Issuu on Google+

TALLER PARA ADULTOS EN DUELO…SUPERANDO LAS PERDIDAS EMOCIONALES El dolor tiene una cualidad de curación en sí mismo que es muy profunda porque nos fuerza a una profundidad de emoción que normalmente está por debajo del umbral de nuestra conciencia. Stephen Levin El elemento que distingue nuestros talleres es su enfoque en ayudar a que las personas manejen los sentimientos conflictivos que se provocan por cualquier cambio o cuando termina cualquier patrón familiar.La lista de pérdidas incluye más de cuarenta eventos, así que elaborar las pérdidas es una tarea de tiempo completo para nosotros. En todas las horas de clase en escuelas profesionales, existen muy pocas que se enfoquen en el tema específico de la superación de las pérdidas emocionales o a las acciones encaminadas a la recuperación. Una cosa es identificar el problema, y otra muy distinta proveer una solución práctica al mismo. El taller Superando Pérdidas Emocionales se enfoca en lo que está incompleto, para lograr beneficios de largo plazo, completar el dolor y las emociones y relaciones inconclusas. OBJETIVO GENERAL: El Participante conocerá el proceso de recuperación de una pérdida o tragedia, desde la sobrevivencia de la crisis inicial hasta el crecimiento personal y evolución psicosocial posterior. OBJETIVOS ESPECIFICOS: 1) Elaborar las primeras etapas del duelo. 2) Adquirir las destrezas necesarias para terminar el duelo en su debido tiempo y seguir el funcionamiento normal. 3) Establecer redes (sistemas sociales) de apoyo mutuo para el seguimiento del proceso de recuperación y crecimiento después del Taller. TECNICAS DE FACILITACION : 1) PRESENTACION MAGISTRAL : Una presentación audio- visual de información relevante al tema bajo consideración. 2) EJERCICIOS: Se utilizan las siguientes clases de ejercicios durante el taller: Individuales: Ejercicios escritos de reflexión o planeación para uso propio o para compartir posteriormente con otros; 3) METAFORA ISOMORFA: El uso de anécdotas, parábolas, símbolos o actos simbólicos para representar y, por lo tanto, realizar partes del proceso de recuperación. El uso de este doble nivel de comunicación (el


contenido digital al hemisferio cerebral derecho) permite elaborar temas de alta sensibilidad para el individuo de una manera no amenazante y, en muchos casos, inconsciente. 4) DISOCIACION: La separación fantaseada entre dos "partes" de una persona con el fin de "distanciar la vivencia o re vivencia de una escena traumática. 5) CATARSIS (ABREACCION): La re vivencia y posterior exteriorización terapéutica de sentimientos o pensamientos reprimidos asociados con una experiencia traumática, dentro de un ambiente aceptador, cálido y no amenazante. 6) RASTREO: Una técnica de la Psicolingüística Social (también llamada Escucha Activa o Re empoderamiento Transaccional) que usa ciertas estructuras lingüísticas para acordar o co-crear el significado de lo dicho por el interlocutor. El rastreo es de suma importancia en muchos de los ejercicios para precisar y aclarar exactamente lo que quiere decir la otra persona y lo que ella entiende de lo dicho. En el rastreo, a través de parafraseo o interrogación, el facilitador "rellena las lagunas “creadas por el uso de un lenguaje impreciso o abstracto y aclara cualquier mensaje que tenga varias interpretaciones posibles ( ver Lectura Suplementaria). 7) REENMARCADA EMPATICA: Un parafraseo de lo dicho o hecho por el participante que da la connotación positiva y recalca la buena intención de una conducta para establecer "rapport" empático con el individuo. La reenmarcada es una forma de "reetiquetear" una conducta o sentimiento percibido como negativo para mostrar su buena intención, su funcionalidad y su "normalidad" dentro del contexto en que se ve, especialmente del duelo. Esta técnica es la más importante de todas durante el Taller para facilitar que el participante se sienta aceptado incondicionalmente, comprendido, reivindicado y como parte de un proceso normal, natural y necesario, a pesar del dolor y de la posible crítica de otros por lo que piensa, siente o hace. 8) EMPAREJAMIENTO (PACING): El uso de las pautas semióticas inconscientes de para-lenguaje (tono de voz, volumen, etc.) y quinesia (postura, gestos, etc.) del otro para establecer rapport. Cuando el individuo inconscientemente percibe el emparejamiento del facilitador, experimenta una sensación de aceptación incondicional y comprensión. Generalmente, el único emparejamiento necesario es el de asumir la postura general y el tono de voz del otro durante el diálogo directo con él, sin llegar al extremo de remedar todos sus movimientos. 9) SISTEMAS REPRESENTATIVOS: El uso de todos los canales sensoriales representativos (visual, auditivo, quinestesico sensorial y emocional, olfativo, gustativo) para la elaboración de una fantasía o para los ejercicios de revivencia. Aunque todo ser humano puede utilizar cada canal, aprende en la niñez a preferir uno sobre los otros y, por lo tanto, subdesarrollar o sub-utilizar otros. Son estos canales subutilizados los que deben ser "estimulados" en los trabajos de revivencia, descripción y fantasía.


10) CREACION DE AUTO-IMAGEN CENTRAL: Una técnica terapéutica aplicada a la creación y mantenimiento de una auto-imagen positiva. Las imágenes mentales guían las conductas de una persona y en muchos casos las víctimas de una tragedia, después de ella, sólo logran percibirse a sí mismos como impotentes, frustradas e incapaces, lo cual impide su recuperación. Esta técnica las ayuda a formular y mantener una auto-imagen más realista, basada en sus múltiples cualidades y recursos demostrados antes de la tragedia. 11) REESCRIBIR HISTORIA: Una técnica terapéutica de fantasía guiada y psicosíntesis que permite la vivencia de nuevas opciones perceptuales y conductuales ante una situación en la cual el individuo histórica o actualmente carece de alternativas. 12) CREACION DE REDES (NETWORKING): Una técnica psicosocial para facilitar que el individuo establezca y mantenga nuevas redes o sistemas sociales de interdependencia sinérgica y apoyo. El modelo sistémico afirma que la recuperación y crecimiento de una persona depende directamente de un suprasistema (familia, trabajo, Grupo de Apoyo Mutuo, etc.) que refuerce y exija esa recuperación y crecimiento, en lugar de requerir lo opuesto para mantener una homeóstasis sistémica. 13) REMISION: El conocimiento y la utilización de los recursos externos comunitarios, didácticos, etc., que están disponibles al participante, incluyendo los programas de EIRENE: el manual "Luz en el Valle Oscuro", los Grupos de Apoyo Mutuo y el Servicio de Orientación Psicológica—S.O.S. (Consulta Popular). Es de suma importancia que el facilitador sepa cuándo remitir a un participante a un psicoterapeuta profesional (ver Intervención de Crisis). 14) CONTRATOS DE CRECIMIENTO PERSONAL: Un Contrato es un compromiso consigo mismo de cambiar o ensayar una conducta específica durante un período específico de tiempo. El Contrato debe ser operacional (medible y específico), realista (algo que la persona puede lograr en el tiempo designado), afirmativa (hacer algo y no solo dejar de hacer algo) y de cambio personal (no de otra persona o circunstancia) y realizable durante un período corto (dos semanas hasta tres meses) para poder evaluar los resultados y luego decidir incorporar o no la nueva conducta en la vida diaria del individuo. OBJETIVO ESPECIFICO: ELABORAR LAS PRIMERAS ETAPAS DEL DUELO MODULO: PROCESO DEL DUELO -CONOCER GLOBALMENTE EL PROCESO DE CRISIS Y RECUPERACION. • UBICARSE DENTRO DE ESTOS PROCESOS. • ENTENDER LOS OBJETIVOS DEL TALLER. • CONOCER EL PROGRAMA DE SEGUIMIENTO.


DESARROLLO DEL MODULO: El Proceso de Duelo ACTIVIDADES: 1) DOCUMENTO INFORMATIVO ACERCA DEL DUELO INCERTAR: Gráfico del Proceso del Duelo: Primero quiero que conozcan lo que está pasando en Ustedes, o lo que puede pasarles, debido a la pena que han sufrido, en el cuerpo, en las emociones, en el pensamiento, en relación con otras personas y con las cosas, y, en fin, en todo lo que son. También quiero que Ustedes sepan de una vez lo que vamos a hacer en este Taller y para que les va a servir. Tú acabas de pasar por una tragedia muy grande, por muchas penas y dolores que aún estás sintiendo o debes estar sintiendo; penas y dolores en el cuerpo y en el alma. Y... es más que normal que sientas lo que estás sintiendo. Yo también he tenido durante mi vida, pérdidas que me han dolido mucho, pero nunca he pasado por una tragedia tan enorme como la que tú has sufrido. Al revivir la pérdida de personas muy queridas para mí, puedo entender un poco lo que está pasando en Ustedes. Perder algo, ya sea una o varias personas, una o varias partes del cuerpo, una vivienda o los objetos que necesitamos, nos lleva a sufrir lo que podemos llamar "crisis". Una crisis es algo doloroso. Es un cambio en la vida. Toda crisis es como el punto de una carretera en donde se abren dos caminos. Uno de esos dos caminos conduce al peligro, al sufrimiento, a la enfermedad física y mental, a la improductividad, al estancamiento en la vida. El otro camino conduce a nuevas oportunidades: la oportunidad de recuperarnos de nuestros dolores, la oportunidad de encontrar una nueva vida productiva, la oportunidad de aprovechar las experiencias de los caminos anteriores para no caer en los mismos errores sino nacer de nuevo, realizar nuestros deseos y desarrollarnos. Tú eres el caminante. Estás en el punto, o por llegar a él, donde se abren los dos caminos. Estás en la crisis, en la pérdida, en el dolor. Probablemente no sabes cuál es el camino que lleva al peligro y cuál es el que lleva a la oportunidad. Nosotros queremos, en este Taller, indicarte cual es el uno y cuál es el otro. Al comenzar, el camino es igual: destapado, sin pavimentar, lleno de piedras, huecos, polvo y dolor. El camino del peligro, aunque en dado momento parece más suave, sigue destapado y es insoportable a su final. El camino de la oportunidad poco a poco va pavimentándose hasta que queda casi perfecto. De vez en cuando encontrarás una piedra o un pequeño huequito pero casi todo está en perfectas condiciones.


Veamos detenidamente cómo es el camino de la oportunidad. Comienza con la tragedia: aquel ruido infernal, los gritos, el barro, el correr, el olor, la muerte, las lesiones en el cuerpo y el pánico. Pasa un tiempo y ya no está en el sitio ni en el momento de la tragedia. Has perdido tanto que te duele reconocerlo. No crees que esto te haya pasado a tí. Dudas. Crees que sólo fue una pesadilla. Crees que tus muertos no están muertos y que en cualquier momento regresarán. No sientes nada, ni tristeza ni dolor. Nada! Solo una indiferencia. Estás en el punto de la INCREDULIDAD. Tu cuerpo y tu mente son sabios. Saben que necesitas ese tiempo para prepararte para el largo camino de la oportunidad. Tu incredulidad es normal, natural y necesaria para tu recuperación; no vivirla es peligroso. Pasa otro tiempo y es necesario seguir caminando por la vida. Te das cuenta de que no fue una pesadilla; todo pasó de verdad. Has perdido a tu gente, lo has perdido casi todo. Tu cuerpo está resentido y es normal que esté así. Son muchas las piedras y el polvo en el camino. Tienes problemas: físicos, estás cansado, te duele la cabeza o las piernas o es estómago, sientes hasta indigestión, no puedes dormir bien, tienes palpitaciones y hasta te falta el aire. Estás muy nervioso, desasosegado. Nada te interesa. No hay orden en tu vida. La rutina que antes llevabas se ha perdido con tantas otras cosas. Ahora, todo es distinto. A veces tienes hasta ideas raras, oyes las voces de tus muertos, los ves. Recuerdas que te has quedado sin lo que más querías y no tienes ganas de vivir. A veces quieres morir. Estás bravo, de mal genio y te sientes descontrolado. A ratos estás muy triste y lloras mucho. A ratos sientes mucha rabia con la vida, con los que murieron, con la naturaleza, con el gobierno, con todo el mundo y con Dios. Y es muy normal y natural que sientas eso. Son otras piedras en el camino. Si no las pasas, no vas a llegar al pavimento. Todas las personas que han estudiado lo que pasa en las crisis, nos dicen que debemos pasar por estas malos momentos si de verdad queremos recuperarnos y rehacer la vida. También sientes miedo, miedo a todo: a un futuro incierto, a otra tragedia, a lo que pasará. También puedes estar sintiéndote culpable: por no hacer eso o aquello, por haber actuado de aquella manera y no de esa, etc. Todo eso es normal, natural y necesario. Pasados unos meses, todas esas reacciones habrán comenzado a disminuir. Cada día vas a encontrar menos piedras en el camino. Estarás entrando en el pavimento del camino de la oportunidad. Como ya no tienes que gastar tus energías en saltar piedras y tratar de ver a través del polvo de los sentimientos y dolores, tendrás tiempo para pensar serenamente y reflexionar en lo que vas a hacer con tu vida. Planearás actividades, empezarás una nueva vida en colaboración con otras personas. Estarás creciendo como persona. Estarás madurando. De vez en cuando vendrá algún recuerdo triste, un sentimiento tormentoso, pero pasarás pronto a la luz que llegó a tu valle oscuro. Habrás encontrado los triunfos que lleva el comino de la oportunidad. Ahora veamos como es el camino del peligro. Comienza igual que el de la oportunidad, con la tragedia, el mismo ruido infernal, los mismos gritos, el correr de la gente. Pasado un tiempo la misma incredulidad. Después ya sabes que todo fue cierto, tu cuerpo se resiente, tu alma sufre. Te asustas con eso. Son muchas las piedras, los huecos y el polvo. No quieres pasar por ellos. De pronto aparece un camino que no parece tan destapado y difícil. Estás tan cansado de sufrir


que lo coges como la salvación. Parece que no hay más piedras, que no hay más polvo, que no hay más huecos. Parece ser tu escapatoria. Es entonces cuando descubres que ese camino es el del peligro. Huyes, tratas de escapar del sufrimiento con cualquier remedio a la mano. Evitas sentir lo que estás sintiendo. Evitas manifestar lo que estás sintiendo. Compites con otras personas para ganarles y conseguir más ayuda, más protección. Más regalos, más préstamos. Estás tan ocupado en esto que te olvidas del dolor y de las pérdidas que has acabado de tener. También puede ser que te des cuenta de que si muestras tu sufrimiento, otros te compadecerán y te ayudarán. Entonces comienzas, sin proponértelo, a exagerar tus sufrimientos para conseguir ayuda en todo momento y en toda actividad. Cueste lo que cueste. Al cabo de poco tiempo, descubres que tu camino milagroso de escape te ha llevado a un peor problema. Tus emociones escondidas hacen una brusca aparición... como un volcán, un volcán que explota y escupe su caliente veneno sobre víctimas inocentes, y vas a entrar en una crisis. Esta nueva crisis puede tener muchas formas distintas, todas perjudiciales. Podrías querer una completa inactividad, llena de pereza o desinterés. O, al contrario, podrías querer distraerte con movimientos y actividades a toda hora. O podrías querer encerrarte dentro de tu mente y sólo pensar en tu tragedia y en tus pérdidas. Podrías enfermarte crónicamente. Podrías caer en la red del trago o de las drogas para esconder tus penas. Podrías perder tus mejores amistades. Podrías tomar decisiones equivocadas o impulsivas. Podrías sentir que nada vale la pena e intentar matarte. O podrías meterte en un mundo de fantasía que excluye la realidad. Y este es el camino que iba a ser tu salvación !!! Todo llegará a tal punto que querrás regresar para coger el camino de la oportunidad, aunque parezca más destapado, porque nada puede ser peor que éste. Y lo podrás hacer. El otro camino siempre te espera cuando estés dispuesto a enfrentar unas cuantas piedras y un poco de polvo para llegar al pavimento. Cualquier cosa es menos mala que éste camino del peligro. Quiero repetirte que lo que buscamos en este Taller es hacerte conocer los dos caminos y ayudarte a seguir el de la oportunidad. Sé que va a ser doloroso al principio—más doloroso que la entrada del camino peligroso—pero es un dolor necesario para aprovechar el camino de la oportunidad y para recuperarte. Lo sé porque he vivido y he trabajado con otros que lo han vivido." 2) ENSEGUIDA USTED SE PONDRÁ A INICIAR LA BÚSQUEDA ACERCA DE EN QUÉ PARTE DEL CAMINO DEL

DUELO SE ENCUENTRA Y LA PONDRÁ POR ESCRITO. 3) VIVENCIA DE LA TRAGEDIA : "Nos vamos a situar en el comienzo del camino, comience a escribir como vivió la tragedia, como se dio cuenta de ella, que fue lo primero que pasó, que oyó, que vio, que hizo y que sintió?" a) Cuando esté escribiendo sus experiencias, tome su tiempo de hacer su catarsis. Rastree cualquier referencia abstracta, vaga o no fácilmente entendida. Facilite el uso de todos los sistemas representativos. Re enmarque los sentimientos y conductas que pueden ser interpretados como negativos.


b) Ejercicio - "Mis Peores Pérdidas": Enseguida escriba sobre sus peores pérdidas. De todo lo que perdió, qué es lo que más le duele haber perdido. Enumere al menos cinco pérdidas en orden de importancia. Recuerde rastrear cuando sea necesario, reenmarcar cualquier sentimiento percibido como negativo, emparejar y darse el tiempo apropiado para una catarsis nueva. 4) DESPEDIDA DE LO PERDIDO: a) Ejercicio - "Ceremonia de Despedida": "Arranca una hoja de tu cuaderno. Ahora escribe o dibuja en ella todas aquellas pérdidas dolorosas." Pasados algunos minutos, doble su papel. Coloque el papel en un recipiente donde se pueda, sin causar daños, dejar prendida una vela. "Vamos a realizar un entierro de todo aquello que perdimos. Un entierro es para decir ‘Adiós y poder iniciar el duelo y el camino a la recuperación. Sólo hasta que nos despedimos de nuestros difuntos podemos reiniciar un nuevo camino de la vida. Cuando estés listo para hacerlo, puedes tomar el recipiente y decir Adiós en voz alta, despedirte del pasado, quemando la hoja. Como en el entierro de una persona, los recuerdos siempre quedan pero la persona se va, Es hora de despedirte." 5) SOMATIZACIÓN: a) Ejercicio - "Mi Reacción Corporal: "Recuerda que en el gráfico de los caminos vimos cómo el cuerpo reacciona a las crisis. Dijimos que pueden presentarse dolores, malestares digestivos, insomnio, palpitaciones, problemas de respiración y otros. Ahora, quiero que pienses en cómo está reaccionando tu cuerpo hoy en día. Anota tus observaciones en tu Libreta." b) INSERTAR los siguientes conceptos sobre la salud física: "Tu cuerpo está reaccionando y es normal que lo haga. Esto indica que estás vivo y que tu organismo es capaz de decirte a través del dolor que debes cuidarte para poder recuperarte emocionalmente. Hay varias maneras de cuidar tu cuerpo. Sé que hay momentos en que no tienes ganas de comer. Sin embargo, si no comes tu cuerpo va a sentirse peor y vas a enfermarte, con lo cual vas a tener otro problema encima. Otro camino peligroso. Aprovecha los momentos en que sí sientes algo de hambre y come. Ahora, bien, hasta donde sea posible, busca una comida que le dé a tu cuerpo las sustancias que más necesita para funcionar bien, como carne, verduras, leche, huevos, frutas y granos. Estos son los elementos básicos que te darán la energía necesaria para seguir por el camino de la oportunidad. También procura dormir al menos seis horas diarias. Si por la noche no tienes sueño, no te preocupes. No trates de dormir; lee tu Manual o haz cualquier otra cosa. Cuando si sientes sueño, aprovecha el momento y duerme. Dormir es necesario para que la mente y el cuerpo se repongan.


Haz ejercicio a pesar de tu pereza. La sangre tiene que circular para que te recuperes. Practica deportes! Camina! Trota! Haz Gimnasia! Todos los días haz ejercicio por lo menos durante diez minutos. Esto sirve para botar la tensión y la rabia, vencer la depresión y llenar el cuerpo de energía. Y por último en cuanto tu salud, consulta al médico cuando algo va mal en el cuerpo. El te dirá como estás y te darás las mejores recomendaciones para cuidarlo.

c) Ejercicio - "Mi Contrato con mi cuerpo": "Ahora, vas a pensar y luego escribir o dibujar en tu Libreta, lo que tú puedes hacer en los próximos días para cuidar mejor tu cuerpo. Puede tratarse de tu dieta. Del ejercicio, del sueño o del control médico. Piensa en aquello que vas a comprometerte a hacer para cuidar mejor tu cuerpo. Si no quieres comprometerte a nada, no escribas ni dibujes nada. Solo hazlo si de verdad decides hacerlo. Puedes empezar con la frase: ’Me comprometo durante quince días a...


Taller para adultos en duelo