los nombres los recuerdo, de los que pusimos en marcha esta historia... CBM: Cuando oye hablar del club, ¿siente algo especial como partícipe de su creación? AGB: Pues mira, lo siento, pero nunca me lo han reconocido. Ha sido de esas cosas que uno hace porque cree que las debe hacer, sin esperar ningún tipo de recompensa. Aquí han pasado circunstancias, ascensos... Y nunca nadie se acordó de los que pusimos esto en marcha. Ni la insignia del club, ni una metopa, ni un recuerdo, ni una cena... Se olvidaron de todos nosotros. Bueno, el recuerdo permanece, la pena es que no se te reconozca. Y no es porque uno vaya buscando ponerse en el pecho medallas, pero es que la historia la hemos escrito, y que esa historia se oculte es desalentador. Nunca se nos ha reconocido, ni siquiera se nos ha mandado un "crismas" navideño, es decir... (Antonio se ríe). Con eso te lo digo todo. Pero te vuelvo a repetir, que uno en su momento no hace las cosas para eso, pero que da gusto que se te recuerde después y es una pena. Es muy propio de los murcianos, el que no se te reconozca.

7


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 8

artículo

Manrique Cos

“Juver” Una buena mañana de hace 25 años, aparecieron por mi casa de La Alberca dos amigos que deseaban hablarme sobre un proyecto baloncestístico. Se trataba de Pedro Ruiz Morales y de Gregorio Serna Mármol. Eran antiguos jugadores de baloncesto a los que yo había entrenado en el Basket Murcia. Sin más preámbulos me hablaron del Júver. Yo ya hacía años que no entrenaba y precisamente acababa de rechazar otra oferta hacía unas semanas. Mi relación con el baloncesto había sido tan intensa –jugador desde los doce hasta la treintena, presidente de club, pega carteles, taxista y entrenador – que ya me merecía un descanso definitivo. Pero en esta ocasión existía un matiz que ellos consideraban determinante para que yo aceptara el ofrecimiento. Hasta la fecha, cada vez que un equipo murciano de baloncesto ascendía de categoría, automáticamente renunciaba al ascenso por falta de financiación. La diferencia, ahora, radicaba en que se pretendía construir un club con un fuerte apoyo económico que nos permitiera tener las máximas aspiraciones de continuidad. Llegaríamos hasta donde fuésemos capaces de llegar. Hubo otro determinante de más peso para que aceptara ser el entrenador: la ilusión que ponían en el proyecto. Pronto me reencontré con el resto de la cuadrilla –utilizo este término taurino en honor a González Barnés, otro de los pilares del Júver – y comprobé que el entusiasmo era compartido por todos ellos: González Barnés, Pedro Ruiz, Gregorio Serna, Frank Espinosa… ¿Para cuándo un merecido homenaje a esta cuadrilla? Fueron ellos los que por primera vez soñaron con que nuestro baloncesto saliera de su eterno provincianismo.

De paisano, y de izquierda a derecha: Gregorio Serna, Manrique Cos y Pedro Ruiz.

8


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 9

Supieron atraer a su proyecto a directivos futboleros –gente muy válida como Manuel Álvarez o Enrique Martínez – y por supuesto a Juan Valverde, al que ante los micrófonos de Juan Ignacio de Ibarra califiqué de “mirlo blanco”. No me arrepiento. En Murcia se desató la locura; por arte de magia empezaron a acudir al pabellón Príncipe de Asturias miles de aficionados – ¡en Tercera División! – que pasaban por taquilla para presenciar el partido de los domingos. Ruedas de prensa, micrófonos hasta en los entrenamientos, entrevistas radiofónicas diarias... En una ocasión, a media mañana, vino a mi aula uno de los conserjes de mi instituto: Luis del Olmo quería entrevistarme en su programa "Protagonistas". Hasta ese punto había trascendido el fenómeno Júver. Ante tanto vértigo profesional, la realidad del equipo era otra muy distinta. Estaba formado por antiguos jugadores de Maristas, casi todos ya universitarios. Ninguno cobraba un céntimo y sus prioridades naturalmente eran otras. En épocas de exámenes no aparecían por los entrenamientos y en más de una ocasión la víspera de algún partido la habían pasado en vela. Éramos un equipo “profesional” plagado de “aficionados”, incluido el entrenador: Chaga, Rogelio, Marcial, Aznar, Muñoz, Serrano, Arturo… A todos nos cabe el honor de haber formado parte del primer Júver.

De todo cuanto me tocó vivir por aquellas fechas recuerdo de una manera especial la llegada a Murcia de Randy Owens. Fue todo un acontecimiento. Por entonces era una rareza ver a una persona tan alta en nuestra ciudad. Hasta el Tío Pencho le dedicó una de sus viñetas: Randy miraba extrañado la catedral y el tío Pencho le decía “¿Qué te creías, que tú eras lo más alto de Murcia?”. Recuerdo la gran humanidad de Randy, visitando colegios y deslumbrando a los críos con su estatura y su clase. Sin duda él también contribuyó al éxito del Júver. Por mi parte me dediqué, tan sólo, a entrenar de la mejor manera que supe. No tengo otro mérito y no es falsa modestia. Lo cierto es que sólo guardo buenos recuerdos de aquellos inicios. El trato que me dispensó Juan Valverde –jamás una mala cara ni una injerencia en mi trabajo– fue sencillamente exquisito. Sólo tengo palabras de agradecimiento. Alguna vez coincidimos en el Club de golf de Altorreal o en el Club de Tenis, y en nuestras caras se adivina que ambos compartimos un buen recuerdo".

Manrique Cos Tejada. Entrenador Nacional de Baloncesto

9


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 10

reportaje

El Pabellón Príncipe de Asturias

PSS/Murcia. Cuando conocemos la historia de los dos hogares que ha tenido el CB Murcia, al mismo tiempo estamos conociendo la historia del propio equipo. El Pabellón Príncipe de Asturias primero, y el Palacio de los Deportes después, son las dos instalaciones en las que el equipo murciano ha tenido su pista de juego a lo largo de estos 25 años. Esas dos canchas han sido el escenario de nuestras emociones, de nuestros desvelos y de nuestras alegrías. Han sido testigo de grandes gestas, y por supuesto, también de malos tragos. Pero no sólo eso: existe aquí una estrecha relación entre ciudad, instalación deportiva y club. Con su nacimiento y desarrollo, con sus crecientes necesidades, el CB Murcia ha obligado a la ciudad a construir y a modernizar sus instalaciones deportivas, y a la vez ha hecho posible que los murcianos gocen de las mismas para practicar deporte a nivel particular. Y más. Con su presencia en las máximas

10

competiciones nacionales, el propio CB Murcia y los equipos profesionales de voleibol y fútbolsala han fomentado la actividad deportiva, ofreciendo a los niños y niñas de Murcia un espejo donde mirarse. El resumen de los eventos sería el siguiente: en 1981 se proyecta un nuevo Pabellón Municipal para la ciudad; en septiembre de 1985 se inaugura; ese mismo año nace el Juver Basket Murcia y, poco tiempo después, el nuevo Pabellón comienza a llenarse hasta la bandera al calor del baloncesto; en 1990 el club asciende a ACB y hay que reformar el Pabellón y ampliar su aforo; en 1992 se proyecta un nuevo Palacio de los Deportes que satisfaga las necesidades del club, y por ende, de la ciudad; en 1994 se inaugura el nuevo Palacio de los Deportes, y el CB Murcia vuelve a llenarlo. Más conexiones: cuando el CB Murcia jugaba


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 11

en el pabellón pequeño, el propio club era pequeño. Allí nacimos como equipo y como afición, y también allí vivimos el primer y mágico ascenso a la ACB. En cuanto al pabellón grande, fue el lugar en el que nos hicimos grandes; fue como un sueño hecho realidad. Ambas canchas se construyeron en zonas periféricas y a medio urbanizar, por lo que el contacto basket-huerta era mucho más estrecho que ahora que las avenidas y los edificios las envuelven. Recién inauguradas, las dos parecían haberse quedado pequeñas. El proyecto del por entonces Pabellón Municipal de Deportes, fue realizado por el arquitecto Antonio Alemán Picatoste y se presentó el 17 de septiembre de 1981 en el ayuntamiento de Murcia. Tal y como se relataba en el periódico La Verdad del 6 de septiembre de 1985, uno de sus promotores (“el precursor del nuevo Pabellón”) fue el entonces Delegado Provincial, Tono Páez. En un especial dedicado a la inauguración del pa-

bellón, Páez recordaba los primeros pasos dados casi cuatro años atrás: “Recuerdo que el alcalde (en 1981), José María Aroca, me decía que aunque él no practicaba ningún deporte, consideraba de vital importancia que Murcia contara con unas instalaciones dignas. También pensaba que iba a ser difícil convencer a Carlos Collado (entonces presidente de la Diputación, y más tarde, de la Comunidad Autónoma de Murcia) para que la Diputación aportara su parte. Incluso se apostó conmigo una cena. Collado también se volcó con el tema y José María Aroca tuvo que pagar la cena”. En esa misma entrevista, Tono Páez admitía, con una mezcla de malestar y orgullo: “Nunca quise medallas, aunque (el Pabellón) es algo así como un hijo (…). Me da igual que se me reconozca, pero yo parí el pabellón. Al menos, me empeñé en ello más que nadie”. El parto fue largo. Hacia el mes de mayo de 1983 el nuevo Pabellón ya estaba terminado, pero no así los accesos y el entorno, con lo que aún

El primer hogar del

CB Murcia Pabellón Municipal de Deportes, más tarde se llamó Pabellón Mar Menor y finalmente Pabellón Príncipe de Asturias Arquitecto: Antonio Alemán Picatoste Coste: 300 millones de pesetas Financiación: Comunidad Autónoma de Murcia, Ayuntamiento de Murcia y Consejo Superior de Deportes Presentación del proyecto: 17 de septiembre de 1981. Inauguración: 7 de septiembre de 1985. Aforo inicial: 2500 espectadores (1800 asientos fijos y 700 móviles). Reformas: en 1990 se mejoran los accesos, se sustituyen los asientos y se instalan de nuevas gradas telescópicas para alcanzar un aforo de 5000 espectadores. Con motivo de la celebración del Torneo Pre Olímpico de Barcelona’92 en el verano de 1991, se mejora la señalización de los graderíos y se abren dos nuevas cantinas (pasando de una a tres).

11


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 12

tuvo que retrasarse su inauguración nada menos que dos años. La construcción se presupuestó en 150 millones de pesetas. A ello se sumaron los 26 millones de pesetas que costó el equipamiento y los 70 millones que hicieron falta para adecuar los accesos de la instalación deportiva. Por ese hecho, en cuestión presupuestaria la obra no estuvo exenta de polémica, tal y como lo demuestra un artículo de La Verdad (25 de agosto de 1985): “Financiado por la Comunidad Autónoma y el ayuntamiento, con la participación del Consejo Superior de Deportes (…), su presupuesto se duplicó de 150 a 300 millones. Comunidad y ayuntamiento se llevaban las manos a la cabeza y el nuevo Pabellón se convirtió en un agujero negro que se tragaba millones y millones. No había accesos y la inauguración se retrasó varias veces”. En ese mismo diario, con fecha de 23 de agosto de 1985, se entrevistó al concejal de Deportes, Ricardo Cases, para tratar la situación de Murcia en materia deportiva. Tras anunciar la próxima construcción de algunas obras que hoy en día ya forman parte de la oferta deportiva de Murcia, como la piscina olímpica del recinto “Murcia-Parque”, el estadio de atletismo de la UMU o la piscina cubierta del Infante, el concejal habló sobre el posible uso que se le iba a dar al nuevo pabellón municipal una vez fuera inaugurado. El concejal respondía: “Para poder sacarle verdadera utilidad, tenemos pensado mantener una actividad deportiva permanente, montando una serie de escuelas municipales. También alquilaremos el Pabellón a equipos de competición”. Luego, Cases añadía: “Ahora que hemos conseguido el Pabellón, hay que promocionar el deporte de base para que algún día podamos tener un equipo en la élite deportiva”. El concejal aún no sabía que en pocas semanas iba a nacer el gran aliado del Pabellón: el futuro Club Baloncesto Murcia. Por ese motivo, Cases seguía con su argumentación: “No teníamos un Pabellón adecuado en toda Murcia, porque el que existe está viejo y deteriorado. No podíamos tener un equipo deportivo en 1ª División y mucho menos traer grandes espectáculos a nuestra ciudad. Con este Pabellón pretendemos cubrir el vacío existente”. Sin embargo, y sólo dos días después de esa entrevista (el 25 de agosto de 1985), el debate sobre el posible desuso del Pabellón daría un giro radical. El titular de la noticia en La Verdad era bastante elocuente: “El nuevo Pabellón nace pequeño”. El recinto se había construido con una capacidad de 1800 localidades fijas, ampliables en su momento a 2500. En esa noticia también se anunciaba el plato fuerte de los actos de inauguración, un torneo cuadrangular de baloncesto entre Cai Zaragoza, Español de Barcelona, Fórum Valladolid y un combinado de jugadores estadounidenses que venía como “All Star USA”. Mitad noticia, mitad artículo de opinión,

12

De arriba a abajo: Tono Páez Canasta del pabellón Ricardo Cases


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 13

el periodista se mojaba, y a decir verdad (visto lo que iba a suceder después), no se equivocó: “Mucho nos tememos, y no es por ser pesimistas, que este nuevo Pabellón que ha levantado tantas expectativas, se puede quedar pequeño para las necesidades de Murcia (…). Creemos, y el tiempo nos lo dirá, que el Pabellón va a convertirse en una pequeña instalación deportiva en la que no se podrán realizar grandes actividades y espectáculos por falta de aforo. Tal circunstancia se tenía que haber previsto antes”. Pero había más; por ejemplo, deficiencias en los vestuarios: “Los jugadores de baloncesto que acudan al torneo se van a tener que sentar en sillas para ducharse, ya que su altura es bastante reducida”. Las pesimistas predicciones se vieron confirmadas cinco días más tarde. “La expectación inusual” que había despertado el torneo cuadrangular de baloncesto, provocó que se agotaran las entradas disponibles en poco más de dos días. El desglose que se hizo de las mismas fue así: de un aforo total de 2500 localidades, 2000 se vendieron al público de manera anticipada, 250 se reservaron para su venta en taquilla y otras 250 se destinaron a protocolo. Atención, porque este asunto del protocolo derivó en una bronca monumental el día de la solemne inauguración; lo veremos más adelante. La expectación del torneo no sólo se dejó sentir en la rápida venta de las entradas, sino que incluso Televisión Española anunció la retransmisión del partido final dentro de su programa “Tiempo y marca”.

El día 5 de septiembre de 1985 se amplió en prensa la información sobre el resto de actos programados, y también sobre los equipos participantes en el cuadrangular. En el Cai Zaragoza, además de su “magnífico entrenador Manuel Comas”, destacaban jóvenes realidades como Fernando Arcega, José Luís Llorente, “Indio” Díaz o el prometedor Francisco Javier Zapata. Por el Fórum de Valladolid, nada menos que George Singleton, Samuel Puente, Quino Salvo y “nuestro” Julio Torres, que en 1985 era un chaval de 19 años cedido por el Baskonia. En el Español, equipo patrocinado por Juver, jugaba otro futuro componente del equipo murciano, Mike Phillips, junto con Epi II, hermano de Juan Antonio San Epifanio. En cuanto al combinado americano, en realidad lo formaban jugadores que o bien ya habían jugado en Europa, o bien tenían intención de encontrar equipo en el Viejo Continente. En él estaban Earl Williams (ex de los Celtics), Jim Allen (ex de Cai y Breogán), James Hardy, Jim Grady, Ricky Johnson y Al Beal, entre otros. En La Verdad también se decía que “el éxito de este torneo está garantizado, y se tiene la intención de institucionalizarlo para todos los años. Es una lástima que nuestro reciente pabellón se quede pequeño para este tipo de actos deportivos”. El artículo remataba con una frase que nos suena ya exótica: se decía que la presentación oficial se llevaría a cabo el domingo 8 de septiembre de 1985, a las 12 horas, “con la asistencia de las principales autoridades civiles y militares de la provincia”.

13


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 14

Al día siguiente, viernes 6 de septiembre de 1985, el diario La Verdad dedicó varias páginas a la inauguración. Bajo el título “Nuevo Pabellón de Deportes”, iniciaban el reportaje con un artículo en el que se decía: “Llegó la hora, y esperamos que gozosa, para que nuestros deportistas puedan tener unas instalaciones dignas de una ciudad como Murcia. Durante muchos años, todos hemos clamado por algo que se hacía necesario desde hace lustros. Al fin, y a pesar de los retrasos, se va a inaugurar el nuevo Pabellón que, sin ser un Palacio de Deportes, mejora ostensiblemente las escasas instalaciones deportivas de que goza la ciudad. (…) Saludamos al nuevo Pabellón que se va a quedar pequeño para las jornadas inaugurales. Lo que hace falta es que se quede igualmente pequeño cuando se celebren otros acontecimientos deportivos de menor rango. Servirá para confirmar que aumenta la afición por los deportes minoritarios”. El periodista no podía saber lo que estaba a punto de suceder: el nacimiento y primeros pasos del CB Murcia (AD Juver Basket Murcia). El especial de La Verdad dedicado al Pabellón proseguía con una nueva entrevista al concejal de Deportes, Ricardo Cases, que no tenía problema en admitir la problemática del escaso aforo: “El Pabellón se debió construir pensando en el futuro, y por supuesto, con una mayor capacidad de aforo, como mínimo para unas 5000 localidades ampliables a 6000. Hay que prever que un Pabellón de estos no se puede construir cada cuatro o cinco años, se tenía que haber previsto que se va a utilizar durante veinte o treinta años más. Cuando tengamos un equipo en la élite, tendremos serios problemas de capacidad para el aficionado”. Aunque ese día Cases acertó en su vaticinio, el concejal no podía imaginar que, sólo cinco años después, Murcia lograría poner un equipo de baloncesto en la máxima competición nacional, lo que obligaría en primera instancia a remodelar severamente el Pabellón Municipal, y en segunda, a proyectar y construir el nuevo Palacio de los Deportes (inaugurado en 1994, sólo nueve años después del Príncipe de Asturias).

14

No todo fueron lamentos. El propio Cases señaló las cosas buenas del nuevo Pabellón Municipal: “Es la mejor obra que tenemos hecha a nivel municipal y deportivo”. El concejal destacaba sobre todo tres aspectos: “su buena ubicación y comunicaciones, que arquitectónicamente es de una gran belleza de construcción, y lo que es más importante, la gran utilidad y rendimiento que se le va a sacar”. En efecto, y desde la distancia que dan estos 25 años, se puede decir que al margen de su coste, el Príncipe de Asturias supuso un primer escalón, un primer paso hacia la gran obra deportiva de Murcia, el Palacio de los Deportes, que es casi como su prolongación. Sólo la meteórica carrera del CB Murcia adelantó la construcción del Palacio, y una vez que el CB Murcia se trasladó, además de dejarnos muy buenos recuerdos del “viejo y pequeño” pabellón, nos dejó una instalación muy útil para la práctica deportiva de los murcianos. Y también es útil para otros equipos de


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 15

Murcia a los cuales el Palacio de los Deportes se les queda un poco grandes, como el voley femenino. Encaja en el guión. Aunque todo el mundo coincidía en señalar lo escaso del aforo en los días previos a la inauguración, Tono Páez se justificaba: “Que el Pabellón se llene el día de su inauguración y cuando se presenten espectáculos deportivos excepcionales, es algo lógico. Lo increíble sería que no se llenara con un Real Madrid de baloncesto, por ejemplo. Murcia, lamentablemente, no tiene deportes minoritarios de élite. Por todo ello va a ser difícil que con un partido de baloncesto de equipos de Murcia, se llene ese Pabellón”. Páez se equivocaba: en tan sólo dos meses comprobaría su error con el partido que debía enfrentar al recién nacido Juver Basket Murcia y al Cartagena. Sin embargo, terminaba su entrevista admitiendo que “vale que (el Pabellón) se quede pequeño, pero nunca inservible”, al ser “una instalación necesaria”. Sin duda lo era. Por otro lado, el arquitecto Antonio Alemán decía del Pabellón que “es uno de los mejores de su tipo”, que sería medio: ni un gran Pabellón como los de Madrid o Barcelona, ni una pequeña instalación. También admitía que su aforo era escaso para algún equipo que jugase en División de Honor, pero técnicamente lo calificaba como “uno de los más avanzados”. Proseguía: “contará con la energía producida por setenta y cinco paneles solares en lo alto de la edificación, que permitirán conseguir un notable ahorro energético” El Pabellón se adelantó a su tiempo: también tenía niveles de intensidad de luz: una para par-

tidos en horario nocturno, otra para diurnos y otra para entrenamientos, además de tener un gran lucernario para dar luz natural cenital durante el día. Otra novedad era el marcador electrónico, uno de los más modernos de su tiempo y que podía incluso imprimir textos “como los marcadores de algunos estadios de fútbol”. El 7 de septiembre de 1985 comenzó a botar el balón con el partido entre el Cai Zaragoza y el Forum de Valladolid, aunque la gran polémica de las entradas llegó al día siguiente: con el cartel de “no hay billetes” en la puerta, y con gente en la calle sin entrada, la tribuna de autoridades tenía más de cien asientos vacíos correspondientes a invitaciones. Eso provocó los gritos y abucheos del público, impidiendo a las autoridades (Collado y Bódalo) poder disfrutar del “momento discurso”. Y como todo es relativo y el término medio no existe, pocos días después de la multitudinaria inauguración, Murcia no lograba llenar la instalación: el fútbolsala no era suficiente reclamo y el pabellón se encontraba totalmente desamparado. En ese contexto estalló la bomba deportiva del momento: un ex directivo del Real Murcia, Juan Valverde, dueño de la firma de zumos Juver, se ponía al frente de un nuevo proyecto; la Asociación Deportiva Juver Basket Murcia nacía en Tercera División con el firme objetivo de darle a la ciudad el mejor baloncesto, y de subir a la élite en poco tiempo. La rivalidad con Cartagena y la llegada de Randy Owens hicieron el resto: el pabellón, el club y Murcia se aliaron para vivir grandes momentos y ya no se volvió a hablar de una instalación en desuso. Al contrario: con el CB Murcia, el Príncipe de Asturias tuvo una vida corta pero intensa en la ACB.

El pabellón en 1985, pocos días antes de su inauguración /LV.

15


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 16

entrevista

Randy

“Todos los días me acuerdo de Murcia” PSS/Murcia. CBM nos lleva al momento en que el CB Murcia, recién nacido, comenzó a hacerse un hueco en las canchas de Tercera División. y también en el corazón de los murcianos. Ya hemos hablado en este número de la idea, que surgió como una llama en unos enamorados del baloncesto, y también hemos hablado de aquel que avivó el fuego con leña y aire, que lideró el proyecto con su dinero y, sobre todo, con una determinación a prueba de bombas: Juan Valverde. Hasta ahí todo bien, pero faltaba algo y no pequeño. Con buen criterio se pensó que, para que el equipo echara raíces en Murcia, era necesario que hubiera algo impactante sobre la pista; un pionero que atrajera la atención del respetable. Un profeta. El profeta del baloncesto en Murcia se llamó Randy Owens, y vino desde el otro lado del charco para mostrarnos lo maravillo que era este deporte. No es que en Murcia en 1985 no supiésemos lo que era un balón, y tampoco es que nadie hubiese sido capaz de encestar con maestría, pero hasta entonces el baloncesto murciano se había movido en otro nivel, en un estado de semiclandestinidad y de localismo, sin el foco del gran público y de la prensa. Randy Owens llegó, e impresionado por el ambiente y por el trato recibido, se quedó, y rápidamente fue reclutando adeptos para la causa al mismo tiempo que anotaba triples y mates, ante el asombro “boquiabiértico” de los nuevos aficionados. Para muchos de ellos, aquella era la primera vez que veían en directo jugadas de tal calibre, y claro, quedaron marcados para siempre. Hicieron una cruz en su asiento de plástico del viejo Príncipe de Asturias y dijeron, “este sitio ya es mío”.

16


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 17

Owens Bio: Randy Owens Nacido en el estado de Pensilvania, estudió en la Universidad de Filadelfia Textile. En 1980 fue drafteado por Indiana Pacers, pero lo dejaron libre. Tras un la CBA, durante unos meses jugó en Filipinas hasta que recibió una llamada desde Murcia en enero de 1986. Jugó en el CB Murcia durante dos temporadas y media, y luego se marchó a Israel. Cinco años después recaló en Austria por una temporada, y más tarde jugó en Argentina sus últimas cinco temporadas como profesional. Trabajó en los Juzgados de Filadelfia y actualmente es subdirector de un colegio de jóvenes con problemas de adaptación en su tierra natal, además de pertenecer a la Fundación Danny Rumph para prevenir y diagnosticar enfermedades cardiacas en jóvenes deportistas.

17


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 18

Localizar a Randy Owens ha sido muy difícil. Durante seis meses -a tiempo parcial-, las pesquisas transitaron entre los Juzgados de Filadelfia, Miguel Ángel Paniagua, antiguos compañeros del jugador en la Universidad de Filadelfia Textile y decenas de artículos y noticias en Internet. Tras mucho, mucho insistir, finalmente dimos con él de una manera triste: en una Web de deportes norteamericana se daba cuenta del fallecimiento por paro cardíaco de un joven universitario durante un partido de la NCAA. Sucedió en 2005, y en la noticia se decía que aquel joven, Danny Rumph, era hijo y sobrino de jugadores de baloncesto. Su tío se llamaba Randy Owens.

CBM: Muchas gracias por atender nuestra llamada desde Murcia, Randy. Randy Owens: Encantado. Echo de menos en tiempo que estuve allí, ¿sabes? La gente me animaba... Es como si echara de menos a mi familia. CBM: El tiempo pasa muy deprisa. R: Sí, lo hace... CBM: Porque usted estuvo en la creación del CB Murcia hace 28 años, y parece que fue ayer. R: Sí, lo vi, lo vi… Sí, yo estuve en el principio del equipo, y la gente de allí, el entusiasmo, la manera en la que me aceptaron y en la que aceptaron al baloncesto, fue fenomenal. Entiendo el porqué es un club tan grande hoy en día, porque la gente de allí realmente lo disfrutaba. CBM: Es sorprendente que viniera aquí, o eso me parece. ¿Cómo fue? R: Pues yo había estudiado en Filadelfia. Fui drafteado por Indiana Pacers y ellos me dejaron libre. Entonces fui a la CBA, fui el lider en anotación, y un ojeador me dijo que quizá debería marcharme al extranjero. Jugué en Filipinas, y luego a Murcia. Después de estar en España me fui a Israel cinco años, luego a Austria un año, y luego a Argentina durante cuatro años. Pero bueno... Echo de menos Murcia, te lo digo, ¿eh? Me encanta... Tienes que entender que cuando llegué a España, y para cualquier americano que llega a España, la vida era diferente, es diferente y me encantaba. Me encanta la manera en la que to-

18

do el mundo en España… No sé, simplemente era mucho mejor que la vida aquí, en Estados Unidos... Todavía es mejor que aquí. La gente en España me miraba como a una persona, no como a un americano negro, ¿me entiendes? Me miraban como a una persona, y aquí todavía hay sitios donde voy y piensan, “oh, ya viene este tío negro”. En Murcia no era así. En Murcia, a donde fuera, me trataban como a una persona, y es increíble, increíble… CBM: Ya, entiendo. Pero para usted, venir aquí, a un equipo totalmente nuevo con gente sin experiencia profesional… R: Sí. Cuando fui por primera vez no sabía si querría quedarme, porque ellos nunca habían tenido un equipo de baloncesto y no sabía cómo lo aceptaría la gente, así que… Y por entonces ellos no estaban en Primera División, ni en Segunda División… Así que, “aquí estoy yo, voy a jugar en Tercera División, soy el único americano aquí…”. Eso me preocupaba porque no sabía cómo iba a ser aceptado. Pero, tío, fue enorme… Enorme. CBM: ¿Buscó Murcia en un mapa antes de venir? R: Sí, lo hice. Tenía otros lugares donde podría haberme ido, tenía ofertas en Bélgica y en otros sitios, pero no sé por qué, la pasión en Murcia era tal, que… “Quiero quedarme, quiero quedarme”. Incluso cuando estaba jugando allí, ellos hicieron un torneo donde invitaron a equipos de Segunda y de Primera División para jugar contra nosotros y preguntarles: ¿Qué os


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 19

parece? ¿Creéis que puede jugar en Primera División? Y yo podía jugar, simplemente decidí quedarme allí. Por eso a los colegios a hablar a los niños, y hablaba con la gente, ¿Sabes? Eso era importante para el baloncesto. CBM: Entonces, ¿tuvo ofertas para irse de Murcia? R: Sí, tuve ofertas para irme a otros países, pero me quedé allí porque a veces no se trata sólo de jugar al baloncesto. Una vez que llegué a Murcia, la manera en la que la gente me trató, y la manera en la que la organización del club me trató, dije, ¿sabes qué? Me quiero quedar aquí. Yo vi que el club tenía curiosidad por ver si yo podría jugar en la Segunda o en la Primera División de España, y yo se lo demostré: “puedo jugar donde queráis, pero me he quedado en Murcia porque estoy cómodo aquí, y porque la gente me trata muy bien aquí”. Por eso estuve tan bien en Murcia. CBM: En cuanto al nivel de esa competición, de la Tercera División, ¿cómo se sentía? R: Pues fui el primer americano en jugar en Tercera División, y ¿sabes qué? Que durante un tiempo me preocupaba ese hecho, porque pensaba en mi futuro, y me decía, bueno, si juego aquí, en Tercera División, luego, ¿podré ir a otro sitio? Bueno, pues siempre supe que podría ir a otro país si quería jugar, pero no sabía si podría ir a otro lugar en España, porque por el hecho de haber jugado en Tercera División, la gente podría decir, “oh, ha jugado en Tercera División, no es tan bueno”, pero yo lo era, yo era bueno. Jugué en Tercera División porque disfrutaba jugando allí y porque la gente me trató muy bien, y eso fue por lo que, cuando me marché, no tuve problema en irme porque sabía que podría irme a otro país a jugar. Por eso me fui a Israel durante cuatro años. CBM: En cuanto a público, aquella Tercera División no pudo ser mejor. ¿Recuerda el partido contra Cartagena? R: Oh, sí, recuerdo Cartagena, tengo un montón de cosas guardadas, de periódicos, y los miro y recuerdo a Cartagena, y a los otros equipos contra los que jugamos. Cartagena era el equipo más importante y teníamos que derrotarles… Miro los periódicos todo el tiempo. Necesitábamos batir a Cartagena, y después de ese primer año, conseguimos jugar en Segunda División (la antigua 1ª-B) y firmé un

y firmé un contrato de tres años. Entonces abrí el bar “Tres puntos” con un buen amigo mío, Manolo (Álvarez, ex directivo del Real Murcia, y por entonces miembro de la directiva del CB Murcia), porque yo tenía que lanzar mucho de tres, así que… (Risas). CBM: Sus paseos por Murcia eran todo un acontecimiento. La gente se quería hacer fotos con usted, como cuando Antonio González Barnés le llevó a los toros. R: Oh, sí, me llevó a una corrida de toros… Quiero mucho a Antonio. Oh, Dios mío, ¡me lo pasé muy bien! Quiero mucho a Antonio, a Pedro (Ruíz Morales) y a Gregorio (Serna). Ellos… Ser el primer jugador negro y norteamericano allí, fue muy importante para mí. Para mí era muy importante que la gente tuviera una experiencia positiva, ¿me entiendes? Por eso salía y hablaba con la gente, e iba a los toros, e iba a los colegios... Lo hacía porque era la primera experiencia con un jugador de baloncesto, y quería que fuera una buena experiencia, ¿sabes? Era muy importante para mí. CBM: Así que usted sentía que debía ser la imagen del baloncesto, además de la imagen del recién nacido club. R: Sí, yo sentía que era la imagen y quería ser una buena imagen, una imagen positiva, porque hay muchos jugadores que vienen del extranjero y yo quería que, en esa primera vez en Murcia, tuvieran una sensación positiva con un negro norteamericano. Hay un montón de americanos que se van al extranjero, y no todos son buenos, no son profesionales. Yo quería que la gente en Murcia tuviese una buena experiencia para que al próximo americano, al menos, le dieran la oportunidad. Era importante que la gente de allí viera que esa es la manera en la que actúa y se comporta un verdadero jugador profesional de baloncesto. Se comporta siendo profesional, parándose a hablar con la gente en la calle, yendo a los colegios, haciendo diferentes cosas, ¿sabes? CBM: Pues sabiendo la huella que dejó usted en Murcia, y lo mucho que aún le recuerda la gente, hizo muy bien su trabajo, Randy. R: Eso me hace sentir realmente bien, porque era muy importante para mí que la gente de Murcia entendiera que el cariño que me mostraron, yo tenía la esperanza de

19


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 20

habérselo devuelto. Espero que se lo demostrara en cuanto a profesionalidad, en cuanto a jugar al baloncesto… Espero que… Sólo espero haber hecho un buen trabajo, porque en aquel tiempo, y sabiendo que yo era el primer jugador americano, quería que la gente viera que esa era la forma en la que un jugador de baloncesto debería ser. Espero haber hecho un buen trabajo, de verdad que sí. CBM: ¿Recuerda a Manrique Cos y al resto de compañeros? R: Sí, recuerdo... Recuerdo que eran muy jóvenes, y todos estaban en la universidad, pero cuando entrenábamos, lo hacíamos duro, y yo los trataba con respeto porque eran mis compañeros. Y creo que eso les hacía jugar a un nivel superior. Yo jugaba duro en cada partido y en cada entrenamiento, y les hacía trabajar duro en cada partido y en cada entrenamiento. Creo que algunos de ellos realmente disfrutaron porque les di la oportunidad de demostrar lo buenos que podían llegar a ser.

“Sentía que era la imagen del club y del baloncesto y quería ser una imagen positiva: hablaba con la gente e iba a los colegios para que vieran cómo se comporta un jugador profesional de baloncesto” CBM: ¿Cómo era su vida en Murcia? R: Muy diferente de la vida a la que yo estaba acostumbrado. Simplemente fue genial. La manera en la que vivís vosotros, chicos, en España, es la vida que podríamos vivir nosotros aquí, en Estados Unidos, pero no lo hacemos. Para vosotros la vida es la familia, los amigos, disfrutar de la vida, de las fiestas… Entre la vida que yo vivía aquí y la de allí, había una gran diferencia. La vida que yo vivía en España era la vida que quería vivir. CBM: ¿Y la playa? R: ¡Dios mío, la playa! Amo la playa... Conocí gente muy, muy, muy buena allí… He intentado explicar varias veces a la gente de aquí cómo es la vida de allí, pero

20


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 21

no pueden entenderlo. Simplemente, es difícil de explicar. CBM: Cuando acabó su relación con Murcia, ¿No tuvo ofertas para seguir en España? R: No, no las tuve. Pensé que las tendría, pero no las tuve, y creo que fue porque me quedé ahí, en Murcia, en Tercera División. Nadie quiso darme la oportunidad de jugar. Me dolió, pero no tanto como persona, sino como posible jugador de un equipo español de un nivel superior, el que no me dieran la oportunidad. CBM: Pero sus números en 1ª-B eran geniales. R: Sí, lo fueron, pero nadie quiso darme la oportunidad, nadie me la dio. Otros sí que la tuvieron pero yo no. No sé qué pasó, si el club tuvo algo que ver. Nadie me dio la oportunidad de quedarme en España en otro equipo, y por eso me fui. CBM: Murcia tampoco se la dio. R: No, pero oye, tienes que entender que esto es un negocio. Yo lo entendí así. Yo siempre fui profesional, y si no me quieres, vale, no me quieres, pero para mí era muy importante que el baloncesto en Murcia diese una imagen seria y profesional, y lo hice, y luego nadie más en España quiso darme la oportunidad de seguir. Bueno, no me preocupaba porque pensaba que siempre me podría ir a otro país. Siempre me quedaba esa opción. CBM: ¿Qué le dijeron en Murcia? R: Me dijeron que iban a jugar a otro nivel, a un nivel superior, y que necesitaban… Bueno, yo no tuve ningún problema con eso, y si ellos pensaron que necesitaban a otros americanos, pues bueno, está bien. Yo sabía que era suficientemente bueno para jugar, pensé que podría ponerme a tono, que podría trabajar y hacer el esfuerzo en Murcia, y de hecho, creo sinceramente que merecía ir a un nivel superior, pero ellos pensaron que me tenía que marchar y así fue, me marché. Y no tengo ningún problema con eso, todavía amo a Murcia, todavía amo la oportunidad que tuve de jugar allí, todavía amo a la gente de allí, todavía me conmueve la gente de allí… Es decir, que está bien, está bien. CBM: ¿Y qué le dijo su agente, Miguel Ángel Paniagua? R: Pues lo intentó, pero me dijo, “Randy, no te he podido encontrar equipo, lo siento...”. Y por

eso acudí a mi agente americano y me salió la oferta del Hapoel Halon, en la Primera División de Israel. CBM: Usted se hubiera quedado en España. R: Sí, claro, por supuesto… Quería quedarme, y cuando tuve que irme me dolió en el corazón, pero yo era un jugador de baloncesto profesional e hice lo que tenía que hacer. Yo, por mí, me hubiese quedado en España. CBM: ¿Ha seguido al CB Murcia estos años? R: Sí, en Internet. Sigo el baloncesto europeo y miro cómo va Murcia todo el tiempo. CBM: ¿Se enteró de que inauguró una nueva cancha en 1994? R: Sí, el nuevo pabellón, sí, todo… Incluso he intentado contactar, he ido a la página Web del CB Murcia y les he enviado e-mails con mi nombre, preguntando por Felipe Coello, o por alguien de la organización, para decir hola a todo el mundo y que me contestaran, pero nadie contestó. CBM: Eso es extraño, debe haber algún error... Esta revista lleva meses buscándole y preguntando, y nadie en el club sabía nada. R: Pues ahora puedes decirles que me encontraste... (Risas). Para mí, ahora, la oportunidad que me has dado de hablar contigo, y de volver a tener sus e-mails y todo, creo que es genial. Es genial tener la ocasión de volver a hablar con ellos y que sepan que aún tienen un lugar especial en mi corazón. De verdad que sí. CBM: Para terminar, díganos tres cosas de Murcia que recuerda con especial cariño. R: Bueno, pues lo primero que recuerdo de Murcia es lo buena que era la gente allí; lo segundo es, ¡oh, dios mío! Que adoro la comida de Murcia (risas); y la tercera cosa son las playas. Oh, dios… La gente es lo primero, no puedo creer lo buena y agradable que era la gente de allí, y Gregorio, y Antonio, y Pedro, y Juan (Valverde) y Manolo (Álvarez)… No podía creerme lo buena que era la gente. Y luego, me encantaba el marisco, ¡oh dios mío! ¡Oh dios mío! (Risas). CBM: Muchas gracias por todo, Randy. R: De nada. Y por favor, haz saber a todo el mundo de Murcia que tienen todo mi corazón… “Ellos tienen mi corazón” (lo repite en español). No hay día que no me acuerde de Murcia. Amo Murcia, de verdad.

21


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 22

actualidad PSS./Murcia. No pudo ser: los “tres magníficos” que cocinaron la permanencia -con permiso de sus compañeros, buenos gregarios-, Ime Udoka, Quincy Douby y James Augustine, no volverán a vestir la camiseta roja del CB Murcia en la próxima temporada. Después de un proceso que, como siempre sucede en el mundo del baloncesto profesional, se intuye difícil y trabajoso, los fichajes han ido conformando el nuevo proyecto con más caras nuevas de las que cabe desear en un club que necesita consolidarse y tener continuidad. La situación económica actual y el desembolso obligado por la necesidad en la temporada anterior, dan como resultado una plantilla más joven, algo más alta y con más apuestas arriesgadas que la que acabó la temporada 2012/2013 derrotando a Estudiantes en Madrid. El puesto de base pierde a Jerrells -al que se pudo ver poco debido a su lesión-, y a Pedro Rivero, que estará a un paso de Murcia, en el nuevo proyecto del Lucentum de Alicante. Para el timón se sigue confiando en Franch con un año más de experiencia en ACB, y se aumenta la exigencia sobre el badalonés con el fichaje de una nueva apuesta de futuro, Serverá, procedente del Huesca de LEB Oro. En la recámara estará de nuevo Andrés Miso, que se ganó una gran reverencia con su actuación en el puesto de base en la última y decisiva jornada de liga, después de un año muy irregular. Miso también será el desatascador en el perímetro: en ese rol, el de segundo espada, Andrés se desenvuelve mejor que debiendo llevar el peso anotador sí o sí, como a principios del año pasado. Esta temporada no tendrá por delante la pólvora de Douby, sino la inédita muñeca de Gatens, un buen “killer” que tendrá su primera experiencia profesional en la ACB y en Murcia, con la necesidad de lanzar y anotar más aún que en la Universi-

22

Año Nuevo dad de Iowa, de donde procede. En cuanto a Grimau, al que a inicios del año pasado se le exigió -como a Miso- una aportación que no le correspondía, alternará su concurso en el puesto de dos y de tres con el fichaje ilustre del verano: Berni Rodríguez. Ilustre, pero con un rendimiento también incierto: jugador de innegable calidad y de fuerte temperamento, sale por vez primera de Málaga, su casa de siempre. La experiencia será esencial para facilitar su adaptación, y además, es que el CB Murcia necesita de su veteranía y liderazgo como agua de mayo entre tanto jugador nóbel. Juan Ignacio Jasen, al que Óscar Quintana confió buenos minutos, tratará de consolidarse en ACB desde el banquillo. En la pintura del CB Murcia, la mejor noticia del verano ha sido la renovación de David Barlow, que tanto aportó al equipo la temporada pasada sin hacer prácticamente ruido. Ya ha salido del armario de alero y se configura como el famoso cuatro abierto que se lleva hoy en día. En ese mismo papel andará José Ángel Antelo, procedente de LEB Oro pero siempre con la misión de alcanzar un lugar más relevante en ACB. La constancia y el rendimiento en defensa darán la medida de su éxito. Junto a ellos, Marcus Lewis, que llega de la liga de desarrollo de la NBA con buenos números y que debuta en la ACB, y Tillie, venido del Asvell Villeurbane de Francia, completan un juego interior que es una incógnita. En el banquillo, Óscar Quintana: el técnico se ganó la renovación el año pasado, aunque los ingredientes que cocinó poco se parecían a los que tuvo a su disposición Luis Guil.


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 23

Vida Nueva Plantilla 2012 / 2013 Bases: Franch y Serverá Escoltas/aleros: Gatens, Rodríguez, Miso, Jasen y Grimau Ala-pívots: Barlow y Antelo Pívots: Tillie y Lewis

Plantilla 2011 / 2012 Bases: Franch, Rivero y Jerrells Escoltas/aleros: Douby, Udoka, Miso, Grimau, Pérez y Jasen Ala-pívots: Barlow y Rejón Pívots: Augustine y Sekulic

ALTAS: Serverá (Peñas Huesca, LEB Oro), Gatens (Iowa, NCAA), Rodríguez (Unicaja, ACB), Antelo (Cáceres, LEB Oro), Tillie (Asvel, Francia), y Lewis (Tulsa 66ers). BAJAS: Jerrells, Rivero (Lucentum, LEB Oro), Douby (Zhejiang, China), Udoka, Pérez, Rejón, Sekulic y Augustine (Khimki, Rusia),

La opinión de... Pedro Serrano Solana Ya estamos ante en cuarto proyecto, cuarto, del equipo de Alejandro Gómez bajo la propiedad de los hermanos Carabante. ¿A la cuarta será la vencida? Tras la salida de Polaris World y el accidentado verano de 2009, el empresario José Ramón Carabante se hizo con el club y situó en la presidencia a su hermano Luis. Con ellos llegó a Murcia la garantía que justificaba el traspaso, el equipo de gestores que habían de emular a los académicos de la Real Academia de la Lengua en su tarea de limpiar, fijar y dar esplendor, pero en este caso no al Castellano sino al CB Murcia. Las cuentas del club pasarían por el filtro de una gestión dinámica en traje y corbata, acorde a los nuevos tiempos. Y en lo deportivo, el equipo estaría disputando la fase final de la Copa del Rey en un plazo de cuatro años. Transcurrido este tiempo y aceptando los datos que se emiten desde el seno del club, el CB Murcia goza de una excente salud en lo económico, lo que, sin duda, es motivo de gran alegría para sus aficionados en un momento en el que la crisis se está llevando por delante a cualquiera que no esté bien agarrado al suelo. Pero en lo deportivo... Ahora, en la temporada 2012/2013, llega una nueva oportunidad para Alejandro Gómez: la primera acabó en descenso -el segundo más bochornoso en la historia del club-; la segunda trajo el ascenso directo a la ACB con suspense, en la última jornada de liga; y la tercera, que se prometía como la de la revelación y el disfrute, llevó al equipo a una situación límite en enero de la que sólo se pudo salir a golpe de talonario y esperando, de nuevo, hasta la última jornada. ¿La nueva plantilla? No me parece muy comprensible ni convincente, pero daremos otro beneficio de la duda (y van cuatro). Quizá el mal año de los demás nos dé, por fin, un buen año a nosotros.

23


cbm1_cbm 23/08/2012 11:54 Página 24

reportaje Ahora que se han puesto de moda los programas de televisión al estilo de “Murcianos por el mundo”, daremos un rápido vistazo a varios murcianos que tuvieron que hacer las maletas para poder jugar al baloncesto. La misión de los clubes -una de ellas, dentro del negocio del baloncesto profesional- es la de fomentar el deporte entre los más jóvenes. No sólo hablamos del seguimiento del deporte como espectáculo o de la transmisión de los valores que le son inherentes, sino también de practicar una actividad física saludable; y entre los que despuntan, al mismo tiempo, construir el futuro del club: a eso es a lo que llamamos cantera. Murcia no ha tenido el éxito de otras plazas más consolidadas en la materia como Joventut o Estudiantes, pero de sus canastas pequeñas han salido algunos frutos que luego han dado buenos resultados: por ejemplo, Ramón Moya, Pedro Fernández o Fran Murcia -matizando que, salvo Moya, los otros dos no fueron “productos 100% Murcia”, sino que tuvieron que completar su formación en la cantera de otros

Murcianos en el exilio

equipos-. Hoy en día hay que hablar, entre otros, del caso de Álex Hernández, José Antonio Marco Gaona y Marcos Molina, que botan el balón en Manresa (ACB), Melilla (LEB Oro) y Baños de Montemayor (EBA) respectivamente. Ser profeta en su propia tierra es algo al alcance de muy pocos, y para eso, lo esencial es poner los medios necesarios, pero también es importante la constancia y la paciencia; confiar en los jugadores jóvenes y darles una oportunidad. De los tres últimos ejemplos, en Murcia sólo se le dio la oportunidad a alguien de la tierra en un momento límite por exigencias del guión: José Antonio Marco Gaona salvó los muebles del CB Murcia en Zaragoza, en 2009 y en el partido decisivo, porque el base titular, Chris Thomas, se fugó de la disciplina del club y abandonó a sus compañeros. En Manresa, por ejemplo, disfrutan de Álex Hernández y no quieren ni oir hablar de una posible marcha del jugador hacia “su Murcia”. Pero, ¿quién sabe?


CBM